Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

INSOMNIO de una noche de verano

de MARC LLORENTE

 

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta al final del texto su dirección electrónica.

 

INSOMNIO

de una noche de verano    

 

Café-teatro en 15 sorbos para ella y él

 MARC LLORENTE 

teatropati@hotmail.com

  

Esta pieza se estrenó, bajo el seudónimo de DiAlgo Dinada, en el Teatro María Grever de la ciudad mexicana de León (Guanajuato), en septiembre de 2004, por el grupo Teatro TEC (Tecnológico de Monterrey) sin el correspondiente permiso para su representación

 

UNO 

 

(De noche. De momento ella está en bragas y con camiseta

en uno de los laterales de una cama.)   

 

   ELLA.- No puedo dormir. 

                Hace un calor espantoso.

                Agobiante de verdad…

              

(Silencio.)

 

                Es que te ahogas.

                No corre un poco el aire.

                Y eso que la ventana está completamente abierta.

                ¡Joder, qué noche!…

                Además no tengo sueño.

 

(Silencio.)

 

                Estoy jodida y no puedo dormir.

                ¿Por qué no me iré a dar una vuelta a la puta calle?

                Este calor no hay quien lo resista.

                Entran ganas de ponerse bajo la ducha.

                O de tomar un helado entran ganas a estas horas.

                O de untártelo por todo el cuerpo…

 

(Silencio.)

 

                Insomnio de una noche de verano.

                O pesadilla.

                Una noche cojonuda…

 

DOS

 

(En el otro lado vemos a él con el torso desnudo.)

  

   ÉL.- No puedo dormir.

           Hace un calor espantoso.

           Agobiante de verdad…

 

(Silencio.)

 

           Es que te ahogas.

           No corre un poco el aire.

           Debería haber tomado alguna pastilla para dormir.

           O el frasco entero.

           No me jodas.

 

(Silencio.)

 

           Estoy jodido y no puedo pegar el ojo.

           Creo que lo mejor sería largarse.

           No soporto este puñetero calor.

           Un baño de agua fría...

           O me meto en la nevera a ver si me enfrío. 

           Es insoportable.

 

(Silencio.)

 

           ¡Mierda de noche!

           Una noche de mierda.

           Insomnio de una noche de verano.

           O pesadilla.

           Una noche cojonuda…

 

TRES

  

   ELLA.- Sigo sin poder dormir.

                Asfixiada de calor como una gilipollas.

                Terrible.

                Insomnio, calor insoportable… y la madre que lo parió.

                Jodida del todo…

                ¡A tomar por el culo!

                Me largo de aquí…

           

(Sale. Y no tarda mucho en entrar.)

 

                Esto parece un horno.

                Falta oxigeno, me ahogo...

                No puedo más.

                Si al menos tuviera un abanico…

                Un ventilador es lo que me haría falta en este momento.

                O aire acondicionado en la casa…

 

(Silencio.)

 

                Prefiero el frío.

                Te tapas y ya está….

                Pero este calor no lo traga ni Dios.

                Me voy a tener que meter en la bañera con el agua hasta el hocico.

                Y con unos cubitos de hielo para que se me enfríe el coño.

                Es que te mueres. 

                No hay quien lo aguante por una u otra razón.

               ¡Puta noche!… 

 

CUATRO

 

   ÉL.- ¡Noche puta!

           A ver qué haces…

           Entran ganas de irse a dormir a un banco.

 

(Sale. Y no tarda en entrar.)

 

           Un calor absoluto.

           Apenas puedo respirar.

           Otra nochecita así y me tiro por la ventana…

       

(Silencio.)

 

           Supongo que no seré el único que estará asfixiado.

           Respiración asistida me haría falta.

           Una botella de oxigeno.

 

(Mira el reloj.)

 

           Las cuatro de la madrugada.

           Y yo tocándome los huevos.

           Porque lo que es dormir…

           Esto es para volverte loco de verdad.

           ¡Un cabreo de la hostia!...

           Será mejor marcharse al retrete y ponerse debajo del grifo…

           Y que le den por el culo a todo.

           Este calor es que mata.

           Sólo apetece estar en remojo.

           Por una razón u otra, no hay quien duerma.

           ¡Me cago en su puta madre!…

 

CINCO

 

(Ella no está. Al rato entra secándose con una toalla.)

 

   ELLA.- Da lo mismo mojarte o no mojarte.

                Enseguida te mueres de calor.

                Otra vez.

                Nuevamente.

                ¿Habrá persona que lo resista?…

                No creo.

                Menudo veranito…

                Y esto no ha hecho nada más que comenzar.

                Todavía queda para rato…

                Sin prisas.

                Como todas las noches sean iguales me corto las venas.

                Oye, te lo juro…

 

(Silencio.)

 

                Insomnio de una noche de verano.

                Porque de sueño, qué va, ya lo ves, nada de nada. 

                Un insomnio de cojones. 

                Sudando la gota gorda…

 

(Silencio.)

 

                Jodida, pero jodida en serio.

                En serio.

                Completamente jodida.

                ¡Jodidísima!…

 

SEIS

 

(Él no está. Al rato entra secándose con una toalla.)

 

   ÉL.- Te mojes o no te mojes da lo mismo.

           El calor no te lo quita nadie.

           Ya ves.

           Menudo verano nos espera…

           Paciencia.

           No vas a pegarte un tiro…

           Luego te mueres y es peor.

           Claro, que los muertos suelen estar fríos…

           De todas formas no es plan.

           Prefiero estar vivo, sudar como un cabrón…

 

(Silencio.)

 

           A joderse tocan.

           A pasar calor.

           Qué remedio…

           Venga, cálmate, serénate, intenta conciliar el sueño…

 

(Silencio.)

 

           No puedo.

           Es imposible…

           No me entran ganas.

           Insomnio de una noche de verano.

           Insomnio.

           Completamente, totalmente, del todo…

           Bien jodido.

           Pero jodido, jodido….

 

SIETE

 

(Ella ha encendido un cigarrillo.)

 

   ELLA.- Jodida por el tremendo calor.

                Jodida por el puñetero insomnio.

                Jodida porque estoy jodida…

                Hecha una puñetera mierda estoy. 

                Por todo eso, jodida.

 

(Silencio.)

 

                ¡Un hijo de puta!…

                Él es quien tiene la culpa de todo principalmente.

 

 (A alguien imaginario.)

            

                ¿Lo has oído bien?…

                Tú eres el responsable de lo que está ocurriendo.

                No es que yo no haya intentado mejorar esa relación…

                Pero tú…

                El nene se ha enamorado de una fulana.

                Por mí como si te pudres.

                Menuda joya.

                ¡Piérdete de una vez!…

            

             (Silencio.)

            

                Separados.

                La primera noche.

                Pues no se lía con una tía el muy…

                Cásate con un gilipollas para que a los cuatro días te venga con éstas…

                Y va y se marcha al lado de una guarra.

                Si llego a saberlo se casa con su padre.

                Conmigo, desde luego, no.

                Pero, claro, al principio todo el mundo es un santo.

                Hasta que te la meten por detrás.

                Pero qué hijo de puta…

 

(Silencio.)

 

                Tan sola como la una.

                Y encima con este calor…

                Me derrito de veras.

                Si no es para estar jodida…

 

(Silencio. Mirando por la imaginaria ventana.)

             

                La calle vacía.

                Un gato husmeando en el cubo de la basura…

                ¡Será mamón…!

                El gato no, sino mi marido.

                Un pedazo de mamón…

 

(Silencio.)

             

                Sé que no debería fumar.

                Dicen las autoridades sanitarias que no es bueno hacerlo.

                Hay tantas cosas malas…

                Entran ganas de gritar.

                Puede que me compre un cigarrillo electrónico…

 

OCHO

 

(Él está fumando.)

 

   ÉL.- Jodido por todo.

 

(Silencio.)

 

           ¡Una hija de puta!…

           Ella es principalmente la que tiene la culpa.

 

(A alguien imaginario.)

 

           ¡Sí! ¡Tú! ¡Tú!… 

           ¿O vas a negar que tú eres la principal culpable?…

           De acuerdo, yo también tendré mi parte de responsabilidad…

           No lo niego.

           Pero ¿quién empezó todo?…

           La señora.

           Una esquizofrénica.

           ¡Vete a chupársela a ese soplapollas!… 

 

(Silencio.)

 

           Separados.

           La primera noche.

           Pues no se lía con un tío la muy…

           Hombre, no me jodas.

           Y parecía una chica tan mona…

           ¡Una víbora!

           No puedes fiarte ni de tu padre.

           Pero, nada, nada, que se vaya a la mierda con ese maricón.  

           Igual es un futbolista hinchado de billetes. 

           O un bailarín.

           O un actor de cine.

           O alguno de la tele o de la prensa rosa….

           ¡Un chulo de mierda!

           Yo qué sé.

           Qué sé yo…

 

(Silencio.)

 

           Ya se me pasará.

          ¿Quién me mandaría a mí casarme?

          Todos cometemos gilipolleces alguna vez.

          Supongo que es inevitable.

          Eso sí, no volverán a pillarme de nuevo

          Tarde o temprano parece que el matrimonio termina yéndose a la mierda.

           Por lo visto, temprano o tarde todo termina oxidándose siempre.

 

(Silencio.)

 

          Solo.

          En fin, ya veremos…

 

(Silencio. Mirando por la ventana imaginaria.)

 

  Un gato busca comida en el contenedor.

  Un hueso, unas espinas…

  Una rata por aquella alcantarilla…

  ¿Sabes lo que te digo?…

  ¡Que la folle un pez!

  A la rata no, sino a mi mujer.

 

(Silencio. Apaga el cigarrillo.) 

 

            No es que fume mucho.

           A veces para calmar los nervios.

  ¡       Y, joder, qué calor, hostias!…

 

NUEVE

 

   ELLA.- Ya se me pasará.

                 Pero no debería haberme casado.

                 No debería haberlo hecho nunca.

                 Mejor sola que mal acompañada.

                 Otra cosa es una relación.

                 Sin compromiso.

                 Relaciones esporádicas, amistad…

                 O relaciones estables.

                 No sé…

                 Distinto es casarse.

                 Termina jodiéndose todo.

                 A los hechos me remito.

                 Y aunque no pase nada, vivir siempre con el mismo individuo puede cansar.

                 Por muy enamorada que esté cualquier pareja, antes o después…

                 La pasión es un terrón de azúcar que termina diluyéndose en agua.

                 Tal vez, puede, seguramente…              

                 Y si tienes un marido tan gilipollas como el mío…

            

(Como si estuviera ahí.)

 

                 Lo que oyes.

                 ¡Gilipollas perdido!

                 No, tú más, mucho más.

                 A mi madre déjala tranquila…

                 No te metas con ella…

                 ¿Vas a ponerme la mano encima?…

                 ¿Serías capaz de pegarme?…

                 No me extrañaría.

                 Eres tan valiente… 

                 ¡Un cobarde! 

 

(Silencio.)

 

                 Cualquier pareja, antes o después…

                 Que hagan una encuesta en la calle…

                 ¿Quiere usted a su marido, señora?

                 ¿Quiere usted a su esposa, señor?…

                 Que levanten el dedo… 

                 Pocos y pocas lo levantarían seguramente.

                O lo harían por pura y simple hipocresía, claro.

               ¿No es verdad?…

 

(Silencio.)             

     

                También tuvimos nuestros buenos momentos…      

 

(Como si el marido estuviera ahí.)

 

                ¿Recuerdas?…

                Más bien pocos.

                Porque una es como es que si no…

                A casi todos los hombres lo único que les interesa es el sexo.

                Echar un polvo…

                Nada de compañerismo.

                ¡No soy una muñeca hinchable!

                Entérate.

                Tener marido no significa tener un dueño y señor.

 

(Silencio.)

 

                Un anticuado, un tipo de lo más convencional…

                El caso es que sigo sin dormir.

                Siento un calor asqueroso.

                Y, lo que es peor, he pillado una depre de puta madre.

 

DIEZ

 

   ÉL.- Qué depre he pillado

           Espero superarla.

           Y conciliar tranquilamente el sueño. 

 

(Silencio.)       

 

           También espero que no haga tanto calor.

           Difícil que no lo haga en verano.

           ¡Hay que joderse!…

 

(Silencio.)

 

           Mejor así.

           Cada uno por su lado.

           Ya me tenía hasta el culo.

           O sea, que…

     

(Como si la mujer estuviera ahí.)

 

           ¡Hasta el culo, sí señora!…

           Siempre dando el coñazo la tía.

           Apunta tus dardos a otra parte.

           Se aburre y se mete conmigo para distraerse un rato.

           Cuidado que eres plasta.

           Contigo no se puede hablar.

           Tienes unos sesos de mosquito…

           Eres imposible.

           Déjame en paz.

           ¿Me entiendes?…

 

(Silencio.)

 

           Las cosas no funcionaban bien.

           Peleas, malos entendidos…   

           Tenemos diferentes formas de ver y entender la vida.

           Un profundo bache, monotonía…

           Quise solucionar nuestros problemas…

 

(Como si la mujer estuviera ahí.)

 

           ¿Cómo que no?…

           Eso tú.

           Jamás has puesto de tu parte.

           Al contrario, echar leña al fuego.

           Simplemente.

           Una vanidosa, una estúpida…

           No es que yo me considere perfecto.

           Pero tú te pasas, hija.

 

(Silencio.)

 

           Esa convivencia diaria aumentó las diferencias.

           Y al final…

           Ahora se acabó.

           Y la vida continúa a pesar de todo.

           Hay que vivir. 

           Dormir no puedo.

           Ya me gustaría…

 

(Silencio.)

 

           Relájate, serenidad…

           Ya no vivís juntos.

           Vale, ¿y qué? 

           No hay mal que por bien no venga.

           Miremos el lado bueno.

           Venga…

           ¿Por qué no intentas dormir un poco?

 

(Silencio.)

 

           No, no  puedo.

           Este sofoco…

           ¡Este miserable calor…!

 

ONCE

 

   ELLA.- Miremos el lado bueno.

                No hay mal que cien años dure.

                Después de la tempestad viene la calma.

                Eso dicen…

 

(Silencio.) 

 

                Me siento tan sola en esta noche calurosa de insomnio…

                No, ya no le quiero.

                Por mí como si le operan.

                Si vuelve, por la escalera abajo saldría rodando de una patada.

 

(Como si el marido estuviera ahí.)

 

                ¿Tú?…

                No irás a decirme ahora que no quieres separarte…

                ¡Un huevo!

                Está decidido, ni una palabra más.

                Conmigo no se juega.

                ¿Comprendes?…

                Lárgate de mi vista antes de que te dé una patada en los cojones.

                ¡Fuera he dicho!…

             

(Silencio.)

             

                Lo nuestro no funcionaba últimamente. 

                No importa de quién fuese la culpa…

                De los dos quizá, pero no funcionaba.

                Cada día nos entendíamos peor.

                Quería tenerme en un puño, que no me moviese apenas…

 

(Como si el marido estuviera ahí.)

 

                ¿Acaso estoy mintiendo?…

                ¡Machista!

                Sólo te ha faltado atarme con una cadena.

                Al señor le gustaría que su mujer fuese de profesión, sus labores.

                Guisar, planchar, coser los calcetines, comprar, limpiar…

                Nunca quisiste una esposa, sino una criada.

                Cómo pude fijarme en ti…

                Estaría ciega, pero ahora he recobrado la vista.

 

(Silencio.)

             

                Odio, falta de respeto, siempre enfadados, ausencia de complicidad…

                Cada vez se me hacía más cuesta arriba esta convivencia.

                ¿De qué vale dar cuando tú no recibes?…

             

(Silencio.)

               

                Ahora a empezar otra vez.

                Mejor.

                Con más experiencia…

                Ni siquiera tuvimos tiempo de tener hijos.

                Solo un par de años casados.

                Prefiero cualquier cosa antes de cargar con un espantapájaros toda la vida.

                ¿Sabes lo que te digo, nena?…

                ¡Que le folle un guardia!…

 

(Risas.)

 

DOCE

 

   ÉL.- Ahora a empezar nuevamente.

           Aunque sea algo duro al principio…

 

(Silencio.)       

 

           Sólo faltaba que me despidieran mañana mismo del trabajo.

           O que me atropellase un coche en un paso de cebra.

 

(Silencio.)

 

           No dramatices tanto.

           Pese a todo, la vida no me va tan mal.

           ¿Quién no tiene algún problema?…

           Tienes empleo, un sueldo, televisión por cable, Internet…

           Eres joven, no eres demasiado feo, no eres impotente…

           Haz lo que te dé la gana con toda libertad. 

           No vas a chuparte el dedo como un imbécil.

           No digo que me vaya de putas…

           Tampoco quisiera compromisos con nadie.

        

(Silencio.)

 

           No es fácil. 

           Un par de años casados…

           No tenemos hijos.

           No, no la quiero.

           Si aparece por esa puerta, a bofetada limpia sale de esta casa.

 

(Como si la mujer estuviera ahí.)

 

           ¿Qué haces?…

            ¿Quieres que te dé dos hostias?…

            Entérate…  

            Me importas un pito.

            ¡Largo!

            Esfúmate de una vez.

            No me jodas más.

            ¡Te rompo la cara!…

       

(Silencio.)

 

            ¡Bah! Si no mato ni a una puta mosca.

            Siempre hinchándome los cojones.

 

(Silencio.)

 

            ¿Amor?…

            No lo sé.

            Quizá sexo mejor.

            No sé…

 

TRECE

 

   ELLA.- ¿Quién no tiene algún problema?…  

                No te quejes tanto, hija.

                Afortunadamente no estás en el desempleo…

                Y no es que ganes una fortuna…

                Trabajas, tienes esto, tienes lo otro, tienes no sé qué…

                Además eres joven, guapa supongo, no eres frígida ni idiota…

                Y no es que vaya a pedir los servicios de un culturista bien dotado.

                Tampoco soy ninfómana.

                Ni pienso liarme en serio con nadie… 

 

(Silencio.)

 

                No, no es fácil.

                Pero haré lo que me venga en gana.

                Dentro de un orden.

                No es que piense perder la cabeza como una loca…

 

(Como si el marido estuviera ahí.)

 

                Ya lo sabes.

                Haré lo que me salga de los ovarios.

                Pienso aprovechar el tiempo…

                Bastante he aguantado tus impertinencias.

                Todo tiene un límite.

                El señor quiere separarse…

                Pues muy bien.

                Es lo más acertado.

                ¡Adiós, capullo, adiós!

 

(Silencio.)

               

                Puede que lo pase mejor incluso.

                Seguro.

                Espero…

            

(Silencio.)

 

                Sin embargo, ahora no me siento bien.

                Es lógico.

                Y menos con este maldito insomnio.

                Mañana ya veremos…

                Ya veremos mañana.

                Tomaré una aspirina.

                O dos.

                O un somnífero tomaré.

                O la caja entera…

 

(Bosteza.)

 

CATORCE

 

(Él y ella, de pronto, rompen la distancia que les separaba.) 

 

   ÉL.- (Bosteza. Al verla.) ¿Sola?

   ELLA.- (Bebiendo.) ¿Qué? ¡Ah, sí! ¿Y tú?…

   ÉL.- También solo.

   ELLA.- Qué casualidad.

   ÉL.- Mucha.

   ELLA.- ¿No puedes dormir?

   ÉL.- Tengo un insomnio horroroso.

   ELLA.- Qué casualidad, y yo.

   ÉL.- Coincidencia, ¿no?

   ELLA.- Mucha.

   ÉL.- Demasiada.

   ELLA.- Hace un calor terrible.

   ÉL.- Y que lo digas. Totalmente de acuerdo.

   ELLA.- No sólo eso. Estoy jodida.

   ÉL.- Qué casualidad, yo también estoy jodido.

   ELLA.- Demasiada coincidencia.

   ÉL.- Insomnio de una noche de verano.

   ELLA.- Pues sí, así es, insomnio.

   ÉL.- Es tan molesto….

   ELLA.- Muchísimo.

   ÉL.- Verás, mi mujer se ha ido con otro.

   ELLA.- ¿Ah, sí?… Lo mismo me ha pasado a mí.

   ÉL.- ¿Te ha dejado tu mujer?

   ELLA.- No, me ha dejado mi marido. Un cerdo.

   ÉL.- La muy cerda…

   ELLA.- Está una tan sola… Y con jaqueca.

   ÉL.- Tan solo…

   ELLA.- (Insinuante.) ¿Qué te parece si…?

   ÉL.- Me parece genial. Ahora mismo. ¿En mi casa o en la tuya?

   ELLA.- Da igual.

   ÉL.- Un rato en la mía y otro rato en la tuya.

   ELLA.- De acuerdo. Voy…  

   ÉL.- Encantado.

   ELLA.- Lo mismo digo.

   Él.- Y yo.

   ELLA.- Encantada.

   ÉL.- Ya, ya, acabas de decirlo. 

   ELLA.- Claro, claro, qué tonta…

   ÉL.- No, el tonto soy yo.

   ELLA.- No, no, yo soy mucho más tonta.

   ÉL.- ¿Hacemos el amor?…

   ELLA.- Puede.

   ÉL.- Sin compromiso.

   ELLA.- Eso desde luego.

   ÉL.- Hermosa noche de verano.

   ELLA.- Hermosa. Y calurosa.

   ÉL.- Ahora más.

   ELLA.- Ahora es diferente.

   ÉL.- Completamente distinto.

   ELLA.- Bésame.

   ÉL.- Enseguida…

 

(Se besan.)

 

   ELLA.- Espera… Tendrás que disculparme. Tengo la regla. Voy a cambiarme ahora mismo la compresa. Lo siento…  

 

(Sorpresa de él. Congelados. Oscuro total.)

 

QUINCE

 

(Cada uno en el sitio del otro. Al revés. Y como si lo de la escena de antes

no hubiera ocurrido nunca salvo en la imaginación.) 

 

   ÉL.- No puedo…

   ELLA.- Dormir no puedo.

   ÉL.- Hace un calor…

   ELLA.- Espantoso, desastroso, asqueroso.

   ÉL.- Tengo…

   ELLA.- Insomnio.

   ÉL.- Me encuentro jodido.

   ELLA.- Me encuentro jodida, jodida.

   ÉL.- Estamos separados.

   ELLA.- Separados, separados… ¿Volver a casarme algún día?

   ÉL.- Mejor así.     

   ELLA.- Así, así… Digo yo. Aunque nunca se sabe… Nunca.  

   ÉL.- A la mierda.

   ELLA.- Ahí, ahí…

   ÉL.- Agobiante.

   ELLA.- Es que te ahogas…

   Él.- Y para colmo dicen que la temperatura de la Tierra…

   ELLA.- Dicen que la temperatura de la Tierra subirá dos grados en este siglo.

   ÉL.- ¡Noche puta!

   ELLA.- ¡Puta noche!…

   ÉL.- Ella tiene la culpa. ¡Bah! No importa. Déjalo.

   ELLA.- La culpa la tiene él sobre todo. Da igual. Olvídalo. 

   ÉL.- ¿Quién no tiene problemas?

   ELLA.- Todo el mundo los tiene. Todos. 

   ÉL.- Insomnio de una noche…

   ELLA.- Una noche de verano, verano, verano.

   ÉL.- Sueño…

 

(Bostezan al unísono.)

 

    ELLA.- ¡Al fin!

 

(Silencio. Congelados. Lentamente se hace el oscuro. Música.)

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com