Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

en tu nombre... hijo de perra

de Abraham  Sanhueza  López

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta en al final del texto su dirección electrónica.

 

En tu nombre… Hijo de perra

Drama - Suspenso

 Propiedad Intelectual N° 160.013

 Dirección Bibliotecas – Archivos y Museos

Registro Propiedad Intelectual – Gobierno de Chile

Santiago – Chile

 De: Abraham  Sanhueza  López

abrahamsanhuezalopez@hotmail.com

 Personajes:

 

1.    Vanesa :

Estudiante de Psicología.

2.    Isidora :

Estudiante de Arquitectura.

3.    Juan     :

Estudiante de Arquitectura.

4.    Ignacio :

Estudiante de Arquitectura.

5.    Psycho  :

Estudiante de Psicología.

6.    Marta:

Empleada de Casa.

 

La acción se desarrolla en el Living, de una casa,  sobriamente ornamentada.

 

ESCENA  N° 1

 

SENTADA EN UNO DE LOS SOFÁS, SE HAYA UNA JOVEN UNIVERSITARIA LEYENDO UN LIBRO.

 

Vanesa: (Lectura en off)... “¡De veras! Soy muy nervioso, extraordinariamente nervioso. Lo he sido siempre. Pero ¿por qué decís que estoy loco?. La enfermedad ha aguzado en mis sentidos, pero no los ha destruido ni embotado. Es imposible explicar cómo la idea penetró mi cerebro. Pero una vez adentrada, me acosó día y noche. Motivo, realmente, no había ninguno. Nada tenía que ver con ello la pasión”  (Texto extraído de la obra literaria: Narraciones Extraordinarias de Edgar Allan Poe).

 

-         Yo quería a la primera mujer, ella nunca se burló de mi timidez… Reconozco que siempre he sido un hombre introvertido y he arrastrado por años multitud de complejos que me han atormentado de manera cruel e inhumana, complejos que me  han llenado el alma de lágrimas contenidas… (Autor: Abraham Sanhueza López).

“Sí insistís en considerarme loco, vuestra opinión se desvanecerá cuando os describa las inteligentes precauciones que tomé para esconder el cadáver... avanzaba la noche y yo trabajaba con prisa, pero con cauteloso silencio. Fui desmembrando el cuerpo; primero corté la cabeza y después los brazos; luego las piernas”...  (Texto extraído de la obra literaria: Narraciones Extraordinarias de Edgar Allan Poe).

 

ESCENA N° 2

 

ISIDORA, AMIGA Y COMPAÑERA DE UNIVERSIDAD DE VANESA,  IRRUMPE EN EL LIVING VOCIFERANDO.

 

1.      Isidora: ¡Vanesa! ¡Vanesa! ¡No soporto más este sacrilegio!... ¡Vanesa te estoy hablando!...

2.      Vanesa:  ¿Podría bajar un poco la voz?. Me acabas de asustar.

3.      Isidora: Mira (Le muestra una uña de su mano).

4.      Vanesa: ¿Qué cosa?,  Se te quebró una uña.

5.      Isidora:  Se te quebró una uña,  ¿Eso es todo lo que vas a decir?.

6.      Vanesa: ¡Ah!, ¡Disculpa!.  ¡OH! ¡Dios Santo! ¡Amiga de mi alma! ¡Se te ha quebrado una uña!... cuánto lo siento, de verdad.

7.      Isidora: ¿Te estás burlando de mi desgracia?. Y yo que creí que éramos amigas de verdad.

8.      Vanesa: ¡Claro que somos amigas de verdad!. Amigas de años, amigas de infancia, amigas de colegio, amigas de carretes, ¡OH, no sé cómo te he podido soportar durante tanto tiempo!, Pero aquí nos encontramos, estudiando juntas en la misma universidad, a Dios gracias,  en carreras distintas.

9.      Isidora: Sí, sí, todo lo que dices es verdad, pero Vanesa, amiga querida, llevamos dos semanas en esta casa,  y yo me he quebrado tres uñas lavando mi ropa interior.

10.  Vanesa: Y yo tengo una alergia del demonio en mis manos a causa de la loza que debo lavar todos los días en la tarde cuando regresamos de la universidad, porque tú no eres capaz ni siquiera de lavar una sola taza.

11.  Isidora: Pues eso es muy simple de solucionar.

12.  Vanesa: ¿Ah? ¿Sí? ¿Y cómo lo solucionamos?.

13.  Isidora: Contratando a una empleada.

14.  Vanesa: Fíjate, regia, que no es tan simple.

15.  Isidora: Vanesa, has entrevistado a quince señoras ¿cómo va ser posible que entre esas quince mujeres no haya, una sola,  que reúna las condiciones que tú exiges?.

16.  Vanesa: Ninguna me inspira confianza. Tenemos que seguir buscando.

17.  Isidora: ¡Claro!, ¡Tenemos que seguir buscando!,  Mientras yo sigo quebrándome las uñas ¿Cierto?. Escúchame bien Vanesa, si no encuentras pronto a alguien  que te inspire confianza, yo misma buscaré a una persona y la contrataré, te guste o no. (Intenta retornar a su habitación).

 

LLAMAN A LA PUERTA

 

18.  Isidora: ¿Y quién vendrá a visitarnos a esta hora?.

19.  Vanesa: Abre y lo sabrás (Continúa leyendo su libro).

 

 

ESCENA N° 3

 

20.  Isidora:  ¡¡Psycho!! ¡¡Qué sorpresa!!.

21.   Psycho: ¿Cómo estay galla?.

22.  Isidora: Bien, pasa.

23.  Vanesa (Muy seria)… Buenas noches (En son de retirada).

24.  Psycho: ¿Qué tal comadre?.

25.  Vanesa: ¿Cómo?… Mira, primero que nada, no soy tu comadre y en segundo lugar mi nombre es Vanesa.

26.  Psycho: ¡¡Sorry!!, ¡¡Kiss-me!! ¡¡Kiss-me!! (Le estira los labios para besarla, pero Vanesa lo rechaza con indiferencia y  abandona el living).

27.  Vanesa: Permiso.

 

ESCENA N° 4

 

28.  Psycho: ¡¡Ohhh!!… ¿Qué mala onda  tu amiga?, Parece que continua sin ver las estrellas.

29.  Isidora: Olvídala, mi amiga es una retórica, no tiene solución.

30.  Psycho: ¡Linda la hueva!. Yo he puesto  todo lo mejor de mí, para caerle alguna vez en gracia, pero me sigue mirando como el culo. No se da cuenta que uno también tiene su orgullo, no nací en una cuna de oro como ella, pero tampoco soy un pobre diablo. Además, tengo mejores calificaciones que ella.

31.  Isidora: No te pongas cuático, además, tú la aventajas en tres años.

32.  Psycho: Si pero como ella se cree la más capa de la carrera.

33.  Isidora: Cambiemos de tema por favor. Ven siéntate. ¿Y en qué andas por estos rumbos?.

34.  Psycho : En nada especial, sólo buena onda, pura paz, ¡Cachai!. Lo que pasa comadre, es que la pensión me deprime, estar solo es más fome que la cresta. Y como todavía es temprano para irse a echar, decidí venir a verlas.

35.  Isidora: Primero que nada los animales se echan. Además son más de las diez de la noche, no es tan temprano.

36.  Psycho: ¡Temprano es!. ¿O vo’ también te acostai’ con las gallinas?.

37.  Isidora: Me acuesto cuando me da sueño.

38.  Psycho: Esta caga de ciudad es más aburrida que echarse  una pajita en la antártica.

39.  Isidora: ¡Oye! ¡Tan vulgar que eres para hablar!.

40.  Psycho: Pero si es cierto galla, aquí no pasa nada, mejor hubiera entrado a estudiar cualquier carrera, en la universidad picante que tenemos allá en el norte. Aquí el único gallo que la pasa bien es el psicópata.

41.  Isidora: No digas estupideces, ese huevón esta cagao de la cabeza, es un demente.

42.  Psycho: Demente será, pero puta que la goza, si cuando quiere descargar, solo le basta con agarrar a la primera minita que se le cruza por delante y listo. De pronto me dan ganas de imitarlo.

43.  Isidora: ¡Psycho! ¿Cómo puedes decir esas cosas?.

44.  Psycho: Me refiero a lo cachero que es.

45.  Isidora: Eres un verdadero ordinario.

46.  Psycho: Buena po’, Sorr’  Isidora de Calcuta. De cuando acá tan ruborizada, si cuando te juntas con tus amiguitas, hablan de la cintura pa’ abajo, creís que no las he escuchado.

47.  Isidora: Eres un copuchento, además eso es distinto, entre mujeres se tratan temas de mujeres. Por lo demás el psicópata no es digno de nada, es un degenerado, un enfermo de la mente, nadie podría desear ser como él, a menos que tú también seas un desquiciado.

48.  Psycho: Ya no te enojes. Me gusta tanto estar contigo, es como si el mundo se volviera todo mágico, subyugante, es como si los dos fuéramos, “La Bella y Bestia” (Ruge como una fiera mientras la abraza de manera hostigosa).

49.  Isidora: ¿Ah? ¿Sí?… No tenía la menor idea de qué en realidad te gustara tanto estar conmigo.

50.  Psycho: ¿Y qué tiene de malo?.

51.  Isidora: Por supuesto que no tiene nada de malo, sólo que nosotros somos sólo  amigos.

52.  Psycho: Si pero… Los buenos amigos, de vez en cuando, ¡También se pegan sus atraques! (Apegándola a su cuerpo de manera forzosa).

53.  Isidora: (Quitándoselo de encima) ¡Eres un ridículo!. ¡Te juro que te desconozco!, ¿No sé qué te pasa?, Estas más ordinario que cualquier otro día.

54.  Psycho: ¡Ya! , ¡Sabí’ que más!, ¡Me aburrí también!. Lo mejor será emigrar a mi pensión y pegarme una buena jala. Necesito relajarme.

55.  Isidora: A ti lo que hace falta…

56.  Psycho: Definitivamente una buena mujer.

57.  Isidora: No, lo que tú necesitas es dormir. Eres demasiado trasnochador, bebedor, no sé como lo haces para rendir tan bien en tus estudios.

58.  Psycho: Soy bueno pal’ hueveo, pero a la hora de ponerme serio lo hago, ¡Sí Señor!…

59.  Isidora: ¿Oye? ¿Y tú te vas a pie hasta tu pensión?.

60.  Psycho: Yes, me gusta caminar bajo las estrellas.

61.  Isidora: ¿Y no te da miedo caminar de noche y  solas?.

62.  Psycho: ¿Y a quién  le debería tener miedo?.

63.  Isidora: A los delincuentes por ejemplo, o  a los criminales, la noche es el momento preferido de ellos para atacar.

64.  Psycho: Nadie se atrevería atacarme.

65.  Isidora: ¿Y por qué estás tan seguro de ello?.

66.  Psycho: Soy un tipo precavido, lo heredé de mis padres, yo, siempre ando protegido.

67.  Isidora: ¿Siempre andas protegido? ¿Y se puede saber cómo te proteges?.

68. Psycho: Curiosa. “Se cuenta el milagro pero no el Santo”.  (Le toma una mano y se la besa caballerosamente)… Es hora de partir, Good Night Baby.

69. Isidora: Good Night Mister Psycho. ¡Cuídate chistoso!… Adiós (Cierra la puerta, y se dirige al interior de la casa).

 

ESCENA N° 5

 

UNA SEMANA DESPUES.

 

VANESA INGRESA DESDE EL INTERIOR DE LA CASA, TOMA UN PAR DE CUADERNOS Y SE PREPARA PARA SALIR.

 

 

 

ESCENA N° 6

 

SEGUNDOS DESPUES INGRESA ISIDORA.

 

70.  Isidora: Vanesa me puedes sacar de una duda.

71.  Vanesa: Sí, ¿Qué duda será?.

72.  Isidora: No sé si oí bien, pero ¿Piensas contratar a la ultima cristiana que vino esta mañana?.

73.  Vanesa: Tú sí que eres bien extraña ¡Te juro que no te entiendo!. Hace una semana me exigías que contratara luego a una persona y ahora que por fin encuentro a alguien, te desagrada.

74.  Isidora: Pero Vanesa, esa mujer es una tonta, más huevona no puede ser.

75.  Vanesa: ¿Lo dices por su timidez?.

76.  Isidora: Sí, apenas habla, no tiene personalidad.

77.  Vanesa: No siempre la gente tímida carece de personalidad, además, nosotras necesitamos a alguien que nos haga las cosas, que nos cocine, que nos atienda. No que nos hable todo el día, para eso, es suficiente contigo.

78.  Isidora: No sé, pero ojalá que no te hayas equivocado, porque de lo contrario...

79.  Vanesa: ¿De lo contrario qué?... ¿Sabes que más? No pienso perder mi tiempo en discusiones contigo (Toma un par de cuadernos y un manojo de llaves). Voy a la biblioteca de la universidad, quedé de juntarme con unas compañeras de carrera para realizar un trabajo de investigación, no me esperes para comer, llegaré tarde. Chao (Sale de escena).

80.  Isidora: Que te vaya bien, amiga.

 

ESCENA  N° 7

 

ISIDORA SE SIENTA EN UNO DE LOS SILLONES Y REMEDIA EN UN LIBRO QUE SE HAYA SOBRE UNO DE LOS SOFÁS.

 

81.  Isidora: “Narraciones Extraordinarias de Edgar Allan Poe”, se ve interesante... (Lo ojea un poco y se detiene en un capitulo determinado, lo lee con entereza, poco  a  poco el relato la va atrapando, hasta que de pronto, escucha un ruido extraño, que la asusta)... ¿Vanesa? ¿Vanesa, eres tú?... (Mira en derredor sin levantarse del sillón, al constatar que no hay nadie, continua leyendo. Luego de unos segundos ingresa  Juan, amigo y compañero de carrera, quien avanza silencioso hasta donde ésta, sobresaltándola).

 

ESCENA  N° 8

 

82.  Juan:    Hola…

83.  Isidora: ¡Mierda!...

84.  Juan: Disculpa... No era mi intención asustarte, la puerta estaba entreabierta  por eso...

85.  Isidora: ¡Eres un estúpido! ¿Cómo te atreves? ¡Casi me  matas!.

86.  Juan: Yo, venía  a ver ¿Por qué no habías ido a mi  casa  con Ignacio?.

87.  Isidora: ¿A tu  casa con  Ignacio? ¿Y para qué?.

88.  Juan: Habíamos, quedado de juntarnos hoy por la tarde, para preparar el trabajo de investigación  y maqueteado de la casa del futuro, ¿Recuerdas?.

89.  Isidora: Verdad, se me olvidó por completo ¿Y el Ignacio fue?.

90.  Juan: No, lo llamé varias veces a su celular pero lo tenía apagado.

91.  Isidora: A mí no me ha llamado, seguro que también se le fue. Es que ese, anda como en las nubes, desde que se puso a pololear con mi amiguita Vanesa, anda baboso, se puso igual que tú.

92.  Juan: ¿Igual qué yo? ¿No te entiendo?.

93.  Isidora: Se puso igual de ahuevonao que tú.

94.  Juan: ... Eh, bueno, lo dejamos para mañana entonces, aún tenemos tiempo para preparar el trabajo.

95.  Isidora: Juan, te pido disculpas, yo también ando en otra. Con mi amiga Vanesa, hemos tenido algunas diferencias de palabras y eso me voló la perdiz, además,  mira (Le muestra la uña quebrada).

96.  Juan: Tienes cinco dedos.

97.  Isidora: ¡Estúpido!, ¡Sé que tengo cinco dedos!. No ves mis uñas.

98.  Juan: !Ah! (Se las vuelve a mirar), ¿No te las has pintado?.

99.  Isidora: ¡Ay! ¡Juan! ¿Cómo puedes ser tan imbécil?, ¿Cómo no te vas a dar cuenta que tengo una uña quebrada?.

100.                     Juan: (Reparando en la uña quebrada) Ah,  Ahora sí me doy cuenta. ¿Y por qué sé té quebró?.

101.                     Isidora: Porque mi amiguita Vanesa, desde que llegamos a esta casa, no ha contratado a ninguna empleada, pues todas las que han venido no le han inspirado confianza, recién hoy,  contrató una que comenzará mañana, pero yo,  llevo casi tres semanas lavando  mis calzones y sostenes, he arruinado mis manos y más encima,  me he quebrado, con ésta, tres uñas. ¡Te das cuenta de mi desgracia!.

102.                     Juan: ¿Tú? ¿No haces sola, tus cosas?.

103.                     Isidora: ¿Qué?, Pero tú si que estas realmente loco, en mi casa, mis padres jamás han permitido que lave ni siquiera una taza. Soy la regalona. Además, en mi familia siempre hemos tenido empleadas.

104.                     Juan: ...Suerte la tuya.

105.                     Isidora: ¿Suerte? ¿Acaso tú eres un pobretón?

106.                     Juan: (Se sonríe forzadamente y rehuye la mirada).

107.                     Isidora: ¡Oh!, Disculpa, creo que he cometido una indiscreción.

108.                     Juan: Olvídalo. En todo caso, yo provengo de una familia de clase media.

109.                     Isidora: ¿Y cómo lo haces para pagarte los estudios?.

110.                     Juan: Obtuve el puntaje más alto de la región en la PSU y gracias a ello pude postular a una beca que me cubre el 80%  del arancel.

111.                     Isidora: ¡Que bueno!, ¿Pero tú vives solo en esa tremenda casa?.

112.                     Juan: Sí,  lo que pasa, es que... Mi mamá... (Notoriamente nervioso) Mi mamá.

113.                     Isidora: ¿Sí?.

114.                     Juan: Mi mamá... ella... vive en otra ciudad.

115.                     Isidora: ¿Y tú eres hijo único?.

116.                     Juan: Sí.

117.                     Isidora: ¿Y tú papá?

118.                     Juan: (Al escuchar la pregunta se pone aún más nervioso, retrocede y cae bruscamente sobre uno de los sofás).

119.                      Isidora: ¡Juan!…

120.                     Juan: (Asustado) ¿Qué sucede?.

121.                     Isidora: Tienes unos ojos bellísimos.

122.                     Juan:  …Gracias.

123.                     Isidora: ¿Siempre has sido tan pavo para tus cosas?.

124.                     Juan: Pavo no, quizás un poco tímido, antes lo era más, ahora estoy un poco más (Carraspea) ¿Cuál es la palabra?... ahora estoy un poco más, atrevido.

125.                     Isidora: ¿Más atrevido? (Acerca sus labios a la boca de éste provocativamente).

126.                     Juan: O sea quise decir, más, más... (Isidora lo besa profundamente. Juan, se deja llevar por algunos segundos y luego se separa de ésta, muy avergonzado).

127.                     Isidora: ¿Qué te paso?.

128.                     Juan: Disculpa, yo no, esto no está bien, nunca debimos hacer esto.

129.                     Isidora: ¿Pero por qué no?, Es normal que un hombre y una mujer se besen.

130.                     Juan: Si pero, yo... resulta que yo...

131.                     Isidora: Entiendo, eres gay.

132.                     Juan: ¡No!, De ninguna manera, pero nosotros, no estamos pololeando y…

133.                     Isidora: No seas tonto, cuando una mujer se te tira, tú tienes que aprovechar, ¿Entiendes?.

134.                     Juan: Sí, claro que entiendo, bueno ahora te dejaré, ya se me ha hecho tarde... (En son de salida).

135.                     Isidora: Juan, en todo caso lo hice, porque quiero que te avives. En la U. Todas las chicas se ríen de ti, no tienes personalidad, eres tan lerdo, ¡Avívate hombre!. (Le mira los ojos) Mira,  tienes unos ojos hermosos, sácales partidos.

136.                     Juan: Lo tendré en cuenta, hasta mañana.

137.                     Isidora: ¿Te vas a ir, así sin más? ¿No te vas a despedir con un beso de tu princesa?

138.                     Juan:  (Se acerca con cautela y le da un beso en la frente) Hasta mañana.

139.                     Isidora: Hasta mañana Juan.

 

APAGON GENERAL

 

ESCENA  N° 9

 

VANESA TRABAJA EN UNOS APUNTES DE LA UNIVERSIDAD.

LLAMAN A LA PUERTA.

 

140.                     Vanesa: (Al ver que la empleada no aparece a abrir, se levanta y grita hacia la cocina) ¡No  te preocupes Marta!, ¡Yo abro!  (Abre).

 

ESCENA  N° 10

 

INGRESA IGNACIO, COMPAÑERO DE UNIVERSIDAD Y POLOLO  DE VANESA.

 

141.                     Vanesa: ¡Ignacio!... ¡Qué rico verte!, Adelante.

142.                     Ignacio: Hola mi amor, qué dice la estudiante de psicología más bella de la U.

143.                     Vanesa: ¿Más bella? Yo creo que exageras un poquito (Lo invita a sentarse) ¿Te ofrezco un café, un vaso de agua, un té?...

144.                     Ignacio: Con un vaso de agua, me conformo.

145.                     Vanesa: (Camina hacía la cocina y desde el umbral ordena) ¡Marta!, Podría traer un vaso de agua, gracias.

146.                     Ignacio: ¿Y qué le pasó ayer a la Isidora, que no fue a la casa del Juan?.

147.                     Vanesa: ¿Habían quedado de juntarse?

148.                     Ignacio: Sí. Para preparar el maqueteado de la casa del futuro. Yo no pude ir, pero anoche hable con el Juan y me dijo que Isidora tampoco había ido.

149.                     Vanesa: No tengo la menor idea, de los motivos por los cuales no fue, en todo caso en estos últimos días hemos tenido varios encontrones, ha estado furiosa porque se le han quebrado tres uñas.

150.                     Ignacio: ¿Furiosa porque se le han quebrado tres uñas?. ¿No te entiendo?.

151.                     Vanesa: Es que Isidora en  casa de sus padres no hace nada, nunca ha lavado ni una taza, a ella todo se lo hacen,  todo se lo compran…

152.                     Ignacio: Me parece increíble

153.                     Vanesa: ¿Qué cosa?

154.                     Ignacio: Lo que cuentas, eso de que Isidora sea tan torpe, al punto de ni siquiera saber como se lava una taza.

155.                     Vanesa: Para que veas que en el mundo todavía queda gente así. En todo caso no le comentes nada de esto, se molesta mucho cuando se lo sacan en cara. Yo quiero mucho a mi amiga, pero a veces se pone tan insoportable.

156.                     Ignacio: No te preocupes, no le diré nada.

 

ESCENA N° 11

 

INGRESA MARTA CON UN VASO DE AGUA.

 

157.                     Marta: (Apenas levanta la cabeza) El agua Srta. Vanesa.

158.                     Vanesa: Es para el joven.

159.                     Marta: (Levanta levemente la cabeza para pasarle el vaso con agua a Ignacio,  al mirarlo a la cara, comienza a temblar, se le cae la bandeja de las manos. Ignacio alcanza a tomar el vaso).

160.                     Vanesa: ¿Qué pasa Marta? ¿Se siente bien?

161.                     Ignacio: ... ¿A lo mejor se le bajo la presión?, Se puso pálida.

162.                     Vanesa: Marta, ¿Me escucha? ¿Qué le pasa?.

163.                     Marta: (Reacciona) Disculpe Srta. No me di cuenta... (Recoge la bandeja del piso) Le juro que no volverá a ocurrir.

164.                     Vanesa: ¿Tiene algún problema?.

165.                     Marta: (Mira con cierta incertidumbre a Ignacio y luego abandona rápidamente la sala) Disculpe...  (Vuelve a la cocina)

 

ESCENA N° 12

 

166.                     Vanesa: ¿Pero?,  ¡Marta!...

167.                     Ignacio: ¿Qué señora más rara? ¿Cuándo la contrataste?.

168.                     Vanesa: Hoy es su primer día de trabajo.

169.                     Ignacio: ¿Quién te la recomendó?

170.                     Vanesa: Nadie en especial, traía recomendaciones de algunas familias con las cuales ha trabajado.  Todos hablan bien de ella, sólo que es un tanto tímida. Ah y que además, se asusta de todo.

171.                     Ignacio: ¿Cómo que se asusta de todo?.

172.                     Vanesa: Por ejemplo hoy en la mañana, estaba tendiendo una ropa en el patio, y yo le hable de repente para decirle que me iba a clases y casi le dio un infarto.

173.                     Ignacio: Qué señora más rara.  Bueno, es su primer día de trabajo,  debe estar un poco nerviosa.

174.                     Vanesa: Sí, seguramente debe ser eso y, cambiando de tema ¿Se sabe alguna cosa de la chica que desapareció el miércoles pasado?

175.                     Ignacio: Nada. La policía ha entrevistado  a la mayoría de los compañeros de la carrera de química, pero nadie tiene idea de nada.

176.                     Vanesa: Ojalá no le pase lo mismo que a las otras niñas. ¿Ignacio, tú crees en la hipótesis de qué ese psicópata podría ser un alumno o un profesor de la misma universidad?.

177.                     Ignacio: (Se distrae y no presta atención a la pregunta).

178.                     Vanesa: ¡Ignacio!... ¿Me estás escuchando?.

179.                     Ignacio: ¿Ah?, Disculpa ¿Qué me decías?.

180.                     Vanesa: Te preguntaba si  ¿Tú crees que ese depravado sicopático, esté conviviendo con nosotros en la universidad? ¿Qué sea un profesor o un alumno?.

181.                     Ignacio: No sé, puede que sí, como puede que no. Las posibilidades son muchas. Los psicópatas son seres  especiales, la mayoría de las veces, se presentan como personas muy normales,  adaptadas al medio social, no pelean con nadie y son amigos de todo el mundo.

182.                     Vanesa: No siempre es así.

183.                     Ignacio: ¿Por qué dices eso?

184.                     Vanesa: El Carnicero de Milwaukee fue un asesino estadounidense cuyo perfil psicológico es prototipo del  hombre carente de todo aquello que hace tolerable llevar una existencia normal. Nunca llegó a socializarse y su cavernoso interior emocional se fue degradando mientras llenaba ese enorme vacío de fantasmas.

185.                     Ignacio: …

186.                     Vanesa: Andrei Chikatilo, es considerado uno de los mayores asesinos en serie de la historia, nada menos que 53 crímenes en los diez años que actuó como depredador en las estaciones ferroviarias de la ex Unión Soviética.  Era un tipo introvertido, arrastró multitud de complejos que le atormentaban.

187.                     Ignacio: Me has dejado con la boca abierta, ignoraba que supieras tanto de crímenes y sicópatas.

188.                     Vanesa: Cuando se vive bajo la amenaza constante de un desequilibrado mental es bueno instruirse en el tema. Mis compañeras de carrera están aterradas, cuando llegan a las pensiones se encierran en sus piezas y no salen hasta cuando tienen que volver a la universidad.

189.                     Ignacio: … ¿Y tú?.

190.                     Vanesa: ¿Yo, qué?.

191.                     Ignacio: ¿No estás aterrada? ¿No te da miedo que ese psicópata te pueda atacar en algún momento?.

192.                     Vanesa: ¿Y por qué habría de atacarme precisamente a mí?.

193.                     Ignacio: Es una posibilidad, en estos momentos cualquier alumna de la universidad está expuesta a las garras de ese psicópata.

194.                     Vanesa: (Hace una pausa reflexiva. Mira a los ojos a Ignacio y luego asevera)... Ojala que no, Dios me libre de caer en las manos de ese demente.

195.                     Ignacio: (Se acerca a ella y la besa)  Eres un ángel (Al tiempo que mira su reloj pulsera).  Ahora te dejo, tengo clases a las Once.

196.                     Vanesa: Isidora, se fue como a las diez. Iba a pasar a buscar a una compañera que vive en la cuadra siguiente.

197.                     Ignacio: A lo mejor la alcanzo (En salida) Te veo más tarde.

198.                     Vanesa: Ok, deja la puerta cerrada cuando salgas.

199.                     Ignacio: Sí, chao. (Al ir saliendo se topa con Psycho).

 

ESCENA N° 13

 

200.                     Psycho: ¡Que tal compadrito!.

201.                     Ignacio: (Lo mira con indiferencia y no lo saluda) Vanesa, tienes visita (Se retira).

 

ESCENA N° 14

 

202.                     Psycho: ¡Que es mala leche tu pololo!.

203.                     Vanesa: ¿Y tú? ¿A quién buscas?.

204.                     Psycho: A ti.

205.                     Vanesa: ¿A mí?. Yo no tengo nada que hablar contigo.

206.                     Psycho: No seai’  tan vacuna conmigo.

207.                     Vanesa: Por favor, más respeto.

208.                     Psycho: ¡Sorry!, Lo que pasa es que a veces pierdo un poco la “educación”.

209.                     Vanesa: A mí me parece que todo el tiempo la estas perdiendo.

210.                     Psycho: Bueno, dejémoslo ahí no más, no es tema que merezca mayor importancia. Mira Vane, yo…

211.                     Vanesa: Vanesa, me llamo Vanesa, Ok.

212.                     Psycho: Ya, ya, Vanesa. Tan formal que eres para todo.

213.                     Vanesa: A mí me educaron así.

214.                     Psycho: Y a mí me crió la vida. Soy auténtico, ¿Cachai?.

215.                     Vanesa: …Bueno cada cual tiene lo que se  merece, ¿No?.

216.                     Psycho: Seguramente… Vanesa, ¿Por qué eres tan agresiva conmigo?. Yo jamás te he hecho daño, muy por el contrario te has convertido en mi sueño perdido ¡My Love!…

217.                     Vanesa: Por favor, no seas ridículo. Sabes estoy muy cansada y necesito prepararme para una prueba que tengo mañana a primera hora, así es que…

218.                     Psycho: Yo te puedo ayudar, soy el más capo de la carrera de Psicología, además, te aventajo en tres años.

219.                     Vanesa: No sé cuan capo seas realmente, pero una persona como tú me provoca demasiadas dudas.

220.                     Psycho: ¿Y vo’ creí que las notas me las he ganado con el culo?.

221.                     Vanesa: ¡Ordinario! (Indignada trata de retirarse a su cuarto pero Antonio se lo impide).

222.                     Psycho: ¡Discúlpame! (Reteniéndola de los brazos) ¡Sorry! ¡He sido un estúpido! ¡Tienes que disculparme!.

223.                     Vanesa: Yo no acostumbro a perder mi tiempo.

224.                     Psycho: Te pido sólo una oportunidad, ¡¡Pleasse!! Déjame demostrarte que no soy tan poca cosa como tú crees (Se arrodilla ante esta). ¡¡Pleasse!! ¡¡Ok!!.

225.                     Vanesa: Yo no necesito que demuestres nada. (Intenta seguir su retirada, pero Antonio se para enfrente de ella y en un rápido acto le da un beso en la boca). (Vanesa, al recuperarse de la impresión, le abofetea una de las mejillas y luego se retira).

 

ESCENA N° 15

 

226.                      Antonio:… ¡Ay! Eso dolió…

 

ESCENA N°  16

 

INGRESA DESDE LA CALLE ISIDORA.

 

227.                     Isidora: ¡Psycho! ¿Y estabas aquí?.

228.                     Psycho: Aquí estoy. ¿Y no se que hueva estoy haciendo aquí?.

229.                     Isidora: ¿Estás solo? ¿Y Vanesa?.

230.                     Psycho: Acaba de dejarme con la palabra en la boca. Tu amiga es más complicá que la chucha, trato de ser amistoso con ella y siempre me manda a la mierda.

231.                     Isidora: Pero tú sabes que ella es así. Lo mejor que puedes hacer es ignorarla.

232.                     Psycho: …Ojalá fuera tan fácil (Saca un pañuelo y se suena las narices)

233.                     Isidora: … (Lo observa con detención).

234.                     Psycho: … ¿Y qué miras ahora?.

235.                     Isidora: ¿No sé si  estaré viendo mal o realmente es así?.

236.                     Psycho: … (Se retira de escena sin pronunciar palabra).

 

ESCENA N° 17

 

237.                     Isidora: Pero… ¡Psycho! ¡Espera! (Lo sigue hasta la puerta) ¡No te vayas! ¡Psycho!. (Se queda pensativa por algunos segundos, luego se toca el estomago y se dirige al interior de la casa vociferando) ¡Marta, llegué! ¡Vengo muerta de hambre!…

 

ESCENA N° 18

 

 

AVANZA EL TIEMPO 

ESCENA N° 19

 

SEGUNDOS MÁS TARDE LLAMAN A LA PUERTA. REAPARECE ISIDORA Y ABRE.

 

238.                     Isidora: Yo abro Marta. ¡Hola! ¡Amigo querido! ¡Cómo estás!.

 

ESCENA N° 20

 

INGRESA JUAN.

 

239.                     Juan: Hola Isidora.

 

ESCENA N° 21

SE INCORPORA VANESA

 

240.                     Vanesa: ¿Cómo estás Juan?.

241.                     Juan: Bien. Yo, venía a comunicarles algo importante.

242.                     Isidora: ¿Algo importante?, Ya te pusiste brígido. (A Vanesa)  Mírale la cara de misterioso que pone.

243.                     Vanesa: Isidora, no seas pesada. ¿Qué nos venías a contar, Juan?.

244.                     Juan: Hace como una hora, encontraron el cuerpo sin vida de la alumna de la carrera de química.

245.                     Isidora: ¡No te puedo creer!.

246.                     Vanesa: (Muy afectada) Otra víctima más...

247.                     Juan: La encontraron en un sitio eriazo cercano a la universidad, estaba desnuda, tenía sus extremidades cercenadas.  Fue violada y apuñalada, igual que las víctimas anteriores.

248.                     Vanesa: (Le dan ganas de vomitar, sale corriendo de escena).

249.                     Isidora: ¿Vanesa?... (La sigue preocupada hasta el umbral de la cocina).

 

ESCENA  N° 22

 

250.                     Isidora: Seguro que se le revolvió la comida con la noticia. Mi amiga es muy sensible, estas cosas la ponen muy nerviosa.

251.                     Juan:  ¿Y tú no eres sensible?.

252.                     Isidora: ¡Ay Juan!,  Claro que soy sensible, sólo que, nunca me tomo muy a pecho las desgracias de otros.

253.                     Juan: A veces eres un tanto fría.

254.                     Isidora: ¡Oye!, Ahora también vas a decir que soy calculadora. Mira, me importa mucho el tema de este psicópata que tiene atormentada a toda la población universitaria, pero que se terminen los raptos, las violaciones y crímenes, no dependen de mí, para eso está Carabineros y la Policía de Investigaciones. Yo soy una simple estudiante de universidad, ¿Cachai?...

255.                     Juan: La policía ha sido demasiado ilusa en su proceder.

256.                     Isidora: ¿Ilusa, la policía?.

257.                     Juan: Creen encontrarse frente a un criminal de carácter religioso, con ideas delirantes y convicción  de ser elegido por orden divina.

258.                     Isidora: ¿Y de dónde sacas eso?,  (Se ríe incrédulamente).

259.                     Juan: ... (Se queda por algunos segundos con la mirada fija en un punto imaginario).

260.                     Isidora: Juan, te estoy hablando.

261.                     Juan: ... Disculpa.

262.                     Isidora: ¿Cómo es eso de qué la policía cree que el psicópata podría ser un religioso cagado de la cabeza? ¿Lo leíste en alguna parte?. 

263.                     Juan: Sí... lo leí ayer, en un diario.

264.                     Isidora: No creas todo lo que dice la prensa, que siempre le ponen más de su cosecha. Aunque te confieso que en este último tiempo, he estado un poco inquieta, en la universidad se comentan muchas cosas acerca de ese desquiciado y me gustaría saber ¿Cuán de cierto hay en todo ello?.

265.                     Juan: ¿Cómo qué cosas te gustaría saber?.

266.                     Isidora: Dicen que el psicópata es adicto a violar y asesinar a jovencitas provenientes de familias adineradas.

267.                     Juan: ¿Y por eso estás inquieta? ¿Temes que tu acaudalada condición, te pueda convertir en una carnada atractiva para el psicópata?.

268.                     Isidora: ¡Oye!,  Yo no me voy a convertir en una víctima de ese desgraciado, de ninguna manera dejaré que ese, poco hombre,  ponga un sólo dedo  en mi cuerpo. Eso lo tengo más que claro.

269.                     Juan: Admiro tu convicción. Pero en todo caso el psicópata no sólo ha atacado a jovencitas de plata, también figuran entre sus víctimas, mujeres de condición humilde.

270.                     Isidora: Sí, pero no es la mayoría. En la U. Dicen que el atacar a mujeres pobres es sólo una táctica para distraer y confundir más a la policía.

271.                     Juan: La psicosis colectiva suele presumir muchas cosas, pero no siempre son certeras. Sabes Isidora, cambiando de tema, yo… te quería decir algo importante…

272.                     Isidora: ¿Sí?…

273.                     Juan: Se trata de…de… (Se queda en silencio mirándola a los ojos.)

274.                      Isidora: ¿Pero qué me quieres decir?.

275.                     Juan: Yo... yo siento que (Juan se acerca a ella de manera pronunciada. Coge su rostro y mira sus labios).

276.                     Isidora: (Medio que riéndose) ¿Y qué té pasa ahora?.

277.                     Juan: Yo, yo te quería decir que… Yo, creo que, me estoy... (Acerca sus labios a los de ésta).

278.                     Isidora: (Le sigue el juego por un rato, pero antes de que éste la bese se larga a reír).

279.                     Juan: ... ¿Por qué te ríes?... Yo pensé que, tú y yo...

280.                     Isidora: ¡Sale para allá, ridículo!. ¡Tú sí que estas bien cagao de la cabeza! (Se ríe a carcajadas)... Disculpa, es que me provoca tanta risa esta situación... Juan ¡Eres tan ingenuo!, ¿Cómo puedes pensar que yo, me voy a fijar en un tipo como tú?.

281.                     Juan:... El otro día, tú me besaste y yo creí que...

282.                     Isidora: Sí, sí, te besé, pero estaba jugando, ¿O tú también eres como mi amiga Vanesa, que todo se lo toma en serio?. Mira, Juan, tal cómo te lo he venido diciendo en este último tiempo, tú me caes súper bien, encuentro que eres simpático, buena gente, pero no eres mi tipo de hombre ¿Me explico?.

283.                     Juan: Sí. Lo entendí muy bien. Bueno volveré a mi casa, discúlpame por haberte provocado un mal momento (En retirada).

284.                     Isidora: No, no, no me has provocado ningún mal momento. Olvídalo, ¿Amigos? (Le estrecha su mano).

285.                     Juan: (Le mira la mano y luego le estrecha la suya) Amigos... Hasta mañana (Sale)

286.                     Isidora: Hasta mañana, Juan (Cierra la puerta).

 

ESCENA N°  23

 

INGRESA VANESA EN CAMISA DE DORMIR

 

287.                     Isidora:  ¿Cómo te sientes?.

288.                     Vanesa: ¿Cómo quieres qué me sienta?...

289.                     Isidora: En realidad es súper heavy lo que le hizo a esa muchacha o sea tení’ que tener sangre de animal  y de esos animales bien malos para hacer algo así.

290.                     Vanesa: Ese hombre no tiene corazón, es un ser despreciable.

291.                     Isidora: Ya pero no te amargues pensando en ello, tarde o temprano ese desgraciado tendrá que pagar  por todos sus crímenes.

292.                     Vanesa: Mientras más rápido den con esa mierda, mejor será para todas.

293.                     Isidora: Bueno, te dejo, me dio sueño, mañana tengo clases a las ocho (Le da un beso en la mejilla) Que descanses amiga (Sale)

294.                     Vanesa: Igual tú. Buenas noches.

 

 

 

 

ESCENA N° 24

 

EL LIVING APARECE ILUMINADO SOLO POR LA LUZ NATURAL QUE INGRESA DESDE EL EXTERIOR. INGRESA VANESA EN CAMISA DE DORMIR CON UN VASO DE AGUA, ENCIENDE LA LUZ GENERAL DE LA SALA Y  SE PASEA POR ESTA, LUEGO SE SIENTA EN UNO DE LOS SOFAS.

 

ESCENA N° 25

 

INGRESA MARTA CON UNA CANASTO DE ROPA DIRIGIENDOSE AL SEGUNDO PISO.

 

295.                     Vanesa: Marta… ¿Todavía despierta?.

296.                     Marta: Plancharé esta ropa y luego me acostare.

297.                     Vanesa: Le quería hacer una pregunta.. ¿Por qué reaccionó de manera tan extraña en la mañana cuando le estaba pasando el vaso de agua a Ignacio?.

298.                     Marta: (Permanece con la cabeza gacha)

299.                     Vanesa: Mire, usted va a trabajar en esta casa y yo no quiero ningún tipo de problemas, necesito estar segura que la persona que contraté es de suma confianza, no quiero misterios, no quiero saber de nada que perturbe nuestra tranquilidad sicológica, que ya bastante tenemos con los tormentos de ese psicópata que anda violando y asesinando a jovencitas de mi universidad ¿He sido clara?.

300.                     Marta: Sí, Srta. Vanesa.

301.                     Vanesa: Podría levantar el rostro cuando se dirija a mí. Cualquier cosa extraña que usted note en esta casa o en los alrededores me lo debe hacer saber de inmediato ¿Entendió?

302.                     Marta: Sí, señorita.

303.                     Vanesa: ¿Usted siempre ha sido tan tímida?.

304.                     Marta:… No lo era.

305.                     Vanesa: ¿Entonces?...

306.                     Marta:… (Se queda en silencio)

307.                     Vanesa: En la vida la gente que camina con la vista al suelo, nunca es respetada y siempre es mirada en menos ¿Me explico?.

308.                     Marta: Sí señorita.

309.                     Vanesa: Bueno siga con sus quehaceres, pero no planche hasta tan tarde, que mañana la quiero fresca como una lechuga.

310.                     Marta: No se preocupe, buenas noches, con su permiso (En retirada)

311.                     Vanesa: Buenas noches

312.                     Marta: (Sube al segundo piso).

 

ESCENA N° 26

 

VANESA, SE SIENTA EN UNO DE LOS SOFAS Y LEE UN LIBRO. TRANSCURRIDO UN BREVE LAPSO DE TIEMPO SE ESCUCHAN CRUJIR HOJAS SECAS EN EL ANTE JARDÍN, RAPIDAMENTE SE PONE DE PIE Y MIRA HACIA FUERA, AL NO VISLUMBRAR NADA OPTA POR ABRIR LENTAMENTE LA PUERTA Y CUANDO ESTA ASOMANDO LA CABEZA PARA VER CON MÁS CLARIDAD HACIA EL  EXTERIOR  APARECE  IGNACIO ASUSTÁNDOLA.

 

313.                     Ignacio: (En Off) …¡Vanesa!.

314.                     Vanesa: (Da un fuerte grito)... ¡Ay!

315.                     Ignacio: (En Off) Soy yo....

 

ESCENA  N° 27

 

316.                     Vanesa: ¡Estúpido!, ¡Casi me provocas un infarto!.

317.                     Ignacio: Quería darte una sorpresa.

318.                     Vanesa:  Vaya sorpresa, ¿Y qué haces aquí a esta hora?, ¿Deben ser más de la una de la mañana?.

319.                     Ignacio: (La abraza y le da un beso en la boca) Tenía ganas de verte.

320.                     Vanesa: (Se percata que huele a trago) ¿De dónde vienes?.

321.                     Ignacio: Andaba por ahí (Coqueteándola).

322.                     Vanesa: Estás pasado a cerveza.

323.                     Ignacio: Me fui de carrete con un par de compañeros de carrera.

324.                     Vanesa: ¿Y el Juan también andaba contigo?.

325.                     Ignacio: Yo no salgo con huevones, ese es más aburrido que salir a bailar con la hermana,  Juanito, sólo bebe agua mineral.

326.                     Vanesa: Bueno, él es así, es un muchacho sano, eso no tiene nada de malo, además, cada  cual con su forma de ser. Mira Ignacio, ya es muy tarde y yo debo levantarme temprano mañana,  tengo clases a las ocho. Así es que...

327.                     Ignacio: ¿Pero cómo?, ¿Me estás echando?...

328.                     Vanesa: No lo tomes a mal, además…

329.                     Ignacio: Cómo tan desatinada con su pololo, atravesé toda la ciudad para venir a verte y me echas así, sin ninguna consideración. ¿Por qué mejor no nos hacemos cariñitos? (Tocándola de manera exagerada y atrevida).

330.                     Vanesa: No Ignacio, ¡Suéltame! ¡Basta! ¡Te dije que basta! (Le da una bofetada).

331.                     Ignacio: (Al recibir la cachetada adopta una extraña actitud, se abstrae en sí mismo. Se toca la mejilla y se sienta en uno de los sofás).

332.                     Vanesa: ¿Ignacio?... ¿Te sientes bien?, Ignacio ¿Me escuchas?...

333.                     Ignacio: (Se pone de pie de manera violenta, y la mira fijamente a los ojos por un par de segundos, luego abandona la casa sin pronunciar palabra alguna).

334.                     Vanesa: Ignacio... (Confundida lo sigue hasta la puerta)  ¡Ignacio! ¡Espera!...

 

ESCENA  N° 28

 

VANESA SE QUEDA MUY PREOCUPADA POR LA INUSUAL ACTITUD DE IGNACIO, LUEGO SE DIRIGE AL SEGUNDO PISO.

 

AMANECE

 

 

 

ESCENA N° 29

 

MARTA ASEA EL LIVING. LLAMAN A LA PUERTA, SE PONE UN TANTO NERVIOSA, MIRA POR EL OJO MAGICO DE LA PUERTA Y LUEGO ABRE.

 

INGRESA PSYCHO.

 

335.                     Marta: ¿Sí? ¿A quién busca?

336.                     Psycho: ... Disculpe (Entrando en la sala) ¿Usted es la Sra. Marta?.

337.                     Marta: (Se queda mirándolo fijamente a los ojos)

338.                     Psycho: ¿Sra. Marta?, ¿Usted es la nueva empleada de casa?... (Al ver que no responde, trata de tocarle uno de los brazos, pero Marta reacciona de manera violenta y se aleja de él)

339.                     Marta: ¡No me toque!... (Agacha la cabeza)

340.                     Psycho: ¿Qué le pasa?...

341.                     Marta: Disculpe señor, las niñas no están en casa y yo no lo conozco a usted.

342.                     Psycho: ...Obviamente que no nos conocemos, por algo le preguntaba ¿Si usted es la empleada que Isidora y Vanesa contrataron?.

343.                     Marta: Sí, yo soy…  y le voy a pedir que vuelva cuando las niñas regresen de la universidad.

344.                     Psycho: (La observa en silencio por algunos y luego deduce)… ¿Su rostro me resulta familiar? ¿No nos hemos visto antes?...

345.                     Marta: … No, no creo, salgo poco a la calle.

346.                     Psycho: ¿Sale poco?... Debo haberme confundido entonces. Bueno pensé que Isidora ya había vuelto...  Somos compañeros de universidad,  le dice por favor qué… No, mejor no le diga nada, yo volveré más tarde, adiós (En son de retirada)

347.                     Marta: Hasta luego joven (Psycho se retira) (Marta cierra la puerta y se dirige al interior de la casa).

 

ESCENA N° 30

EN PRIMER PLANO

 

Una joven de aspecto corporal similar al de Vanesa, avanza por una apenas iluminada acera, de pronto, en sentido contrario aparece un hombre quien se detiene frente a ésta. La muchacha al percatarse de la presencia del extraño individuo de detiene a unos metros de él tratando de verle el rostro pero la oscuridad del lugar se lo imposibilita, nerviosa y presa de un evidente pánico retrocede e intenta huir del lugar, pero el hombre avanza a toda prisa sobre ella hasta alcanzarla, la ataca por la retaguardia arremetiéndola con un certero golpe en la yugular,  lanzándola contra el piso y dejándola semi-inconsciente, luego la levanta en vilo y se la hecha al hombro y desaparece con ella.

 

ESCENA N° 31

 

INGRESA DESDE LA CALLE ISIDORA ACOMPAÑADA DE JUAN E IGNACIO

 

348.                     Ignacio: …¿Parece que terminaste la prueba antes que nosotros?.

349.                     Juan: Sí.

350.                     Isidoro: Tan mateo que es este niño. ¡Pero lo mejor de estudiar arquitectura es el jefe de carrera!,  es, tan perfecto, ese profesor tiene una manera tan particular para dictar sus clases, es tan lindo, tan macho...

351.                     Ignacio: ¡Las niñas que enloquecen de amor!, (A Juan) Claro que por un viejo cincuentón.

352.                     Isidora: ¡Ya!, ¡Córtala!, Es un viejo, pero igual es rico. (A Ignacio) Si tan solo fueras capaz de percibir, lo que nosotras sentimos por él.

353.                     Ignacio: ¡Oye!, Yo soy bien machito para mis cosas.

354.                     Isidora: Cuando lo tenemos enfrente, es como si nuestros sentidos se cerraran a todo lo que pasa a nuestro alrededor, nos encanta escuchar su voz,  mirar sus grandes ojos, mirar su gran paque...

355.                     Juan: (Carraspea) Yo, sinceramente creo que ya es mucho, desde que salimos de la universidad no has hecho otra cosa que hablarnos de ese anciano.

356.                     Isidora: ¡Oye! ¡No es un anciano!, Es un hombre maduro, además, se conserva bastante bien para la edad que tiene.

357.                     Ignacio: Seguro que no. Con el trabajo que él tiene, ¿quién no se conserva así?. Yo creo que ni para hacer el amor se agota, seguro que su señora es quien se le monta (Se ríe).

358.                     Isidora: Ustedes, todos los hombres de la carrera están envidiosos y están que se muerden la lengua de los celos.

359.                     Ignacio: ¿Nosotros celosos?.

360.                     Juan: A mí, me da lo mismo. Yo no tengo polola.

361.                     Ignacio: Tú, no tienes pareja de puro ahuevonao que eres.  Tení’s que lanzarte a la piscina, ser más atrevido, a las mujeres les gusta eso, los hombres rudos, pasados a transpiración.

362.                     Isidora: ¡Asqueroso!  ¿De dónde sacas eso? Don Juan de pacotilla. Y mejor será que cambies tus tácticas de conquista, mira que tu comportamiento de anoche deja bastante que desear.

363.                     Ignacio: ¿Te dijo algo Vanesa?.

364.                     Isidora: Todo, absolutamente todo.

365.                     Ignacio: No sé qué me pasó, de pronto,  perdí el sentido de la razón.

366.                     Isidora: Yo creo que de pronto perdiste el sentido de la decencia, querrás decir.

367.                     Ignacio: ¿Y quién habla de decencia?... Cuando  tú estas toda babosa por un vejestorio, eso a mí me parece que es una indecencia, ¡una inmoralidad!.

368.                     Isidora: Mira predicador de tercera, prepara bien tus argumentos, porque yo conozco a  Vanesa de años, y comportamientos como el tuyo anoche difícilmente los perdona.

369.                     Ignacio: ¿Está muy molesta?.

370.                     Isidora: Yo creo que no te va hablar en un buen tiempo.

371.                     Juan: Bueno yo los dejaré, me dio hambre...  ¿Ignacio, quieres ir a almorzar a mi casa?.

372.                     Ignacio: ¿En serio? ¿Me estás invitando a almorzar a tu casa?

373.                     Juan: Sí, ¿qué tiene de malo?.

374.                     Ignacio: Por supuesto que nada,  ¿Y quién cocina?

375.                     Juan: Yo.

376.                     Isidora: Tú, (Muy afectuosa) ¡Qué lindo!, Se cocina solo.

377.                     Juan: Ustedes saben que yo vivo solo.

378.                     Ignacio: Sí, pero...

379.                     Juan: Bueno ¿Vas a ir o no?.

380.                     Ignacio: Sí, sí, no tienes para qué alterarte,  también se pone agresivo el hombre (Se despide de Isidora)

381.                     Juan: Vamos entonces (Al levantar su chaqueta desde uno de los sofás se le cae un cuchillo al piso)

382.                     Isidora: ¡Juan! ¿Y ese cuchillo? (Levantándolo del piso)

383.                     Juan:... Lo que pasa, es que, yo siempre ando con un cuchillo en mi chaqueta, es para protegerme.

384.                     Ignacio: Es peligroso andar con objetos punzantes entre las ropas, podrías dañarte tú mismo...

385.                     Isidora: ¿De qué te estas protegiendo? (Devolviéndole el cuchillo).

386.                     Juan: ... De la calle, hace mucho rato que dejó de ser un lugar seguro, tú sabes, los delincuentes, los psicópatas...

387.                     Isidora: (Se pone a reír)...

388.                     Ignacio: ¿Y de qué te ríes ahora? ¿Qué tiene de malo que alguien  trate de protegerse de los delincuentes?.

389.                     Isidora: No tiene nada de malo, pero un psicópata (A Juan) jamás se fijaría en ti, a menos que sea maricón... (Reflexionando) Aunque, ahora que te miro mejor ¿Tú tienes una cara de psicópata?.

390.                     Juan: ... Vamos Ignacio (Se retira molesto seguido de Ignacio).

391.                     Ignacio: Hasta luego Isidora (Sale).

392.                     Isidora: (Riéndose) Adiós...

 

ESCENA N° 32

 

SIGUE RIÉNDOSE POR ALGUNOS SEGUNDOS, VISIBLEMENTE AGOTADA SE RECUESTA SOBRE UNO DE LOS SOFÁS.

 

393.                     Isidora: ¡Marta! ¡Tráigame un jugo! (Cierra sus ojos).

 

ESCENA N° 33

 

AL CABO DE UNOS SEGUNDOS INGRESA SILENCIOSO PSYCHO, QUIEN SE TOCA UNO DE LOS BOLSILLOS DE SU CHAQUETA Y LUEGO SORPRENDE A ISIDORA CON UN BESO EN LA BOCA.

 

394.                     Isidora: ¡Mierda!…

395.                     Psycho: ¡Tranquila! ¡Tranquila comadre! ¡Ha sido sólo el beso de un Príncipe!. (Saca de entre sus ropas una rosa y se la pasa) ¿Qué té pareció? ¿Dime que lo sentiste más rico que la cresta?.

396.                     Isidora: ¡Tú si que estás bien chiflado! ¡Cómo te atreves!.

397.                     Psycho: ¡Puta la huevá! ¡Ahora resulta, que también te desagrado!. Recuerda que mis besos son los más cotizados en la Universidad.

398.                     Isidora: No me desagradas,  pero esto no me parece correcto, yo soy una señorita decente.

399.                     Psycho: ¡Ya! ¡ya!, Vanesa  2. No te coloques igual de estúpida que tu amiguita. Si sólo fue un beso, o vo’ creí que yo con un beso me caliento al tiro. ¡Estai’ más loca! ¡Yo tengo la cara de huevón, pero soy más vivo que el diablo!.  A mi pa’ que una mina me excite, primero que nada, me tiene que demostrar si sus  atributos corporales son merecedores de un macho  “bakan” y  “pulento”  como yo.

400.                     Isidora: Buena joyero. En todo caso, no me puedes negar que yo, tengo mis buenos atributos (Haciendo alarde de su cuerpo).

401.                     Psycho: (Mirándole descaradamente las piernas, glúteos y pechugas). Habría que probar la mercancía para ver cuan contundente es (Dándole un palmazo en el trasero).

402.                     Isidora: (Lo empuja lejos de sí) ¡Eres bien atrevido!.

403.                     Psycho: ¡Sorry! ¡Estaba bromeando!. ¡Tan perseguidas que son todas las  hembras! ¡Me enferman con sus actitudes!.

404.                     Isidora: Ahora entiendo mejor por qué Vanesa, no te pesca.

405.                     Psycho: ¿Qué cosa entiendes mejor?.

406.                     Isidora: Eres demasiado  impulsivo, trasgresor y eso, a todo el mundo no le cae bien, en especial a personas tan especiales como mi amiga Vanesa.

407.                     Psycho: A tu amiga no le cae en gracia nadie, se hace la simpática y en realidad es más pesá que la chucha.

408.                     Isidora: ¡Oye! ¡Córtala con tus groserías!.

409.                     Psycho: ¡Pero si es cierto! ¡A ella le gusta caerle bien solo a los de su nivel! ¡Y como yo no estoy ni ahí con la clase conservadora. Ni con los cuicos de mierda, de este país vendido!. Para mí, ¡Son todos unos hipócritas, arrastrados y sometidos!.

410.                     Isidora: Tú no eres más que un resentido social.

411.                     Psycho: Yo, resentido social. No pasa na’ loquilla.

412.                     Isidora: A ti, algo grave te tiene que haber pasado en tu vida personal, de otra manera no se explica  que tengas este  comportamiento tan huraño y lapidario con la sociedad.

413.                     Psycho: ...Ay Isidorita, tú no sabes nada de la vida.

414.                     Isidora: Lindo, yo sé mucho más de la vida de lo qué tú crees saber.

415.                     Psycho: (Se sonríe de manera irónica y asevera) ¿Y qué cosas puedes saber?, Sí siempre has vivido dentro de una burbuja.

416.                     Isidora: Parece que andas con ganas de pelear. Sabes Psycho, a diferencia de varios  compañeros en la U. Tú me caes súper bien, pero a veces me dejas marcando ocupado, tienes una personalidad tan como,  múltiple, ¿No serás bipolar?.

417.                     Psycho: (La mira en silencio por algunos segundos y luego se larga a reír sarcásticamente)… ¿Bipolar?… ¿Yo?…

418.                     Isidora: ¿Te das cuenta por qué te lo digo?.

419.                     Psycho: ¡Ay Isidora! ¡Es que tú sales con cada huevá’?. (Continua riéndose por un par de segundos y de pronto se queda drásticamente en silencio, con la mirada fija en un punto imaginario).

420.                     Isidora: … ¿Qué cosa te hace ser así?.

421.                     Psycho: (La mira a los ojos  y luego se dirige a la puerta, en son de retirada).

422.                     Isidora: ¿A qué le temes tanto?.

423.                     Psycho: Yo no le temo a nada, ni a nadie,  ¿Escuchaste?...  (Se retira de escena).

 

 

 

ESCENA N° 34

 

ISIDORA SE QUEDA CONSTERNDA CON LA ACTITUD DE PSYCHO, LUEGO COGE CON RABIA LA ROSA QUE LE HABIA REGALADO SU AMIGO.

 

SUENA EL TELÉFONO Y CONTESTA.

 

424.                     Isidora: Hola mamá, Sí mamá... Ya mamá... Sí... (Ingresa desde la calle Vanesa, quien escucha parte de la conversación)… Quédate tranquila que con Vanesa nos estamos cuidando... No, no tienen para qué venir...  Mamá te repito que estamos bien... Sí mamá,  estamos tomando todas las precauciones del caso... Bueno, dale saludos al papá... Los quiero mucho... Adiós (cuelga).

 

ESCENA  N° 35

INGRESA VANESA

 

425.                     Vanesa: ¿Hablabas con tu mamá?.

426.                     Isidora: Sí, están muy preocupados.

427.                     Vanesa: No es para menos. Todo el país esta conmocionado con lo que está ocurriendo aquí.  Yo acabo de hablar también con mis padres. Están igual de asustados, incluso me plantearon la posibilidad de trasladarme a otra ciudad.

428.                     Isidora: ¿Te cambiarán de universidad?

429.                     Vanesa: A una privada. En todo caso es sólo una posibilidad.

430.                     Isidora: ¿Y qué piensas hacer?.

431.                     Vanesa: ¿Ay amiga!, ¡Estoy tan aterrada!, jamás había sentido tanto miedo como ahora. ¿No sé qué hacer?.

432.                     Isidora: Si tú te trasladas a otra universidad, yo también haré lo mismo. No pienso quedarme sola en esta ciudad (Vuelve a sonar el Teléfono)... Yo contesto:... Alo, Sí, ¡Cómo estay galla!,... ¿Cómo?, Ya  llegaron  todas. Sí, Sí, Voy de inmediato para allá, ¡Ah ya me mandaron el radio taxi!, ¡Bakan!... Voy enseguida, Chao. (Cuelga)  Era, la María José.

433.                     Vanesa: ¿Vas a salir?.

434.                     Isidora: Nos juntaremos con unas compañeras de la carrera, estamos preparando un trabajo grupal.

435.                     Vanesa: Pero ya es muy tarde, casi anochece.

436.                     Isidora: Cálmate...

437.                     Vanesa: ¡Pero cómo quieres que me calme! ¡Cuándo allá afuera anda un loco suelto! ¡Violando y asesinando a mujeres! ¡Cómo quieres qué me calme!...

438.                     Isidora: Vanesa, me iré en un radio-taxi (Mira por la ventana) y ya llegó. Te prometo que me cuidaré.

439.                     Vanesa: ¿A qué hora vas a volver?.

440.                     Isidora: Yo creo que cerca de la media noche.

441.                     Vanesa: Llevas el celular.

442.                     Isidora: Sí, lo llevo en la cartera.

443.                     Vanesa: Por cualquier cosa me llamas, si necesitas que te vaya a buscar, lo que sea, me avisas de inmediato.

444.                     Isidora: Gracias amiga, pero quédate tranquila que nada me pasará. Adiós (Sale).

445.                     Vanesa: Cuídate...

 

ESCENA N° 36

 

CIERRA LA PUERTA Y OBSERVA A ISIDORA POR LA VENTANA MIENTRAS ESTA ABORDA EL TAXI, LUEGO INTENTA DIRIGIRSE HACIA EL INTERIOR DE LA CASA PERO SORPRESIVAMENTE  LLAMAN A LA PUERTA.

 

446.                     Vanesa: … Apuesto a que se le olvidaron las llaves... (Mientras abre la puerta)

 

ESCENA N° 37

 

447.                     Psycho: No, No tengo  llaves de esta puerta.

448.                     Vanesa: Y no tendrías por qué tenerla. ¿Y qué quieres  tú ahora?. Te advierto que Isidora no se encuentra y yo…

449.                     Psycho: Ya lo sé.

450.                     Vanesa: ¿Cómo?.

451.                     Psycho: Necesito hablar contigo a solas.

452.                     Vanesa: ¿Y por qué habría yo de tener que hablar contigo?. Tú y yo jamás hemos sido amigos.

453.                     Psycho: No he sido yo quien ha levantado una barrera entre los dos. Sin embargo no he venido por tratar de ganar tu amistad, que ya hace bastante rato dejó de tener valor para mí.

454.                     Vanesa: Entonces no hay nada que conversar.

455.                     Psycho: ¡No eres más que una niña caprichosa! ¡Engreída! ¡Testaruda! y…

456.                     Vanesa: No me podía esperar menos de ti.  ¿No me cabe la menor duda de que tú no estás bien de la cabeza?  A veces me pregunto, como una persona como tú, puede estar estudiando psicología, es un tanto contradictorio ¿No te parece?. Y por si fuera poco, estas catalogado como el mejor alumno de la carrera… ¡Qué irónico! ¿Verdad?.

457.                     Psycho: Tal vez estudio psicología para tratar de entenderme a mí mismo o tal vez para entender a la gente torpe e incrédula como tú.

458.                     Vanesa: Mira, no eres de mi agrado y no puedo evitarlo, no hay química entre los dos, lo siento.  Por eso te pido que terminemos de una buena vez con esto. ¿Qué quieres de mí?.

459.                     Psycho: De ti… podría querer muchas cosas, pero no en estos momentos. (Comienza a pasearse por el living, rodeándola).

460.                     Vanesa: …¿Y qué estás haciendo ahora?. ¿Pretendes marearme con tu paseo?.

461.                     Psycho: …Te observo y veo cuan vulnerable puedes ser para un hombre. Sabías que con la joven que encontraron muerta hoy, suman ocho las mujeres violadas y asesinadas.

462.                     Vanesa: …¿Ocho mujeres?… ¿Y desde cuando que está atacando ese desgraciado?.

463.                     Psycho: Desde hace dos años y medio.

464.                     Vanesa: Habrían sido nueve las víctimas pero una de ellas escapó.

465.                     Vanesa: Una de ellas escapó… ¿Y cómo?.

466.                     Psycho: Cuando el psicópata atacó a esa mujer, al igual que a las otras víctimas, la obligó a que le practicara sexo oral. Sólo que ésta fue mucho más inteligente y le mordió su pene al punto de casi arrancárselo. El hombre en medio de su dolor, tomo una piedra y la azotó en la sien de la mujer y la lanzó lejos de sí. Fue entonces cuando la mujer aprovechó de huir. La siguió pero no logró alcanzarla y juro que no descansaría hasta encontrarla.

467.                     Vanesa: Entonces esa mujer sabe quien es el psicópata.

468.                     Psycho: No, no lo sabe, el lugar en el que la atacó estaba demasiado oscuro, por lo que no pudo dilucidar bien su rostro.

469.                     Vanesa: …Bueno ¿Y que tiene que ver todo esto conmigo?. ¿No veo el motivo de esta conversación?.

470.                     Psycho: Mucho. Tiene qué ver mucho. Y no sólo contigo, también con Isidora, ambas son débiles, viven solas y son hijas de…  (Se queda drásticamente en silencio).

471.                     Vanesa: ¿Y somos hijas de qué?.

472.                     Psycho: (Se acerca a ella y acaricia sus cabellos, mientras le habla) Me dolería mucho si el psicópata te atacara. Una mujer violada queda marcada para toda la vida.

473.                     Vanesa: Pero tú, tú, estás prediciendo cosas que… ¡Son imposibles!. ¡No sé que pretendes con todo esto!.

474.                     Psycho: Todas las mujeres violadas y asesinas, jamás creyeron que podrían llegar a convertirse en víctimas del psicópata. En el acceso de ira de quienes matan a sangre fría, se observa que el flujo de sangre es mucho más parecido al de las personas normales, lo que le permite regular mejor sus impulsos para planificar tranquilamente su crimen. El mal ambiente familiar de un individuo en ningún caso es factor determinante en su conducta criminal. Vanesa, no te fijes solo en la apariencia de un posible psicópata, que una persona vista de Armani no lo descarta como tal.

475.                     Vanesa: ... ¿No entiendo? ¿Estas tratando de asustarme? ¡Eso es lo que quieres! ¡Fastidiarme con tus presunciones! Sabes que más. ¡Quiero que te vayas de mí casa ahora mismo! ¡Quiero que te vayas y no vuelvas nunca más!… ¡Fuera!.

476.                     Psycho: Sólo quiero que te cuides… (Sale de escena).

 

ESCENA N°  38

 

CIERRA LA PUERTA CON LIGEREZA   Y  ASEVERA EN VOZ ALTA.

 

477.                     Vanesa: ¡Quién se cree que es este tipo!. Cómo se atreve a venir a atormentarme a mi propia casa, es un desquiciado…

 

ESCENA N° 39

 

EN OTRO ESPACIO FÍSICO / PRIMER PLANO  DIALOGAN JUAN  E  IGNACIO.

 

478.                     Ignacio: Te juro que no dejo de estar sorprendido, esta casa es inmensa, si parece un verdadero palacio, aunque un tanto siniestro para mi gusto, pero igual está bonito.

479.                     Juan: ... Es lo único bueno que conservo de mi madre.

480.                     Ignacio: ¿Lo único bueno? ¿Por qué lo dices en ese tono, tan despectivo?.

481.                     Juan: Esta casa perteneció a mis abuelos maternos. Ellos murieron hace un par de años. Este palacio, como tú le llamas, esta lleno de recuerdos amargos.

482.                     Ignacio: ¿Recuerdos amargos?.

483.                     Juan: ...Mi madre está internada en una clínica psiquiátrica desde hace más de 12 años.

484.                     Ignacio: ¿Internada en un psiquiátrico? ¿Y por qué?

485.                     Juan: Mi padre la volvió loca... La abandonó el día de su matrimonio, la dejó esperando en el altar, huyo con otra mujer. Mi madre estaba muy enamorada de papá, no soportó la desilusión.

486.                     Ignacio: ¿Y tú ya habías nacido?

487.                     Juan: Tenía seis meses de gestación. Cuando tuve uso de razón, mamá comenzó a culparme por el abandono de papá, me abofeteaba deliberadamente durante las comidas, no le gustaba que yo la mirara, a veces,  me dejaba encerrado en el cuarto de la despensa durante horas. Se ponía furiosa cuando me escuchaba llorar, jamás me hizo cariño, al parecer me odiaba... (Se queda en silencio)

488.                     Ignacio: ¿Y tú padre? ¿Nunca más supiste de él?.

489.                     Juan: ...Nunca, y no tengo ningún interés en conocerlo.

490.                     Ignacio: ¿Y visitas a tú mamá de vez en cuando en el psiquiátrico?.

491.                     Juan: Dos veces al año, para el día de su cumpleaños y para navidad.

492.                     Ignacio: ¿Y cómo te recibe?.

493.                     Juan: Como una loca (Se sonríe irónicamente). No ha evolucionado mucho, habla puras huevadas, imagina cosas, una vez me dijo que el papá la había ido a ver el día anterior, por supuesto que eran sólo alucinaciones de ella. En algunas ocasiones me ha sorprendido de verdad, he llegado incluso a creer que está mejorando, me ha recibido con tanto cariño, me ha hablado con tanta lucidez, me ha pedido perdón, lo único malo es que le dura como cinco minutos y luego comienza nuevamente a insultarme.

494.                     Ignacio: ¿Y tú la quieres?.

495.                     Juan: ...No sé, a veces me gustaría estar seguro de que la quiero, pero la verdad es que siento más lástima que amor por ella.

496.                     Ignacio: Sientes lo mismo que yo por mi padre, a quien visito una vez al año en la cárcel.

497.                     Juan: ¿Tú padre está en la cárcel?.

498.                     Ignacio: Sí, pero la verdad Juan, es que, a mí no me gusta hablar de mi familia.

499.                     Juan: ¿Por qué?.

500.                     Ignacio: No me agrada abrir heridas… (Se queda en silencio).

501.                     Juan: Te entiendo. No te preocupes.

502.                     Ignacio: Bueno Juan, no quiero parecer un mal educado, pero debo dejarte, ya se me ha hecho tarde y  yo todas las noches salgo a trotar, así es que...

503.                     Juan: ¿Sales a trotar?.

504.                     Ignacio: Sí, ¿Te gustaría acompañarme?.

505.                     Juan: No, no, siempre he sido muy malo para los deportes. Me pondré a estudiar.

506.                     Ignacio: Yo ya estudié, pero repasaré la materia cuando regrese de mi trote. Gracias por el almuerzo y la once, cocinas bastante bien.

507.                     Juan: Te acompaño a la puerta...

 

ESCENA  N° 40

 

DE MADRUGADA LLAMAN CON DESESPERACIÓN A LA PUERTA.

 

 

 

ESCENA N° 41

 

APARECEN VANESA Y MARTA EN CAMISA DE DORMIR  MUY ALARMADAS.

 

508.                     Vanesa: ¡Dios mío! ¿Quién golpea de esa manera?...

509.                     Isidora: (Voz en OFF) ¡Vanesa! ¡Abre por favor! ¡Abre la puerta!...

510.                     Marta: ¡Es la Srta. Isidora! (Abre la puerta)

511.                     Vanesa: ¿Isidora?...

 

ESCENA  N° 42

 

512.                     Isidora: (Ingresa a toda prisa y se abraza a Vanesa llorando).

513.                     Vanesa: ¿Qué pasó? ¿Por qué lloras?...

514.                     Isidora:... ¡Un hombre me siguió! ¡Un hombre venía corriendo tras de mí! (Se pasea muy nerviosa e histérica por el living).

515.                     Vanesa: ¿Cómo qué venía tras de ti?.

516.                     Marta: (Cierra la puerta y mira por la ventana, se ve muy asustada).

517.                     Vanesa: ¿Dónde te bajaste?.

518.                      Isidora: Le dije al radio taxi que me dejara en el negocio que hay en la cuadra siguiente, tenía ganas de fumar y los cigarrillos se me habían acabado, entonces cuando venía para acá, de entre los árboles apareció un hombre que comenzó a seguirme, yo avancé más rápido y el tipo hizo lo mismo, cuando me di cuenta que estaba siguiéndome empecé a correr y él también comenzó a correr tras de mí... (Llora).

519.                     Vanesa: Ya, ya cálmate, estás en casa, aquí nadie te hará daño.

520.                     Isidora: El psicópata está tras de mí ¡Quiso atacarme Vanesa! ¡Me está buscando!

521.                     Vanesa: ¡No! ¡No! No digas eso, no puede ser, en este barrio viven muchas alumnas de la universidad. Podría buscar a cualquiera. Además, no estamos seguras de que sea el desquiciado ese, podría tratarse de algún delincuente común que quería asaltarte.

522.                     Isidora: ¡Estoy segura que se trataba del psicópata!... Traté de ver su rostro, pero los árboles ensombrecen todo... ¿Te das cuenta? ¡Estuve a un paso de convertirme en una de las víctimas de ese maldito hijo de perra!.

523.                     Marta: Le preparé una leche tibia con cáscaras de naranja para que se relaje la Srta. (Sale en dirección a la cocina)

 

ESCENA N° 43

 

524.                     Vanesa: … (Conmocionada la abrasa aferrándola a su cuerpo). Vamos a tu pieza, para que puedas dormir.

525.                     Isidora: ¡No!, ¡No quiero dormir!, ¡No quiero dormir!...

526.                     Vanesa: Amiga no te preocupes, yo me acostaré a tú lado, no te dejaré sola, vamos...  (Ambas se retiran al interior de la casa).

 

APAGON GENERAL

 

 

 

ESCENA  N° 44

 

AL DIA SIGUIENTE APARECEN SENTADOS EN EL LIVIN: PSYCHO, IGNACIO Y JUAN. LOS TRES SE MIRAN DISIMULADAMENTE DE REOJO, SIN DIRIGIRSE PALABRA ALGUNA.

 

527.                     Psycho: … (De pronto eructa) ¡Sorry!, Fue sin querer, se me salió. Lo que pasa, es que antes de venirme para acá, me comí una platada de porotos. La verdad es que me encantan, pero me hacen tan mal los desgraciados, siempre me llenan de gases (Se soba el estómago). Estoy más hinchado que la cresta, estoy que me reviento, debo tener un montón de pedos atajados.

528.                     Juan: ¡Antonio!. No es momento para bromas.

529.                     Psycho: Pero si yo no estoy bromeando. Estoy hinchado, ¿Qué queri’ que le haga?. Que me ponga un tapón en el culo.

530.                     Ignacio: Tú eres el tipo más desatinado y desagradable que me ha tocado conocer en la vida. No sé como puedes ser amigo de Isidora y Vanesa.

531.                     Psycho: No soy amigo de Vanesa, aunque me gustaría serlo, y más que amigos.

532.                     Ignacio: (Indignado se levanta de un tirón del sillón con la clara intención de agredirlo).

533.                     Juan: (Lo retiene). No es momento para peleas.

534.                     Ignacio: No te atrevas a poner  ni la punta de tus dedos sobre Vanesa, de lo contrario te sacaré la cresta, ¿Escuchaste?.

535.                     Psycho: Pendejo, no eres más que un pendejo.

536.                     Ignacio: (Furioso se abalanza sobre éste para agredirlo, pero sorpresivamente aparece Vanesa).

 

ESCENA N° 45

 

537.                     Vanesa: ¿Qué ocurre aquí?.

538.                     Ignacio: …Nada, no ocurre nada.

539.                     Juan: ¿Cómo esta Isidora?

540.                     Vanesa: Durmiendo.

541.                     Ignacio:  ¿Pero el hombre que la siguió, no logró alcanzarla?

542.                     Vanesa: No,  pero Isidora quedo muy choqueada. Yo creo que nos vamos a tener que ir de esta ciudad.

543.                     Ignacio: ¿Cómo?.

544.                     Vanesa: Lo que oyes, ayer mis padres me plantearon la posibilidad de trasladarme a una universidad privada, en otra ciudad, e Isidora me dijo que si yo me iba, ella también haría lo mismo.

545.                     Ignacio: Discúlpame, pero creo que están exagerando un poco las cosas.

546.                     Vanesa: ¿Exagerando? ¿Es una exageración ponerse a resguardo de ese psicópata? ¿Es una exageración tratar de proteger tu vida?...

547.                     Ignacio: Perdona, tal vez no use las palabras apropiadas, pero creo que la solución no pasa porque ustedes se vayan de esta ciudad o se cambien de universidad, el tema del psicópata va más allá de cualquier solución civil.

548.                     Vanesa: Será una decisión personal, que sólo nos compete a las dos.

549.                     Psycho: Es la mejor decisión que he escuchado en este último tiempo.

550.                     Ignacio: ¡Mira cabrón de mierda! (Lo toma con ambas manos del pecho y lo encara), ¡Más te vale que no sigas metiendo tu cuchara en lo que no te corresponde!.

551.                     Juan: Yo creo que debemos tranquilizarnos  un poco, con este tipo de agresiones no vamos a llegar a ninguna parte.

552.                     Ignacio: (Suelta a Psycho y luego se dirige muy molesto a Vanesa) ¿Y qué pasará con nosotros?.

553.                     Vanesa: ¿Con nosotros?.

554.                     Ignacio: Sé qué la última vez que estuve aquí no me porté muy caballero contigo, pero, no por eso vamos a romper  nuestra relación. Yo te amo y no me gustaría perderte.

555.                     Vanesa: Mira Ignacio,  en estos momentos estoy muy confundida, después de lo que le pasó a Isidora, se me hace muy difícil pensar en nuestra relación de pareja.

556.                     Ignacio: ¿Entonces no me quieres?.

557.                     Vanesa: Te quiero, pero no estoy enamorada de ti. Si me voy, estoy segura que  pronto encontrarás a alguien.

558.                     Ignacio: Fácil verdad. Desde tú punto de vista  resulta muy fácil. Cuica traidora... (En son de salida).

559.                     Vanesa: Ignacio, por favor compréndeme.

560.                     Ignacio: ¿Comprender qué cosa? (La toma violentamente de los brazos) ¿Qué no estás enamorada de mí? ¿Qué el cariño que te di durante todos estos meses no fue suficiente? ¿Eso quieres que comprenda?... ¡Respóndeme!...

561.                     Juan: Por favor Ignacio, suéltala.

562.                     Vanesa: Me estás haciendo daño, suéltame.

563.                     Psycho: (No se aguanta más la rabia y lo toma violentamente por la espalda, lo gira hacia su cuerpo y le propicia un combo en la cara. Ignacio pierde el equilibrio y cae, pero luego se levanta y ambos se trinchan en pelea).

564.                     Vanesa: ¡Basta! ¡Ignacio por favor! ¡Antonio, suéltalo! ¡Basta!. (Trata de separarlos)

565.                     Juan: (Con mucha dificultad logra separarlos). ¡Ya está bueno!. ¡Cálmate Ignacio!. ¡Es suficiente!.

566.                     Ignacio: ¡Esta me la vas a pagar maldito mal nacido! ¡Esto no se va a quedar así!. (Mira a Vanesa y luego abandona la escena dando de portazos).

567.                     Juan: ¡Ignacio espera!. (A Vanesa) Tienes que disculparlo, ha estado muy nervioso en estos últimos días. (Sale tras él).

 

ESCENA N° 46

 

568.                     Psycho: Tienes un pololo demasiado caprichoso e infantil.

569.                     Vanesa: Eso no tengo por qué discutirlo contigo, además, lo mejor que puedes hacer es retirarte. No necesitamos de tu ayuda ni de la de nadie.

570.                     Psycho: Te advertí lo vulnerable que se han convertido ustedes, frente al psicópata.

571.                     Vanesa: ¡No quiero seguir escuchando nada más acerca de esto! ¡No quiero oír nada más acerca de ese desquiciado!. (En son de retira).

572.                     Psycho: ¡Marta fue la tercera víctima del psicópata!.

573.                     Vanesa: (Se queda anonadada y sin aliento al escuchar esto. Luego de unos segundos de silencio, reacciona y se acerca a Psycho, mirándolo fijamente a la cara). ¿Qué acabas de decir?. ¡Qué mierda acabas de decir!.

574.                     Psycho: Marta, fue la mujer que logro huir del psicópata.

575.                     Vanesa: Esto no puede ser, es imposible, ella no…

576.                     Psycho: En ese entonces ella trabajaba para un diplomático del Ecuador, ese día trabajo hasta las diez de la noche y cuando caminaba a tomar una locomoción que la llevara a su hogar, fue interceptada por el psicópata quien la arrastró hasta unos matorrales, rasgo sus ropas y manoseo todo su cuerpo, luego la violó y el resto ya lo conoces.

577.                     Vanesa: ¿Y cómo puedes saber todo esto tú?.

578.                     Psycho: (Toma su bolso y saca de entre sus apuntes un montón de recortes de diario que tira sobre uno de los sillones. Vanesa, con cierta incredulidad los coge y comienza a leerlos uno por uno)...  Mi tesis se basará en las violaciones y crímenes de ese degenerado. Desde que comenzó a  atacar,  he  guardado  todos  los recortes de prensa y he seguido muy de cerca todas las investigaciones criminalísticas.  Cada  vez  que  encuentran a una nueva víctima del psicópata, me las arreglo para estar presente en el lugar del hallazgo, he incluso he obtenido mucha información confidencial de la investigación, que no ha sido dada a conocer a la opinión pública. Y te aseguro que la policía esta desconcertada, no hayan que hacer, y el gobierno les exige encontrar pronto a un culpable, aunque ese culpable pueda no ser el verdadero psicópata.

579.                     Vanesa: … Mira no sé cuan verdad sea todo lo que me has dicho. Pero de una cosa si estoy segura y es de que no quiero encontrarme con ese desgraciado y ahora mismo hablare con Marta, ella me tiene que dar una buena explicación. (Dirigiéndose a la cocina). ¡Marta!, ¡Marta!...

580.                     Psycho: ¡Marta se fue!.

581.                     Vanesa: ¿Cómo qué se fue?, ella trabaja puertas adentro. No puede irse.

582.                     Psycho: Cuando llegue en la mañana,  trate de persuadirla para que te dijera toda la verdad, pero se asustó y salió huyendo, no creo que vuelva más a esta casa.

583.                     Vanesa: ¡Tú no tenías por qué hacer eso! ¡Yo tenía que hablar primero con ella!.

584.                     Psycho: No habrías conseguido nada, esa mujer esta aterrada, de nada le han servido los tratamientos psiquiátricos, mientras no atrapen al psicópata, no va a poder respirar tranquila. Marta fue la carnada perfecta, por su culpa ahora ustedes también corren peligro.

585.                     Vanesa: Esto es demasiado, ¡Ya no puedo más! ¡Por favor Psycho!, ¡Vete!, ¡Vete de aquí!.  Necesito estar sola. ¡Qué te vayas te digo!.

586.                     Psycho: … (La mira en silencio por algunos segundos y luego se retira sin agregar palabra).

 

ESCENA N° 47

 

VANESA, ESTA CONSTERNADA. SE QUEDA CON LA MIRADA FIJA EN UN PUNTO IMAGINARIO. LUEGO DE UNOS SEGUNDOS APARECE ISIDORA CON UNA CARTERA Y UNOS CUADERNOS.

 

ESCENA  N° 48

 

587.                     Vanesa: (Sorprendida) ¿Y tú que estás haciendo?.

588.                     Isidora: Voy a clases.

589.                     Vanesa: ¿Qué? ¿Cómo vas ir a clases si todavía no te sientes bien?  Debes descansar.

590.                     Isidora: Debo ir a clase, a medio día tengo un examen, no puedo faltar.

591.                     Vanesa: Entonces yo te iré a dejar.

592.                     Isidora: ¡No!, ¡No quiero que me vayas a dejar!. No permitiré que ese desgraciado limite mi libertad.

593.                     Vanesa: ¡Pero Isidora¡.

594.                     Isidora: ¡No podemos dejar que ese demente nos asuste!, Nosotras llegamos a  esta ciudad con un  objetivo muy claro y no pienso dar mi brazo a torcer ¿Entiendes?.

595.                     Vanesa: (La mira a los ojos y luego la abraza)… Mi amiga, te quiero tanto.

596.                     Isidora: Yo también te quiero. Nos vemos más tarde.

597.                     Vanesa: Cuídate por favor…cuídate mucho (Cierra la puerta).

 

ESCENA  N° 49

 

PERMANECE PENSATIVA POR ALGUNOS SEGUNDOS  Y LUEGO SE RETIRA A SU HABITACIÓN.

 

AVANZA EL TIEMPO.

 

ESCENA  N° 50

 

TODO PERMANECE EN SILENCIO HASTA QUE DE PRONTO SE ESCUCHA UN EXTRAÑO RUIDO EN LA PUERTA.

 

REAPARECE VANESA LLAMANDO.

 

ESCENA N° 51

 

598.                     Vanesa: (Llamando desde el interior)… ¿Isidora llegaste?… ¡Isidora!… ¿Isidora eres tú?. (Ingresa en el living).   Juraría que había sentido la puerta. (A los pocos segundos ingresa desde la calle Marta).

 

ESCENA N° 52

 

599.                     Vanesa: ¿Marta?... Que bueno que regresó.

600.                     Marta: Perdóneme Srta. Vanesa.  Yo debí haberle dicho toda mi verdad antes de que me contratara. Pero me dio tanto miedo decírselo, llevo mucho tiempo sin trabajar y las veces que he intentado encontrar un trabajo, los empleadores me han reconocido como la mujer que huyo de las manos del psicópata y me han despedido.

601.                     Vanesa: Hizo muy mal con haberme ocultado su pasado.

602.                     Marta: Si le hubiera dicho todo, seguramente no me habría contratado.

603.                     Vanesa: Seguramente, pero yo confié en usted. Ahora no sé que pensar.

604.                     Marta: Sé qué no debo decirle esto, pero… (Se queda en drástico silencio)

605.                     Vanesa:… Pero qué Marta, ¿Por qué se queda en silencio?.

606.                     Marta: Tengo un extraño presentimiento.

607.                     Vanesa: ¿A qué se refiere?.

608.                     Marta: Creo qué el psicópata esta cerca de nosotras.

609.                     Vanesa: ¿Pero qué dice Marta? ¡No me asuste más de lo que ya estoy!.

610.                     Marta: El joven Psycho, tiene razón, me he convertido en una carnada perfecta para el psicópata, por mi culpa ahora ustedes dos también corren peligro. Él me busca a mí.

611.                     Vanesa: No, no diga esas cosas. Isidora anda fuera y ya debía  haber llegado (Se queda pensativa por algunos segundos, luego coge su celular y hace un llamado). ¿Isidora tiene apagado su celular. Van hacer las doce de la noche.  Llamare a Juan (Marca el número de Juan). ¡Maldita sea! ¡También lo tiene apagado!. (Se pasea muy nerviosa por el living). (Vuelve a marcar a Isidora)… ¡Por favor Isidora!, ¡Enciende el maldito celular!… (Se sienta en uno de los sofás e intenta calmarse, pero le resulta imposible. Sin pensarlo más toma su cartera y las llaves de su auto en son de retirada).

612.                     Marta: ¿Qué va hacer Srta.?

613.                     Vanesa: Ir por mi amiga. No dejaré que ese psicópata le haga daño.

614.                     Marta: ¿Si gusta, la acompaño?.

615.                     Vanesa: No, quédese aquí, asegure bien la puerta, si llega Isidora me llama al celular ¿Entendió?.

616.                     Marta: Como diga Srta. Y una vez más le pido perdón por mi silencio.

617.                     Vanesa: Su silencio nos tiene entre la vida y la muerte… Después hablaremos (Sale)

 

ESCENA N° 53

 

MARTA, CIERRA LA PUERTA CON LLAVES, LUEGO SE SIENTA EN UNO DE LOS SOFÁS, ESTA MUY NERVIOSA. PASADO UN BREVE LAPSO DE TIEMPO LLAMAN A LA PUERTA, MARTA DA UN SOBRESALTO, SE TAPA LA BOCA, CAMINA HACIA LA PUERTA CON MUCHO MIEDO, SU CUERPO TIEMBLA ENTERO. MIRA POR EL OJO MAGICO DE LA PUERTA Y NO VE NADA. VUELVEN A LLAMAR.

 

618.                     Marta:… ¿Quien?... ¿Quién es?.

619.                     EN OFF – Juan: ¡Marta soy yo! ¡Juan!.

 

ESCENA N°  54

 

ABRE LA PUERTA E INGRESA JUAN.

 

620.                     Juan: ¿Qué le pasa Marta? ¿Por qué no habría la puerta?.

621.                     Marta: Lo que pasa es que la Srta. Vanesa salió y…

622.                     Juan: ¿Salió? ¿A estas horas?.

623.                     Marta: Sí, fue en busca de la Srta. Isidora.

624.                     Juan. ¿Cómo? ¿Isidora todavía no llega?.

625.                     Marta: No, ¿Usted sabe algo acerca de ella?.

626.                     Juan: … Nada, no la he visto en todo el día…  Isidora jamás falta a un examen, de hecho… (Se queda drásticamente en silencio).

627.                     Marta: ¿De hecho qué joven?.

628.                     Juan: Nada, no tiene importancia. Iré a la Universidad para ver si encuentro a Vanesa. Con su permiso (Se retira).

629.                     Marta: Hasta luego joven.

 

 

ESCENA N° 55

 

AL CABO DE UNOS SEGUNDOS INGRESA VANESA, EMOCIONALMENTE MUY DESTROZADA.

 

630.                     Marta: Srta. Vanesa, qué bueno que llegó. Me tenia muy preocupada. ¿Encontró a la Srta. Isidora?...  ¿Qué sucede?

631.                      Vanesa: (Se pone a llorar desconsoladamente)

632.                     Marta: ¿Por qué llora? ¿Dónde esta la Srta. Isidora?.

633.                     Vanesa: ... Reaccioné demasiado tarde Marta, mi amiga no llegó a dar el examen a la universidad. Nadie tiene idea de ella, nadie la ha visto.

634.                     Marta: ...O sea que el joven Juan decía la verdad.

635.                     Vanesa: ¿Juan? ¿Cuándo le dijo eso?

636.                     Vanesa: Hará unos cinco minutos estuvo aquí.

637.                     Vanesa: ¿Qué más dijo?

638.                     Marta: Dijo que no la había visto en todo el día,  y que además,  la Srta. Isidora no se presento a dar un examen que tenían hoy.

639.                     Vanesa: ¿Cómo?.  ¿Cómo puede decir eso él si yo acabo de estar con Ignacio y me dijo que al examen habían faltado Juan e Isidora?... (Se pasea por la sala  muy nerviosa tratando de sacar conclusiones) Aquí, hay algo que no anda bien, esto es muy confuso... (Toma su celular y llama a Juan).

640.                     Marta: ¿A quién esta llamando?

641.                     Vanesa: A Juan... ¡Alo! ¿Juan?... Que bueno contestas el celular, te he llamado varias veces durante la tarde y lo tenías apagado, ¿Cómo?, Soy yo, Vanesa…. Ah,  ¿Te quería hacer una pregunta?... ¿Durante el examen  esta mañana, viste a Ignacio en la Sala?... Lo viste... ¿Y por qué Ignacio no se dio cuenta de que tú estabas rindiendo el examen?... ¿Juan? ¿Juan estas ahí?... ¿Cómo?...ah... Por eso que Ignacio no te vio... entiendo... Bueno no te molesto más... No, no, no te preocupes, cualquier cosa que sepa de Isidora te lo hago saber de inmediato... adiós (Cuelga).

642.                     Marta: ¿Qué pasó?.

643.                     Vanesa: ...Juan, dice que llegó atrasado a dar el examen y tuvo que sentarte al final de la sala, en ese momento Ignacio estaba con la cabeza agachada y por eso no se dio cuenta de cuando él  entro.

644.                     Marta: ¿Y qué va hacer?

645.                     Vanesa: No sé ¿No sé qué hacer?, Fui a Carabineros y a Investigaciones a dar aviso, por presunta desgracia y dicen que deben esperar 24 hrs. Para iniciar una búsqueda.

646.                     Marta: ¿Y ya le avisó a los papás de la Srta. Isidora?.

647.                     Vanesa: No, aún no lo hago, no quiero alarmarlos esperaré un par de horas...  Isidora es hija  única, ella lo es todo para sus padres... (Se quiebra emocionalmente) Es mi mejor amiga, nos criamos prácticamente juntas, siempre hemos sido como hermanas... (Marta la abraza mientras ésta llora desconsoladamente)…

 

DE PRONTO SUENA EL TELEFONO.  AMBAS SE QUEDAN  QUIETAS, MIRAN EL APARATO POR ALGUNOS SEGUNDOS Y LUEGO VANESA CORRE A CONTESTAR.

 

648.                     Vanesa: ¿Aló?...¿Aló?...¡Conteste por favor!... ¡Aló! Colgaron. (Cuelga el auricular). Es el maldito desgraciado ese, ¡Estoy segura que se trata de él!, ¡Me quiere atormentar!

649.                     Marta: Deberíamos llamar a la policía.

 

VUELVE A SONAR EL TELEFONO, VANESA LEVANTA EL AURICULAR DE INMEDIATO Y CONTESTA.

 

650.                     Vanesa: ¡Desgraciado infeliz! ¡Sé más hombrecito y contesta el teléfono!...    ¿Cómo?...disculpe, lo que pasa, es que recién llamaron y no contestaron, ¿Pensé que se trataría de la misma persona?...   Sí, es la primera llamada que recibo de éste tipo... ¿Qué?...Si yo soy la persona que presentó la denuncia por presunta desgracia… ¿Cómo dice?… ¿Hace cuanto rato encontraron ese cuerpo?...Sí, sí, iré de inmediato para allá...   No se preocupe iré en mi propio auto, gracias (Cuelga). (Se queda en silencio por algunos segundos).

651.                     Marta. ¿Qué sucede Srta. Vanesa?

652.                     Vanesa: Llamaban de Policía de Investigaciones, acaban de encontrar el cuerpo sin vida de una joven que coincide con las características físicas de Isidora.

653.                     Marta: No, no puede ser.

654.                     Vanesa: … Estoy segura que se trata de otra joven, de ninguna manera podría tratarse de mi amiga... (Toma su cartera en dirección a la calle).

655.                     Marta: ¿Quiero ir con usted?.

656.                     Vanesa: Prefiero ir sola, estoy seguro que Isidora aparecerá en cualquier minuto, por favor Marta, quédese aquí, regresaré pronto. Si llega Isidora le prepara una buena comida, seguramente no ha comido nada en todo el día, usted sabe que ella es media regodeona, no come cualquier cosa… (Se ve muy choqueada) Ya regreso (Sale).

657.                     Marta: Vaya con cuidado y yo le prepararé una buena comida a su amiga… (Cierra la puerta)

 

ESCENA N° 56

 

658.                     Marta: Dios mío, por favor… Terminemos con esta angustia. (Cierra la puerta con llave y se dirige a la cocina)

 

ESCENA N° 57

 

UN SILENCIO SINIESTRO SE APODERA DE LA ESCENA.

 

ESCENA N° 58

 

SEGUNDOS MAS TARDE REGRESA VANESA, QUIEN VIENE MUY ENTRISTECIDA, SE SIENTA EN UNO DE LOS SOFÁS. DE PRONTO VIOLENTAS IMÁGENES GOLPEAN SU MENTE RECREÁNDOLE LA FORMA EN QUE HABRIA SIDO VIOLADA Y ASESINADA SU AMIGA ISIDORA.

 

ESCENA N° 59

 

 

ILUMINACIÓN ESPECIAL / EN PRIMER PLANO

 

Un hombre a rostro cubierto ultraja y viola a Isidora. La víctima trata de defenderse como puede pero sus esfuerzos son vanos y lentamente se va debilitando en un ahogado y desesperado grito.  El agresor actúa sin el menor signo de clemencia, la golpea deliberadamente, luego saca un cuchillo de entre sus ropas propiciándole diversas estocadas y cortes en todo el cuerpo, una vez concluido su cobarde y macabro crimen, se sube el cierre del pantalón y la contempla por algunos adoptando cierta actitud de compasión, besa a la joven en la boca y luego huye del lugar.

 

ESCENA  N° 60

 

659.                     Vanesa: ¡No! ¡No!... ¡Noooo! ¡Mi amiga no!... ¡Por qué!... ¡Por qué!  (Llora desconsolada)...

 

(De pronto presiente que alguien la observa, en un movimiento rápido se levanta del sofá y mira hacia la puerta).

 

ESCENA N° 61

 

SORPRESIVAMENTE APARECE DETENIDO EN EL UMBRAL DE LA PUERTA, IGNACIO, LA MIRA EN SILENCIO POR ALGUNOS SEGUNDOS Y LUEGO INGRESA EN EL LIVING.

 

660.                     Vanesa: (Conmocionada) ¡Ignacio!… (Corre hacia él y se abraza a éste llorando).

661.                     Ignacio: (Luego de unos segundos la aparta de si y se sienta en uno de los sofás).

662.                     Vanesa: … Ignacio, mi amiga, mi amiga…

663.                     Ignacio: Ya lo sé.

664.                     Vanesa: (Confundida) ¿Cómo?. ¿Qué cosa sabes?.

665.                     Ignacio: Psycho me lo contó todo.

666.                     Vanesa: ¿Psycho?... ¿Pero qué estas diciendo? ¿Yo no he hablando con nadie acerca de esto?. Yo acabo de enterarme… Hace horas que no veo a Psycho. Además, hasta donde yo sé, ¿Ustedes no se hablan?

667.                     Ignacio: Cierto (Se levanta del sofá y cierra la puerta), pero en estos casos, las diferencias quedan de lado (Se pasea por el living, se comporta de manera muy extraña) Sin embargo, si él me contó algo que supuestamente eras tú la primera en saberlo, eso puede significar una sola cosa.

668.                     Vanesa: ¿Qué estas insinuando?… No, Psycho. No, eso es imposible, él es… (Mira fijamente a Ignacio y luego agrega)… Ignacio… Yo te amo.

669.                     Ignacio: (Se acerca a ésta y la abraza, acariciando su cabello). Yo también… No te preocupes, no te dejaré sola. No permitiré que nadie te haga daño. Yo estoy aquí para protegerte, para cuidarte… (De pronto la toma violentamente del cabello y la amedrenta). ¡Así te quería tener!.

670.                     Vanesa: ¡Ignacio! ¿Ignacio qué te ocurre?.

671.                     Ignacio: ¡No eres más que una maldita perra! (La lanza violentamente contra unos muebles)… La niña inteligente, es mucho más débil de lo que imaginé.

672.                     Vanesa: No puede ser. ¿Tú?, Ignacio. ¿Por qué?…

673.                     Ignacio: ¿Por qué no puede ser? ¿Era demasiado bueno para ser un psicópata?… (Se ríe a carcajadas. Se abalanza sobre Vanesa, la coge del pecho y la estrella contra una de las paredes, la observa y se ríe maliciosamente).

674.                     Vanesa: (Sobreponiéndose a los dolores, logra ponerse de pie. Mira al psicópata en silencio y luego se ríe de él).

675.                     Ignacio: ¡De qué estas riendo maldita perra!.  ¡De qué te ríes!.

676.                     Vanesa: ¡Me río de ti, poco hombre!, ¡Amoral! ¡Mentiroso! ¡Falso!.

677.                     Ignacio: ¡Cállate!

678.                     Vanesa: ¡Poco hombre!

679.                     Ignacio: ¡Cállate! ¡Cállate!.

680.                     Vanesa: (Corre hacia la puerta, pero es alcanzada por el psicópata, quien la toma en vilo y la lanza contra una mesa de centro. Luego se abalanza sobre ella y la golpea en la cara, se produce una cruenta lucha entre ambos. Vanesa, grita desesperada.  El psicópata no deja de golpearla, mientras rasga sus ropas y manosea su cuerpo. Vanesa pone dura resistencia mientras pide ayuda.  De pronto aparecen en la puerta Juan y Psycho, quienes  llaman con desesperación e intentan abrir la puerta, pero les resulta imposible ya que Ignacio le había puesto seguro).

 

VOZ EN OFF:

 

681.                     (Psycho): ¡¡Vanesa!! ¡¡Vanesa resiste!!

682.                     (Juan): ¡¡Maldito desgraciado!! ¡¡No saldrás vivo de esta casa!!

683.                     (Psycho): ¡¡Déjala en paz!!... ¡¡Sé más hombre y enfréntate con nosotros!! (Ambos empujan y patean la puerta, con la intención de abrirla a la fuerza).

 

(En momentos en que el agresor se apronta a violar a Vanesa, ingresa desde la cocina Marta con un martillo en mano, se ve muy aterrada y nerviosa, sobreponiéndose a sus temores avanza decidida sobre el agresor y lo aborda por la retaguardia y sin vacilación alguna le propicia dos certeros y mortales golpes en la cabeza con el martillo).

 

ESCENA  N° 62

 

JUAN Y PSYCHO LOGRAN ABRIR LA PUERTA E INGRESAN EN EL LIVING.

 

PSYCHO CORRE A VANESA Y LA ABRAZA APEGANDOLA A SU CUERPO.

 

MARTA, DEJA CAER EL MARTILLO Y MIRA A VANESA SIN PRONUNCIAR PALABRA ALGUNA, SU RESPIRACIÓN  ES  ACELERADA.

 

EL PANICO ES ANGUSTIANTE PARA TODOS, SE INTERCAMBIAN MIRADAS DE HORROR, PERPLEJOS Y SIN HABLA SE MANTIENEN A DISTANCIAS LOS UNOS DE LOS OTROS. 

FIN

abrahamsanhuezalopez@hotmail.com / abrahamsanhuezalopez@gmail.com / director@antifaz.cl

 

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com