Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

CAMBIO DE GUARDIA

de Rodolfo Cifarelli

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta en al final del texto su dirección electrónica.

 

CAMBIO DE GUARDIA FUE SELECCIONADA EN EL CERTAMEN DE OBRAS SEMIMONTADAS ORGANIZADO POR ARGENTORES, Y REPRESENTADA EL 8 DE OCTUBRE DE 2003 EN LA SALA GREGORIO DE LAFERRERE DE ARGENTORES, DIRIGIDA POR SUSANA TORRES MOLINA Y PROTAGONIZADA POR CRISTINA MERELLI, MARCELO MANGONE, HUGO MEN, PABLO RINALDI Y CHRISTIAN LAGE, COMO ASISTENTE DE DIRECCIÓN.

EN SETIEMBRE DE 2004 FUE ESTRENADA EN EL ESPACIO TEATRAL MARES, EL SALVADOR 5960, CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES, CON LA DIRECCIÓN DE HÉCTOR SAJÓN, PROTAGONIZADA POR RAÚL GARCÍA, VÍCTOR IPARRAGUIRRE, RAMÓN ZAMBRANO Y LUCÍA ZÓTTEL, CON DISEÑO DE LUCES DE JORGE MERZARI.

 

CAMBIO DE GUARDIA

de Rodolfo Cifarelli

rcifarelli@hotmail.com

ESCENARIO:

INTERIOR DE UNA VIEJA Y PEQUEÑA CASA. EN EL LATERAL IZQUIERDO SE VE UNA PUERTA DE HIERRO CON LOS VIDRIOS RAJADOS POR LA QUE ENTRA UNA LUZ TENUE, AMARILLA. EN LAS PAREDES DESCASCARADAS TODAVÍA RESISTEN FOTOS DE MUJERES DESNUDAS, DE EQUIPOS DE FÚTBOL (P.J., SELECCIÓN ARGENTINA DEL 78) Y BOXEADORES (P.J., MONZÓN, BONAVENA, GALÍNDEZ). EN EL LATERAL DERECHO UN BIOMBO DE PERFIL AL PÚBLICO PRETENDE OTORGAR INTIMIDAD A UN SECTOR DONDE SE VE UNA CAMA, UNA MESITA DE LUZ SOBRE LA QUE ESTÁ EL TELÉFONO, UN PERCHERO, ETC. DETRÁS DE LA CAMA ESTÁ EL BAÑO. AL FONDO DEL ESCENARIO VEMOS UN ARMARIO DESPINTADO, UNA ALACENA, UNA COCINA, UNA HELADERA, VIEJAS, CASI HERRUMBRADAS. CASI AL CENTRO DEL ESCENARIO UNA MESA REDONDA CON CUATRO SILLAS. SOBRE LA MESA PAQUETES DE CIGARRILLOS, CENICEROS, DIARIOS, UNA BOTELLA DE WHISKY, DOS VASOS. A LA DERECHA DE LA MESA UN TELEVISOR SOBRE UNA PILA DE GUÍAS TELEFÓNICAS.

 

PERSONAJES

HOMBRE 1, ENTRE 50 Y 55 AÑOS.

HOMBRE 2, ENTRE 30 Y 35 AÑOS.

VENDEDOR, ENTRE 45 Y 50 AÑOS.

MUJER, 30 AÑOS.

 

 

ACTO ÚNICO

 

LAS LUCES CRECEN LENTAMENTE SOBRE LOS DOS HOMBRES SENTADOS A LA MESA. EL HOMBRE 1 HABLA POR TELÉFONO  SENTADO SOBRE LA CAMA. EL HOMBRE 2 JUEGA AL SOLITARIO CON AIRE SOMBRÍO E INTIMIDATORIO.

HOMBRE 1.— (HABLANDO POR TELÉFONO.) ¿CÓMO? ¿QUÉ LE PASÓ? ¿ MUCHO? ¿QUÉ MIERDA LE DISTE DE COMER AL CHICO PARA QUE VOMITARA? YO NO PUEDO ESTAR TODO EL TIEMPO AHÍ PARA CONTROLARTE, PELOTUDA. ME TENÉS HARTO. ESTOY LABURANDO, QUERIDA, LABURANDO. ¿SABÉS LO QUE ES ESO? VOS LA PASÁS BIEN, MIRANDO LA TELE, BOLUDEANDO TODO EL SANTO DÍA. ¡DEJÁME DE JODER! ESCUCHÁ, ESCUCHÁ BIEN : VOS ME CONOCÉS. SI ME SEGUÍS JODIENDO LA VAS A PASAR MAL. (BREVE PAUSA.) ¡A VOS NO TE IMPORTA DÓNDE ESTOY YO! ( BREVE PAUSA.) YO QUÉ SÉ, LLAMÁ A UN MÉDICO, LLEVÁLO AL HOSPITAL. YO NO PUEDO IRME DE ACÁ. NO PUEDO ¿ENTENDÉS? ¡NO PUEDO!  (CORTA VIOLENTAMENTE) ¡HIJA DE PUTA! LO LLENA AL CHICO CON HAMBURGUESAS Y PAPAS FRITAS. DIOS MÍO. TODAVÍA SE QUEJA. MI VIEJA HACÍA PUCHERO PARA UN REGIMIENTO Y SI ABRÍA LA BOCA MI VIEJO LA CAGABA A PALOS. POBRE VIEJITA, BIEN CAGADA A PALOS QUE ESTABA.

EL HOMBRE 1 SE LEVANTA Y SE SIENTA JUNTO AL HOMBRE 2.

HOMBRE 1.— ¿SEGUÍS CON EL SOLITARIO? ¿QUÉ TIENE DE BUENO UN JUEGO COMO ÉSTE?

HOMBRE 2.— NADA.

HOMBRE 1.— AH. ME DEJÁS MÁS TRANQUILO.

PAUSA. EL HOMBRE 1 SE PONE A MIRAR DISTRAÍDAMENTE EL DIARIO.

HOMBRE 1.—  (ESCUCHANDO. )  LA PUTA MADRE. LLUEVE. ¿ESCUCHÁS? (EL HOMBRE 2 SÓLO SE CONCENTRA EN LAS CARTAS.) LA LLUVIA ME PARECE UNA COMPLICACIÓN, Y NI QUÉ HABLAR SI LLEGAMOS A TENER GOTERAS. LA PRIMERA VEZ QUE ESTUVE ACÁ, EN EL 76, ERA UN DILUVIO. ESTABA TODA LA CIUDAD INUNDADA. PERO ERA OTRA ÉPOCA. ¡QUÉ ÉPOCA! ESTO ERA UNA PINTURITA. TODO NUEVO, UN LUJO. TE HABLO DEL 75, 76, 77. VOS ERAS UN PIBE. TE PERDISTE UNA ÉPOCA EXTRAORDINARIA. UNO TRABAJABA SIN PRESIONES. AÑOS MARAVILLOSOS, QUÉ JODER. Y EL 78, UNA FIESTA. LA GENTE EN LAS CALLES. CAMPEONES DEL MUNDO. ¡CÓMO LLORÉ ESE DÍA! HASTA EL 81, 82, LA COSA ANDABA COMO DIOS MANDA. ¡TENÍAMOS HASTA OBRA SOCIAL! DESPUÉS TUVIMOS QUE ADAPTARNOS. NO HAY QUE QUEJARSE POR EL TRABAJO. SIEMPRE HAY ALGÚN CANDIDATO, ¿NO? (BREVE PAUSA.) ¿ REVISASTE LAS ARMAS?

HOMBRE 2.—  VEINTE VECES POR LO MENOS.

HOMBRE 1.—  NO ME GUSTA CORRER RIESGOS. (TOMA UNO DE LOS DOS REVÓLVERES QUE ESTÁN SOBRE LA MESA Y LE HACE GIRAR EL TAMBOR.) SIEMPRE HAY QUE ESTAR LISTO. EL JEFE ES IMPREDECIBLE. UNA VEZ ME DIJERON QUE TENÍA QUE ESPERAR UN MES POR LO MENOS. LLEGUÉ Y EL CANDIDATO CAYÓ A LAS DOS HORAS. OTRA VEZ ME DIJERON QUE TENÍA PARA DOS DÍAS COMO MÁXIMO Y ESTUVE ENCERRADO TRES MESES.

HOMBRE 2.― TRES MESES?

HOMBRE 1.― MIRÁ, ESTO ES ASÍ. O TE LA BANCÁS O TE LA BANCÁS. ¿NUNCA ESTUVISTE TRES MESES ENCERRADO EN ALGÚN LADO?

HOMBRE 2.― NO.

HOMBRE 1.― ¿SEGURO?

HOMBRE 2.― SEGURO.

HOMBRE 1.― NO TE CREO.

EL HOMBRE 2 ENCOGE LOS HOMBROS, MOLESTO.

HOMBRE 1.― YO ESTUVE ENCERRADO MUCHAS VECES. EN MUCHAS PARTES. PERO ES OTRA HISTORIA. ESTO ES MÁS TRANQUILO. UN LABURO DE VEZ EN CUANDO. SE PAGA BIEN. NO TE DIGO QUE ES UNA FORTUNA, PERO SE PAGA. ES PREFERIBLE A NO TENER NADA. A VOS TE MANDÓ EL ALEMÁN.

HOMBRE 2 ASIENTE CON LA CABEZA.

HOMBRE 1.― DE DÓNDE MIERDA TE HABRÁ SACADO EL ALEMÁN.

EL HOMBRE 2 NO RESPONDE.

HOMBRE 1.― YA SÉ. TE DIJE QUE NO HABLARAS.

HOMBRE 2 ASIENTE.

HOMBRE 1.― ¿CONMIGO TAMPOCO?

HOMBRE 2.― ME DIJO QUE CUMPLIERA ÓRDENES. NADA MÁS.

HOMBRE 1.― ¿Y SI YO TE ORDENO QUE ME CHUPES LA PIJA?

PAUSA CORTA.

HOMBRE 2.― SÓLO RESPONDO ÓRDENES QUE TENGAN QUE VER CON EL TRABAJO.

TIMBRE DE LA PUERTA. EL HOMBRE 2 DEJA DE JUGAR. SE LEVANTA, TOMA EL ARMA DE LA MESA Y SE LA PONE EN LA ESPALDA PARA ESCONDERLA PARCIALMENTE EN EL PANTALÓN, SUJETADA POR EL CINTURÓN. EL HOMBRE 1 TOMA EL ARMA RESTANTE Y HACE LO MISMO.

HOMBRE 1.— ¿NO TE DIJE? EL JEFE ES IMPREDECIBLE. AHORA VAS, LO TRAÉS HASTA ACÁ, Y LO HACEMOS.

HOMBRE 2.— ¿Y SI VIENE ACOMPAÑADO?

HOMBRE 1.—  NO ANDA ACOMPAÑADO. DE TODOS MODOS, EN EL CASO DE QUE VENGA CON ALGUIEN, NO VAMOS A DEJAR TESTIGOS. EN UNOS MINUTOS LO TERMINAMOS Y NOS VAMOS A COMER ALGO POR AHÍ. ¿TE PASA ALGO? ESTÁS PÁLIDO. NO TE CAIGAS AHORA, CHE.

HOMBRE 2.— ME SIENTO BIEN.

OTRO TIMBRE DE LA PUERTA.

HOMBRE 1.—  ¿SEGURO? MIRÁ QUE PUEDO HACERLO SOLO.

HOMBRE 2.—  ME SIENTO BIEN.

HOMBRE 1.— ES TU PRIMERA VEZ. A TODOS NOS PASA LO MISMO LA PRIMERA VEZ. HAY QUE ACOSTUMBRARSE. NADA MÁS.

EL HOMBRE 2 SALE POR EL LATERAL DERECHO. EL HOMBRE 1 SE SIENTA A LA MESA, SACA EL ARMA, REVISA RAPIDAMENTE EL TAMBOR Y LA VUELVE A COLOCAR TRAS SU ESPALDA. ENTRAN EL HOMBRE 2 Y EL VENDEDOR. AL VERLOS ENTRAR EL HOMBRE 1 SE LEVANTA DE LA SILLA.

VENDEDOR.—  (AL HOMBRE 2, QUE LO SIGUE.) ES SÓLO UN MINUTO, HERMANOS, LE MUESTRO EL MATERIAL Y NO LOS MOLESTO MÁS, LE DOY MI PALABRA.

HOMBRE 2.—  (AL HOMBRE 1) EL SEÑOR ES ...

VENDEDOR.— (AL HOMBRE 1.) VENDEDOR, SEÑOR, VENDEDOR. VENDO BIBLIAS FORRADAS EN EL MEJOR CUERO DEL PAÍS, PRECIOS ACCESIBLES.

HOMBRE 1.—  (AL VENDEDOR.) DISCÚLPENOS UN MOMENTO. ( APARTE, AL HOMBRE 2.) ESTE NO ES EL HOMBRE.

HOMBRE 2.—  ¿NO SE HABRÁ DISFRAZADO?

HOMBRE 1.—  ¿PARA QUÉ TENEMOS LA FOTO? ¡CÓMO PUEDE SER QUE NO TE ACUERDES DE LA CARA DEL TIPO!

HOMBRE 2.—  NO PUEDO SACÁRMELA DE LA CABEZA.

HOMBRE 1.— ¿ POR QUÉ CARAJOS LO DEJASTE ENTRAR ENTONCES?

HOMBRE 2.—  INSISTIÓ TANTO QUE PENSÉ QUE PODÍA SER ÉL.

HOMBRE 1.—  SOS UN IRRESPONSABLE, PIBE. TENDRÍA QUE HABER IDO YO.

HOMBRE 2.—  PUEDO MATARLO AHORA MISMO.

VENDEDOR.—  ¿PUEDO PEDIRLES UN FAVOR? (DEJA LA VALIJA DE GASTADO CUERO NEGRO SOBRE LA MESA.) PERDONEN MI ATREVIMIENTO, PERO NECESITO IR AL BAÑO.

HOMBRE 1.— PASANDO EL BIOMBO.

EL VENDEDOR SE DIRIGE RAPIDAMENTE HACIA EL BAÑO.

HOMBRE 1.— VAMOS A ESPERAR QUE LLEGUE EL CANDIDATO Y LOS MATAMOS A LOS DOS. TODO VA A TERMINAR BIEN. COMO SIEMPRE.

HOMBRE 2.—  COMO USTED DIGA.

EL VENDEDOR SALE DEL BAÑO.

VENDEDOR.—  MUCHAS GRACIAS, HERMANOS. NO SABEN CÓMO LO NECESITABA. (ABRE LA VALIJA Y SACA UNA BIBLIA.) PUEDEN COMPROBAR QUE EL MATERIAL ES EXCELENTE.

HOMBRE 1.— CREO QUE NO ME ENTENDIÓ. NO QUEREMOS COMPRAR NADA.

VENDEDOR.— ( TEMEROSO.) HERMANOS, ESPERO QUE ME ENTIENDAN. ENTRÉ A VUESTRO HOGAR PORQUE... (VACILA.) PORQUE ME ESTÁN PERSIGUIENDO.

HOMBRE 1.— ¿QUIÉN LO ESTÁ PERSIGUIENDO?

VENDEDOR.— ES LARGO DE EXPLICAR, SEÑOR.

HOMBRE 1.— NO QUIERO QUE EXPLIQUE NADA.

VENDEDOR.— ( DESESPERADO.) ¡MI VIDA CORRE PELIGRO!

HOMBRE 1.— ¿POR QUÉ LO ESTÁN PERSIGUIENDO?

TIMBRE DE LA PUERTA.

VENDEDOR.—  (IGUAL.) ¡ES ELLA! ¿DÓNDE PUEDO ESCONDERME?

HOMBRE 1.—  NO NECESITA ESCONDERSE.

VENDEDOR.—  ( IGUAL.) ES CAPAZ DE MATARME.

HOMBRE 1.— NADIE VA A MATARLO. NO SE MUEVA.

APARTE HOMBRE 1 Y HOMBRE 2.

HOMBRE 1.—  ¿TE ACORDÁS BIEN DE LA CARA DEL CANDIDATO ?

HOMBRE 2.—  SÍ, ME ACUERDO.

HOMBRE 1.—  OKEY. LO TRAÉS Y LO HACEMOS, TRANQUILOS. ANDÁ.

EL HOMBRE 2 SALE HACIA LA PUERTA POR EL LATERAL DERECHO.

VENDEDOR.—  (AL HOMBRE 1.) ELLA ES FUERTE, SEÑOR, SÉ DE LO QUE HABLO. NO QUIERO CAUSAR PROBLEMAS EN LA CASA DE UN PRÓJIMO, PERO LE ASEGURO QUE DA MIEDO CUANDO SE ABALANZA CON SUS GARRAS POSEÍDAS POR EL DEMONIO.

ENTRAN EL HOMBRE 2 Y LA MUJER.

MUJER.— (AL VENDEDOR.) ¿HABLABAS DE MÍ, QUERIDO CHUPACIRIOS? ¿POR QUÉ NO DEJÁS LOS LIBRITOS Y TE BUSCÁS UN LABURO COMO LA GENTE, ASÍ TE DEJÁS DE RETORCER DE HAMBRE A LA NOCHE?

VENDEDOR.—  MI AMOR, TE JURO QUE CAMINÉ 78 CUADRAS Y MEDIA, TOQUÉ 136 TIMBRES, 31569 PASOS, 65472 PALABRAS...

MUJER.— (INTERRUMPIÉNDOLO.) ¡BASTA, IDIOTA! ¿CUÁNTAS VENDISTE HOY?

VENDEDOR.—  (MIRA A LOS HOMBRES, AVERGONZADO.)  UNA.

MUJER.—  MOSTRAME LA GUITA.

VENDEDOR.—  TUVE QUE FIARLE. ERA UNA JUBILADA, QUERIDA.

MUJER.—  ¡SI SERÁS BOLUDO! AHORA SEGURO QUE LLEGÁS A LA PIEZA Y VAS A QUERER ACOSTARTE ¿NO? NO, QUERIDO, ES LA ÚLTIMA QUE SOPORTO DE VOS. ¿SABÉS DÓNDE TE VAS A ACOSTAR? ¡EN EL PISO!

VENDEDOR.— (LASTIMOSO.)  NO, EN EL PISO NO, DESPUÉS ME DUELE LA ESPALDA.

MUJER.—  REZÁ PARA NO QUE NO TE DUELA, ¿O NO DECÍS VOS QUE CON LA PALABRA SE SOPORTA CUALQUIER COSA? CARADURA. ¿POR QUÉ NO LES CONTÁS QUE DEJASTE A TU ESPOSA CON DOS CRÍOS FLAQUITOS CON LOS MOCOS HASTA LAS RODILLAS PARA VENIR A VIVIR CONMIGO?

VENDEDOR.— (A LOS HOMBRES, DESBORDADO.)  ¡ES MENTIRA!  ¡ TODO MENTIRA, MENTIRA, MENTIRA... (CALLA, ABRUMADO BAJO LA MIRADA INQUISITIVA  DE LOS DOS HOMBRES.)

MUJER.—  (A LOS HOMBRES.) LA ESPOSA LLORABA Y SE MALDECÍA POR HABER TENIDO HIJOS CON ESTE PARÁSITO, Y UNA NOCHE, EL SEÑORITO DE LAS BIBLIAS FUE A LLEVARLE CUATRO PESOS LOCOS A LA CRÍA, ¿Y CON QUÉ SE ENCONTRÓ? (AL VENDEDOR.) ¿NO LE CONTASTE ESO, BEBÉ?

PAUSA. EL HOMBRE 1 Y EL HOMBRE 2 LOS CONTEMPLAN CON UNA MEZCLA DE AMENAZA Y DESCONCIERTO. LA MUJER CONTEMPLA SONRIENTE Y TRIUNFANTE, AL VENDEDOR, QUE ADOPTA LA POSTURA DE UN NIÑO VENCIDO.

HOMBRE 1.—  (AL VENDEDOR.) ¿CON QUÉ SE ENCONTRÓ?

VENDEDOR.—  ESTO NO ES FÁCIL PARA MÍ. NO, NADA FÁCIL.  (BREVE PAUSA.) ¿CON QUÉ ME ENCONTRÉ? CON ALGO QUE NADIE PODRÍA OLVIDAR NUNCA. MI ESPOSA SE... (GIME.) SE MATÓ, HERMANOS. EL DISPARO ENTRÓ POR UN PARIETAL Y SALIÓ POR EL OTRO. YO MISMO TUVE QUE LAVAR EL PISO DE ESA PIEZA MISERABLE. ME OBLIGARON A LAVAR TODO LO QUE SE MANCHÓ. NUNCA VI TANTA SANGRE. (BREVE PAUSA.) CUANDO TERMINÉ DE LIMPIAR TODO, SALÍ A LA CALLE. Y NO VOLVÍ MÁS.

PAUSA. LA MUJER DEJA LA CARTERA SOBRE LA MESA Y SE SIENTA EN UNA SILLA, SE QUITA LOS TACOS Y COMIENZA A FROTARSE LOS DEDOS DE LOS PIES. EL VENDEDOR SE SIENTA EN OTRA SILLA, APESUMBRADO. EL HOMBRE 2 RECOMIENZA EL SOLITARIO. EL HOMBRE 1 RONDA ALREDEDOR DE ELLOS.

HOMBRE 1.—  (AL VENDEDOR, SIN DEJAR DE MIRAR A LA MUJER.) ¿A QUÉ SE DEDICABA ANTES DE VENDER BIBLIAS?

VENDEDOR.—  HICE DE TODO, SEÑOR. HASTA TRABAJÉ EN UN CIRCO.

MUJER.— ( RIENDO, BURLONA. ) IMITABA ANIMALES.

VENDEDOR.—  (A LA MUJER.) ME SALÍA BIEN EL LOBO, ¿NO?

MUJER.—  ( IRÓNICA )  SÍ, UNA IMITACIÓN GENIAL.

VENDEDOR.—  (AL HOMBRE 1.) ERA BUENO, CRÉAME. ¿QUIERE QUE LE HAGA UNA DEMOSTRACIÓN?

MUJER.—  ( IGUAL.)  DA MIEDO CUANDO HACE EL LOBO.

VENDEDOR.—  (INCORPORÁNDOSE.)  NECESITO UNOS SEGUNDOS DE CONCENTRACIÓN. (CIERRA LOS OJOS, SE PONE LAS MANOS EN EL PECHO, Y AÚLLA, DESAFINADO Y PATÉTICO.)  PUEDO HACER TAMBIÉN AL LEÓN. O AL MONO. ME SALE BIEN EL MONITO. ME APLAUDÍAN MUCHO CON EL MONITO.

MUJER.—  CÓMO ME EXCITA CUANDO HACE EL MONITO.

VENDEDOR.—  UN SEGUNDO, POR FAVOR. (VUELVE A CONCENTRARSE E IMITA TORPEMENTE A UN MONO.)

MUJER.—  (FINGIENDO EXCITARSE, BURLONA.) SALTÁ, QUERIDO, DALE, SALTÁ. (EL VENDEDOR SALTA DE UN LADO A OTRO, INCONTROLABLE.)

HOMBRE 1.—  BASTA. (EL VENDEDOR NO LO ESCUCHA, SIGUE SALTANDO Y HACIENDO MUECAS. SEVERO.) ¡BUENO, VIEJO, CÓRTELA!

EL VENDEDOR SE DETIENE FRENTE A LA PUERTA QUE DA AL PATIO.

VENDEDOR.— PUEDO HACER AL ELEFANTE. ES UN POCO MÁS COMPLICADO, PERO PUEDO HACERLO.

HOMBRE 1 .—  NO. ES SUFICIENTE. (A LA MUJER .) ¿CÓMO TE DIVERTÍS CON ESTE TIPO?

MUJER.—  ¿QUÉ ES LO QUE PENSÁS VOS?

HOMBRE 1.— QUE ESTÁS MUY ABURRIDA.

MUJER.— BASTANTE.

HOMBRE 1.— Y CANSADA.

MUJER.— UN POCO.

HOMBRE 1.— PODÉS DESCANSAR.

MUJER.— ME GUSTARÍA.

HOMBRE 1.— Y PODÉS PONERTE CÓMODA.

PAUSA. EL HOMBRE 1 LA TOMA DE UN BRAZO Y LA LLEVA HACIA LA CAMA. EL HOMBRE 1 Y LA MUJER SE BESAN. LUEGO EL HOMBRE 1 SE QUITA EL REVÓLVER Y LO DEJA SOBRE LA CAMA. SE SIENTA SOBRE LA CAMA Y HACE ARRODILLAR A LA MUJER PARA QUE LE PRACTIQUE SEXO ORAL. EL VENDEDOR SIGUE ABSORTO FRENTE A LA PUERTA. SILBA, BAMBOLEÁNDOSE AL COMPÁS DE SUS SILBIDOS. EL HOMBRE 2 OBERVA AL HOMBRE 1 Y A LA MUJER, Y LUEGO COMIENZA OTRA VEZ EL SOLITARIO. MIRARÁ DE VEZ EN CUANDO DE REOJO HACIA EL BIOMBO.

HOMBRE 2.—  (RESENTIDO CON LAS CARTAS.) PUTA MADRE. HOY NO ME SALE UNA.

VENDEDOR.—  ¿ME HABLABA?

HOMBRE 2.—  NO.

VENDEDOR.—  CREÍ QUE ME HABLABA.

HOMBRE 2 .— NO LE HABLABA A USTED.

VENDEDOR .— MIL DISCULPAS ENTONCES. (BREVE PAUSA.) ¿USTED NO ES DEL BARRIO, NO?

HOMBRE 2 .— NO SOY DEL BARRIO. NO SOY DE NINGÚN BARRIO.

VENDEDOR.—  ¿ CÓMO SE LLAMA?

HOMBRE 2.—  NO TENGO NOMBRE.

VENDEDOR.—  TODOS TENEMOS UN NOMBRE.

HOMBRE 2.—  MI NOMBRE ES NADIE.

VENDEDOR.—  ¿QUIERE SABER MI NOMBRE?

HOMBRE 2.—  NO. (RECOMIENZA EL SOLITARIO.) DÉJEME EN PAZ.

VENDEDOR-.— POR SUPUESTO, SEÑOR. (BREVE PAUSA.) ELLA NO ES MALA. HA SIDO USADA POR CIENTOS DE HOMBRES. PERO NO ES MALA. ES COMO ES.

HOMBRE 2.— NO ME INTERESA ELLA.

VENDEDOR.— A ELLA LE GUSTA ANDAR POR LUJÁN, PERGAMINO, QUÉ SÉ YO CUÁNTAS TAPERAS. ELLA ME DICE : SON TAPERAS DE LUJO. ESTUVO TRABAJANDO EN SALTO, EN COLONIA. DUELE, PERO SE LA BAJARON TODOS. HASTA LA LEGIÓN EXTRANJERA. QUIÉN SABE. QUIZÁ ACÁ ES LA LEGIÓN EXTRANJERA, Y NOSOTROS LOS ÚLTIMOS LEGIONARIOS.

HOMBRE 2.— ¿ME VA A DEJAR JUGAR TRANQUILO?

VENDEDOR.— SÍ, SEÑOR. (BREVE PAUSA.) ELLA SE PASA LAS TARDES DE LOS DOMINGOS DESNUDA FUMANDO EN LA CAMA. ME MIRA, LOS OJOS GRANDES Y NEGROS, LAS PIERNAS LARGAS, PERFECTAS, Y LOS PEZONES, AY LOS PEZONES, OSCUROS, REDONDOS, Y YO ...

EL HOMBRE 2 SACA EL REVÓLVER Y LE PONE EL CAÑO EN LA SIEN.

HOMBRE 2.— ¿LA VA A TERMINAR?

EL VENDEDOR ASIENTE CON LA CABEZA. EL HOMBRE 2 LE QUITA EL ARMA DE LA SIEN Y LA APOYA EN LA MESA. COMIENZA OTRA VEZ EL SOLITARIO. EL VENDEDOR SE LEVANTA Y SE ENCAMINA HACIA LA MESA Y TOMA SORPRESIVAMENTE EL ARMA.

HOMBRE 2.—  ¿QUÉ HACE?

VENDEDOR.— (APUNTÁNDOLE, MARCIAL.) ¡DE PIE, LARVA ANÓNIMA! ¿PUEDE DECIRME HASTA CUÁNDO TRIUNFARÁN LOS PERVERSOS? NO, Y LE VOY A DECIR POR QUÉ NO PUEDE: ¡PORQUE USTED ES UNO DE LOS  PERVERSOS!

EL HOMBRE 1 EMPUJA A LA MUJER Y SALE DE DETRÁS DEL BIOMBO AJUSTÁNDOSE EL CINTURÓN DEL PANTALÓN. LA MUJER TOMA EL REVÓLVER QUE EL HOMBRE 1 DEJÓ SOBRE LA CAMA Y VA TRAS ÉL.

HOMBRE 1.— (AL VENDEDOR.) ¡SUELTE EL ARMA!

LA MUJER LE APUNTA A LA NUCA DEL HOMBRE 1.

MUJER.— QUIETITO.

HOMBRE 1.— ¿QUÉ HACÉS, LOCA DE MIERDA?

MUJER.— QUIETITO, DIJE. CAMINÁ.

LA MUJER LLEVA AL HOMBRE 1 APUNTÁNDOLE HACIA EL HOMBRE 2.

VENDEDOR .— AQUÍ ESTAMOS. EN UNA CASA PACÍFICA, EN UNA NOCHE TEMPLADA, EN UNA CIUDAD QUE HURGA EL SOSIEGO EN SUS PROPIAS ENTRAÑAS. EL MAL CRECE A NUESTRO ALREDEDOR, ¿Y QUÉ HACEMOS? NADA. DESPUÉS DE TODO, NO EXISTEN GRANDES ACONTECIMIENTOS, SÍ ENORMES DESGRACIAS, SÍ DECISIONES IRREVOCABLES, SÍ SANTOS NACIDOS PARA EL OLVIDO Y EL CASTIGO MÁS HORRENDO.  PERO NADIE VE NADA. ES TERRIBLE. NO HAY PREMIOS PARA LOS REDIMIDOS, NO HAY CASTIGOS PARA LOS PECADORES. ¿SABEN POR QUÉ CREO NECESARIO EL CASTIGO? (GOLPEA CON LA CULATA DEL ARMA EN LA ESPALDA AL HOMBRE 2, QUE GRITA, DOLORIDO.) ¡PORQUE VIVO CASTIGÁNDOME, PIOJOS INSERVIBLES! (OTRO CULATAZO, Y EL HOMBRE 2 GRITA AÚN MÁS FUERTE, Y SE DERRUMBA CONTRA EL PISO.) ¡IMBÉCILES! ¿NO SE DIERON CUENTA? LA FE NO ME DEFINE COMO CREYENTE. ES EL PRODUCTO QUE NECESITO VENDERLES EL QUE ME HACE CREER PARA QUE USTEDES CREAN. SE TRATA DE UN JUEGO QUE SE LLAMA OFERTA Y DEMANDA, UN JUEGO QUE CON EL TIEMPO SE TORNA ABURRIDO Y FASTIDIOSO. (A LA MUJER.) ¿NO SE TE OCURRE OTRO JUEGO, MAMI?

MUJER.— SE ME OCURRE LA VIEJA Y TRISTEMENTE CÉLEBRE RULETA RUSA, PAPI.  ¿DE DÓNDE VENDRÁ LA RULETA RUSA?

VENDEDOR.—  SUPONGO QUE DE UNA NOVELA DE DOSTOWIEVSKY, MAMI. (GIRA EL TAMBOR DEL ARMA, LO TRABA Y LE APOYA EL CAÑO ENTRE LAS PIERNAS AL HOMBRE 1. EL HOMBRE 1 CIERRA LOS OJOS.)

MUJER.— ¿DOSTO QUÉ?

VENDEDOR.— NO IMPORTA, MAMI. (AL HOMBRE 1.) EMPIEZO : UNO. DOS. (BREVE PAUSA.) TRES.  (GATILLA, Y SÓLO SE ESCUCHA EL RUIDO SORDO DEL PERCUTOR. EL HOMBRE 1 SE AFLOJA Y CAE DE RODILLAS. AL HOMBRE 2.) SEGUIMOS CON EL PRÓXIMO CONCURSANTE. (GIRA EL TAMBOR Y LE APOYA EL CAÑO EN LA SIEN DERECHA. EL HOMBRE 2 NO PUEDE DEJAR DE TEMBLAR. EL VENDEDOR GATILLA, Y OTRA VEZ SÓLO SE ESCUCHA EL RUIDO SORDO DEL PERCUTOR.) ¿VEN? TODO ES CUESTIÓN DE SUERTE. (A LA MUJER.) HASTA AHORA JUGAMOS AL DESTINO. AHORA VAMOS A JUGAR A LA JUSTICIA. (GOLPEA EN LA ESPALDA CON LA CULATA DEL ARMA AL HOMBRE 2.) ¡ARRODÍLLESE JUNTO A SU COMPAÑERO! (AL HOMBRE 1.) USTED VA A SER EL ACUSADO. (AL HOMBRE 2.) Y USTED, EL DEFENSOR. (A LA MUJER.) SEÑORA FISCAL, PUEDE COMENZAR CON LA ACUSACIÓN.

MUJER.— ¿ES NECESARIA?

VENDEDOR.—DEBEMOS RESPETAR LOS SAGRADOS PROCEDIMIENTOS JUDICIALES.

MUJER.— LOS ACUSO DE... (DUDA.) ¿DE QUÉ LOS ACUSÓ, PAPI?

VENDEDOR.— PERFECTAMENTE DESARROLLADA LA ACUSACIÓN, EL TRIBUNAL CEDE LA PALABRA AL SEÑOR DEFENSOR. (AL HOMBRE 2.) LO ESCUCHO.

HOMBRE 2.— ESTOY ACÁ POR ÉL.

VENDEDOR.—  ¿ALGO MÁS?

HOMBRE 2.— ÉL ME LLAMÓ PARA HACER UN TRABAJO.

VENDEDOR.— (AL HOMBRE 1.) ¿ES CIERTO LO QUE ACABA DE AFIRMAR EL SEÑOR DEFENSOR?

HOMBRE 1.— ÉL ESTÁ ACÁ PORQUE QUIERE.

VENDEDOR .—  ¿QUÉ OPINA EL DEFENSOR DE LA DECLARACIÓN DE SU DEFENDIDO?

HOMBRE 2.—  (AL VENDEDOR.) QUE ES UN ASESINO. VIVE JACTÁNDOSE DE SUS CRÍMENES.

HOMBRE 1.—  (AL HOMBRE 2.) ¡VOS TAMBIÉN SOS UN ASESINO!

VENDEDOR.— (AL HOMBRE 1.) SU DEFENSOR, CREO, NO ESTÁ MUY EMPEÑADO EN LLEVAR ADELANTE SU TRABAJO. (A LA MUJER.) ¿QUIERE LA SEÑORA FISCAL REALIZAR ALGUNA PREGUNTA?

MUJER.— (AL VENDEDOR.) DESEARÍA SABER, SU SEÑORÍA, A QUÉ CLASE DE TRABAJO SE DEDICAN ESPECÍFICAMENTE EL DEFENSOR Y EL REO.

VENDEDOR.— PROCEDENTE. (AL HOMBRE 1.) CONTESTE A LA SEÑORA FISCAL.

HOMBRE 1.— (MIRANDO HACIA EL PISO.) ES UN TRABAJO COMO CUALQUIER OTRO.

MUJER.— (AL VENDEDOR.) NO CONTESTA, SEÑORÍA.

VENDEDOR.— (AL HOMBRE 2.) ¿QUIERE EL DEFENSOR ACLARAR LA CUESTIÓN?

HOMBRE 2.— SÍ. (BREVE PAUSA.) MATAMOS GENTE. ARRÁNQUENLE LAS UÑAS Y QUÉMENLE LOS OJOS SI NO ABRE LA BOCA. ESO HACÍA ÉL. SUS TIEMPOS GLORIOSOS. ASÍ LO DIJO ÉL.

EL VENDEDOR Y LA MUJER SE MIRAN.

VENDEDOR.— BIEN. ESTAMOS LLEGANDO A LOS UMBRALES DEL PASADO. ACONTECIMIENTOS DECIDIDAMENTE INTERESANTES. (AL HOMBRE 1.) DEBE AHORA USTED DECLARAR SOBRE LA VERACIDAD DE LOS DICHOS DEL SEÑOR DEFENSOR.

HOMBRE 1.— ES TODO MENTIRA.

VENDEDOR.— ¿POR QUÉ OBSTACULIZA AL SANO DESARROLLO DE LA JUSTICIA, MI QUERIDO ACUSADO? CUANDO SE DICE QUE TODO ES MENTIRA SE ANULA LA EXISTENCIA MISMA DEL MUNDO. (SE ACERCA AL HOMBRE 1 Y LE PONE LA BOCA DEL CAÑO EN LA FRENTE.) NO ME AGRADARÍA QUE USTED TOMARA ESTO COMO ALGO PERSONAL, PERO NECESITO UNA CONFESIÓN SINCERA PARA LLEVAR A BUEN PUERTO ESTE PROCESO. Y LE ASEGURO QUE ESTOY DISPUESTO A CUALQUIER COSA PARA LLEVAR A BUEN PUERTO ESTE PROCESO. AHORA TRATE DE SORPRENDERNOS. HASTA AHORA USTED HA SIDO HARTO PREVISIBLE. DÉJEME DECIRLE QUE SI BUSCA CASTIGO, DEBE SER CONSCIENTE DE QUE EL CASTIGO VERDADERO QUEDA RESERVADO PARA LOS SANTOS. ABANDONE ESA EXPRESIÓN ATERRADA, EL TEMBLOR EN LOS LABIOS, Y LIBÉREME DE UNA DUDA: ¿QUÉ CLASE DE INFIERNO PUEDE INSTAURAR LA IMPUNIDAD?

HOMBRE 1.— NO LO SÉ.

VENDEDOR.— USTED CALLA. Y YO SÉ POR QUÉ CALLA. LOS ASESINOS CALLAN PARA CONDENARSE. PERO NO DESESPERE. LA CONFESIÓN DE LO INCONFESABLE NO ALCANZA TAMPOCO PARA BORRAR EL PASADO Y HACERLE CREER A LAS VÍCTIMAS QUE OTRO FUTURO ES POSIBLE. LA CULPA NO VA A SALVARNOS. ¿SABEN QUIÉNES INVENTARON LA CULPA? LOS PRIMEROS PADRES PARA SOMETER SIN NECESIDAD DE LÁTIGOS A LOS PRIMEROS HIJOS. EXISTE LA CULPA PORQUE ES NECESARIA LA JERARQUÍA, Y LA JERARQUÍA ASEGURA EL ORDEN. ¿QUÉ ORDEN MÁS RESPONSABLE QUE EL QUE SE BASA EN LA CULPA? PERO AHORA NO HAY DIOSES NI PADRES. ALGUNA VEZ LOS HUBO, PERO YA RONCAN SEPULTADOS MIL METROS BAJO EL NIVEL DEL MAR, Y SÓLO NOS QUEDAN DE ELLOS LÁPIDAS CON INSCRIPCIONES ILEGIBLES. (AL HOMBRE 2.) SEÑOR DEFENSOR, ¿HASTA CUÁNDO PIENSA QUE VAMOS A TOLERAR LA FALTA DE COLABORACIÓN DE SU DEFENDIDO? TIENE LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD PARA HACER VALER LOS DERECHOS DEL REO.

HOMBRE 2.— NO ME INTERESAN SUS DERECHOS. MÁTENLO. YO NO LOS VOY A DENUNCIAR.

PAUSA. EL VENDEDOR SE SIENTA Y SE SIRVE WHISKY. BEBE.

VENDEDOR.— HAGAMOS UN BREVE REPASO DE LA SITUACIÓN. EL DEFENSOR NO HA COLABORADO. EL REO TAMPOCO, Y LA ACUSACIÓN HA SIDO SUFICIENTEMENTE CLARA. ¿QUÉ DICE SOBRE EL PARTICULAR, SEÑORA FISCAL?

MUJER.— QUIERO HACER ALGO, SU SEÑORÍA.

VENDEDOR.— PROCEDA, SEÑORA FISCAL.

ELLA TOMA SU CARTERA DE LA MESA Y SACA UN LÁPIZ LABIAL. SE ACERCA AL HOMBRE 1.

MUJER.—  QUIETITO. (LE APOYA EL CAÑO EN LA FRENTE Y COMIENZA A PINTARLE LOS LABIOS.) ASÍ ME GUSTA. (SE PONE DETRÁS DE ÉL. SE QUITA LA PELUCA RUBIA Y SE LA COLOCA. AL VENDEDOR.)  TENEMOS UNA NENA. ¿NO QUERÍAS TENER UNA NENA, PAPI? PARA PEINARLA, PARA LLEVARLA A LA PLAZA Y PARA PEGARLE EN LA COLITA. (LE PEGA UNA PATADA EN EL CULO AL HOMBRE 2.)

MUJER.—  (AL VENDEDOR. ) HAY UN PROBLEMA, PAPI.

VENDEDOR.—  ¿CUÁL, MAMI ?

MUJER.—  NO PODEMOS TENER UNA NENA Y UN NENE.

VENDEDOR.—  ¿ POR QUÉ, MAMI ?

MUJER.—  MUCHO GASTO, PAPI. QUIZÁ, EN EL FUTURO. AHORA ES IMPOSIBLE.

VENDEDOR.—  ESTO QUIERE DECIR QUE UNO SOBRA.

MUJER.—  SÍ.

VENDEDOR.—  ES UNA LÁSTIMA.

MUJER.—  A MÍ ME GUSTAN LOS NENES, PAPI.

VENDEDOR.—  A MÍ TAMBIÉN, MAMI.

MUJER.—  ENTONCES SOBRA LA NENA, PAPI.

VENDEDOR .— NO CONOZCO A NADIE PARA DEJARLE UNA NENA.

MUJER .— NO PODEMOS DEJARLE UNA NENA A UN DESCONOCIDO.

VENDEDOR .— ¡NOOOOOOOO! PODRÍAN ABUSAR DE ELLA, MAMI.

MUJER .— EXACTAMENTE, PAPI.

VENDEDOR.— HAY MUCHOS ABUSADORES DE NIÑOS, MAMI.

MUJER.— Y MUCHOS DEFENSORES PARA ESOS ABUSADORES, PAPI.

VENDEDOR .— ES DOLOROSO, PERO HAY QUE SACRIFICAR A LA NENA.

HOMBRE 1.— (AL VENDEDOR.) NO. UN MOMENTO, ESCUCHAME. NO PODÉS MATARME. HACELO MIERDA A ÉL. NO HACE OTRA COSA QUE JUGAR A LAS CARTITAS. YO TENGO FAMILIA. ÉL NO. NO TIENE NADA, NO LE IMPORTA NADA.

VENDEDOR.— (AL HOMBRE 2.) ¿QUÉ DICE SOBRE EL TEMA, SEÑOR DEFENSOR?

HOMBRE 2.— TENGO UN HERMANO. NO PUEDE TRABAJAR, QUEDÓ CIEGO EN LA GUERRA.

VENDEDOR.— (A LA MUJER.)  ¿QUÉ PIENSA, SEÑORA FISCAL?

MUJER.— QUE LA NENA HA HECHO MUCHOOOOOOO, MUCHO MAL A LA GENTE.

HOMBRE 1.— YO NUNCA LE HICE MAL A NADIE. SOY INOCENTE.

VENDEDOR.—  (LO GOLPEA EN EL ESTÓMAGO.) ¡NADIE ES INOCENTE! (A LA MUJER.) PUEDE PEDIR LA PENA, SEÑORA FISCAL.

PAUSA. LA MUJER SE SIRVE WHISKY. BEBE LENTAMENTE. LUEGO SE ACERCA AL VENDEDOR Y BAJA EL PULGAR.

VENDEDOR.— NO PODRÍA HABER SIDO MÁS CLARA, MI SEÑORA.

HOMBRE 1.— UN MOMENTO, POR FAVOR... (BREVE PAUSA.) QUIERO DECLARAR.

VENDEDOR.— (AL HOMBRE 2.) ¿QUÉ OPINA EL SEÑOR DEFENSOR?

HOMBRE 2.— (TEMEROSO.) ¿PUEDO SEGUIR JUGANDO AL SOLITARIO ?

EL VENDEDOR TOMA EL MAZO DE CARTAS DE LA MESA Y SE LO TIRA. EL HOMBRE 2 ORDENA EL MAZO Y COMIENZA A JUGAR SENTADO EN EL PISO.

VENDEDOR.— (AL HOMBRE 1.) COMO VE, SU DEFENSOR SE HA DESENTENDIDO DEL PROCESO. PERO NO DESESPERE. NO ES LA PRIMERA VEZ QUE OCURRE. ESCUCHO CON ATENCIÓN LA DECLARACIÓN DE SUS CRÍMENES.

HOMBRE 1.— SOY UN ASESINO. ES MI TRABAJO. NUNCA LO HICE POR MOTIVOS PERSONALES. MATÉ A MUCHOS. PERDÍ LA CUENTA. CADA VEZ QUE PASA ES PARECIDA Y DISTINTA A LA ANTERIOR. (BREVE PAUSA.) NO TENGO NADA MÁS PARA DECIR.

VENDEDOR.— BIEN. (BREVE PAUSA.) QUIERO SERLE SINCERO, MI AMIGO. SU ARREPENTIMIENTO SÓLO ME TRAE A LA MEMORIA LA MORAL DE LOS BÁRBAROS DE QUIENES DESCENDEMOS, QUE MATABAN SIN PIEDAD, QUE VIOLABAN SIN PIEDAD, QUE TORTURABAN SIN PIEDAD, Y LUEGO HACÍAN LA ENMIENDA POR HOMICIDIO, VIOLACIÓN Y TORTURA ANTE SUS BLANDOS CONFESORES. LA ENMIENDA ERA ASÍ CONVERTIDA EN LA HABILITACIÓN MORAL PARA LOS CRÍMENES FUTUROS. NO, HERMANO. HAY QUE EVITAR LAS CONFESIONES HUMILLANTES Y UBICARSE DIRECTAMENTE EN EL PLENO DERECHO DE MATAR. PROBABLEMENTE SE PUEDA VIVIR SIN AMOR, ¿PERO SE PUEDE VIVIR SIN EL CASTIGO? NO. EL CASTIGO ENGENDRA EL ORDEN, Y EL ORDEN DEBE REINAR EN CADA RESQUICIO DE AIRE. POR ESO LOS VERDUGOS SON NECESARIOS. TODA PENA ES UN FLAGELO VOLUNTARIO QUE NACE DE LA MALDAD DE LOS HOMBRES, Y SIEMPRE HABRÁ PENA MIENTRAS LOS HOMBRES OLVIDEN EL ORDEN. CREO QUE HEMOS LLEGADO AL FINAL DEL PROCESO.

HOMBRE 1.— ¿QUÉ QUIERE DECIR?

VENDEDOR.— LE HEMOS DADO TODAS LAS GARANTÍAS.

MUJER.—  FALLÓ LA DEFENSA.

VENDEDOR.— (AL HOMBRE 1.) MUÉVASE.

HOMBRE 1.— (DESESPERADO.) NO, NO, NO...

EL VENDEDOR LO GOLPEA VARIAS VECES EN LA CABEZA HASTA DESMAYARLO, Y LO ARRASTRA HACIA EL PATIO. LA MUJER SE ENTRETIENE PISANDO LAS CARTAS CON LAS QUE JUEGA EL HOMBRE 2. SUENAN DOS DISPAROS AFUERA, EN EL PATIO. LA MUJER SE SIRVE WHISKY Y BEBE. ENTRA EL VENDEDOR.

VENDEDOR.—  (AGARRA LA BIBLIA DE LA MESA Y SE LA ENTREGA. EL HOMBRE 2 LA RECIBE.)  LÉAME ALGO PARA CONVENCERME QUE EL TONO DE SU VOZ HA SIDO GANADO POR LA FRANQUEZA.

EL HOMBRE 2 TOMA EL LIBRO PERO TIEMBLA TANTO, QUE EL LIBRO SE LE CAE.

HOMBRE 2.— PERDÓN...

VENDEDOR.— (LE APOYA CARIÑOSAMENTE UN MANO EN LA CABEZA.) HERMANO, HERMANO, ESTÁS ENFERMO, Y TU ENFERMEDAD ES INCURABLE. SE LLAMA FALTA DE FE, Y TODOS LOS INCURABLES TERMINAN HOY EN DÍA EN EL MISMO ASILO, ATENDIDOS POR EL MISMO MÉDICO. UN MÉDICO IGNORANTE, CRUEL, TAN INSANO COMO SUS PACIENTES. (A LA MUJER. ) MAMI, ¿QUÉ NECESITA UN INCURABLE?

MUJER.— (BOSTEZANDO) ¿ES LINDO EL PATIO, PAPI?

VENDEDOR.— HAY UNA PALA Y UN BUEN PEDAZO DE TIERRA NEGRA. (AL HOMBRE 2.) VAMOS A TOMAR AIRE FRESCO, HERMANO. (EL HOMBRE 2 SIGUE CON LAS CARTAS, SE RESISTE A ESCUCHARLO.) VAMOS, ES UNA NOCHE HERMOSA. (LO LEVANTA A LA FUERZA Y SALEN AL PATIO.)

LA MUJER ABRE LA HELADERA Y REVISA EL INTERIOR.

MUJER.— MUGRIENTOS. HACE AÑOS QUE NO LIMPIAN LA HELADERA.

SUENAN DOS DISPAROS. EL VENDEDOR REGRESA. DEJA EL ARMA SOBRE LA MESA Y BEBE OTRO SORBO DE WHISKY.

MUJER.—  TENEMOS QUE LIMPIAR Y ORDENAR LA CASA, PAPI.

EL VENDEDOR VA HACIA ELLA Y LA ABRAZA. LAS LUCES COMIENZAN A DECRECER LENTAMENTE MIENTRAS AUMENTA LA LUZ AMARILLA DETRÁS DE LA PUERTA QUE DA AL PATIO.

VENDEDOR.— NO VAMOS A EXTRAÑAR NUESTRA PIECITA. ACÁ VAMOS A ESTAR MEJOR. ACÁ PODEMOS ESTAR BIEN. NO VAMOS A SALIR MÁS DE NOCHE. AFUERA PASAN COSAS. LAS CALLES SON PELIGROSAS. ESTÁN LLENAS DE LOCOS. LOCOS POR TODAS PARTES, LOS SUELTAN DE SUS JAULAS, NO QUIEREN DARLES DE COMER. ¿NO LOS VISTE POR LA CALLE, POR LAS PLAZAS, POR LOS BALDÍOS? TODO ESTÁ LLENO DE LOCOS. ENTRAN A LAS CASAS DE NOCHE. REVISAN LAS HELADERAS. DICEN QUE SI LE GUSTA ALGO, SE LO COMEN. Y SI NO HAY NADA PARA COMER, SE COMEN A LOS OCUPANTES. HAY QUE MATARLOS, HASTA QUE NO QUEDE NINGUNO.

MUJER.— VAMOS A CAMBIAR LA CERRADURA. EN EL PATIO PODEMOS PONER UNA HIGUERA.

VENDEDOR.—  Y TENER UN PERRO. UN PERRO PELUDO Y TRANQUILO.

MUJER.—  Y UNA CAMA CON DOSEL CON SÁBANAS BLANCAS DE SEDA, CON CUATRO ALMOHADAS, DOS PARA CADA UNO, Y UN COLCHÓN BIEN MULLIDO. NADIE VA A TOCAR LO NUESTRO. IMAGINATE LA CASA LLENA DE CHICOS CORRIENDO DE AQUÍ PARA ALLÁ.

TIMBRE DE LA PUERTA. ELLOS SE MIRAN, SORPRENDIDOS.

VENDEDOR.—  ¿NO TE PARECE QUE TENEMOS SUERTE, MI AMOR? HACE TAN POCO QUE LLEGAMOS, Y YA TENEMOS VISITAS.

ELLA LO SUELTA. TOMA EL ARMA DE LA MESA Y SE LA PONE EN LA MANO.

 

 

APAGÓN FINAL

 

rcifarelli@hotmail.com

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com