Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

LA ANDROPAUSIA DE DON JUAN

de  ROGELIO SAN LUIS

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta al final del texto su dirección electrónica.

 

“LA ANDROPAUSIA DE DON JUAN”

Farsa musical de humor en verso y en un acto, original de

ROGELIO SAN LUIS

rogeliosanluis@yahoo.es

ACTO ÚNICO

(Se alza el telón. Lados, público. Por los laterales, entran seis VICETIPLES. Visten de monjas alegres y recatadas. En primer término, cantan. Música de “Luna de España”.)

VICETIPLES.-La monja es una mujer.

                         Lo sabe Don Juan Tenorio.

                         Cuando moría  de celos.

                         Al temer si ligaría.

                         Con otro en cualquier jolgorio.

                         Ay, liga mucho. ¿Por qué?

(VEDETTE, también alegre y recatada, baja la escalera del foro. Va al centro del primer término mientras vicetiples, tres a cada lado, quedan detrás de ella.)

VEDETTE.-Porque al terminar los rezos.

                    Deja de ser tan piadosa.

                    Va en busca de una aventura.

                    Por si encuentra a Vargas Llosa.

                    La monja sale, sale de madrugada.

                    Un galán la requiebra en cada acera.

                    Monja, monja devota, los vuelves locos.

                    Monja tan atractiva, mujer bandera.

(Avanzan vicetiples a los lados de Vedette.)

TODAS.-Escucha a cada instante muchos piropos.

                Que a la monja la ponen muy verbenera.

                Monja, monja devota, los vuelves locos.

VEDETTE.-¡Monja tan atractiva, mujer bandera!

                    Escucha a cada instante muchos piropos.

                   Que a la monja la ponen muy verbenera.

TODAS.-La monja sale, sale de madrugada.

                Un galán la requiebra en cada acera.

                 Monja, monja devota, los vuelves locos.

VEDETTE.-¡¡Monja tan atractiva, mujer bandera!!

CORTINAS

(Se descorren las Cortinas. Traje de época. DON JUAN escribe sentado y sobre una mesa.)

DON JUAN.-¡Cuán gritan estos malditos!

                      Pero mal rayo me parta.

                     Por terminar esta carta.

                     Sin molestarme sus gritos.

                     Nadie piense que estoy ido.

                     Y que no sé razonar.

                     Es que al ponerse a gritar.

                     Jamás se entera mi oído.

(Por la izquierda entra DOÑA INÉS. Traje de época. Muy moderna y atractiva.)

DOÑA INÉS.-¿Sois Don Juan?

(Se levanta.)

DON JUAN.  ¿Vos Doña Inés?

DOÑA INÉS.-La misma que viste y calza.

DON JUAN.-Pues yo el infeliz galán

                      Que al dejarme, dejé el alza.

DOÑA INÉS.-Conozco la historia o cuento.

                        Del pobre conquistador.

                        Me sacaste del convento.

                        Ingenua te di mi amor.

                        Y aún espero aquel momento.

DON JUAN.-Una vez fui muy viril.

                      Y tú tan apasionada…

DOÑA INÉS.-Si no me habéis hecho nada.

                       ¡Y creías que eran mil!

                       Desperté a la realidad.

                       No estaba en la menopausia.

                       En cambio tú, la verdad:

                       ¡Sufrías con la andropausia!

DON JUAN.-Me ves como las personas.

                      De ancianos sin un se  note.

                      Que en el antiguo “Chicote”.

                      Se inyectaban las hormonas.

                      Para darse solo un lote.

DOÑA INÉS.-Te equivocas, bella flor.

                        Veo que tu boca es agra-.

                        dable al pagar por amor.

                        Un camión de Viagra.

                        ¡Qué indigestión de dolor!

DON JUAN.-Si pasara bien el rato.

                      Tendría todo mi afecto,

                      Pero me hace el mismo efecto.

                      Que tomar bicarbonato.

DOÑA INÉS.-Pobre Don Juan que creía.

                        Que a mujeres conquistaba.

                        Y lo único que hacía.

                        Fingir su falta de hombría.

                        Al embaucar lo que amaba.

DON JUAN.-Es que en amor lo importante.

                      No es hacerlo bien o mal.

                      Lo que sería fatal:

                      Es no contar al instante.

                     Que todo ha sido genial.

DOÑA INÉS.-Mi voz se convierte en grito.

                       Y me ayuda la experiencia.

                       Voy a aportar a la ciencia.

                       Que Don Juan nunca fue un mito.

DON JUAN.-¡Señora, tened clemencia!

DOÑA INÉS.-Don Juan jamás ha existido.

                        Ni a ninguna conquistó.

                        Fue una historia sin sentido

                        Que algún ocioso inventó.

DON JUAN.-Esto es un inmenso ultraje.

                      Verme con tan mala suerte.

                      Nunca logrará la muerte.

                      ¡Destruir mi personaje!

DOÑA INÉS.-¡Indigno de un homenaje!

(Llora.)

DON JUAN.-Se acabó Don Juan Tenorio.

                      Se ha bajado su telón.

                       Fue el culpable don Gregorio.

                       ¡Don Gregorio Marañón!

DOÑA INÉS.-Es evidente, es notorio.

(Deja de llorar)

DON JUAN.-Doña Inés, en un principio.

                      Desearía recordar.

DOÑA INÉS.-¡Fuera tu historia de vicio.

                        Que yo me voy a marchar!

(Mutis por la derecha. Vuelve a ser él.)

DON JUAN.-Vuelvo a ser yo. ¡Qué emoción!

                      Todo fue un absurdo sueño

                      Y al verme otra vez el dueño.

                      Romperé un gran corazón.

                      La deseo y es muy bella.

                      La amaré con toda el alma.

                      Conseguiré la gran calma.

                      De amor al estar con ella.

                      Es muy difícil raptarla.

                      Y pondré todo mi afán.

                      Para apasionado amarla.

                     ¡Como sabe hacer Don Juan!

(Mutis por la derecha. Por este término entra BRÍGIDA.)

BRÍGIDA.-¿Qué hacéis mi hermosa señora.

                    Con esa voz tan callada?

(Por la derecha entra DOÑA INÉS. Viste de monja. Es una inocente jovencita.)

DOÑA INÉS.-Me encuentro muy recatada.

                        En espera de esa hora.

BRÍGIDA.-Estad de lo más tranquila.

                   Ni veáis nunca el terror.

DOÑA INÉS.-Pues esta historia de amor.

                        Me hace tomar mucha tila.

                        Si se enterasen en casa.

                        Y la Madre Superiora…

BRÍGIDA.-Es cosa normal que pasa.

                   Ayer, mañana y ahora.

DOÑA INÉS.-Es fuerte mi vocación.

                      Me gusta ser religiosa.

BRÍGIDA.-Mas te faltaba una cosa.

                   Que enajena la razón.

DOÑA INÉS.-Todo empezó con la carta.

                        Que ese hombre me escribió.

                        La leí mil veces… ¡Harta!

                       La mil y una… ¡Me hechizó!

BRÍGIDA.-¿Qué decía? ¿Qué decía?

                   ¿Para reaccionar así?

DOÑA INÉS.-Que pronto me raptaría.

                       Para vivir junto a mí.

                     ¡Y toda me comería!

                     ¡Brígida! Sus expresiones…

                     Son de una gran antropofagia

BRÍGIDA.-Pues a mí me hacen tal gracia…

(Molesta.)

DOÑA INÉS.-¿¿Qué le gusten mis riñones??

BRÍGIDA.-Doña Inés, leedme su escrito.

                  Y te daré mi opinión.

(Abre un sobre y saca la carta.)

DOÑA INÉS.-¡¡Verás si tengo razón!!

BRÍGIDA.-No alces la voz. ¡¡Muy bajito!!

(Lee muy alto.)

DOÑA INÉS.-¡¡Doña Inés del alma mía.

                       Amor de mi corazón!!

BRÍGIDA.-¡Más bajo! Esa energía.

                   Todas veo en camisón.

(Lee bajo.)

DOÑA INÉS.-Doce de la noche de hoy.

                       Echa enseguida la escala.

                       Para raptarte y ya voy.

                      A llevarte hasta la sala.

                      Estarás siempre a mi lado.

                      Pues no quiero condenarme.

                     Y tu vida por amarme.

                     Será un bello apostolado.

                    Hasta conseguir salvarme.

                    Perderé por ti los sesos.

                   Mi adorada Doña Inés.

                   Y al derecho y al revés.

                   Te ahogaré con lindos besos.

                  ¡De la cabeza a los pies!

                  Sin cuchillo y tenedor.

                  Ni servilleta o babero.

                 Te comeré con ardor.

                Tu atractivo cuerpo entero.

               ¡Ánimas del Purgatorio!

               Te quiere, Don Juan Tenorio.

(Mete la carta en el sobre y guarda.)

BRÍGIDA.- Apuesto conquistador.

                   Doña Inés, enhorabuena.

                   Todas desean su amor.

(Temerosa.)

DOÑA INÉS.-Mas si me quiere de cena…

BRÍGIDA.-Una imagen de fragor.

DOÑA INÉS.-Y eso de comer… ¿Me duele?

BRÍGIDA.-Salvo excepciones, no suele.

                  Todas las enamoradas.

                  Jóvenes y en la vejez.

                  Claman muy entusiasmadas.

                  ¡Ay, devórame otra vez!

DOÑA INÉS.-No sé de eso y lo que siento.

                        Es que el amor ha llegado.

BRÍGIDA.- Aprovecha este momento.

                    Antes de haberse marchado.

DOÑA INÉS.-¿Puede morir de repente?

                       ¿Quedar pronto abandonada?

BRÍGIDA.-La respuesta está en la mente:

                   ¡Una y otra separada!

(Preocupada.)

DOÑA INÉS.-¡Mi caso es muy diferente!

BRÍGIDA.-El mejor de los negocios.

                   Para vivir desahogada.

                  Es ejercer de abogada.  

                  En los pleitos por divorcios.

DOÑA INÉS.-Les temo a eses demonios.

                       Proceden de los infiernos.

                      Pensaba que matrimonios.

                     Eran para siempre eternos.

                    Y lo que pienso es…

BRÍGIDA.-                               ¡Dos cuernos!

DOÑA INÉS.-Renunciaré al casamiento.

                       ¡No me raptará don Juan!

                       Seguiré en este convento.

                       Que no lo habita Satán.

BRÍGIDA.-Perder hombre suculento…

(Baja mucho la luz. Se oyen doce campanadas. Voces bajas.)

DOÑA INÉS.-Ya ha llegado.

BRÍGIDA.-                            Es puntual.

DOÑA INÉS.-Yo prefiero estar rezando.

BRÍGIDA.-Cambiar eso por amando.

                   No me parece normal.

DOÑA INÉS.-¿Qué hago en esta hora tan mala.

                        Que puede cambiar mi vida?

BRÍGIDA.-Echadle pronto la escala.

DOÑA INÉS.-Como comentan que el Sida…

BRÍGIDA.-Antes que se escape, apura.

                   Para dudar, no hay motivo.

                   Te tratará con dulzura.

                    Él no es seropositivo.

(Por la ventana del foro, echa temblando la escala y en voz muy baja.)

DOÑA INÉS.-¡Tomad este aperitivo!

(BRÍGIDA, feliz, y DOÑA INÉS, nerviosa, se miran sin moverse. Baja más la luz. PAUSA Por la ventana, entra DON JUAN, que abraza apasionado a Brígida.)

DON JUAN.-¡Mi hermosa flor virginal!

                      ¡De mujeres, la más bella!

(Se separa molesta.)

BRÍGIDA,-¡Estáis comportándoos mal.

                  Al confundirme con ella!

DON JUAN.-La noche y su oscuridad.

                      Perdonad estos traspiés.

BRIGIDA.-¡Ay, si fuesen realidad!

DON JUAN.-Mas diciendo la verdad.

                      Busco solo a Doña Inés.

(La señala.)

BRÍGIDA.-¡Ahí la tenéis! ¡Ahí aguarda!

(DOÑA INÉS, de rodillas como si rezase.)

DON JUAN.-¿Dónde estáis, dulce visión?

DOÑA INÉS.-Rezo por la salvación.

                        De tu alma y jamás arda.

DON JUAN.-Levantaos, mujer divina.

(DOÑA INÉS se levanta.)

DOÑA INÉS.-Muy amable y fascinante.

DON JUAN.-Mi cuerpo ante vos se inclina.

                      ¡Solo por veros delante!

(Lo hace.)

BRÍGIDA.-Así tomo una aspirina.

DON JUAN.-Mis principios son muy sabios.

                      Yo no voy de boca en boca.

                      Y beso porque me toca.

                      Mas saborearé tus labios.

                      ¡Con la fuerza de un gran rayo

(La besa apasionado. PAUSA.)

DOÑA INÉS.-Vuestros besos… ¡Me desmayo!

(Cae desmayada.)

BRÍGIDA.-Mi pobrecita criatura.

(DON JUAN la coge en brazos.)

                   En los brazos de Don Juan.

DON JUAN.-La amaré por ser su imán.

                     ¡Y mi amor será su cura!

(Se oscurece y vuelve la luz normal. En un sofá, DON JUAN y DOÑA INÉS. Él a la izquierda y ella a la derecha. Despertando.)

DOÑA INÉS.-¿Dónde… estoy…? Tengo… un… sopor...

                       Y no sé dónde ahora habito.

DON JUAN.-Fue un desmayo fortuito

                      Al besarte con amor.

DOÑA INÉS.-¡Es cierto! Tú me besaste.

DON JUAN.-Lo demás es tu reacción.

DOÑA INÉS.-Y muy fuerte me abrazaste.

                      Hasta perder la razón.

DON JUAN.-¿Te parece mal raptarte.

                      Y estar contigo a esta hora?

DOÑA INÉS.-¡Qué va, Don Juan! Es un arte.

                        Verte al despuntar la aurora.

(La coge por los brazos.)

DON JUAN.-¿No es verdad, ángel de ensueño.

                      Que en este sofá o tresillo.

                      El Sol tiene mucho brillo.

                      Y yo me siento pequeño?

DOÑA INÉS.-Pequeño, decís. ¡No entiendo!

DON JUAN.-Siento así y esto no es vano.

DOÑA INÉS.-Pero si no eres enano…

DON JUAN.-Al declararme…

DOÑA INÉS.-                          Comprendo.

DON JUAN.-Creceré mucho. ¡Verás!

                      Al hombre que está delante.

(Suspira.)

DOÑA INÉS.-Ay… ¡Ya te imagino gigante!

DON JUAN.-¡De mí te enamorarás!

                      Sentirás mi gran pasión.

                      En tan placentero instante.

DOÑA INÉS.-¡¡Arráncame el corazón.

                       Que dono para un trasplante!!

DON JUAN.-¡¡Prefiero la relación!!

(PAUSA.)

                      Tus caricias de ternura.

                      Tu amor en la noche y día.

                      Suben la temperatura.

                      ¡Y el amor así no enfría!

DOÑA INÉS.-Lo deseo de inmediato.

                       Pero el dolor al amarme.

                       Primero, el anestesiarme.

                      Después, pasar un buen rato.

DON JUAN.-No sufriréis. ¡Te lo juro!

DOÑA INÉS.-Si es así, yo me conformo.

DON JUAN.-Pensad que un fruto muy duro.

                     ¡No precisa cloroformo!

DOÑA INÉS.-En ese caso, empecemos.

                       Y olvidaré la molestia.

                       Así que continuemos.

                       Sed candoroso, no bestia.

DON JUAN.-Es grande mi repertorio.

                      Y de una gran variedad.

                      Qué inmensa felicidad.

                      ¡Te dará Don Juan Tenorio!

(Esta situación se hará muy elegantemente.)

DOÑA INÉS.-Todo mi cuerpo se mueve,

DON JUAN.-Amad con sublime ética.

                      Conozco el sesenta y nueve.

DOÑA INÉS.-Docto sois en Aritmética.

DON JUAN.-Nademos juntos, nademos.

DOÑA INÉS.-Lograremos así el gozo.

DON JUAN.-¡Me estoy ahogando en un pozo!

                      No sé cuándo nos veremos.

DOÑA INÉS.-¿Qué tienes? ¿Qué te ha pasado

                        Al ahogarte tan temprano?

DON JUAN.-Pues me aceleré en vano.

                      Y todo yo me he mojado.

DOÑA INÉS.-Vuestro problema es atroz.

                         Dudo que lo superéis.

                         Pues muy pronto padecéis.

                         ¡De eyaculación precoz!

DON JUAN.-Me veo tan afligido.

                      Es vergonzoso el momento.

                      No sé cómo ha sucedido.

                      Subí raudo en el convento.

                    Y más raudo me he caído.

DOÑA INÉS.-Intentadlo nuevamente.

                       Volved a ser vos, Don Juan.

                       Que nunca diga la gente.

                       De un hombre como un titán.

                      Ha terminado impotente.

DON JUAN.-¡No es cierto que es irrisorio!

                      Años me esperan de gloria.

                      Para pasar a la historia.

                     ¡Como el gran Don Juan Tenorio!

(Mutis rápido por la derecha. Para sí.)

DOÑA INÉS.-A una le empieza a gustar.

                       No es una, son muchas unas.

                       En la pasión del amar.

                       Deseaba desayunar.

                       ¡Y me he quedado en ayunas!

(Mutis por la izquierda. Por el foro entra DON JUAN TENORIO. Para sí.)

DON JUAN.-Al convento vuelvo ahora.

                      Monjas hay apasionadas.

                      Conquistaré y sin demora.

                      Quedarán embarazadas.

                      ¡Y Don Juan con su aureola!

                      Monjas, monjas con barrigas.

                      Harán hermoso el convento.

                      Tendré fama en este evento.

                       Paternal y sin intrigas.                    

                       Por ser autor de este cuento.

                       Habrá turismo, excursiones.

                       Por verlas tan bien preñadas.

                       Y cobrarán las entradas.

                       Pases por exhibiciones.

                      Muchas fotos dedicadas.

                      Ellas por no ser un horno.

                     Ni avergonzarse ninguna.

                     Dirán que yo por el torno.

                     Inventé la Casa Cuna.

(Por la izquierda, entran BRÍGIDA, las seis VICETIPLES, que siguen siendo monjas  y la VEDETTE que es la Madre Superiora.)

BRÍGIDA.-¡Don Juan Tenorio!

VEDETTE.-                              Está aquí.

VICETIPLE 1.-Abandonó a Doña Inés.

VICETIPLE 2.-Y lo que busca después

VICETIPLE 3.-Es el amarnos.

BRÍGIDA.-                             ¡Y a mí!

VICETIPLE 4.-Yo no tengo inconveniente.

VICETIPLE 5.-Ni yo…

VICETIPLE 6.-             Me pasa lo mismo.

VEDETTE.-Me siento muy impaciente.

BRÍGIDA.-En un acto de altruismo.

DON JUAN.-A Doña Inés conquisté.

                      Y aquí no acaban las cosas.

                      Que no digan que dejé.

                     A las que estaban celosas.

                     Gústanme cosas bien hechas.

                    Y soy hombre muy galán.

                    Lo que deleita a Don Juan.

                   Dejar todas satisfechas.       

VICETIPLE 1.-Entonces…

VICETIPLE 2.-                    Por lo que veo

VICETIPLE 3.-Y siendo nosotras.

VICETIPLE 4.-                               ¡Tantas!

VICETIPLE 5.-Al no ser…

VICETIPLE 6.-                 Tampoco santas.

VEDETTE.-¿Será esto…

BRÍGIDA.-                       Por sorteo?

DON  JUAN.-Actuar así… ¡No lo creo!

VICETIPLE 1.-Proponéis…

VICETIPLE 2.-                    Cual cosa sana.

VICETIPLE 3.-Siendo profunda.

VICETIPLE 4.-                            ¡Y muy honda!

VICETIPLE 5.-Haced con vos…

VICETIPLE 6.-                            Una cama.

VEDETTE.-Pero una cama…

BRÍGIDA.-                               ¡Redonda!

DON JUAN.-¡Eso tiene mala fama!

VICETIPLE 1.-Por ejemplo…

VICETIPLE 2.-                        ¡Elegid una!

VICETIPLE 3.-Y las otras…

VICETIPLE 4.-                          ¡A esperar!

VICETIPLE 5.-La cola empieza.

VICETIPLE 6.-                          Y ninguna.

VEDETTE.-Quedará…

BRÍGIDA                                  ¡Sin estrenar!

DON JUAN.-¡No es difícil terminar!

                      Lo de colas… ¡Un momento!

                      Es una suerte que aterra.

                      Pienso después de la guerra.

                      Muchas del racionamiento.

                      ¡Y dejaba al pueblo hambriento!

(Preocupadas.)

VICETIPLE 1.-Pensáis…

VICETIPLE 2.-                         Al lograr un hito.

VICETIPLE 3.-¡En intensiva…

VICETIPLE 4.-                        olimpiada!

VICETIPLE 5.-La dos se queda.

VICETIPLE 6.-                             Sin nada.

VEDETTE.-Y el resto…

BRÍGIDA.-                                   ¡Atroz apetito!  

DON JUAN.-¡Eso parece un delito!

VICETIPLE 1.-Al amor.

VICETIPLE 2.-                          Seamos muy finos

VICETIPLE 3.-El de los juegos…

VICETIPLE 4.-                               ¡Soñados!

VICETIPLE 5.-Lo mejor…

VICETIPLE 6.-                    ¡De lo mejor!

VEDETTE.-Es el jugarlo a los chinos.

BRÍGIDA.-O a la suerte de los dados.

DON JUAN.-Le temo tanto a los hados…

VICETIPLE 1.-Lotería.

VICETIPLE 2.-              O lo que sea.

VICETIPLE 3.-No ser al azar…

VICETIPLE 4.-                           ¡Muy sordo!

VICETIPLE 5.-Resignación…

VICETIPLE 6.-                           La Pedrea

VEDETTE.-Y la dicha…

BRÍGIDA.-                          ¡El premio gordo!

DON JUAN.-¡Ilusa es la que lo crea!

VICETIPLE 1.-Yo…

VICETIPLE 2.-          ¡No acabo de entenderlo!

VICETIPLE 3.-Es difícil…

VICETIPPLE 4.-                  La elección.

VICETIPLE 5.-Al haber…

VICETIPLE 6.-                  Tal variación.

VEDETTE.-Comencemos…

BRÍGIDA.-                           ¡Por hacerlo!

(Temeroso.)

DON JUAN.-¡Es limitado el varón!

                     Ante tamaña aventura.

                     Es sensato y lo aseguro.

                     Que para mejor ventura.

                     Es el hacerse un seguro

                     De vida para el futuro.

(Apasionadas.)

VICETIPLE 1.-Ahora soy…

VICETIPLE 2,.                         ¡Toda pasión!

VICETIPLE 3.-Siendo mi cuerpo.

VICETIPLE 4.-                               ¡Un volcán!

VICETIPLE 5.-Y la mejor…

VICETIPLE 6.-                        Distracción.

VEDETTE.-¡Comerte crudo,

BRÍGIDA.-                             Don Juan!

DON JUAN.-¡Dejad tanta excitación!

(Avanzan agresivas hacia él.)

VICETIPLE 1.-Ven a mis brazos.

VICETIPLE 2.-                             ¡Cariño!

VICETIPLE 3.-Dadnos tu amor.

VICETIPLE 4.-                            ¡A montones!

VICETIPLE 5.-Te necesito.

VICETIPLE 6.-                           ¡Mi niño!

VEDETTE.-O quedas…

BRÍGIDA.-                        ¡Sin pantalones!

(Agarra miedoso el pantalón.)

DON JUAN.-Queréis… verme… los…

(Las mira. PAUSA.)

                                                               ¡Calzones!

(Ellas, recatadas y dulces, se echan en el suelo con los pies hacia él.)

VICETIPLE 1.-No te haremos daño.

VICETIPLE 2.-                                   ¡Ven!

VICETIPLE 3.-Somos tuyas.

VICETIPLE 4.-                                   ¡Al instante!

VICETIPLE 5.-Precisamos…

VICETIPLE 6.-                                  ¡Tu calmante!

VEDETTE.-Y vernos…

BRÍGIDA.-                                       ¡En un edén!

DON JUAN.-Si pudiese… ¡Estaba bien!

(Ellas se levantan rápidas y decididas. Cada una coge una escoba. Aterrorizado.)

                     ¿Qué vais a hacer? ¿Estáis bobas?

                      ¡Actuáis sin ton ni son!

                      ¿O perdisteis la razón

                      Para armaros con escobas?

                      ¡Sois brujas de las alcobas!

VICETIPLE 1.-Nos despreciáis.

VICETIPLE 2.-                           ¡Grave es eso!

VICETIPLE 3.-No nos dais…

VICETIPLE 4.-                          ¡Muchos abrazos!

VICETIPLE 5.-Tampoco…

VICETIPLE 6.-                         ¡Un profundo beso!

VEDETTE.-Recibiréis…

BRÍGIDA.-                               ¡¡Escobazos!!

(Se los dan fuertes y él se defiende con las manos en su cuerpo.)

DON JUAN.-¡¡No!! ¡¡No!! ¡¡No!! ¡¡No es el amor!!

                      ¡Hacéis de mi cuerpo, trizas!

                      ¡¡Me agredís!! ¡¡Tengo un dolor…!!

                      ¡¡Me matáis con las palizas!!

(Cae al suelo como muerto. Ellas dejan las escobas.)

VICETIPLE 1.-¡Fuera! ¡¡Fuera

VICETIPLE 2.-                               Del Convento!!

VICETIPLE 3.-¡¡Es gran falta…!!

VICETIPLE 4.-                              ¡¡De cordura

VICETIPLE 5.-¡¡Este piadoso…!!

VICETIPLE 6.-                             ¡¡Aposento!!

VEDETTE.-¡¡No será

BRÍGIDA.-                                   Tu sepultura!!

(Se levanta muy enfermo.)

DON JUAN.-Me voy…, me voy… de este… mundo…

                      Por… acabarse…, mi… vida…

                     Don… Juan… pierde… la… partida…

                    Y… ya… soy… un… moribundo…

(Mutis muy dificultoso por la izquierda.)

VICETIPLE 1.-Pronto dejará…

VICETIPLE 2-                        Este suelo.

VICETIPLE 3.-Casto varón.

VICETIPLE 4.-                     ¡Todas ven!

VICETIPLE 5.-Subirá directo

VICETIPLE 6.-                       ¡Al cielo!

VEDETTE.-Nace un santo más.

BRÍGIDA                                  ¡Amén!

(Ellas hacen mutis por la derecha. DON JUAN derrotado en el suelo. Para sí.)

DON JUAN.-La existencia me abandona.

                      Esto es tener mala suerte.

                      Nací con la comadrona.

                      Y estoy solo con la muerte.

(Por el foro entra DOÑA INÉS. Viste muy moderna y sexy de pantalones.)

DOÑA INÉS.-¡Don Juan, me da pena verte!

(Sorprendido.)

DON JUAN.-¿Acaso sufro visiones?

                      Es difícil de entender.

                      Que una monja o la mujer.

                      ¡Se vista de pantalones!

DOÑA INÉS.-Por ti no soy de oraciones.

DON JUAN.-Al convento fui a mirar.

                      Cada una me acosaba.

                     Y como yo me negaba.

                    Me quisieron desnudar.

DOÑA INÉS.-¡Te pudiste acatarrar!

DON JUAN.-Con escobas, me pegaron.

                       No sabéis vos qué dolor.

                       Entre todas me mataron.

                       Ahora busco enterrador.

DOÑA INÉS.-¡Seréis mártir del amor!

(Por la derecha entran BRÍGIDA, VEDETTE y VICETIPLES. Siguen de monjas y están con un gran vientre. Quedan ante el término y permanecen serias y estáticas.)

DON JUAN.-Desvaría mi existir.

                      Soy conquistador de nadas.

                      Monjas veo embarazadas,

(Mutis de BRÍGIDA, VEDETTE y VICETIPLES por la derecha.)

                     Visiones son al morir.

DOÑA INÉS.-¡Que se pongan a parir!

(Por la derecha entran nuevamente BRÍGIDA, VEDETTE y VICETIPLES. Ahora traen un bebé en brazos. Fuertes lloros. Simulan darles el pecho y dejan de lloran.)

DON JUAN.-Han parido y lo primero.

                      Pecho dan a los bebés.

                      Alucino, Doña Inés.

                      En este instante postrero.

DOÑA INÉS.-¡Muy viril el jardinero!

(Por la derecha entran nuevamente BRÍGIDA, VEDETTE y VICETIPLES. Dejaron los bebés. Lo miran y ríen a carcajadas. DON JUAN no sabe reaccionar. UN MOMENTO.)

DON JUAN.-Todas con sus carcajadas.

                      Se ríen de Don Juan Tenorio.

                      No es serio tanto jolgorio. 

                      Muerto que oye campanadas.

DOÑA INÉS.-¡Vienen a tu velatorio!

VICETIPLE 1.-Descansa en paz.

VICETIPLE 2.-                             Deseamos.

VICETIPLE 3.-Conquistador…

VICETIPLE 4.-                             Fracasado.

VICETIPLE 5.-Fue tu fama

VICETIPLE 6.-                           la que amamos

VEDETTE.-Pues la realidad…

BRÍGIDA.-                                ¡Castrado!

(Mutis rápido por la derecha de BRÍGIDA, VEDETTE y VICETIPLES. Se oyen campanadas tocando a muerto. DON JUAN y DOÑA INÉS se miran serios y las escuchan. UN MOMENTO. Cesan las campanadas. Se levanta.)

DON JUAN.-A mi propio entierro asisto.

                      Vivir ya no es ilusión.

                      No sé si estará bien visto.

                      Llegar solo al panteón.

DOÑA INÉS.-Si tienes educación…

                        Como sabes el camino.

                        Y caminas con esmero.

                         Llamas al sepulturero.

                         Al final de tu destino.

DON JUAN.-Resultaría más serio.

                      Y es una cosa muy fina.

                       Al llegar al cementerio.

                       Dar al sereno, propina.

                       Gritas: ¡Sereno! ¡¡Sereno!!

                       Y al venir, que de esto sabe,

                       Hace de San Pedro. ¡Bueno!

                       Siempre que tenga tu llave.

DOÑA INÉS.-No siento decir: ¡Bésame!

                       Después de lo sucedido.

(Le da la mano.)

                      Esto es: Sentido pésame.

(Se la aprieta galante.)

DON JUAN.-Te estoy muy agradecido.

(Va lento hasta el foro. Para sí,)

                     Adiós, adiós a la vida.

                     Prohíben resucitar.

                      Me tendré que acostumbrar.

                      Al final de la partida.

(Mutis por el término. Va delante del foro y saluda con la mano.)

DOÑA INÉS.-¡Feliz! ¡Feliz excursión!

                        Lamento no hacerla juntos

                       Es tu mejor vacación.

                      ¡Saludos a los difuntos!

(Va al centro de la escena. Al frente.)

                   No se te ocurra volver.

                   Por insomnio padecer.

                   Muerto estás falso galán.

                   Acaba de fallecer:

                   ¡¡El personaje Don Juan!!

(Mutis por la izquierda. Por la derecha, entran vicetiples. Visten hábitos con pantalones sexys. Música: Chotis “Madrid”.)

VICETIPLES.-Cuando llegues a la nada, Juan  Tenorio.

                         Y no sepas lo que tienes que decir.

                         Ya que en todo suceso mortuorio.

                          No hay ninguna a la que puedas seducir.

          

                         En el nicho te hallarás muy satisfecho.

                         Con mujeres día y noche soñarás.

                         Y todas se entregarán en este lecho.

                         Por ser eso tus sueños, nada más.

 

(Por la derecha entra VEDETTE. Va al centro del primer término. VICETIPLES retroceden y cada dos bailan juntas.)

VEDETTE.-¡Don Juan! ¡Don Juan! ¡Don Juan!

                    El silencio de un frustrado galán.

                    Por algo vistes pijama.

                    Para no levantarte de la cama.

                    ¡Don Juan! ¡Don Juan! ¡Don Juan!

                    Las chicas no te ven como un imán.

                    Porque al morir tu fama de conquista.

                    Ellas no te conocen ni de vista.

                    Y anhelan a un truhán.

 

                   Si quieres ver el final de tu encierro.

                   No olvides el entierro.

                   En tu triste desván.

 

(Las VICETIPLES dejan de bailar y se ponen tres a cada lado de la VEDETTE.)

   TODAS.-¡Don Juan! ¡Don Juan! ¡Don Juan!

                   Las chicas no te ven como un imán.

                   Porque al morir tu fama de conquista.

                   Ellas no te conocen ni de vista.

                   Y anhelan a un truhán.

                   Si quieres ver el final de tu encierro.

                  No olvides el entierro.

                  En tu triste desván.

                         ¡Qué plan!

CORTINAS

(Se descorren las cortinas. En escena, DOÑA INÉS. Viste como antes. Para sí.)

DOÑA INÉS.-Don Juan nunca ha funcionado.

                        Pero yo al sentir su intento.

                        Me ha dejado el condenado…

                        Calor tan acentuado.

                        Que no volveré al convento.

                        Siento y siento apasionada.

                        Busco a un hombre o a un millón.

                        Que me sacie esta pasión.

                        Pues no quedaré sin nada.

                        ¡Tú me has hecho una putada…!

(Enciende un cigarrillo.)

                       Pedirle a uno un favor…

                       Es una mendicidad.

                       Soy joven y sin amor.

                       Tendré voluptuosidad  

                       Ninguna es de castidad.

                       Soy mujer, tengo mi encanto. 

                       Aprenderé cada treta.

                   Fácil será amar tanto.

                   Como andar en bicicleta.

                   Pronto llegaré a esa meta.

(Apaga el cigarrillo. Simula dirigirse a hombres imaginarios.)

                  ¿Cómo te llamas? ¿Pascual?

                  Acepto tu invitación.

                 Un vino no sienta mal.

                 Ni pierdo reputación.

                ¡Dejé de ser virginal!

                A una discoteca voy.

                Eso no. ¡Es un pecado!

                Y con otro he disfrutado

                ¡Qué felicísima estoy!

                ¿Cómo estás, amigo Andrés?  

                ¿Quieres que vaya en tu coche?

                Soy sincera, ya lo ves.

                Si tienes tanto interés…

                ¡Paso contigo esta noche!

(Por la derecha entran BRÍGIDA, VEDETTE y VICETIPLES. Visten de monjas como al principio.)

VICETIPLE 1.-Al convento

VICETIPLE 2.-                        volverás.

VICETIPLE 3.-Ahora mismo

VICETIPLE 4.-                       en compañía.

VICETIPLE 5.-De nosotras.

VICETIPLE 6.-                       Cada día.

VEDETTE.-Por tu alma

BRÍGIDA.-                             Rezarás.

DOÑA INÉS.-¡Allí no volveré más!

VICETIPLE 1.-Ya está bien…

VICETIPLE 2.-                        tanto gozar.

VICETIPLE 3.-Parecéis…

VICETIPLE 4.-                      ¡Una viciosa!

VICETIPLE 5.-Una mujer…

VICETIPLE 6.-                      lujuriosa.

VEDETTE.-¡¡No hacéis más…

BRÍGIDA.-                               que fornicar!! 

DOÑA INÉS.-¡Qué manera de envidiar! 

VICETIPLE 1.-No podemos

VICETIPLE 2.-                       ensalzarte.   

VICETIPLE 3.-Monjas somos

VICETIPLE 4.-                         instruidas.

VICETIPLE 5.-Tú en el Infierno

VICITIPLE 6.-                             quemarte.

VEDETTE.-¡Y en Cielo

BRÍGIDA.-                              nuestras vidas!

DOÑA INÉS-¡¡Fuera!! ¡¡Fuera!! ¡¡Reprimidas!!

VICETIPLE 1.-Fuisteis antes

VICETIPLE 2.-                         ejemplar.

VICETIPLE 3.-Y de muy grata

VICETIPLE 4.-                         memoria.

VICETIPLE 5.-¡Pronto cambió

VICETIPLE 6.-                         vuestra historia!

VEDETTE-¿¿Nos lo queréis

BRÍGIDA.-                               explicar??  

DOÑA INÉS.-¡¡Es un honor el contar!!

                          Soy toda yo como un rayo.

                          No me gusta la oración.

                          Prefiero la diversión.

                          Hacer de mi cuerpo un sayo.

                          ¡Es mi mayor ilusión!

                          Por donde quiera que voy.

                          Hombres veo deseosos.

                          Y los torno muy gozosos.

                          Pues siempre dispuesta estoy.

                          Yo en las alcobas me vi.

                          Yo en los hoteles quedé.

                           En todo sitio dejé.

                          Inmenso amor hacia mí.

                          Pues con todos repetí.

                          Nunca pensé la elección.

                          De un obispo o cardenal.

                         Rey mayor o general.

                       Ministro de Educación.

                       Corrupto o santo varón.

                       Este es  mi gran historial.

                       Lo digo como una loa.

                      De mi vida sexual.

                      Habla Doña Inés de Ulloa.

                     Que al no cambiar, sigue igual.

                     (Asombradas y santiguándose.)

VICETIPLE 1.-¡Callad! ¡Callad!

VICETIPLE 2.-                             ¡Pecadora!

VICETIPLE 3.-Ignoraba…

VICETIPLE 4.-                             Esos espasmos.

VICETIPLE 5.-¡Coleccionista…

VICETIPLE 6.-                            de orgasmos!

VEDETTE.-Múltiples.

BRÍGIDA.-                                  ¡A cualquier hora!

DOÑA INÉS.-¡Marchad que os es tarde ahora!

(Mutis de BRÍGIDA, VEDETTE y VICETIPLES por la derecha. Para sí.)

                       Rezan por su eternidad.

                       Y al morir y no ver nada.

                       Dirán que fue engañada.

                       Con una falsa verdad.

                      Al perder ser deseada.

                      De amor soy especialista.

                      Y parezca bien o mal.

                      Voy a hacerme feminista.

                      Destruiré por ser machista.

                     ¡La sociedad patriarcal!

                               (Ilusionada.)

                    Antes iré a conquistar.

                    Uno que deseo mucho.

                   Es muy difícil y lucho.

                  Su hermoso cuerpo gozar.

                  ¡Doña Inés no va a dudar!

(Mutis por el foro. Por la izquierda entra FRAY ANTONIO. Joven. Delgado, agraciado y muy tímido. Lleva una capucha. Música baja de un canto religioso. Para sí.)

FRAY ANTONIO.-Bella vida monacal.

                                No la cambio por ninguna.

                                En ella está el bien, no el mal.

                                Siempre el canto celestial.

                                No canciones de la Tuna:

(Canta.)

                                “México en una laguna”.

                                Vivir en un Monasterio.

                                Es afortunada suerte.

                                En espera de la muerte.

                                Deja de ser un misterio.

                                Decir a Dios quiero verte.

                               Cosa que me hace muy fuerte.

                               Un ser casi extraordinario.

                               Poder cantar a diario.

                               Cual valiente legionario:

(Canta.)

                              “Soy el novio de la muerte”.

                              Yo no tengo ningún vicio.

                              Si me acucian las pasiones.

                              Supero las tentaciones.

                              Coraza de un maleficio.

                              Con doloroso cilicio.

                              Mi alegría es grande y mucha.

                              Veo el mundo alegremente.

                              Jamás le temo a la gente.

                              Me protege la capucha.

                              Aliada es de mi mente.

                              Disfruto con mi destino.

                             Y soy así Fray Antonio.

                             Un humilde capuchino.

                             Orgulloso estoy del sino.

                            ¡De no temerle al Demonio!

(Cesa el canto religioso. Por la derecha entra DOÑA INÉS. Viste elegante y recatada como una gran señora de la época. Piadosa y con velo.)

DOÑA INÉS.-¿Fray Antonio?

FRAY ANTONIO.-                 ¡Sí! Ese soy.

DOÑA INÉS.-Doña Inés de Ulloa quiere.

                       Hablar con vos. 

FRAY ANTONIO.-               Y aquí estoy.

                      Si alguna cosa requiere.   

                      Sana.

DOÑA INÉS.-                      Por supuesto. ¡Voy!

                       Por verle un buen religioso.

                       A pedirle a usted un favor.

                       Que a mi espíritu piadoso.

                       Lo dirija con fervor.

FRAY ANTONIO.-¿Y sea su confesor?

DOÑA INÉS.-Si no le parece mal…

FRAY ANTONIO.-Para mí, es un honor.

                               Ser Padre espiritual.

DOÑA INÉS.-Me alejará sin igual.

                        De este gran mundo traidor.

FRAY ANTONIO.-Doña Inés, llega el momento.

                                De comenzar mi misión.

DOÑA INÉS.-Con este arrepentimiento.               

                       Limpiaré mi corazón.

FRAY ANTONIO.-Por mor de este sacramento.

(Se arrodilla con las manos entrelazadas.)

DOÑA INÉS.-Pecadora me confieso.

(Se sienta cerca de ella en una butaca. Sonriendo.)

FRAY ANTONIO.-¡Ya será menos!

(Seria.)

DOÑA INÉS.-                                    ¡¡Es más!!

FRAY ANTONIO.-En este caso, señora.

                                Creo que llega esta hora.

                                Para su arrepentirás.

DOÑA INÉS.-¡Preparada estoy ahora!

(Le enseña una calavera.)

FRAY ANTONIO.-¿Conocéis esto?

DOÑA INÉS.-                                    ¿Es Don Hugo?

FRAY ANTONIO.-Es solo una calavera.

                                Condenada en primavera.

DOÑA INÉS.-¡No hable así que yo me arrugo!

FRAY ANTONIO.-¡Y su alma ya arde entera!

(La guarda.)

DOÑA INÉS.-Ahora temo que me muera.

FRAY ANTONIO.-Así terminaréis vos.

                                Y lo pasaréis muy mal.

                                 Cuando a la muerte fatal.

                                 Os condene el mismo Dios.

                                 Por un pecado mortal.

(Aterrorizada.)

DOÑA INÉS.-¿¿Fuego de gas natural??

FRAY ANTONIO.-No tendrá de vos clemencia.

                                De las llamas no saldréis.

                                La eternidad pasaréis.

                               Y la única indulgencia.

                              ¡Confesaros con frecuencia!

DOÑA INÉS.-Ave María.

FRAY ANTONIO.            ¡Más! ¡Más!

DOÑA INÉS.-Purísima. Estoy cual ida.

FRAY ANTONIO.-Sin pecado concebida.

                                Por varón nunca o jamás.

DOÑA INÉS.-Es cosa muy conocida.

                        Hace que no me confieso.

                        Así como una media hora.

FRAY ANTONIO.-No es mucho si vos, señora.

                                Habéis obrado con seso.

DOÑA INÉS.-Pues no estoy segura de eso.

FRAY ANTONIO.-¿Cumplisteis la penitencia?

DOÑA INÉS.-Algo al precisar más días.

                       Millones de Aves Marías.

                       Se precisa gran paciencia.

FRAY ANTONIO.-¡Apurad que son porfías!

DOÑA INÉS.-De mis culpas me arrepiento.

                       Mas mi esposo es el culpable.

                       Es una lucha su intento. 

                       Nada consigue ni siento.

FRAY ANTONIO.-No hay esgrima sin un sable.

DOÑA INÉS.-Y yo tan desamparada.

                        Sueño con tomar cianuro.

                        Y para estar relajada.

                         Día y noche con bromuro.

FRAY ANTONIO.-Rezad y no pasa nada.

DOÑA INÉS.-Trágico es el pensar.

                        En mi prisión.

(Excitado.)

FRAY ANTONIO.-                         ¡¡Cuente!! ¡¡Cuente!!

DOÑA INÉS.-Mientras desea la mente.

                       Con un hombre disfrutar.

FRAY ANTONIO.-¡Un cilicio debe usar!

DOÑA INÉS.-No soy una religiosa.

                        Pasa por todo este ser.

                        El deseo de mujer.  

                        De ser amada y gozosa.

FRAY ANTONIO-¡Hay para vos una cosa!

(Ilusionada y coqueta.)

DOÑA INÉS.-¿De verdad…? ¡Es su manera…!

FRAY ATONIO.-Pienso que la solución.

                             Es meterla en la bañera.

                             De Lourdes y el remojón…

(Contrariada.)

DOÑA INÉS.-¡No es milagro de pasión!

FRAY ANTONIO.-Tiene en mí la absolución.

DOÑA INÉS.-Déjela para más tarde.

FRAY ANTONIO.-No pida un cuerpo que arde.

                               Dar de postre un polvorón.

DOÑA INÉS.-¡Qué falta de comprensión!

(La bendice,)

FRAY ANTONIO.-En este te absuelvo ahora.

                               No añado más penitencia.

                               Seguid con sabia paciencia.

                               La que rezáis por demora.

(Se santigua y levanta.)

                              Gracias doy en esta hora.

FRAY ANTONIO.-Volved con Dios a su casa.

                                Un placer grande he tenido.

                                Saludos a su marido.

(Enojada.)

DOÑA INÉS.-¡Y yo ardo como una brasa.

                        Que nunca se habrá extinguido!

(Se levanta.)

FRAY ANTONIO.-Utilizad más la ducha.

                                Con agua fría o helada.

DOÑA INÉS.-Bajad ahora la capucha.

(La baja.)

FRAY ANTONIO.-Mostrar la cara no es nada.

DOÑA INÉS.-¡¡He quedado fascinada!!

FRAY ANTONIO.-No volvamos al inicio.

                                He renunciado al amor.

DOÑA INÉS.-¡Haga striptease de cilicio! 

FRAY ANTONIO.-¿Caer yo en semejante vicio?

DOÑA INÉS.-Lo hará muy bien. ¡Por favor!

(Música de striptease y él va quitando lentamente el cilicio de un tobillo como el guante de Gilda. Emocionada.)

                       Qué bien vos lo estáis haciendo.

                       ¡Es un gran arte! Además…

                       Esto a mí me está poniendo…

                       ¡Seguid más! ¡Más! ¡¡Mucho más!!

(Termina y lo guarda. Cesa la música.)

FRAY ANTONIO.-¡Qué frivolidad teniendo!

(DOÑA INÉS le canta y baila seductora. Letra: “Una chica ye ye”.)

DOÑA INÉS.-Mira y empieza a de desear.

                        Que me atraes enormidad..

                        Mira y empieza a desear.

                        Mira y empieza a desear be bé.

                        Que me atraes enormidad be bé be  be bé

                       Y querrás enseguida y sin cilicio.

                       Hacer algo muy sano sin ser vicio.

                  Pero yo me entregaré be bé.

                 Porque bien me sentiré be bé be bé.

                 Y tú sabes que te gusto.

                 Nunca darás un disgusto.

                 Cuando pronto te amaré.

                 Mira y empieza a desear be bé.

                Que me atraes enormidad be bé be bé.

                Y querrás ahora mismo a proponerme.

                Y vendrás ahora mismo para hacerme.

                Que sea el amor del be bé.

                Amor del be bé.

                Amor del be bé.

 

                Mira y empieza a desear be bé.

                Que me atraes enormidad be bé be bé.

                Y querrás ahora mismo a proponerme.

                Y vendrás ahora mismo para hacerme.

                Que sea el amor del be bé.

                Amor del be bé.

                Amor del be bé

 

FRAY ANTONIO.-Son sus canciones muy bellas.

                                Y al quitarme ahora el cilicio.

                                Espero sea el inicio.

                                Para alcanzar las estrellas.

DOÑA INÉS.-¡Me entusiasma ese principio!

FRAY ANTONIO.-Por mí presto comenzamos.

                               Aunque no soy ducho en eso.

(Le besa fuerte los labios.)

DOÑA INÉS.-¡Ricos labios con mi beso!

(Nervioso.)

FRAY ANTONIO.-¡Ay…! Qué… juntitos… estamos.

                                 Me hacéis vos… perder… el… seso.

DOÑA INÉS.-No vos dejaré en la vida.

                        Siempre estaréis a mi lado.

                        Seréis mi bebé  adorado.

                       ¡Aceptadme por querida!

(Sin fuerzas.)

FRAY ANTONIO.- Me… dejáis… anonadado.

DOÑA INÉS.-No os tendré nunca distante.

                       Siempre cerca, muy cerquita.

                       ¡Lo juro por Santa Rita!

                       Lo que se da no se quita.

                       Al tenerte por amante.

FRAY ANTONIO.-¡Lo seré desde este instante!

                                Me parece lo mejor.

                                Nada tengo que ocultar.

                                Y para tranquilo amar.

                                Le hablaré al Padre Prior.

(Lleva las manos a la cabeza.)

DOÑA INÉS.-¡Me parece un gran error!

FRAY ANTONIO.-Entonces… Con discreción.

                                Con capucha y al oído.

                                Se lo cuento a su marido.

                                Nos dará autorización.

                               Y el lecho donde ha dormido.

(Sorprendida.)

DOÑA INÉS.-Yo eso lo encuentro fatal.

                        Hablarle así a mi esposo.

                       Es un hombre muy celoso.

                       Puede parecerle mal.

                      Y a un duelo pienso el final.

(Decidido.)

FRAY ANTONIO.-Lo nuestro es algo sin tino.

                               ¡Qué problema es el amar!

                              ¿Un duelo y yo disparar.

                              Vestido de capuchino?

                              ¡Prefiero aquí terminar!

DOÑA INÉS.-¡Eso nunca ambos haremos!

(Melosa.)

                       Quiero caer en tus brazos.

                       Vuelve a mí. ¡Fuertes abrazos.

                       Dame y así nos amaremos!

(Se abrazan y besan fuertemente. UN MOMENTO. Se separan felices.)

FRAY ANTONIO.-¡¡Días dichosos tendremos!!

(PAUSA.)

                               A vos, Doña Inés, deseo.

                               Mas el problema de amar.

                               Es el sitio de encontrar.

                               Pues por lo que observo y veo.

                              ¡Es muy difícil de hallar.

                              No vamos ahora a ocultarnos.

                              En lugar extraordinario.

                             Elegir para así amarnos.

                            Dentro de un confesionario.

                            ¡Y beatas espiarnos!

DOÑA INÉS.-Cuando grande es el amor.

                       Nada es impedimento.

                       Todo se arregla al momento.

                       Y su hallazgo es lo mejor.

FRAY ANTONIO.-¡Ahora me ponéis contento!

DOÑA INÉS.-Es lo nuestro muy sincero.

                       Y la mejor solución.

                       Para un acto placentero.

                      Es tener como colchón.

                     Tu celda de picadero.

(Temeroso.)

FRAY ANTONIO.-Mucho los dos gritaremos.

                               Al amarnos con afán.

                               Los frailes se enterarán.

                              Nosotros escaparemos.

                             Coito interruptus dirán.

DOÑA INÉS.-Si gritamos en el acto.

                   Nadie pensará esos fines.

                   Comentarán ipso facto.

                   Que lo nuestro fue un gran pacto.

                  De estar cantando a maitines.

                  A vos cogeré del brazo.

                  Si ahora mismo me ofrecéis.

(Le ofrece galante el brazo derecho.)

FRAY ANTONIO.-Aquí mi brazo tenéis.

(Lo coge con su mano derecha.)

DOÑA INÉS.-Siento como un embarazo…

(Miedoso.)

FRAY ANTONIO.-Pues yo siento… ¡Ya… sabéis…!

DOÑA INÉS.-Dejad los miedos a un lado.

                        Solo son unas cosquillas.

FRAY ANTONIO.-Caminemos de puntillas.

                                No sabrán que hemos entrado.

DOÑA INÉS.-¡A vuestra celda y gozado!

(Mutis de los dos, así cogidos y de puntillas, por la izquierda. UN MOMENTO. Entran nuevamente sueltos y él sin hábitos y muy decidido.)

FRAY ANTONIO.-Abandoné el Monasterio.

                                Y tú lo dejaste a él.

                                Libres somos sin misterio.

DOÑA INÉS.-¡Qué eterna luna de miel!

FRAY ANTONIO.-Más allá del cementerio.

DOÑA INÉS.-Mas si alguno acaba allí.

                        Hagamos la gran promesa.

FRAY ANTONIO.-Al que lo lleven regresa.

DOÑA INÉS.-Viviendo de muerto aquí…

FRAY ANTONIO.-¡O de muerta que embelesa!

DOÑA INÉS.-Es cierto que te rapté.

                       Cansada de seducir.

FRAY ANTONIO.-Difícil fue y lo acepté.

DOÑA INÉS.-Y al enseñarte a vivir…

FRAY ANTONIO.-¡Muy pronto me acostumbré!

(Se abrazan y besan felices. UN MOMENTO. Se separan.)

                              ¡Qué dicha a decir verdad!

DOÑA INÉS.-Estamos enamorados.

FRAY ANTONIO.-Con tanta felicidad.

                                Celos tengo que malvados.

                                Me hagan sentir soledad.

DOÑA INÉS.-Nunca te abandonaré.

                        Por lo mucho que me quieres.

FRAY ANTONIO.-Ni jamás te dejaré.

                                Ya que bendita tú eres.

                                Entre todas las mujeres.

(Por la derecha entra, recatada y de monja, VICETIPLE 1. FRAY ANTONIO va hacia ella. DOÑA INÉS sorprendida.)

                               ¡Oh, bellísima mujer!

                              Te amo vehementemente.

VICETIPLE 1.-Señor… Sea usted prudente.

DOÑA INÉS.-¡¡No te acabo de entender!!

(Mutis de VICETIPLE 1 por la izquierda. Por el foro entra de monja, VICETIPLE 2. Mismo juego.)

FRAY ANTONIO.-¡Me tienes loco perdido!

                                Deseo comerte entera.

VICETIPLE 2.-Monja soy. No una cualquiera.

DOÑA INÉS.-¡¡Ha perdido su sentido!!

(Mutis de VICETIPLE 2 por la derecha. Por la izquierda entra de monja, VICETIPLE 3. Mismo juego.)

FRAY ANTONIO.-¡Por ti daría la vida.

                                Y toda la eternidad!

VICETIPLE 3.-¡Tenga usted formalidad!

DOÑA INÉS.-¡¡Esta es locura obsesiva!!

(Mutis de VICETIPLE 3 por el foro. Por la izquierda entra de monja, VICETIPLE 4. Mismo juego.)

FRAY ANTONIO.-Nunca a nadie deseé.

                                Como a ti, divina flor.

VICETIPLE 4.-¡Respéteme, por favor!

DOÑA INÉS.-¡¡Jamás de este lo pensé!!

(Mutis de VICETIPLE 4 por la derecha. Por el foro entra de monja, VICETIPLE 5. Mismo juego.)

FRAY ANTONIO.-¡Me gustas por ser hermosa!

                                ¡Te deseo por lozana!

VICETIPLE 5.-¡Casta soy y no mundana!

DOÑA INÉS.-¡¡Qué mente tan espantosa!!

(Mutis de VICETIPLE 5 por la izquierda. Por la derecha entra de monja, VICETIPLE 6. Mismo juego.)

FRAY ANTONIO.-¡Quiero que seas mi amante!

                                Un piso yo te pondré.

VICETIPLE 6.-¡Irresponsable encontré!

DOÑA INÉS.-¡¡Degenerado farsante!!

(Mutis de VICETIPLE 6 por el foro. Por la derecha entra de monja, VEDETTE. Mismo juego.)

FRAY ANTONIO.-Placer de naturaleza.

                                Nada visto como ahora.

VEDETTE.-¡Soy la madre Superiora!

DOÑA INÉS.-¡¡Está mal de la cabeza!!

(Mutis de VEDETTE por el foro. Por la izquierda entra BRÍGIDA. Mismo juego.)

FRAY ANTONIO.-Es gozo mujer madura.

                                Por lo mucho que sabéis.

BRÍGIDA.-¡Mis canas respetaréis!

DOÑA INÉS.-¡¡Está falto de cordura!!

(Mutis de BRÍGIDA por la derecha. Se miran serios e incomodados PAUSA.)

                       Comportante así…

FRAY ANTONIO.-                       ¡Soy yo!

                                Y me encuentro alborozado.

DOÑA INÉS.-Jamás pensé que tu estado.

                        Con tantas monjas soñó.

                        ¡Cada uno por su lado!

                        Te quité de religioso.

                        Te enseñé lo que es amor.

                        De mí, estabas muy celoso.

FRAY ANTONIO.-Y al saber que es muy gozoso.

                                Todas quiero con ardor.

DOÑA INÉS.-Así pagas mis lecciones.

                        Fue gran error enseñarte.

                        Todo comenzó al saciarte.

                        Y ahora rompes corazones.

(Acciona.)

FRAY ANTONIO.-¡Las tengo así! ¡¡A montones!!

                                Cada mujer dura un día.

                                El siguiente es olvidar.

                                Los próximos conquistar.

                                Sol, Marta, Celia, María.

                               Julia, Rosa, Tere, Mar.

DOÑA INÉS.-Tantas pienso... ¡Eso no es cuerdo!

                        Y con la memoria asisto.

FRAY ANTONIO.-Pues piense que si la he visto.

                                La verdad… ¡No lo recuerdo!

(Mutis rápido por la derecha. Al frente y para sí.)

DOÑA INÉS.-La vida, a veces, reitera.

                       Hechos que no volverán.

                       Sorprende así la manera.

                       ¡¡Nacer de nuevo Don Juan!!

CORTINAS

(Se descorren las cortinas. Por la derecha, entran de monjas VICETIPLES y cantan.  Música “Nardos”.)

VICETIPLES.-Es la historia de Don Juan.

                         Presumía de galán.

                         Y mujeres desmayaba.

                          A su  manera.

                          A Doña Inés la raptó

                          y pronto la enamoró.

                          Nada más que por su por su fama de Don Juan.

                          Y la triste realidad.

                          Que es la única verdad.

                          A mostrarse decadente como él era.

                          Que el amor que el pobre da.

                          Río seco es y será.

                          Como fuente sin agua de Don Juan.

(Por las escaleras del foro, baja de monja VEDETTE.)

VEDETTE.-Lleve ahora de esta función.

                    Si para usted fue un placer.

                    Dicha como diversión.

                    Por ser lo primero que hay que tener.

                    Llévela y nunca la pierda.

                    Con Don Juan y Doña Inés

                    Pareja que usted recuerda.

                   Y de Zorrilla lo es.

TODAS.-Lleve ilusión y no pierda.

               Con Don Juan y Doña Inés.

               Pareja que usted recuerda.

               Y de Zorrilla lo es..

APOTEOSIS

(Por la escalera bajan DON JUAN y DOÑA INÉS. Visten como al principio. Al frente.)

DOÑA INÉS.-Soy Doña Inés.

DON JUAN.-                           Yo Don Juan,

DOÑA INÉS.-Mas la diferencia es tanta…

                        Tú nunca has sido un truhán.

DON JUAN.-Ni tú jamás una santa.

 (Él va a la izquierda y ella a la derecha. Por la escalera bajan FRAY ANTONIO y BRÍGIDA. Visten como al principio. Él va a la izquierda y ella a la derecha. Cantan. Música: “Luna de España”.)

TODOS.- La monja es una mujer.

                Lo sabe Don Juan Tenorio.                                                                               

                Cuando moría  de celos.

                Al temer si ligaría.

                Con otro en cualquier jolgorio.

                Escucha a cada instante muchos piropos.

                Que a la monja la ponen muy verbenera.

                Monja, monja devota, los vuelves locos.

               ¡¡Monja tan atractiva, mujer bandera!!

(Música: Chotis “Madrid”.)

TODOS.-¡Don Juan! ¡Don Juan! ¡Don Juan!

                Las chicas no te ven como un imán.

                Porque al morir tu fama de conquista.

                Ellas no te conocen ni de vista.

                Y anhelan a un truhán.

                Si quieres ver el final de tu encierro.

                No olvides el entierro.

                En tu triste desván.

                      ¡¡Qué plan!!

(Música: “Una chica ye ye.)

TODOS.- Mira y empieza a desear be bé.

                 Que me atraes enormidad be bé be  be bé

                 Y querrás enseguida y sin cilicio.

                 Hacer algo muy sano sin ser vicio.

                 Pero yo me entregaré be bé.

                 Porque bien me sentiré be bé be bé.

                 Y tú sabes que te gusto.

                 Nunca darás un disgusto.

                 Cuando pronto te amaré.

                 Mira y empieza a desear be bé.

                Que me atraes enormidad be bé be bé.

                Y querrás ahora mismo a proponerme.

                Y vendrás ahora mismo para hacerme.

                ¡¡Que sea el amor del be bé!!

(Música de striptease. FRAY ANTONIO va al centro del primer término y quita lentamente el cilicio como antes. Va a quedarse sin él. Desiste. Cesa la música. Corre al sitio que estaba. Música: “Nardos”.)

TODOS.- Es la historia de Don Juan.

                 Presumía de galán.

                 Y mujeres desmayaba.

                 A su  manera.

                 A Doña Inés la raptó

                  y pronto la enamoró.

                  Nada más que por su por su fama de Don Juan.

                  Y la triste realidad.

                  Que es la única verdad.

                  A mostrarse decadente como él era.

                  Que el amor que el pobre da.

                  Río seco es y será.

                 Como fuente sin agua de Don Juan.

(Todos dan dos vueltas por la escena mientras se escucha esta música sin letra. Vuelven al lugar que estaban y tiran serpentinas al público, continuando “Nardos”.)

TODOS.- Lleve ahora de esta función.

                 Si para usted fue un placer.

                 Dicha como diversión.

                 Por ser lo primero que hay que tener.

                 Llévela y nunca la pierda.

                 Con Don Juan y Doña Inés

                 Pareja que usted recuerda.

                 Y de Zorrilla lo es.

                 Lleve ilusión y no pierda.

                ¡¡Con Don Juan y Doña Inés!!

(Lentamente cae el

TELÓN

La Coruña, 9 de julio de 2.017

FINAL DE “LA ANDROPAUSIA DE DON JUAN”.

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com