Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

EL MARTES, TE TOCA LA ITV

de  Raimundo Francés

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta al final del texto su dirección electrónica.

 

EL MARTES, TE TOCA LA ITV

 (Juguete cómico)

 Original de: Raimundo Francés

 bea45azul@yahoo.com

 No.Expte en el R.P.I. – CA- 485/2007

Duración aproximada: 20 minutos

 

El autor se permite simular literalmente el lenguaje del sur para imprimir mayor gracejo al diálogo y a las expresiones de sus intérpretes.

 

Pepe entra en la habitación soltando la gabardina y sacudiéndola porque llueve a cántaros. Puri está sentada y leyendo, esperando que se vaya haciendo el cocido.

 

PEPE - ¡Hola Puri! ¡Anda, que no veas la que está cayendo! ¡Está cayendo una pelúa, que menos mal que yo estaba en el bar de la esquina, que si estoy más lejos, me pongo como una sopa! ¿Qué te cuentas, Purita?

 

PURI - ¡Ná! Que acaban de llamarte por teléfono.

 

PEPE - ¿A mí? ¡Coño! ¿Quién se ha querío morir? ¡Si a mí no me llaman ni los del Movistar! Tú, como es natural, le habrás dicho que yo no estoy, ¿no?

 

PURI - ¡Natural! Si tú no estabas, como siempre, no querrás que le diga que te ibas a poner enseguida, ¿no?

 

PEPE – Mu bien, mu bien. ¿Y quién era el equivocao ese? porque, que yo sepa, yo no le debo dinero a nadie, vamos... que yo sepa.

 

PURI – Era una muchacha.

 

PEPE - ¿Una muchacha? ¡Joé! (frotándose las manos)  Entonces, a lo mejor no estaba tan equivocá. ¿Y qué quería esa muchachita?, si no es mucho la pregunta.

 

PURI – Era una muchacha que dice que tienes que ir a pasar la ITV de los setenta mil.

 

PEPE - ¿La IT qué? ¿Tú estás segura de que te ha dicho eso?

 

PURI - ¡Segurísima!

 

PEPE - ¡Pero, hombre, Puri!, ¿eso cómo va  a ser, chiquilla? ¿Tú le dijiste que esta era la casa de don José Quintana y señora?

 

PURI – No me hizo falta. Eso fue lo primero que me preguntó.

 

PEPE - ¿Y te dijo eso de que yo tenía que pasar la ITV?

 

PURI – Eso mismo.

 

PEPE - ¡Anda, ya! Mira, Puri, yo creo que tú esta noche has tenío una pesadilla de esas, por comer anoche tanto bienmesabe , y hoy estás un poco así... además, te dije que te tomaras un poquito de bicarbonato, y tú...  ¡nada! ¡Que nunca me haces caso!

 

PURI - ¡Mira, Pepito! Te estoy diciendo lo que me dijo a mí la muchacha, y aquí la única pesadilla que yo tengo eres  tú.

 

PEPE - ¿Pero eso cómo te lo va a decir a ti la muchacha, hombre?  ¿Tú sabes lo que habrá pasao? Que es que hay unos cuantos José Quintana en la provincia de Cádiz, que, no son como yo, naturalmente, que to el mundo no ha sío administrativo en la Carraca, pero vamos, que se llaman igual que yo, y esa muchacha, como hoy trabajan con los ordenadores esos, po ha cogío al primer Quintana que le ha salío en la lista.

 

PURI - ¡Que no! ¡Que era para ti! ¿No ves que me dijo hasta la dirección? El recao era pa ti, que te lo digo yo.

 

PEPE - ¡Que no pue ser! ¡Imposible! Vamos a ver, ahora tú céntrate un poquito, haz el favor. Tú mírame a mí. A ver. Imáginate que te han llamao, tú coges el teléfono y dices, ¡¡dígame!  Y entonces, dime las mismas palabras que te dijo a ti esa muchacha.

 

PURI - ¿Tú qué te has metío ahora a psicólogo o qué?

 

PEPE – ¡Pero, mujer. Si es que estamos en la reconstrucción de los hechos, igual que hace la policía! Así es como se aclaran tó los crímenes.

 

PURI – ¡Un crimen voy a cometer  yo contigo como no me hagas caso de una vez, que no me dejas ni leer el SEMANA.

 

PEPE – Bueno, pero tanto trabajo no te cuesta repetir lo que te dijo, ¿no?

 

PURI - ¿Otra vez? Ella dijo, ‘’dígale usted al señor Quintana que el Martes, en la 3,  le toca la ITV de los setenta mil, y que lo lleve tó limpito por abajo, que te tiene que ver el conejo”

 

PEPE - ¿El qué?  ¿A mí, me van a ver el conejo el la ITV?  ¿Tú estás tocá o has comío mierda de gato?   

 

PURI – Po eso es lo que dijo.  

 

PEPE - ¿Y no te dijo donde?

 

PURI – Sí, en el mar de Cádiz. Supongo que será en ese sitio donde va toda la gente mayor.  

 

PEPE - ¡Ah, ya! Pues, que yo sepa, toda la gente mayor está o en Geiatría o en la residencia de tiempo libre, que ahora está llena de pensionistas. Pero en Geriatría no creo yo que  pasen la ITV todavía. ¡Vamos... digo yo!  Y el mar de Cádiz es el instituto de FP que hay en El Puerto de Santa María, donde está mi sobrino de profesor de mecánica, y allí, me parece que tampoco... ¡Quién sabe! A lo mejor es que ahora, la Junta, pa ahorrar dinero...

 

PURI – Sí, en la puerta no.3. Y creo que dijo, “del mar de Cádiz” o algo así.

 

PEPE - ¡Ah, ya! Bueno, vamos despacito, ahora yo me voy a imaginar la llamada y lo que te dijo a ti la muchachita esa.

 

PURI – No hace falta que lo repitas tú, que yo no soy tonta. Te lo voy a repetir ya por última vez pa que me dejes en paz, y no preguntes más. Ella me dijo: Le llamo de la puerta, de la tres, de aquí, del mar de Cádiz, soy la que trabaja con el conejo, dígale usted al señor Quintana, que el martes le toca pasar la ITV de los setenta mil kilómetros y que lo tiene que llevar tó limpio por abajo pa hacerle una inspección.   

 

PEPE – (Se queda un poco como perplejo mirándola, y luego reacciona) ¡Tócate los huevos!

 

PURI - ¡Tócatelos tú!

 

PEPE – O sea, que en la playa de Victoria de Cádiz,  tengo yo que pasar la ITV de los setenta mil kilómetros, con la muchacha que trabaja con el conejo en la número tres.  Y tú, Puri, además, te lo has tragao como si fueras una niña de pañales.

 

PURI - ¡Yo no me he tragao ná! ¡Eso fue lo me dijo y se acabó!

 

PEPE - ¿Tú no crees que te falta algo?

 

PURI – A mí no me falta ná. A ti, sí que te falta un tornillo.

 

PEPE -  ¿Ah, no? ¿Y la hora, qué?

 

PURI – A las nueve y media, por la mañana, y que si te aburres con la cola, que tengas paciencia, que ya te tocará, que el conejo está siempre mu ocupao.

 

PEPE - ¡Mira qué bien! Te han dao hasta la hora y tó, y además tengo que aguantar con la cola hasta que pase la ITV.  ¡Mira, Puri! ¿Tú tienes por casualidad una idea de lo que es la ITV?

 

PURI - ¡Yo no, ni falta que me hace!

 

PEPE -  ¡Eso lo  sabía yo, que tú no tenías ni pajolera idea de lo que es la ITV!

 

PURI – Po esta noche pienso dormir mu tranquilita aunque no sepa lo que es la ITV esa de los cojones.

 

PEPE - ¡Mira, chochete! La ITV es la revisión que pasan los coches, y tú sabes que yo no tengo coche, alma de Dios, que estás en el limbo. ¡Pero si pa no tener, no tengo ni el carné! ¡Joé, que no te enteras!

 

PURI - ¡Bueno! Pero tú no tienes coche porque no quieres. No será porque no anuncian en la tele unos coches monísimos. Y además te lo dan pa pagarlos en treinta años.

 

PEPE – Pero, Purita, tú mírame a mí, deja la revista esa un momentito. Tú, mírame a mí. ¿Tú, donde te crees que yo voy a estar dentro de treinta años, criaturita? ¿Tú me has mirao bien? (abriéndose de manos y de piernas como un espantapájaros)

 

PURI – En el 141. (Es el número del cementerio)  ¡Bueno! ¿Y qué? Si tú la palmas, ya no te cobran más letras, y ya está. Y como yo no las voy a pagar...

 

PEPE -  ¡Pa que te des cuenta de que esa llamada no era pa mí, mujer! Además, la muchacha te habrá dicho si era una oficinista, o una secretaria, o algo ¿no?

 

PURI - ¡Claro! Me dijo que era la muchacha que trabajaba con el conejo, pero solamente por las mañanas los martes y los jueves. 

 

PEPE -   ¡Joé! ¡Ay que ver cómo han prosperao las fulanas estas, que con dos días a la semana, viven ya... de lujo, vamos! ¡Igualito que antes, que pa poder comer na más, tenían que pasarse por ahí abajo tó el el cuartel de Camposoto!

 

PURI – También me dijo que lo llevaras tó limpito por la parte de abajo.

 

PEPE - ¿Limpito? ¿El qué, el coche de los cojones?

 

PURI - ¡Ay, yo que sé! Yo na más que te digo lo que me dijo a mí la muchacha, y además me lo dijo con mucha educación.

 

PEPE - ¡Desde luego! A mí me parece que tú pa la centralita de la Carraca no hubieras valío, ¿eh? En todo caso, pa limpiadora, a lo mejor...

 

PURI - ¡Mira, ¿Sabes que te digo? Que la próxima vez que pregunten por ti, si es que preguntan,  que te llamen a la hora de la siesta que es seguro que te cogen en casa. Y ya no tengo que coger más recaos pa ti por teléfono. ¡Jolines! Que en vez de agradecérmelo, me estás agobiando con tantas preguntas, que parece esto un interrogatorio del teniente Colombo.

 

PEPE - ¡Hija, Purita, es que ya no sé cómo explicártelo! ¿Tú como comprendes que yo, el Martes, tenga que coger el coche, llevármelo a la gasolinera a lavarlo bien por abajo, y luego irme tan temprano a la playa de La Victoria de Cádiz, a pasar la ITV de los setenta mil kilómetros, en la tres, con la muchacha que trabaja con el el conejo? ¿Tú no comprendes que eso no hay por donde cogerlo? ¡Criatura, piensa un poquito! ¡Un poquito na más!

 

PURI -  ¡Po, si no lo puedes coger, po lo suelta, y ya está! Pero a mí me dejas, que me estás volviendo majara.

 

PEPE - ¡Oye!, ahora que estoy yo pensando, que Dios ma dao a mí esta inteligencia pa pensar, que por algo me he llevao más de cuarenta años de administrativo en La Carraca, ¿tú no has dicho no sé qué del mar de Cádiz, y luego eso de la puerta? A ver si va a ser en la residencia Puerta del mar en Cádiz? A lo mejor es que tú no has escuchao bien.

 

PURI - ¿Cómo que no? Otra cosa no sé, pero el oído todavía lo tengo estupendamente. ¡Fíjate si lo tengo bien, que estoy leyendo en el  SEMANA que Paquirrín tiene ya otra novia que va por ahí enseñando las domingas, y además me estoy enterando de toas las tonterías que tú estás diciendo!

 

PEPE - ¡Claro, que “El Mar de Cádiz”, que es un hospital, ¿pa qué coño voy a llevar yo un coche, limpito por abajo, pa pasar la ITV de los setenta mil kilómetros en la tres con una muchacha que trabaja con el conejo?

 

¡Mira, Puri! ¿Sabes qué te digo? Que no vamos a olvidar del coche, que yo no tengo coche, y nos vamos a olvidar de la ITV, del conejo y toas esas chorradas, que nos vamos a volver locos los dos. Y hablando de conejo, ¿tú hoy qué tenías de comer?

 

PURI - ¿Hoy? Hoy te vas  a conformar con una ensalá con mucha lechuga, mucho tomate, mucho maíz, un poquito de atún y unos cuantos espárragos trigueros.

 

PEPE - ¿Espárragos? ¡No, por Dios! A mí no me pongas espárragos que son mu malos pa la próstata, que lo han dicho los médicos, y últimamente yo no estoy mu bien de por ahí abajo, que por la noche pa mear, me voy a tener que comprar el Diario de Cádiz y leerme hasta las esquelas.

 

PURI - ¿Qué son malos pa qué?

 

PEPE - ¡Coño, no te lo he dicho? Pa la próstata.

 

PURI – Po, ahora que tú lo dices, me parece a mí que la muchacha esa dijo una cosa parecía, lo que pasa es que a mí eso no me sonaba mucho y yo creí que tenía que ver con la matrícula o con la ITV.

 

PEPE – (Dando patadas en el suelo de cabreo)¿Ah, sí? ¡Me cago en la leche que mamaste! ¡Ya está hombre! ¡Ya está! ¡Si ahora me acuerdo yo que hace veinte años a mí me vio la próstata un médico de Cádiz que se llamaba Conejo, que vaya nombrecito! Si yo me acuerdo que yo tenía cincuenta años, y el hijo de... lo que yo sé,  cuando entré, en vez de levantarme la moral, me dijo: ¿Usted qué, a la ITV, pa la revisión de los cincuenta mil kilómetros, no? Encima, el tío de cachondeo.

 

PURI - ¿Ah, entonces era pa eso?

 

PEPE – ¡Po, claro! ¿Pa qué va a ser? Ahora me explico yo. Como ahora tengo ya setenta,

el tío me ha llamao pa que pase la ITV de los setenta mil. ¡Está claro!

 

PURI - ¿Y tú piensas ir?

 

PEPE – Pues, me lo estoy yo pensando, ¿eh?  ¿Y sabes lo que te digo? Que la ITV esa la va a pasar el doctor Conejo con sus castas enteras, ¡ que yo no voy!, que ya me metió una vez los deos por semejante sitio y de eso, ¡nanai! ¡Por ahí, ni el bigote de una gamba! ¡Que se los meta él, si es que llega!

 

PURI – Pues, yo no sé que decirte eh, Pepe... yo de ti iría... ¡No es por ná! Es por si acaso.

 

PEPE - ¿Por si acaso, qué?

 

PURI - ¡Hombre!, no vaya a ser que en esta ITV de los setenta mil kilómetros te encuentre alguna cosa y a lo mejor te recomienda que te lleves el coche a reparar en el taller. ¿No?

 

PEPE - ¡De reparación, nati de nati! Que a mi coche con agua calentita, su cambio de aceite por las mañanas, su buena alimentación con la súper, y durmiendo calentito en garaje pa no coger relente, se conserva mu bien. Y por las parte bajas, con su lubricante y su pastillitas de la “visagra” esa de Gibraltar, funciona la mar de bien.

 

PURI - ¡Total! Que a ti no te hace falta ninguna ITV de esas, ¿no?

 

PEPE - ¡A mí no! ¿Tú quieres que te lo demuestre?

 

PURI – ¡Tú no eres capaz! (Sin mirarlo a la cara)

 

PEPE - ¿Qué no soy capaz? ¡Mira! ¿sabes que te digo? Que voy a adelantar yo la ITV, ¡hombre!, como me llamo Quintana. Que ahora mismo, me voy a la ITV de los setenta mil kilómetros con el conejo, y tú verás lo bien que paso yo la revisión.

 

PURI - ¿Y quién te va a dar el visto bueno, Pepe?

 

PEPE - ¿Quién va a ser chati de mi alma?  ¿Quién mejor que tú? Que hoy me vas a dar por lo menos un sobresaliente y el sellito pa que me lo ponga pegao en las gafas.  Pa que vea la gente que yo, aunque estoy así, un poquito rodao. con las ruedas así, un poco gastaillas... todavía paso la ITV.

 

PURI - ¡Ayyyy! ¡A ver si es verdad, y te doy matrícula de honor! ¡Vamos!

 

                   (Mientras se van muy entusiasmados hacia el ‘’dormitorio’’ cogidos de la mano, se va corriendo el telón)      

 

 fin

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com