Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

HAY QUE DEJARLO JUGAR

de  Fernando Zabala

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta al final del texto su dirección electrónica.

 

HAY QUE DEJARLO JUGAR

Por Fernando Zabala

fer_z300@outlook.com.ar

Obra de teatro de tres únicas escenas

Personajes:

GLORIA

JORGE

DON JULIO

 

ESCENA I

(Sala de estar de una vivienda proletaria en el barrio de Arguello en la ciudad de Córdoba. En la sala hay una mesa chiquita con platos sucios y vasos con gaseosa a medio tomar, hay dos sillas rotas y rajadas por donde se las vea, diríase que simulan cierto orden y prolijidad. A un costado, un sillón hamaca con un toallon encima, hacia el foro un aparador con toda clase de adornos, fotografías, y chucherías varias. En el piso una docena de tablas de inodoro, prolijamente embolsadas y acomodadas contra la puerta de ese aparador. Una pared de vistoso ladrillo bloc divide dicha sala que vendría a ser la cocina de la casa. JORGE vende tablas de inodoro a domicilio,  se encuentra de camiseta y pantalón de vestir,  lustra viejos mocasines negros para la ocasión. GLORIA es portera de escuela y llega a la casa con uniforme del trabajo, acarrea varias bolsas de supermercado. DON JULIO es el padre de GLORIA y suegro de JORGE. Este es un anciano de 87 años, que casi nunca se lo verá aparecer por la sala, pero que en diferentes ocasiones, se lo escuchara hablar siempre desde su pieza, inclusive alguna vez se le podrán ver sus pies)

GLORIA: (Llegando de la calle) Bueno todo arreglado, ya hablé con Minusi…  el lunes lo internamos a primera hora…

JORGE: (Se la queda mirando) ¿Cómo que lo internamos… a quien internamos?

GLORIA: (Dejando las bolsas en una silla) A papa… a quien va ser…

JORGE: (Decepcionado) ¿A tu viejo?

GLORIA: (Agarra el mate) Claro… habíamos quedado en eso ¿no? (le da chupón al mate) bueno, Minusi me dijo que si queremos… lo podemos internar este mismo lunes, eh… (de pronto se acuerda) ah, y haceme acordar Jorge que llame al geriátrico que quede en pasarles el número de documento de papa, esta mañana se ve que salí muy apurada y me lo olvide…

JORGE: Pero escuchame una cosa Gloria… vamos a gastar una bocha, un chorro de guita si lo metemos a tu viejo en un geriátrico, ya lo habíamos hablado a esto…

GLORIA: ¿Y dónde queres que lo ponga Jorge? ¿en un zoológico?

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) No… pero… (piensa, luego) ¿pero acaso… tu viejo no puede ir a lo de… de…?

GLORIA: (Interrumpiéndolo) ¿A dónde va a ir?

JORGE: (Piensa, luego) A lo de tu hermana… puede ir a lo de tu hermana…

GLORIA: (Se sirve un mate con la pava) Imposible, el otro día ya lo hablamos a eso… mi hermana tiene los chicos, el marido… la suegra… no, en lo de mi hermana sería imposible, olvidate…

JORGE: Bueno, pero es que también es la hija…

GLORIA: Si ya sé que es la hija Jorge, pero ella esta tan ocupada como yo, tiene un familión encima de las espaldas la pobre…

JORGE: (Piensa, luego) Y si lo llevamos a… (se le ocurre) y si lo llevamos al bar…

GLORIA: ¿Al bar?

JORGE: Y claro, si se trata de no estar solo… por lo menos ahí va estar acompañado…

GLORIA: Claro, con esos borrachines de cuarta va a estar acompañado… mira Jorge, lo del geriátrico ya está hablado, el lunes firmo los papeles y a papa lo internamos a las ocho de la mañana, eh. 

JORGE: (Pausa breve) Pero escuchame una cosa… (piensa, luego)  tu hermana no puede venir a cuidarlo aunque sea dos horitas por día, eh… ¿qué son dos horitas por día? no llega a ser ni medio jornal…

GLORIA: Es que no son dos horitas por día Jorge, ya te dije, son como ocho horas las que tengo que estar en el comedor… contando los sábados y domingos que recién salgo como a las cinco, eh… además ya te dije, mi hermana no puede venir a cuidarlo…

JORGE: Y claro, si esa ni siquiera viene a visitarlo…

GLORIA: (Se lo queda mirando) Perdón ¿qué dijiste?

JORGE: ¿Qué, estoy mintiendo ahora?

GLORIA: (Molesta) Mira Jorge no empecemos otra vez de vuelta con las indirectas porque vamos a terminar muy mal, te lo voy avisando nomás, eh…

JORGE: (Piensa, luego) ¿Y Doña Melisa?

GLORIA: (Lo mira con el mate en la mano) ¿Qué? ¿qué tiene Doña Melisa?

JORGE: Y… podría cuidarlo a tu viejo en la despensa… bah, digo…

GLORIA: ¿Vos me estás hablando en serio?

JORGE: Y pero por supuesto… Doña Melisa puede cuidarlo en la casa… tiene una casa amplia, grande… espaciosa… además tu viejo estaría chocho ahí… (a DON JULIO) ¿no es cierto Don Julio?

GLORIA: Pero vos estas mamado, Doña Melisa tiene como 100 años…

JORGE: ¿Y qué tiene que ver? Entre los dos se pueden ayudar, se pueden entretener… son de la misma generación… ¿o no?

GLORIA: (Empieza a sacar mercadería de la bolsa)  Si, claro, una de 90 y el otro de 80 pirulo… que además el otro día se dejó la hornalla prendida y  de casualidad no volamos todos a la mierda…

JORGE: Bueh… un descuido lo tiene cualquiera…

GLORIA: Si claro, el descuido casi nos destripa a todos por el aire…

JORGE: (Pausa breve) ¿Y si  me acompaña?

GLORIA: ¿A dónde?

JORGE: Al laburo… de paso me puede ayudar a vender… mal no le va hacer…

GLORIA: Claro… y cuando le vengan necesidades va a usar el baño de los vecinos ¿también no?

JORGE: ¿Y qué tiene de malo? en eso, acá los vecinos son muy solidarios… además eso tiene solución… (piensa, luego de pronto se le ilumina el rostro) le ponemos pañales descartables y a la mierda…  eso, le ponemos pañales descartables Gloria…

GLORIA: ¿Así, no me digas? ¿y se los vas a cambiar vos?

JORGE: ¿A qué cosa?

GLORIA: (Irónica) A los pañales…

JORGE: (Se la queda mirando sin saber que decir, luego) No… ¿cómo se los voy a cambiar yo? no se planchar una media, menos voy a cambiar un pañal…

GLORIA: Ah… ¿y entonces?

JORGE: (Piensa, luego) Y se los cambias vos cuando venís del laburo…

GLORIA: Claro… y papa va andar todo el día por la calle recontra meado y cagado en el pantalón, cosa que después agarre una buena pulmonía y termine tirando la pata por ahí ¿no es cierto? mira Jorge, no insistas más porque lo del geriátrico ya está decidido, eh.

JORGE: (Pausa breve, piensa otra vez) Pero escuchame una cosa Gloria… (que no sabe que decir) estas cosas… estas cosas hay que pensarlas muy bien… escuchame una cosa, en el geriátrico… (piensa, luego) lo pueden llegar hasta envenenar, hasta… hasta decapitar ¿qué sabes?

GLORIA: (DON JULIO abre los ojos asustado) ¿Quién lo va a decapitar?

JORGE: Y las enfermeras, quien va a ser…

GLORIA: ¿Así no me digas?

JORGE: Y pero por supuesto… ¿no ves la televisión vos? lo agarra una enfermera media loca, media chusa de la cabeza ¿y qué sabes lo que le puede hacer ahí adentro? eso es como una cárcel Gloria… lo que pasa ahí adentro muere ahí adentro, después nadie se entera nada…

GLORIA: (Saliendo nerviosa para la cocina) Mejor me voy a poner las empanadas…

JORGE: (Molesto) Si, anda, anda, anda… anda a poner las empanadas nomas, anda…

(GLORIA se va hasta la cocina, JORGE agarra el diario y se queda leyendo un tiempo. De pronto se le ilumina el rostro, mira hacia la habitación donde se encuentra DON JULIO, luego vuelve a mirar el diario y sigilosamente va hasta donde esta GLORIA)

JORGE: Che, Gloria…

GLORIA: (Desde la cocina) ¿Qué? ¿qué queres?

JORGE: (Con el diario en la mano) Escuchate esta…

GLORIA: ¿Qué cosa?

JORGE: (Leyendo) Se convoca a ex futbolistas del club Deportivo Peñarol, a jugar y a formar parte del partido homenaje a Molina Funes Salvador… (la mira a GLORIA y luego sigue leyendo) el partido será el sábado por la tarde y se entregara una plaqueta y una mención de honor a cada uno de los asistentes. 

GLORIA: (Reaparece comiendo un pedazo de pan) ¿Y?

JORGE: (Sonriente) Y  tu viejo jugo en ese club… fue el buin histórico que tuvo el club Peñarol… ¿o no?

GLORIA: Si… ¿y que tiene eso?

JORGE: ¿Cómo y que tiene? (sonriente) ¿no te das cuenta?

GLORIA: (Se lo queda mirando, luego) ¿De qué cosa no me doy cuenta?

JORGE: ¿Cómo de que cosa? es un homenaje que le quieren hacer a tu viejo Gloria… tu viejo lo conocía muy bien a Molina Fuenes Salvador, jugaba con él en las inferiores del club… ¿no es cierto Don Julio?

GLORIA: ¿Y qué tiene que ver todo eso con papa?

JORGE: ¿Como que tiene que ver? Gloria esto es una invitación para que tu viejo juegue ese partido, esto es un partido homenaje del club… (piensa, luego)  hasta anda a saber si no le pagan y todo… 

GLORIA: (Se lo queda mirando, luego) A vos te pico algo en la cabeza ¿no?

JORGE: Escuchame una cosa Gloria, esto es una invitación, una convocatoria abierta del club… además tu viejo fue un goleador histórico del deportivo Peñarol… no, tu viejo no puede darse el lujo de perderse semejante oportunidad…

GLORIA: Para un cachito ¿de qué oportunidad estás hablando?

JORGE: ¿Cómo de que oportunidad? y la de jugar un partido histórico, emblemático para el club… no es cualquier partido el que se va a jugar el sábado Gloria, eh…

GLORIA: Perdón, no digas más que papa va a jugar un partido, porque papa no va a jugar ni siquiera a un picadito en la canchita de la esquina, segundo papa no juega ni a las bolitas, y tercero, no sé si te diste cuenta pero papa tiene como 80 años… ¿si?

JORGE: ¿Y pero que tiene que ver? para estas cosas no hay edad, es un partido homenaje y un partido homenaje no se juega todos los días…

GLORIA: Papa hace más de 40 años que no toca una pelota, Jorge, no sé si te diste cuenta…  hasta dejo de jugar a las bochas porque se agitaba cada vez que ganaba… y es más, la última vez lo tuvimos que traer en ambulancia porque el mal perdedor de Guzmán no lo quiso llevar hasta el hospital…

JORGE: (GLORIA vuelve a sacar mercadería de la bolsa) Pero esto no es un partidito de bochas Gloria, esto es otra cosa… acá estamos hablando de un evento de envergadura, de un evento… deportivo de los más importante en estos últimos treinta años… (pausa breve) para… para un cachito… vamos hacer una cosa mejor… vamos a preguntárselo a él… ¿eh?  (se asoma a la habitación de DON JULIO) oiga Don Julio… (levanta más la voz) Don Julio… ¿a usted le gustaría jugar ese partido?

GLORIA: No te oye…

DON JULIO: (Desde la pieza) Eh…

JORGE: (Grita) Si le gustaría jugar en el club… el partido homenaje… el de Fele… como es… (manda cualquier verdura) el de Molina Funes Mori, bah…

DON JULIO: (Después de un tiempo) Si…

JORGE: (A GLORIA sonriente) ¿Viste? El quiere jugar…

GLORIA: Si, seguro, él te va a decir que ¨si¨ a todo… lo llevas a Vietnam y también te va a decir que si…

JORGE: Bueno, pero si él decide jugar… está en su derecho…

GLORIA: Perdón, pero te aclaro algo, acá nadie decidió nada, eh… y en todo caso si hay algo que decidir, lo decido yo que para eso soy la hija ¿estamos?

JORGE: Pero para un cachito ¿qué cosa vas a decidir vos?... vos ya lo escuchaste, él dijo que quiere jugar…

GLORIA: No, no señor… el no dijo que quiere jugar… él dijo que podía ser, que es otra cosa…

JORGE: (Se la queda mirando, luego) Para, para un cachito… (otra vez a DON JULIO) oiga Don Julio… Don Julio… ¿usted quiere jugar ese partido si o no?

DON JULIO: (Sordo) Eh…

JORGE: El partido… el que se juega sábado…

DON JULIO: ¿Qué pasa?

JORGE: ¿Quiere jugarlo si o no?

DON JULIO: ¿Qué partido?

JORGE: (Impacientado) El partido Don Julio... el partido homenaje de… de Molina Funes Mori…

DON JULIO: Ah… si…

JORGE: Viste, vos ya lo escuchaste, si queres se lo pregunto de nuevo, eh…

GLORIA: No, no le preguntes nada, mejor contestame vos a mí…

JORGE: ¿Qué cosa?

GLORIA: ¿Vos de verdad pensas que un hombre mayor como mi papa, con dos operaciones en el corazón y con 80 pirulos puede jugar  un partido de futbol? ¿de verdad pensas eso Jorge? Te lo pregunto porque me preocupa un poco bastante lo que vayas a decir al respecto… 

JORGE: (Se encoge de hombros) Yo no le veo impedimento alguno, eh…

GLORIA: ¿A no?

JORGE: No… además seria por muy poquito tiempo… cuanto mucho jugaría diez minutos… ¿qué son diez minutos, eh?

GLORIA: ¿Diez minutos? Ja ¿diez minutos? diez minutos es una eternidad para un enfermo del corazón…

JORGE: Bueh… ni que tuviera un baipás…

GLORIA: Si, claro que tiene… tiene dos baipás… y también tiene un estén, no sé si te acordas…

JORGE: (Piensa, luego) Bueno, pero con dos todavía puede jugar… malo sería si tuviera cinco… (GLORIA agarra el teléfono y marca) ¿a quién llamas?

GLORIA: (Con el tubo en la oreja) Al geriátrico llamo…

JORGE: (Alarmado) ¿Para qué?

GLORIA: Para empezar los tramites, para que va hacer…

JORGE: Pero para… lo del geriátrico puede esperar Gloria… eso se ve después… acá lo que tenemos que resolver ahora es si tu viejo quiere jugar… (al ver que GLORIA colgó el teléfono) ¿qué paso?

GLORIA: (Cuelga el teléfono) Me da ocupado… (mira nerviosa para todos lados, luego) ¿vos no viste donde deje el documento de papa yo?

JORGE: No, ni idea… supongo que en la cartera…

GLORIA: (Se va rápido hasta la pieza) Ah, si,  tenes razón… en la cartera… lo debo haber dejado en la cartera…

JORGE: (Piensa, luego) Hagamo una cosa, se lo pregunto de nuevo así evacuamos todo tipo duda, eh… oiga Don Julio (le chista) Don Julio… ¿usted quiere jugar ese partido si o no? (GLORIA vuelve de la pieza con tres carteras. DON JULIO asiente con la cabeza medio dormido) ¿Viste? Más claro echarle agua…

GLORIA: (Nerviosa) Si, pero yo no quiero que juegue… y si yo no quiero que juegue, no juega, punto, se acabó, se terminó…

JORGE: (GLORIA empieza a revisar las carteras) Pero para un cachito Gloria… vos no le podes cuartar esa posibilidad a tu viejo, es el que tiene que decidir sobre sus propias posibilidades… además tu papa tiene la suficiente libertad y la suficiente autonomía para decidir si quiere jugar o no… y si el señor quiere jugar… hay que dejarlo jugar…

GLORIA: (Que lo queda mirando) Perdón ¿y desde cuando te preocupan tanto las decisiones de papa a vos?

JORGE: (Queda pensando, luego no sabe que decir) Bueno… lo… lo que pasa es que… que… e…

GLORIA: (Lo apura) ¿Qué?

JORGE: (Nervioso) Es que esta no es cualquier decisión Gloria… esta es una decisión importante, de… de trascendencia… además acá te recuerdo que está en juego el honor de una familia Gloria, el honor de un apellido… eso es lo que está en juego acá… y tu viejo no puede estar en falta con ese honor y esa dignidad que ameritan defender un apellido como es el nuestro… porque si tu viejo no juega ese partido, al que van a venir a buscar es a mí, a mí me van a venir a buscar… y van a venir esos atorrantes de mierda y van a pintar todas las paredes con aerosol… (titulando) ¨Peligoti, usted es un traidor, traiciono al club Peñarol¨ así lo van a poner en las paredes del frente Gloria, así lo van a poner… ¿y vos te imaginas, te das una idea de lo que puede pensar la gente de este barrio, la vergüenza que podemos llegar a pasar nosotros acá Gloria, eh?

GLORIA: Por mí que hagan y digan lo que quieran, yo a papa no lo voy a exponer a semejante pelotudez… (deja las cartera y agarra el tubo de vuelta) dictame el número que voy a llamar ahora…

JORGE: ¿A dónde vas a llamar?

GLORIA: Y al geriátrico donde va a ser…

JORGE: Pero para Gloria… como vas a llamar al geriátrico si el partido es el sábado…

GLORIA: (Con el teléfono en la mano) ¿Y qué tiene que ver la chaucha con los palitos?

JORGE: Y que tiene que ver… que el partido está primero, tu viejo entraría al geriátrico recién el lunes…

GLORIA: (Impacientada) Bueno, me vas a dictar el teléfono Jorge si o no… 

JORGE: ¿Pero acaso no estábamos hablando del partido nosotros?

GLORIA: (Se lo queda mirando, luego) ¿Y porque te preocupa tanto ese partido a vos?

JORGE: Y ya te dije… acá está en juego el honor de un apellido, el honor de una familia Gloria… y también…  la dignidad de este querido barrio…

GLORIA: ¿Y porque no jugas vos entonces? vos también sos parte de este barrio ¿o no?

JORGE: (Pausa breve, en victima) Yo nunca… jugué bien al futbol Gloria…  y vos a eso, lo sabes muy bien… y tampoco jugué en ese club…

GLORIA: Pero fuiste socio…

JORGE: Ser socio es una cosa y ser jugador es otra cosa… y tu viejo fue un gran jugador… un gran jugador que cuando pise el verde césped del Argentino Peñarol… (piensa, luego) va a ser ovacionado y aclamado por su hinchada hasta en la plaza San Martin, acordate de lo que te digo Gloria…

GLORIA: (Nerviosa) Bueno ¿me vas a dictar el numero Jorge, o lo tengo que marcar yo?

JORGE: (Se la queda mirando, luego) Ah, muy bien… osea que vos le vas a sacar… le vas arrebatar a tu viejo la oportunidad de jugar su último partido… muy bien Gloria eh, muy bien, te felicito…

GLORIA: Si, seguro… si juega va a ser su último partido, de eso no me cabe la menor duda… (vuelve a enfrascarse en la cartera, de pronto preocupada) ¿no me abre dejado el documento en el colectivo yo no?

JORGE: (Le señala con el dedo índice) Eso… eso es no tener corazón… dejar tirado a un pobre viejo en un geriátrico como si fuera una basura Gloria, es no tener corazón…

GLORIA: (Vuelve a revisar las carteras) Ah… pero que buen corazón que tenes vos… mira vos… el otro día llorabas como un bebe para que me lo lleve a la casa de mi hermana…

JORGE: Eso es otra cosa…

GLORIA: Y ahora resulta que el señor así como de la nada se lo quiere llevar a jugar un partido de futbol con él, que tal eh…

JORGE: Yo no… él quiere jugar…

GLORIA: Si, seguro que va a jugar, pero en el geriátrico va a jugar… y a los dados va a jugar…

JORGE: (Pausa breve) Pero escuchame una cosa Gloria… (piensa, luego) ¿que va pensar el presidente del club si Don Julio no juega ese partido? ¿eh? ¿vos te pusiste a pensar eso?

GLORIA: Y a mí que me importa lo que pueda decir o pensar ese tipo… que me calienta a mí lo que diga o no diga el presidente del club… (nerviosa) es mi papa… y sobre mi papa decido yo ¿estamos?... lo único que faltaba, que ahora hasta el presidente del club se quiera meter en las decisiones de esta casa… (nerviosa empieza a revisar otra cartera) ¿pero dónde puse yo ese bendito documento?

JORGE: (Pausa breve) Es que Rodríguez no lo va a dejar escapar, eh… yo te aviso…

GLORIA: (Se lo queda mirando, luego nerviosa) ¿A qué te referis?

JORGE: Y… que lo va a venir a buscar acá, va a venir acá a golpear la puerta… ¿o vos te crees que se van a perder del mejor buin izquierdo que tuvo el club Peñarol?

GLORIA: Por mí que se pierdan lo que quieran, yo a papa no lo voy a dejar jugar ningún partido de futbol… (agarra otra cartera) papa tiene 80 años Jorge, no 35…

JORGE: Pero otra vez con el tema de la edad… es un partido de futbol, escuchame una cosa, Don Julio no va a correr  una maratón de 800 kilómetros, juega un partidito y se acabó…

GLORIA: (Se lo queda mirando) Claro, juega un partidito y se acabó… ¿qué fácil lo haces no? como no es tú papa…

JORGE: ¿Y que tiene ver? si fuera mi viejo lo haría jugar igual… ¿por qué no? ¿cuál es el problema?

GLORIA: (Vacía una cartera sobre la mesa) ¿Así? mira vos… y sin embargo nunca lo dejaste viajar a Mendoza…

JORGE: ¿A quién?

GLORIA: Y a tu viejo…

JORGE: (Que no sabe que decir) Y lógico… porque era un viaje muy peligroso…

GLORIA: ¿Así? ¿y no te parece un poco peligroso que un viejo de 80 años juegue un partido de futbol?

JORGE: Es que eso no tiene comparación alguna, escuchame una cosa, no vas a comparar nunca un viaje de ocho horas y pico, con un picadito de quince minutos…

GLORIA: Ah, si claro, con un picadito de quince minutos… y con un pobre viejo que no camina siquiera cinco segundos para ir al baño, por favor Jorge… (de un grito) lo encontré… 

JORGE: (Que se la quedó mirando) ¿Qué cosa encontraste?

GLORIA: (Con el documento en la mano) Encontré el documento de papa… sabía que en esta cartera tenía que estar… (apurada) bueno… ahora si me voy… 

JORGE: ¿Cómo que te vas? ¿a dónde te vas?

GLORIA: (Agarra un bolso) Y al geriátrico, donde va a ser… si no me contestan el teléfono me voy personalmente, que tanto… 

JORGE: Pero para… no me contestaste…

GLORIA: (Se detiene en la puerta y lo mira) ¿Qué cosa te tengo que contestar?

JORGE: ¿Cómo que cosa? y que vamos hacer…

GLORIA: (Se lo queda mirando) ¿Qué vamos hacer con qué?

JORGE: Y con tu viejo… al final va a jugar o no va a jugar…

GLORIA: (Se lo queda mirando otra vez, luego) ¿Y no decís que es una decisión de el?

JORGE: Bueno, pero vos sos la hija, tenes que opinar… al fin al cabo es tu papa, no el mío…

GLROIA: Ah… pero que comprensivo que estas, eh… (se lo queda mirando, luego) bueno, está bien… te lo constesto… pero cuando venga del geriátrico ¿si?

JORGE: Pero para Gloria… me tenes que contestar ahora…

GLORIA: Ah… te tengo que contestar ahora…

JORGE: Bah, a mí no… a él le tenes que constetar…

GLORIA: Pero perdón, acaso no eras vos el interesado en que papa juegue ese partido, eh…

JORGE: ¿Yo? pero para nada… yo simplemente hago valer sus derechos que es otra cosa…

GLORIA: (Se cruza de brazos) Ah… mira vos… así que ahora haces valer sus derechos… haces valer los derechos de los pobres viejos indefensos y abandonados, mira vos…

JORGE: Y lógico… ese partido es un derecho que a tu papa le corresponde jugar…

GLORIA: Y decime una cosa… ¿por qué no lo invitaron entonces?

JORGE: (Que no se la esperaba) ¿A dónde?

GLORIA: Y a jugar ese partido… ¿o dónde está la invitación? ¿la tenes vos a la invitación?

JORGE: (No sabe que decir) No… ¿qué invitación? es sin invitación…

GLORIA: Ah… es sin invitación… ¿y cómo sería entonces? haber explicame…

JORGE: (Trastabilla) Y ya te dije… es una invitación abierta… una… una convocatoria para que participe toda la gente del club… por algo sale acá en el diario… además si van a mandar invitación por cada socio que tiene el club, se funden Gloria, directamente se van a la quiebra.

GLORIA: Si ¿pero sabes qué? papa no era cualquier jugador… y a papa seguro le mandarían una invitación… o por lo menos lo llamarían del club…

JORGE: Es que por eso justamente, por eso te estoy diciendo… como Don Julio ha sido uno de los mejores jugadores que ha tenido el club… el jugador estrella para decirlo como corresponde, sería una falta de respeto que le manden invitación, sería… sería prácticamente un atropello por parte del club.

GLORIA: (Se lo queda mirando, luego) Que raro, eh…

JORGE: ¿Raro que cosa?

GLORIA: (Misteriosa) Nada… (agarra un bolso) me voy… 

JORGE: Pero para…  eso significa que lo dejas jugar…

GLORIA: (Se detiene en la puerta, luego vuelve) No… eso significa que me voy…

JORGE: Ah… osea que te vas y no lo autorizas, muy bien ¿vos sos consciente de que le estas cortando las piernas a tu viejo Gloria? de que le estas hundiendo la puñalada, el cuchillo trapero en el hueso, eh ¿vos sos consciente de todo eso?

GLORIA: (Volviendo) ¿Y vos sos consciente de que queres hacer jugar un partido de futbol a un pobre viejo de 80 años, eh…? contestame…

(DON JULIO se raja un pedo, ambos lo miran)

JORGE: ¿Eso contesta tu pregunta?

GLORIA: (Gritando) Contestame lo que te pregunto yo ¿sos consciente de que queres hacer jugar un partido de una hora y pico a un pobre viejo que ni siquiera puede levantarse de una silla?

JORGE: Eso… es una subestimación…

GLORIA: (Gritando) No, no es una subestimación, es una realidad que es muy diferente…

JORGE: (Pausa breve) Pero si vos el otro día  lo viste  y hasta con tus propios ojos y todo Gloria… estaba haciendo lagartijas al ladito de la pileta, subía, bajaba, subía, bajaba… si hasta parecía un gladiador…

GLORIA: Que lagartijas ni que nada… se cayó  y estaba intentando levantarse de la silla animal…

JORGE: (Pausa breve) Bueno… pero hay que reconocer que por lo menos… el hombre se levantó solito…

GLORIA: Bueno, se me hace tarde para seguir escuchando estupideces… (yendo hacia la puerta) mejor me voy…

JORGE: (Intenta detenerla) Pero para Gloria, para un cachito…

GLORIA: (Lo corta de un grito) ¿Qué queres ahora?

JORGE: (Piensa, luego) ¿Por qué no le preguntamos de nuevo? a lo mejor si le preguntamos de nuevo… tu viejo nos saca la duda, eh… (GLORIA mira para otro lado enojada) para… para un cachito… vos dejame a mi… oiga… (le chista) oiga… ¿usted no tiene nada para decir?

DON JULIO: (Sordo) Eh…

JORGE: (A los gritos) Si tiene algo para decir pregunto…

DON JULIO: ¿De qué cosa?

JORGE: (Nervioso) De que cosa… de lo que estamos hablando…

DON JULIO: (GLORIA espera la respuesta en la puerta) Ah… si…

JORGE: (Impacientado) Y diga hombre… diga o calle para siempre…

DON JULIO: Quiero ir al baño…

(Apagón brusco)

ESCENA II

(Sala de estar de la vivienda proletaria. DON JULIO con camiseta del Club Argentino Peñarol, pantalón corto y medias con botines. JORGE de camisa y pantalón, ridículamente arremangado hasta la rodilla. Tres tablas de inodoro en cada extremo simulan una suerte de arco en la puerta de la pieza. DON JULIO patea débilmente una pelota toda descascarada y rajada por donde se la vea. JORGE como si fuera un experto entrenador,  agarra la pelota y se la tira a los pies de dando todo tipo de indicaciones)

JORGE: Eso, péguele de chanfle, de refilón péguele… mire que Gloria tiene que ver que usted esté en condiciones eh, si no chau pelota, después no lo dejar jugar ni en el baldío de la esquina…

DON JULIO: (Quejándose) Ah…  estoy cansado…

JORGE: Pero oiga, si recién empezamos, usted no puede estar cansado…

DON JULIO: (Que se sigue quejando) Y también me duele mucho la rodilla… 

GLORIA: (Entrando bruscamente con un montón de bolsas) ¿Qué es todo esto, qué están haciendo con esa pelota?

JORGE: ¿Y no ves? estamos practicando…

GLORIA: ¿Lo estás haciendo patear?

JORGE: Y si, más vale… si el partido es mañana… (divertido) y  no sabes como le pega de tiro libre, eh… y de los penales ni te cuento… ¿no es cierto Don Julio?

GLORIA: (Agarra la pelota y se la lleva) Bueno… esto sí que es el colmo, eh…

JORGE: (Al ver que GLORIA se lleva la pelota) ¿Qué haces?

GLORIA: (Imperativa, desde el otro lado de la pared) Sáquese esa ropa papa…

JORGE: Ya oyó Don Julio, llego la gendarmería… (a GLORIA que reaparece) ¿pero vos viste la ilusión que tiene tu viejo? mirale los ojitos, la carita como la tiene.

GLORIA: (Lo mira a DON JULIO, luego lleva un boyo de ropa al lavadero) ¿Así? yo lo veo igual que siempre,…

JORGE: No, vos crees que está igual que siempre… pero tu viejo no está igual que siempre… y te digo más… hace un momento cuando vos no estabas… tuvimos una conversación acá de hombre a hombre y… tu viejo me confesó algo, que sinceramente, me dejo helado… ¿no es cierto Don Julio?

GLORIA: (Volviendo del lavadero con un mate y un termo) ¿Así? ¿y qué te dijo?

JORGE: No… no es lo que me dijo… es lo que me transmitió, que es otra cosa…

GLORIA: (Cebandose un mate) Ah… ¿y que te transmitió… a ver?

JORGE: (Piensa, luego) Amor… me transmitió amor… el verdadero amor por la camiseta  ¿y sabes lo que me dijo? (piensa, luego) ¨Este… este es el partido de mi vida Jorge… el último partido de mi vida¨. (falsa emoción) y se le brotaron los ojos de lágrimas…

GLORIA: ¿Ah? mira vos… (a DON JULIO) ¿es cierto que usted dijo eso papa? ¿usted quiere jugar ese partido?

JORGE: ¿Ves? más claro echarle agua, mira… (haciendo pucherito con la boca) te está diciendo que si así con el pucherito…

GLORIA: (Al padre de vuelta) Y dígame una cosa… ¿usted no tiene miedo de caerse?

JORGE: Bueno, ahí lo estás condicionando, si le decís así es lógico que te va a decir que no.

GLORIA: (Otra ve a DON JULIO) No me contesto papa ¿no tiene miedo de caerse?

JORGE: ¿Ves? ¿ves que le estás haciendo la cabeza? Así le estas  enchufando el miedo de entrada,  lo estás acobardando…

GLORIA: (Interrumpiéndolo) No, yo le estoy preguntando…  es mi papa y yo quiero saber que piensa también…

JORGE: Dígale Don Julio, dígaselo en la geta así no lo jode más, dígaselo… ahí ta, ahí tenes lo que buscabas… ¿ves? 

GLORIA: ¿Qué?

JORGE: (Imitando el gesto) ¿Y no viste que hizo así con la cabeza?

 (Suena estridentemente el teléfono. GLORIA deja el mate en la mesa y atiende)

GLORIA: Hola, si ella habla…  ¿qué dice Rodríguez, como le va? (lo mira JORGE que esconde la mirada. Escucha, luego) ¿cómo? (escucha, luego nerviosa) mire… no sé de donde usted saco eso, pero mi papa no va a jugar ningún partido homenaje, así que hágame el favor de no molestar porque esta es una casa de familia, hasta luego… (cuelga el teléfono, luego se lo queda mirando a JORGE) ¿Le dijiste vos no?

JORGE: (Haciéndose el descentendido) ¿Qué cosa?

GLORIA: (Enojada) Vamos, no me tomes el pelo Jorge, le dijiste a Rodríguez que llame para ver si papa jugaba…

JORGE: (Que no sabe que decir) ¿Yo? no Gloria… estas equivocada… en todo caso yo te dije que lo iban a venir a buscar, que lo iban a llamar ¿te lo dije o no te lo dije?

GLORIA: (Molesta) Si claro, porque vos le dijiste… le dijiste que tenían que venir hablar conmigo…

JORGE: (Se la queda mirando, luego) No… (titubea y no sabe que decir) ¿quién te dijo eso?

GLORIA: (Nerviosa) Y Rodríguez quien va a ser…

JORGE: Pero no Gloria, yo…  escuchame, es lógico que van a llamarlo por teléfono, que… que van a pedir hablar con tu viejo, escuchame una cosa, estamos hablado  del mejor buin izquierdo que tuvo el club Peñarol… es lógico que en el club quieran saber si tu viejo va a jugar o no…

GLORIA: (Nerviosa) Pero escuchame una cosa, si saben que papa tiene como 80 años… decime en qué cabeza cabe que un viejo de esa edad pueda jugar un partido de futbol, eh…

JORGE: Y qué sé yo… (se va hasta un rincón) estarán buscando batir un record mundial…  anda a saber… con esas cosas se gana muy buena guita…

GLORIA: (Juntando el mate y el termo) Si, seguro, con un enfermo del corazón van a batir un record mundial, justamente…

JORGE: ¿Y porque no? (GLORIA lo mira con cara fea y desaparece detrás de la pared. Pausa breve) igual hiciste algo que no tendrías que haber hecho…

GLORIA: (Reaparece de medio cuerpo limpiándose con un trapo) ¿Así, que cosa hice?

JORGE: ¿Y todavía me lo preguntas? le cortaste, lo dejaste con el tubo en la mano…

GLORIA: ¿Y?

JORGE: ¿Cómo y? ¿vos sabias que Rodríguez además de ser el presidente del club, es el primo de tu futuro jefe?

GLORIA: (Se lo queda mirando) ¿Y eso que tiene?

JORGE: ¿Qué tiene? que te acabas de tirar un camión  de tierra encima Gloria, te acabas de lapidar vos solita, le acabas de decir que no al primo de tu futuro jefe, y encima le cortaste…

GLORIA: Ah… ¿y que esperabas que hiciera? ¿qué le diga que si? que le calce los botines a un pobre viejo como si fuera un criatura de 15 y lo mande a jugar de cabeza como si nada… ¿eso esperabas que hiciera? (GLORIA sale fastidiada hasta desaparecer detrás de la pared)

JORGE: (Pausa breve, por los botines) Ya los tiene puesto…

GLORIA: (Desde la cocina) ¿A qué cosa?

JORGE: Y a los botines… a que va a ser…

GLORIA: (Reapareciendo va hasta donde esta DON JULIO) Se los voy a sacar…

JORGE: No… vos sos una desalmada, encima que no lo dejas jugar al futbol ¿le vas a sacar los botines también?

GLORIA: (Sacándole violentamente los botines a DON JULIO) Si, se le voy a sacar, ahora se los voy a sacar… le ajusta demasiado el pie, así se le revienta una vena y después terminamos todos en el hospital.  

JORGE: (Imperativamente) Dejaselos puestos…

GLORIA: (Que se lo queda mirando) ¿Cómo?

JORGE: (Bajando un poco el tono) Que se los dejes puestos te digo…

GLORIA: (Se levanta del piso y va hasta JORGE) ¿Vos me estás dando una orden a mí?

JORGE: (Achicado) No… estoy defendiendo los derechos de tu viejo que es otra cosa…

GLORIA: Ah, cierto, tenes razón… cierto que ahora sos el abogado defensor, claro… bueno ¿sabes qué?  papa no necesita que nadie lo defienda y menos que menos que los defiendas vos ¿estamos? y haceme un favor, no le vuelvas a poner más estos botines de mierda si no queres que los termine tirando por  ahí.

JORGE: (GLORIA vuelve a desaparecer detrás de la pared) Yo no sé los puse… se los puso el…

GLORIA: (Desde la cocina) Si, claro, seguro… con el problema que tiene en la columna se los va a poner el, si sabes perfectamente que él no se puede agachar… 

JORGE: ¿Qué no se puede agachar dijiste? para… para un cachito… te voy a demostrar que tu viejo, no solamente es el campeón mundial de las agachadas… si no que también, es el campeón mundial pero de la mentira… (a DON JULIO que duerme sobre el sillón hamaca) agáchese Don Julio… agáchese y demuéstrele de lo que usted es capaz, vamos agáchese.

GLORIA: (Se cruza de brazos y lo mira a DON JULIO) A ver… (JORGE a espaldas de GLORIA le hace señas a DON JULIO para que se agache) ¿y?

JORGE: Para, para un cachito, vos dale tiempo…

 (JORGE sigue haciéndole señas otra vez a DON JULIO para que se agache)

GLORIA: (Pausa breve) Estoy esperando, eh…

JORGE: (Nervioso) Para, para que esto lleva su tiempo, para… (a DON JULIO) oiga, agáchese, usted se agacho el otro día, vamos, no me haga quedar mal ahora viejo…

 (JORGE a espaldas de GLORIA saca un chocolate grandote y lo agita en el aire)

GLORIA: (Se cruza de brazos otra vez) ¿Y? ¿seguimos esperando?

JORGE: Mire que no le voy a dar el chocolate, eh…

(DON JULIO se agacha hasta donde puede)

GLORIA: Ah… pero mira como lo chantajeas ahora, mira como lo compras… (arrebatándole el chocolate) y con un mísero chocolate…   pero decime una cosa ¿no eras vos el abogado defensor de los derechos restringidos, de los derechos frustrados acaso, eh? No… si acá el único desalmado me parece que es otro ¿no?

JORGE: (GLORIA le saca los botines a DON JULIO) No, que desalmado, lo estoy desenmascarando, le estoy sacando la careta… hace como dos años y pico que se agacha perfectamente para atarse los cordones y todo… nada más que vos nunca te percataste de eso… ¿No es cierto Don Julio?

DON JULIO: (Sordo) Eh…

GLORIA: (Se va con los botines a la cocina) Igual estos botines no se los pone más papa ¿sabe?

(GLORIA tira los botines en el cesto)

JORGE: ¿Qué haces?

GLORIA: Los tiro…

JORGE: ¿Pero… pero vos te volviste loca? (saca los botines del cesto) estos son los botines de tu viejo… 

GLORIA: (Se los manotea y los vuelve a tirar en el cesto) Exactamente, son los botines de papa, no son tuyos…

JORGE: Pero… pero esos botines son históricos Gloria… no se los podes tirar así porque si… ¿sabes cuantas veces tú viejo habrá sacado campeón a Peñarol con estos botines?

GLORIA: (Poniéndole unas medias a DON JULIO) Y a mí que carajo me importa…

JORGE: (Se la queda mirando, luego molesto) A vos no te importa… ¿pero a la gente del club?...  escuchame ¿sabes lo que pagarían por esos botines Gloria? ¿sabes lo que garparian? por esos botines en el museo… te darían fácilmente hasta diez mil pesos…

GLORIA: (Se lo queda mirando, luego) ¿De qué estás hablando?

JORGE: Y de los botines… son sportlandia…

GLORIA: (Con una chata en la mano) Pero por favor, lo único que faltaba ahora…

JORGE: (Yendo detrás de GLORIA) ¿Qué? sabes como se lo llevan…

GLORIA: (Lo interrumpe nerviosa) ¿La podes terminar con el tema de los botines, por favor, la podes cortar? y ni se te vaya ocurrir volver a ponérselos de nuevo porque vamos a tener un problema grande, así no más te digo, eh…

JORGE: (Pausa breve. GLORIA desaparece detrás de la pared) ¿Sabes que pasa acá? que vos… te estás aprovechando de tu viejo… eso es lo que pasa acá… como no se puede defender… te estás propasando, te estás abusando de él… ¿y sabes qué?  te van a volver a llamar… y esta misma noche te van a llamar…

GLORIA: (Reapareciendo rápido) ¿Así? quien me va a llamar, a ver… ¿quién…?

JORGE: (Piensa, luego) La barra brava del club te va a llamar… ellos te van a llamar…

GLORIA: (Se lo queda mirando, luego) ¿De qué barrabravas estás hablando?

JORGE: (Se la queda mirando sin saber que decir, luego) De que barrabrava… y la del club, de que otra barrabrava va a ser…

GLORIA: Por favor, no me hagas reír…

JORGE: ¿Qué, no me crees?

GLORIA: (Reaccionando rápido) Mira Jorge, si crees que a esta altura del partido me vas a  venir a presionar con esos vagos atorrantes para que papa juegue ese partido, estas muy equivocado, eh…

JORGE: No… yo no… ellos te van a presionar…

GLORIA: (Le pone unas pantuflas a DON JULIO) ¿Así y porque?

JORGE: Y porque… (que no sabe que decir) ¿y todavía me lo preguntas? por todo lo que implica tu viejo… escuchame una cosa, es el jugador estrella, la figurita del club ¿te parece poco?

GLORIA: (De un grito) Si, pero yo soy la hija, y si la hija decide que su padre no juega… no juega, punto, se acabó, se terminó.

JORGE: Eso se lo vas a tener que explicar vos al Presidente del club… además de tener que explicárselo a los del diario, por supuesto…

GLORIA: (Se lo queda mirando) ¿Qué diario?

JORGE: Y los del diario… ¿o con que crees que van a rellenar el suplemento deportivo del fin de semana?

GLORIA: (Que se lo quedo mirando) ¿Vos les hablaste a los del diario también?

JORGE: (Al darse cuenta que metió la pata) No… yo no les hable… se habrán enterado por ahí…

GLORIA: Entonces hablaste con ellos.

JORGE: No, no, no… hablar es una cosa y… y comentar es otra…

GLORIA: (Lo corta de un grito) ¿Y qué les dijiste?

JORGE: (Piensa, luego) Bueno… no es tanto así que yo les dije, pero…

GLORIA: (Nerviosa, lo corta) ¿Pero qué?

JORGE: (Traga saliva) Bueno… yo les dije que… que…

GLORIA: (Interrumpiéndolo) Que papa iba a jugar, eso les dijiste… ¿no?

JORGE: (Que no se anima) Bueno… más o menos…

GLORIA: (Gritando) ¿Más o menos qué?

JORGE: (Achicado) Y si… más o menos… dije eso…

GLORIA: (Se lo queda mirando, luego) Pero vos sos un animal…

JORGE: (Rápido) Es que yo estoy muy orgulloso Gloria ¿cómo no se lo voy a contar? se me se me infla, se me hincha el pecho de orgullo por tu viejo…

GLORIA: (Lo interrumpe nerviosa) ¿Y que fue le dijiste?

JORGE: Eh, no, yo no les dije nada, yo… yo les dije que Don Julio… a lo mejor… podía jugar el sábado, nada más…

GLORIA: (Irónica) Ah, nada más, claro… no les dijiste nada, le dijiste que papa podía jugar el sábado, nada más, mira vos… bueno ¿sabes qué? tus amigos se van a tener que quedar sin relleno… y te aclaro algo, las explicaciones se las vas a tener que dar vos, eh…

JORGE: (Yendo atrás de GLORIA que empieza poner los platos sobre la mesa) Pero para Gloria…  escuchame una cosa… esto no es joda…  esta gente si ve que Don Julio el sábado no está en la cancha… son capaces de venir hasta acá y de… de golpearte la puerta, de… de exigirte explicaciones…

GLORIA: (Lo interrumpe) Y que vengan… que vengan así los atendes vos, de paso les explicas que el señor es un enfermo del corazón y que  todo esto fue idea tuya… explícaselos vos.

JORGE: (GLORIA pone los vasos) Es que… es que van a querer hablar con tu viejo Gloria… se…  se la van a querer agarrar con tu viejo también…

GLORIA: Pero perdón ¿acaso no eras vos el vocero de él? ¿no eras vos el que defendía a capa y espada los derechos de los pobres viejos indefensos y abandonados de este bendito país? ¿eh? bueno… (de un grito) entonces, da la cara por el…

JORGE: (GLORIA nerviosa deja una soda sobre la mesa) Pero es que también te van a venir buscar a vos Gloria, se la van a querer agarrar con vos… escuchame, sos la hija y también van a querer saber…  van a querer tener tu opinión en la portada del diario.

GLORIA: (A los gritos) Y que me busquen… que me busquen que me van a encontrar…

(GLORIA desaparece detrás de la pared)

JORGE: (Al ver que GLORIA trae un bolsito y la ropa de DON JULIO)  ¿Qué haces?

GLORIA: (Metiendo un pantalón adentro del bolso) Preparo el bolso con la ropa de papa…  el lunes entra a las seis… 

JORGE: Pero para Gloria… escuchame una cosa, se van a reír, se van a mofar de nosotros, nos van a odiar de por vida, se van a parar en la esquina para insultarme, para decirme cosas.

GLORIA: (Interrumpiéndolo a los gritos) ¿Quién te va a decir cosas? ¿qué  cosas te van a decir?

JORGE: Y de todo me van a decir… que no lo deje jugar…. que soy un pecho frio, que soy un… un… que soy un cagador… eso van a decir… (casi dramático) que soy un cagador…

GLORIA: Pero por favor, no digas estupideces…

JORGE: Pero es que es así Gloria… este barrio se va a transformar, se va a convertir en un verdadero hervidero, la gente va a salir en masa a defenderlo a tu viejo…

GLORIA: (Rápido) La gente tiene cosas más importantes para hacer antes que andar detrás del culo de un pobre viejo…

JORGE: No… vos no me entendes Gloria…  yo me refiero a la hinchada, a la barrabrava del club… acá puede haber un linchamiento Gloria…

GLORIA: Perdón ¿los barrabrava son los de la esquina?

JORGE: Ah… los conoces…

GLORIA: ¿Vos me estas tomando el pelo? esos tipos tienen como100 años ¿qué me estás diciendo?

JORGE: (Pausa breve. Al ver que GLORIA sigue metiendo ropa en el bolso) Escuchame una cosa Gloria, nos van a pintar las paredes, nos van a escrachar, estos tipos son capaz de cualquier cosa, yo sé lo que te digo.

GLORIA: (Nerviosa y a los gritos) ¿Quién nos va a escrachar? ¿quién?

JORGE: Y los amigos de tu viejo… ¿no te estoy diciendo?

GLORIA: Pero por favor, los amigos de papa ya están todos en el cementerio.

JORGE: (Que no sabe que decir) Bueno, pero… a lo mejor… a lo mejor puede haber quedado alguno con vida… ¿qué sabes?

GLORIA: (Vuelve a recoger otro montón de ropa) Sáquese esa ropa que se la voy a lavar papa.

JORGE: (Su rostro se le ilumina de repente) ¿Cómo que se la vas a lavar?

GLORIA: Si… se la voy a lavar… ¿qué tiene?

JORGE: (Se la queda mirando, luego sonriente) ¿Lo… lo vas a dejar jugar entonces?

GLORIA: (Lo mira feo, luego) Vamos papa, sáquese esa ropa o se la saco yo, vamos…

JORGE: (Asiente con la cabeza, luego) Entonces no lo dejas jugar…

GLORIA: (Nerviosa) Escuchame una cosa porque no la terminas con el temita, eh… ¿no te diste cuenta de que te estas poniendo bastante pesado con todo esto? (gritando) cortala por favor, cortala ¿cómo queres que te lo diga?

JORGE: (Pausa breve. GLORIA pone ropa en el bolso) No, bueno… yo te lo preguntaba… para decírselo a los del diario… (GLORIA indiferente sigue armando el bolso. JORGE la mira, luego de un tiempo al ver que no responde) para decirle al primo de tu futuro jefe, bah… (al ver que GLORIA no se inmuta y sigue armando el bolso como si nada. Con rabia) y para desparramarlo en la peluquería de Susana también… (al ver que GLORIA sigue sin contestar, luego con preocupación) ¿qué, nos vas a decir nada?

GLORIA: (Doblando una medias. Muy tranquila) ¿De qué? ¿qué cosa tengo que decir?

JORGE: Y de lo que te dije… ¿no tenes miedo de lo que te digan en la peluquería de Susana?

GLORIA: (Lo mira feo, luego) Deme la ropa papa, y démela ahora… (agarra la ropa de DON JULIO y se va hasta el lavadero) mejor me la llevo antes de que termine asesinando a alguien.

(GLORIA desaparece detrás de la pared con la ropa de DON JULIO. JORGE queda mirando el vacío unos segundos, luego va sigilosamente hasta el tacho de basura y saca los botines para esconderlos debajo de algún mueble. Mientras esto sucede, se produce un apagón lento)

ESCENA III

(JORGE con ropa del trabajo, pantalón y camisa de vestir, en el cuello atada una camiseta del Club Argentino Peñarol. Está en la puerta mirando hacia todos lados y hace un sinfín de señas para que DON JULIO vaya hasta él. DON JULIO vestido deportivamente como en la escena anterior, inamovible, estático sobre el sillón hamaca y quizá masticando una suerte de caramelo o alguno de esos chocolates que suele esconder bajo la cama) 

JORGE: (Espiando por la puerta) Ahora, venga, venga que no hay muros en la costa, venga… (al ver que DON JULIO no se mueve lo reta) vamos, venga hombre  ¿qué hace ahí parado? ¿No se da cuenta que si viene Gloria somos carne de cañón?

DON JULIO: (Dolorido) Es que para serle honesto, la verdad… yo no sé si tendría que jugar…

JORGE: (Que se lo queda mirando) ¿Cómo que no sabe si tendría que jugar? claro que tiene que jugar, usted anoche me dijo que quería jugar, ahora no me venga a cambiar una pelota por otra.

DON JULIO: (Quejándose) Es que ahora me duele mucho la rodilla…

JORGE: ¿Y qué tiene que ver? usted tiene que jugar con los pies no con la rodilla,

DON JULIO: (Que sigue quejándose) Con decirle que anoche no pude pegar un ojo del dolor que tenía…

JORGE: Pero escúcheme una cosa, yo le estoy hablando de un partido consagratorio, de un partido homenaje ¿y usted ahora me sale con un dolorcito de rodillas?

DON JULIO: La rodilla y la cadera… debe ser el frio…

JORGE: Pero óigame una cosa ¿usted es consciente de que lo está esperando toda la comisión directiva, de que lo está esperando todo el club?

DON JULIO: Y bueno, que esperen que quiere que le haga, a mí me duele la rodilla…

JORGE: Osea que usted no es consciente de que hoy se juega una patriada.

DON JULIO: (Que no entendió) ¿Una qué?

JORGE: (Se agarra la cabeza, luego) Mire se la voy hacer corta… hoy es un día… (piensa, luego) donde usted se está jugando el apellido, donde usted se está jugando el honor, la dignidad… un día donde usted puede dejar una huella, un sello, una marca ¿me entiende? un día,  donde usted puede entrar en la historia grande del club, Don Julio… en la historia grande del club… ¿se da cuenta de lo que le estoy diciendo? pero si usted deja pasar la oportunidad, deja pasar el bondi, lamentablemente, usted no deja una mierda. Y honestamente Don Julio, para serle sincero, me parece que hoy es el día no solo para que usted se despida del futbol, sino también para que se despida del club ¿entiende lo que le digo?

DON JULIO: Si, todo lo que vos quieras… pero a mí me duele mucho la rodilla…

JORGE: (Se lo queda mirando) Osea que usted no quiere jugar…

DON JULIO: Imposible… ¿cómo queres que juegue, con los brazos?

JORGE: (Pausa breve) Y bueno, es una verdadera pena… sinceramente, es una verdadera pena Don Julio…

DON JULIO: Y bueno, que queres que le haga…

JORGE: (Lo mira, luego algo nervioso) Que juegue, eso quiero que haga, que juegue…

DON JULIO: Es que ya le dije que no puedo… ¿cómo quiere que se lo diga?

JORGE: ¿Ve? esa es una condición psicológica… ¿se da cuenta que usted está condicionado?

DON JULIO: No… es un dolor de rodillas…

JORGE: Y seguramente que lo condiciono su hija, eh… porque esa siempre anda condicionando a todo el mundo, siempre tiene algo para decir de los demás… pero claro, que si le va a estar dando pelota a todo lo que diga la otra… además de meterle los palos en la rueda, Doña Melisa no lo va poder ver jugar…

DON JULIO: (Se lo queda mirando, luego sorprendido) ¿Doña Melisa?

JORGE: (Lo mira, luego) Si, Doña Melisa… ella lo quiere ver jugar…

DON JULIO: ¿Pero cómo… estuviste con ella?

JORGE: (Piensa, luego) Me la cruce esta mañana en el bar…

DON JULIO: ¿En el bar?

JORGE: Si, en el bar… estaba tomando un café y…

DON JULIO: (Ansioso) ¿Y ella te dijo eso?

JORGE: ¿Qué cosa?

DON JULIO: Lo del partido… ella te dijo eso…

JORGE: (Piensa, luego estratega) Bueno… me lo dio a entender…

DON JULIO: (Interesado) ¿Cómo? ¿qué cosa te dio a entender?

JORGE: Y… me pregunto…

DON JULIO: (Se lo queda mirando preocupado, luego) ¿Qué cosa te pregunto?

JORGE: Y… me pregunto si usted estaba dispuesto a jugar…

DON JULIO: (Ansioso otra vez) ¿Y vos que le dijiste?

JORGE: Y yo le dije que si… pensando en lo que usted me dijo anoche, yo le dije que si…

DON JULIO: (Su rostro iluminado) ¿De en serio que te dijo eso?

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿Qué cosa?

DON JULIO: Eso, de… de que me quiere ver jugar…

JORGE: Y pero claro, si lo vio jugar toda la vida… cuando yo le conté. me dijo que iba a ir alentarlo con toda la familia.

DON JULIO: (Sorprendido otra vez) ¿Con toda la familia?

JORGE: Y por supuesto, Doña Melisa a la cancha no va ir sola…

DON JULIO: (Queda pensando, luego) ¿Pero vos estas seguro?

JORGE: Y pero claro ¿no se lo estoy diciendo?... va a ir con toda la familia y con algunas compañeras del hogar… (se le acerca) oiga ¿no la va a dejar en banda no? mire que una cosa así después no se la perdona de por vida, eh, y guarda que después no le trae más pasta flora los domingos, eh, ojo…

DON JULIO: Je, hace como un mes que no trae pasta flora…

JORGE: Bueno, pero cada tanto le trae un pedazo, eh... además me dijo que quería presentarle a los hijos…

DON JULIO: (Se lo queda mirando) ¿A los hijos?

JORGE: Si, a los hijos… le quiere presentar a los hijos.

DON JULIO: (Piensa, luego) Y si no tiene hijos…

JORGE: (Piensa, luego) Bueno, los nietos serán entonces, que se yo…

DON JULIO: Pero si no tiene hijos, como va a tener nietos…

JORGE: (Que no sabe que decir) Y bueno, que se yo Don Julio… Doña Melisa tiene un familión… además también van a ir alentarlo sus amigos del bar.

DON JULIO: ¿Qué amigos?

JORGE: Y los del bar ¿qué amigos van a ser? los del bar de Tirica… ¿los va a dejar en banda también?

DON JULIO: ¿A ellos también le dijiste que iba a jugar?

JORGE: Y pero claro, si lo sabe todo el barrio, lo sabe todo el pueblo ¿o acaso usted no lee los diario, eh?

DON JULIO: (Más sorprendido todavía) ¿Qué diario? ¿salió en el diario también?

JORGE: Y pero por supuesto ¿no se le estoy diciendo? y también va a salir en la televisión… ahora si usted va a dejar en banda a los del club, a los del diario, y a los de la televisión, a usted sencillamente, lo rajan a patada… 

DON JULIO: (Pausa breve) Y bueno…

JORGE: (Que se lo queda mirando) ¿Y bueno que cosa?

DON JULIO: Me tendrán que rajar a patadas, yo así no puedo jugar…

JORGE: Pero óigame una cosa ¿usted está loco? ¿usted no se da cuenta de la vergüenza que vamos a pasar si usted no juega ese partido? Imagínese a Gloria… las cosas que le van a decir por la calle, la vergüenza que va a pasar en el trabajo ¿y yo… yo donde me meto? ¿con… con qué cara salgo yo a la calle? ¿eh? (pausa breve) Ojo, eh… que usted con esta actitud lo que está logrando es un verdadero atentado familiar, desde ya se lo voy diciendo.

DON JULIO: Je, eso lo decís vos porque no sos el que tenes que poner el cuero…

JORGE: (Titubea) Pero es que oiga… escúcheme una cosa, yo en su lugar lo pondría… jugaría ese partido como sea… quedaría bien con el barrio, con… con el club… con… hasta con la municipalidad quedaría bien…

DON JULIO: Je, a esta altura del partido… quedar bien o mal, a mí me tiene sin cuidado…

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) Y bueno, ahí tenemos un problema ¿vio?... porque la cosa va más allá de quedar bien o mal… (fingiendo nerviosismo) no, no sé si me entiende… eh… (pausa breve) no sé si sabe pero… (piensa, luego) pero Gloria estuvo apostando la casa.

DON JULIO: (Sorprendido) ¿La casa?

JORGE: Bueh… la casa y el auto para ser más preciso…

DON JULIO: ¿De en serio me está diciendo?

JORGE: Y por supuesto… ¿qué cree que yo le miento ahora?

DON JULIO: (Que se lo quedo mirando atónito) ¿Pero usted me está diciendo… que ella aposto…?

JORGE: (Interrumpiéndolo) La casa… ella, aposto la casa, eh… Gloria tiene puesta todas las fichas en que usted va a jugar ese partido, por eso es que ella aposto la casa…

DON JULIO: (Queda pensativo un tiempo, luego) Pero como… ¿usted está seguro?

JORGE: ¿De qué cosa?

DON JULIO: (Preocupado) De lo que me está diciendo…

JORGE: Y por supuesto… ¿o por qué cree que ella anda tan afligida y tan preocupada? ¿eh?

DON JULIO: (Queda pensativo, luego) Pero no puede ser…

JORGE: (Que se lo queda mirando) ¿Qué cosa no puede ser?

DON JULIO: Ella no haría nunca una cosa así…

JORGE: ¿Gloria?... Gloria es capaz de eso y de mucho más…

DON JULIO: (Pensativo) Y pero como…

JORGE: (Lo mira) ¿Pero como que cosa?

DON JULIO: Porque no me lo dijo antes…

JORGE: ¿Y no se lo estoy diciendo acaso? porque ella cree que usted va a jugar ese partido… cree que usted se va a calzar la camiseta y se va jugar entero por toda la familia… mire, aunque usted no lo crea, Gloria en usted tiene puesta una fe y una confianza, inquebrantable Don Julio…

DON JULIO: (Pausa breve, luego desorientado) Y pero como… no… no… no entiendo…

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿Qué cosa no entiende?

DON JULIO: Ella me dijo que no tenía que jugar…

JORGE: (Se hace el sorprendido) ¿Gloria le dijo eso?

DON JULIO: Y si… me lo dijo ayer…

JORGE: No Don Julio, no se confuda… escúcheme una cosa, Gloria le dijo eso porque quiere… (se le ocurre) porque que quiere que salga de usted, que brote de sus entrañas, por eso le dijo eso… ¿entiende lo que le digo?

DON JULIO: Pero ayer me lo dijo muy seriamente, eh…

JORGE: Y lógico que se lo va a decir seriamente, si ella está esperando que se lo diga usted, que nazca de su corazón… ella está esperando su reacción Don Julio, su reacción…

DON JULIO: (Piensa, luego) Y pero no entiendo… ¿por qué ella querría que yo juegue ese partido?

JORGE: (Que se lo queda mirando) ¿Cómo porque? ¿y no se lo estoy diciendo acaso? Porque aposto la casa, el auto… si usted no juega ese partido, nos quedamos  todos en banda, cirujeamos de por vida, por eso que ella esta tan preocupada por todo este asunto.

DON JULIO: (Pausa breve) ¿Y porque no me lo dijo antes?

JORGE: (Se lo queda mirando, luego nervioso) ¿A qué cosa?

DON JULIO: Y… que aposto el auto, la casa… nunca me dijo nada…

JORGE: (Piensa, luego) Pero es que es lógico que nunca se lo va a decir…  no lo va a querer preocupar, no le va a querer enchufar la presión de entrada… en eso, usted la conoce muy bien, en estas circunstancias Gloria siempre fue una tumba, siempre actuó de callada… (pausa breve) pero claro, que si usted jugaría ese partido las cosas serían muy distintas… 

DON JULIO: (Astuto) ¿Así, y porque? ¿qué pasaría si yo jugaría ese partido?

JORGE: (Piensa, luego) Ganamos trescientas mil luca… y no perdemos ni la casa ni el auto…

DON JULIO: ¿Trescientos mil pesos?

JORGE: Así como lo escucho, trescientas mil lucas, de contado y efectivo… claro que no es mucha guita vio pero… escúcheme… para nosotros…

DON JULIO: (Que quedo pensando) ¿Pero usted está seguro?

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿De qué cosa?

DON JULIO: De que Gloria haya apostado tanto dinero…

JORGE: Pero que no le quepa la menor duda ¿no se le estoy diciendo yo? (mira para todos lados, y luego se le acerca) Mire… es un partido solo, usted juega y se acaba la bola, se termina el quilombo, embolsamos la guita y nos vamos todos a casa… así de fácil y así de sencillo…

DON JULIO: (Que se quedó pensando) ¿Y pero con quien aposto tanto dinero?

JORGE: Y con Rodríguez, con quien va a ser, con el presidente del club… (mira hacia todos lados para no ser escuchado) escúcheme una cosa, esta gente, está dispuesta a pagar lo que sea contal de verlo jugar a usted Don Julio ¿se da cuenta lo que significa eso? ¿se da cuenta de la importancia, de la jerarquía deportiva que usted está teniendo  ahora en el barrio? Usted en este momento Don Julio, está más cotizado que Maradona en el Barcelona para que tenga una idea ¿entiende lo que le digo?

DON JULIO: (Que se quedó pensando) ¿Y cuánto tiempo tendría que jugar?

JORGE: (Pensando) Y… que se yo… 30, 45 minutos por lo menos, seguro… corriendo toda la hora ¿no?

DON JULIO: (Lo mira espantado) Imposible… ¿cómo voy a jugar tanto tiempo si apenas puedo caminar hasta la cocina?

JORGE: ¿Vio que usted está condicionado? ¿vio que yo tengo razón? usted está con la idea fija todo el tiempo hombre, como el dolor ese que tiene en la rodilla y no le deja ver la realidad… mire es muy sencillo, usted tiene que jugar y olvidarse de todo, cierra los ojos y se olvida de todo… hasta de nosotros se olvida ¿entiende lo que le digo?

DON JULIO: (Piensa, luego) ¿Y si no juego… que pasaría?

JORGE: Y… a Gloria la mata de un bobaso… le parte el corazón en cuatro… (baja la voz) además no sé si usted sabe algo pero… (crea una pausa expectante, luego en tono dramático) pero Gloria últimamente…  (lo mira dramáticamente y le hace señas de tomar)

DON JULIO: (Se lo queda mirando asombrado, luego) ¿Toma?

JORGE: Hasta el agua de los floreros…

DON JULIO: ¿De en serio me está diciendo?

JORGE: (Haciéndose el sorprendido) ¿Qué, usted no la vio nunca?

DON JULIO: (Encogiendo los hombros) Nunca la vi tomando nada…

JORGE: Y claro… es que delante suyo disimula…

DON JULIO: (Que no entiende) ¿Cómo que disimula?

JORGE: Y claro disimula, delante suyo se guarda, toma de canuto, no va andar reboleando la botella por todos lados…

DON JULIO: ¿Usted dice que ella… toma a escondidas?

JORGE: (Bajando la voz otra vez) ¿Qué toma? (mira para todos lados para no ser escuchado, luego) llega a la pieza… y lo primero que hace es bajarse un ocho hermano en menos de diez minutos… y si tiene vodka,  ni se le vaya a ocurrir sacarle la botella porque directamente le come la mano…

DON JULIO: (Impresionado) ¿Tanto así?

JORGE: (Fingiendo sorpresa) Pero oiga… (mira para todos lados, luego) ¿de en serio que usted no la vio nunca? (DON JULIO hace que no con la cabeza. JORGE mira para todos lados para no ser escuchado) chupa que da miedo… ¿no escucho la otra noche que llego a los tumbos, que llego media borracha? que se llevó puesta la mesa, las sillas, el televisor…

DON JULIO: Yo no escuche nada…

JORGE: (Nervioso) Y porque a usted no lo despiertan ni a cañonazos, usted tiene el sueño más pesado que un elefante… (mira para todos lados, luego baja la voz para no ser escuchado)  pero lo peor todo ¿sabe que es? (crea una pausa expectante) que Gloria está muy amarilla…

DON JULIO: (Que no entendió) ¿Cómo?

JORGE: (Vuelve a repetir pero en sordina) Gloria está muy amarilla ¿no se dio cuenta?

DON JULIO: (Sorprendido) ¿Amarilla?

JORGE: Bué, amarilla tirando a naranja… y ojo que ese no es un buen síntoma Don Julio, eh, no es un buen síntoma… ¿usted no vio que tiene la piel así como flácida, como… como verrugosa, eh… que tiene la piel así como cuero de pollo? (vuelve a mirar para todos lados) ¿y los ojos?  

DON JULIO: (Lo mira preocupado) ¿Qué… que tienen los ojos?

JORGE: ¿Y no vio como los tiene dado vuelta? es evidente que le está cayendo mal la bebida, que le está fulminando el hígado… y ahí le puedo asegurar que hay un trecho así de corto… para caer en la cirrosis…

DON JULIO: (Que se quedó consternado) Pero yo no sabía nada…

JORGE: Y bueno, ahora ya lo sabe… (falsa preocupación) tenemos una alcohólica empedernida en la familia Don Julio…

DON JULIO: (Preocupado) ¿Y pero qué podemos hacer?

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿Qué podemos hacer con qué?

DON JULIO: Y para que Gloria deje la bebida, para que no tome más.

JORGE: Y… muy sencillo Don Julio, usted juega ese partido, ganamos la apuesta y ella no toma más de por vida… así de simple y así de sencillo…

DON JULIO: Pero escúcheme… ¿no sería mejor llevarla a un centro de rehabilitación para alcohólicos?

JORGE: (Reaccionando nervioso) Pero usted está loco ¿usted sabe el chorro de guita que nos van a comer en un centro de rehabilitación para alcohólico? oiga… y encima con lo que chupa su hija…

DON JULIO: Bueno, pero con mi jubilación… a lo mejor…

JORGE: (Interrumpiéndolo nervioso) Olvídese, su jubilación un carajo… acá la única solución es que usted se calce los botines y salga dignamente a jugar ese partido como corresponde… ¿o usted quiere que su hija ande por ahí con… con… con la tripa revuelta y  el hígado reventado de tanto chupar ¿eh? ¿usted quiere eso?

DON JULIO: (Afligido) No… 

JORGE: Y bueno ¿y entonces?

DON JULIO: Es que no puedo, yo ya le dije…

JORGE: (Nervioso y a los gritos) ¿Qué cosa no puede? ¿qué cosa?

DON JULIO: No puedo jugar… me duele mucho la rodilla…

JORGE: (Calentón) Pero escúcheme una cosa ¿su rodilla es más importante que su propia hija? (hace un gesto como diciendo que le pasa) oiga…

 (Llaman por teléfono. JORGE atiende rápidamente)

JORGE: Hola, si… ah ¿cómo le va Molina, que dice? (escucha, luego) aja… perese un segundito, perese, eh… (busca un metro y mide a DON JULIO que lo mira sorprendido) y… calcúlele uno ochenta y algo…  bah, tirando a uno ochenta y uno… a ver, deme un segundito que corroboro bien… (vuelve a medir a DON JULIO que se tira un pedo, luego confirmando) si, uno ochenta y uno… no, no, con seguridad, eh… (escucha, luego) si… ¿y qué me saldría uno…? (escucha) Eu… ¿algo un poquito más económico no tiene? y que se yo… de paraíso, no se… ¿de pino no tiene? (escucha, luego) aja… bueno, guardame uno de esos… (se acuerda de golpe) ah, y la sala… ¿tenes algo libre? No para mañana no, para hoy… (mirando el reloj) y… más o menos como a las ocho… y… como para veinte personas, que se yo… es un viejo… incluye el bufet Julito ¿no?... (escucha, luego defraudado)  ah, sin facturas, claro… ¿y vigilantes tampoco? (escucha, luego resignado) bueh… ta bien…  ah, y guardame un par de coronas también… y siete, ocho, que se yo… no, con ocho pienso de que vamo a tirar bien ¿no?  bueno guardame nueve por si las moscas, dale, listo, macanudo, nos vemos Molina, chau… (corta el celular, luego utiliza el metro como si fuera una soga y salta alrededor de la mesa)

DON JULIO: (Luego de un tiempo) ¿Con quién hablaba?

JORGE: (Que sigue saltando) Eh…

DON JULIO: Por teléfono…

JORGE: (Piensa, luego, mientras sigue saltando) Ah, con el técnico…

DON JULIO: ¿Qué técnico?

JORGE: (Se lo queda mirando, luego deja de saltar) ¿Como que técnico? el técnico que lo va a dirigir a usted… 

DON JULIO: ¿Así? ¿y quién es?

JORGE: (Piensa, luego) Mandolino… ¿se acuerda de Mandolino?

DON JULIO: (Queda pensando, luego) Mandolino... no recuerdo haber conocido a ningún técnico con ese apellido.

JORGE: Y claro que no lo conoce si no es de acá... viene exclusivamente de Villa Esquiu para dirigir este partido... 

DON JULIO: (Que se quedó mirando la cinta) ¿Y la cinta?

JORGE: ¿Qué cinta?

DON JULIO: La que tiene en la mano.

JORGE: (Descubre la cinta, luego) Ah, porque quería saber cuánto media….

DON JULIO: (Que lo mira sin entender) ¿Cuánto media quién?

JORGE: Y cuanto media usted…

DON JULIO: (Sorprendido) ¿Cuánto media yo?

JORGE: Y claro, tiene que saber cuánto mide usted...

DON JULIO: ¿Y para qué?

JORGE: Y para qué va hacer… para el psicofísico, para el examen… ¿o usted cree que lo van a poner así nomás? Primero hay que hacer todo el papeleo, hay que autorizarlo.

DON JULIO: (Queda pensativo, luego) ¿Y las coronas?

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿Que coronas?

DON JULIO: Usted hablo de unas coronas recién… 

JORGE: Ah, si... las coronas... ¿qué tiene?

DON JULIO: ¿Para qué son?

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) ¿Qué, no se dio cuenta? para los homenajeados son, para los jugadores... (se lo queda mirando, luego extiende el metro a lo largo y lo señala)  y le aviso… que hay una que ya tiene su nombre, eh…

DON JULIO: Je, por mí que ni se molesten… yo ya dije que no voy a jugar…

JORGE: Y bueno... así a usted lo van a guardar en el geriátrico más rápido que un bombero.

DON JULIO: De todas maneras me van a llevar igual.

JORGE: No crea, eh… si Gloria a usted lo ve en buenas condiciones... no lo lleva, eh… anoche me dijo: ¨Si papa está en buenas condiciones, yo no lo llevo a ningún geriátrico, en todo caso, se viene al Caribe con nosotros.¨

DON JULIO: (Que se lo queda mirando) ¿A dónde?

JORGE: Al Caribe… ¿qué? no me diga que usted no sabía nada…

DON JULIO: (Se lo queda mirando) ¿Al Caribe?

JORGE: Y claro, al Caribe… se viene al Caribe con nosotros… ¿cómo lo vamos a dejar a usted que nos va ayudar embolsar la guita gorda? ¿eh? (se ríe)

DON JULIO: ¿De en serio me estás diciendo?

JORGE: Y por supuesto, ya tenemos reservado los pasajes de avión y todo… es más, Gloria me dijo que de ser necesario… (piensa, luego) Doña Melisa puede venir con nosotros…

DON JULIO: (Sorprendido otra vez) ¿Doña Melisa? (JORGE asiente con la cabeza) ¿pero cómo… ella también iría?

JORGE: Y claro, por supuesto, no la vamos a dejar sola ¿no? es más si vamos al Caribe, su hija ya me dijo: ¨A papa le ponemos una enfermera de acompañante las veinticuatro horas del día...¨ (sonriente) ¿qué tal, eh? ¿qué me dice? (le guiña el ojo) no me va a negar ahora que va a estar bien custodiado…  ¿o no?

DON JULIO: ¿Una enfermera? ¿pero para que una enfermera?

JORGE: Y claro, una enfermera, una enfermera que a usted lo asista, que lo cuide, que no lo deje solo ¿me entiende? pero yo me refiero… a una enfermera… digna... una enfermera joven, linda, atractiva para usted… ¿me sigue?... ¿o usted que se piensa que le vamos a encajar a una de esas gordas fea, olorientas, que son buzones de geriátrico? No señor, usted se va al Caribe y con una enfermera del brazo que lo va a custodiar en el baño hasta para hacer pichi…

DON JULIO: ¿Pero usted está seguro de todo esto?

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿De qué cosa?

DON JULIO: Y… de lo que me está diciendo…

JORGE: Y por supuesto ¿acaso no se lo estoy diciendo? Es más… creo que Gloria… tiene pensado sacar los pasajes la semana que viene.... Y Gloria reservo un hotel… que ni le cuento... unos paisajes, unas comidas... unas mujeres… Y el color del mar… usted tendría que ver el color del mar… (imita con la boca el sonido del mar mientras se tira para atrás como si las olas chocaran su cuerpo) un color grisáceo, azulado, turquesa… ¿y las playas? arena blanca Don Julio, arena blanca… no, si le digo que el Mediterráneo, al lado de esto…  es el fantasio de Carlos Paz Don Julio…

DON JULIO: (Entusiasmado) ¿Y vamos a ir los cuatro?

JORGE: Y por supuesto… contando la enfermera cinco, claro

DON JULIO: (Queda pensando, luego) ¿Y Doña Melisa...?

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿Que tiene?

DON JULIO: ¿Ya le dijo que... que....?

JORGE: (Al ver que no sigue) ¿Qué cosa?

DON JULIO: (Tímidamente) ¿Ya le dijo que… que ella va ir?

JORGE: Y por supuesto, Doña Melisa ya está agendada de la primera hora…

DON JULIO: (El rostro iluminado) ¿De en serio me está diciendo?

JORGE: De lo por hecho... y también le llevamos una enfermera de repuesto por si las moscas...

DON JULIO: (Entusiasmado) ¿Y cuándo saldríamos?

JORGE: (Piensa, luego) En una semana…

DON JULIO: (Sorprendido) ¿En una semana?

JORGE: Bueh, en una semana y días… pero… en una semanita estaríamos allá…   (mira para todos lados, luego baja la voz) ¿se imagina no? usted con Doña Melisa de un brazo, y con la enfermera del otro… (camina aparatosamente alrededor de la mesa como si estuviera del brazo con las dos) paseando los tres juntos por la playa, por Copacabana ¿sabe la festichola que se arma allá en Copacabana? oiga, apagan las luces y canilla libre, eh… lo que viene viene Don Julio… (tentado) a Doña Melisa y a la enfermera, después no se las va a poder sacar más de encima…

DON JULIO: (Asiente la cabeza sonriente) Debe ser lindo allá ¿no?

JORGE: (Sonriente) ¿Y a usted que le parece? ¿sabe la panzada de tequila que nos vamos a aflojar allá… eh? ¿se imagina? a los mexicanos los dejamos mirando el techo... secos lo dejamos a los mexicanos… (ambos ríen, luego de un tiempo, JORGE se pone serio) Ahora eso si ¿no? si usted no juega ese partido… de toda esta historieta del Caribe, de todo este jolgorio… olvídese, no queda nada pie, se no viene todo a pique Don Julio… ¿entiende lo que le digo?... empezando por su hija, que no sé qué locura sería capaz de hacer si le rematan la casa… porque vaya a saber si además de esconder las botellas en el mueble… en realidad… (crea una pequeña pausa expectante) su hija no esconde otra cosa…

DON JULIO: (Se lo queda mirando) ¿Cómo, que cosa podría esconder?

JORGE: (Misterioso) Y qué sé yo Don Julio… vaya a saber… (crea un silencio expectante, luego estira el metro y apunta como si fuera una escopeta) podría esconder un arma…

DON JULIO: (Sorprendido)  ¿Un arma?

JORGE: Y claro, podría esconder un arma, un revolver, una pistola… imagínese, si fue capaz de esconder una botella, como no va a esconder un arma…

DON JULIO: (Preocupado) ¿Pero cómo? ¿usted vio que ella… tiene un arma?

JORGE: (Se encoge de hombros) Y como ver… no vi, vio, pero…

DON JULIO: ¿Pero qué?

JORGE: (Hace un silencio dramático) Mire, no se lo quería decir así, pero… (mira para todos lados, luego) el otro día revisando… el mueble de la pieza… ¿vio el que está al lado del baño? bueh… abrí un cajón y…

DON JULIO: (Al ver que no sigue) Encontró un arma…

JORGE: (Asiente con la cabeza) Una magnum calibre 38 con mira telescópica y con tiro automático de hasta cinco balas por segundo… suficiente como para hacerse un buraco así de grande en la cecera…

DON JULIO: (Impresionado) ¿De en serio me está diciendo?

JORGE: (Mira para todos lados y baja la voz) Lo que tiene su hija en el mueble… es un verdadero cañón alemán…

DON JULIO: (Que queda atónito) Pero como, no puede ser…  a ella nunca le gustaron las armas…

JORGE: Bueh… pero en circunstancias como estas… Don Julio…

DON JULIO: (Que se quedó pensando) Pero escúcheme una cosa… ¿usted está seguro? ¿no la tendrá para defensa personal?

JORGE: (Que se lo queda mirando) ¿A qué cosa?

DON JULIO: Y a la pistola…

JORGE: (Nervioso) No,  que defensa personal ni que ocho cuarto, la tiene para volarse la cabeza, para hacerse un buraco así de grande en la cecera… mire si usted no juega ese partido, Gloria se nos mete de un saque cinco balas en el cerebro, se revienta la cabeza de un chumbazo y le aviso que esta misma noche… tenemos un velorio en esta casa, y guarda que ella es capaz de cualquier cosa… porque un suicida, es capaz de cualquier cosa… ¿y usted va a permitir que Gloria se suicide por un mísero partido de futbol, por un picadito de mierda? ¿usted va a permitir que ella se reviente la cabeza de un chumbazo por tan poca cosa? ¿usted va a permitirlo, eh?... mire si usted permite eso… es porque no tiene corazón.

DON JULIO: (Pensativo un tiempo, luego) No, corazón tengo… (pausita) lo que no tengo son rodillas.

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) No… usted es un egoísta de mierda… usted ahora no me puede salir con esa… ¿usted se escucha lo que está diciendo? (gritando) usted está privilegiando esas rodillas de mierda por sobre… la situación… (que no sabe cómo seguir) económica de la familia…  la situación… psicológica… y… y… hasta moral de su propia hija… escúcheme una cosa ¿usted  no se da cuenta, que es su propia hija  la que se está jugando el pellejo por un partido de morondanga, la que se está jugando el cuero y las siete vidas miserables que tiene para que no caigamos todos en la lona ¿usted no se da cuenta de eso?

DON JULIO: (Rápido) ¿Y qué quiere que le haga? ¿qué me corte las piernas?

JORGE: (Nervioso, gritando) No… que salga, que salga a jugar ese partido, eso quiero… que piense un poco más en nosotros, en su hija, en… en… en… en su nieto, que piense un poco más en su propia familia ¿no se da cuenta que nos está matando a todos? (Pausa breve, luego se logra tranquilizar) Mire, es muy sencillo… el trato es que usted juegue los noventa minutos del partido como corresponde… si usted juega los noventa minutos… no perdemos ni la casa ni el auto, y encima, después nos vamos al Caribe, Don Julio. ¿entiende como viene la mano?

DON JULIO: (Que quedo pensando) Pero como…  ¿acaso no eran diez minutos los que tenía que jugar?

JORGE: (Piensa, luego) Bueno… pero es que si usted juega los noventa minutos del partido… como corresponde… (sonríe de costado) redoblamos la apuesta ¿me entiende? en vez de hacerlo por trescientas mil lucas… lo hacemos por seiscientos mil… le hacemos la diferencia… ¿entiende? 

DON JULIO: (Quejándose por un dolor en la rodilla) Ay…

JORGE: (Alarmado) ¿Qué le pasa?

DON JULIO: (Dolorido) La rodilla… ay… le digo que  si sigo así… no voy a poder jugar ni cinco minutos… (DON JULIO se sigue quejando. JORGE se agarra la cabeza y se va hasta un rincón) oiga ¿no podre jugar aunque sea en silla de ruedas?

JORGE: (Lo mira para asesinarlo) ¿Usted me está cargando?

DON JULIO: (Rápido) Si, no… es que por lo menos así… no tendría que correr tanto tiempo…

JORGE: Ah, sí, claro… y ya que estamos también lo empujo yo ¿no es cierto?

DON JULIO: Entre los dos, podríamos hacer el esfuerzo ¿eh?

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿Usted está loco? usted no puede jugar en silla de ruedas, usted tiene que jugar solo como corresponde.

DON JULIO: ¿Y por qué no?

JORGE: (Nervioso) Y porque no, porque el trato es que  corra… usted tiene que correr… es usted es el homenajeado acá, no yo.

DON JULIO: Espérese un momentito… el trato no era ese, eh…

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) ¿Así? ¿y cuál era el trato, a ver?

DON JULIO: El trato es que juegue a la pelota, que juegue al futbol, pero no que corra…

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) Y bueno ¿no es la misma cosa? para jugar al futbol usted tiene que correr…

DON JULIO: Ah… no necesariamente…

JORGE: ¿Cómo que no necesariamente? ¿y como hace para llegar al área rival? ¿cómo hace para atacar  y para marcar un gol en el arco de los contrario? ¿eh?

DON JULIO: (Que se lo queda mirando) Eso depende…

JORGE: (Que se lo queda mirando) Como, no le entiendo  ¿eso depende de qué?

DON JULIO: El trato es que juegue al futbol…  ¿no es cierto?

JORGE. Si… ¿y?

DON JULIO: Y bueno… entonces también puedo atajar… no necesariamente tengo que correr…

JORGE: ¿Pero usted está loco? usted es un buin izquierdo ¿cómo va a jugar de arquero? ¿estamos todos del tomate? Usted jugo toda su vida como buin izquierdo, no puede atajar.

DON JULIO: Perdón ¿y cuál sería el problema? además si vamos a jugar al futbol, uno tiene que jugar en el puesto que quiera. ¿o no?

JORGE: Es que usted no puede jugar en el puesto que quiera así nomás por qué se le da la gana…

DON JULIO: ¿Y por qué no?

JORGE: (Nervioso) Y porque no, porque no se puede…  hay otros jugadores para eso… además ya… además ya tenemos el arquero…

DON JULIO: (Tentado) ¿Así? no me diga… el arquero nuestro ya murió hace como diez años…

JORGE: (Se lo queda mirando serio, luego) Bueno, pero el técnico se encargó de buscar otro… y si el técnico decide que juega fulano o sultano en el arco, es su palabra, no se discute, para eso es el técnico, y a usted le toco jugar de buin, no de arquero, eh…

DON JULIO: Entonces no juego…

JORGE: ¿Cómo que no juega?

DON JULIO: No, no juego… si yo no voy al arco no juego…

JORGE: Pero oiga, escúcheme una cosa… usted no puede venir ahora a renunciar después de todo lo que arreglamos, después de todo lo que acordamos…

DON JULIO: (Rápido) ¿Qué cosa arreglamos?

JORGE: (Nervioso) ¿Cómo que cosa arreglamos? usted anoche me dijo que quería jugar…

DON JULIO: Si, y lo sostengo…

JORGE: Y bueno ¿y entonces?

DON JULIO: ¿Entonces qué?

JORGE: (Gritando) ¿Y va a jugar o no va a jugar?

DON JULIO: (En el mismo tono) ¿Y no se lo estoy diciendo acaso? ¿no habíamos acordado eso? (JORGE respira, luego de un tiempo) si voy al arco voy a jugar…

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) Claro, si voy al arco voy a jugar…  ¿vio que lo suyo es puro capricho? ¿vio que yo tengo razón cuando digo que usted  no piensa en Gloria, que no piensa en su propia familia, eh? No… si yo sabía que a usted tarde o temprano se la caía la careta…

DON JULIO: (Se levanta de la silla) Mire… mejor me voy acostar…

JORGE: (Yendo hacia donde esta DON JULIO) ¿Cómo que se va acostar? usted no se puede ir  acostar…

DON JULIO: ¿Así? ¿y por qué no?

JORGE: (Nervioso) Y porque no… porque en una hora usted tiene que jugar…

DON JULIO: (Se da vuelta y lo mira autosuficiente) ¿Voy atajar?

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) Ni lo sueñe…

DON JULIO: (Se va yendo) Entonces no juego…

JORGE: (Que lo sigue por detrás) Pero oiga, escúcheme una cosa, como quiere que se lo diga, como quiere que se lo explique… ya tenemos al arquero, ya tenemos quien ataje, entienda que no es un capricho mío, el equipo ya está armado así, es una decisión soberana del club, que quiere que le haga… (al ver que DON JULIO emprende el camino) oiga ¿a dónde va?

DON JULIO: Hasta mañana, que descanse…

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) Bueno, espere… espere… (pausa breve, se toma la cabeza preocupado) voy hablar con Mandolino…  eh… voy hablar con él, haber si… si lo dejan atajar… pero le advierto una sola cosa… igual usted  juegue en el puesto que juegue, usted va a tener que hacer el calentamiento previo como corresponde… ¿me oyó?

DON JULIO: ¿De qué calentamiento me habla? Si voy al arco…

JORGE: ¿Y qué tiene que ver que vaya al arco? usted para jugar tiene que hacer la entrada en calor como corresponde, el calentamiento previo es obligatorio, usted no puede entrar así nomás como pancho por su casa… le… le puede hacer mal… le agarra un como es, un… (encuentra la excusa)  le agarra un ataque cardiaco y… y… y ahí sí que zonamo fuego.

DON JULIO: Ah… en eso no tengo problema, en cuestión de segundos camino un poquito y ya está…

JORGE: No, que segundos, ni que segundos ¿usted está loco? usted por lo menos tiene que calentar cincuenta minutos fácil…

DON JULIO: ¿Quién dice?

JORGE: (Piensa, luego) El estatuto lo dice…. un arquero necesita de por lo menos, un calentamiento previo de cincuenta minutos… inciso 94, según lo reglamenta la fifa internacional y copa de confederaciones…

DON JULIO: Bah… pero para jugar apenas treinta minutos…

JORGE: Para jugar el tiempo que sea necesario, los minutos, los segundos que tengan que ser… pero se ve que usted, no tiene ganas de hacer las cosas como corresponde… y así nos vamos a quedar sin la casa y sin los cincuenta mil pesos, le voy avisando… (pausa breve)  la que más pena me da de todo este asunto… es su propia hija… que ella ha hecho un tremendo sacrificio para que usted pueda jugar ese bendito partido homenaje…y mire como lo vistió nomas, mire…  le consiguió la camiseta, el yor, los botines, la pilcha completa…. hasta se tomó el trabajo de bordarle el número diez en la espalda… y mire, mire usted nomas como se lo paga, anda con maña, empacado con caprichito de criatura… pero le advierto una sola cosa… si Gloria se llega a volar la cabeza esta misma tarde, que no le quepa la menor duda, que va a ser todo por culpa suya, eh…¿me escucho? bue… (Se produce una pausa. JORGE queda en un rincón. DON JULIO queda hamacándose en el sillón hamaca. JORGE lo mira con rabia, luego) ¿y?

DON JULIO: ¿Y qué?

JORGE: (Nervioso) ¿Y no piensa decir nada?

DON JULIO: (Pensativo un tiempo, luego) ¿Tenes un chocolate?

JORGE: (Que lo mira sin entender) ¿Eh?

DON JULIO: Si tenes un chocolate…

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) No, usted por lo visto no se cura más,  lo suyo directamente es incurable… escúcheme una cosa le estoy hablando de su propia hija ¿y usted me sale con un chocolate, eh? oiga…

DON JULIO: Y que quiere que le haga… si tengo hambre…

JORGE: (Nervioso) Es que usted a toda hora tiene hambre… come y come y come… (gritando) nos va a salir una bocha de guita a su hija y a mí…

DON JULIO: (Pausa breve) ¿Tenes o no tenes?

JORGE: ¿Qué cosa?

DON JULIO: El chocolate…

JORGE: (Lo mira un tiempo, piensa, luego) ¿Usted quiere un chocolate?

DON JULIO: Si… ¿tenes uno?

JORGE: (Asiente con la cabeza) Bueno… yo le voy a dar algo mejor que un chocolate, espérese un segundito…

(JORGE sale hacia la cocina y luego vuelve con un sobre)

DON JULIO: (Se entusiasma) ¿Qué cosa?

JORGE: (Entregándole un sobre) Tome…

DON JULIO: (Mira el sobre) ¿Qué es esto?

JORGE: (Se lo deja en la falda) Agarre…

DON JULIO: (Agarra el sobre) Pero esto no es un chocolate…

JORGE: No, no es un chocolate…

DON JULIO: (Mira el sobre, lee, luego) ¿Y qué es?

JORGE: ¿Qué, no sabe leer?

DON JULIO: (Forzando la vista otra vez) No entiendo la letra…

JORGE: Es un test de embarazo…

DON JULIO: (Sorprendido) ¿Un test de qué?

JORGE: De embarazo… lo que usted tiene en sus manos es un test de embarazo…

DON JULIO: (Se lo queda mirando) ¿Y de quién?

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) Del espíritu santo Don Julio… y de su hija de quien va a ser… ¿o acaso hay otra mujer en la casa?

DON JULIO: (Cayendo) ¿Gloria… está embarazada?

JORGE: Ah… ¿se dio cuenta?

DON JULIO: (Sorprendido) Usted me está diciendo que Gloria está embarazada…

JORGE: De tres meses y cuatro semanas Don Julio…

DON JULIO: (Se lo queda mirando, luego) ¿De en serio me está diciendo?

JORGE: Y póngase contento, porque aparentemente va a ser un varón…

DON JULIO: (Sorprendido) ¿Un varón?

JORGE: Así es… su hija va a tener un varón…

DON JULIO: (Sonríe feliz) Mi hija… mi hija… va a tener un varón…

JORGE: Bueno, si es que no son dos, no…

DON JULIO: (Se lo queda mirando) ¿Cómo… dos qué? ¿dos niños dice usted?

JORGE: (Interrumpiéndolo) Y claro… pueden ser mellizos, gemelos, que se yo…

DON JULIO: (Entusiasmado) ¿Gemelos, le dijeron que pueden a ser gemelos?

JORGE: Bueno, si el estado de gestación lo permite… tranquilamente ella puede parir los mellizos sin ningún tipo de inconveniente…

DON JULIO: (Sonriente) Osea que Gloria… ¿puede tener dos varoncitos, dos machitos dice usted?

JORGE: Y… si ella está bien de salud y no tiene reniegos… su hija fácilmente… mire, si quisiera… podría tener hasta una fábrica de trillizos Don Julio…

DON JULIO: (Queda pensativo, luego) Pero oiga…  ¿usted está seguro de todo esto?

JORGE: ¿De qué cosa?

DON JULIO: De que ella este embarazada…

JORGE: (Señalando el sobre) Y no ve que el resultado que está  a la vista ¿no ve que dio positivo?

DON JULIO: ¿Y pero porque no me lo dijo antes?

JORGE: ¿A qué cosa?

DON JULIO: Y que estaba así, embarazada… ¿por qué no me lo dijo antes?

JORGE: Y qué sé yo porque no se lo dijo antes… le habrá querido dar la sorpresa, lo habrá querido sorprender… vio como son las mujeres en estas cosas, cuando usted menos lo espera…

DON JULIO: (Que había quedado pensativo) ¿Y la pancita?

JORGE: (Se mira la panza) ¿Qué tiene?

DON JULIO: No,  la pancita de Gloria, digo…

JORGE: (Cayendo) Ah ¿qué pasa?

DON JULIO: No sé, noto que… que no está, tan… tan hinchadita…

JORGE: Y lógico que no esta tan hinchadita… si la panza de su hija no es una panza normal…

DON JULIO: (Se lo queda mirando) ¿Cómo que no es una panza normal?

JORGE: Y claro… su hija no tiene una panza normal como la de cualquier mujer embarazada…

DON JULIO: (Que se lo quedo mirando otra vez) Como… no entiendo…

JORGE: Pero oiga ¿usted en que planeta vive? ¿en el arzat vive? ¿en esa roseta que está ahí arriba vive? ¿no vio lo flaquita, lo escuálida que esta? ¿no se dio cuenta que ya casi ni come?

DON JULIO: (Alarmado) ¿Usted… la ve muy flaquita?

JORGE: ¿Y no ve como está quedando… no ve que cada día que pasa su hija parece un palo vestido… una… una tabla de lavar parece? fíjese un poco como tiene las costillas, como se le nota la carne pegada al hueso, eh… anoche prácticamente no quiso ni comer…

DON JULIO: (Queda pensativo un tiempo, luego) Oiga, usted tiene razón… ella últimamente… casi no come… anoche no quiso comer el pollo… y eso que a ella le gusta el pollo, eh…

JORGE: Y no solamente no quiso comer el pollo… (mira para todos lados para no ser escuchado) anoche estuvo vomitando hasta las tres de la mañana…

DON JULIO: ¿Vomitando?

JORGE: Si, vomitando… ¿no escucho anoche como gritaba?  poco más y tuvimos que salir rajando con su hija hasta el hospital…

DON JULIO: (Preocupado) Y oiga… eso… a que se debe…

JORGE: Y a que se va a deber… ¿usted no se dio cuenta que los nervios se la están morfando, que se la están achurando por dentro, que su hija ya ni sangre tiene? oiga…

DON JULIO: ¿Qué nervios?

JORGE: (Nervioso) ¿Cómo que nervios? estamos por perder la casa, el auto, las pocas pertenencias que tenemos y encima, ahora con un hijo a cuestas ¿le parece poco? (pausa breve, luego dramático) pero lo peor de todo este asunto sabe que es… que esas preocupaciones y esas angustias que tiene su hija, le terminen afectando y perjudicando seriamente su embarazo, eso, sería lo peor de todo, eso es lo que justamente terminaría destruyendo a su hija y al bebe, eh…

DON JULIO: Bueno… pero ella tiene que estar más tranquila… hacer reposo como lo indico el médico…

JORGE: Pero escúcheme una cosa ¿a usted le parece que ella puede estar más tranquila con todo lo que está pasando?

DON JULIO: ¿Qué cosa esta pasando?

JORGE: (Reacciona nervioso) ¿Cómo que cosa esta pasando? ¿y encima me lo pregunta?

DON JULIO: Si lo dice por cuidar a Gloria… mire, yo no tengo ningún tipo problema… 

JORGE: (Interrumpiéndolo nervioso) No, no lo digo por eso, no se haga el boludo conmigo, usted ya sabe a lo que me refiero… eh…

DON JULIO: (Se lo queda mirando, luego) No… discúlpeme… pero, no sé a lo que se refiere…

JORGE: (Se agarra la cabeza y se contiene los nervios) Escucheme una cosa… a ver si nos entendemos de una buena vez por todas…  el asunto es muy sencillo Don Julio, si usted juega ese partido… la va a estar ayudando a Gloria, la va a estar ayudando en su embarazo, en su gestación ¿me entiende…?  pero fundamentalmente lo va a estar ayudando a su nieto, le va a estar dejando un porvenir, un futuro, una huella, le va a estar abriendo una puerta Don Julio ¿entiende lo que le digo? pero ahora si usted no juega ese partido, nos quedamos todos en la calle, eh… ¿y usted soportaría ver a su familia en la calle, con un changuito de supermercado y con su nieto juntando cuanta porquería se le cruce por ahí, eh? ¿usted soportaría ver eso? No… usted no soportaría ver eso, seamos sinceros, a nadie le gustaría pasar por una situación semejante…  Ahora si usted jugaría ese partido, ósea ahora, hoy, la cosa sería muy distinta Don Julio, sobre todo para el futuro de su nieto, que por otro lado, el futuro de su nieto hoy es muy incierto, porque desgraciadamente el futuro de su nieto Don Julio, depende de usted,  y de que usted hoy juegue ese partido ¿entiende lo que le digo?

DON JULIO: ¿Y pero quien dijo que no voy a jugar? claro que voy a jugar… (JORGE respira aliviado, luego de un tiempo) que juegue de arquero no significa que no vaya a jugar…

JORGE: Bien, ósea que usted no entendió un carajo de lo que yo dije recién ¿no es cierto?

DON JULIO: No, si, si… entendí… yo entiendo lo que usted dice, yo voy a jugar, de eso quedese tranquilo…

JORGE: (Interrumpiéndolo a los gritos) Pero es que usted no puede jugar de arquero, usted no puede ir al arco… ¿cómo quiere que se lo diga, como quiere que se lo explique?

DON JULIO: Ah… eso es otra cosa, eso ya está hablado,  ya está acordado… condiciones son condiciones…

JORGE: (Grita nervioso) Pero es que usted no me puede venir con condiciones cuando estamos hablando de la vida de su nieto, es la vida de su nieto la que está en juego, no la de una bolsa de papa… o usted quiere que el día de mañana su nieto vaya fresco por la vida, diciendo que se quedó en la calle, en la lona, y que nunca llego a ser nada en la vida por culpa de… por culpa de un viejo cagon que no se jugó lo que se tenía que jugar, eh… ¿usted quiere eso? conteste, vamos ¿usted quiere eso? (al ver que DON JULIO se para del sillón hamaca, lo chista y lo sigue) oiga, no se escape… ¿adonde va?

DON JULIO: (Yendo hacia el baño) Al baño…

JORGE: Ah, bueno… entonces saquemosno la careta de una buena vez… a usted no le calienta un pomo de la vida de su nieto…

DON JULIO: (Se detiene) Perdón… yo no dije que no me calentara… dije que voy al baño… permiso…

JORGE: (Gritando mientras DON JULIO camina hacia el baño) Claro, igualita a la otra, ¿no?… se escapa por la rendija, de tal palo a tal astilla, lo llevan en la sangre eso ustedes ¿no?

DON JULIO: (Se detiene solemnemente) Perdón ¿usted me quiere decir algo?

JORGE: ¿Yo? ¿a usted?... (mira hacia todos lados, luego) pero para nada, eh…  por mi usted se puede ir la Conchinchina misma si quiere, es más, usted puede hacer un viaje al centro de la tierra y no volver nunca más, que a mí me da exactamente lo mismo… (DON JULIO emprende nuevamente la lenta marcha hacia el baño. JORGE se lo queda mirando mientras se va, mira el reloj nerviosamente, lo vuelve a mirar, luego lo detiene) Bueno, espere, espere… (nervioso) vamos hacer una cosa… vamos por parte si… yo le propongo algo, eh… le… le propongo algo… ¿está muy apurado… para ir al baño…? (DON JULIO niega con la cabeza) bueh… (agarra una botella de ginebra impulsivamente y bebe un trago largo mientras piensa, luego deja la botella y se peina nerviosamente) a ver… empecemos de vuelta… si usted hoy juega el partido… como corresponde… ¿me sigue? (que todavía no se le ocurre nada. DON JULIO asiente con la cabeza) bueh… si usted hoy juega el partido, como corresponde… ósea de buin, no de arquero ¿eh? de buin… (piensa otra vez, luego) yo al chico… le… le… (carraspea) bueno… estén… le…  le… (se le ocurre al fin) le pongo el apellido suyo y el mío… los dos apellidos juntos, el del padre y el del abuelo… ¿qué tal, que me dice? No me va a negar que es una muy buena idea ¿o no?

DON JULIO: (Descreído) ¿Usted me está diciendo en serio?

JORGE: Y pero por supuesto… le ponemos el apellido suyo y el mío, Olivarri Peligoti, los dos apellidos juntos… ¿cuál es el problema?

DON JULIO: Pero por favor… sería un mamarracho un chico con dos apellidos… seria… seria como un perro con dos colas…

JORGE: ¿Y pero que tiene de malo? hay mucha gente que usa dos apellidos…

DON JULIO: A mí no me gusta…

JORGE: Bueno, a usted no le gusta… ¿pero a lo mejor a su hija…?

DON JULIO: Mire, que le guste a mí hija es una cosa… y que me guste a mí es otra… y sinceramente a mí no me gusta…

JORGE: ¿Perdón, usted no pretenderá que al chico le pongamos el apellido suyo nomás no?

DON JULIO: Mire… mientras el chico sea feliz y tenga lo que tenga que tener… yo me doy por satisfecho, lo del apellido, es lo de menos.

JORGE: (Queda pensativo un tiempo, se sienta resignado, luego) Y si, usted tiene razón… al fin y al cabo lo del apellido es lo de menos ¿no?... lo importante que el chico sea feliz ¿no es cierto?

DON JULIO: Eso, eso es lo importante, que el chico sea feliz, eso…

JORGE: (Asiente con la cabeza, pausa breve, luego) Lastima que al chico después… en el club no lo van a dejar  jugar ¿no?

DON JULIO: (Se lo queda mirando) ¿Y porque no lo van a dejar jugar?

JORGE: ¿Y a usted que le parece? ¿después de semejante papelón a usted le parece lo van a dejar jugar?... además si a usted hoy no lo echan a patadas en el culo, seguro que mañana, a usted lo nombran persona no grata y por el resto de su vida…

DON JULIO: Entonces jugara en otro club que tanto…

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿Cómo que jugara en otro club? ¿usted me está diciendo en serio? óigame una cosa… ¿y la saga, la triologia familiar? ¿qué hacemos con todo eso? ¿verdurita?

DON JULIO: ¿Qué triologia familiar?

JORGE: ¿Cómo que triologia familiar? su padre, su tío y usted, han sido jugadores y delanteros expertos del club Argentino Peñarol…

DON JULIO: ¿Y eso que tiene que ver?

JORGE: ¿Cómo que tiene que ver? escúcheme una cosa con semejante linaje familiar el chico no puede terminar jugando con cualquier equipito de barrio, oiga…

DON JULIO: ¿Y porque no? él puede jugar donde se le cante, donde quiera… equipos de futbol acá en esta ciudad es lo que sobra…

JORGE: ¿Así, no me diga…? ¿y a usted le parece que con semejante prontuario, al chico lo van aceptar en algún club serio de la ciudad? ¿eh? ¿que después de semejante agachada suya lo van a tomar en cualquier institución seria de  barrio? No Don Julio, no se equivoque, al chico lo van a poner en una lista negra, le van hacer la cruz, lo van a escrachar y lo van a correr del barrio para todo el viaje, dese cuenta que a su nieto, después de semejante barrabasada suya, lo van a sepultar y definitivamente acá en Arguello…

DON JULIO: Bah, no sea tan exagerado…

JORGE: ¿Yo exagerado?

DON JULIO: Además el chico… también puede jugar en cualquier equipo del interior… que además… equipos hay muchos…

JORGE: (Que se lo quedo mirando) ¿Cómo que en cualquier equipo del interior? ¿qué me está diciendo? (riendo irónicamente) usted me está cargando ¿con semejante historia futbolera acá en el barrio, usted va a permitir que el chico, termine jugando en cualquier ratonera roñosa del interior? oiga…

DON JULIO: Mire… para mí que el chico juegue en un club un en otro… es totalmente indistinto… para mí lo importante, es que el chico sea feliz…

JORGE: ¿Así? no me diga… para usted es indistinto eh, para mí no lo es… y seguro que para la madre tampoco… pero si usted quiere estigmatizar al chico deportivamente, le aviso que va por muy buen camino, (lo palmea) lo felicito, siga así que después, al chico, no lo van a llamar ni de fallutos unidos…

DON JULIO: Bueh, primero habría que ver si el chico quiere jugar al futbol… ¿no?

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) Y oiga… ¿a usted le parece que no? oigame usted tiene menos sangre que una morcilla… que pibe hoy en el barrio no sueña con consagrarse campeón en la primera de Peñarol,  que pibe hoy en el barrio no va a querer jugar en el mítico y glorioso trampero de Arguello…  y más aún si se trata de una familia con historia, con sangre futbolera como la suya, oiga…

DON JULIO: (Permisivo) Si, bueno… pero tampoco es una exigencia…

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿Qué cosa no es una exigencia?

DON JULIO: Y que el chico sea jugador de futbol, no es una exigencia… el chico puede hacer lo que quiera…

JORGE: No, no, no… claro que  no es una exigencia… el chico puede ser médico, abogado, contador, ingeniero, eh… pero la historia que tiene encima esta familia, la leyenda del linaje futbolístico y deportivo que tienen los Peligoti, ameritan a que el muchacho, sea un experto jugador de futbol y no un vendedor fracasado y fallido como lo es el padre Don Julio, eh…  ¿y usted es consciente de la herencia deportiva y futbolística que le puede dejar a su nieto si usted juega hoy ese partido? ¿es consciente de todo eso? ¿es consciente de que hoy usted está entrando en las páginas doradas, en las páginas memorables de los millonarios de Arguello Don Julio? Mire… usted a su nieto, le estaría dejando una herencia maravillosa Don Julio, póngase a pensar que al chico, le estaría dejando nada más y nada menos… que las puertas de la institución abiertas de par en par Don Julio ¿entiende lo que le digo? Pero ahora si usted sigue achicando y amagando como de costumbre, lo que le va a dejar de herencia al chico… es un papelón…

DON JULIO: ¿Y pero que tengo que ver yo con todo eso? ¿qué tengo que ver yo con una herencia?  Además yo no soy el padre para criar al chico… a penas… a penas voy a ser el abuelo…

DON JULIO: Bueno, pero es que justamente, usted va a ser el abuelo, usted también puede dejarle una herencia si quiere, sobre todo una herencia familiar, una herencia de sangre… una herencia de vida Don Julio ¿entiende lo que le digo? pero desgraciadamente así como vamos, lo que está dejando al chico es la herencia de la arruga, del achique, y del cagoneo fácil, Don Julio… ¿y usted sabe cómo lo van a gastar en la escuela de por vida si usted hoy no juega ese partido? ¿usted sabe cómo lo van a gastar al chico, eh?

DON JULIO: Bah, por favor… esas cosas al otro día se olvidan…

JORGE: ¿Cómo que se olvidan? No, no se olvidan Don Julio, estas cosas no se olvidan nunca, no se equivoque, a su nieto lo van a gastar de por vida, lo van agarrar para el macaneo fácil ¿y sabe lo que le van a decir cuando lo vean caminando por acá por el barrio? ¿sabe lo que le van a gritar los de la vereda de enfrente? Ahí va el nietito del viejo cagon de Olivarri, eso le van a decir… porque lo que usted está logrando fabricar con este cagoneo, con este recule suyo, es el cuasimodo, el jorobadito del club Peñarol… y una vez que lo encasillen al muchacho, lamentablemente, lo encasillan y para todo el viaje Don Julio, eh… ¿y usted sabe lo traumático, lo duro que podría ser para el muchacho, que hasta los amiguitos, los compañeritos del barrio le anden  escapando como enema…? ¿y que encima después el muchacho, termine humillado, fracasado, denigrado y hasta de alcanza pelota vaya a saber en qué club de morondanga…? ¿usted sabe lo que es eso? No, no lo sabe… usted no sabe, ni lo va a saber nunca, porque usted no se pone en el cuero del muchacho…  Pero vaya sabiendo que si llegara a pasarle algo psicológicamente al muchacho el día de mañana, le aviso que el único responsable y el único culpable… va a ser usted, eh… 

DON JULIO: ¿Yo?

JORGE: Si, usted, usted va a ser el responsable directo de todo lo que le pase al muchacho de aquí en adelante, eh ¿le quedó claro?

DON JULIO: (Se lo queda mirando, luego) ¿Y pero porque?

JORGE: (Que se lo queda mirando, luego en tono burlón) Y pero porque ¿y a usted que le parece? con todo lo que le está haciendo al chico y con toda la piedra que le tira encima, a usted le parece que no le caben responsabilidades, eh?

DON JULIO: ¿Qué cosa le estoy haciendo?

JORGE: No, no es lo que le haciendo… es lo que le puede llegar hacer que es otra cosa… porque así como vamos, lamentablemente el muchacho va camino al fracaso, va directo al descenso más humillante y estrepitoso que pueda sufrir una persona, pero por sobre todo, va camino a ser la presa fácil de todos los carroñeros que hay en el del club, eh, no sé si le queda claro…

DON JULIO: Bah… no creo que sea para tanto….

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿Qué cosa no cree que no sea para tanto?

DON JULIO: Y lo que usted está diciendo del muchacho, usted lo pinta como si fuera…

JORGE: (Interrumpiéndolo a los gritos) No, si, si… si es para tanto, claro es para tanto… ¿usted sabe el daño psíquico, psicológico y moral que le puede hacer a la criatura… eh? la humillación a la cual usted lo está sometiendo, no va a ser una humillación pasajera Don Julio, no se confunda, va a ser una humillación y para toda la vida que es muy distinto… no sé si entiende lo que le digo, eh…

DON JULIO: (Pausa breve) Bah… por favor…

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿Qué? ¿por favor que?

DON JULIO: (Nervioso) Usted está exagerando…

JORGE: No, no señor, no estoy exagerando… en todo caso le advierto sobre el futuro miserable y caótico, que puede tener su nieto si usted hoy no juega ese partido, eh… y creo fervientemente que con el tiempo acá más de uno va a quedar muy mal parado, empezando por usted, eh…

DON JULIO: (Se encoge de hombros) La pelota no se mancha…

JORGE: (Que se lo quedo mirando) ¿Cómo dijo?

DON JULIO: Que la pelota no se mancha…

JORGE: No, la pelota no se va a manchar Don Julio, pierda cuidado, el que se va a manchar desgraciadamente acá, es su nieto, y usted se va a manchar con él, eh…

DON JULIO: Bah, por favor… por un partido nadie se mancha…

JORGE: Claro por un partido nadie se mancha, la baja así de pecho como si nada, como no es usted que se ensucia las manos, no es usted que tiene que andar poniendo el lomo, la caripela como lo hacemos con su hija, lo dice muy sueltito de cuerpo ¿no es cierto? pero vaya sabiendo que su nieto, va a ser el verdadero perjudicado de toda esta historia y el que desgraciadamente por culpa suya, va quedar manchado de por vida, eh… (Pausa. Ambos no se miran, luego) y le voy avisando que si Gloria empieza con esas contracciones y esos dolores del otro día, que no le quepa la menor duda, que también se debe a su falta de compromiso ¿me oyó?

DON JULIO: (Lo mira sorprendido, luego) ¿Qué dolores?

JORGE: Ah… pero por lo visto el señor no se enteró de nada, pero mire que curioso, eh…  ¿pero acaso no era usted el que sabía tanto sobre su hija… no era usted el que la conocía como si fuera la palma de su mano? Bueno entérese que a su hija, le diagnosticaron stress post traumático, eh…

DON JULIO: (Sorprendido) ¿Cómo?

JORGE: Si, lo que escucho… a su hija le diagnosticaron stress post traumático…

DON JULIO: (Preocupado) ¿Cómo stress post traumático?

JORGE: Si, stress post traumático… su hija no puede tener las facultades alteradas, ni hacerse mala sangre, de lo contrario, corre riesgo de perder el embarazo y de quedarse en el camino, no sé si le quedó claro, eh

DON JULIO: (Que se quedó congelado) ¿Usted me está diciendo en serio?

JORGE: (Se lo queda mirando, luego) No se lo estoy diciendo en broma Don Julio, mire como me rio… (nervioso) y por supuesto que se lo digo en serio… ¿o tengo un payaso pintado en la cara yo? pregúnteselo al médico… pregúntele a ver que le dice de la enfermedad de su hija, eh… pregúnteselo a él…

DON JULIO: (Se queda pensativo, luego preocupado)  Y oiga… esa enfermedad… ¿es muy peligrosa?

JORGE: Y por supuesto, es stress post traumático, no un dolor de cabeza… y le aclaro que en ese sentido, el médico fue totalmente terminante… Gloria no puede tener una sola gota de estrés ni de presión que le afecten y le perjudique el embarazo, eh… pero si usted se sigue haciendo el boludo y no juega ese partido, lo que va a lograr así, es matar a su hija y al bebe más rápido de lo que usted cree, eh… 

DON JULIO: (Pensativo un tiempo, luego) ¿Pero usted está seguro de todo esto?

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿De qué cosa?

DON JULIO: Y de esto… de lo que me está diciendo de Gloria…

JORGE: ¿Y no se lo estoy diciendo acaso? ¿qué quiere que le muestre los estudios también, quiere verlo por sus propios ojos, eh?... (al ver que DON JULIO se lo queda mirando) oiga ¿quiere que yo se los muestre? mire que yo se los muestro, eh…

DON JULIO: No, no, no…  (pausa breve. Piensa. Luego preocupado) pero escúcheme una cosa… si ella me ve jugar a mí…

JORGE: (Al ver que no termina la frase) ¿Qué… que tiene?

DON JULIO: ¿No le parece… que puede ser peor?

JORGE: (Se lo queda mirando) ¿Y porque va a ser peor?

DON JULIO: Y digo… porque si me caigo o me pasa algo… a ella la tensión… se le puede ir por las nubes… 

JORGE: ¿Y porque se tendría que caer?

DON JULIO: (Mostrándole la rodilla) ¿Y usted no vio como tengo la rodilla?

JORGE: (Un aplauso con las manos. Sacado) Pero oiga ¿otra vez con esa rodilla? ¿qué tiene con en esa rodilla, que tiene que le duele tanto, espinas, tiene? oiga… (se trata de calmar, pero no lo consigue) Escúcheme una cosa, a ver si nos entendemos de una buena vez por todas, eh… si Gloria a usted lo ve jugar en la cancha… jugar aunque sea… no sé, 30, 40, 50 minutos póngale, yo le puedo asegurar que el estrés post traumático que le diagnosticaron, lo liquida y para todo el viaje, se le acaban todos los problemas definitivamente… pero si usted se hace el boludo y se queda acá cuando debería estar jugando ese partido, a Gloria la terminamos de enterrar y de sepultar esta misma tarde Don Julio… ¿entiende lo que le digo? ¿y usted va a permitir, va a soportar que su hija y su nieto pierdan la vida por tan poca cosa, eh… que queden sepultados, enterrados los dos 100 metros bajo tierra y por un mísero partido de morondanga? Escúcheme una cosa… ¿usted va a permitir que su nieto no sepa lo que es correr bajo los árboles, que no sepa lo que es pegarle a una pelota, comer un asado con amigos… o simplemente rajarse al boliche con la novia? ¿usted va a permitir que su nieto se pierda de todo eso, de todo eso que se llama la vida Don Julio…? ¿usted va a permitirlo? eh…

DON JULIO: (Pausa breve. Acongojado) No, obviamente que no… pero… (se encoge de hombros) ¿qué puedo hacer yo?

JORGE: (Cae de rodillas. Casi un ruego) Jugar Don Julio, usted tiene que jugar… tan simple como eso… usted juega y se acaban todos los problemas… los problemas económicos, los problemas sociales, psicológicos, religiosos, barriales, inter barriales… se acaban todos los problemas Don Julio, liquidamos todo de un saque y no perdemos ni la casa, ni el auto, pero por sobre todo, no perdemos la dignidad hombre… (se lo queda mirando, luego) Ah ¿no le alcanza? Está bien… yo puedo… yo puedo, eh… (se acuesta boca abajo en el piso con la pelota en el rostro, luego desesperadamente se arrastra como un gusano) Don Julio se lo pido por favor, se lo ruego, por su santa madre… por lo que más quiera en el mundo… juegue ese partido de una buena vez y háganos un hermoso gol para toda esa tribuna familiar… (se levanta gritando fuertemente y estrella la pelota con toda la bronca sobre el suelo) gol… gol de Don Julio, gol, gol, gol… gol… gol… gol… gol… (queda desinflado en el piso, luego se levanta pesadamente)

 (DON JULIO queda pensativo un tiempo, luego asiente con la cabeza, lo mira a JORGE que está a la expectativa de una respuesta)

JORGE: (Se le acerca intimidatoriamente) ¿Y?

DON JULIO: (La mirada perdida) ¿Y qué?

JORGE: ¿Y no tiene nada para decir?

DON JULIO: (Lo mira solemnemente para responderle, luego) ¿No tenes otro chocolate?

JORGE: (Que se le desfiguro el rostro) Eh…

DON JULIO: Si tenes otro chocolate…

JORGE: (Como un zombi con la mirada perdida) ¿Otro chocolate?

DON JULIO: Si… ¿tenes o no tenes?

JORGE: (Se lo queda mirando desorientado un tiempo, luego casi mecánicamente) Si… tengo otro chocolate… (JORGE se pone de pie y va hasta la cocina. La bronca va en creyendo) ¿Cómo lo quiere al chocolate? ¿con maní o con almendras? ¿cómo lo quiere Don Julio?

DON JULIO: Con maní… ¿puede ser…?

JORGE: (Desde la cocina hecho un demonio) ¿Está seguro?

DON JULIO: Si… me gusta más con maní… la almendra me cae mal…

JORGE: (Reaparece con una tabla de inodoro de las que suele vender, la levanta sigilosamente para pegarle a DON JULIO por la espalda) Bueno, está bien… acá está el chocolate, acá lo tenes…

(Levanta la tabla para golpear a DON JULIO, pero queda paralizado con la tabla en el aire y cae al piso fulminado. DON JULIO no se percata de lo ocurrido y queda con la mano en alto para recibir el chocolate de espaldas)

DON JULIO: (Mira hacia donde se pudo haber ido JORGE, se intenta dar vuelta para todos lados, luego de un tiempo al ver que no aparece)  ¿Y? ¿dónde está el chocolate? ¿te lo comiste vos?... (pausa breve) bah, no me importa… (pausa, se queda con la mirada perdida) ¿qué hora es? (pausa) ¿no sabe a qué hora viene Gloria? (pausa) ¿qué pasa? ¿está enojado que no contesta? (para sí mismo) o se fue al baño… (pausa, queda otra vez con la mirada perdida, se tira un pedo) si me va a dar otro chocolate no lo quiero, eh… me puede caer mal al hígado… el estómago mío, hecho una media después… (pausa, queda pensativo otra vez) además Gloria cuando venga seguro me trae uno… ella siempre me trae un chocolate… je, usted ya se debe haber comido el mío, ¿no es cierto… eh? (pausa breve) ¿estaba rico? (pausa breve, intenta darse vuelta) ¿se lo comió ya? (se encoge de hombros) no me importa… (pausa) pero ahora si usted me quiere dar uno… (pausa, intenta darse vuelta y no lo consigue) oiga ¿dónde está? ¿está enojado todavía? (pausa, queda pensativo otra vez) bueno está bien… ¿sabe una cosa? (pausa breve) voy a jugar… (pausa breve) aunque me duela mucho la rodilla… lo voy hacer… (se levanta del sillón hamaca con mucho esfuerzo) y lo voy hacer… (se dirige hasta la puerta muy lentamente y arrastrando los pies) lo voy hacer… por los que no están… (finalmente llega a la puerta y se queda allí parado) por los que seguro… (queda pensativo un tiempo, luego) ya nunca volverán… (asiente con la cabeza) por ellos lo voy hacer… si señor… (queda pensativo un tiempo más, luego) y si viene Gloria… (queda pensativo otra vez, luego) dígale que ya vengo ¿sabe? (agarra la pelota solemnemente que estaba en el piso y desaparece, se oye un portazo, luego de un tiempo, se oye el ruido de la puerta que se abre  y reaparece nuevamente) ah… y espéreme con un chocolate… (apagón brusco)

TELÓN FINAL

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com