Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

la cuchara

de salvador Enríquez

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta en al final del texto su dirección electrónica.

 

Salvador Enríquez

 

 

LA CUCHARA

 

e-mail editor@noticiasteatrales.es

 

Teatro breve

 

 

Reservados todos los derechos. El autor o su representante legal, la Sociedad General de Autores y Editores de España, son los únicos encargados de autorizar la representación, lectura pública, adaptación o traducción de esta obra.

 

  

© el autor

 

Primer Premio en el II Certamen Literario de Textos Teatrales

 

En Torreperogil (Jaén - España) 1999

 

- Esta obra ha sido publicada por el Ayuntamiento de Torreperogil (Jaén - España) en diciembre de 2000 -

ISBN 84-95244-42-X


 

"LA CUCHARA" COMO ELEMENTO DE ANÁLISIS EN EL INSTITUTO SUPERIOR DE FORMACIÓN DOCENTE CONTINUA

  “PROFESOR FRANCISCO HUMBERTO TOLOSA”

  DE RIVADAVIA – MENDOZA - ARGENTINA

 

 

Decían los griegos "somos los que somos porque fuimos los que fuimos". Esta frase, aparentemente simple, encierra una clave de significación que permite analizar la problemática del hombre actual.

Como profesores de Nivel Superior, junto con mi compañero de equipo, Juan Luis Quibar, nos abocamos el año p/pdo. a diseñar una carrera de posgrado que diera respuestas a nuestros egresados, en la necesidad de crear un espacio de reflexión y análisis, no solo de aspectos técnico-pedagógicos, sino también respecto del compromiso y la responsabilidad que deberán asumir al enfrentar el mundo y la sociedad por venir.

Este año comenzamos a dictar el primer trayecto a un entusiasta grupo de setenta jóvenes que asisten dos veces por semana a nuestra casa de estudios: el Instituto Superior de Formación Docente Continua, Pfsor. F.H. Tolosa (Rivadavia-Mendoza- Argentina)

El cursado de este bloque se centró en analizar aspectos antropológicos que abarcaron desde Grecia hasta la Posmodernidad, atravesados por elementos histórico-filosófico-culturales. El concepto de historia no fue tomado como una sumatoria de datos, sino como despliegue y análisis de las figuras centrales de cada proceso. Éstas, lo mismo que los hechos que produjeron, nos permitieron "construir" con los alumnos un tipo de análisis crítico que dimos en llamar "claves de interpretación", esto es: "mirar" los momentos históricos y sus protagonistas, desde la perspectiva filosófico-cultural de "su" propio acontecer histórico. Para ello recurrimos a un elemento que nos parece fundamental: la lectura de obras de la Literatura Universal y Contemporánea pues, a nuestro entender, ellas operan a manera de síntesis del proceso..

Es sabido que la Literatura, además de su valor estético, procura placer y entretenimiento; pero, si nuestra definición se detuviera aquí, sería minimizarla. La Literatura es "la vida" y, como ésta, atraviesa multiplicidad de facetas y planos que, ineludiblemente, se dirigen a un centro: el hombre...grandioso y mísero, pero hombre al fin.

El "hombre histórico" recorre de la mano de la historia los procesos que con sus propias manos construye, pero queda detenido en "su" tiempo. El "hombre literario", en cambio, es creado en un determinado tiempo histórico por un creador que lo "forma" y le da "vida", pero se independiza de su mano, y en su marcha, trasciende "su" tiempo.

Por eso otros hombres, en diversos espacios y tiempos, vuelven a leerlo, a recrearlo, descubriendo mensajes aún no dichos. Ése es su misterio y su encanto: la criatura literaria, igual que la literatura, no se agota, vive por siempre y siempre cambia.

Poco antes de concluir nuestro curso, al abordar la temática Moderna y Posmoderna, me pareció oportuno que los alumnos tomaran contacto con la obra de un gran dramaturgo español contemporáneo: Salvador Enríquez. Después de analizar detenidamente su producción, consideré que "La Cuchara" es, sin duda, el texto que mejor sintetiza la problemática mencionada.

El 13 de junio p/pdo., previa lectura de la obra, los alumnos realizaron el análisis en la que, sin duda, fue la mejor clase de este ciclo.

Antes de continuar con la reseña es bueno explicar a los lectores que Rivadavia es un departamento enclavado en la zona este de la provincia de Mendoza y que su población, en un ochenta por ciento, habita en la zona rural. El hecho teatral es más bien desconocido para nuestros jóvenes y, como es bien sabido, ésta es una dificultad a la hora de abordar el texto dramático. Sin embargo, cuando el discurso es sólido, tiene un mensaje fuerte y toca la sensibilidad del lector, se produce -- como sucedió -- una conexión sensible entre creador y lector, que permite a éste encontrar las claves y símbolos que éste quiso dibujar.

"La Cuchara" abre un fuerte interrogante acerca de la condición humana y el porvenir. En el espacio dramático planteado por Enríquez, habitan dos criaturas que vagan... soberbia una, temerosa la otra, preguntándose ambas por la angustia, el miedo y la inmediatez que genera ser hombre.

Éstas fueron algunas de las conclusiones a las que llegaron los alumnos en su análisis y también el motor que generó un trabajo espontáneo de los participantes, quienes manifestaron su deseo de poner por escrito sus ideas y conclusiones, para hacerlas llegar al autor.

Para concluir, deseo agradecer a Salvador Enríquez su generosa entrega, al permitir que la cátedra dispusiera de la obra para su lectura y la relación que estableció, en forma personal, con mis jóvenes alumnos, al contestar sus requerimientos, a través del correo electrónico.

Lic. María Susana Spano

16 - 06 - 2002

Mendoza - Argentina

 

 

 


 

 

 

Estrenada el 31 de agosto de 2002 en la Sala Juan Carlos Dávalos de la Casa de Cultura de Salta (Salta - Argentina) por  el Grupo de Teatro "El Altillo" dentro de la Fiesta Provincial de Teatro con arreglo al siguiente

 

 

REPARTO

 

 

Gran hombre: Diego Fadel

 

 Pobre hombre: Javier Villagra

 

Equipo Técnico

Asistente de Dirección: Liliana García

Escenografía y Diseño Gráfico: Claudia Oliver

Vestuario y maquillaje: Marisa Ruiz

 

Dirección: Marisa Ruiz y Claudia Oliver

 

---ooOoo---

 

La acción en un lugar remoto de un  mundo desolado

 

Términos del público

 


 

 

 

ACTO ÚNICO

 

 

 

Un ciclorama negro cubre todo el fondo del escenario. A los lados, en primer término, dos columnas truncadas dan sensación de destrucción. En el centro hay un velador, con dos tazas de café, y dos asientos.

Al alzarse el telón, la escena está en oscuro; lentamente entra un foco rojo que sube de intensidad mientras suena una música de batería, similar al ruido de un bombardeo.

Dos hombres, casi desnudos, en cuclillas, manosean sendos puñados de barro, tratando de hacer cada uno una figura, un muñeco.

La música baja de intensidad; entra luz blanca que funde con la roja, hasta que ésta última desaparece.

 

GRAN HOMBRE.- (Mirando con recelo al Pobre Hombre) ¿Qué es  eso? ¿Qué tiene entre manos?

POBRE HOMBRE.- (Tímidamente) Pues... barro, solo un poco de barro; algo sin importancia.

(Siguen manoseando el barro, esforzándose cada uno en conseguir la máxima perfección)

            GRAN HOMBRE.- (Orgulloso) Esto ya va tomando cuerpo, empieza a ser una obra de arte.

            POBRE HOMBRE.- Sí, pero... ¿para qué? ¿Cree usted que hacer esto va a servir de algo? Tengo la sensación de que todo lo que hacemos es inútil. Seguimos amasando el barro, sí, pero...

            GRAN HOMBRE.- (Rabioso) ¡Pero... que!

            POBRE HOMBRE.- (Tímido) Nada, no dije nada. No tiene importancia. Son cosas mías.

            GRAN HOMBRE.- ¡Siempre los eternos “peros”!

            POBRE HOMBRE.- Mi muñeco (Por la figurilla que está haciendo con el barro) tampoco está mal, ¿verdad?

            GRAN HOMBRE.- ¡Bah! Todo depende. El artista no se hace, nace. No basta con mezclar agua y tierra... es necesario añadirle espíritu... algo que no todos pueden, o podemos, hacer.

            POBRE HOMBRE.- (Por su muñeco) ¡Aquí está naciendo algo! Aunque, como usted dice, aún le falta el espíritu. Pero... ¿quién se lo puede añadir? usted o yo, nadie más. (Señalando al público) ¡Estamos solos en este inmenso cataclismo!

            GRAN HOMBRE.- El cataclismo fue lo que ocurrió; esto ya no es un cataclismo, esto es la desolación. (Pausa) Cuando consigamos terminar estas figuras, cuando finalicemos este trabajo, estaremos más acompañados (Alzando su muñeco) ¡aquí ya hay una obra de arte!

            POBRE HOMBRE.- (Humildemente se levanta y compara los dos muñecos) Sí, efectivamente; el de usted es más bonito, quizá sea una obra de arte, pero... a los dos les falta vida.

            GRAN HOMBRE.- ¿Vida? ¿qué es eso?

            POBRE HOMBRE.- Pues... el espíritu de que hablaba antes, lo que nosotros dos teníamos... o tenemos, lo que hace que vivamos... si a esto se le puede llamar vida. Lo que nos hace andar, hablar... ¡amasar el barro!

            GRAN HOMBRE.- (Malhumorado) ¡Y qué! (Dudando) Aunque la vida, sí, es importante, pero lo que cuenta es la hermosura.

            POBRE HOMBRE.- (Pensativo) Sí, aparentar, aunque por dentro se esté vacío. (Da unos toques a su muñeco) Ahora sí que está mejor ¿verdad?

            GRAN HOMBRE.- (Se lo quita) Sí, no está mal; pero... el mío... tiene mejor aspecto; el mío...

            POBRE HOMBRE.- El suyo... ¡claro! el suyo lo único que tiene es ser hijo de un Gran Hombre.

            GRAN HOMBRE.- (Con un muñeco en cada mano) ¡Acaba de intentar ofenderme! Efectivamente, soy un Gran Hombre... pero no puedo aceptar que me lo diga con desdén; precisamente por ser yo un Gran Hombre me debe respeto. No crea que por estar solos (Señalando con las manos abiertas al público y a la escena) en todo este espacio... ¡vamos a comer en el mismo plato! De modo que... cuando pronuncie mi nombre ¡hágalo con respeto!

            POBRE HOMBRE.- (Tembloroso) Así lo he hecho...

            GRAN HOMBRE.- Lo ha dicho usted en tono ofensivo. No lo puedo permitir. No lo puedo permitir. No puedo consentir que un Pobre Hombre, como usted, trate de alzarme la voz, que pretenda igualarse a mí... ¡que pueda ser superior a mí!

            POBRE HOMBRE.- (Cauteloso, señalando al público) Cuidado, le pueden oír.

            GRAN HOMBRE.- No emplee trucos; sabe, como yo, que estamos muy solos, que nadie nos puede ver ni oír. Aquí no hay nadie. Sólo hombres de barro, muñecos, (Mezclando el barro) se acabó, aquí no hay nadie y... ¡usted no tiene barro! (Gritando) ¡Todo el barro es mío! ¡Todo el barro es mío! (Sudoroso.  Al Pobre Hombre) De aquí en adelante, cuando lo quiera, cuando lo precise, me lo tendrás que  pedir.

            POBRE HOMBRE.- Bien, se lo pediré; aunque no me parece justo. Yo tenía una porción de barro, yo era propietario de ese trozo que tiene en la mano y... me lo ha quitado violentamente.

            GRAN HOMBRE.- (Enérgico) Insisto: me lo tendrá que pedir. ¡Ah! y eso no es todo. Usted me lo pedirá, pero yo se lo daré o no (Dándole unas palmadas en la espalda) según me plazca o... según se porte, mi querido Pobre Hombre. Ahora todo el barro es mío. No queda más barro en el mundo... ¡todo lo que hay es de mi propiedad!

            POBRE HOMBRE.- (Enfadado) ¡Pero hay tierra! ¡hay agua! ¡Aún se puede hacer más!

            GRAN HOMBRE.- (Irónico) Pobres esperanza de un pobre ser. Antes, en aquello que dejamos atrás...

            POBRE HOMBRE.- Querrá decir que “nos llevó adelante...” pues aquello nos empujó hasta aquí, hasta esta situación de la nada infinita.

            GRAN HOMBRE.- Como quiera, pero el sentido es el mismo. La esperanza allí servía para levantarse todos los días. Era una virtud. Ahora puede ser una mortificación; ya no se debe esperar. No se puede. La esperanza quedó truncada... como esas dos columnas.

            POBRE HOMBRE.- (Tratando de convencer) Insisto en que aún queda tierra y agua, se puede rehacer...

            GRAN HOMBRE.- (Le interrumpe) Eso, en todo caso, lo decidiré yo. No, no basta con que usted lo desee. ¡No! no es bastante. La tierra y el agua son de mi propiedad. Usted, Pobre Hombre! No tiene barro. Sólo yo puedo dárselo. ¡Todo el barro es mío! Ahora tendrá que mendigar, pedirme, llorar a mis pies.

            POBRE HOMBRE.- (Con falso orgullo) No lo haré. Resistiré.

            GRAN HOMBRE.- Se agotará, perderá la paciencia. Ahora quien pone los “peros” soy yo. (Amasa el barro entre sus manos) ¡Las decisiones las tomo yo!

            POBRE HOMBRE.- (Suplicante. Señalando a los muñecos que amasa el Gran Hombre) Por favor, no haga eso; los va a destrozar. No conviene amasar demasiado el barro, puede llegar a quebrarse y... a fin de cuentas eso vale  mucho ¿no? Compréndalo, por favor. Puede llegar a ser una obra de arte para deleite de los que puedan venir después.

            GRAN HOMBRE.- ¡No vendrán! Creo que no vendrá nadie.

            POBRE HOMBRE.- (Sin prestarle atención) Puede resultar una obra de arte, le insisto, y si tuviera vida... ¡hasta podría ser un hombre! En la escuela me dijeron, recuerdo, que nosotros empezábamos así, de un poco de barro.

            GRAN HOMBRE.- ¿Qué ha dicho? ¿Un hombre? (Con desprecio) Los hombres (Filosófico) esos muñecos de arcilla...

            POBRE HOMBRE.- ¡De barro!

            GRAN HOMBRE.- Bueno, ¡barro! Esos muñecos que camparon por las ciudades, por los pueblos... los montes... por el espacio...

            POBRE HOMBRE.- ¡Por la Tierra!

            GRAN HOMBRE.- ¡Bien! Por la Tierra; hace millones de años luz...

            POBRE HOMBRE.- ¡¡Oscuridad!!

            GRAN HOMBRE.- (Nervioso) ¡Basta! ¡Millones de años... oscuridad! Esos muñecos ya desaparecieron. No volverán, no pueden volver. Regresaron  a lo suyo, al sitio de donde habían salido: a la nada. (Pensativo) Quizá ahí está nuestra tremenda confusión; alimentar la esperanza de que todo puede volver a ser como era y... presentir que nada de ello es posible. Es la gran confusión que nos hace divagar, dudar; ser, en fin, una evidente y rotunda contradicción.

            POBRE HOMBRE.- Pero de ahí (Señalando el barro que el Gran Hombre tiene en las manos) es posible que salga una nueva vida.

            GRAN HOMBRE.- ¡Barro, solo barro! ¡No hay más!

            POBRE HOMBRE.- Entonces... ¿por qué lo quiere tanto? ¿porqué me lo quitó?

            GRAN HOMBRE.-  Considero que es mío. Simplemente por eso. Además, como usted lo desea y hasta me atrevería a decir que lo necesita... Pero me da igual que sea barro o que sea... ¿cómo se decía?

            POBRE HOMBRE.-  Oro.

            GRAN HOMBRE.- ¡Oro! Eso es: oro. Pues sí, me da igual que sea una cosa u otra; la importancia no está en “la cosa que es”, sino en la escasez de ella. Ahí está su valor. Pero sí, lo triste es que estamos solos en el... el...

            POBRE HOMBRE.- En el mundo.

            GRAN HOMBRE.- En el... ¡aquí! (Irónico) Lo importante para mí es que yo tengo lo que usted necesita y que, mi querido Pobre Hombre, precisa de... (Por el barro) de esto, y solo yo se lo puedo dar.

            POBRE HOMBRE.- (Suplicante) Por favor...

            GRAN HOMBRE.- A cambio de algo, naturalmente. (En tono paternalista) Usted haría igual, compréndame; yo no quiero presionarle, simplemente que se dé cuenta de lo que vale (Alzando el barro) esta mezcla de agua y tierra.

            POBRE HOMBRE.- (En un acceso de orgullo) Nada, no vale nada. ¿Para qué puede servir aquí? Es un amasijo asqueroso de tierra, agua y manos sucias... ¡como las suyas y las mías! (Despectivo) No lo necesito para nada. ¿De qué me podría servir?

            GRAN HOMBRE.- No sea orgulloso, de nada le va a servir. (Transición) Posiblemente lo de las manos sucias se podría evitar.

            POBRE HOMBRE.- ¿Lavándolas... o con unos guantes? Como hacían aquellos burgueses que nos precedieron...

            GRAN HOMBRE.- (Insinuante) No, mi Pobre Hombre; se puede evitar con algunas herramientas que ayuden a batir, con algún instrumento... (Pensando) ¡Ya está! ¡Ya lo tengo!

            POBRE HOMBRE.- ¿Qué tiene?

            GRAN HOMBRE.- ¡Una genial idea! ¡Un instrumento para batir el barro! Las manos pueden no ensuciarse si se dispone de una buena cuchara. Verá, espere un momento.

(Sale de escena con el barro entre las manos. Vuelve al momento empujando un grotesco trono dorado y en él coloca el pegote de barro)

            POBRE HOMBRE.- (Asombrado) ¿Eso es..? ¿Eso es para batir? ¿Para amasar?

            GRAN HOMBRE.- No, espere, aún no he terminado, espere. (Vuelve a salir)

            POBRE HOMBRE.- (Solo en escena, mira al trono. Con tristeza) Es triste, pero... por absurdo que parezca, lo necesito; a pesar de esta infinita soledad... no se pueden tener las manos vacías... es preciso crear, hacer algo... ¡intentar que alguna cosa surja, que algo tome vida! Y esa necesidad... ya es parte de mí... (Dudando) bueno, digamos que parte de mi vida (Continúa mirando ansiosamente el barro que hay en el trono)  pero... no, (Gritando) ¡no lo puedo coger con estas manos de Pobre Hombre!

            GRAN HOMBRE.- (Entra. Ha puesto sobre su desnudez un pecherín, una pajarita y un sombrero de copa. En la mano lleva una enorme cuchara) Con esto (Mostrando la cuchara) lo podemos arreglar todo. Será la forma de llegar a un acuerdo y dejar de discutir.

            POBRE HOMBRE.-  No lo comprendo, no entiendo nada. Estoy confuso.

            GRAN HOMBRE.- Es muy fácil, tan sencillo como nuestra inexistencia. (Señala el trono) Ese barro que nuestros predecesores, hace millones de años oscuridad, guardaban en cajas fuertes, es preciso amasarlo; y para hacerlo sin usar las manos, que pueden ensuciarse o estar sucias, como sugería antes, lo mejor es usar una herramienta práctica; por ejemplo: una buena y hermosa cuchara.

            POBRE HOMBRE.- ¿Para qué?

            GRAN HOMBRE.- ¿Y usted lo pregunta? ¿No ansiaba hace un rato tener una buena porción de barro? y... ahora ¿no sabe para lo que vale?

            POBRE HOMBRE.- Es que estoy confundido; las ideas van y vienen en mi cabeza sin un orden concreto; estoy como si hubiera tenido una tremenda resaca. En fin... explíquese: ¿para qué ese trono, el barro y... esa cuchara? ¿Para qué batirlo, amasarlo?

            GRAN HOMBRE.- ¡Para que aumente de volumen, idiota! Así se mezclan fácilmente la tierra y el agua (Lo mezcla) ¿ve? Así no es preciso lavarse las manos. Quizá los guantes se puedan ensuciar y manchar... sí, se pueden ensuciar todo lo que a uno le convenga, pero... luego se cambian... y ¡nadie lo nota!

            POBRE HOMBRE.- (Ansioso por alcanzar la gran cuchara) Creo que voy comprendiendo... sí, comprendo algo... Déme, déme un poco... ¡lo necesito! ¡A fin de cuentas la mitad de ese barro es mío! (Gritando) ¡Usted me lo quitó! Era mío, (Casi llorando) ¡Claro! a cambio de eso ha conseguido ese pecherín, la pajarita y el sombrero. ¡Soy un desgraciado! Déme algo de barro, lo necesito para pasar esta eternidad; sin él no puedo vivir... o morir, déme un poco... aunque sea lo que queda de la cuchara.

            GRAN HOMBRE.- Delira. (Riendo) Ya le dije que lo necesitaría; esto es algo (Levantando la cuchara) que millones de células, como usted, necesitan diariamente.

            POBRE HOMBRE.- ¡Yo no soy una célula!

            GRAN HOMBRE.- No, perdone; usted tiene millones de células. (Sarcástico) Pero esto es de mi propiedad (Abrazado al trono) solamente puedo, por ahora, hasta ver su comportamiento, dejarle lamer la cuchara... tenga en cuenta que es solamente un aprendiz.

            POBRE HOMBRE.- Sí, se lo agradezco; algo es algo. Peor es no tener nada...

            GRAN HOMBRE.- Parece que empieza a razonar (Le da la cuchara). Tome, puede lamerla hasta dejarla bien limpia. (Ríe) Es simpático este ser. Así me gusta, que razone. Lo importante no es tener mucho... sino lo preciso.

(El Pobre Hombre, tirado en el suelo, lame la cuchara con gula, echa trozos de barro en sus manos y va haciendo una bola con él).

Comprenda, mi querido Pobre Hombre, que no se lo puedo dar todo; yo me quedaría en la ruina y... (Amasando el barro en el trono)  a mí también me gusta macerarlo. A fin de cuentas es la única riqueza con la que contamos.

            POBRE HOMBRE.- Yo no le pido tanto... (Sigue lamiendo la cuchara) solamente lo que me corresponde, la mitad, lo que me quitó.

            GRAN HOMBRE.- ¡No puede ser!

            POBRE HOMBRE.- (Rebelde) ¡Era mío! ¡La mitad era mía!

            GRAN HOMBRE.- Solamente la mitad, (Irónico) pero si se la doy...

            POBRE HOMBRE.- Mío, era mío... ¡con él quería hacer un hombre!

            GRAN HOMBRE.- (Despótico) ¡Un simple monigote! Y si le doy la mitad, iba diciendo, los dos seríamos iguales; romperíamos el justo equilibrio natural. En el mejor de los casos usted robaría mi parte.

            POBRE HOMBRE.- Nunca pensé en eso.

            GRAN HOMBRE.- ¡Porque no puede! Pero si pudiera lo haría, estoy seguro. Y... (Sonriendo, con preocupación) si lo tuviera todo... me tocaría a mí el bonito papel de chupetear, como un niño desamparado, la gran cuchara.

            POBRE HOMBRE.- Se trata de igualdad.

            GRAN HOMBRE.- No, no se quiere dar cuenta. No es posible que todos tengamos lo mismo.  Alguien ha de ser el más fuerte, alguien tiene que repartir, (Tratando de convencerle) distribuir los bienes y los males...

            POBRE HOMBRE.- (Alzando la cuchara contra el Gran Hombre) ¡No es justo! ¡No puede ser!

            GRAN HOMBRE.- (Le tiemblan las manos de ira. Traga saliva y pretende mantener su postura) ¿Cómo se le ocurre hablar así? ¡Insolente! Cuando deberías de estar agradecido a todo lo que he hecho por ti... ¡te has rebelado! ¡Se acabó mi paciencia! (Le quita la cuchara)  Ahora te retiro la cuchara... lo único que tenías, (Le amenaza con ella) y sin  ella solamente podrás chuparte los dedos durante unos minutos.

            POBRE HOMBRE.- (Sin escucharle) Todos somos iguales, (Mirando al trono) eso que hay  ahí es solo barro... ¡y por eso luchamos! Pero... no es por eso solamente, es por la igualdad. ¡El barro, por sí mismo, vale poco! ¡Es únicamente un símbolo!

            GRAN HOMBRE.- (Codicioso) ¡Eso es oro! ¡Idiota!

            POBRE HOMBRE.- (Reaccionando, tiembla)   ¿Es oro? ¿Usted cree? (Pausa) Es cierto, me lo dijo varias veces: es oro, el símbolo para medir la riqueza; y... ¿dónde está mi cuchara? (Mirando con angustia al Gran Hombre) Déme la cuchara... ¿no ve que tengo las manos vacías?

            GRAN HOMBRE.- Esta cuchara es de mi propiedad, hijo; te la daré cuando lo merezcas. Tu gesto de insubordinación debe ser castigado...

            POBRE HOMBRE.- ¡Canalla!

            GRAN HOMBRE.- (Sin haberle oído) Un castigo... pero no para mortificar tu espíritu, sino para que te sirva de lección. Me gustaría que comprendieras mis razones, el por qué lo hago. Debes dominar tu cuerpo y aceptar el castigo como una enseñanza que te beneficiará.

            POBRE HOMBRE.- ¡Ladrón!

            GRAN HOMBRE.- (Sin escucharle) A mí también me servirá de ejemplo. No debí confiar en ti. En un gesto de... (Dudando) gallardía, te dejé la cuchara y el resultado es que me has querido agredir con ella.

            POBRE HOMBRE.- (Tratando de justificarse) Fue un mal momento. No comprendo cómo se me ocurrió hacerlo.

            GRAN HOMBRE.- (Tratándole con falsa benevolencia) Olvidemos lo ocurrido. Tampoco tiene tanta importancia. (Transición) Los buenos colaboradores en un negocio... discuten, pero... ¡hasta pueden tomar café juntos! Quizá quede café... podemos tomar una taza.

            POBRE HOMBRE.- Bueno, gracias, pero... ¿me deja la cuchara?

            GRAN HOMBRE.- Aún no; deberás ganarla con el sudor de tu frente... ya te he dicho: es una lección que me agradecerás. Y... permíteme que te tutee, llevamos tanto tiempo juntos...

            POBRE HOMBRE.- Sí, señor; ya he observado que me habla de tú desde hace rato, pero... ¿cómo le voy a decir que no lo haga ... si tiene en su poder la cuchara? ¡Mi cuchara!

            GRAN HOMBRE.- No solo de pan vivimos, hijo; no deberías hacerlo todo por la cuchara que, al final, no es lo más importante, sino para desarrollar tu espíritu de colaboración y sacrificio, por alcanzar una autodisciplina y...

            POBRE HOMBRE.- Y... ¿después?

            GRAN HOMBRE.- Sentirás la satisfacción del deber cumplido. Posteriormente vendrá lo demás. Puede que te dé un poco de barro, que te devuelva la cuchara para que puedas comer sin  ensuciarte las manos...

            POBRE HOMBRE.- Bueno, como quiera... si es mejor así...

            GRAN HOMBRE.- Pero... ¡vamos! Habíamos quedado en tomar café ¿no?

            POBRE HOMBRE.- (Con timidez) Sí, claro (Se acerca al velador. El Gran Hombre se sienta) Yo creo que debería arreglarme un poco ¿verdad? Para tomar café con usted...

            GRAN HOMBRE.- (Paternalista) No importa, hombre; pero, en fin, si lo hace sería más prudente.

            POBRE HOMBRE.- (Fingiendo alegría) Enseguida vuelvo. (Sale).

            GRAN HOMBRE.- (Se levanta sigilosamente, va al trono y empieza a remover el barro con la cuchara) Esto se está endureciendo. No se puede quedar abandonado, hay que amasarlo continuamente; enriquecerlo con... ¡con algo! Quizá con los brazos de un hombre. Yo no puedo con todo. (Sigue amasando, pero se siente cansado) No, no puedo, me agoto. (Pensativo) Si ese... Pobre Hombre me ayudara... Yo le cedería la cuchara un par de veces al día. Si él colaborara conmigo... digamos que... ¡trabajara para mí! (Pausa) Creo que sometiéndolo a una estrecha vigilancia... no se podría alzar sobre mí. (Deja de amasar y vuelve al velador con la cuchara bien sujeta) Así es más cómodo... mientras yo descanso o, simplemente, doy ordenes, ese hombre podrá trabajar para mí. Veremos si acepta, pero sin rebelarse, sin poner condiciones. Por un momento me he sentido bueno y pienso que hay que ayudar a los demás.

            POBRE HOMBRE.- (Vuelve a escena muy orgulloso, con un sombrero y una corbata sobre la primitiva indumentaria) ¡Ya estoy aquí! (Ríe) ¡Qué bien se siente uno vestido de Gran Hombre! (Se sienta junto al velador y observa al Gran Hombre, al que se le va notando cansado) ¿Qué le ocurre? Le noto jadeante...

            GRAN HOMBRE.- No es nada. Quizá un poco de cansancio. Nuestros predecesores también se cansaban; sobre todo los grandes hombres de negocios. Hubo una enfermedad que acabó con muchos: el infarto. En cambio los pobres hombres... ¡solo vivían con hambre! Pero resistían.

            POBRE HOMBRE.- (Cáustico) O morían. Pero... ¿qué era eso?

            GRAN HOMBRE.-  (Alarmado) ¿El hambre?

            POBRE HOMBRE.- No, el hambre la conozco. Me refiero al... infarto.

            GRAN HOMBRE.-  (Sigue hablando sin hacerle mucho caso) Otros pobres solo morían de viejos.

            POBRE HOMBRE.- (Tímidamente) También he oído decir que morían de hambre.

            GRAN HOMBRE.- ¡Tonterías! Es la leyenda negra que llegó hasta este rudimento de vida. Ya ni lo recordaba. Posiblemente alguno muriera de eso, pero... (Con evidente falta de sinceridad. Paternalista) debes olvidar esas fantasías. (Se lleva la taza a la boca, como sorbiendo un buen café) son tan perjudiciales como los cuentos fantásticos para los niños: crean infantiles ilusiones.

            POBRE HOMBRE.- Ya no existen niños.

            GRAN HOMBRE.- (Irritado) ¡Ni pobres, ni ricos! ¡Caramba!

            POBRE HOMBRE.- (Tomando el café) Eso no es cierto. Yo, respecto a usted, soy pobre. Usted tiene barro, cuchara... yo no tengo nada.

            GRAN HOMBRE.- (Tratando de convencerle) Sí, sí tienes, hijo; tienes corbata, sombrero... y si quieres puedes conseguir aún más.

            POBRE HOMBRE.- ¿Cómo?

            GRAN HOMBRE.- Verás...  (Amistoso) colaborando conmigo.

            POBRE HOMBRE.- (Orgulloso) ¡Claro! se siente cansado y precisa ayuda.

            GRAN HOMBRE.- (Con enfado) ¡Ni mucho menos! Lo que quiero es favorecerle. (Se levanta muy nervioso y va al trono, amasando con furia el barro) ¿Ves? ¿Lo ves, cretino? Tengo fuerzas suficientes para mover esto yo solo. ¡No necesito de ti! Solamente quiero ayudarle.

            POBRE HOMBRE.- (Algo convencido) Bien, bien; no se enfade. ¿Qué debo hacer?

            GRAN HOMBRE.- (Deja de amasar) Verás... dos veces al día te daré la cuchara; amasarás sin cesar para que esto, (Por el barro que hay en el trono) que es mío, aumente cada vez más.

            POBRE HOMBRE.- Y... a cambio ¿qué me dará?

            GRAN HOMBRE.- Ya te dije: un poco de barro. El que en justicia necesites. El que quede en la cuchara, pero nada más. No debes de ser ambicioso, la ambición es un pecado.

            POBRE HOMBRE.- (Desconfiado) ¿Dice... que en justicia?

            GRAN HOMBRE.- Sí, ¿es que dudas de mí?

            POBRE HOMBRE.- No, pero...

            GRAN HOMBRE.- ¿Entonces? (Pausa) Bueno, empecemos. Toma (Dándole la cuchara) comienza tu labor. De ti espero trabajo y fidelidad. Posiblemente así puedas redimirte de esa vida que llevas.

            POBRE HOMBRE.- Esto no es vida.

            GRAN HOMBRE.- (Con evidente falsedad) Entre tú y yo podemos rehacerla.

            POBRE HOMBRE.- (Sin hacerle caso. Intentado chupar la cuchara) ¿Puedo tomar algo?

            GRAN HOMBRE.- ¡Aún no! Primero debes de trabajar. Está visto que no se os puede dar confianza. Antes pasaba igual.

            POBRE HOMBRE.- Necesito fuerzas para trabajar.

            GRAN HOMBRE.- Siempre fue lo mismo; ¡las dichosas reivindicaciones! Bien, accedo, pero solo un poco... toma lo preciso.

(El Pobre Hombre come  un poco de barro y empieza a trabajar amasando sin cesar. Entre tanto, el Gran Hombre le observa con desconfianza).

Esto podría ser el principio de una nueva generación; un volver al mundo que pasó, del que solo quedan como restos (Por el Pobre Hombre) eso y yo. Yo cuento con los elementos necesarios: oro, trabajo y... un hombre que necesita comer. Nada mejor para llegar al progreso propio que el hambre de los demás. Hace millones de años, cuando la gente, mucha gente, tenía hambre... trabajaban para comer y comían para trabajar. Así se montaron las grandes industrias, los enormes complejos de negocios, las inmensas  cadenas de comercios... Algunos nos censuraban a nosotros, a mis antepasados, los poderosos; pero a fin de cuentas era un mal necesario. Todo estaba basado en la envidia y la ambición. Decían algunos profetas que el mundo terminaría por la ambición... pero no, finalizó por un enorme cataclismo.

            POBRE HOMBRE.- ¡Mentira!

            GRAN HOMBRE.- (Sin escucharle, continúa su discurso) Y solo ese (Por el Pobre Hombre) y yo, en forma de células, quedamos para contarlo. Pienso que es preciso rehacer lo destruido.

            POBRE HOMBRE.- Sí, pero con igualdad. (Deja de amasar) Ya es hora de que usted, mi Gran Hombre, mueva esto. Yo me empiezo a cansar. ¿Por qué no implantamos un sistema de turnos? Los dos trabajaríamos en beneficio común, nos cansaríamos por igual, pero los beneficios también serían iguales para los dos. Uniendo nuestras fuerzas podríamos rehacer los destruido, como dijo.

            GRAN HOMBRE.- ¡Ni hablar! ¡Lo tuyo es trabajar! Llegamos a ese acuerdo (Muy irritado, se acerca y le quita la cuchara) Trae esto, ¡insolente! ¿Dónde has aprendido esas estúpidas ideas? Desde que te senté a mi mesa fui bueno contigo. Te permití usar sombrero y llevar corbata... pero ya no hay quien te soporte. En tu boca tienes la protesta; te niegas a trabajar, renunciando a un compromiso contraído, y pretendes hacerte con el poder que sólo a mí me pertenece. ¡Fuera! ¡Te has quedado sin cuchara!

(El Pobre Hombre, asustado, tembloroso, se retira hacia el velador, mirando fijamente al Gran Hombre)

¡Y no se te ocurra sentarte ahí! Es mi mesa; todo esto es mío, me pertenece porque tengo el oro ¿lo has oído?

            POBRE HOMBRE.- Sí, pero...

            GRAN HOMBRE.- ¡A callar! Pagarás tu culpa; no hay en el espacio más cuchara que la mía... ¡a ver qué haces ahora!

            POBRE HOMBRE.- (Horrorizado) Yo... yo... creo que es... injusto. Yo... (Desfalleciendo) yo...

            GRAN HOMBRE.- ¿Injusto? ¿Quién eres tú para hablar de injusticia?

            POBRE HOMBRE.- (Despacio) Quien mejor...

            GRAN HOMBRE.- (Con desprecio) ¡Justicia!

            POBRE HOMBRE.- (Cae lentamente en el suelo) La cuchara... necesito la cuchara... Aunque sea dos veces al día... la necesito. Por favor... démela, de lo contrario... el hambre... ¡el hambre! (Cae al suelo)

            GRAN HOMBRE.- (Excitado. Gritando) Canalla, hasta el último momento has sido insolente... ¡solo te preocupaba comer! (Va al trono) Ahora lo haré yo mismo, (Amasa el barro) yo solo... ¡no necesito a nadie! Todo será para mí. (Repitiendo insistentemente) ¡El hambre, el hambre, el hambre..! (Empieza a sudar. Respira con dificultad) ¡Insolente..! El hambre... ¡solo pensar en comer! Otros murieron de infarto... (Jadeando) de infarto... (Se lleva las manos al lado del corazón) ¡Ay! ¡ay! La historia... ¿se repite? El hambre... (Aprieta las manos sobre el lado de corazón) el... ¡ay! el infarto... pero todo es mío (Se va dejando caer, abrazado al trono) sí, sí... mío... tengo la cu-cha-ra... (Cae fulminado. Baja luz blanca; entra lentamente un foco rojo intenso. Hay un silencio y se hace un

OSCURO

Salvador Enríquez

Apartado de Correos 16.187

28080 Madrid (España)

Teléfono / Fax: + 91-3667058

e-mail editor@noticiasteatrales.es

Web: http://salvadorenriquez.galeon.com

http://www.cervantesvirtual.com/portal/AAT/Enriquez/

 

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com