Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

¡¡ARRIBA LAS MANOS!!

de  Magda Guarido

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de estas obras requiere el permiso del autor, así como abonar los correspondientes derechos al autor a o la entidad de gestión que él indique, a tal fin se inserta en cada texto su dirección electrónica.

 

¡¡ARRIBA LAS MANOS!!

 De Magda Guarido

magdaguarido@gmail.com

 Personajes: 

CAJERO DEL BANCO (Paciencio)-

EMBARAZADA (Maru)-

ANCIANA (Doña Juana)-

GUARDA DE SEGURIDAD (Beni)-

LADRON LISTO (Boni)-

LADRON TONTIN (Teresiano)-

PADRE (Zingano)-

PIJA (Cristi)-

CHUNGA (Jeny)-

 ESCENARIO.

 

Los espacios característicos de un banco de pueblo pequeño.

 

Está el guarda de seguridad andando de un lado al otro del escenario y entra Paciencio.

 

PACIENCIO: Beni, abre ya las puertas que sabes que Doña Juana viene cada día a primera hora y si nos retrasamos un minuto nos monta un pollo del trece

 

BENI: Si, mejor le abrimos… (Se dirige a un lado del escenario y vuelve a entrar, le sigue Doña Juana)

 

DOÑA JUANA: Hoy si Paciencio (mirando su reloj), hoy si has abierto a tu hora. (Se acerca a la ventanilla) Dame doscientas pesetas Paciencio.

 

PACIENCIO: Doña Juana, ya le he dicho muchas veces, que ya no son pesetas, que son euros…

 

DOÑA JUANA: ¿Qué euros ni que ocho cuartos? Tú dame doscientas pesetas, y en monedas eh, que ya sabes que me engañan con los cambios.

 

PACIENCIO: (Mientras se gira para coger dinero) Engañarla a usted, si ya me gustaría a mi verlo.

 

DOÑA JUANA: ¿Dices algo hijo? Háblame más fuerte que ya sabes que soy medio sorda…

 

PACIENCIO: Si para lo que le interesa… (Al público) Nada Doña Juana sólo contaba las monedas. (Deja las monedas sobre el mostrador)

 

DOÑA JUANA: Cuéntalas bien eh, no vayas a engañarme tú también. Mejor las cuento yo (empieza a contarlas en el mostrador lentamente)

 

(Entra el Padre Zingano y suena la máquina)

 

PADRE ZINGANO: ¡Ay! Madre de Dios Bendito de los Santos y los Monjes de la fe sagrada…

 

BENI: Hola Padre, por favor, vuelva a pasar, puede que haya habido un error…

 

PADRE ZINGANO: (volviendo a pasar le pita) ¡Ay! Pero esto no va bien hijo mío, yo no…

 

BENI: Padre, ¿lleva usted cadena, reloj?

 

PADRE ZINGANO: Bueno hijo, si algún crucifijo llevo (se saca unos medallones y crucifijos y vuelve a pasar, le pita) ¡Otra vez! Madre de Dios y el espíritu Santo que se alzó en el cielo...

 

BENI: Padre, a ver, ¿algo más?

 

PADRE ZINGANO: Llevo, éste crucifijo, que es herencia de la iglesia, pero bueno… (Saca una cruz enorme de dentro de la sotana) (Sigue pitando)

 

BENI: Lo siento pero tendrá que volver a pasar, a ver sáquese el reloj, y el anillo.

 

PADRE ZINGANO: ¿El anillo? No, no puedo sacarlo, lleva en éste dedo muchos años.

 

BENI: Bueno pues el reloj, a ver si es eso…

 

PADRE ZINGANO: (Saca el reloj y pasa, pero pita) (Entra la embarazada)

 

PADRE ZINGANO: Pasa hija pasa, ¡vaya bombo! ¿Para cuándo hija?

 

MARU: Pronto padre, ya no me queda nada…

 

PADRE ZINGANO: Pues anda siéntate que estarás pesada.

 

MARU: No lo sabe usted bien. (Se sienta a leer una revista)

 

BENI: (Ayuda a sentarse a la embarazada) ¿Padre, Lleva usted marcapasos Padre?

 

PADRE ZINGANO: No, no llevo, pero espera un momento, es que he estado en Carrefour, porque tienen muy buenos precios sabe usted (empieza  a sacar cuchillos, armas y herramientas de debajo la sotana)

 

BENI: ¿Pero Padre? ¿Rebajas? ¿Y lo lleva debajo de la sotana?

 

PADRE ZINGANO: Por eso… Rebajas hijo… Rebajas…

 

BENI: Ande, ande, pase usted… que no veo yo esto ni medio normal vaya.

 

PADRE ZINGANO: Eso va a ser que necesita gafas, yo sé de una óptica, aquí cerca, que las hacen a buen precio...

 

BENI: Si, ya se yo de sus precios baratos, ande pase.

 

(Se pone a leer la Biblia mientras espera algo separado)

 

PACIENCIO: ¿está todo entonces?

 

DOÑA JUANA: Si hijo, eso parece… bueno hasta la próxima.

 

PACIENCIO: ¡Sí! Hasta mañana a primera hora. ¡Espere Doña Juana!

 

DOÑA JUANA: ¿Y ahora qué? No me ofrezcas ningún plan de crédito, ni de jubilación, ni de ahorro, ni de…

 

PACIENCIO: (cortándola) No mujer, no… Es que se le olvidó un céntimo aquí encima.

 

DOÑA JUANA: ¡¡¡Trae aquí!! (Quitándoselo rápidamente) A saber si querías quedártelo tú… Ya no me puedo fiar ni del banquero(se gira y mientras anda va mirando de reojo al cajero)

 

(El padre se pone a caminar mientras lee y choca con la anciana y le caen todas las monedas por el suelo)

 

DOÑA JUANA: ¡¡Todo el mundo quieto parado!! ¡¡Al que toque un céntimo le doy con la cachaba!!

 

PADRE ZINGANO: Tranquila, tranquila, si lo que faltaba es que se le cayeran las monedas, como no tarda usted en contarlas… (Irónicamente)

 

DOÑA JUANA: ¿Qué quiere decir con eso, padre?

 

PADRE ZINGANO: ¡Pobre de mí! Decir algo que pueda malinterpretarse… ¿La ayudo a recoger monedas?

 

DOÑA JUANA: (levanta su cachaba) ¡¡Quieto!! Ya tiene usted las sacas llenas con lo que dejamos en el cepillo de la Iglesia.

 

PADRE ZINGANO: Sí claro, feligresas como usted… Seguro que me llenan el cepillo si… Pero de papeles de caramelo de menta.

 

DOÑA JUANA: ¿Qué quiere decir con eso, padre?

 

PADRE ZINGANO: Nada, nada. ¡Pobre de mí! Decir algo que pueda malinterpretarse…

 

DOÑA JUANA: Ande, ande, déjese, dejeseeee…

 

PADRE ZINGANO: (Se dirige al cajero) Buenos días Paciencio, hijo. ¡¡Qué paciencia!! ¿Cómo va el día?

 

PACIENCIO: De momento tranquilo, aunque no se yo… Ya sabe que cuando Doña Juana pierde una moneda se puede liar gorda…

 

PADRE ZINGANO: Y tú que lo digas hijo mío, y tú que lo digas(Saca unos papeles y se los da al cajero) Mírame estos cargos que me habéis hecho, creo yo que os queréis embolsar algunos cuartos que no os corresponden, y eso hijo mío… Eso no está nada bien.

 

(El cajero se pone a revisar los papeles y el Padre va mirando a todos los del banco)

 

(entra la Jeni, masticando chicle y arrastrando los pies y pisa algunas monedas de la abuela)

 

DOÑA JUANA: ¡¡Pero mira lo que haces moza!! ¿No ves que estoy recogiendo mis ahorros?

 

JENI: Jopé, y yo que pensaba que ustedes guardaban los ahorros en el colchón, ¿qué pasa que los está plantando pa ver si le dan más frutos? Por qué está claro que del gobierno, lo más que va a conseguir serán pasas secas.

 

DOÑA JUANA: Vaya boca tienes niña… Escupes veneno. ¡Sal de ahí que me pisas los dineros! (le golpea los pies con el bastón y ésta da saltitos)

 

JENI: Jopé con la ágüela de los webs… (Se estira el chicle fuera de la boca) Veneno no, señora que sólo es un chicle de fresa. (Se pone detrás del cura), ¿es usted el último?

 

PADRE ZINGANO: Si hija, el último, el primero y el único

 

JENI: Mejor, así cojo mi guita y me las piro, que aquí el aire está muy cargado y eso me fastidia mazo.

 

PADRE ZINGANO: (se la mira de arriba abajo y se queda en los pechos)

 

JENI: ¿Tiene rayos laser padre?

 

PADRE ZINGANO: ¡¡¿Qué?!! No, claro que no.

 

JENI: Pues deje de mirarme el pecho que no verá nada por mucho que se esfuerce… (Se sube bruscamente el escote hacia arriba)

 

PADRE ZINGANO: ¡Pobre de mí! Hacer algo que pueda malinterpretarse… (Sigue leyendo la Biblia)

 

PACIENCIO: Padre, creo que tendrá que entrar a hablar con el director, hay un par de cosas que no puedo arreglar yo, es mejor que pase al su despacho. (Le señala al fondo y el padre se pierde por detrás del escenario) Beni, por favor, podrías ayudar a la abuela a recoger para terminar más rápido.

 

BENI: Si claro, Doña Juana, ¿a ayudo un poco?

 

DOÑA JUANA: ¡Qué no! ¡Qué no! Que mi dinero no lo toca ni Dios… (Levanta la cachaba)

 

BENI: Paciencio, no es por desobedecerle, pero mejor lo hace ella solita…

 

(Paciencio mueve la mano con un gesto de esta loca y se pone a hablar con la Jeni)

 

BENI: (Se acerca a la embarazada) ¿Necesita algo?

 

MARU: No, ¿por qué?

 

BENI: Cómo usted entró y se sentó sin decir nada, y además cada persona que entra se le cuela.

 

MARU: Me senté porqué estaba algo mareada, ahora cuando me recupere un poco ya iré, no tengo prisa…, pero me hiría bien un poco de agua, gracias.

 

BENI: Ahora mismo le traigo un vasito con agua. (Se marcha por detrás del cajero y desaparece de escena)

 

PACIENCIO: ¿Dime? (A la Jeni)

 

JENI: ¿Qué te diga qué?

 

PACIENCIO: ¿En qué puedo ayudarte?

 

JENI: ¡¡Huy!!, si yo te contara.

 

PACIENCIO: Me refiero a qué puedo ayudarte aquí, en el banco, si necesitas sacar dinero o ingresarlo.

 

JENI: ¿Ingresar? Jajaja, no me hagas reír, ¡¡si no tengo un duro!!, toma (le da una cartilla de banco), mira a ver si hay suerte y me puedes dar diez euros.

 

PACIENCIO: (Coge la cartilla y se pone a hacer gestiones)

 

MARU: (Se levanta y se dirige a la cola de la caja)

 

JENI: Vaya bombo te han hecho ¿eh?

 

MARU: ¡Oye! Un respeto, que el que me ha hecho el bombo  no ha sido otro que mi marido.

 

JENI: ¡Eh!, que yo no he dixo na. Tú sola te montas tus películas, además a mí que me importa si ha sido tu marido o algún amante que tengas tú por ahí… Aunque no se yo… (mirándola de arriba abajo)

 

MARU: ¿Qué quieres decir con eso niñata?

 

JENI: Nada tía, si sólo has de mirarte al espejo pa verte… jejeej

 

MARU: Anda, anda, termina ya y déjame pasar.

 

JENI: No, si yo quiero terminar y largarme pero éste (señalando a Paciencio), es más lento que el caballo del malo.

 

DOÑA JUANA: (levantándose) Bueno, ya están todos los dineros recogidos, (lleva todas las monedas en las manos)

 

PACIENCIO: Mira chica, esto de aquí (se pone a enseñarle algo de la cartilla y se quedan hablando y gesticulando)

 

(Entra la pija hablando por el móvil)

 

CRISTI: Te lo juro tía… Fue súper, yo allí en la plataforma meneando mi cadera al ritmo y todos mirándome, jajajaja. (Choca con la abuela y caen otra vez las monedas por el suelo) ¡¡Aaaay!!

 

DOÑA JUANA: ¡¡Otra vez!! Esto sólo me pasa a mí.

 

CRISTI: (sigue al teléfono) Tía, te dejo, que aquí hay una abuela que me ha desconcentrado y ya no me acuerdo ni de que hablábamos, venga chaito. (Cuelga y se queda mirando a la abuela)

 

DOÑA JUANA: ¿Qué miras? Encima que me tiras el dinero por los suelos, te quedas ahí mirando con cara de acelga recocida.

 

CRISTI: ¿¿Queee´?? Oiga por favor… Acelga yo… Pues bueno, anda que ya ves…

 

DOÑA JUANA: Eso, vocabulario extenso. (Se pone de nuevo a recoger las monedas y a contarlas)

 

CRISTI: ¿Quién está la última?

 

MARU: Yo

 

CRISTI: (Se mira la barrigota y pone cara de asquito)

 

MARU: ¿Algún problema?

 

CRISTI: ¿Yo? Problema… Ninguno, claro que no (y mueve su cabello) Soy súper fashion, no lo dude

 

MARU: ¿Súper fashion?... (Girándose y mirando hacia el cajero y la Jeni) Súper zorra diría yo…

 

CRISTI: Aggg, ¿Me has llamado zorra? ¿A mí? ¿Zorra?... Mira, si no me hubiese pintado las uñas justo ésta mañanita, te arañaría, pero podrás entender que el esmalte de uñas que yo utilizo no lo compro en el chino de la esquina…

 

MARU: No, en el de la calle de atrás para que nadie te vea.

 

CRISTI: ¡Ya eh! Ya… Te estás tomando unas confianzas que yo no te di. (Se agacha para coger un céntimo y dárselo a la abuela)

 

DOÑA JUANA: ¡Quieta! Ya has hecho bastante Barbie, conserva tus uñas y deja este céntimo donde lo has encontrado.

 

CRISTI: Encima eso… Osea, una que se agacha y todo por ayudarla y es así de desagradecida, pues vaya con éste banco, es que no hay nadie que esté bien de la cabeza… Aparte de mi, lógicamente…

 

MARU, ABUELA, JENI Y PACIENCIO: ¡¡CALLA!!

 

CRISTI: Esta bien, ya me callo… (le suena el teléfono) ¡Tía! No sabes lo que me ha pasado… mira te voy a contar ¿sí? Pues que entré en el banco para(se sienta en una de las sillas y sigue charlando y gesticulando pero sin sonido)

 

JENI: (A Paciencio) ¿Entonces que me recomiendas?

 

PACIENCIO: Yo creo que deberías esperar a que termine el Padre Zingano y luego entras a hablar con el director, seguro que él te lo soluciona.

 

JENI: ¿Yo hablar a solas con el buenorro del director?

 

PACIENCIO: Bueno… Yo no sé si es un buenorro o no.

 

JENI: Lo que yo te diga. Esta para mojar pan… Con ese cuerpo, esos ojazos verdes que se le salen de la carita. Si, si, le espero, seguro que nos podemos ayudar mutuamente… (Mira a la embarazada y le dice) Pasa hija, que no sé cómo no sales rodando, ¡joder que gorda estás! (Se queda apartada esperando)

 

MARU: A ver dame 3000 euros por favor (saca la cartilla y se la da a Paciencio

 

JENI: ¿3000 euros? ¿Eres millonaria o qué?

 

MARU: Yo no… Pero el que me ha hecho el bombo sí.

 

(Entra Teresiano, mira a todos los lados y vuelve a salir) (Entra Beni con el vaso de agua)

 

MARU: ¡Hombre! ¿Dónde has ido a buscarla a la fuente de canaletas? (la bebe de un sorbo) ¡Ay! (se toca la barriga)

 

BENI: La ha bebido demasiado deprisa mujer, se habrá ahogado hasta el bebé.

 

MARU: No digas gilipolleces anda. (Le da el vaso vacio) (Se va hacia una de las sillas)

 

CRISTI: Tía te dejo eh, que a ver si termino ya ahora que no hay nadie en la caja. Bueno… un beso tía, mua mua… chaitoo

 

BENI: ¿Y ésta? (a la embarazada)

 

MARU: No me hables, que ésta ha salido de una urna de juguetería.

 

DOÑA JUANA: Una barbie, lo dije yo antes…

 

CRISTI: Si, si, hablen como si yo no les oyera,  yo paso…

 

(Entra Teresiano, cuenta las personas que hay con el dedo y sale de nuevo. Al momento entra Boni empujando a Teresiano)

 

BONI: ¡¡Manos arriba!! Al que mueva un dedo me lo cargo…

 

TERESIANO: ¡Háganle caso! No saben cómo las gasta.

 

BONI: (Da un capón a Teresiano y empieza a colocar a la gente) A ver… Tú ahí, tú ahí sentada, tú la preñada… bueno déjalo, quédate dónde estás, (A Cristi) Tú siéntate en ese rincón.

 

CRISTI: ¿Dónde? ¿En el suelo? Ni de flay, ¿quieres que me ensucie mi mini falda? Ni lo sueñes, me la acabo de comprar y la quiero tener limpia para salir ésta noche, así que si quieres que me siente ya me estáis trayendo una silla…

 

BONI: ¿Esta quién es? ¿La Barbie pija Malibú o qué?

 

DOÑA JUANA: Eso lo dije yo antes…

 

BONI: ¿Y usted qué hace en el suelo?

 

DOÑA JUANA: Recogiendo los dineros que la Barbie me ha tirado al suelo.

 

CRISTI: Pío pío que yo no he sido (Cómo si lo que dicen no fuese con ella)

 

(Todos se la quedan mirando con cara de asco)

 

BONI: Pues déjelo que los dineros ya se los recogemos nosotros, usted siéntese con los demás. Tere ¡el saco!

 

TERESIANO: Sí… jejeje, el saco…, ¡el saco! (se dirige a la salida y antes de salir vuelve donde está Boni) ¿Qué… saco?

 

BONI: ¿Qué… saco? Como qué ¿Qué… saco? (Se da la vuelta y ve a Paciencio intentando irse a gatas) ¡Tú a tu sitio! (Se dirige de nuevo a Tere) Ah, pues no sé, ¡el saco de patatas que hemos comprado antes en el súper!

 

TERESIANO: ¡¡¡Ahhhh!!! Claaaro, el saco de patatas, la leche, los huevos y la fruta… Sí, si… lo he dejado en la jargoneta (poniendo cara de gran felicidad)

 

BONI: ¿Lo has dejado todo en la jargo? Ah, qué bien ¿no? (se acerca a Teresiano y le da una colleja) ¿Eres idiota? ¿Qué saco va a ser? El saco que hemos traído para robar el banco…, un saco normal y corriente de color marrón, ¿no me digas qué no lo has traído? Teresiano…

 

TERESIANO: Me ha llamado Teresiano, uyyyy…, eso es malo, muy malo.

 

JENI: Ya te digo…, cuando a mí, mi madre me llama Jenifer…, arde Troya.

 

TERESIANO: Ya, ya, pero es que no veas la mala gaita que gasta ésta cuando se enfada… (Señalando a Boni)

 

JENI: ¡Oye! Qué mi madre tampoco se queda atrás, no veas que capones me da la vieja.

 

DOÑA JUANA: Oye niña, un respeto a la gente mayor.

 

JENI: Las verdades ofenden…, Pues ya está si es vieja es vieja y… (Doña Juana le da con la cachaba) ¡¡Ay!! ¿Por qué me pega?

 

DOÑA JUANA: Por faltarle el respeto a tu madre.

 

JENI: La madre que…

 

BONI: ¡¡Bueno!! ¡Ya basta! Esto es un atraco, no un programa de cotilleos de la televisión.

 

DOÑA JUANA: (a Maru) ¿Has visto ayer Sálvame?

 

(Maru mueve la cabeza de lado a lado)

 

DOÑA JUANA: Pues mira que te lo cuento…, resulta que invitaron a… (la interrumpe Boni)

 

BONI: ¿No me ha oído abuela? Deje los cotilleos para otro momento que algunos tenemos que trabajar, y no tenemos todo el día

 

TERESIANO: Oye Boni, que el día lo tenemos enterito, que no hemos hecho planes ni nada, aunque podríamos ir al cine ésta noche (mira a todos) ¿os venís?

 

BENI: Si hay que ir se va…

 

MARU: Yo me apunto, aunque me tendréis que llevar a remolque.

 

CRISTI: Yo paso

 

JENI: Yo mejor…, también paso, pero no por lo mismo que ésta (señala a Cristi)

 

CRISTI: Eso seguro tía, yo pienso ir de compras con la Júlia, la Luci y la Ángela

 

JENI: Pues yo me voy con el Paquillo…

 

BONI: ¿Qué cine ni que tonterías Teresiano? A ver, coge el bolso más grande de éstas (señalando a las mujeres) y vete ahí detrás y llénalo con el dinero de la caja.

 

TERESIANO: (se pone a mirar los bolsos y ve el de la abuela) Señora, necesito su bolso, ¿me lo presta?

 

DOÑA JUANA: ¡¡De eso nada!! No sabes las cosas que guardo aquí…

 

TERESIANO: Boni, no me lo deja…

 

BONI: ¿Te presto yo dos capones?

 

TERESIANO: Señora ¡por favor! No me lo ponga más difícil…

 

DOÑA JUANA: ¡¡Qué no!! ¡Que mi bolso no te lo dejo!

 

TERESIANO: Boniiiiiii

 

(Se acerca Boni a la abuela y le arranca el bolso de las manos, lo pone boca abajo y caen al suelo un montón de cosas de dentro)

(La abuela va amontonando sus cosas)

 

BONI: Señora, esto más que un bolso parece el baúl de los recuerdos… Toma, ahora vete atrás y llénalo.

 

(Teresiano va detrás del mostrador y ve escondido a Paciencio y Boni va cogiendo el dinero de las carteras y bolsos)

 

TERESIANO: ¡¡Boniii!!

 

BONI: ¡¡Ahora qué te pasa!!

 

TERESIANO: No nada…

 

BONI: Entonces no incordies.

 

TERESIANO: Oye Boni

 

BONI: ¡¡¿¿Qué??!!

 

TERESIANO: Qué aquí hay un tío muy feo que me está haciendo SSShhhSSS (haciendo el gesto de silencio)

 

BONI: ¡A ver! El que está ahí detrás que salga ya mismo.

 

PACIENCIO: (se levanta lentamente) Yo… Estaba arreglando los papeles… bueno ya sabe…

 

BONI: Déjate de tonterías y siéntate al lado de éste (señalando a Beni)

 

BENI: Ven Paciencio, mejor te sientas aquí conmigo.

 

BONI: (se dirige a Jeni) Tú, recoge el dinero que hay por el suelo.

 

DOÑA JUANA: ¡¡Nooo!! Mis dineros no los toca nadie

 

BENI: ¡Cállese ya! Qué estos jóvenes han venido a buscar el dinero, ya sea el de la caja o el del suelo.

 

MARU: ¡¡Y del monedero!! No te olvides, que a mí me han saqueado los 3000 euros que he sacado ahora mismo.

 

JENI: Y ahora vas y se lo cascas al que te hizo el bombo.

 

MARU: ¡¡Cierra el pico!!

 

(Entra a escena de espaldas el Padre Zingano despidiéndose del director del banco)

 

PADRE ZINGANO: Bueno, pues lo arreglamos la semana que viene, traigo todos los extractos y lo solucionamos, pero sobre todo no se te olvide mirar lo del préstamo para recuperar la Virgen de la casa de empeños.

 

(Se gira y se encuentra con Boni y se la queda mirando)

 

PADRE ZINGANO: Hola hija, (se gira como para volver al despacho) Casi mejor lo miramos ahora.

 

BONI: Casi mejor se sienta usted aquí con los demás, Padre.

 

PADRE ZINGANO: Sí hija sí, yo me siento dónde tú digas, pero baja eso que puedes hacerle daño a alguien.

 

DOÑA JUANA: Venga usted conmigo Padre, y así aprovechamos y me confiesa…

 

PADRE ZINGANO: ¿Otra vez Doña Juana?, ¿Otra vez?, aunque pensándolo bien, usted peca todos los días.

 

BENI: Pues si hablamos de pecadores, no hablemos de los que van de rebajas al Carrefour.

 

PADRE ZINGANO: ¿¿Tú también vas de rebajas al Carrefour??

 

BENI: No padre, yo no…, lo decía por usted, era una ironía…

 

PADRE ZINGANO: ¡Válgame Dios! (le cortan los demás y a coro dicen)

 

TODOS: Hacer yo algo que pueda malinterpretarse…

 

PADRE ZINGANO: (Hace un gesto de aprobación)

 

MARU: (Empieza a quejarse de dolores) Ay.., ¡Ay!

 

PACIENCIO: (Va corriendo hacia ella) ¿Qué le pasa señora? ¿Qué le pasa?

 

MARU: (se queda pensativa y dice) Nada…, falsa alarma…

 

JENI: Pues vaya con la tía ésta, con tal de dar la nota lo que sea…

 

MARU: (Vuelve a quejarse) ¡Ay!

 

BENI: (Va corriendo hacia ella) ¿Falsa alarma?

 

MARU: (Se queda pensativa)… Sí, creo que si

 

CRISTI: Hay hija, tanta alarma, tanta alarma….

 

DOÑA JUANA: En mis tiempos, ni alarma ni nada, si te ponías de parto, abrías las piernas y ¡ale! Al mundo.

 

PACIENCIO: Doña Juana, mire que es usted bestia mujer.

 

(Se escuchan sirenas en el exterior)

 

TERESIANO: (Empieza a correr de un lado al otro del escenario) ¡¡Ay Boni!! ¡¡Ay Boni!! ¡¡Ay Boni!!

 

(Boni se hace a un lado del escenario como si mirase a la calle)

 

TERESIANO: Boni, dime que es un niño con un coche de bomberos o de policía…

 

PACIENCIO: ¡No! Seguro que no, porque se me olvido comentar que mientras estaba allí escondido le di al botón de alarma silenciosa.

 

MARU: ¡Ay!!!... ¡Ay!!!

 

PADRE ZINGANO: ¿Alarma silenciosa? ¿Ha dicho silenciosa?

 

CRISTI: Que asquito ¡se ha meado!

 

JENI: ¡¡Pero será cochinaaa!!

 

BENI: Creo que ésta vez de falsa alarma nada. ¡¡Ha roto aguas!!

 

JENI Y CRISTY: ¿¿Ha roto qué? (Mirándola)

 

MARU: ¡¡¡¡Qué ya viene!!!!

 

BONI: La que ha venido es la pasma.

 

TERESIANO: Boni, no me habías preparado para esto. Dos meses preparando el atraco y en ninguna aparecía la poli.

 

PADRE ZINGANO: Y seguro que tampoco habíais contado que hubiera una embarazada dando a luz.

 

TERESIANO: Pues no padre, la verdad es que no.

 

VOZ EN OFF: POLICIA: ¡¡Salgan con las manos arriba, están rodeados!

 

(Se levantan todos con los brazos arriba y se dirigen a la puerta. Teresiano corre para ponerse el primero)

 

BONI: ¿¿Se puede saber que narices haces  Teresiano??

 

TERESIANO: Han dicho que salgamos con las manos arriba ¿no?

 

BENI: Yo creo que deberíamos hacerles caso (balbuceando)

 

DOÑA JUANA: Vaya caca de vigilante estás tú hecho.

 

PACIENCIO: Es verdad Doña Juana, usted con la cachaba seguro que lo hacía mejor. Éste mucho arma, mucha porra, pero el valor se lo ha dejado en casa.

 

BONI: ¡¡Vuelvan a sentarse todos!! ¡¡Ya!! (Enfadada)

 

(Teresiano se sienta en el suelo)

 

BONI: ¡¡Tú no cabeza de chorlito!! Sigue llenando la bolsa

 

DOÑA JUANA: De bolsa nada, que es mi bolso, y espero recuperarlo con todo lo que había dentro.

 

MARU: ¡¡Eooo!! Qué estoy de parto.

 

BONI: ¡¡Vamos a ver!! ¡¡Organización!! ¿Alguien sabe de medicina o de partos?

 

PACIENCIO: Yo ayudo a mi perra a parir ¿Eso cuenta?

 

JENI: Y yo me he chupado todos los documentales de animales y allí he visto partos hasta de elefante.

 

BENI: (Le pregunta a la vieja) ¿Y usted señora, no sabrá lo qué hay que hacer?

 

DOÑA JUANA: ¡Pues sí! Lo sé…, pero no pienso ayudar.

 

BONI: ¿Y eso por qué vieja chocha?

 

DOÑA JUANA: Por qué te has quedado con mis dineros, así que ya no colaboro…, además estoy muy mayor para estas cosas.

 

MARU: ¡¡¡Me da igual quién sea, pero éste empuja!!!

 

PADRE ZINGANO: (se pone al lado de Maru, le coge la mano) Respira hija respira (y se pone a respirar el)

 

TERESIANO: ¡Ya lo hago yo Boni! Ya voy (se pone delante de la embarazada, le abre las piernas, mira y se desmaya)

 

JENI: ¡Ja! Lo que faltaba.

 

BENI: (Empieza a darle bofetadas hasta que se despierta)

 

TERESIANO: (se despierta atontado) ¿Qué ha pasado?

 

CRISTI: No sé qué habrás visto debajo de las faldas, pero has perdido hasta el sentido.

 

PACIENCIO: (se pone al lado de Maru) Usted tranquila, siga respirando.

 

MARU: ¡Y venga con el respirar! (le coge del cuello) ¡Al próximo que diga que respire lo dejo yo sin respiración!

 

JENI: ¡No! Si al final me voy a tener yo que arremangar (se acerca a la embarazada y se coloca subiéndose las mangas) ¡Vamos a traer a éste chaval al mundo!

 

MARU: Pues anda, que si es tu cara la primera que ve, el niño va a flipar.

 

JENI: Más flipado cuando se entere que va a tener que comer de ese par de melones caídos que tienes.

 

MARU: ¡Mira! Porque no estoy en condiciones, que si no…

 

JENI: ¿Qué si no qué? Si quieres ahí te quedas, yo paso…

 

BONI: ¡¡Basta ya de cháchara!! Tú (a Jeni) atiéndela. Tú (a Paciencio), a ver dónde hay toallas, trapos o algo así. (Se acerca a Cristi y le coge el pañuelo del cuello) Me lo prestas  ¿no?

 

CRISTI: Cómo sigamos así tendré que prestarte hasta mi ropa interior (agarra el pañuelo resistiéndose a dejarlo)

 

BONI: ¡Qué lo sueltes!

 

CRISTI: ¿Qué vas a hacer con él? ¿Para qué lo quieres?

 

BONI: ¿A ti qué te parece?

 

CRISTI: No sé, no quiero ni pensarlo…., piensa que es un pañuelo de channel, y ya sabes que cuestan un pastón.

 

BONI: Sí, te costó mucho dinero, pero ahora me lo dejas.

 

CRISTI: ¡Ay!, porfi, porfi, porfi… ¡Me lo cuidas eh!

 

BONI: ¡¡Qué siiii! (Hace una pelota con el pañuelo y se lo da al Padre Zingano) Tome, séquele el sudor…

 

CRISTI: ¡El sudor no! 

 

MARU: ¡¡Qué te crees que sudo ácido!! ¿Acaso tú no sudas nunca?

 

CRISTI: Nooo, que asco, yo no sudo nunca.

 

BENI: Las barbies no suelen sudar.

 

(Vuelve Paciencio con unos rollos de papel de wáter)

 

PACIENCIO: Oiga, que sólo he encontrado esto, ¿sirve?

 

BONI: Pues no, no me sirve. A ver tú (mirando a Beni, éste se la da a Jeni y la ponen bajo el culo de Maru) dale tu chaqueta a ésta (señalando a Jeni).  Y tú (a Paciencio, la pone justo donde saldría el bebé) Tú también dale la chaqueta. Abuela dele su mantita a la chica para envolver al chiquillo cuando salga.

 

DOÑA JUANA: ¡Qué no! Que ya te he dicho que no, que yo no colaboro.

 

BONI: ¡Qué le dé la mantita ahora mismo!

 

DOÑA JUANA: ¡Qué me des mis dineros, ahora mismo!

 

MARU: ¡¡¡Ay!!! ¡¡¡Ay!!! ¡¡¡Que ya vieneeeee!!! (Sopla fuerte)

 

PADRE ZINGANO: Empuje, respire, empuje, respire, empuje…

 

MARU: ¡¡A ver!! ¿Qué hago, empujo o respiro?

 

PACIENCIO: Entre respirar y espirar, empuje…

 

JENI: Venga, venga… ¡¡¡Qué asco jopé!!!

 

VOZ EN OFF: POLICIA: Tienen cinco minutos, si no salen entraremos nosotros.

 

JENI: (A Maru) Tienes cinco minutos para dar a luz a tu hijo… Así que ¡¡empujaaa!!

 

MARU: ¡¡Qué te calleeees!! (En plan niña del exhorcista)

 

TERESIANO: (Va corriendo hacia el lateral que está la puerta del banco y chilla) Con cinco minutos no tenemos suficiente, estamos en mitad de un parto y no hemos tenido tiempo de robar la caja fuerte, porque me he dejado el saco en la jargoneta. Me hacen el favor de pasármelo, es la que está ahí aparcada, una Vito de color azul, las llaves están puestas.

 

BONI: Ya que estás, porque no les invitas a un café (lo saca del lado de la puerta cogiéndole de la oreja)

 

MARU: ¡¡¡¡¡¡Ayyyyyyyy!!!!!!!!!

 

(Se escucha el llanto de un bebe y Jeni levanta a un muñeco cogiéndole por los pies)

 

TODOS: ¡¡Bien, bien, somos padres!!

 

TERESIANO: ¡¡Qué ilusión!! (Salta por el espacio)

 

PACIENCIO: ¡¡Qué ilusión!! (Intenta besar a Cristi, y esta le da una bofetada)

 

CRISTI: ¡Oye guapo, que estos labios no los besa cualquiera!!

 

PACIENCIO: Había que intentarlo…

 

TERESIANO: ¡Jo! Me he perdido el momento de la salida… ¿Puedes repetirlo?

 

BONI: (se acerca a Teresiano y le da un capón)

 

MARU: ¿Qué te crees que mi niño es Fernando Alonso?

 

VOZ EN OFF: POLICIA: Tenemos a los geos para entrar, ¿ha parido ya?

 

BONI: (Va al lateral donde está la puerta) ¡¡Todavía no, necesitamos más tiempo!!

 

TERESIANO: ¿Han encontrado la Jargo? ésta el saco dentro…

 

DOÑA JUANA: Pobre hijo, entrarán los geos dando tiros con botes de humo, repartiendo tortas con sus porras, y el niño ahogado por el humo no habrá sido ni bautizado.

 

PADRE ZINGANO: ¡Esto lo solucionamos ahora mismo! Necesitamos dos padrinos.

 

BENI Y CRISTI: ¡¡Yo!!

 

MARU: ¡No! mejor éstos dos, (señalando a los ladrones) que con su profesión sacarán más pasta que éste cagao y la Barbie pija de los chinos.

 

PADRE ZINGANO: A ver, vosotros dos (señalando a Boni y Teresiano)

 

BONI: Me rindo, es el peor atraco de la historia. Ya lo decía mi padre, estudia para secretaria pero no, yo tenía que jugar a las pistolas.

 

TERESIANO: ¡¡Y yo con las muñecas!! ¿Te acuerdas cuando jugaba con mis muñecas y tú me las matabas con tus pistolas?… ¡¡Cómo lloraba eh!!

 

BONI: ¡Y sigues llorando! (le da un capón)

 

PACIENCIO: ¿Y el nombre?

 

MARU: Carlos, quiero que se llame Carlos…, como su padre.

 

JENI: Le podríamos llamar Paco.

 

DOÑA JUANA: Paco no, que así se llama mi marido, y es un calzonazos de aupa. Mejor le llamamos Federico.

 

BONI: García Lorca, no te  fastidia. Si va a ser mi ahijado, ha de tener mejor nombre…

 

CRISTI: ¡Pues Federico García Lorca me gusta! Fue un gran deportista.

 

(Todos la miran alucinados)

 

PADRE ZINGANO: ¡¡Reunión hijos reunión!! (Se sitúan como una melé dejando la parte abierta la que está frente al público. Maru y su hijo a un lado pero más atrasada)

 

MARU: Yo había pensado que se podía llamar Carlos. ¿¡Me oyennn!? ¿¡Me escuchannnn!?

 

BONI: (levanta la cabeza y habla) ¡¡Nicomedes!!

 

JENI: Nicomedes no, que le llamarán Nico y eso suena a marca de cereales.

 

BONI: Yo opino que debería llamarse Boni, ¡como yo!

 

DOÑA JUANA: ¡Boni! ¿De Bonifacia?

 

TERESIANA: Sí, pero no soporta que le llamen así, pero por favor no le digas que te lo he dicho, el último que la llamo Bonifacia lleva dentadura postiza.

 

DOÑA JUANA: ¡¡No me extraña!! Vaya nombre, es que ni en mis tiempos.

 

BONI: Mejor olvidamos lo de Boni…

 

PACIENCIO: ¿Qué tal Rogelio?

 

MARU: ¿¿Qué tal Carlos?? Por favorrrr

 

CRISTI: Rogelio no, es nombre de viejo.

 

BENI: ¡¡Benicno!! Ese mola

 

PACIENCIO: ¿Para que salga un gallina como tú?

 

PADRE ZINGANO: ¡¡Carlos!!

 

TODOS: ¡¡Nooo!! Carlos noo

 

MARU: ¡¡Carlos sí!! Es el que yo quiero…

 

TERESIANO: Veguivacisternum

 

MARU: ¡¡¡No!! Ese no, a mí me gusta Carlos.

 

CRISTI: ¡¡Ay!! ¡Qué original!

 

TERESIANO: ¡¡a qué sí!!

 

PACIENCIO: Ese me gusta hasta para mi.

 

TERESIANO: ¿¿A qué si??

 

BENI: Yo opino que si…

 

TERESIANO: ¡¡¡¿A qué si???!!!

 

JENI: Siii, ese mola mazo.

 

TERESIANO: Si, (coge a Jeni y le pregunta) ¿Te quieres casar conmigo?

 

JENI: ¡¡A qué sí!!

 

BENI: ¡¡Tenemos boda!!

 

PADRE ZINGANO: ¡¡Boda y Bautizo!!

 

DOÑA JUANA: Y a éste paso, hasta entierro.

 

BONI: Por partes, el nombre para mi ahijado me gusta Veguivacisternum.

 

MARU: ¡¡Pues a mí no!! Y es mi hijo.

 

CRISTI: Cuando queramos su opinión ya se lo diremos.

 

PACIENDIO: Tú descansa que nosotros nos encargamos de todo.

 

BENI: (a Boni) Ahora que somos casi familia, podrías devolverme el reloj y la cartera.

 

BONI: No te aproveches guapo.

 

PADRE ZINGANO: ¡Agua! Necesito agua para el bautizo.

 

DOÑA JUANA: Yo llevaba un botellín en el bolso.

 

(la Jeni va a buscar el botellín por el suelo y se lo da al padre)

 

PADRE ZINGANO: ¡Los padrinos!

 

TERESIANO Y BONI: (levantando la mano) ¡¡Aquí!!

 

PADRE ZINGANO: Poneos a mi lado

 

MARU: ¿Y la madre dónde se pone?

 

PACIENCIO: Usted descanse…

 

MARU: ¿Qué descanse? Descansaré cuando salga de aquí, y os pierda de vista a todos…

 

VOZ EN OFF: POLICIA: ¡¡Vamos a entrar!! Es el último aviso.

 

TERESIANO: (se acerca a la puerta) Pues llegáis a tiempo para la boda…

 

VOZ EN OFF: POLICIA: ¿Boda? ¿Pero no era un parto?

 

TERESIANO: Sí, antes…, ahora lo estamos bautizando y luego hay una boda… ¿Por cierto? ¿Han encontrado mi saco?

 

VOZ EN OFF: POLICIA: Ni bautizo ni boda…, si no salen entraremos a la fuerza.

 

BONI: Venga espabilando, qué éstos entran dando tortazos.

 

PADRE ZINGANO: En el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo, yo te bautizo con el nombre de Veguivacisternum.

 

MARU: Noooooo…

 

PACIENCIO: ¿Seguro que esto se hace así?

 

PADRE ZINGANO: No lo sé hijo mío, tengo los nervios nerviosos. Además me saqué el título con cursos a distancia, y no incluía prácticas, así que estoy improvisando.

 

JENI: Vaya terminando con el bautizo, que no nos da tiempo a casarnos.

 

BONI: Oye Tere, tantos años juntos, seré tu dama de honor, ¿no?

 

TERESIANO: ¿Dama? Casi mejor serás la madrina

 

MARU: Pues me podríais poner a mí de madrina, por lo menos haría algo, ya que no me habéis dejado decidir el nombre de mi hijo.

 

TERESIANO: ¿Cómo qué no? Ha sido una decisión en Democracia.

 

MARU: Sí, pues vaya Democracia

 

JENI: (a Maru) Mira que te gusta dar la nota ¡eh!

 

PADRE ZINGANO: ¡Venga! ¡La boda! Antes de que llegue el séptimo de caballería.

 

(Jeni y Teresiano se ponen delante del Padre, Boni a su lado)

 

JENI: Ah no…, no, no, no… ¡Yo si no entro como en una boda de verdad no me caso, con música, padrino y todo eso.

 

PACIENCIO: ¿Dé dónde quieres que saquemos la música?

 

JENI: Pues me da igual, si queréis la cantáis, pero sin música no hay boda

 

TERESIANO: ¡¡Pero mujer…!!

 

(Todos se miran entre ellos como si nada)

 

TERESIANO: Porfa, cantadle la canción… ¡¡Boniiiii!!!

 

BONI: Ya te vale Tere, ya te vale… Voy a cantar, pero que sepas que solo lo hago por todos éstos años juntos. ¡¡A ver tú, tú, tú  y tú (señalando a Paciencio, Beni, Cristi y Maru).

 

(Se ponen a cantar)

 

JENI: ¿Y quién me lleva al altar?

 

BONI: (mira a su alrededor) A ver abuela, llévela usted al altar. Ahora ya está todo.

 

JENI: ¡¡No!!  Quiero un velo

 

TERESIANO: Boniiiiii

 

BONI: Si es que eres la leche, no te podías casar con la Petra, tu novia de toda la vida, la del pueblo que tiene la cara llena de granos…

 

TERESIANO: ¡¡Pero si esa se casó con el hijo del alcalde!!

 

CRISTI: ¡Ay Dios!! Toma (le da su blusa que es transparente, se queda con la camiseta de debajo)

 

BONI: ¿Ahora?

 

JENI: ¡Sí! Ahora me caso

 

BONI: Pues vosotros a cantar, usted la acompaña y tú Teresiano, ni te muevas de ahí.

 

(Se ponen a cantar y Jeni entra hasta ponerse al lado de Teresiano)

 

PADRE ZINGANO: Hermanos, estamos aquí reunidos para unir a éstos dos (señala a los novios) en matrimonio.

 

PACIENCIO: ¿Esto se dice así? Es que fui monaguillo muchos años y me parece que no…

 

PADRE ZINGANO: Me salté esa clase también.

 

BONI: Siga Padre, siga.

 

VOZ EN OFF: POLICIA: ¡Un minuto! Salgan con las manos en alto y nadie saldrá herido.

 

PADRE ZINGANO: Cómo íbamos diciendo…, bla bla bla, bla bla bla, en santo matrimonio.

 

PACIENCIO: Pues yo no estoy muy de acuerdo…

 

CRISTI: ¡¡Pero te quieres callar ya!! (Empieza a llorar)

 

BONI: ¿Ahora qué más?

 

CRISTI: Es que me emocionan las bodas.

 

PADRE ZINGANO: (a Teresiano) A ver, tú

 

TERESIANO: ¿Yo qué?

 

PADRE ZINGANO: ¡Qué digas tu nombre!

 

TERESIANO: Ahhhh, Teresiano, Tere para los amigos, osea vosotros (y levanta el pulgar hacia los demás)

 

PADRE ZINGANO: Entonces. Tú Teresiano.

 

TERESIANO: Tere Padre, Tere

 

PADRE ZINGANO: (Algo cabreado) Tú Tere, quieres casarte con (chasquea los dedos delante de Jeni y la señala con el dedo)

 

JENI: ¡¡La Jeni!!

 

PADRE ZINGANO: Bien, tú Tere, ¿quieres casarte con la Jeni?

 

TERESIANO: ¡¡Sí!! Quiero

 

PADRE ZINGANO: y tú la Jeni, ¿quieres casarte con Tere?

 

JENI: pues… ¿tienes piso?

 

TERESIANO: No, vivo con mis padres, pero con el dinero de éste atraco alquilaré uno.

 

JENI: uhmmm, ¿tienes coche?

 

TERESIANO: La jargoneta de la Boni

 

JENI: ¿Trabajo?

 

TERESIANO: Atracos esporádicos S.L.

 

JENI: Pues va a ser que no Padre, que no me caso

 

BENI: Después de todo éste rollo ¿no te casas?

 

MARU: Si ya lo decía yo… De ésta no hay que fiarse.

 

CRISTI: Y yo venga a llorar, se ma ha corrido el rimmel para nada, tengo ojos de panda por tu culpa… Se lo he de contar a la Almu.  ¿Me das mi móvil porfi? (A Boni)

 

BONI: ¡Ya está bien! Habéis agotado mi paciencia. Vengo a atracar el banco, ésta se pone de parto, mi compañero se enamora de la choni, y la poli en la puerta a punto de entrar. ¡¡Yo de aquí salgo como que me llamo Bonifacia!!

 

TERESIANO: Boniiiii, que no me quiere (moquea) Qué me ha dejado tirado en el altar…

 

BONI: Teresiano no me toques más los pies, ven aquí (le susurra algo en el oído y Teresiano sonríe)

 

TERESIANO: ¡Vaya planazo!, tú sí que sabes…

 

PACIENCIO: Podríais compartirlo con el resto, ya casi somos una familia.

 

BONI: ¡Todo el mundo en pie! ¡Manos arriba! (se acerca a la puerta) nos rendimos, vamos a salir no disparen (empiezan a empujar a todos hacia fuera)

 

BONI: Tú y yo por la ventana del baño, ¡corre!

 

TERESIANO: (sale corriendo por el lado contrario al de la puerta)

 

(El escenario queda vacío, solo se escuchan las voces en off)

 

VOZ EN OFF: POLICÍA: Todos al suelo y con las manos en la nuca, no quiero oír una palabra.

 

TERESIANO: Boni, ¿yo entraré por aquí?

 

BONI: ¡Pues claro! Venga sal de una vez.

 

TERESIANO: ¿Hacia fuera o hacia dentro? Es que me he quedado atascado.

 

BONI: Qué inoportuno, cuando salgamos te voy a poner a dieta, que lo sepas.

 

TERESIANO: ¡¡Pero ayúdame!!

 

BONI: ¡Si te estoy empujando!

 

TERESIANO: Boni, ¿Cuándo salgamos cojo el saco y volvemos a por el dinero?

 

BONI: ¿dinero? Te voy a dar a ti, saco, atraco, dinero, parto, bautizo y boda, ¡¡zoquete!!

 

VOZ EN OFF: POLICÍA: ¡¡Se escapa uno!! Seguro que es el ladrón. ¡¡Ehhh!! Quédate dónde estás. ¿a dónde vas?

 

(Entra Doña Juana)

 

DOÑA JUANA: ¡Anda que me iba a ir yo sin mi bolso y mis dineros (se agacha a buscar todo lo suyo y va recogiendo monedas)

 

VOCES EN OFF:   POLICÍA: ¡Al suelo! Baje de ahí

                                  

TERESIANO: ¡¡No ve que no puedo!! ¡¡Estoy atrapado!!

         

POLICÍA: Iré a buscar a mis compañeros.

 

(Entra Boni al escenario)

 

BONI: A ver qué encuentro para hacer palanca. Si es que tenía que haber salido yo primero.

 

VOZ EN OFF: TERESIANO: ¿Boni? ¿Boni?, No me dejes aquí solo ¡¡Boniiiii!!!

 

BONI: ¡¡Cállate que nos van a oír!! (Ve a la abuela y le coge la cachaba)

 

DOÑA JUANA: ¿Y yo como ando?

 

BONI: Siga recogiendo sus monedas abuela, necesito su cachaba, es urgente.

 

(Sale del escenario y se escucha como lo azota)

 

VOZ EN OFF: TERESIANO: No Boni, en el culo no que es una zona muy sensible.

 

BONI: Empuja hacia fuera antes de que vuelva la policía.

 

TERESIANO: ¡Pero deja de azotarme y haz palancaaaa! Boniiii…

 

(En el escenario se ve a Doña Juana recogiendo monedas y se cierra el telón.

 

NEGRO FINAL

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com