Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen15-11-2017

NOTICIAS TEATRALES Publicación creada el 6-8-2002 / Esta es la edición de 15-8-2019

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA

LA SEGUNDA DE MADRID

ENSEÑANZA

LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA

DESDE LA PLATEA

DE BOLOS

CONVOCATORIAS

LIBROS Y REVISTAS

 NOS ESCRIBEN LOS LECTORES

MI CAMERINO

¡A ESCENA!

ARCHIVO DOCUMENTAL

  TEXTOS TEATRALES

 

ENTREVISTAS

   LAS AMÉRICAS

 

 

LAS AMÉRICAS

 

El volumen de información que recibimos de América nos aconseja abrir este espacio específico que titulamos LAS AMÉRICAS. En él incluiremos, principalmente, todo lo relativo a representaciones teatrales así como otras gacetillas relativas a las Artes Escénicas. Lo concerniente a Convocatorias y Libros, entre otros temas, así como las Entrevistas, aparecerán en las correspondientes secciones. Deseamos con ello facilitar la lectura de nuestra revista.

 

Índice de noticias en LAS AMÉRICAS

Para leerlas pulsa en periódico de la izquierda

EL TEST, DE JORDI VALLEJO, EN EL TEATRO DEL NOTARIADO - PROPUESTA POCO DECENTE

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

EL LABERINTO, DE DAVID LINDSAY - ABAIRE, EN EL TEATRO ALIANZA - HAY DOS DIOSES QUE SON IGNORANCIA Y OLVIDO

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

LA REUNIFICACIÓN DE LAS DOS COREAS DE JOËL  POMMERAT, EN LA SALA VERDI - COMEDIA NACIONAL SIN PRETENSIONES

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

PROGRAMACIÓN PARA EL MES DE AGOSTO DEL CCI MARÍA CASTAÑA

BLACK COMEDY – EL  APAGÓN, DE PETER SHAFFER, EN EL TEATRO DEL NOTARIADO - BAJO  VOLTAJE

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

LAURA MÍA EN EL TEATRO VICTORIA ESPINOSA (PUERTO RICO)

MEDUSA DE XIMENA CARRERA, EN EL TEATRO “LA  ESCENA” - MUJERES AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

ABSURDA GENTE ABSURDA, DE ALAN AYCKBOURN, POR LA COMEDIA NACIONAL, EN EL TEATRO SOLÍS - LAS COCINAS PARLANCHINAS

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

CASA DE MUÑECAS, DE HENRIK  IBSEN, EN EL TEATRO EL GALPÓN - NORA ERA TODO UN HOMBRE

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

BAKUNIN SAUNA UNA OBRA  ANARQUISTA,  DE SANTIAGO SANGUINETTI,  EN EL  TEATRO EL GALPÓN - AYAX Y DON QUIJOTE EN EL GALPÓN

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

SOLSTICIO DE INVIERNO, DE ROLAND SCHIMMELPFENNIG, EN EL TEATRO DEL ANGLO - RÉQUIEM POR LA FAMILIA PROGRESISTA

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

OBRAS DE ROGELIO BORRA GARCÍA SE VERÁN EN DISTINTOS ESCENARIOS ARGENTINOS

TEATRO EN LA ESQUINA (CALI. COLOMBIA) PUESTA ESCÉNICA 2019

DESPUÉS  DEL ENSAYO, DE  INGMAR  BERGMAN, EN EL TEATRO TELÓN ROJO - INQUIETANTE INGMAR  BERGMAN

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

SACCO Y VANZETTI DE MAURICIO KARTÚN, EN EL TEATRO EL TINGLADO - SACCO Y VANZETTI, 2018

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

EL AMIGO FANTASMA DE FERNANDA MUSLERA, EN EL TEATRO CIRCULAR - EN EL SENDERO DEL THRILLER

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

VIAJE AL INTERIOR DEL JARDÍN DE LOS CEREZOS DE ANTÓN CHEJOV, EN EL TEATRO EL GALPÓN, SALA ATAHUALPA - LUCHA DE CLASES EN EL JARDÍN DE LOS CEREZOS

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

TARTUFO DE MOLIÈRE, POR LA COMEDIA NACIONAL, EN EL TEATRO SOLÍS - TARTUFO EN MÚLTIPLES  PLANOS

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

EL CHARCO INÚTIL DE DAVID DESOLA, EN EL TEATRO ALIANZA - ¡AL AGUA, PATO!

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

la obra EL ESTIGMA ARDIENTE, DE ROGELIO BORRA GARCÍA, GENERA POLÉMICA EN MÉXICO

NUESTRA REVISTA, NOTICIAS TEATRALES, GALARDONADA EN ELDORADO (MISIONES - ARGENTINA)

 

EL TEST, DE JORDI VALLEJO, EN EL TEATRO DEL NOTARIADO - PROPUESTA POCO DECENTE

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay) 

 

El multimillonario Toni (Humberto  de  Vargas) ha  invitado a sus amigos, el matrimonio ecologista, “progresista”, necesitado de dinero y bastante necio compuesto por Paula (Gabriela Iribarren) y Héctor (Coco Rivero) A ella, que  llega  primero, le plantea Toni un “test”: “¿Qué preferiría, cien mil dólares hoy o un millón de dólares dentro de diez años?” Al promediar la obra el test gira  como una partícula de gas atraída para siempre por un agujero negro, al argumento que el autor se traía entre manos, el de “La propuesta indecente”: el filme del mismo nombre de Adrian Lyne (1993), donde Robert Redford, un multimillonario, propone a un matrimonio entregarles un millón  de dólares por yacer una noche con la esposa, Demi Moore. Como acción, trama o peripecia, no hay en esta  pieza nada más… oh sí, corregimos: ¡al final se nos revela ¡que Paula ya había sido infiel! Con algo había que pellizcar al somnoliento espectador.

El “test” nos pregunta si postergaríamos satisfacciones inmediatas en pro de un mejor futuro. El tema parece existir desde el fondo de los tiempos y confundirse con el comienzo de la agricultura y los inicios de una sociedad organizada: alguien tiene que vigilar, velar, resistir el sueño para que otros puedan dormir. Freud está un poco pasado de moda, pero planteó el tema correctamente en “El malestar en la cultura”: son  antagónicos la satisfacción inmediata de los impulsos y las urgencias represivas que impone la civilización.

La obra tiene pretensiones de actualidad, atribuyendo la  autoría del test a la esposa de Toni, la psiquiatra o psicóloga Berta (Graciela Rodríguez);  pero el tema es el pétreo culto del “poderoso  caballero” que hoy satura la pantalla chica con programas de preguntas y respuestas dotados de premios en metálico, shows que, desde el escándalo del célebre y fraudulento Charles van Doren (1950) son harto sospechosos de responder a libretos previos.

La pieza, por lo menos en la versión que vimos en el teatro del Notariado, reitera sin piedad situaciones y hasta diálogos, como la  interminable  discusión entre Toni y Paula acerca del origen del dinero que, en hipótesis o en realidad, se ofrece, como los largos informes sobre la decrepitud del bar de Héctor y  el importante tema de hasta dónde llegaba, antaño, el  pelo de Paula.

La escasa inventiva de la obra es agravada por una puesta en escena frontal y estática. Ello produce un aburrimiento inmediato que la versión local trató de atemperar con el infaltable tsunami de groserías verbales que mendigan más torpes risotadas. ¡En tan poco se aprecia nuestra capacidad de interesarnos con un texto limpio!. Observamos, sin embargo, que esos petardos provocan ruidos estentóreos, no las urbanas risas de la comedia.

EL TEST, de Jordi Vallejo, con Humberto de Vargas, Gabriela Iribarren, Coco Rivero y Graciela Rodríguez. Vestuario de Nelson Mancebo, escenografía de Gerardo Bugarín, ambientación musical de José Martínez, luces de Leonardo Hualde, versión y dirección de Gerardo Begérez. Estreno del 3 de agosto de  2019, teatro del Notariado.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

EL LABERINTO, DE DAVID LINDSAY - ABAIRE, EN EL TEATRO ALIANZA - HAY DOS DIOSES QUE SON IGNORANCIA Y OLVIDO

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay) 

 

Cuando Lindsay - Abaire tenía veinte años y era estudiante de literatura, su maestra Marsha Norma dijo: “Escriban sobre lo que les produce miedo”. En el momento el autor no encontró temor en su horizonte; cuando se casó y tuvo un hijo de tres años, oyó historias de repentinas muertes de niños,  pensó en el suyo, sintió miedo, recordó las palabras de Marsha; así se gestó “Rabbit hole”, estrenada en Broadway en el año 2006 y llevada al cine en el año 2010, con Nicole Kidman y dirección de John Cameron Mitchell. Con el título de “Laberinto” conocimos esta pieza este año, en una pulcra traducción de Alicia e Isabel Garateguy. “Rabbit hole”, “madriguera de conejo”, alude al comienzo de “Alicia en el país de las maravillas” cuando Alicia, por seguir al conejo blanco, pasa a través de su madriguera a un mundo fantástico; por extensión, en el habla popular de los Estados Unidos, “rabbit hole” significa un acontecimiento que nos transporta a un estado netamente distinto del real, ya sea maravilloso o perturbador.

Becca (Alicia Garateguy) y Howie (Sebastián Serantes) han perdido su hijo de cuatro años, Danny, en un accidente de tránsito causado por un automóvil conducido con exceso de velocidad por el joven Jason Willette (Franco Balestrino Centeno). El matrimonio intenta reconstruir su vida, descartando enseres y vestimenta de Danny pero manteniendo algunos recordatorios; Howie trata de volver a tener sexo con Becca, lo que puede significar otro hijo, pero ella lo rechaza; ínterin la hermana menor de Becca, Izzy (Mariela Maggioli), un tanto irresponsable, cuenta a su hermana, con lo que vuelve a hablarse de hijos, que está embarazada de Auggie, una relación poco más que casual que ha provocado una escena de celos y golpes en un bar con la compañera o ex compañera del polivalente Auggie; en el curso de una conversación familiar ulterior, Nat, (Cecilia Baranda)la madre de Becca que perdió un hijo, Arthur, suicida a los treinta años, trae a colación, deliberada o casualmente, historias de otros padres que sufren por la muerte de otros hijos, como Rose Kennedy y Aristóteles Onassis. Asimilar la pérdida significa olvido y traición; el recuerdo vuelve a la mente y parece mantener vivo un afecto sin raíces. Al fin, luego de grupos de terapia para ambos cónyuges, por lo que nadie se siente culpable, y sesiones de squash para Howie más un encuentro de la familia con Jason, el causante del accidente, todo parece encaminarse al previsible fin. El recuerdo y el dolor, estarán asociados para siempre y se vivirá con ellos, pero  cambian y quedará la  soportable cicatriz.

El tema es clásico y en la pieza se recuerda a Orfeo, que desciende al Hades para rescatar a Eurídice muerta; en la literatura se recordarán los desgarradores poemas de Marceline Desbordes - Valmore “Le mal du pays” y de Swinburne, “The leave – taking”, las “intermitencias del corazón” en los amores del Narrador y Albertine, desde “La prisionera” a “Albertine ha desaparecido” de Proust; en el cine “El turista accidental” de Lawrence Kashdan (1988) con interpretación  de William Hurt.  En manos de  Lindsay – Abaire  el  tema  está tratado con soltura y en diálogos naturales, pero no trae nada nuevo y reitera la tendencia a la divagación y cháchara que afligían a “Buena gente” del mismo Lindsay - Abaire (2108, con Gabriela Iribarren y dirección de Álvaro Ahunchain). Las extensas conversaciones entre Becca e Izzy a propósito del incidente en el bar, sobre la crema al caramelo y más tarde las escenas que siguen a la carta y el cuento de Jason más la charla  de Jason y Becca sobre los universos paralelos, nuevos Campos Elíseos de la Grecia clásica, modelo de su secuela, el “Cielo” del catolicismo. La acción se cuenta, más que se vive, salvo en la primera escena entre Jason y Howie, donde el padre resiste, con verdad y urbanidad, la incómoda visita.

La puesta en escena de Daniel Romano se encomienda a la sobriedad; es difícil divertir con un tema como el de “Laberinto”, lo que suena a profanación, pero sólo con algo más de calor, color y dolor pudo hacerse un espectáculo divertido. El fin del teatro, se reconocerá, no es ni enseñanza ni terapia ni consuelo; ciertamente, lograr entretenimiento y placer con las  repercusiones de la muerte de un niño era muy difícil, pero no imposible. Sabemos, antes de encenderse las luces, que aquello que veremos en el mundo de las tablas no ha sucedido en la realidad; pero sólo los griegos supieron enfrentarse a la muerte y  prevalecer mediante el arte.

La interpretación reunió un conjunto de buenos actores, destacándose la difícil sobriedad de Alicia  Garateguy y la convicción de Cecilia Baranda.

EL LABERINTO, de David Lindsay Abaire, traducción de Alicia e Isabel Garateguy, con Alicia Garateguy, Sebastián Serantes, Cecilia Baranda, Mariela Maggioli y Franco Balestrino Centeno. Escenografía e iluminación de Lucía Tayler y Joao Goncalves, vestuario de Sofía Beceiro, música de Alvaro Fioritto, dirección de Daniel Romano. Estreno del 4 de mayo de 2019, Teatro Alianza, sala 2.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

LA REUNIFICACIÓN DE LAS DOS COREAS DE JOËL  POMMERAT, EN LA SALA VERDI - COMEDIA NACIONAL SIN PRETENSIONES

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay) 

Esta pieza del dramaturgo francés Joël Pommerat (Roanne, Loire,  Francia, 28 de febrero de 1963) que se ofrece casi simultáneamente en Montevideo y Buenos Aires, no intenta la más mínima originalidad; el espectador tiene la sensación, inmediatamente, del déjà vu. Sus dieciocho escenas independientes (en Buenos Aires son veinte, podrían ser treinta) dicen de varias miserias del amor humano, de la ilusión sobre nosotros mismos, del tiempo que deteriora la pasión, del sexo mercenario, de maridos y amantes engañados, del amor en los tiempos del Alzheimer. El autor, que claramente no se hace ilusiones sobre su artefacto, cubre sus modestas trivialidades con el estrepitoso y à la page título de “La  reunificación de las dos Coreas”. Puestos a hacer ruido a propósito de la nada, la actriz argentina Esmeralda Mitre, que interpreta la obra en Buenos Aires, se lleva la palma. Declaró en una  entrevista: “Yo comparo a este autor con Shakespeare, porque para mí es un dramaturgo perfecto, en el sentido de que abarca desde la tragedia hasta los temas más grandes de la humanidad. Incluso en esta obra aparecen la violencia de género y el aborto, por ejemplo”. Ya no es silbando en la oscuridad; pero pese a la brevedad de los esquicios el público se aburrió  con esta reencarnación de Shakespeare y sólo pareció despertar con el eterno tema del marido engañado, el cocu.

El Sr. Pommerat no tiene pretensiones; la  Comedia Nacional tampoco.

LA REUNIFICACIÓN DE LAS DOS COREAS, de Joël Pommerat, por la Comedia Nacional. Con Alejandra Wolff, Andrés Papaleo, Cristina Machado, Daniel Espino Lara, Fabricio Galbiati, Isabel Legarra, Levón, Lucio Hernández, Luis Martínez, Natalia Chiarelli y Sandra Américo. Escenografía y vestuario de Beatriz Martínez, iluminación de Martín Blanchet, música de Fernando Tato Castro y Federico Zavadszky, dirección de Mario Ferreira. Estreno del 16 de junio de  2019, sala Verdi.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

PROGRAMACIÓN PARA EL MES DE AGOSTO DEL CCI MARÍA CASTAÑA

Tucumán 260 Centro – Córdoba (Argentina)

“DOBLE FUNCIÓN DE CIENCIA FICCIÓN” Jueves 8, 15, 22 y 29 de agosto, 21:30hs. Valor de entrada $200 Autogestión a cargo de alumnos de V año del taller de teatro para adolescentes María Castaña.

Inspirada en “El show de horror de Rocky”

Un viaje, una historia de amor, un grupo de científicos delirantes y sus secuaces dentro de un musical. No pidas explicaciones, no podrás escapar. Es así, no es normal, es un mundo irreal, son los juegos de la galaxia Transexual.

Ficha técnica: Facundo Palacios, Ana Arroyo, Joaquín Castagna, Ines Ramella, Leandro Acuña, Milagros Gauna, Jazmín Ahumada, Florencia del Barco, Manuela di Marco Tutor, Ailin Moro, Milagros Lopez, Brisa Torres, Francisca Barboni, Victoria Arce, Camila Torres, Mara Canelo, Julieta Ducal, Camila Peralta, Agostina Signorelli.

 

“LA LIGA INSTANTÁNEA” Viernes 9, 16, 23 y 30 de agosto, 21hs. Entrada general $250. Anticipadas por 4 funciones $800.

Campeonato de improvisación dirigido por la Agrupación Teatral María Castaña.

La dinámica de las improvisaciones será variada apelando a la creatividad, la impronta y el humor de los actores/improvisadores.

El campeonato se desarrollará por llaves durante los viernes de agosto saliendo de cada ronda un equipo ganador hasta llegar a la consagración del campeón de la edición.

Las funciones de la Liga Instantánea prometen ser originales por la dinámica que estructura el evento. El mismo cuenta con la gran vitalidad de sus actores estables y también de quienes conformaran  los equipos que competirán, noche a noche, por el tan ansiado resultado que los convierta en campeones de la improvisación.

En escena: Rocío Aguirre, Lucía Argañaráz, Joaquín Castagna, Nicolás Costantino, Mailén Escuredo, Mateo Ibáñez, Inés Ramella, Ezequiel Rivero. - Dirección general: Mailén Escuredo

 

“TRES MUJERES. PECULIARIDADES SOBRE EL EXTRAVÍO DE LO FEMENINO.”

Sábados 10, 17, 24 y 31 de agosto, 21:30hs. Entrada general $300. Jubilados y Estudiantes $250 (presentando libreta o carnet).

En este unipersonal sobre el libro del poeta Alejandro Schmidt, LaPortera, LaSanta y LaJusta habitan el cuerpo de Lula Lopes; transitando desde sus excentricidades algunos de los modos del Ser Mujer. Entre el absurdo y la poesía, estas singularidades develan aquellos mandatos que construyen nuestras prisiones invisibles.”

 

“EL VEREDICTO” Viernes 2 y miércoles 28 de agosto, 21:30hs. Entrada general $250 – Anticipadas $200 (hasta las 18hs del día de función)

Una obra autobiográfica que relata vivencialmente y con humor el recorrido de una persona con obesidad y la lucha constante entre el deseo de curarse y el impulso a seguir por el camino de la enfermedad.

 El elenco está conformado por pacientes en tratamiento de cambio de hábitos alimenticios, personal de salud, actores y amigos.

Macarena es una mujer que ha sido sometida a juicio, pero no es un juicio común, es inédito en todo el país y el mundo. Los demandantes son sus propios órganos que cansados por sus malos tratos han decidido hacer escuchar sus voces. Los noticieros mundiales y sus corresponsales están a la expectativa tratando de obtener aunque sea una palabra de la querella. El honorable Juez de apellido Grillo tiene la responsabilidad de llevar a cabo la sentencia. ¿Hacia dónde se inclinará la balanza de la justicia? El veredicto… una cuestión de conciencia.

Dramaturgia: Paty y Rosa Martínez - Dirección general: Paty Martínez.  - Reparto: Sabri Acosta, Mauri Bruckwardt Rubio, Rozario Revuelta, Evans Oviedo, Rosa Martínez, Paty Martínez, Gladys López, Ariel Vera, Caro Genari Spinosa.

 

“AGAMENÓN, VOLVÍ DEL SUPERMERCADO Y LE DI UNA PALIZA A MI HIJO”

Domingos de agosto, 21hs. Valor de entrada general $250. Estudiantes y jubilados $200 (presentando libreta o carnet).

Un padre desata su furia al regresar del supermercado, decepcionado por el vacío existencial que le produce el consumo capitalista. La tragedia, irrumpe. El hombre como máquina. Una humanidad sin humanidad. Como una puta, puta máquina; que devora a sus propios hijos.

Autor: Rodrigo García - Elenco: Lucas Goria: Actor - Pola Halaban: Actriz - Sergio Osses: Dirección General

Volver al SUMARIO

BLACK COMEDY – EL  APAGÓN, DE PETER SHAFFER, EN EL TEATRO DEL NOTARIADO - BAJO  VOLTAJE

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay) 

Cuando los espectadores ven la escena iluminada, los personajes están a oscuras, se mueven a tientas; cuando la escena está a oscuras y los espectadores nada ven, los personajes deambulan e interactúan en el escenario con dignidad y soltura. Es como mirar aquellos antiguos “negativos” fotográficos, donde lo blanco era negro y viceversa; y algo de antigüedad nos trae hoy esta pieza de 1965, con su pintor joven, moderno y desesperantemente convencional, con la relación, harto respetuosa, de la hija de Melkett hacia el coronel, la mujer mayor, algo cansada, que pudo ser una sufragette.

Hubo una falla eléctrica que afectó tres apartamentos contiguos: el del joven escultor Brindsley Miller (Gustavo Casco), el de la abstemia soltera Miss Furnival (Isabel Schipani) y el del solterón Harold Gorringe (Alejandro Martínez). En ausencia de Harold, Brindsley, con la ayuda de su novia Carol Melkett (Cecilia Yáñez) adecentó su raído apartamento a costa de los lujosos muebles de Harold, que retiraron; furtum usus que permitirá al promisorio artista aparentar ante su futuro suegro (el Coronel Melkett, por Sergio Pereira) y ante el millonario alemán, aficionado al arte, Georg Bamberger (Jorge Del Valle), posible comprador de sus esculturas.

 El experimento lumínico, las luces al revés, sorprende primero, refresca la mente después y al fin cansa. No tiene mejor justificación que la voluntad del autor, que interviene en la acción, en gran escala, para proveerse de gags fundados en equivocaciones, tropezones y torpezas: la historia, bastante simple y con personajes que son puros estereotipos, no figurará entre las mejores invenciones de  Shaffer. Además, para provocar nuevos cortocircuitos entre disímiles personajes, Brindsley corre en ayuda de Shaffer e invita, sin  razón ni  sentido, a una misma reunión al multimillonario  coleccionista y a su futuro suegro; pero el autor no se para en barras y decreta que Harold regrese repentinamente de sus vacaciones y que Bea (Tefi Croce), acelerada ex amante de Brindsley, vuelva de Finlandia para reconquistarlo; y nos trae aún al electricista filósofo, el alemán Franz Shuppanzig (Jorge del Valle) que será confundido con el millonario Georg Bamberger.

La  puesta en escena no logra alcanzar el clima de eléctrica vitalidad que soñó el autor. La obra exige un tono vivaz y enérgico que requeriría actores excepcionales en movimiento constante, plásticamente perfectos y con algo de bailarines de ballet; y el director Roberto Andrade desarrolla la obra en un tercio del amperaje que “Black Comedy” debió tener. Más gravemente aún, la sincronización de las réplicas nunca fue bien medida, perdiéndose varios efectos cómicos. “Black Comedy” exige una precisión de máquina y no hubo el ritmo que  debió resaltar los diálogos; tampoco  hubo una actuación unificada y creíble. Los ingleses no gritan, al menos en estas comedias. Así Sergio Pereira hace, y bien, un personaje de  su cuerda, pero el  suyo no  es el estilo, más británico, de Alejandro Martínez en Harold, ni el de Isabel Schipani, que es quien más acierta con el tono de la pieza. Se tiene la sensación de presenciar un ensayo algo laxo de una obra a la que le falta mucho para pararse en la escena.

Respecto de la traducción, o “versión” como  se dice ahora, “Black Comedy” registra un nuevo anacronismo, el lenguaje sucio, agregado a textos que no lo tienen. Al principio el crítico siente lástima, ¿será que el adaptador tiene dificultad de expresión y necesita gritar? Pero no  es así. No es inculto; es alevoso. Palabrotas, tacos, interjecciones obtienen las risas miserables que causa la sorpresa. Son gags. La torta  de crema en la solapa, la patada en el trasero de un quídam de etiqueta. No discutiremos la eficacia de esa risa, extraída con la arcaica prepotencia que ahora se dice “bullyng”. Puede  existir; pero en ese punto y hora el teatro deja de estar en la escena. Nos han llevado al circo con los payasos que reparten caramelos a los niños; al “negocio de toldo y candil”.

BLACK COMEDY – EL APAGÓN, de Peter Shaffer, traducción de Roberto Andrade y versión de Omar Varela, con Gustavo Casco, Cecilia Yáñez, Isabel Schipani, Sergio Pereira, Alejandro Martínez, Tefi Crocce y Jorge Del Valle. Vestuario de Nelson Mancebo, escenografía de Gerardo Bugarín, dirección general de Roberto Andrade. Estreno del 10 de mayo de 2019, Teatro del Notariado.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

LAURA MÍA EN EL TEATRO VICTORIA ESPINOSA (PUERTO RICO)

Historia de un poema y una contradicción. Continúa el 41 Festival de Teatro del Ateneo con el estreno de la obra LAURA MÍA, un biodrama sobre la vida amorosa y las contradicciones políticas de José de Diego.

LAURA MÍA: Historia de un poema y una contradicción subirá a escena desde el jueves, 8 de agosto de 2019, y está escrita y dirigida por su dramaturgo y director Roberto Ramos-Perea, en una Producción de la Compañía Nacional de Teatro del Ateneo.

La vida del patricio puertorriqueño, Don José de Diego y Martínez (1866-1918) conocido popularmente como “el caballero de la raza”, estuvo inmersa en situaciones públicas muy comprometedoras, muchas de ellas de carácter íntimo con sus dos esposas y su amor de juventud, al mismo tiempo en que sus posturas a favor de la independencia de Puerto Rico se manifestaban en abierta contradicción con sus intereses de capital y clase. LAURA MÍA comienza con el patricio en plena juventud, cuando entra en amores tormentosos con la jovencita aguadillana Carmita Echavarría, fuente de inspiración de uno de los más emblemáticos poemas de la literatura puertorriqueña, su Elegía a Laura (1887), cuyos versos han quedado grabados en la memoria colectiva al decir de “Laura mía: ya sé que no lo eres…”

Su segundo matrimonio tormentoso con Petra Lucila de Torre fue chisme popular en los años 90 del Siglo XIX, cuando De Diego, quien vivía una vida díscola de bohemio y borracho, se enfrenta a la infidelidad de su esposa, y la consecuente crisis afectiva y religiosa que lo lleva a su tercer matrimonio con la dama aristocrática mayagüezana Doña Georgina Blanes, donde pudo encontrar un poco de paz, pero fue arrastrado por sus intereses de gloria y seducido por la añoranza de una fugada juventud.

Esta vida amorosa llena de angustias y tensiones, caminó a la par con sus vaivenes políticos, en los que su apasionada anarquía y republicanismo cedió a los acomodaticios intereses de la autonomía administrativa propulsada por Luis Muñoz Rivera y Herminio Díaz Navarro. Sus acciones contradictorias lo llevaron a ser defensor de los intereses de las empresas azucareras estadounidenses, particularmente de la Guánica Central, desde la cual expropió tierras puertorriqueñas para entregarlas a los millonarios de Estados Unidos.

Sus polémicas posiciones sobre los negros, la mujer y el sufragio, la pena de muerte, su anti sindicalismo violento y su pavoneado hispanismo católico, convirtieron sus discursos en el blanco de independentistas rectos y agresivos como Luis Lloréns Torres, Manuel Zeno Gandía y Nemesio Canales. Recientes reveladoras investigaciones históricas sobre los llamados “cooptados” –abogados puertorriqueños al servicio de los intereses de EU en Puerto Rico-, a cargo de la destacada historiadora Nieve Vázquez Lazo, sirvieron al autor de fuente primaria para la redacción de esta parte de la obra.

La obra de teatro de Ramos-Perea, Laura Mía, expone y explora todos estos temas a través de una personalidad compleja, egocéntrica y engreída como fue la personalidad de Don José de Diego, Presidente de la Cámara de Delegados, subsecretario de la Gobernación durante la autonomía, Presidente que fue del Ateneo Puertorriqueño y uno de los poetas más renombrados de la literatura nacional.

La Compañía Nacional de Teatro del Ateneo, bajo la dirección del autor, sube a escena este biodrama en tres actos con la protagonización de Nelson Alvarado como José de Diego. Alvarado es recordado por su excelente trabajo actoral en la obra “Por Maricón”, que estrenó la Compañía Nacional de Teatro en el año 2016. Junto a Alvarado laboran los primeros actores de la Compañía Nacional del Ateneo Melissa Reyes como Petra de la Torre, Edgar Quiles Ferrer como el Gobernador Macías, Jesús Aguad como el empresario cañero alemán Henry Fritze, entre otros actores de la Nacional como Jaisy González, Sonia Rodríguez y Gina Figueroa Hamilton.

En otros roles laboran más de 20 actores del Conservatorio de Arte Dramático del Ateneo como Javier Rivera Pastrana como Luis Muñoz Rivera, José Chema como Herminio Díaz Navarro, Israel Solla como el colono, Astrid Ayala como la criada negra Vicenta, Yashay Pérez como Carmita Echavarría, Caroline Vanessa Alicea como Georgina Blanes, y los actores Christian Ruiz, Rubén Rodríguez, María Ysabel, Carlos Mercado, Nitziel Díaz, Elisa Falcón, Janisse Hernández, Daniel del Valle, entre otros.

 Se hace constar que la entrada a las obras del Festival de Teatro del Ateneo es completamente libre, aunque se aceptan donativos a la salida. Las funciones se llevan a cabo jueves, viernes y sábado a las 8:30 pm y los domingos a las 4:30 pm. Para mayor información puede llamar en horas laborables al 787-721-3877. El cupo de la sala es limitado a 200 butacas por función y no se hacen reservaciones.

Desde el jueves, 8 de agosto de 2019. - Funciones, 8, 9, 10 y 11, 15, 16, 17 y 18 de agosto.

Funciones: jueves, viernes y sábados a las 8:30 pm. y domingos 4:30 pm - Información: 787-721-3877.

Volver al SUMARIO

MEDUSA DE XIMENA CARRERA, EN EL TEATRO “LA  ESCENA” - MUJERES AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay) 

 

Comienza la obra: la autora, Ximena Carrera (Santiago de Chile, 29 de setiembre de 1971) cree que demorar es suspenso e intriga: no sabemos dónde estamos ni qué pasa. Hay tres mujeres agitadas; pero el diálogo, que debió guiarnos, es  gris, no  sabe delinear caracteres, zumba como una mosca atontada. A la media hora y en una frase, se nos revela la trama: las tres mujeres han traicionado a sus compañeros, rebeldes o revolucionarios. Ellas fueron presas y torturadas; ya son activas agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional en Chile bajo Pinochet. La dictadura las ha premiado con un apartamento para vivir en semireclusión: pueden salir un viernes por mes; en el azar de esa salida pueden, como Mariana (Elaine Lacey) delatar a alguien que aman con sólo una mirada  indiscreta; mirada tan mortal como la de Medusa o Gorgona de la mitología; a veces la policía las lleva a “reconocimientos”. Entre tanto y entre casa, cuéntanse vidas y penas. Carmen (Virginia Farías) piensa en su hijo, en manos de su hermana; Nina (Andrea Rodríguez Mendoza) sueña con un amor que  no llega.

Las noticias periodísticas de esta obra, estrenada en Santiago de Chile en el año 2010, afirman que la trama se basa en hechos reales; se mencionan los nombres, los  apellidos y el lugar de reclusión, que duró ocho meses; tenemos nuestras dudas sobre la  veracidad de buena  parte de lo que se nos  presenta en escena. Que los militares, chilenos, como los argentinos y los uruguayos, obligaron a militantes a delatar a sus compañeros mediante torturas, lo  sabemos; que, luego de extraerles toda la información que pudieron los alojen y mantengan en un departamento amueblado es difícil de creer, por lo inútil para los represores, salvo que la  reclusión de las tres réprobas, como en “A puerta cerrada” de Sartre, constituya una forma particularmente perversa del castigo, ese infierno que son los otros. Las ex revolucionarias, naturalmente, no se reúnen con sus compañeros, por lo que poco o nada pueden delatar; queda el “reconocimiento” y la mirada fatídica.

La autora se ha impresionado con la  rareza de la  anécdota; ninguna anécdota es arte por sí misma. Los hechos pueden ser sangrientos y conmovedores; eso no alcanza para hacerlos hablar. Nos parece, además, que la autora cree que sus personajes sufren, todo un subrogado, terrenal e infantil, de las “penas eternas”. La realidad es que malvados y traidores suelen ser felices. Disfrutan de su libertad; gozan de discriminatorias jubilaciones, vuelven a sus patrias, escriben libros, sus víctimas los protegen, sus crímenes se olvidan. El remordimiento, como  dijo Vaz Ferreira, es algo que sólo sienten las personas  honradas.

Pero aceptemos el esquema argumental de Carrera, realidad, imaginación o una mezcla  de ambas cosas. Aceptamos la tortuosa historia; pero terminada la pieza nos  queda sólo una anécdota curiosa y tres mujeres al borde de un ataque de nervios. Charlan, proyectan nuevas delaciones sobre hechos que han podido guardar en lo más recóndito de la memoria, comentan, se agreden; son seres grises; les queda  grande tanto la revolución como la traición. Nada les pasa, fuera del planteo argumental y un final en que Mariana decreta el cese de la reclusión.

“Medusa” tiene pretensiones de teatro político, pero el teatro político  tiene un  precio, debe ser claro y contundente; tiene que llegar a destiempo, golpear con peligro;  Eurípides abofeteando a los atenienses con “Las  troyanas”, Pavlovsky estrenando “El señor Galíndez”  en Buenos Aires en 1973, Guillermo Calderón impugnando el socialismo de Bachelet en “Villa + discurso”; pero en el año 2010, durante gobiernos democráticos, el tema de la dictadura militar es barato, no tiene fuerza. No duele ni hace doler.

La  puesta en escena de Cecilia Caballero Jeske y la actuación de las tres actrices es convencida y enérgica, si no convincente. Notamos vacilaciones y tropiezos en las escenas  de  acción, como si no  se  hubieran  ensayado suficientemente.

 

MEDUSA, de Ximena Carrera, con Andrea  Rodríguez Mendoza, Elaine Lacey y Virginia Farias. Vestuario de Cecilia Martínez Carlevaro, iluminación de Alfonsina Fernández y Tatiana Keidanski, escenografía de Florencia Guzzo, música y ambientación sonora de Marco Valenti, dirección de Cecilia Caballero Jeske, estreno del 11 de abril de 2019, teatro La Escena.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

ABSURDA GENTE ABSURDA, DE ALAN AYCKBOURN, POR LA COMEDIA NACIONAL, EN EL TEATRO SOLÍS - LAS COCINAS PARLANCHINAS

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay) 

 

 “Absurda gente absurda” se llama en el original inglés “Absurd person singular”, título asignado a una pieza que Ayckbourn nunca llegó a escribir; puesto a redactar esta comedia, recordó aquel título vacante, cedió a su propensión al capricho y cubrió esta comedia con aquel rótulo.

La génesis de esta obra no es menos casual: el autor declara en el  prólogo que lo fascinó el potencial cómico de una  acción que  sucede fuera de la vista del espectador. “El personaje fuera de la escena,” agrega, “sugerido pero nunca visto, puede ser tan significante y revelador como sus contrapartes en escena”. Oh Mr. Ayckbourn, Vd. parece haber recibido la visita de Mr. Godot (de “Esperando a Godot”, de Samuel Beckett, 1953), que todos esperan y nunca aparece. El autor nos informa que comenzó esta pieza (acto primero) con Jane (aquí Stefanie Neukirch) y Sidney Hopcroft (Leandro Ibero Núñez) en su living room, pero los encontró “pesados” y “muy aburridores”. Resolvió trasladarlos a la cocina; sucede que también allí son pesados y aburridores. Jane, pasea su obsesión de la limpieza, que la hace ignorar elementales normas de urbanidad, casi por toda la obra; más tarde Ayckbourn logrará irritarnos con la morosa descripción de cómo Sidney reparará una cañería; los repetidos efectos cómicos que el autor extrae son los fáciles equívocos de confundir un perfumador de ambientes con un insecticida y una tentativa de suicidio con la  limpieza de un horno. Ayckbourn escribió en el prólogo de su obra “The Norman conquests” (“Las conquistas de Norman”, Grove Press, pag. 10) que “le gusta demasiado el teatro para tomarlo demasiado seriamente”. Se nota.

Las dificultades técnicas que enfrenta Ayckbourn al potenciar lo que sucede fuera de la escena tienen las virtudes del pie forzado. Todo puede  servir de acicate y estímulo: la “camisa  con puntas de acero” que sintió Rubén Darío y el sonsonete de la rima que es, a veces, la partera de una buena metáfora. En “Absurda gente absurda” puede admirarse, de a ratos, la habilidad del autor, semejante a los juglares capaces de sostener veinticuatro platos en el aire; pero esa destreza pertenece al circo y los gags y las narices rojas no están lejos. En el segundo acto las tentativas de suicidio, siempre frustradas, de Eva (Roxana Blanco) abandonada por su esposo Geoffrey (Fernando Dianesi) prometen una graciosa comedia de equivocaciones, pero el autor reitera y a mediados del tercer acto, con los insípidos personajes de Ronald (Juan Antonio Saravi) y Marion (Andrea Davidovics), mirábamos el  reloj, nos  rebullíamos en la butaca, esperábamos que llegara pronto el fin.

En cuanto a la puesta en escena, la traducción sobreestimó la eficacia de arbitrarios agregados. La actitud provocativa y sexy de Marion no concuerda con el personaje y sobreescribe, sin beneficio, al sobrio autor;  algún chiste de voyeur no viene del plácido balneario de Scarborough sino de las mostrencas revistas de El Maipo o El Nacional. El vocabulario pagó tributo a la coprolalia del teatro argentino, que hemos oído hasta en los “animadores” y locutores de noticiarios; oímos, una vez más, la falsamente circunspecta, si que autoritaria, muletilla de “te lo pido por favor”. Finalmente, Ayckbourn debió soportar una escenografía tan pesada como los Hopcroft: ninguna cocina puede abarcar sin  detrimento todo el largo de la escena de la sala principal del teatro Solís y los detalles de decoración, que en el proyecto del autor revelan la personalidad de las tres familias, no se  perciben.

La interpretación es correcta y uniforme, pero no vimos el brillo y la temperatura que logran los actores cuando de  veras creen en lo que hacen.

ABSURDA GENTE ABSURDA, de Alan Ayckbourn, por la Comedia Nacional. Con Stefanie Neukirch, Leandro Ibero Núñez, Juan Antonio Saraví, Andrea Davidovics, Roxana Blanco y Fernando Dianesi. Escenografia  de Laura  Leifert  y Sebastián Marrero, vestuario de Nelson Mancebo, música de Alfredo Leirós, dirección de Jorge Denevi. Estreno  1° de junio de 2019, teatro Solís.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

CASA DE MUÑECAS, DE HENRIK  IBSEN, EN EL TEATRO EL GALPÓN - NORA ERA TODO UN HOMBRE

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

 

“Casa de muñecas” (1879), la más conocida de las piezas de Ibsen, está lejos de ser la mejor. Su reivindicación de la mujer, el grito de libertad de Nora la ha mantenido en un Sancta Sanctorum al que no se entra sin arriesgar ipso facto, una falta de leso feminismo. Pese al bullying cultural que protege textos intocables por su solo tema, expondremos, a través del argumento, las falencias de la pieza. Argumento que muy pocos espectadores recuerdan por completo, una vez finalizada la obra con la gran escena de Nora atravesando el  vestíbulo valija en mano.

El marido de Nora es el abogado Torvald Helmer, un árido pedante que no se cansa de corregir a su esposa por golosa, derrochona y mala bailarina de tarantela, danza de la que se considera un experto. Torvald dejó su empleo en un ministerio para ejercer la abogacía libremente, en lo que fracasó. Tal vez por exceso de trabajo irrelevante está extenuado: llamémosle, con léxico de 1950 “surmenage”, con vocabulario del siglo XX “depresión” o con palabras de hoy, burnt out. Corre peligro de muerte; la única cura posible, según sus médicos, es una estadía de un año en Italia. Para que Torvald ignore la gravedad de su estado, Nora presenta el viaje como un  capricho femenino; para solventar los gastos del viaje obtiene dinero mediante el descuento de una letra de cambio donde ha falsificado la firma de su padre, al parecer pudiente, dinero que restituirá en cuotas cuyo cobro está a cargo del abogado Krogstad. Como la fecha de la letra es posterior al fallecimiento del padre, la falsificación es notoria; Krogstad lo advierte y extorsiona a Nora exigiéndole que, además de pagarle las cuotas pendientes, obtenga de Helmer que se lo nombre empleado del banco.

Torvald no se ha preguntado una sola vez, ni durante el lapso que pasó en Italia ni después, de dónde salió el dinero que costeó su año sabático; a su  turno el lector, o el espectador, se pregunta de dónde sale el dinero con que se pagan las cuotas de la letra; pero en este punto nada es más sencillo. Nora ahorra restringiendo al máximo la partida de sus gastos personales que le provee Torvald y trabajando en labores de bordado, ganchillo y copias a mano.

Pero nuestro asombro ante el inverosímil argumento no se detiene aquí. A su regreso de Italia, un banco noruego de manicomio nombra a Torvald, no ya abogado sino director; y es tal su poder que bastará un par de palabras de su  esposa para que Helmer haga ingresar al banco a Cristina Linde, amiga de Nora, que acaba de regresar a la  ciudad donde moran los Helmer, viuda, sin dinero y sin fe. Pero hay más, e Ibsen remata la serie de disparates del argumento con un estridente deus ex machinae. Cristina ha sido el amor de juventud de Krogstad; contra una sola y sospechosa promesa de  amor, ella obtiene que el chantajista, ebrio de felicidad y arrepentido, devuelva a Nora la letra fatal. Cuando parece inminente la revelación de la verdad, Torvald reprocha ácidamente a Nora  su “crimen”. Ella esperaba, ilusa, que su amante marido se sacrificaría por ella y  se declararía autor de la  falsificación. El resto, con la metáfora del baile de máscaras que nos dirá de mentiras y dobleces, el cruce de la carta que no debe leerse más el pagaré que se restituye por nada, lo recordará el lector. Todo autor goza, según Coleridge, de diez minutos de suspensión de la incredulidad, pero Ibsen ha pasado por mucho ese plazo y la atención y la  confianza del espectador  se resienten.

Si el argumento es inaceptable, la creación de los personajes tiene verdad y fuerza. Nora (Estefanía Acosta), que llega a decir  “…daba gusto trabajar para  ganar dinero. Casi se me figuraba ser un hombre (acto I) es el único personaje que actúa coherentemente, de principio a fin: es, en los hechos, el jefe del hogar. Si, según la ley, ha delinquido (lo que es dudoso, porque el delito de falsificación exige el daño para configurarse y Nora paga  puntualmente la letra falsa) lo ha hecho por amor a su marido. Su casi inmediata reencarnación, en la Elena Alving de “Espectros” (1880), tan resuelta como Nora y que también abandona a su marido pero se arrepiente y vuelve al hogar, es una triunfadora en el manejo del dinero y los negocios; pero su vida es un fracaso porque es una extraña para su único hijo, Oswald. Elena es un paso más  en el gradus ad parnassus del deterioro moral de la heroína ibseniana, que terminará en “Hedda Gabler” (1890), una mujer díscola que se sueña magnífica y es un fracaso que termina en suicidio.

Todos estos deméritos de la obra original  se han visto  agravados por la puesta en escena del director argentino Marcelo Díaz (Buenos Aires 9 de  marzo de 1955) que claramente interpreta la obra con la visión, que desvaloriza a Nora, de Torvald Helmer: la idea de la mujer – niña. A su vez el melindroso Torvald (Pablo Robles) es aquí un recio machote que suele parecer Stanley Kowalski maltratando a Blanche Du Bois. La escenografía, poco funcional y desagradable a la vista, es suficiente para  arruinar por sí sola una obra. La acción transcurre en una enorme cocina, a cuya mesada los personajes trepan para bailar, conversar, besarse y estrujarse; cada tanto Krogstad (Marcos Zarzaj) aparece retorcido en una alacena. Detrás de la cocina hay unos espacios, siempre en penumbra, a unos tres metros de altura, desde donde algunos personajes hablan con los agitados habitantes de la mesada. Hay una guitarrista (Nadina Mauri) que de comienzo  a fin parece pulsar la misma nota, “música” cuya  relación con la obra no pudimos adivinar.  El colmo de la puesta en escena es el disfraz de Nora como Marilyn Monroe, con los velos de “La picazón del séptimo año” (1955) y la escena en que el aire forzado que salía de una rejilla de ventilación del subterráneo soliviantaba la falda, rejilla reemplazada aquí por Torvald con un ventilador portátil.

El espectador se desconcierta, porque cada tanto el denso texto de Ibsen emerge y choca con los personajes lineales que una tradición errónea asigna a la  pieza. Por momentos Nora se hace valer, como cuando se enfrenta al doctor Rank, que ha tenido la falta de tacto de anunciar su muerte a sus amigos los Helmer y aún de declarar a Nora su amor; pero pronto  reaparece la minusválida moral. Otro punto en contra  de la puesta en  escena es la grosería de los besos y tocamientos, muy mal resueltos, poco verosímiles, a veces contrarios al texto y siempre molestos. Besos musculares que parecen más acoso sexual que demostraciones de  afecto.

Actualizar una obra puede ser, como es forzoso en Shakespeare, por ejemplo, eliminar las alusiones a sucesos del siglo XVI que hoy no se recuerdan; en el caso de “Casa de muñecas” hubo una adecuada  secuela crítica, la revulsiva obra de Elfriede Jellinek (Austria, 1946) “Lo que pasó cuando Nora dejó a su marido” (1977)  que intenta refutar o completar a Ibsen, pieza de la que hubo una brillante puesta en  escena en Buenos Aires,  por Rubén Szuchmacher, en el año 2003, con Ingrid Pelicori y Horacio Peña, en la sala Casacuberta del teatro San Martín.

En la interpretación Estefanía Acosta es, cuando la adaptación la autoriza, una Nora convincente. Pablo Robles es un buen  actor, pero parece incómodo en todas  las  escenas, posiblemente porque no se puede  entender el personaje que ha querido el director Marcelo Díaz. Marcos Zarzaj y Massimo Tenuta, en los papeles de Krogstad y el doctor Rank, con una técnica en dicción y gestos impecable, trajeron un soplo del auténtico, difícil y  profundo Ibsen.

Díaz, como es frecuente en las adaptaciones contemporáneas  de “Casa de muñecas”, ha sacrificado los niños, que en la obra de Ibsen aparecen en  escena. Todo un símbolo: los niños son los grandes sacrificados del mundo de hoy.

 

CASA DE MUÑECAS de Henrik Ibsen, por El Galpón. Con Estefanía Acosta, Pablo Robles, Camila Cayota, Marcos Zarzaj y Massimo Tenuta. Escenografía de Santiago Espasandín, vestuario de Valentina Gatti y Magalí Millán, iluminación de Sofía Episcopo, música e interpretación de  Nadina Mauri, dirección de Marcelo Díaz. Estreno del 5 de enero de 2019, teatro El Galpón, sala Atahualpa.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

BAKUNIN SAUNA UNA OBRA  ANARQUISTA,  DE SANTIAGO SANGUINETTI,  EN EL  TEATRO EL  GALPÓN - AYAX Y DON QUIJOTE EN EL GALPÓN

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

 

No le bastaron al Santiago Sanguinetti las tres  piezas  que agrupó  bajo el titulo “Trilogía de la revolución”; “Bakunin sauna, una obra anarquista” las extiende a una tetralogía, destinada a burlarse de todos aquellos que han creído que la economía y las instituciones son obras humanas susceptibles de mejora y aún destinadas a nacer y morir. El único personaje por el que Sanguinetti mostró alguna simpatía es el musculoso “skinhead” de “Nüremberg”, que interpretó él mismo; pero hay que advertir que prácticamente toda la obra del autor, hasta hoy, es una serie de  provocaciones  destinadas a llamar  la atención, pero  que siempre cayeron en el  vacío. Como Ayax en la Ilíada y Don Quijote con los molinos de viento, Sanguinetti  cree hacer  teatro político y polémico, pero sus hazañas no causan mayor conmoción que los análogos refritos de Roberto Fontanarrosa.

En el desmesurado sauna de un hotel de Las Vegas se planea un  atentado anarquista contra Ema  (Claudia Trecu De Lucía) una  ejecutiva de la I.B..M que se apresta para una conferencia. Dos ancianas anarquistas tatuadas, Margarita (Nelly Antúnez) experta en “computación cognitiva” y Rosa (Myriam Gleijer), más Bernardo (Héctor Guido) que llega con una motocicleta y un robot llamado Mijail Bakunin (Pierino Zorzini), programado con las obras completas del autor del mismo nombre, atacarán y marcarán a cuchillo, en pro de la revolución social, a la perra capitalista. Sigue una larga sesión de charla, cháchara, chapurreos, chamuyos, chistes y chocheces que incluye asimilar los anarquistas a Charles Manson.

El espectador percibe algunas “ideas” del autor. Sanguinetti nos dice, en metáforas, que es inútil valorar el aporte del anarquismo a la epopeya del hombre, porque su corpus intelectual y sus hechos históricos  están  pasados de moda, lo que se demuestra con la ancianidad de las protagonistas, patéticamente tatuadas para ingresar al siglo XXI. La  motocicleta que no va a ninguna parte es una alusión al fracaso del Che Guevara y al “Diario de la motocicleta”; finalmente, al autor le parece concluyente demostración del carácter criminal  del  anarquismo compararlo con Charles Manson.

Como en  la obra del mismo Sanguinetti “Breve apología del caos por exceso de testosterona en las calles de Manhattan”, hay un personaje que  proclama “Digo todo lo que se me viene a la cabeza”, frase que resume la estética del autor y aún su metafísica, el  terror del hombre ante el caos,  cuya omnipotencia nos obliga a suspender el pensamiento. El autor dijo en una entrevista “Basta con que soñemos un posible cambio”. Sólo soñar y soñar; no me molesten con lucha y superación, no me quiten el sol. Con toda coherencia, el autor detesta todo lo que alude, no ya a cambios sociales, sino a cualquier forma de pensamiento libre, que, correctamente, percibe como peligroso para el orden reinante. De sus  pullas no se salvan Nietzsche, en el título de “Sobre la teoría del eterno retorno aplicada a la revolución en el Caribe”  ni Kant, que en “Bakunin sauna una obra anarquista” aparece aludido en el tatuaje de un “imperativo categórico” que Rosa tiene en una de sus nalgas. Como en las obras anteriores de Sanguinetti, el texto muestra una coprolalia permanente, destacándose el vibrante apóstrofe, que aparece en varias obras del  autor: “¡la concha de  tu madre!”.

Si tomáramos en serio a “Bakunin sauna, una obra anarquista” señalaríamos la ironía de que una obra tan tenue como el ala quebradiza de una mariposa, pero reaccionaria al fin, fuera estrenada en “El Galpón”. Pero no, no  es posible tomarla, tomarlos en serio.

BAKUNIN SAUNA, UNA OBRA ANARQUISTA, de Santiago Sanguinetti, por El Galpón, con Myriam Gleijer, Nelly Antúnez, Héctor Guido, Pierino Zorzini y Claudia Trecu De Lucía. Iluminación y escenografía de Laura Leifert y Sebastián Marrero, vestuario de Johanna Bresque, sonido de  Fernando “Tato” Castro, música de Federico Zavadsky y Fernando “Tato” Castro, dirección de Santiago Sanguinetti. Estreno del 11 de mayo de 2019  en teatro El Galpón, sala César Campodónico.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

SOLSTICIO DE INVIERNO, DE ROLAND SCHIMMELPFENNIG, EN EL TEATRO DEL ANGLO - RÉQUIEM POR LA FAMILIA PROGRESISTA

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

 

Roland Schimmelpfennig (Gottingen, Alemania, 19 de setiembre de 1967) pero residente en Cuba, es conocido de nuestro público por “Antes / Después” (teatro de La Gaviota, 2007, dirección de Gabriel Calderón) y por “Sueño de una noche árabe” (Teatro Circular, 2009, dirección de Sergio Pereira). Vimos, ese mismo año 2009 en el festival de teatro de Cádiz “La mujer de antes”, por Teatro “Línea de Sombra” (México) con dirección de Jorge Arturo Vargas; más tarde, en el festival de teatro de Porto Alegre de 2015, vimos "As quatro direções do céu”, puesta en escena de Camilo de Lélis. Paradójico y afecto a la sorpresa, el autor titula “Solsticio de invierno” a una  acción que  no sucede en el solsticio de invierno, el 21 o el 22 de diciembre, sino el 24, en la Nochebuena;  plantea enigmas que se resuelven de inmediato y situaciones simples; lo hace en una forma que calificaríamos de entre refinada y rebuscada.

El autor nos presenta la ya clásica “familia disfuncional”, pero en una forma no tan clásica: la familia es “progresista”, es una gente que nunca en su vida votó a un partido conservador: Alberto (Gustavo Antúnez) que ha escrito unos veinte libros, entre ellos “El pasado en el presente” y “Navidad en Auschwitz”; timorato e ineficaz, se lleva mal con su esposa Bettina (Valeria Ferreira) autora de filmes para  un público minoritario; Corina (Ileana  López) es viuda, está de visita en casa de su hija Bettina adonde lleva un extraño (el doctor Rudolph Mayer, por Pepe Vázquez) que conoció en el ferrocarril; más tarde aparece Konrad (Emilio Pigot) un pintor amigo de Alberto y futuro amante de Bettina, autor de un cuadro expresionista que cuelga en una pared y será destruido. Recorre la escena como narrador, comentarista o pregonero un “director” (Till Silva) que sabe y explica todo y a quien nadie ve.

No menos convencional, pero también ingeniosamente modificada, es la situación dramática. Rudolph es un médico  alemán que viene de Paraguay, seguro de sí mismo, amante de la música clásica alemana, diestro en el  piano; llama, en estilo nórdico, “Gudrun” a Corina (es su segundo nombre), invoca deidades germánicas, alaba la música de Wagner, habla, muy  resuelto, del  “orden cósmico”; pero mucho antes de que nos diga “todos debemos servir a la humanidad so pena  de ser eliminados”, nos dimos cuenta de que es un nazi irredento de segunda generación, perdido en un recoveco del tiempo. Es, salvando las distancias, “El huésped vacío” de Ricardo Prieto (Uruguay, 1970), maligno y removedor y los muchos inspectores, siempre incómodos que llegan de improviso y sacuden. La familia progresista cree luchar por una sociedad ideal; en los hechos todo se les hace pequeños placeres, pequeñas  traiciones, pastillitas y tragos de vino: cobardía y fuga ante la realidad. Estamos, y en este punto vemos la originalidad de la obra, ante una nueva requisitoria contra la traición de los intelectuales, como en “Vida de Galileo Galilei” (según el verdadero texto de Bertolt Brecht), como en el Astrov de “Tío Vania” de  Chejov, y, en general, la traición de “Los filósofos” (que) “no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, cuando de lo que se trata es de transformarlo”. Rudolph, en cambio, tiene fe y dice “Sería hermoso que tuviéramos algo en que creer”. La familia progresista no cree ni en sí misma y, como lo ha demostrado la historia de las socialdemocracias, está condenada.

Este apólogo edificante  ha sido puesto en escena con el pulido, vitalidad y arte que imprime Jorge Denevi a todas sus producciones. Algunas innovaciones, como el irreal árbol de Navidad, concuerda eficazmente con la  simétrica irrealidad de la familia. Hay un ritmo que varía pero no decae, no hay un solo bache, un solo  tiempo muerto. En la interpretación, que es una sola y sin fisuras, se destaca Pepe Vázquez, posiblemente en lo mejor de  su carrera.

 

SOLSTICIO DE INVIERNO, de Roland Schimmelpfennig, con Till Silva, Gustavo Antúnez, Valeri Ferreira, Ileana López, Pepe Vázquez, y Emilio Pigot. Escenografía y vestuario v de Felipe Maqueira, iluminación de Eduardo Guerrero, diseño gráfico de Juan Vázquez, arte final de  Christian Menéndez, dirección de Jorge Denevi. En teatro del Anglo sala Shakespeare - estreno del 11 de mayo de 2019.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

OBRAS DE ROGELIO BORRA GARCÍA SE VERÁN EN DISTINTOS ESCENARIOS ARGENTINOS

Variados y distintos elencos de Argentina han elegido obras del dramaturgo galvense Rogelio Borra García, para llevarlas a escena a lo largo del año.

Luego de cumplir en 2018 una temporada de éxito, con excelente respuesta de público y crítica, arranca la segunda temporada de “EL ESTIGMA ARDIENTE”, bajo la dirección de Walter Argüello, con elenco y sala renovada. Esta obra, que fuera premiada en el certamen Attori in cerca d´autore y estrenada en Roma, por elenco italiano en lengua italiana, se podrá ver en Teatro El Espión, Buenos Aires, a partir del domingo 2 de junio de 2019.

Por su parte, el elenco Actitud viene realizando funciones de la comedia “COTILLÓN”, en diferentes espacios culturales, siempre dirigidos por Juan José Meyrelles Torres y Adrán Ferrario. El sábado 1 de junio se presentaron en la Sociedad de Fomento Andrés Rolón, en San Isidro (Buenos Aires).

En agosto, el Taller de teatro “El Farolito” bajo la dirección de Francisco Luzzi, estrenará “TRASPUERTAS”, en la sala Iris Marga, del Club Atlético Deportivo Norte, en Armstrong (Santa Fe).

También en agosto, en la sala El Escape, en City Bell (Buenos Aires), la directora Elvira Cangaro pondrá en escena su versión de “BRASAS (FUEGO DE NOCHE)”, una de las piezas más representadas y premiadas de Rogelio Borra García, que incluso tiene su versión cinematográfica (“Fuego en la Noche”, Guido Bovina, 2016).

Aún sin fecha de estreno, el grupo teatral Anilla de la ciudad de Salta, dirigido por el multifacético actor, artista y escultor Luis Quiróz, tiene en proyecto montar “LAS SOMBRAS CAMINAN MUY LENTO”.

Y si hablamos de estrenos, no podemos dejar de mencionar que el elenco de La Comedia Galvense se encuentra ensayando “CONSUEGROS MENTIROSOS”, que bajo la dirección de su autor, tendrá su estreno nacional en agosto de este año, en la sala de la Biblioteca Popular Dr. Andrés Egaña de la ciudad de Gálvez, Santa Fe.

Más inforrmación: http://www.rogelioborra.com/

Volver al SUMARIO

TEATRO EN LA ESQUINA (CALI. COLOMBIA) PUESTA ESCÉNICA 2019

El Teatro Esquina Latina celebrará sus 46 años de actividad artística y teatral con una programación especial y da inicio a su Puesta Escénica 2019 con una programación artística propia amplia y variada donde el público en general disfrutará de los “sábados de teatro”, “Domingos infantiles”, programación musical y las noches de “Poesía en la Esquina” coordinadas por la poeta venezolana Betsimar Sepúlveda.

Este año Esquina Latina abrió la puesta escénica con el actor y director teatral mexicano Lorenzo Mijares y la obra “Contra-Sujeto”, el cual estuvo presente los días 7, 8 y 9 del mes de marzo.

Cada fin de semana a partir del mes de marzo y hasta el mes de octubre, los caleños podrán disfrutar de un programa teatral, musical y poético que incluirá las obras y actividades siguientes:

Marzo

CONTRA-SUJETO del Mexicano Lorenzo Mijares.

EL SOLAR DE LOS MANGOS. Premio Latinoamericano de Dramaturgia George Woodyard, Universidad de Connecticut 2007, dramaturgia y dirección de Orlando Cajamarca Castro. Sábados de teatro

BANG BOOM CLOWN Dramaturgia y dirección: Alfredo Valderrama / Victoria Giraldo. Domingos infantiles.

POESÍA EN LA ESQUINA. El último jueves del mes.

Abril

LECCIONES DE HISTORIA PATRIA. Beca de creación teatral Ministerio de Cultura, 2014, dramaturgia y dirección de Orlando Cajamarca Castro. Sábados de teatro

BANG BOOM CLOWN Dramaturgia y dirección: Alfredo Valderrama / Victoria Giraldo.  Domingos infantiles.

POESÍA EN LA ESQUINA. El último jueves del mes.

Mayo 

ALICIA ADORADA EN MONTERREY. Premio Itinerancias Artísticas. Costa Atlántica. Ministerio de Cultura. 2012 y Beca de Residencia artística Mincultura, México 2001, dramaturgia y dirección de Orlando Cajamarca Castro. Sábados de teatro

BANG BOOM CLOWN Dramaturgia y dirección: Alfredo Valderrama / Victoria Giraldo. Domingos infantiles.

POESÍA EN LA ESQUINA. El último jueves del mes.

Junio

ELEGÍA... LORCA. Beca Nacional de creación en Teatro del Ministerio de Cultura, 2009, Dramaturgia y dirección: Orlando Cajamarca. Sábados de teatro

FIESTA DE LAS AVES. Dramaturgia y dirección: Alfredo Valderrama. Domingos infantiles

POESÍA EN LA ESQUINA. El último jueves del mes.

Julio y agosto

BERNARDAS. Obra de estreno, 2019, Dirección integral Orlando Cajamarca, dirección asociada Adriana Gonzalias y Alfredo Valderrama. Sábados de teatro

EL LEÓN Y EL CARPINTERO. Dramaturgia y dirección: Alfredo Valderrama. Domingos infantiles

POESÍA EN LA ESQUINA. El último jueves del mes.

Septiembre y octubre

ESTACIONES. Obra de estreno, 2019. Dramaturgia y dirección: Orlando Cajamarca Castro. Sábados de teatro.

JOSELITO BUSCA LA VIDA. Dramaturgia y dirección: Orlando Cajamarca. Domingos infantiles

La puesta escénica del Teatro Esquina Latina dará inicio en el mes de marzo hasta octubre y tendrá lugar en su sede en la calle 4ta Oeste # 35-30, barrio: Tejares de San Fernando.

Más información: www.esquinalatina.org

Volver al SUMARIO

DESPUÉS  DEL ENSAYO, DE  INGMAR  BERGMAN, EN EL TEATRO TELÓN ROJO - INQUIETANTE INGMAR  BERGMAN

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

 

Esta “selección de textos” de Ingmar Bergman, realizada por Jorge Denevi,  que se inspira en el filme homónimo de 1984, contiene teatro en todas sus partes. La acción sucede en un escenario, los tres agonistas son actores; Vogler (Ricardo Beiro) es también director. Se dicen generalidades y particularidades sobre el teatro, agudas observaciones sobre la actuación y mínimas historias de entrecasa y charla general. Hay un amor por el teatro, un tanto  desesperado; y odio hacia el teatro,  desesperado también, como si el  arte fuera una  condena; hay  una clara propensión al sexo y también al hastío del sexo que, por partida doble (Anna, por Leticia Scottini; Raquel por Margarita Musto) se ofrece a Vogler. Las remembranzas, que son casi toda la obra, aparecen desvalorizadas y las posibilidades del futuro parecen llegar como por inercia: una puesta en escena más, una sesión de sexo más, tal vez una  borrachera más.

Recordamos algunos filmes de Bergman. De “Un  verano con Mónica”,  un éxito de escándalo, nos quedó sólo el cuerpo de Harriet Anderson; encontramos una trama, muy sutil pero muy “psicológica”, en el filme que se llamó en español “Juventud, divino tesoro”; no comprendimos el erotismo de  “Escenas de la vida conyugal” y después  de “El huevo de la serpiente”, “Fanny y Alexander” y “El silencio” decidimos que ya teníamos bastante de Bergman. Leímos ahora su autobiografía, “Linterna mágica” y su novelización de la  vida  de sus padres, “Con las mejores intenciones”. En el comienzo de “Linterna mágica” Bergman afirma que, de niño, quiso matar a su hermana; por el  contexto, por el aire casual con que lo dice, no le creemos. Como en “El  silencio”, como en Fanny y Alexander” Bergman nos quiere asustar. A este rasgo de insinceridad se suma, también insincero, uno de los más típicos lugares comunes del mal narrador: la idea de que hablar de desechos humanos, vómitos, suciedad, mal olor, sexo aburrido y demás miserias es un mérito, sin duda de coraje y valentía; fastidioso “realismo” sobre el que disertaron y disertarán todos los Serebriakov (“Tío Vania”) que en el mundo han sido, como si los amores infantiles y filiales, las delicias de una sonriente Naturaleza y la flor azul de Novalis fueran menos reales. Hay además, en esas dos obras en prosa mucho análisis de conductas,  y en “Después del ensayo” sesiones de mutuo examen de consciencia donde cada uno de los interlocutores confiesa al otro y  se  confiesa, una especie de doble diván freudiano, todo un tanto sadomasoquista, que en el fondo resulta una nueva edición de la  retórica de los conventos y  los confesonarios.

En ambos libros se aprecia el impacto, más bien la herida que no cicatriza, de una  educación religiosa muy rígida, al punto que  “Con las mejores intenciones” es como un “ajuste de cuentas” con un cristianismo fundado en el  temor de las  penas eternas que implicaba, en el interior de la familia Bergman, castigos corporales, a cargo del padre, un autoritario pastor protestante. Hay contra él un arraigado  rencor,  visible en la terrible línea de “Después del ensayo” en que Vogler cuenta que le preguntó a su progenitor,  ya viejo y enfermo, cómo  sentía la muerte.  Vogler, por su parte,  declara que la muerte  “lo  está mordisqueando como una  rata  ansiosa”.  Pero Bergman no ha  podido desprenderse de ese mundo de culpas,  castigos, quizás de recompensas, tan ilusorias  como las penas  eternas.

Lo que antecede no quita que la pieza está escrita por un hombre inteligente y culto, poseedor, tal vez, de un mundo interior  tan valioso como estragado. Bergman expresa, como sin rumbo y sin saber bien por qué, sus pesares íntimos, en particular el temor a la muerte, que no es ni noble, ni útil ni hermoso y  que todo  artista debería eludir por su vulgaridad.

El  director Scott Illingworth  nos ha brindado con ritmo justo  la extraña atmósfera, cautivante y peligrosa, del mundo  de  Bergman. Tanto Ricardo Beiro como Vogler (o Bergman) como Margarita  Musto y Leticia  Scottini  se  desempeñaron con brillo en papeles muy difíciles e inquietantes.  Se  trata de Bergman, pues.

DESPUÉS DEL ENSAYO, de Ingmar Bergman, por  Telón Rojo. Selección de  texto de Jorge Denevi, traducción  de Maja  Almada y Leticia  Scottini, con Margarita Musto, Leticia  Scottini y Ricardo Beiro. Luces  de  Eduardo Guerrero, espacio escénico, utilería, vestuario y producción de Telón rojo, dirección de Scott Illingworth. Estreno del 9 de septiembre de 2918, Teatro Telón Rojo.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

SACCO Y VANZETTI DE MAURICIO KARTÚN, EN EL TEATRO EL TINGLADO - SACCO Y VANZETTI, 2018

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

A las 3 de la tarde  del 15 de abril de 1920, el guardia de seguridad Alessandro Berardelli y el pagador Frederick Parmenter llevaban dos cajas metálicas con un total de U$S $15,773.51, a la fábrica de zapatos “Slate & Morrill” de South Braintree, Massachusetts, para el pago de la quincena cuando fueron emboscados por dos hombres que los balearon de muerte y huyeron con el dinero en un automóvil que los esperaba. Indicios condujeron a la policía hacia Nicola Sacco (Cristian Amacoria) y Bartolomeo Vanzetti (Álvaro Armand Ugon). Ambos invocaron coartadas: Sacco alegó que ese día estaba en Boston procurando la documentación necesaria para regresar a Italia con su familia; Vanzetti que estaba en su oficio, vendiendo pescado; varios de los 169 testigos que declararon en la causa ratificaron sus dichos.

En el proceso apareció la xenofobia hacia los italianos y sus descendientes en los Estados Unidos de comienzos del siglo XX. Existía la mafia; también existían los anarquistas revolucionarios y el 6 de setiembre de 1901 un anarquista, León Czolgosz, asesinó al presidente de la nación, William Mc Kinley; Sacco y Vanzetti estaban vinculados a un activo y estruendoso grupo de anarquistas orientado por Luigi Galleani. El caso judicial apasionó al mundo, se creó un activo Comité de Defensa, Albert Einstein y H.G. Wells abogaron por la inocencia de los acusados; en los Estados Unidos Upton Sinclair, John Dos Passos, Malcolm Cowley, Edna St. Vincent Millay, Carl Sandburg y William Carlos Williams escribieron artículos y poemas en su favor. La pasión distorsionó las actuaciones judiciales con casi automáticas impugnaciones de las  pruebas,  muchas  de  ellas fundadas: en esta obra hábiles repreguntas descubren la parcialidad de algunos testigos. Aparecen en esta versión de Mauricio Kartún (1992), para mayor confusión, las “confesiones” de un delincuente, por lo menos neurótico y poco creíble (Celestino Medeiros, por Charly Álvarez) que se atribuyó el asalto y el crimen.

Las investigaciones no terminaron con la ejecución de Sacco y Vanzetti (1927): peritajes balísticos de 1961 y 1983, con más moderna tecnología, señalan al revólver de Sacco como el que disparó una de las balas mortales; otro grupo de peritos sostiene que la escena del crimen y aún los peritajes balísticos fueron manipulados. Upton Sinclair, que defendió la inocencia de Sacco y Vanzetti en su libro “Boston” (1925), declaró más tarde que, al tiempo, el primer abogado de Sacco y Vanzetti, Fred Moore, le confió que había fabricado las coartadas de ambos; esta declaración de Moore es impugnada con el argumento de que el abogado intentó justificar así sus errores en la defensa. En 1941, el líder anarquista Carlo Tresca, miembro del Comité de Defensa de Sacco y Vanzetti,  dijo a Max  Eastman; “Sacco fue culpable, pero  Vanzetti fue inocente”, lo que Eastman entendió como que Vanzetti, que  habría participado en el asalto, no disparó ningún  revólver.

Por más que Sacco y Vanzetti en lucha  por sus vidas susciten simpatía y se aprecie el prejuicio y manipulación de hechos que medió en la causa,  a la espera de una investigación desapasionada y definitiva, cabe recordar la frase de Gramsci “Sólo la verdad es revolucionaria”. La emoción sobreescribe los hechos: todos vimos el filme de Giuliano Montaldo (1971) con Gian Maria Volonté y Riccardo Cucciola, tal vez lloramos al fin con la canción de Joan Báez. Esta emoción es legítima, pero ninguna emoción puede desplazar a la verdad.

Aunque la determinación de la verdad pueda estar todavía en suspenso y aunque los hechos tal vez nunca serán enteramente conocidos, este drama conserva toda su potencia escénica: si hemos visto una leyenda o un mito, esa leyenda es poderosamente dramática. El trabajo de un abogado en un juicio es un arte de representación y la sala de audiencias es  tan dramática como un escenario; los abogados, como los actores de teatro, usan sus palabras, voces y cuerpos para comunicar pensamiento y emoción; todavía hoy, en el lenguaje forense del Uruguay, se llama “actor” a todo aquel que solicita algo ante la justicia. Por supuesto, cuando se trata de un juicio por jurados y  media la pena de muerte, la sala de audiencias se acerca a los teatros griegos de la época clásica.

La puesta en escena de José María Novo, que nos da uno de los mejores espectáculos de la cartelera, emplea al máximo este dramatismo de los juicios y nos  brinda un drama conmovedor, precisamente porque no realza los aspectos emocionales, inmediatos y fáciles, de la historia y porque ha confiado el interés del espectador a un esmerado progreso de la acción, que  debe hablar por sí sola. La escenografía (Adán y Bruno Torres) y las luces (Martín Blanchet) son a la vez funcionales y artísticas; en la interpretación el director ha logrado algo poco corriente en nuestro medio, que es la unificación perfecta del estilo de actuación, con lo que la obra se redondea y se pone de pie. Ha contado con un grupo de actores de primera línea: Alvaro Armand Ugon como Vanzetti, Cristian Amacoria como Sacco, ambos con precisa captación del alma de sus personajes y exactos en su caracterización física; Leonardo Franco como William Thompson, el valeroso abogado defensor, Juan Worobiov como el juez Thayer, Luis Lage, Washigton Sassi. En cuando a la actuación de Sergio Pereira como el fiscal Frederick Katzmann, reconociendo la idoneidad del actor, encontramos a su fiscal perverso, hipócrita y un tanto malvado por demás, sin que sus diálogos lo digan con claridad; un peinado ridículo, en discordancia con las fotos de la época, acentúa, sin necesidad, sus rasgos negativos.

SACCO Y VANZETTI, de Mauricio Kartún, con Álvaro Armand Ugon, Cristian Amacoria, Ángel Carballedas, Luis  Lage, Gonzalo Moreira, Juan Worobiov, Cecilia Lema,  Carina Méndez, Anthony Méndez, Sergio Pereira, Julio Olivera, Alejandro Martínez, Leonardo Franco, Charly Álvarez, Rosario Fernández – Chaves y  Washington Sassi. Escenografía de Adán Torrres y Bruno Torres, iluminación de Martín Blanchet, vestuario de Nelson Mancebo, música de Agustín Ferreyra,  dirección general  de  José Ma. Novo. Estreno del 15  de setiembre de  2018. Teatro El Tinglado. 

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

EL AMIGO FANTASMA DE FERNANDA MUSLERA, EN EL TEATRO CIRCULAR - EN EL SENDERO DEL THRILLER

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

 

“El amigo fantasma”, primera obra estrenada de Fernanda Muslera, nos produce cierta perplejidad, en parte por lo que la autora se ha propuesto, en parte por lo que no se ha propuesto y aún por la forma en que realizó su proyecto. Generalmente se espera de un nuevo autor una declaración de principios, una definición personal, una voz que afirma: “Aquí estoy” y explica o pretenda explicar qué tiene de nuevo que decir. Hemos tenido en nuestro teatro la moda europea de la “autoficción”, donde se levanta apenas la punta del velo, se deja alguna ceniza en el papel y de inmediato se dice y no se dice, se pasa el esfumino; hay como un pudor o una  restricción que impiden decir “Yo”, aunque  se dan  rastros, como las  huellas digitales, que se definen  por lo que tocan y aún lo que moldean. En el caso de “El amigo fantasma”, la autora está muy por detrás de su obra. Mueve los hilos, enhebra un  argumento;  apenas se le ven los dedos. Quiere entretenernos, sin duda; tal  vez, sueñe, por qué no, con un éxito de boletería; pero nada personal, íntimo, comprometido, parece interesarle como materia para el teatro. Ha urdido un enigma policial que tiene,  por la forma en que recurre a intriga y suspenso, algo de thriller.

La autora exhibe el poco común mérito del cuidado formal en exposición y diálogos. Resulta claro que la pieza es un producto consciente y nada improvisado, que ha sido pasada por reexámenes y tareas de pulido; actitud de respeto al público y al idioma que merece encomio. Los diálogos del  principio, donde un grupo de amigos pasa el rato con un juego de sociedad y se habla distraídamente de sexo, son animados e incluyen sugestiones del nudo de la obra;  pero si bien estas conversaciones ligan el comienzo con el fin, no lo adelantan ni preparan; obran como antecedentes que podemos recordar más tarde, una vez que reconstruimos lo ocurrido, pero no se integran a la marcha de la trama. La autora ha elegido el difícil método de comenzar la  narración por el final, cuando todo lo mortífero ha sucedido y la explicación de los hechos nos es retenida hasta la última escena. Allí llega la respuesta a un interrogante; se conoce, al fin, la anécdota completa; pero sólo encontramos peripecias y no vemos el desenlace de un drama.

El enigma policial que contiene “El amigo  fantasma” es lo más débil de la obra y una abogada hace ver los errores de una indagatoria judicial, palmarios para cualquier observador; pero esos errores no responden a ninguna conspiración y sólo muestran un bache en el armado del argumento. Un argumento vulgar, cuyo ámbito de elección es la crónica policial del informativo de las 19 hs.; en el fondo un argumento de poco o ningún interés, que no mejora  al rodeársele de oscuridad.

La  interpretación acusa claros desniveles, tanto en la calidad como en la síntesis de estilos, que aparecen muy variados. No encontramos, ni aún teniendo en cuenta la difícil compatibilidad entre las dos partes del espectáculo,  las conversaciones y la  crónica criminal, la necesaria unidad de actuación.

EL AMIGO FANTASMA, de Fernanda Muslera, por el teatro Circular. Con Ignacio Estévez, Gustavo Bianchi, Aline Rava, Leticia Cacciatori, Sebastián Martinelli, Anita Balbuena y Laura  de los Santos. Escenografía y vestuario de Hugo Millán, luces de Rosina Daguerre, música de Sergio Fernández Cabrera, dirección de Moré. Estreno del 8 de septiembre de 2108, teatro Circular.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

VIAJE AL INTERIOR DEL JARDÍN DE LOS CEREZOS DE ANTÓN CHEJOV, EN EL TEATRO EL GALPÓN, SALA ATAHUALPA - LUCHA DE CLASES EN EL JARDÍN DE LOS CEREZOS

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

 

Una grata sorpresa. La escenificación de Chejov por Roberto Jones muestra que el teatro local va por buen camino con este “Viaje al interior del jardín de los cerezos”, un título que no osa decir su verdadero nombre y se resguarda en una modestia itinerante, con todo lo que “viaje” implica de anhelo y distancia. Sucede que la obra, pese a su llana apariencia, plantea muy difíciles problemas de comprensión y de interpretación que aquí se han resuelto  de muy buena manera.

El  propósito aparente de Chejov es mostrar, como lo hace a menudo en sus cuentos, el cómico contraste entre lo que sus  personajes pretenden  ser, por lo general algo superior y digno, y lo que en verdad son, su objetiva realidad social; pero los propósitos del autor son mucho más y más complejos. Los personajes de “El jardín de los  cerezos” deben mostrar, además de lo que son, algo de lo que fueron, algo de lo que serán y hasta algo de lo que deberían ser. El conjunto de estas facetas de los personajes permitirá vislumbrar el entramado social de la Rusia de fines del siglo XIX, con la lucha de clases y aún con una reflexión, muy entre líneas, sobre la inoperancia de la propiedad privada.

En este sentido la puesta en escena de Roberto Jones, en cuanto dirección de actores, muestra sus mejores aciertos.  Es cómico el  fatuo Gaev, interpretado a la perfección por Sergio  Pereira, que  a la postre inspira piedad, porque se adivina que el  empleo en un  banco que ha logrado en el último acto lo mereció por lo que fue, un hombre culto e inteligente, cualidades que, en la pieza, le han desertado y sólo decoran su predecible fracaso. Es de primer orden la interpretación de Sebastián Serantes como Petia Trofimov, el estudiante perenne, revolucionario en sus entretelas, tan similar al Pedro (o Piotr) que encarnara Pierino Zorzini en la versión de “Los pequeños burgueses” de Maxim Gorki de “El Galpón”,  20 de  febrero de 2016;  mas se lleva  la palma la interpretación de Ricardo Couto, que devuelve a Lopajin su carácter de absoluto protagonista. Lopajin tiene resabios de su pasado servil, encarnado en la memoria de su padre, un mujik siervo de los Ranevsky. Obsequioso y equivocado, les sirve, sin ninguna razón, el negocio de la venta en fracciones de la propiedad,  sencilla y  redituable operación que los terratenientes no ven ni quieren ver, negocio que al fin, con más lógica, hará Lopajin para sí. Pero más se le ve el rastro del servilismo en su admiración por Liubova, donde su amor, nada confesado, va hacia el ser “superior”, hacia la señora de posición, hacia la terrateniente elegante, mucho más que hacia la mujer. En otros momentos el personaje asume, no sin esfuerzo, su identidad de hombre rico, insolente señor de la situación, vestido como los señores; en otros momentos se bloquea con silencios y frases truncas que no se articulan con la realidad, como en su infortunado conato de pedido de mano a Varia (Soledad Gilmet), ambiguo momento del que no se podrá saber si Lopajin retrocede por un relente servil, ya que Varia es la hija adoptiva de los  Ranevsky, o si se escabulle porque adivina que está a punto de contraer un matrimonio por debajo de su actual clase social. En cuanto a la interpretación de Susana Groisman, de Liubova Ranevskaya, la actriz ha dado lo mejor de sí misma en un personaje de extraordinaria dificultad, como que es varias personas a la vez. Liubova es aún un recuerdo o sombra de lo que fue, una mujer elegante de una familia acaudalada y educada; pero a la muerte de su  esposo y su hijo, casada en segundas nupcias  con un hombre que no la ama y la explota con gastos extravagantes como la compra de un chalet en la Côte d’Azur. Al fin, rapaz y egoísta, planea volver a su segundo marido con el dinero que sonsacaron a una tía con el pretexto de pujar en el remate del jardín de los  cerezos, y al mismo tiempo hace estudiar a su hija Anya para que la mantenga en sus años provectos,  donde aparece un tema que le interesaba sobremanera a Chejov, la explotación de los hijos por los padres, tema prohibido por la censura zarista y que aparece, velada pero muy claramente, en la  explotación de Sonia por Serebriakov en “Tío Vania”. Groisman ha dado el tono adecuado a la fragilidad radical de Liubova; hubiéramos preferido que la actriz diera más espacio a la tontería, al fin cómica, del personaje, pero lo que hizo sobre las tablas fue de lo mejor. En un elenco compacto y con unidad de estilo, destacamos la impecable composición de Walter Berrutti como Firs, el camarero octogenario que, vacío de todo  destino, ha de morir, como el jardín, firme en su sitio.

Son especialmente elogiables la escenografía y vestuario de Ana Arrospide y la iluminación  de Martin Blanchet.

 VIAJE AL INTERIOR DEL JARDÍN  DE LOS CEREZOS, de Anton Chejov, con Walter Berrutti, Ricardo Couto, Soledad Gilmet, Tefi Crocce, Susana Groisman, Sergio Pereira y Sebastián Serantes. Escenografía y vestuario de Ana Arrospide, iluminación de Martín Blanchet, música de Fernando Ulivi, dirección de Roberto Jones. Estreno del  20 de setiembre de 2018.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

TARTUFO DE MOLIÈRE, POR LA COMEDIA NACIONAL, EN EL TEATRO SOLÍS - TARTUFO EN MÚLTIPLES  PLANOS

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

 

Esta puesta en escena de la directora española Natalia Menéndez incluye un par de innovaciones sobre las comunes versiones de “Tartufo”. La primera, intrascendente como un dije agregado a una pulsera, es la inserción de escenas de “Don Juan” de Molière, en sombras chinescas; la innovación mayor es el escenario, cuya autora es la Sra. Paula Kolenc. No diríamos que el escenario incluye una escalera; la escalera, que debe constar de más de cuarenta escalones, es todo el escenario. Toda la acción de “Tartufo” circula por un entarimado, algunos descansos, rellanos, huellas, contrahuellas, arranques, peldaños y hasta por los vanos y por los soportes que la sostienen. Esta arrogante escalera ya no es un medio para desplazarse de un plano horizontal a otro, sino el lugar de todas las múltiples acciones de la pieza, al punto que el espectador se pregunta cómo el sindicato municipal no ha reclamado medidas de seguridad para el arriesgado tránsito de los actores. El desempeño de Levón en el papel protagónico es digno de los mejores momentos del actor, pero ningún intérprete puede competir con la atracción, no exenta de temor, que para todo espectador significa el invasor armatoste. Atracción que es una distracción, ocupado el espectador, a pesar suyo, más que en los sustanciosos diálogos, en calcular si Juan Antonio Saraví podrá recorrer incólume los tramos superiores de la escalera o desde dónde emitirán los próximos parlamentos Alejandra Wolff o Roxana Blanco; distracción que, suponemos, se trasmite también a los actores y se traduce en un incómodo divagar de la atención. Algo semejante sucedía con la planta escénica de “Cuento de invierno”, de Shakespeare (2017), de la misma escenógrafa, obra de posible interés plástico, donde toda la acción acontecía en un anillo luminoso en cuyo  interior dos feos postes fueron todo el follaje  del  bosque de Arden.

Si podemos prescindir de este aspecto, encontraremos en este brioso “Tartufo” toda la animación, la gracia del lenguaje el, entretenimiento y las sagaces observaciones de la conducta humana que contiene el original de Molière. Los actores cumplen su cometido a la perfección, destacándose la labor de Diego Arbelo en seis personajes diferentes.

TARTUFO, de Molière, por la Comedia Nacional. Con Diego Arbelo, Levón, Claudia Rossi, Roxana Blanco, Alejandra Wolff, Andrés  Papaleo, Stefanie Neukirch, Lucio Hernández y Juan Antonio Saraví. Escenografía de Paula Kolenc, iluminación de Claudia Sánchez, vestuario de Soledad Capurro, música de Gastón Gregorio y Gustavo Reyna, coreografía de Carolina Besuievsky, dirección de Natalia Menéndez. Estreno del 29 de  setiembre de  2019, Teatro Solís.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

EL CHARCO INÚTIL DE DAVID DESOLA, EN EL TEATRO ALIANZA - ¡AL AGUA, PATO!

Por Jorge Arias (Montevideo - Uruguay)

 

La anécdota se ciñe a un aparente mínimo; pero hay sustancia en ese registro menor. Un maestro retirado (Parantritis, por Pepe Vázquez) anima y alecciona a Oscar (Álvaro Lamas), un profesor joven que, agredido por un alumno, no quiere volver a dar clases. Parantritis compara la capacidad  estéril de Oscar con un charco sin patos; le sugiere volver a la vida,  dictar clases, así sea a un solo alumno. Oscar accede a regañadientes; enseñará al hijo de Irene (Rossana Spinelli) un adolescente que ha muerto años atrás en un accidente… Siguen momentos de fantasía, un desencuentro, un comienzo de frustración, un encuentro que despunta feliz. Nada ha terminado, todo continuará y se transformará; no hay  garantías para la felicidad; Oscar se arriesgó, actuó, se puso en marcha. Un grano de fantasía puede incrustarse para bien en la realidad y hasta la hoja más pequeña del árbol hace su sombra en el suelo.

“El charco inútil” tiene  el encanto de la sencillez y la desenvoltura  que acompaña a un plan bien realizado. El autor ha ideado una comedia con seres que distan de ser héroes pero que conocen un momento de grandeza y se alzan sobre sí mismos; y así la pieza nos brinda una velada amable y reconfortante.

En la interpretación Pepe Vázquez exhibe de nuevo su aplomo y  maestría de actor; nos ha parecido excesivo el enfurruñamiento de Oscar, aunque debe admitirse que es un papel difícil, negativo y hecho de  reticencias.

 EL CHARCO INÚTIL, de David Desola, con Pepe Vázquez, Álvaro Lamas y Rossana Spinelli. Escenografía de Pilar González, vestuario de Alicia Lores, luces de Martín Perrone y Leandro Galetta, dirección de Eduardo Cervieri. Estreno del 29 de agosto de 2018. Teatro Alianza.

 

 Jorge AriasJorge Arias -  (Uruguay) 

Volver al SUMARIO

la obra EL ESTIGMA ARDIENTE, DE ROGELIO BORRA GARCÍA, GENERA POLÉMICA EN MÉXICO

La obra “El Estigma Ardiente”, del dramaturgo argentino Rogelio Borra García, que fuera premiada en Italia en el año 2004 y estrenada en Roma, con actores italianos y en lengua italiana, se presentó en Puerto Vallarta, México, en una versión a cargo del Grupo de Teatro Dionisio de esa ciudad.

Con el anuncio de nuevas funciones, el cartel de difusión de la obra generó rechazo y polémica en las redes sociales.

Un grupo de supuestos cristianos ortodoxos lanzaron voces de protesta sobre lo que consideraron una blasfemia y una provocación.

A pesar de las aclaraciones del director de la pieza, Juan Carlos Ramírez Ruiz, y del propio autor, la polémica cobró mayor fuerza, llegando incluso a insinuar la posibilidad de una bomba en la sala donde se exhibe la obra.

“A ver si un día los cristianos nos cansamos de esto y hacemos algo, que por mucho menos los islámicos ya algo habrían hecho.” “(…) los islámicos hubieran ido en plena función con una bomba y listo!”

“El INADI en Argentina es cómplice de toda esta basura, hay miles de obras blasfemas, o perdón cierto que la palabra "blasfemia" no está en el diccionario de estas bestias…”

La trama de la obra gira en torno a un cura acusado por dos menores, por actos de violencia y abuso sexual. En medio de un inexplicable episodio místico y con la presión del periodismo sensacionalista, un comisario pretende llegar al fondo de los hechos. Pero la verdad rara vez es pura y nunca sencilla.

No obstante las amenazas de acciones legales recibidas, los responsables de la puesta en México decidieron mantener sin cambios la difusión del espectáculo, conservando la imagen de promoción que desató la ira y la intolerancia de grupos extremistas.

Más información: www.rogelioborra.com

Volver al SUMARIO

NUESTRA REVISTA, NOTICIAS TEATRALES, GALARDONADA EN ELDORADO (MISIONES - ARGENTINA)

 Dentro de la programación del VI Encuentro del Arte y la Cultura - Teatro 2005, organizado por el Club de Teatro Eldorado, celebrado en dicha ciudad argentina del 8 al 14 de agosto de 2005, hubo un apartado dedicado a la entrega de premios y galardones. El acto de entrega se celebró el día 9 de agosto de 2005 en el Teatro del Pueblo, y en el mismo se entregaron diversas distinciones, entre otras a nuestra revistas NOTICIAS TEATRALES "por su aporte al teatro del mundo, y su permanente y generoso trabajo de difusión del teatro, especializada en las Artes Escénicas y a su director, el autor Salvador Enríquez".

   El galardón a NOTICIAS TEATRALES fue recogido por la autora, actriz y directora española Antonia Bueno en representación de Salvador Enríquez, que le fue entregado por Marcelo Calier, director del Club de Teatro Eldorado.

   Desde aquí nuestro agradecimiento a los organizadores. Recibimos la distinción con alegría y orgullo (un orgullo que quisiéramos disimular para que no huela a incienso) pero que nos compromete aún más en nuestro compromiso de dar difusión a todo lo relacionado con las Artes Escénicas.

 Volver al SUMARIO

Subir a LAS AMÉRICAS

 Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats


Servicio gratuito de Galeon.com