Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

EL VIRUS DE LA CARCAJADA

de  Hugo Daniel Marcos
 

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de estas obras requiere el permiso del autor, así como abonar los correspondientes derechos al autor a o la entidad de gestión que él indique, a tal fin se inserta en cada texto su dirección electrónica.

 

“EL VIRUS DE LA CARCAJADA

De Hugo Daniel Marcos

 hugoteatro@hotmail.com

 

Personajes:

 Alberto

Julio

Sergio

Tato

Yanina

Pato

Silvia

 I

 

Escenografía:

          Oficina muy bien decorada, pero terriblemente desprolija.  Tres  escritorios con computadoras y uno de ellos, llenos de papeles, carpetas, y hasta un cesto de papeles encima, lleno de pelotitas de papel de todos tamaños.

           Sobre la derecha, una puerta que comunica a los pasillos de otras oficinas.  Sobre la izquierda, una puerta de fondo al baño, y la de adelante a la oficina del jefe.     Sobre el fondo una ventana semiabierta que da al pulmón de la manzana.

 

II

 

            La iluminación de ésta primera escena deberá ser totalmente distinta en temperatura al resto de la obra.  Luego del primer apagón, la iluminación se mantendrá igual hasta el final

  

III        

 

            Comienza a sonar el tema “My way” en versión original de Frank Sinatra. (https://www.youtube.com/watch?v=egY8rUpxqcE ) Cuando se abre el telón, están en escena Pato en su escritorio, sentado frente a su computadora y a su lado, parados, Alberto y Julio.  Los tres mirando muy concentrados la pantalla y de vez en cuando esbozan una sonrisa.

Cuando la música de apertura decrece, pero sigue sonando muy de fondo, los tres ríen, pero no a carcajadas.

 

PATO: No es genial???

ALBERTO: Y termina así?

JULIO: No! Le falta algo, seguro…

PATO: Exacto…! Estos son los primeros bocetos… Unas tomas que fui rejuntando de aquí y de allá… Incluso se nota que no es el mismo pibe… Pero lo importante es la historia… Después que el nene caprichoso hizo todo ese desastre y rompió todo, un primer plano de la cara del muchacho joven con gesto de angustia, y la voz del locutor que dice: “Use condón” y se muestra el logo de la firma…

JULIO: Espectacular…!

ALBERTO: Está bueno, eh?? (Entra Tato)

TATO: Cómo??? Qué hacen todavía acá?? No quedamos en que íbamos a comer a la fonda del gallego?? Hoy hace paella! (A Alberto) Y no me vengas con ese chiste malo “Y pa´mí, nada?”

PATO: Ya vamos, Tatito! Les estaba mostrando una idea para los condones…

TATO: (A Los otros) Por qué? No saben cómo usarlos?

ALBERTO: Yo sí! Julio no puede usar condones!

TATO: (Intrigado, a Julio) Por qué? Sos alérgico?

PATO: No.  Le pesan mucho!! (Todos ríen menos Julio)

JULIO: Dejen las estupideces que tengo hambre…

PATO: (A Tato) Pasaste por el laboratorio?

TATO: Si.  Vengo de ahí…

PATO: Mariela no te dio nada para mí?

ALBERTO: Qué le pediste? Condones con sabor a menta??

JULIO: Por qué? No te gustaron los de naranja??

TATO: (Sacando un sobre de su bolsillo) Ah, si!! Acá está el resultado de los análisis...

JULIO: Cada tres meses los tenés que hacer?

PATO: Y, si.  No tengo alternativa… Después de las que pasé…!

JULIO: (Yendo hacia la puerta) Bueno, los mirás más tarde, que estoy famélico…!

PATO: (Comienza a sonar el celular. Mira la llamada) Es un minuto.  Vayan ustedes que ya los alcanzo…!

ALBERTO: (Mientras se dirigen a la puerta de pasillo de oficinas) Vos también vas a querer paella o la sopa de almejas?

TATO: La sopa de almejas!! Para el Pato es prioritario todo lo que tenga concha!!! (Los tres salen riendo)

PATO: Hola? Ah, sí… Cómo anda? Bien… estamos en eso… Para mañana vamos a tener una primera idea bastante redondeada.  Sí, creo que el cliente va a quedar más que satisfecho… Hasta diría que va a quedar erecto!! Bueno, cómo no… Quédese tranquilo… Va a ser una  de las mejores campañas que haya hecho!! Yo le aviso… Claro! Déjelo en mis manos…  Chau, chau… (Corta, mira la carta cerrada, la deja así sobre el escritorio y se dispone a salir.  En la puerta se arrepiente y vuelve sobre sus pasos. Mira la carta.  Piensa. Abre la carta y va murmurando el contenido) Colesterol, un poco alto… eso significa que otra vez vamos a empezar con esas pastillitas…  El azúcar está bien… triglicéridos, buéh, no es tan alto tampoco… y los comentarios adicionales… (Se queda estupefacto.  Pausa.  Acerca el papel para leer con más claridad y le tiemblan un poco las manos.  Arruga el papel con un poco de furia y más que nada desazón) No… no otra vez…! (Se abandona cabizbajo sobre el escritorio cuando las luces se apagan y la música de fondo aumenta.) 

(Cuando vuelve la luz, Alberto y Julio visten de otra manera.  Alberto, sentado frente a una computadora, pero en otro escritorio, escribiendo algo que no se ve porque la pantalla está de espaldas al público, y Julio inclinado a su lado, observando el monitor mientras de vez en cuando, toma una hoja de papel, la hace un bollito y la arroja al cesto tratando de encestarla.  Alberto termina muy satisfecho de escribir, mientras decrece la música de apertura.  Julio se queda esperando sin entender.  Se acerca a la pantalla y se aleja sin dejar de mirarla. Inclina la cabeza de un lado a otro tratando de encontrar el significado

JULIO: Y…???

ALBERTO: (Un tanto ofendido) Cómo, “Y” ???? Qué más querés?

JULIO: Terminá el mensaje…!

ALBERTO: Ya está terminado!!

JULIO: (Lo mira incrédulo y vuelve a mirar la pantalla) Ese sería nuestro  mensaje publicitario para incrementar el consumo de huevos???

ALBERTO: (Muy orgulloso mirando la pantalla) Ahá!!! No es genial…??

JULIO: Decime… (Irónicamente) Quién te mintió diciendo que podías trabajar como creativo en una agencia de publicidad???

ALBERTO: (Hace un bollito con otra hoja y se lo arroja) Qué? Te da envidia que sea tan genial???

JULIO: Envidia, de qué???!!!  Esto es incongruente… incomprensible… inexplicable… inconexo… incoherente… En fin… una pelotudez!!!

ALBERTO: No me digas que no lo entendiste?!!

JULIO: (Le tira otro bollito a Alberto y empiezan casi una guerra de chicos con bollitos de papel, siempre tomando hojas del escritorio y arrojándoselos) Qué se puede entender de esa porquería???!!!

ALBERTO: Porquería???!! Eso es porque no lo entendés!!! (Señala una parte de la pantalla) De qué es este dibujo?

JULIO: Parece un huevo… Me lo imagino porque tenemos que hacer una campaña sobre eso!

ALBERTO: (Señalando otro sector de la pantalla) Muy bien… Y esto otro??

JULIO: Parece un signo de puntuación.

ALBERTO: Exacto!! Una coma!!

JULIO: Y…???!!!

ALBERTO: Y ahí está!!! Más claro, echale agua…!! “Coma… huevo”!!!!!! (Mira triunfante a su amigo) No es genial??!

JULIO: (Lo mira muy serio y comienza a escribir algo en la computadora) Okey… Ahora decime vos qué es esto…  (Termina de escribir)

ALBERTO: (Mira la pantalla) Fácil… Un GPS…!!

JULIO: Correcto!! (Sigue escribiendo) Y esto??

ALBERTO: Un inodoro…!

JULIO: Exacto!! Ese es mi mensaje!!

ALBERTO: Y qué significa?

JULIO: (Señalando los dibujos en el monitor) “Andá a cagar”!!!!! (Toma el cesto y se lo vacía en la cabeza. 

ALBERTO: (Despectivamente) Qué gracioso…!

JULIO: (Va hacia un estante donde hay una pequeña planta mustia y la mira) Vos me hacés perder el tiempo con cada huevada… (Pausita) Qué cosa que son las plantas, eh? Una tarde que me olvido de regarla y ya se muere…

ALBERTO: Vos? Todavía está viva gracias a mí, que la riego todos las mañanas!!

JULIO: De qué hablás? Soy yo el que la riega todas las tardes!!!

ALBERTO: La regás también de tarde?? Cómo no me avisaste? Entonces se está muriendo ahogada…

JULIO: Ya no tiene solución… habría que tirarla y comprar otra…

ALBERTO: Qué fácil que lo decís!

JULIO: Qué querés? Hacerle un velorio?! Es una planta!

ALBERTO: No! Pero intentarlo hasta el final! Qué sabés si ya está muerta?

JULIO: No hace falta ser un erudito para eso. Mirá cómo está?

ALBERTO: Tal vez, simplemente muy grave… Pero muerta no está!

JULIO: No le falta mucho! Si no la regamos más porque le pusimos demasiada agua, se va a morir de sed!! Pero recuperar, ya no se va a recuperar.  De cualquier manera, ya no tiene solución.  Lo mejor es comprar otra y listo. (La arranca y la arroja al cesto)   

ALBERTO: No querés una de plástico? Esa no se te va a morir.

JULIO: No. No es lo mismo. 

ALBERTO: Con otra te va a pasar de nuevo!

JULIO: Y si se muere, bueno… es la ley de la vida, no?

ALBERTO: Si, pero se mueren por culpa nuestra!

JULIO: Todas las plantas de este planeta se mueren por culpa nuestra!

ALBERTO: Si… y no solo las plantas… (Pausita)

JULIO: Aunque no es tu caso… Dicen que hierba mala nunca muere, no?

ALBERTO: Sabés qué te pasa a vos? Estás celoso, porque sabés que yo voy a reemplazar al Pato, cuando… Bueno, quiero decir… Yo voy a pasar a ser el “Creativ Nunber One” de la agencia…!!

JULIO: Primero, que el jefe no dio ningún indicio de quién lo va a reemplazar.  En segundo lugar, si es por antigüedad le correspondería a Tato.  Tercero, si es por capacidad, para vos no hay ninguna chance, porque tenés menos cerebro que una estrella de mar…

ALBERTO: No hablés pavadas… si las estrellas de mar no tienen cerebro!

JULIO: Imaginate vos!!! Y cuarto, el Pato todavía puede curarse… (Pausa. Se quedan en silencio pensativos con tristeza)

ALBERTO: Como la plantita?

JULIO: No sé!! Qué se yo?? Puede ser, no??

ALBERTO: (Lo mira, ya sin ningún sentido del humor) Vos creés…?

JULIO: (Sin ninguna convicción) Y… qué se yo…?! Es posible… La esperanza es lo último que se pierde… No hubo casos de algunos que se salvaron a ésta altura?

ALBERTO: (Piensa) Seguramente debe haber… Ninguno que yo sepa…

Mientras los médicos no quieran hacer como vos con la plantita…

JULIO: Y dale con la plantita!!! Qué? Ahora soy un asesino, por la planta esa?

ALBERTO: No.  Asesino, no.  Un poco insensible…

JULIO: Disculpame que no le hice respiración artificial!!! Además… si vamos al caso… si ves a alguien con metástasis, en estado terminal… Qué harías?

ALBERTO: Qué se yo?  No soy médico…

JULIO: No hace falta ser médico para tener sentido común…

ALBERTO: Vos te referís a… dejarlo morir?

JULIO: Igual se va a morir.  La pregunta es cuándo! Qué hacés? Lo dejás sufriendo como a la plantita, o tomás la responsabilidad de no dejarlo sufrir más…?

ALBERTO: Vos te referías a…?

JULIO: Qué querés, un folleto explicativo?? Si!! A eso me refiero!

ALBERTO: No estarás hablando de Pato, no??

JULIO: No! (Pausita)…  También.

ALBERTO: Lo matarías?

JULIO: (Muy incómodo) No!! No lo mataría.  Cómo se te ocurre??!! Pero tampoco quiero ver que siga sufriendo!!

ALBERTO: Y si después que lo… digamos, supuestamente mataste, aparece una cura??? Así, repentina??

JULIO: Esas cosas no existen! Ni en las películas! Y si llegase a pasar, no se… me mataría yo también… Vos qué harías?

ALBERTO: Qué se yo? Yo no sé todo…

JULIO: (Tratando de cortar el clima) En eso estoy de acuerdo! No sabés todo.  Es más, no sabés nada!!!(Le vuelve a tirar otra pelotita de papel)

ALBERTO: Habló el Einstein de la publicidad, que no puede vender ni su auto!! (Tira otra pelotita)

JULIO: Qué tiene que ver??! Eso es porque está un poco caído...

ALBERTO: Si, de una montaña!!

JULIO: Y por otra parte te informo, analfabeto, iletrado, inculto, indocto e ignorante… que la publicidad no vende nada, tan sólo crea necesidad!!!

ALBERTO: Y el guiso picante también!

JULIO: Qué necesidad crea un guiso picante?

ALBERTO: La del baño!! Ya tengo las hemorroides itinerantes: Entran y salen cuando se les canta el culo!!!! (Se va hacia el baño)

JULIO: Después quemá un algarrobo por lo menos!! (Alberto sale por baño.  Julio se acerca al escritorio del Pato. Mira los papeles, los toca con delicadeza, pero los vuelve a colocar tal cual estaban, poniendo especial énfasis en ello.  Por puerta de oficinas entra Sergio con papeles en la mano)

SERGIO: Julio…

JULIO: Buen día…

SERGIO: Buen día… (Mira a su alrededor) Donde están Tato y el descerebrado?

JULIO: Tato como siempre, entreteniéndose en el laboratorio de Claudia y Alberto fue… a despedir a un amigo del interior.  Enseguida vuelve…

SERGIO: Alguna novedad con los huevos?

JULIO: Si.  Los tenemos por el piso… (Señalando los bollitos de papel en el piso, toma el cesto, lo coloca al lado de la ventana y recogiendo algunos bollitos, los va tirando dentro) Me refiero a todos los bocetos, croquis, esbozos, proyectos, ideas… en fin, estamos abocados de lleno a los huevos!! (Comienza a declamar como si estuviera en una campaña electoral) Cuántas agencias de publicidad quisieran tener los huevos que nosotros tenemos??! Eh??? Y por consiguiente, como decía el gran publicista “Trabuco Lagranda” nos vamos a abocar de lleno a los huevos!!!  La gente debe comprender la relevancia, el alcance, el rendimiento y la magnitud que tienen los huevos y que siempre fueron relegados injustamente a un segundo lugar!! Llegó la hora de comprender que sin los huevos, nada funciona!!! El público debe entender su importancia, su significación, su envergadura…! Sobre todo porque sin los huevos, no existiría “envergadura”.  El público tiene que concientizarse de una vez por todas, que sin los huevos… seríamos muchos menos!!!!

SERGIO: (Pausita.  Lo mira un tanto harto) Entiendo… Eso significa que todavía no tienen nada!

JULIO: Bueno… nada, nada, no! Tenemos los huevos!!

SERGIO: No sé por qué me parece que ustedes todavía no entendieron la situación de emergencia por la que está pasando la agencia.  El jefe está que vuela de la bronca. Acaba de entrar un cliente nuevo y es nuestra última oportunidad…!! No les pido que ganemos el “Clío”… pero al menos una campaña digna… Sin errores…!! Aunque tal vez, si se equivocan, les salga algo lindo… Pero qué saben ustedes lo que significa un “Clío”!!! (Casi como en una ensoñación, hace que agarra la estatuilla a la altura de su pecho, cuando Alberto sale del baño terminando de abrocharse el cinturón y se queda escuchando)  Siempre soñé con agarrarlo y decir: Después de tantos años y de tanto esfuerzo, al fin lo tengo en mis manos!!!!!

ALBERTO: (Irónicamente, mirándole los genitales) Tan chiquito es?? (Se va hacia la cafetera del costado y se va sirviendo un café)

SERGIO: (Sin hacer caso del humor, a Julio mirando de reojo a Alberto) Comentale al descerebrado de tu colega, que la nueva campaña es para éstos anteojos…

ALBERTO: (Interrumpiéndolo) Tienen mucho aumento como para encontrártela??

SERGIO: (Sin hacer caso) Son instrumental médico. 

JULIO: Qué tipo de instrumental?

SERGIO: Una especie mejorada y disminuida de rayos X.  Para detectar problemas de piel incluso con la ropa puesta.

JULIO: No entiendo… Vos querés decir que… eso de verdad funciona??

ALBERTO: (A Alberto, señalándole los genitales a Sergio) Lo mismo le pregunta la mujer!!

SERGIO: (Mostrando un folleto) Acá está la explicación… (Leyendo) “La base de los rayos X son los “Métodos de diagnóstico por imágenes”

La resonancia magnética utiliza un campo magnético que orienta las moléculas de hidrógeno en un sentido.  Cuando se agrega un pulso de radiofrecuencia, se redireccionan esas moléculas, y cuando se saca ese pulso, las moléculas vuelven a orientarse hacia el magneto.

Ese movimiento es lo que lee el equipo y lo reproduce en imágenes de distintas densidades.  Todo esto, reducido y sintetizado, sirve para investigar la piel, incluso con personas vestidas”… como los rayos X, pero de menor frecuencia. Que atraviesa todo, menos el plomo, hasta llegar solo a la piel… (Cuando Alberto terminó de prepararse el café, ya le puso azúcar y está listo para tomárselo, se entretiene con los anteojos y Sergio aprovecha y descaradamente se toma el café)

JULIO: (Alberto abre el estuche, saca los anteojos de adentro y se los pone) A ver si entendí… Sería como para ver a la gente desnuda, a través de la ropa??

SERGIO: Veo hacia dónde vas… pero no.  Rotundamente no.  Esto no es para ver gente desnuda… Se ve a la gente desnuda, pero es sólo de uso terapéutico!! Por eso la campaña es del laboratorio, para los médicos exclusivamente.

JULIO: Por supuesto… somos gente seria y responsable… Nunca utilizaríamos esto con fines que no sean específicamente medicinales…

ALBERTO: (Con los anteojos puestos, le mira los genitales a Sergio) Hace mucho frío o el que te hizo la circuncisión tenía Parkinson??

SERGIO: (A Alberto) Ves a qué me refiero?? (Alberto se saca los anteojos y empieza a jugar con ellos haciendo algunas piruetas en el aire.  Sergio deja la taza vacía en un costado) Él piensa que es gracioso… y no le llega ni a la suela de los zapatos al humor que tenía el Pato!! Y no solo eso… Pato utilizaba ese humor genial para las campañas…!! Fueron los mejores años!! Ojalá que con la nueva incorporación podamos llegar a ese nivel… (A Alberto, irónicamente) Muy rico tu café!! (Le devuelve la taza vacía)

ALBERTO: Qué incorporación?

SERGIO: La nueva creativa que contrató el jefe… Está en la oficina de personal ultimando los detalles del contrato…

JULIO: (Un tanto nervioso a Alberto) Dejá esos anteojos, querés?? (A Sergio) No nos dijeron nada…

SERGIO: Se los estoy diciendo.

ALBERTO: Pero tendrías que habérnoslo dicho antes, no te parece…? (Alberto apunta con los anteojos hacia el cesto al lado de la ventana y los arroja, pero éstos caen a través de la ventana) Ups!!!!

SERGIO: En primer lugar soy el secretario del jefe, no de ustedes.  En segundo lugar, nada estaba confirmado hasta hoy mismo… y en tercer lugar, espero que la reciban con cortesía.  El jefe dijo que tiene una gran trayectoria y dos importantes premios en su haber… (Yéndose hacia pasillo de oficinas) Y no se olviden de los huevos!! (Sale)

JULIO: (Como para sí) Cómo nos vamos a olvidar si están a punto de explotar?!

ALBERTO: (Lamentándose) Uyyy… Ya me imagino lo que debe ser! Con dos premios y gran trayectoria, estamos hablando de una vieja altanera que va a venir con todos los humos a querer llevarse el mundo por delante… (Por puerta de oficinas llega Tato casi corriendo, agitado y muy entusiasmado y de a ratos lanza una carcajada, seca y cortante)

TATO: Lo tengo!!! Lo tengo!!!!! Já, Já!!!

ALBERTO: (Sin darle importancia) Yo también. Y no ando fanfarroneando por ahí!

TATO: (Entrecortado por la agitación, la excitación y las carcajadas cortas y secas) No!! Já, já!! No entendiste!! Me refiero… a que al fin… lo conseguí!!Já, já!!

JULIO: Te cancelaron la hipoteca?

TATO: No! Qué va?! Eso… no lo termino ni el siglo treinta!! Já, ja!!

ALBERTO: Y qué conseguiste???

TATO: Tengo el virus!!!

JULIO: Qué tenés??

TATO: El virus!! Já, já!! Al fín lo conseguí!!!Ya lo tengo, Já, já!!

JULIO: (Mirando a Alberto, despectivamente) Éste es estúpido o se hace??! Tanta gente luchando contra eso y el tarado se pone contento????

TATO:: No!!! Já, já!!

JULIO: Y encima se ríe!!!!!

TATO: No!!!! Já, já…!!! Me refiero a que conseguí crear… el virus de la carcajada!!!! Já, já!! Es genial!!!! (Se va hacia el baño, riendo a carcajadas) Já, já… Já, já… Já, já!!!! (Sale.  Julio y Alberto se quedaron mirándose uno a otro)

JULIO: (A Alberto, irónicamente) Éramos pocos y parió mi abuela!!! Vos tenés idea de qué habla este delirante??

ALBERTO: Yo qué sé??! Ni idea. 

JULIO: Tras que se nos viene la jovata nueva con sus ínfulas de premios y trayectorias, todo el tema del Pato y que tenemos los huevos sin cocinar, ahora encima Tato se droga!!! No, si el día que lluevan soretes, nosotros vamos a estar disfrazados de inodoro!!!

ALBERTO: (De pronto recuerda) Ahhh, pará un poquito… Si mal no  recuerdo...  Hace un tiempo me dijo que andaba en el laboratorio, atrás de un virus que te hace reír… Investigando no sé con qué cosas raras, dopando aspirinas o algo por el estilo.  

JULIO: Acá el único dopado me parece que es él!

ALBERTO: Yo no le di mucha bola, porque me pareció una huevada… A quién se le va a ocurrir inventar un virus que te hace reír??!

JULIO: Pero si eso ya está inventado: es el óxido nitroso… Lo que se conoce como el gas de la risa… Y no sé por qué lo llaman así, porque te hace de todo menos reír…!! (Sale Tato del baño)

TATO: No bajé la tapa!! Já, já!! Suerte que acá no hay mujeres para que te griten “La tapaaaaa”!!! Já, já!!

ALBERTO: Si, reíte nomás que ya te lo van a gritar!!!

JULIO: Decime, delirante…

TATO: Delirante!! Já, já!!

JULIO: Cómo es eso que inventaste el óxido nitroso??

TATO: No!! Qué óxido nitroso??!! Já, já!! Lo que logré es el virus de la carcajada!!! Já, já!!

JULIO: Dopando aspirinas??

TATO: Quién te dijo eso??

JULIO: (Señalando a Alberto) Él!

TATO: Los que están dopados son ustedes!!! Yo hablé de la dopamina, la serotonina y la endorfina!!! Já, já!!

JULIO: A ver cómo es eso? Explayate un poco más…

ALBERTO: Pero acá, no en la playa! (Imitándole la carcajada cortante) Já, já!!

TATO: En la sensación de felicidad intervienen hormonas, como la dopamina, la serotonina y las endorfinas. Já, já!! (Se sienta en el primer escritorio, casi sobre proscenio y Alberto a su lado)

ALBERTO: (Al mismo tiempo que Tato, imitándolo) Já, já!!

TATO: La dopamina es la que está más relacionada con la sensación de placer y la motivación para buscar ese placer. La serotonina se la considera la hormona del placer y del humor. Já, já!!

ALBERTO: (Al mismo tiempo que Tato) Já, já!!

TATO: Y las endorfinas son las que aumentan nuestra sensación de bienestar, mejoran el humor y nos producen felicidad. Já, já!!

ALBERTO: Mirá vos!! Yo pensé que era el sexo oral!! Já, já!!

JULIO: Y vos qué hiciste exactamente con todo eso?

TATO: Bueno, no fue fácil… ni tampoco sé todavía si tiene contraindicaciones… Já, já!!  Después las fui mezclando, en un proceso largo y difícil… hasta que lo conseguí!!  No sé cómo, pero lo conseguí!! Y como no sé si es perjudicial, por ahora lo uso solo yo, y me divierto como loco!! Já, já!!

ALBERTO: Decime… Tanto tiempo que estás al pedo en el laboratorio de la Claudia esa… Nunca intentaste descubrir una vacuna contra… bueno, vos sabés… esa enfermedad…

TATO: El cáncer??

ALBERTO: Si… Qué se yo? Pensando en el Pato, no?

TATO: Sabés cuántos investigadores están con eso? No es nada fácil… aunque la esperanza es lo último que se pierde, no? Já, já!!

ALBERTO: Pero ni siquiera lo podés intentar??

TATO: Te pensás que no lo hice? Pero es todo muy complejo y hay muchas variantes y cosas en el medio… es difícil de explicar… Bastante que descubrí el virus de la carcajada de casualidad… No cura el cáncer, pero al menos va a ayudar a morirse de risa! Já, já! El resto me queda grande todavía…

ALBERTO: Bueno, pero para algo sos bioquímico, no?

TATO: En realidad, no.  Me falta un poquito.

ALBERTO: Una materia?

TATO: Quince para ser más precisos!

ALBERTO: Fuiste a la facultad a averiguar los horarios y nada más?

JULIO: Vos sabés que eso es ilegal, no?

TATO: Averiguar los horarios?

JULIO: Los experimentos esos!

TATO: Qué cosa?

JULIO: Eso de entrar a escondidas a un laboratorio, por más que sea de una amiga tuya, y hacer investigaciones sin siquiera tener título.

TATO: Ilegal?? Donde se hacen las leyes?

ALBERTO: Esa la sé!! En el congreso!!

TATO: Y quienes las hacen??

ALBERTO: Los diputados y senadores!

TATO: Y hay unos cuantos que son corruptos??

ALBERTO: Más que unos cuantos!!

TATO: Y ellos pueden hablar de ilegalidad??? Já, já!!

ALBERTO: (A Julio) Cuando tiene razón, tiene razón…

JULIO: (Tato y Alberto están sentados uno al lado del otro y Julio parado en medio de ellos, acariciándoles las cabezas paternalmente) De todas formas, me parece que por el momento sería mejor no mencionar nada de esto…!

ALBERTO: Si sobre todo ahora que está por venir la vieja agrandada!!

TATO: Quién??

ALBERTO: La nueva creativa que contrataron en lugar del Pato… Una vieja decrépita, e insoportable, que…  

JULIO: Yo después te explico… Ahora lo importante es terminar lo que ni siquiera pudimos empezar… (Por puerta de oficinas, aparece Yanina y se los queda escuchando sin ser vista por ellos) Y creo que es tiempo que se dediquen a lo más importante, no?

TATO: Te parece?? Já, já!!

ALBERTO: Ahora??

JULIO: Si señor!! Ahora es el momento ideal!! Estamos los tres juntitos como hace tiempo que no estamos… absolutamente solos y en lugar de distraerse con tonterías, lo mejor es que se dediquen de lleno a los huevos, a ver si por fin podemos acabar…!!!

ALBERTO: (Hablando chistosamente en forma amanerada) Ayyy, y me lo decís así delante de todos!!!

TATO: Y si me agarra la carcajada???

JULIO: (Acariciándoles las nucas con ternura) Por favor les pido… Es muy importante… No se me distraigan más y abóquense de lleno a los huevos, de acuerdo???

ALBERTO: (Siempre jugando a ser marica.  A Tato) A vos cómo te gustan los huevos?

TATO: (Siguiéndole el jueguito) Depende… Si estoy en Alaska, los huevos duros… Si estoy en la playa, los huevos pasados por agua…

ALBERTO: Y si estás en el Sahara?

TATO: Los huevos fritos!! Já, já!!!

ALBERTO: (Al mismo tiempo que Tato) Já, já!!! (Yanina vuelve a salir por la misma puerta)

JULIO: Son un par de huevones!! Si no terminamos la campaña de los huevos, cómo vamos a empezar la de los anteojos?

TATO: Anteojos? Qué, para una óptica?? Já, já!!

ALBERTO: No!! Anteojos que traspasan la ropa, para ver a la gente desnuda!!

TATO: Anteojos para ver a todos en bolas????

JULIO: Es un nuevo instrumental médico!!!

TATO: Eso tengo que verlo con mis propios ojos!!! Já, já!! No trajeron una muestra???

JULIO: Si… La tiene Alberto.

TATO: (A Alberto) Dónde está??

ALBERTO: (Haciéndose el inocente) Quién?

TATO: No es “quién”! Es “qué”!

ALBERTO: Qué… “qué”?

TATO: Qué, qué, qué??

ALBERTO: Qué, qué, qué “qué”??

TATO: Qué, qué, de qué qué qué??!!

ALBERTO: Qué qué, de qué qué, qué??!!

TATO: Qué “qué” de qué porqué qué??

ALBERTO: Qué, qué de qué qué porqué de qué??

TATO: Dónde está la muestra???!!

ALBERTO: No me cambies el tema de discusión!!!

JULIO: (Un tanto asustado.  A Tato) Pará, que yo ya pasé por esto… y a éste lo conozco como si lo hubiera parido… (A Alberto, tratando de cargarse de paciencia) Los rompiste?

ALBERTO: No!!! Cómo se te ocurre?

TATO: Los perdiste y no te acordás dónde, no es cierto? Já, já!!

ALBERTO: Tampoco!! Sé exactamente dónde están!!

JULIO: Y dónde están?

ALBERTO: Los tiré para que reboten contra el vidrio de la ventana y caigan en el cesto!

JULIO: (Miran ambos la ventana) Pero la ventana está abierta…

ALBERTO: Un leve e insignificante error de cálculo! (Tato y Julio corren hasta la ventana y miran hacia abajo)

JULIO: No lo puedo creer!!! Quedaron en la cornisa!!! Alguien tiene que ir a buscarlos…! (Mira a Tato)

TATO: A mí no me mires! El que los tiró, fue él! Já, já!!

JULIO: Vas a tener que ir vos!!

ALBERTO: (Julio lo mira) Qué tomaste, pis de culebra con la aspirina dopada de éste???? Ni loco me asomo ahí!!! Si estás tan interesado, andá vos!!!

JULIO: Sufro de vértigo!! Además eran ustedes los que querían ver a la gente en bolas, no???

TATO: En mi caso, no.  Solo a las mujeres!! Já, já!! Nunca entendí a las mujeres en eso, viste? Cómo les puede gustar ver a un hombre en bolas?? No hay nada más antiestético y desagradable que eso!! Já, já!!

JULIO: Pues entonces, ahí quedarán, porque acá mujeres no hay, más que la vi… (Se abre la puerta pasillo de oficinas y aparecen Sergio y Yanina)

La vi… la vitamina que tiene el huevo es… (Haciéndose como que los descubre) Ah… justamente estábamos hablando de los huevos…

YANINA: Si… Ya los escuché antes!!

TATO: La señorita es…?

SERGIO: La nueva creativa del grupo…

ALBERTO: (Con sorpresa) Esta es la vie…??????!!!!

JULIO: (Haciéndolo callar de un codazo) Esta es la bienvenida que le teníamos preparada!!!!! (Se le acerca, la abraza y la besa en la mejilla. Tato, también se le acerca y la besa en ambas mejillas.  Alberto se le quiere tirar encima y Julio lo frena.  Alberto se va a ponerle azúcar al café y lo revuelve)  

SERGIO: Así me gusta…! Que se empiecen a llevar bien desde el principio…

JULIO: Y por qué no habría de ser así? Somos todos profesionales, no?

YANINA: Exacto!! (Transición. Piensa) Un momentito… Profesionales… de qué?

JULIO: (Naturalmente) De la publicidad! Como vos, no?

YANINA: Ah, si, claro!! También!

SERGIO: (Va hasta el café que está revolviendo Alberto y quitándose, se lo toma) Bueno… Los dejo para que se vayan conociendo, que tengo cosas que hacer… Permiso… (A Alberto mientras sale) Muy rico tu café!!

JULIO: Así que vos sos nuestra nueva compañerita…?! (A los demás) Que “sorpresa”, no??

ALBERTO: La verdad, que es un… “pedazo de sorpresa”!!!

JULIO: Cómo te llamás…?

YANINA: Todos me conocen por “Laya”

TATO: Laya?? Já, já!! Que nombre raro!!

YANINA: La Yanina!! Ustedes son todos o hay alguien más?

ALBERTO: Bueno, falta uno… que en éste momento está pasando por un momento delicado…

YANINA: Problemas económicos?

ALBERTO: No.  Se está muriendo.

YANINA: Lo lamento… no sabía.

JULIO: Nos contó un pajarito, que recibiste dos premios, es así?

YANINA: (Sonrojándose un poco) Ay, no me digan que Piti ya estuvo hablando de mí…!!!

JULIO: (Sin entender) Piti??

YANINA: Bueno… el jefe! Yo le digo Piti cariñosamente!!

ALBERTO: (Los tres se miran compinches) Acabáramos!!!

YANINA: (Exhibiendo sus pechos) Y él siempre dice que la naturaleza me dotó con dos grandes premios!!!

JULIO: Entiendo… Y lo de la… trayectoria???

YANINA: (Otra vez sonrojada y haciéndose la tímida) Cada vez que me mira al irme, dice que tengo una gran trayectoria!!!

ALBERTO: Acabáramos dos veces!!!!!

JULIO: Disculpá mi curiosidad, pero ya que estamos en tren de conocernos… Trabajaste alguna vez en publicidad?

YANINA: Si. Una vez.

JULIO: Y si no es mucha indiscreción… En cuál?

YANINA: En una de un polvo pédico!! Yo era la modelo!! Buéh, en realidad lo único que se me veía era el pie, pero se complicaba la toma, porque no llegaba bien con el tarrito del polvo y enchastraba por todos lados… Por suerte había unos cuantos en el set que se ofrecieron ellos a echarme el polvo…

TATO: (Irónicamente) Y no era para menos!!

ALBERTO: Acabáramos sin fin!!!!

YANINA: Bueno, permiso… tengo que ir a terminar de firmar unos papeles en la oficina de personal y ya estoy con ustedes… así nos seguimos conociendo.

ALBERTO: Y esperemos que muy a fondo!!!! (Ella se va por puerta de oficinas y todos la miran irse embobados.  Cuando ella termina de salir, Alberto va disimuladamente hacia la ventana) Qué pedazo de mujer!!!

TATO: No creo que sea de gran ayuda para las campañas…

JULIO: Andá a saber… Tal vez tiene algún talento oculto… Habría que consultarle a “Piti”!!!

TATO: (A Alberto, sospechosamente) Adónde vas?

ALBERTO: Qué??

TATO: A vos te digo, y si vas a preguntar, no es qué, sino, quién!

ALBERTO: Quién, qué??

TATO: Quién qué de qué??

ALBERTO: Quien qué, de qué qué??

TATO: Quien qué, de qué qué, qué???

JULIO: (Casi explotando) No empiecen de nuevo!!!! (A Alberto, amenazante) Ni te te ocurra asomarte a la ventana para agarrar los anteojos, porque te podés caér…!!

ALBERTO: Y los vamos a dejar ahí?? (Haciéndose el angustiado) Cómo vamos a hacer la campaña??!! Ehh????!! Cómo vamos a inspirarnos. Ehhh???? Cómo vamos a conocer más profundamente a “Laya” sin los anteojos. Eh..???????

JULIO: No te podés arriesgar así…!!! Es muy peligroso!!! (Cuando Alberto casi retrocedió, Julio lo empuja hacia atrás e intenta subirse a la ventana) Dejá que voy yo!!!!

ALBERTO: De ninguna manera!!! (Agarra a Julio y lo tira hacia atrás e intenta subirse él a la ventana) No voy a permitir que te arriesgues por mí culpa!!! Yo los tiré, yo los voy a recuperar!!!!!

JULIO: (Repitiendo el juego) No hay discusión al respecto!! Voy yo y se acabó!!!! Para eso soy el más… el más…

ALBERTO: El más, qué?

JULIO: El más inteligente!!

ALBERTO: (Igual) No!!! Voy yo!!!

TATO: Esperen!!! En la oficina del jefe siempre hay una soga.  Nunca supe  para qué la tiene, pero ahí está!!

JULIO: Debe ser para escaparse por la ventana si la mujer lo encuentra en Offside!

ALBERTO: Y qué hacemos con la soga??

TATO: Atamos al que se asome, para que no se caiga al vacío!!

JULIO: Tiene razón… Buena idea…

TATO: Ya la traigo… (Sale por puerta del jefe.  Alberto camina nervioso de un lado al otro)

JULIO: Un poquito de paciencia y listo… Cuál es tu apuro??

ALBERTO: (Muy impaciente) Hoy es el único día que los vamos a poder usar…

JULIO: Por qué? Son a batería, acaso?

ALBERTO: Es que “Laya” todavía no sabe nada de la campaña de los anteojos… Cuando lo sepa no nos va a dejar usarlos…

JULIO: Tenés razón… Es hoy o nunca!!!! (Va corriendo hacia la ventana y se asoma con medio cuerpo afuera)  Vos sosteneme de las piernas que yo los agarro…!! (Abre las piernas con medio cuerpo que desaparece hacia afuera de la ventana, y Alberto lo sujeta con una pierna en cada hombro)

ALBERTO: Bueno, pero apurate…

JULIO: (Con el cuerpo hacia afuera, en off) Sujetame con fuerza, que si no, perdemos los anteojos y a mi… Y en ese caso los anteojos son lo que menos me importa!!!

ALBERTO: Así va bien?

JULIO: Todavía no llego con la mano… la tengo muy corta… (Por puerta de oficinas entra Yanina y se queda mirando y escuchando)

ALBERTO: (Sin verla, hablándole a Julio) Bueno, ché… Qué culpa tengo yo que la tengas tan corta??

JULIO: Tampoco es culpa mía!! Ya nací así!!

ALBERTO: Y no la podés estirar un poco?

JULIO: Que te pensás? Que la tengo de goma?? (Por puerta del jefe entra Tato con una soga, se sorprende al verla y también se queda escuchando)

ALBERTO: Y?? Cómo lo ves?

JULIO: Por las dudas no me sacudas que si se me cae, se rompe en mil pedazos! (Yanina mira a Tato como pidiéndole explicaciones, y Tato le hace señas de que ellos son maricas y el único macho es él)

ALBERTO: No tenés cómo sujetarla?

JULIO: Ahí parece que quiere… Un esfuercito más y ya está…

ALBERTO: Qué hago? Te voy recogiendo?

JULIO: Despacito… Sin sacudirme mucho que es muy frágil!!

ALBERTO: Aflojate un poco vos también!! Todo el esfuerzo lo tengo que hacer yo??

JULIO: Dale, recogeme de una vez en vez de protestar tanto…!! (Termina de levantarlo, ya Julio con los anteojos en la mano.  Cuando advierte a Yanina se los coloca) Laya!!

ALBERTO: Nina!!

TATO: (Señalándolo a ambos que no saben qué decir) Lostro-litos!! Já, já!! (Se vuelve a meter por oficina del jefe)

YANINA: Si molesto puedo venir en otro momento…

JULIO: Cómo vas a molestar!!! 

YANINA: Quería mostrarles algo… Son algunas ideas que se me ocurrieron para la campaña de los huevos…

ALBERTO: (Mirándola baboso de arriba abajo) Si yo te muestro las ideas que se me ocurren a mí, vamos todos presos!!!

JULIO: (Mirándola de arriba abajo con los lentes puestos) No solamente no molestás, sino que además sos muy bienvenida… sobre todo con eso… que tenés para mostrarnos…!!

YANINA: A decir verdad, no es mucho, pero… (Abre una carpeta y muestra un dibujo)

JULIO: No seas humilde!!

ALBERTO: Qué lástima que yo no lo pueda ver…!

YANINA: Por qué?

ALBERTO: Porque Julio está usando mis lentes…!Y sin eso, no veo un cura en la nieve!!

YANINA: (A Julio) Devolvéselos, pobre!!

JULIO: Pobre??!!

YANINA: Si!! Él también tiene derecho a mirar, no?

ALBERTO: (Mientras le arrebata los lentes y se los pone) Nunca tan bien dicho!!! (La mira de arriba abajo) Ayyayyayyayayyyy!!!!!!!

YANINA: Ahora ves bien?

ALBERTO: Ni te imaginás!!!

YANINA: Y qué te parece?

ALBERTO: Sensacional!!! Espectacular!!! No tiene desperdicio!!! Descomunal por donde lo mires!!!

YANINA: (Muy contenta, siempre mirando sus bocetos) A mí también me pareció!! Se lo voy a mostrar a Piti!!! (Sale por oficinas)

ALBERTO: (Después que ella salió.  A Julio, haciéndose el ingenuo) Cómo?? (Irónicamente) El “Piti” todavía no vio todo eso????

JULIO: Lo debe haber visto, tanteado, degustado, saboreado y catado de mil formas distintas…!!! (Imitando a una vecina pícara) El “Piti” es uno...!!! (Se sientan uno al lado del otro de frente al proscenio y de espaldas a la puerta de oficina)

ALBERTO: Si… por ahora es “uno”, porque si la mujer se entera, lo menos que hace es cortarle el “Piti”, y ahí va a ser uno menos un cuarto!!!

JULIO: Y eso a vos, no te conviene, o si?

ALBERTO: No empecemos otra vez con eso! Ya te dije que no tuve, ni tengo, ni tendré nada con ella! Es ella la que me tira onda todo el tiempo…

JULIO: Qué estómago!!  Hay gente para todo, decía una vieja que tomaba mate en un plato!

ALBERTO: (Despectivamente mientras se quita los anteojos y los deja sobre una silla) Miren quién habla!! El Brad Pitt del subdesarrollo! (Pausita. Se relajan.  Mientras continúa el diálogo, la puerta de pasillo de oficinas se abre lentamente y entra sigilosamente Pato, vestido con un largo impermeable y la capucha sobre su cabeza, tapándole casi toda la cara.  Entra espiando hacia afuera como para asegurarse que nadie lo vio hasta que cierra tras de sí, sin hacer el menor ruido.  Se va trasladando silenciosamente por detrás de ellos, hasta que llega al medio de ambos.  Se arrodilla en medio sin ser visto en ningún momento por ellos que siguen charlando)

JULIO: La verdad… está buenísima!

ALBERTO: La mujer del “Piti”??

JULIO: No sé! Eso decímelo vos!

ALBERTO: Y dale Juana con la canasta!!

JULIO: Me refería a la Yani!!

ALBERTO: Ahh,.. si! Es infernal!! El monumento al divorcio!!

JULIO: Tanto que ni miramos el boceto que hizo!

ALBERTO: Y qué podés esperar de una improvisada…

JULIO: Vos los viste?

ALBERTO: A quién?

JULIO: A los bocetos que hizo la Yani!!

ALBERTO: Con todo lo que había para mirar, iba a perder tiempo en eso??!!

JULIO: Cómo se extraña el Pato!!  Sin mirar sus bocetos, ya sabías que era una genialidad…

ALBERTO: Vas a ir a verlo, hoy?

JULIO: Vamos juntos si querés…!

ALBERTO: No!! Con vos no voy ni en pedo!

JULIO: Y eso?  A qué viene?

ALBERTO: Sos capaz de hacer lo mismo que con la plantita!

JULIO: Porqué no te hacés un enema de bolsitas y te vas a cagar en paquetes??!

ALBERTO: Era un chiste…! (Pausita) Si nos habrá sacado de apuros cuando pasaban los meses y no se nos ocurría nada… el venía y de un plumazo, zás!! Otra genialidad…!!! Qué sentido del humor que tenía!! La verdad que siempre pensé que era un tocado por la varita mágica del humor!!

JULIO: Si… se divertía tanto…! Era como un chico jugando todo el tiempo!!

ALBERTO: Y las ocurrencias que tenía!! Que cosa rara, no?

JULIO: Cual?

ALBERTO: Sin darnos cuenta… estamos hablando en pasado… (Nueva pausa)

JULIO: (Comienza a reírse) Te acordás aquella vez que le hizo creer al “Piti” que había un zombi en la oficina??! (Comienzan a reírse los dos)

ALBERTO: Qué pedazo de turro!! Una semana le estuvo haciendo la cabeza con esos de los zombis… Se disfrazó con ese impermeable azul oscuro, y se maquilló todo pálido, con unas ojeras profundas, que…

JULIO: Era un zombi…!! Y cuando el jefe lo vio en su oficina, con las luces apagadas, casi se muere del susto!!!! (Pato se quita la capucha que le cubría la cara y se lo ve, rapado, muy demacrado, pálido y con grandes ojeras)

ALBERTO: (Riendo con más carcajadas) Si!!! Porque se puso la linterna en la pera, y con el reflejo de la luz… !! (Julio y Alberto giran sus cabezas para mirarse, y de golpe ven en medio de ellos, la esperpéntica imagen de Pato, al lado de sus caras.  Pegan un tremendo salto y se corren cada uno a un costado asustados) AAAAHHHHHHGGGGGhhhhhhh…….!!!!!!!!!

JULIO: Qué hacés, Pato???!!  Nos querés matar de un susto???????

PATO: (Sonriendo) Y eso que estoy sin maquillaje!!

JULIO: Esas cosas no se hacen…!!

ALBERTO: Un poco más y me muero!!

PATO: (Siempre sonriendo) Todos los días digo lo mismo! Já, já, já!!

ALBERTO: (Como sintiendo que metió la pata) No!! Quiero decir, que… No me refería a eso…! Quise decir que…

PATO: (Acariciándole la cabeza con ternura) Está bien, Albertito… Lo digo en joda…! (De oficina del jefe llega Tato y lo ve y lo abraza)

TATO: Patito feo!!!! Siempre dije que si veía algo más feo que vos, lo pisaba porque seguro que es una cucaracha!! Já, já!! Por fin viniste a visitarnos!!!

PATO: Buéh… (Riéndose) más que una visita, digamos que… vine a pedirles un favorcito, a modo de despedida…

JULIO: No importa qué favor sea, desde ya contá con eso. Pero antes…

PATO: Estás seguro??

JULIO: Te dije que si!! Sea lo que sea!!!

PATO: (A los otros) Ustedes lo escucharon, no?? Dijo que si!!!

TATO: Si, Patito! Lo que sea!!

PATO: (Reafirmando) Pero dijo que sí!!!

ALBERTO: Contá con nosotros!!!

PATO: Aunque tenga que ver con morirme?

ALBERTO: Bueno… tarde o temprano, todos nos vamos a morir…

PATO: Si, pero ustedes van a a esperar a que eso ocurra…  Yo no!

ALBERTO: Qué? Como la plantita?

JULIO: (Pausita.  Los tres se miran con resquemor) Qué humor negro que tenés!

PATO: Antes nunca se quejaban de eso…

ALBERTO: Bueno, antes era antes y ahora… es ahora… Quiero decir que… Me refiero a…

JULIO: Callate la boca y no la embarres más, querés?

TATO: Já, já!!

PATO: Están equivocados… Los tres, y me animaría a decir que casi todos…! No me tienen que tener lástima! No la necesito ni la quiero.

ALBERTO: No!! No es lástima…! Es que…

PATO: Alberto… Yo sé lo que están sintiendo y sabés qué? Me cago de risa por eso…! Es como si no me conocieran…!

JULIO: Cómo no te vamos a conocer???!

PATO: Entonces déjense de joder…! Simplemente me tocó la hora de devolver (Señalando su cuerpo) el envase…! Lo poco o mucho que viví, lo disfruté!! Me cagué de risa!! De casi todo!!! Ya hice el duelo!! Porque, sabés qué? Yo aprendí que lo único que sirve en la vida es ser feliz… y cuando uno se caga de risa, es felíz…! Aunque más no sea ese ratito!!! Y la gente no se da cuenta… Viven amargados y nerviosos, corriendo de un lado a otro sin llegar a ninguna parte, y cuando se quieren dar cuenta, se les acabó la vida…! Y desperdiciaron tantas oportunidades de reírse…!!! Y creeme que para eso, no necesitás plata!! (Pausita.  Se agita.  Le cuesta respirar.  Julio le alcanza una silla y se sienta) Yo no!! Yo me pienso cagar de risa hasta el último instante…

JULIO: Pará, pará un poquito… Cagate de risa todo lo que quieras… pero en el hospital, con una enfermera al lado que te controle todo el tiempo. Okey??

PATO: Para qué?

ALBERTO: Cómo para qué??? (Busca las palabras pero no se le ocurre nada.  Mira a los otros como pidiendo ayuda) Pregunta para qué?!

TATO: La esperanza es lo último que se pierde…!

PATO: No.  No es lo último… Cuando se llega a mi estado y te vas consumiendo como una pasa de uva sin posibilidad de reponerte, lo  primero que se pierde es la dignidad de ser humano… Después se pierde la esperanza… y lo último que se pierde es la vida. Yo ya voy por la segunda…

ALBERTO: Pero te… no sé…!! Te pueden alargar la vida un poco más!!!

PATO: Qué se alarga? La vida o el sufrimiento?? Tuyo y de los que te rodean! Porque llega el momento en que todos los que te quieren, están deseando que te mueras para que dejes de sufrir!! Y sobre todo para dejar de sufrir ellos mismos al verte así, como un despojo humano que nada tiene que ver con lo que fuiste!! (Pausita) Siempre pensé que no es justo! Si pudiste elegir qué hacer con tu vida… con quien casarte… tener hijos, dónde vivir y hasta elegir un presidente… Por qué no podés elegir también tu muerte??

JULIO: Porqué te escapaste del hospital?

PATO: Decime… la tortura está prohibida?

ALBERTO: Por supuesto!

PATO: Y lo que me están haciendo en ese hospital no es acaso una tortura?? Alargarme las horas de sufrimiento?? Cuanto me queda? Un mes más hasta que no pueda ni balbucear?? Y que encima, también acabará en la muerte??!! Eso sí es legal??!! Entonces me cago en la legalidad!!

JULIO: (Lo mira como estudiándolo, sospechosamente) A ver, a ver, a ver… Me parece que te voy entendiendo… Todo éste speech, tiene que ver con el favor que nos querés pedir?? (Pato asiente con una sonrisa.  Julio se le aleja con cierto temor) No…!

ALBERTO: (Sin entender mira a uno y otro) Qué?

JULIO: (Comienza a caminar nerviosamente de un lado a otro) No!!! De ninguna manera!!! Que ni se te pase por la cabeza!

ALBERTO: No, qué???

TATO: De qué hablan???

JULIO: Que ni se te ocurra semejante idea, porque no!!!!!

PATO: Tan delirante te paree?

JULIO: Viniendo de tu parte, no.  Pero es delirante!!

TATO: Ahhh!! Me parece que lo voy agarrando!! Já, já!!

PATO: No era que contaba con vos para cualquier cosa?

JULIO: Si!! Pero no para una cosa así!!!

ALBERTO: (Casi explotando) Se puede saber de qué carajo hablan???!!!!!

JULIO: Quiere ser… La plantita!!!!!

PATO: Con que me consigan un arma, es suficiente. Del resto me encargo yo.

TATO: Yo sé dónde hay una!!Já, já!!

JULIO: (Nervioso, a Tato) Y vos dejá de reírte como un estúpido!!!

TATO: No puedo, Já, já!! Es el virus!!

PATO: Qué virus?

ALBERTO: Uno de sus inventos. El virus de la carcajada!

PATO: Y eso??

TATO: Junto con Mariela, la bioquímica esa que siempre me ayuda, estoy juntando endorfinas con dopaminas y serotoninas en el laboratorio de Claudia… Todavía estoy experimentando, pero sin querer se mezcló con el oxígeno y ahora me cago de risa de cualquier cosa!!

PATO: Eso es fantástico!!! Un virus que te hace reír??

TATO: Si!! Já,já!!

PATO: Es genial!!!!(Le besa la frente) Vos sos el que va a salvar a la humanidad, te diste cuenta???

TATO: Yo? Já, já!!

PATO: El virus de la carcajada!! Así le pusiste?? No te das cuenta pero es el invento que va a cambiar la historia del mundo!!

ALBERTO: Eh, ché… es para tanto??

PATO: La carcajada es la mayor expresión de la felicidad! Es la exaltación de la vida!!! A propósito de eso… Tengo que pedirles otra cosa…

ALBERTO: Otra… plantita??

PATO: Pero esto sí, me lo tienen que prometer… Cueste lo que cueste y caiga quien caiga…

JULIO: Peor que lo otro no va a ser… De qué se trata?

PATO: Cuando me vaya, no quiero que me lloren. 

TATO: Qué querés decir?

PATO: Quiero que se rían a carcajadas!

ALBERTO: Cómo??

PATO: Si! Eso mismo. Que se rían!! Porque habré dejado de sufrir! Y por ustedes! Porque todavía están vivos y cada minuto cuenta para reír a carcajadas…!!

ALBERTO: No sé cuál de los dos favores va a ser más difícil!

PATO: Prometido??

LOS TRES: (Pausita.  Los tres se miran y asienten) Prometido!

PATO: (A Tato) Esto fue lo mejor que jamás podías inventar!! (Como anunciando a todos) El bioquímico frustrado, inventó la felicidad, señoras y señores, les presentamos: El virus de la carcajada”!

TATO: Já, já!!  (Orgulloso, da un paso al frente y declama como si recibiera un Oscar) Quiero agradecer en primer lugar, a todos aquellos que me apoyaron profundamente... esta mañana en el colectivo lleno…

(Se abre la puerta de pasillo de oficinas, y cuando Pato lo advierte, se zambulle debajo del escritorio. Entra Sergio sin haberlo visto)

SERGIO: Lo que traigo, no es nada agradable…

ALBERTO: Qué coincidencia! Tu mujer piensa lo mismo!!

SERGIO: (Sin hacer caso de la humorada) Llamaron del hospital.  El pato se escapó!! Y en su condición esto puede ser muy peligroso… Saben algo de él?

ALBERTO: (Hablándole a Sergio y señalando hacia el otro costado, donde supuestamente está Pato, pero en esa dirección se encuentra Tato) Acá está!!

JULIO: (Interrumpiendo y señalando también a Tato) … el que puede saber algo… fue el último que lo vio…

SERGIO: Ahá… Bueno, Y..???

TATO: Y, qué? Já, já!!

SERGIO: Dónde está?

TATO: Quién? Já, já!

SERGIO: Qué? Es una confabulación? (Pausita. Mira severamente a los tres.  Nadie responde.  Entra Yanina con la carpeta en la mano) Entiendo… Les advierto, que si ustedes están detrás de esto, se las van a ver negras!!

ALBERTO: (Señalándose los genitales) Por qué? El pantalón destiñe?? (Sergio se va malhumorado)

YANINA: Quién se las va a ver negras?

ALBERTO: Los africanos!

YANINA: No… Es un mito… No es tan así.

JULIO: Qué? También ahí estuviste husmeando?

YANINA: No!! Pero conozco casos… quiero decir… que no es tan así!

ALBERTO: Acabáramos!! (Se da cuenta) Y hablando de eso… Dónde dejé mis anteojos??

YANINA: No podés vivir sin tus anteojos?

ALBERTO: Cada minuto cuenta!!!! (Busca por todos lados y no los encuentra) Dónde los dejé??

YANINA: Les venía a comentar que a Piti le encantó la idea, y me puso al frente de la campaña… Así que de ahora en más… de los huevos me encargo yo! (Se va muy altanera y contenta por puerta de pasillo)

JULIO: Si llega a ser más rápida, rompe la barrera del sonido!

ALBERTO: Yo quiero saber dónde están mis anteojos!!!! (Por debajo del escritorio se asoma Pato con los anteojos puestos y los mira)

PATO: Ché!! Esto es una cosa de locos!!! De dónde lo sacaron?? Un par de meses que no estoy con ustedes y la tecnología los invadió!!!

JULIO: Es otra campaña: anteojos de rayos x… para el mercado medicinal!

PATO: (Los mira de arriba abajo) Es fantástico…! Y ahora que los miro bien, me hacen acordar de algo… Hace mucho que no comemos maníes con chocolate, no?

ALBERTO: (Despectivamente mientras le quita los anteojos) Já, já, já!

PATO: Bueno… a lo nuestro… me van a ayudar o no?

JULIO: (Los tres se miran) Patito… lo que nos estás pidiendo… no es fácil…

PATO: Nunca fue difícil conseguir un arma.

TATO: (Señalando la oficina del jefe) El jefe tenía una, pero en la vieja oficina ya no está.  Yo revisé todos los cajones…

ALBERTO: A mí no me mires porque no tengo idea de esas cosas…

PATO: Me van a decir que no pueden conseguir una?

JULIO: Conseguirla, sí.  Dártela es lo difícil.

ALBERTO: (A Julio) Cómo? No era fácil tirar la plantita y comprar otra?

JULIO: No es lo mismo!!!

PATO: (Pequeña pausita) Está bien… No se preocupen.  No los critico… Tal vez en su lugar yo también reaccionaría así… No, Tato?

TATO: Eh? Y… creo que sí.

PATO: (Los palmea) Está todo bien… Si no se puede, no se puede… Cambiemos un poco de tema… Vos, Albert? Todo bien?

ALBERTO: Si, normal… siempre lo mismo…

PATO: Te seguís yendo temprano para salir a pasear con la perrita?

ALBERTO: Cómo, no te conté?

PATO: No. Qué?

ALBERTO: (Pequeña pausita)  Te acordás que le puse Mía de nombre?

PATO: Si… Es hermosa. 

ALBERTO: Toda peluda, enorme, blanca… con su hocicote gigante… Después de bañarla parecía una esponja babeante… Me acompañó catorce años… Siempre estuvo conmigo.  Pasamos juntos tantas cosas… En los peores momentos, me lamía las lágrimas y se recostaba en mi regazo… me arrancaba una sonrisa de ternura y las penas se pasaban… Un día le apareció un tumor.  Grande.  La tuvimos que operar y casi por un año anduvo bárbara…

PATO: Si… hasta ahí sabía… Qué pasó?

ALBERTO: Un día, le empezaron a salir bultitos por todos lados… estaba muy hinchada y le costaba respirar… pero ella no se quejaba.  Echada en el piso, me miraba con esos ojos de enamorada, como si estuviera esperando mi decisión… La llevé otra vez al veterinario y le  pregunté si estaba sufriendo, y me dijo que sí. Mucho.  No lo pensé dos veces y le pedí que la ponga a dormir… Le dio un par de inyecciones y así se fue durmiendo despacito, lentamente en mis brazos… Fue una sensación muy rara… Por un lado me sentí un asesino, pero por el otro lado también sentía que le había regalado la paz que tanto estaba deseando… Lloré todo el día…!

PATO: (Lo consuela con una mano en el hombro) Te entiendo… Lo lamento mucho… Y porqué tomaste esa decisión?

ALBERTO: Nunca hubiese permitido que uno de los seres que yo más amaba, siguiera sufriendo si ya no había nada más que hacer… (Pausa.  Cae en la cuenta de lo que acaba de decir.  Todos se miran)

JULIO: (Julio le dice a Alberto) En el tercer cajón de la nueva oficina del jefe.  Está enganchado en la parte del cajón de arriba, por eso cuando lo abrís, no lo ves… (Le da un manojo de llaves) Acá tengo una copia de la llave del cajón.

TATO: De dónde las sacaste?

JULIO: Un día que “Piti” salió, sin que se diera cuenta, hice copias.

TATO: Qué bonito!!! Já, já!! Lindo ejemplo para cuando tengas hijos!!

JULIO: (Levantando una mano) Solterito y sin apuro!!

ALBERTO: (También levantando su mano) Divorciado y sin ánimo de reincidir!!

TATO: (También levantando la suya) Casado y… arrepentido!!

PATO: (Se levanta, se acerca a Julio, levanta la mano y lo besa en la frente) Metastásico y con amigos de fierro!! Gracias… Entiéndanme… No les pido que me maten… sólo que me ayuden a dejar de sufrir… Ya me cansé de insultar a la metástasis… Es deprimente mirarse al espejo, sabiendo que no hay solución…

TATO: Haberlo sabido antes y te traía a mi suegra!! Una semana con ella y te matás…!

PATO: Mientras la buscan, -al arma, no a tu suegra- (Señala la oficina del jefe) yo me voy a dormir una siestita en el mejor sillón del edificio… esta enfermedad de mierda te cansa mucho… (Mientras se va yendo por oficina del jefe) Cuiden esos anteojos porque van a valer una fortuna!! (Sale)  

ALBERTO: (Se va hacia la cafetera y se sirve otro café.) En serio querés darle el arma?

JULIO: Vos qué harías?

TATO: (Advierte que Alberto le pone el contenido de tres sobrecitos al café) Eh, ché! Pará un poco con el azúcar! Te va a hacer mal…

ALBERTO: No.  No es azúcar. Es laxante. Un sobrecito y no parás de ir al baño por tres días…

TATO: Y encima le ponés tres sobres??? (Entra Sergio por puerta de pasillos)

SERGIO: El jefe me envía a informarles, que la señorita Yanina se hará cargo por el momento de los huevos…

JULIO: No sé por qué no me sorprende.

ALBERTO: Bueno… ahora sí por fin me voy a tomar un cafecito bien batido y espumoso…

SERGIO: (Sobradoramente) Qué coincidencia! Yo también!! (Agarra el café antes que Alberto y se lo bebe de un sorbo)

ALBERTO: (Pausita.  Todos lo miran beber con aprensión. Con ironía a sus amigos) Qué cagada!!  (Por lo bajo a Julio) Tercer cajón dijiste? (Julio asiente y Alberto va saliendo por pasillo de oficinas y se cruza con Yanina que entra con una caja de zapatos en la mano)

YANINA: Necesito huevos! Dónde los puedo encontrar?

TATO Y JULIO: (Al mismo tiempo, pero sin señalar nada) Acá!!!!

SERGIO: (Que los conoce, trata de suavizar) Acá en la oficina!

YANINA: (Mirando a su alrededor) Adónde? No los veo…

SERGIO: (Señalando la ofic. del jefe)  En la antigua oficina del jefe… Hace tiempo que no se usa, por eso la tenemos como una especie de depósito… (Yanina comienza a caminar hacia allá y Julio y Tato gritan al mismo tiempo para detenerla)

JULIO y TATO: Nooo!!!!!

YANINA: Qué pasó??

TATO: Es que… allá… no se puede entrar…

SERGIO: Por qué? Qué tiene?

TATO: No conviene… Es que… (No sabe qué decir) Julio les va a contar…!

JULIO: (Mira a Tato como para querer matarlo) Bueno… Tato se refiere a que…  Ahí… en fin… Son cosas que pasan, no? (Se le ocurre) Hay cucarachas!!!!!

YANINA: (Con asco, retrocediendo)  Ay, no!!! En serio??? Si hay algo que odio son las cucarachas!!

JULIO: Si! Está infestado…! Como la abandonamos un poco desde que el jefe se mudó a la otra oficina, no se hace mucha limpieza que digamos…

TATO: Sin ir más lejos, el otro día encontramos una secretaria que nos olvidamos ahí hace dos años!!! (Julio lo mira como para querer matarlo otra vez)

SERGIO: (Comienza a tomarse el vientre un tanto molesto.  A Yanina) No te preocupes… ahora mando al cadete a que traiga una docena… Permiso… Creo que no me cayó bien el guiso de porotos de anoche… (Se mete presuroso por puerta del baño)

TATO: Qué cagada!!!

YANINA: (Revisando sus útiles que trajo dentro de la caja de zapatos) Bueno, a ver… traje los crayones… tengo la regla…?

JULIO: No me pareció! De todas formas, nunca es impedimento… para crear, me refiero!

YANINA: Ya me traen los huevos… Creo que tengo casi todo lo necesario para empezar la campaña… Qué más me hace falta? (Entra Alberto por puerta de pasillos, con la mano metida dentro del pantalón a la altura de la bragueta)

ALBERTO: Acá tengo la pistola!!! (Todos lo miran)

YANINA: (Enérgica) No.  De ninguna manera…! Primero está el trabajo!!! (Trans. a pícara, sonriéndole mientras sale, le hace un mohín a Alberto) Pero después hablamos…!! (Sale por puerta de pasillos dejando la caja de zapatos sobre la mesa)

ALBERTO: Acabáramos!!!!

JULIO: (Protestando por Alberto) No sé qué le ven las mujeres de interesante a este esperpento!!! Es más feo que toser con diarrea!!!

ALBERTO: Es que nadie tiene una pistola como ésta!! (Saca la pistola de entre sus ropas y la exhibe.  Todos se asustan un poco y trata de esquivar la dirección a la que apunta)

JULIO: Pará!!! Que hacés??

TATO: Apuntá para otro lado! El Pato se quiere morir, no yo!!!

ALBERTO: Eh!! No se asusten!! Está descargada… Le saqué las balas por las dudas…

JULIO: (Con un poco de temor) Estás seguro??

ALBERTO: Por supuesto…! (Dudando) Bueno, eso creo…!(Justo en el momento que de baño sale Sergio.  Ellos se asustan y ponen la pistola en la caja de zapatos)

SERGIO: Ufff….!!! Qué momento…!! Nunca tuve tan presente la imagen de las cataratas del Iguazú!!! (Se dirige hacia la puerta de oficinas, cuando Alberto le habla)

ALBERTO: No querés otro cafecito??

SERGIO: No, gracias… Me hace falta agua! Mucha agua!!! (Sale)

TATO: Che… Julio… Vamos a poder cumplir esa promesa?

JULIO: El jefe todavía está en la oficina de personal. Ni se va a dar cuenta.

TATO: Me refiero a la otra promesa… Yo no sé si voy a poder reírme cuando él… se vaya!

JULIO: (Sin darle demasiada importancia) Qué se yo! Nos inyectaremos el virus ese…

TATO: No se inyecta. Se transmite con el oxígeno.

JULIO: (Tratando de no pensar en eso) Bueno, lo inhalaremos y listo!!! Ahora no es el momento de… (Entra Silvia con varias bolsas de shopping y en una hay una caja de zapatos igual a la de Yanina)

SILVIA: No hay caso… No hay nada como ir de compras… (Mientras va dejando las bolsitas sobre los escritorios) Comprar me relaja, me revitaliza, me conmueve… (Con intención se le acerca a Alberto) Me excita!!!

ALBERTO: (Por lo bajo, como para sí) Acabáramos!!

JULIO: (Codeando a Tato) Nosotros tendríamos que ir a ver qué pasa con… la cucaracha, no?

SILVIA: Hay cucarachas?

TATO: Si.  Una.  La tenemos como mascota. Y estamos esperando que vaya al baño para saber si es cucaracha o cucaracho!

SILVIA: Qué asco!! Ni me cuenten!!! (Julio y Tato se van por oficina del jefe y Alberto muy lentamente comienza a intentar alejarse de ella ante su avance) Qué te pasa?  No te escapes…!

ALBERTO: (Tratando de disimular) No, si no me escapo… Vine a ver… si todavía estaba… la silla acá!

SILVIA: (Saca la caja de zapatos de la bolsita y le muestra los zapatos) Mirá los zapatitos que me compré!  (Se calza de espadas a él, sacando la cola hacia afuera) Apenas me los probé, quedé encantada… Me estiran la pierna y me hacen más sexy, no??

ALBERTO: Eh? Si… qué se yo?

SILVIA: Cómo no sabés? Soy sexy o no???

ALBERTO: Si! Yo qué se!!!

SILVIA: (Comienza a llorisquear compungida) Por qué?? Ehh??? Por qué??

ALBERTO: Porqué, qué??

SILVIA: Porqué me hacés esto???

ALBERTO: Qué te hice?? Si yo no te hice nada!!! Ni te toqué!!!

SILVIA: Justamente a eso me refiero!!! (Llorando) Por qué me esquivás tanto??? Tan fea soy??? Tan desagradable???!!!

ALBERTO: Pero qué decís??!! Silvia, por favor!! Si sos preciosa!!!

SILVIA: En serio me lo decís??

ALBERTO: Por supuesto!!! Es más… Pocas veces vi mujeres tan lindas…!!!

SILVIA: (Calmándose, como nena consentida) De verdad?? No me mentís?

ALBERTO: Para nada!! Te lo juro por (Menciona a su equipo de fútbol), que si miento, que pierda el próximo clásico!! (Se arrepiente) Bueno, que empate!!

SILVIA: (Montando en cólera) Viste?? Yo sabía que me mentías!!! Sos igual que mi marido!!!! Seguramente él te debe haber presionado, no??

ALBERTO: Pero no!!! Si yo casi ni hablo con “Piti”… (Se da cuenta que metió la pata)

SILVIA: (Sospechando) Con quién???? Le dicen “Piti” ahora????

ALBERTO: (Muy asustado, tratando de recomponerse) No!!! No. De ninguna manera… se me escapó!! Nosotros, no!!!

SILVIA: Quién le dice “Piti” entonces????

ALBERTO: (Titubeando) Eh?? No sé.  Nadie.  Lo inventé yo!!!

SILVIA: (Avanzando hacia él amenazadoramente) Tiene una amante, no??? Es eso!!!

ALBERTO: Ehhh??? No!! Quiero decir, no sé!! Qué se yo????

SILVIA: Y lo saben todos, menos yo, no????

ALBERTO: No! Si!! Yo no sé nada!!!

SILVIA: Vos lo sabías?????

ALBERTO: Si!! Quiero decir, no!!! Me refiero a…

SILVIA: (Haciéndose la trágica) Soy la única estúpida que no lo sabe, no???

ALBERTO: Si!! No!! Quiero decir.. hay otros… Quiero decir que…

SILVIA: Lo sabía!!!! Mi intuición no falla nunca!!!!

ALBERTO: Silvita, por favor!!! Yo no tengo nada que ver…!!

SILVIA: Silvita un cuerno!!!! Quién es???

ALBERTO: No sé… yo no se nada!!!

SILVIA: Dónde está???? Es joven??? Trabaja acá??? La conocés??? Dónde la viste???? Cómo se llama????

ALBERTO: (Explotando) No sé!!! No tengo idea!!! Yo no conozco a ninguna Yanina!!! (Trans. Se da cuenta que metió la pata y empieza a hablar tímidamente) Quiero decir… ni sé si se llama Yanina… o Eduviges…

SILVIA: (Montando en cólera, se va por puerta de pasillo de oficinas) Así que Yanina…!! Ahora lo voy a averiguar!!!  Ya me va a conocer ese zángano, repulsivo y asqueroso!!!! Cómo se le ocurre hacerme ésto??? Engañarme a mí!!! A mí, que soy una santa!!!! Pero ahora me va a conocer!!! (Sale.  Por puerta del jefe aparece Tato)

TATO: (Mirando a todos lados) Se fue?

ALBERTO: (Muy compungido) Si!!

TATO: (Hablando hacia adentro de la oficina) Listo. Todo despejado!! (Advierte que Alberto se sienta abatido) Qué pasó?

ALBERTO: Metí la pata!! Y ahora se va a armar una, que ni te cuento!!! Y todo por mi bocaza!!! Me quiero matar…!!! (Pausita.  Alberto quedó abatido cabizbajo, Tato saca la pistola de la caja de zapatos y se la alcanza.  Alberto lo mira y le dice con tono de protesta) Es una forma de decir, guanaco!!! (Tato vuelve a poner la pistola en la caja de zapatos. De pasillos vuelve a entrar Silvia furiosa, y va recogiendo sus paquetes, uno a uno, mientras dice enojada) Ahora me va a conocer!!! Lo voy a descuartizar!!! Se va a acordar de mi para toda la vida!!! (Agarra también la caja de zapatos con el arma) Hacerle eso a esta mártir!!! Porque eso es lo que era. Una mártir!!! Pero ahora voy a convertirme en una asesina!!! La estranguladora de (Menciona la ciudad)!!! (Sale con todos sus paquetes)

ALBERTO: Ahora sí que se pudre todo…!! Esta es capaz de matarlo, y el próximo en la lista soy yo…!!

(De oficina del jefe, sale Julio trayendo a Pato con esfuerzo)

JULIO: Vamos a sentarlo allá… No se siente bien…

PATO: (Mientras lo sientan en uno de las cómodas butacas de su escritorio) Es un mareíto de nada… A veces me pasa porque tengo las defensas muy bajas… tanto que a veces se me meten en el arco!!

TATO: Esa estuvo buena!! Já, já!!

PATO: Bueno… vayamos a lo nuestro… Lo prometido es deuda! (Estira las manos como para recibir el regalo)

ALBERTO: (Toma la caja de zapatos y se le acerca tímidamente, pero no se la entrega) Vos lo pensaste bien?

PATO: (Suficiente) Y a vos qué te parece? (Alberto duda. Mira a Julio y este le hace señas con la cabeza para que se lo entregue.  Alberto se lo da y todos se alejan y se sientan en sus sillas, como no queriendo ser partícipes de eso.  Pato abre la caja de zapatos. Pausita)  Ustedes quieren que me mate a pisotones?? (Exhibe los zapatos)

JULIO: Y eso??? Dónde está la pistola??! (Revisa profundamente la caja) Acá no hay nada…!!! (Vuelven a poner los zapatos adentro y la cierra) 

ALBERTO: No entiendo qué paso…! Hace un instante nomás estaba ahí!! (Entra Yanina, y yendo directamente a la caja de zapatos, la toma y comienza a salir) Perdoname…

YANINA: Si?

ALBERTO: Yo sé que te va a sonar rara la pregunta, pero… No viste una pistola por casualidad?

YANINA: (Con una sonrisa) No! Nunca fue por casualidad!! (Sale y todos se quedan entre sorprendidos y sin saber qué decir)

TATO: No puede ser…!! Estaba ahí!!! Yo mismo la puse cuando entró… (Se da cuenta) Silvia!!!!! Fue ella!!

PATO: La mujer del jefe?

TATO: Si!! Entró hecha una furia y se llevó la caja!! 

JULIO: Por qué??

TATO: No sé… porque éste le metió la pata en la bocaza y ahora se quiere morir!

JULIO: (A Alberto) Qué le hiciste????

ALBERTO: (Despectivamente por Tato) Olvidate de este infradotado y recuperemos la pistola, porque ésta, enojada, es capaz de matar a “Piti” y después sigo yo en la lista!!

JULIO: Y andá!! Vos sos el único (Señalándole los genitales) que tiene con “qué” calmarla!!!

ALBERTO: (Haciéndose el indignado) Vos me estás pidiendo que rebaje mi hombría a los caprichos de una mujer??!! Que menosprecie mi dignidad y la ponga a la altura de una fémina antojadiza??!! Que desprecie mi integridad moral para conseguir un espurio fin??!!!

TATO Y JULIO: (Pausita. Lo miran y contestan al mismo tiempo enérgicamente) Sí!!!!!

ALBERTO: (Sin pensarlo) Ya yengo… (Sale por puerta de pasillo)

PATO: Ché… tengo la sensación que acá hace un poco de frío…

TATO: No… En realidad hace un poco de calor… Me parece que las defensas tuyas ya se te fueron al vestuario!

JULIO: Querés la manta que usamos en la campaña de los condones? (Intentando sacar una manta de uno de los cajones) Todavía la tenemos por acá…

PATO: La lavaron por lo menos?

JULIO: (Notando que está trabada en el cajón, saca un extremo solo y comienza a forcejear tratando de liberarla) Parece que se enganchó con el clavo salido… Hace dos años que vengo diciendo que hay que arreglar ese clavo!! Pero el de mantenimiento siempre repite lo mismo: “si les dije que lo voy a arreglar, lo voy a arreglar! No hace falta que me lo recuerden cada seis meses!!”

PATO: (Tomando un extremo de la manta y colocándosela encima) Dame esta parte por lo menos. Tengo mucho frío! (Se tapa con una parte de la manta)

TATO: (Se arrodilla y se mete debajo del escritorio para tratar de ayudar) Pará, no tironees que la podés romper… Dejame ver si la puedo desenganchar desde abajo… (Antes de meterse debajo del escritorio, se abre la puerta de oficina y entra apurado Sergio, tomándose el vientre y al advertirlo, Julio se sienta encima de Pato, ya cubierto con la manta, le tapa también la cabeza para disimular. Tato al verlo, hace como si estuviera humeando como un perro por el piso.) Me parece que acá hay olor a pata!!!  (Sergio los mira sin entender, pero apenas se detiene y luego sigue su marcha hacia el baño y sale por él. Tato se mete debajo del escritorio y lleva su cabeza hacia donde están Julio y Pato sobre el sillón) Voy a ver si desde acá lo puedo desenganchar…!

JULIO: (Siempre sentado en las rodillas de Pato, pero inclinado hacia los cajones) Fijate abriendo los dos cajones al mismo tiempo…

TATO: Y qué hice con eso?

JULIO: Vas a poder ver donde está enganchado…

TATO: No veo dónde está enganchado! El problema es que no llego con la cabeza para ver bien…!

JULIO: En la parte de atrás! Tiene que haber un clavo salido hacia tu dirección…

TATO: No lo veo…

JULIO: (Siente algo incómodo y sospechoso debajo de sí.  Gira la cabeza lentamente, destapa la cabeza de Pato y le pregunta señalándole con la mirada los genitales) Pato…! Qué hacés???

PATO: (Con una sonrisa de satisfacción) Viste?? No todas las defensas están bajas!!! (Julio se levanta un tanto asustado y asqueado cuando entra Yanina con la caja de zapatos)

YANINA: Quién se llevó todas mis cosas y me puso este horrible par de zapatos…???

JULIO: Por lo visto fue una confusión… Había otra caja igualita y… (Yanina se sienta en el sillón, encima de Pato que sigue tapado) No!!!

YANINA: No, qué??

JULIO: Que… no… que no van a tardar mucho en traértela de nuevo… (Yanina se ladea un poco, de un lado a otro, un tanto incómoda) Qué… pasa?

YANINA: No sé… hay algo acá, que… Es como si… Me parece que éste sillón tiene un resorte salido…! Puede ser?

JULIO: No es un resorte descomunal, pero digamos que ha cumplido su función sin problemas…

YANINA: (Mientras refriega su cola en el sillón, como buscando una mejor posición) Porque siento justo acá… algo que…

JULIO: No querés sentarte acá y tiramos mejor ese sillón?

YANINA: (Levantándose) No!!! No lo tires… (Le sonríe pícaramente, mientras va saliendo por pasillos) Mejor mandámelo a casa!!! Y recuperen mis cosas…! (Sale)

JULIO: (Le destapa la cara y advierte a Pato con gesto de satisfacción) Qué hacés?? Casi te descubre!!

PATO: Y… parece que las defensas pasaron al ataque!!!

TATO: (Desde abajo del escritorio) Se me trabó la cabeza!!!

JULIO: Qué???

TATO: Que se me trabó la cabeza entre los cajones y no la puedo sacar!

JULIO: A vos solo te pasa eso…!!! A ver? Dejame ver a mí…! (Se vuelve a sentar sobre las rodillas de Pato de frente al escritorio) Girá la cabeza más para allá…

TATO: No puedo!! No te digo que se me trabó???!!

PATO: (A Julio) Por las dudas no te muevas mucho, porque va a ser un gol de media cancha!!!

JULIO: (Para que no joda más, le vuelve a tapar la cabeza con la manta.) Vos dejate de joder!! (Tomándole la cabeza a Tato con las dos manos, comienza a movérsela de adelante hacia atrás) A ver así?? Fijate si podés ir sacándola de a poco…! (Se abre la puerta del baño y aparece Sergio abrochándose el cinturón.  Se queda mirándolos)

TATO: No puedo más!!! Se me trabó la cabeza y no la puedo sacar!!!

JULIO: Traela más para acá!

TATO: Te creés que soy el hombre elástico??! No llego!!

JULIO: Vení más acá que yo te ayudo…

TATO: No me sacudas tan fuerte que me vas a romper los dientes…!!

JULIO: Un esfuercito más y ya sale!!!

TATO: Y si probamos con un poco de vaselina??

JULIO: No!! Después se me resbala todo de las manos!!

SERGIO: Mala idea la de traer esos anteojos!!! (Sale por pasillo de oficinas)

TATO: Quién dijo eso???

JULIO: Sergio! Pero no hagas caso!!!

TATO: Y ahora qué hago con la cabeza?

PATO: (Mientras se levanta con cierta dificultad y casi sin fuerzas) Probá con una circuncisión! Permiso gente… voy a aprovechar que Sergio dejó de usar el baño para pasar yo… A decir verdad… esto de que te enchufen  tantos remedios, es una cagada!!! Já, já, já, já!!  (Se va por puerta del baño.  Por puerta de oficinas llega corriendo Alberto con la pistola en la mano)

ALBERTO: (Un tanto agitado) Acá la conseguí!!

JULIO: Buenísimo!!!

ALBERTO: Pero hay un leve inconveniente…

JULIO: Cuál?

TATO: Se me trabó la cabeza!

ALBERTO: Silvia también la descubrió y la quiere de vuelta!!

JULIO: Bueno, la escondemos y listo…

ALBERTO: Es que ya sabe que la tengo yo…

JULIO: Lo sabe o lo sospecha?

ALBERTO: Creo que lo sabe… porque me vio salir corriendo con la pistola en la mano!

JULIO: Hay que esconderla!!!

ALBERTO: A Silvia???

JULIO: A la pistola!!!

ALBERTO: Y adónde??

JULIO: No sé!!! Aunque más no sea, metétela dentro del pantalón, que no la vea!!!! (Alberto se la mete por debajo del cinturón detrás de la bragueta)

ALBERTO: Así va a servir??

JULIO: No sé… no me convence mucho.  No va a ser la primera vez que va a intentar sacarte la pistola!!!

TATO: (Irónicamente) Alóoo!!! Hay alguien ahí???  (Entra Silvia otra vez hecha una furia)

SILVIA: (Avanza amenazante hacia Alberto) Vení para acá!!! Dame eso de una vez!!!

ALBERTO: (Tratando de esquivarla) No, Silvita, escúchame…! No te la puedo dar!!!

SILVIA: Ese es otro problema y es entre nosotros!!! (Entra Yanina y se los queda escuchando)

ALBERTO: Me refiero a la pistola!!! Quiero decir…

SILVIA: Yo conozco muy bien la pistola de mi marido!

ALBERTO: Estoy seguro de eso…! Pero me refiero a que la pistola de tu marido, se la tenés que pedir a él!! Porque además, no la tengo, no ves??

SILVIA: Él nunca me la va a dar!!

YANINA: Por qué?? No es tu marido acaso???

SILVIA: Si!! Pero ni loco me la va a dar porque se imagina lo que voy a hacer con ella!!!

YANINA: Cualquiera se lo puede imaginar!! No hay que ir a la universidad para eso!!! Aunque, buéh… en la universidad también se aprende mucho!! No hay caso, no hay que casarse!!! (A los hombres) No apareció mi caja?? Porque les aviso… yo no me voy a quedar con esos horrorosos zapatos de vieja calcinada!!! Mas vale que me devuelvan mi caja!! (Se va por puerta de pasillo)

SILVIA: (Montando en cólera) Zapatos de vieja calcinada???!!!  Se puede saber quién es esa chirusita insignificante???!!!

TATO: (Desde abajo) Laya!!!

JULIO: Laya.. la yanqui que viene a controlar lo de la campaña!!!

SILVIA: Ahora me va a escuchar!!! Quién se creyó que es??? (Sale por puerta de oficinas)

ALBERTO: (Casi corriendo de un lugar a otro sin saber qué hacer) Y ahora?? Qué hacemos??

TATO: Qué tal sacarme de acá???

JULIO: Hay que esconderlo en algún lugar!!

ALBERTO: A Tato??? (Comienza a intentar sacar el arma metido en su pantalón.  Pato sale del baño lentamente)

JULIO: Al arma!!!

ALBERTO: Y adónde??? No hay muchos lugares!!

PATO: No me la querés dar? De todas formas era para mí, no?

ALBERTO: Si. No. Quiero decir… esperemos un poquito mejor, no? Hasta que se calmen los ánimos.  Después te la vamos a dar cuando te vayas…

PATO: Bueno, mientras se deciden… me voy a tirar un ratito en el sillón.  Estoy muy cansado… (Sale por oficina del jefe)

ALBERTO: Y ahora?

JULIO: (Señalándole el baño) En el baño!!!

ALBERTO: Y si alguien quiere entrar?? (Comenzando a forcejear para sacar el arma pero no puede)

JULIO: Quién va a querer entrar otra vez?? Ya entraron todos!! Parecía una procesión!!!

TATO: Por mí no se preocupen! Yo me cago acá!!!

ALBERTO: Sergio está con diarrea, pobrecito!!!

JULIO: Ufa, bueno… Escondela adentro del depósito de agua!!

ALBERTO: (Un tanto angustiado) No puedo…!(Julio va hacia el escritorio de Tato)

JULIO: No es tan difícil!! La envolvés en una bolsita plástica, abrís la tapa y la metés adentro!!

ALBERTO: (Casi lagrimeando) No puedo!!!

JULIO: (Perdiendo la paciencia) Por qué no podés???!!!

ALBERTO: (Forcejeando pero sin mucha fuerza) Porque se me trabó con el cierre del pantalón!!!

JULIO: Pegale un tirón y listo!!

ALBERTO: Claro!! Y si por forcejear sale un disparo, después canto: “Cuando un amigo se vaaaa!!”

TATO: Se pueden dejar de joder y me sacan de acá??!! Ya tengo la cabeza más hinchada que escuchar a mi suegra!!

JULIO: (Yendo hacia el escritorio, se arrodilla frente a él y toma la cabeza de Tato que está metido debajo del escritorio con sus dos manos y comienza a hacer fuerza para sacarlo) Arreglátelas como puedas, entonces.  Yo voy a sacar a este pobre infeliz de acá!!

TATO: Lo de “pobre infeliz” estuvo de más. Ya te estás pareciendo a mi suegra!

JULIO: Y dale Juana con la canasta!

ALBERTO: (Va forcejeando lentamente como intentando sacar la mano de adentro del pantalón, en un movimiento de subir y bajar muy cortito) Ahí va… me parece que ahora va queriendo…

JULIO: Me tenés podrido con tu suegra!! Tantos defectos tiene??

TATO: Tener, lo que se dice tener… en realidad, tiene un solo defecto.

JULIO: Cual?

TATO: Respira.  (Entra Sergio sin ser visto ni escuchado por ellos que siguen en lo suyo)

JULIO: Bueno, olvídate por ahora si tu suegra te va a protestar o no… Vamos a hacerlo de una vez, okey?? Y sin llorisqueos!!!

TTO: Okey… Pero trátame con cariño!!!

ALBERTO: Ahí viene… ahí viene…!!! Me parece que ya sale!!! Si!!! Ahí está saliendo por fin!!! (Todos advierten a Sergio y se quedan mudos sin saber qué decir)

SERGIO: (Pausita.  Los mira) Por su bien se los digo… Dejen esos anteojos que se van a consumir!!! (Se mete por el baño)

JULIO: Será posible…!!!

ALBERTO: Este no se habrá pensado que yo…??!!

JULIO: (Termina de sacar a Tato) Por fin!! Mirá que tenías la cabeza grande!!

TATO: Todas las mujeres me dicen lo mismo!! (Entran corriendo Yanina asustada, perseguida por Silvia)

YANINA: Paren a la loca!!! Me quiere matar!!!!

SILVIA: (Enarbolando un zapato) Y no solo eso!! También te voy a cortar en pedacitos y se los voy a tirar a las hienas, para que se intoxiquen!!!!!!!

YANINA: De dónde salió ésta loca????

SILVIA: (A Alberto) La escuchaste bien??? Esta inmunda me llamó loca!! Esta sucia y abyecta atorranta se da el lujo de decirme loca a mí!!!

ALBERTO: (Tratando de interponerse entre ambas) No!!! No quiso decir eso…!! ( A Yanina) No es ninguna loca… Bueno, báh, me refiero a que es.. la loca del Piti! Quiero decir… la loca del jefe!!! No!! Quiero decir, la esposa del jefe!!!

SILVIA: Dame algo para matarla!!!! Dame la pistola de mi marido que la mato!!!

YANINA: (Un tanto despectivamente) Buéh, si es por eso, buscá algo más potente porque no es gran cosa que digamos…!

SILVIA: Y por lo visto el descaro no tiene fin!!!!

YANINA: Tanto escándalo por una aventurita?

SILVIA: Aventurita??? Esta sucia encima me reconoce que tiene una aventura con mi marido????!!!!

YANINA: Pero entonces es cierto?? Piti es tu marido??!!

SILVIA: “Era”, decí mejor!!!

ALBERTO: (Un tanto asustado) Nooo!!! No me digas que te vas a separar???

SILVIA: No!! Voy a enviudar con mis propias manos!!! Después la reviento a ésta y vos cuídate porque estás en mi lista!!!! Dame la pistola!!!! (Julio pasa por detrás de Alberto que intenta no darle la espalda a Silvia porque allí escondió la pistola entre sus ropas.  Alberto sujeta por detrás a Silvia de la cintura, mientras esta intenta acercarse a Yanina amenazadoramente. Julio le quita la pistola a Alberto de entre sus ropas y se la arroja a Tato. Este la agarra y sale corriendo hacia escritorio del jefe, abre la puerta y la tira hacia adentro y cierra enseguida mientras continúa el griterío) Te voy a matar!!!! Te voy a meter setecientos cincuenta y tres balazos sin contar los que entren por el mismo agujero!!!

YANINA: Me parece a mí, o ésta habla en serio???

SILVIA: Acercate un poquito nada más y vas a comprobar si hablo en serio o no!!!!

YANINA: Pero ésta está más loca que una cabra!!! Quedate con tu marido, si querés!!! Lo mío fue una aventurita para conseguir el puesto, nada más!!!

ALBERTO: ( A Tato) Ayudame a pararla!!!

TATO: Todas las mujeres me dicen lo mismo!!!!

SILVIA: La matooooooo!!!!!! (Yanina se asusta del grito desaforado de Silvia y se sube a upa de Tato.  Del baño sale Sergio y ve a Julio que toma de atrás a Alberto y éste sujetando a Silvia por detrás también, por la cintura, y a Tato con Yanina trepada y aferrada temerosamente, con las piernas por cada costado de la cintura de Tato y gimiendo aterrorizada)

YANINA: Ahhh,,,!!! Ayyyyy!!!! Ahhhhyyyy!!!!!

ALBERTO: No puedo pararla más!!!!

SILVIA: Siiii!!! Si…!!!!Siiiii…!!!!!!

JULIO: Noooo!!! Nooo!!!

ALBERTO: Paren un poquito que no puedo más!!!!!!!! (Todos se quedan mudos al ver a Sergio que los mira impertérrito)

SERGIO: Podemos hacer mucha plata con esos anteojos!!!! (Se va por puerta de pasillos.  Todos vuelven a seguir forcejeando, hasta que Yanina se suelta y sale corriendo por puerta de pasillos)

YANINA: Socorroooo, Sergito!!!!!! No me dejes con esta loca!!!

TATO: (Entre risueño y extrañado) “Sergito” también???

SILVIA: (Todavía sujetada por Alberto) La quiero estrangular hasta que los ojos le salgan escupidos de esa cara infame!!!!

ALBERTO: Silvita, no vale la pena!!! Pensá lo que vas a hacer!!!!

SILVIA: (Se suelta.  Se recompone las ropas y trata de calmarse) Tenés razón…! Es una locura…! No vale la pena…! (Alberto, al verla más calmada, la suelta totalmente) Ni la voy a estrangular ni a pegar un balazo ni nada de eso… Porque al fin de cuentas voy a ir presa yo, no?

ALBERTO: Exacto!! No tiene sentido!

SILVIA: Si señor! No tiene sentido hacer nada de eso… (Nuevamente con  furia) Si con un empujoncito por el agujero del ascensor alcanza y… “Ups, se cayó”!!! Já, já, já!!!! (Sale corriendo por puerta de pasillos.)

ALBERTO: (Intentado ir tras ella) No!!! Silvia!!!! Escuchame…!!!!

JULIO: (Abandonando los intentos, detiene a Alberto y cierra la puerta) Ma sí!! Dejalas que se maten de una vez!!!

ALBERTO: Mirá que ésta es loca en serio…!

JULIO: Vos no tenés nada que ver.  No es tu mujer!

ALBERTO: (Persignándose) Ni Dios permita…!!! Ya bastante que me casé tres veces…

TATO: Cómo tres??

ALBERTO: Por civil, por iglesia… y por estúpido!!! (Por puerta de oficina del jefe se asoma lenta y cansadamente Pato)

PATO: Ché, no se ofendan… pero esto es un kilombo…

JULIO: Perdoná, Patito… tuvimos algunos inconvenientes imprevistos…

PATO: Si… entiendo… Algo escuché… Yo simplemente, necesito descansar… y esto es un griterío infernal… Ustedes no tienen la culpa.  La culpa es mía porque no tendría que estar acá… pero ustedes son los únicos en quienes confío… Saben qué? Nunca lo voy a entender. La gente vive protestando y amargándose… Si hace frío, “Qué frío”!! Si hace calor, “Qué calor”, si llueve, si no llueve, si hay mucho trabajo, si no hay trabajo… Todo es un problema! Todo da para quejarse y vivir amargados!! Cáguense de risa de una vez!!!No se dan cuenta, no?? Cuando se mueran ya no se van a poder reír más!!!Aprovechen ahora que todavía les queda algo de tiempo!! Cáguense de risa de una vez!!! Disfruten la vida a carcajadas!!! (A Tato) Vos...! Contagiá ese virus de una vez!!! Que la gente pueda degustar lo sabroso que es reírse a carcajadas!!! No pierdan más tiempo con estupideces…Celebren la vida con risas! Rían hasta morir… (Pausita.  Todos se quedaron pensativos) Bueno… voy a ver si ahora puedo descansar por fin…

TATO: Si… Te va a hacer bien… una buena siesta siempre ayuda, no?

PATO: (Con una sonrisa) Si.  Aunque en mi caso… no creo que llegue a ser una siesta “reparadora”…!! (Comienza a reír a carcajadas mientras va saliendo nuevamente por puerta del jefe) Já, já, já, já!!! (Pausita)

ALBERTO: (Con ternura) Qué humor de mierda que tiene…!

TATO: Tiene razón…

ALBERTO: Que tiene un humor de mierda?

TATO: Siempre tuvo razón…! No nos reímos lo suficiente…! Hacemos muchos chistes y bromas todo el tiempo… Pero reír, lo que se dice reír a carcajadas, no. Será que la vida te va amargando? (Pausita) No.  No creo.  Somos nosotros…! No sabemos disfrutar!

JULIO: Saben qué? (Como en una ensoñación) Siempre me acuerdo de una vez, hace muchos años… con los pibes del barrio.  Éramos adolescentes… Y después de haber estado juntos todo el día, jugando a la pelota en la esquina, nos volvimos a juntar a la noche… Eduardo, Pancho, Freddy, el Negro, Néstor, Rubén… toda la barra! Y nos empezamos a cagar de risa hasta las dos de la mañana.  Nos dolía la panza de tanto reírnos! Ni me acuerdo de qué, pero no importa. Esa sensación me quedó acá, adentro mío para siempre… No me la voy a olvidar más…!! En ese momento llegué a entender lo que era la felicidad…!

(Pausita. Se escucha el sorpresivo y enorme estruendo de un disparo, que hará sobresaltar a todos –incluyendo al público-)  Todos se quedan inmóviles. Breve pausa.  Comienza a sonar el tema “My way” en versión instrumental por Andre Rieu.

( https://www.youtube.com/watch?v=8RY25Cm78xI  ) Los tres miran hacia la puerta del jefe.  Se miran unos a otros sin saber qué hacer.  Julio le hace señas a Alberto con la cabeza para que vaya a mirar.  Alberto, tímida y lentamente se acerca a la puerta, la abre un poco, espía hacia adentro, se impresiona por lo que ve y vuelve a cerrar enseguida con claro gesto de aprensión.  Mira a ambos y asiente con la cabeza.  Durante la segunda estrofa melódica del tema, Tato muestra el frasquito como preguntando y Julio le hace un leve movimiento afirmativo con la cabeza.  Mira a Alberto y éste también contesta lo mismo.  Tato rompe el frasquito y comienza a rociar su contenido por el aire.  Se miran los tres, apenas esbozan una sonrisa y tiran un beso hacia la puerta del jefe.  Luego se ríen un poco más claramente y de a poco van comenzando a hacerlo con mayor desparpajo.  Lanzan las primeras carcajadas y se van contagiando unos a otros.  Se ríen cada vez más.  Cuando las carcajadas ya se van incrementando y llegan a un punto máximo de risa contagiosa, entra Sergio asustado.  Los mira riéndose a carcajadas.  Lentamente se va contagiando. La sala se ilumina y Alberto, Tato y Julio advirtiendo al público, comienzan a bajar del escenario hacia ellos.  Sergio se queda en el escenario riendo solo a carcajadas.  Sergio se toma la panza riendo a carcajadas, y sale por puerta del baño.  Tato, Alberto y Julio al mismo tiempo, se van acercando a algunos del público, siempre riendo a carcajadas, y mientras les dan la mano, repiten  “celebremos lo que nos queda de vida”, “Disfruten”, “Ríanse a carcajadas” “Contagiemos el virus de la carcajada”, “Rían hasta morir” hasta perderse por el fondo de la platea…

 F I N

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com