Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

 CON UN LIBRO EN LA MANO

de  Magda Guarido
 

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de estas obras requiere el permiso del autor, así como abonar los correspondientes derechos al autor a o la entidad de gestión que él indique, a tal fin se inserta en cada texto su dirección electrónica. Para leer las obras y, en su caso, guardar o imprimir, pulsa en el TÍTULO.

 

CON UN LIBRO EN LA MANO

 Por Magda Guarido

 magdaguarido@gmail.com

 

REPARTO:

 ABUELA -

REINA HADA (Itahisa) -

HADA NATURALEZA: (Ciba) –

HADA PARALIZADORA: (Azura) –

BRUJO (Carubí) –

AVENTURA: (Pirata Malababa)  -

AVENTURA: (Pirata Gorgomeo)

TERROR (Temblores) –

NOVELA: (Don Quijote) –

 

ANCIANA: Hola niños (al público) ¿Os gustaría qué os leyera un cuento? (espera la respuesta de los niños) Pues que no se hable más, justo aquí tengo el adecuado para días como hoy. (Coge un enorme libro que tiene apoyado en el sillón, saca las gafas, se las pone y abre las primeras páginas)

Érase una vez, en un fantástico país llamado Horemberg, vivía un malvado brujo al que todos conocían como Carubí, y que había lanzado un hechizo sobre todas las flores blancas de la pureza del reino. Una princesa corría gran peligro, pues su coronación estaba cercana y las raíces que se utilizaban en la ceremonia eran precisamente de las flores sobre las que el mago había hecho el hechizo. Entonces la princesa, le pidió a la reina de las hadas, que fuese al único lugar que ella conocía donde había un brebaje para neutralizar el hechizo del brujo Carubí. Ese país era, el país de los seres humanos. Sin pensarlo la reina de las hadas, escogió a dos de sus mejores ayudantes y empezaron su camino. (La abuela empieza a bostezar) Las hadas sabían que era un largo camino… (se queda dormida)

 

(Salen las tres hadas de detrás de la librería de fantasía)

 

ITAHISA: ¿Dónde estamos chicas? (se dirige a las pequeñas) No conozco nada de esto…, creo que nos hemos salido del cuento

 

CIBA: Si, yo también lo creo Reina Itahisa.

 

AZURA: ¡Mira fantasía! Hay muchos niños mirando, (señala hacia los niños que están sentados de público).

 

ITAHISA: ¡¡Anda es cierto!! ¡Holaaa! (al público, y cuando éstos responden las tres hadas dan un salto hacia atrás) ¡¡¡¡¡Hablan!!!!! ¿Sabéis decirme dónde estamos? (espera la respuesta de los niños), es que yo, tengo una misión muy importante que hacer, debo encontrar el país de los humanos, ¿vosotros sabríais decirme dónde está? (espera la respuesta de los niños) ¡¡¡Pues que suerte hemos tenido!!! Ciba, Azura, ¡ya hemos llegado! Ahora solo falta encontrar la flor blanca de la pureza y regresar lo antes posible.

 

(Desde detrás de la librería de fantasía se escucha)

 

CARUBÍ: ¿Dónde estás Itahisa? ¿Dónde te escondes? Cuando te encuentre te vas a enterar maldita hada.

 

ITAHISA: No le digáis dónde estamos, por favor, el Brujo Carubí es muy malo malote…

 

(Las tres hadas corren a esconderse y sale al escenario el Brujo)

 

CARUBÍ: (Al ver al público) ¿Y vosotros qué sois? ¿Enanitos de Blancanieves? ¿Gnomos? ¿Duendes? ¿Ladrones de Alí Baba? ¿Quién sois? (espera la respuesta) ¡¡Niños!! ¿Y qué es eso?, nunca os había visto…, bueno da igual, ¿habéis visto a una hada vestida de azul, acompañada por dos hadas mas pequeñas? (espera la respuesta)

¿¿Cómo qué no?? ¡¡Mentirosos!!, sé que las habéis visto, pero no me lo queréis decir ¡¡eh!! Está bien, las encontraré yo solito (empieza a mirar por todas partes)

 

(Mientras el mago busca entra Don Quijote)

 

DON QUIJOTE: ¿Dónde estáis señora mía, qué no te duele mi mal? O no lo sabes, señora, o eres falsa y desleal. Yace aquí de un amador el mísero cuerpo helado, que fue pastor de ganado, perdido por desamor. Murió a manos del rigor de una esquiva hermosa ingrata, con quien su imperio dilata la tiranía del amor.

 

CARUBÍ: ¿Qué son tantas cursiladas? ¿De dónde sale usted? Y vaya pintas me trae…

 

DON QUIJOTE: Perdóneme caballero, simplemente recitaba a mi amada Dulcinea, soy el caballero Don Quijote, conocido de aquí al otro confín como Don Quijote de la Mancha, personaje de la novela más conocida de todos los tiempos.

 

CARUBI: ¿Don Quijote de la Mancha? (mira hacia el público) ¿Conocéis a éste? (espera la respuesta de los niños) ¿Ah si? Así me gusta que leáis y estudiéis mucho.  Pero ahora señor lo que sea, quijote o pinchote, siga su camino pues yo estoy muy liado.

 

DON QUIJOTE: Seguiré mi camino, pero creo caballero que antes debéis pedirme disculpas.

 

CARUBÍ: ¿Disculpas yo? Perdón usted será el personaje más conocido de las novelas, pero yo soy el malo malísimo por excelencia, soy el Brujo Carubí y no pido disculpas a nadie.

 

DON QUIJOTE: Entonces me obligará a batirme en duelo con usted.

 

CARUBÍ: ¡¡Maldita sea!! ¿Un duelo? Usted no sabe con quién está hablando.

 

DON QUIJOTE: Eso da igual, pero ni el más poderoso debe ofender a otro ser y vos lo habéis hecho al llamarme pinchote.

 

CARUBÍ: Jajajaja, pero si levanto mi cayado os puedo convertir en escarabajo…

 

DON QUIJOTE: Si ese es mi destino que lo sea, pero por encima de todo ello, está el honor de un caballero.

 

(Carubí levanta el cayado por encima de su cabeza agarrándolo con las dos manos)

 

CARUBÍ: Por el poder que me ha sido concebido convierte a éste pinchote en… (le corta Itahisa)

 

ITAHISA: ¡¡No Brujo Carubí!! Dejadle marchar…, no veis que es un simple mortal.

 

CARUBÍ: Sabía que saldrías y que no resistirías demasiado tiempo antes de proteger a alguno de estos seres.

 

DON QUIJOTE: ¿Qué ven mis ojos? Amada Dulcinea, cuan bella te veo, pero cuidado (se coloca delate de ella), cuidado con éste caballero que sólo conoce el mal, ¡¡Ay!! Si conociese el amor eterno, como lo conocemos tú y yo…

 

ITAHISA: Si caballero, pero quizás mejor vaya usted hacia la posada mientras yo termino una conversación pendiente con el caballero.

 

DON QUIJOTE: La dejo amor mío, pero no tardéis, pues vuestra ausencia duele en mi alma y seca mi corazón…

 

(se marcha por un lateral)

 

ITAHISA: Tienes un corazón malo, algún día… (le corta el brujo)

 

CARUBÍ: ¿Algún día qué Itahisa?

 

ITAHISA: Algún día habrá una fuerza mayor y un poder más grande que el tuyo y conseguiremos vencerte.

 

CARUBÍ: ¡Quizás!, pero eso no será hoy, vamos, te encerraré en las mazmorras de mi castillo, allí nadie podrá salvarte y nunca encontrarás la flor blanca de la pureza. ¡¡Tu reino será mío!! Jajajajjaa (se van por un lado)

 

(Salen Ciba y Azura de su escondite y se colocan en el centro del escenario, se cogen de las manos, están asustadas)

 

AZURA: ¿Y ahora qué hacemos Ciba?

 

CIBA: No lo sé Azura, tengo miedo.

 

AZURA: Creo que lo mejor será regresar a Horenberg

 

CIBA: Pero es un camino largo y peligroso para hacerlo solas.

 

AZURA: Iremos a buscar al caballero Don Quijote.

 

CIBA: ¿Tú crees? A mi me ha parecido que estaba algo tururú.

AZURA: Es nuestra única oportunidad

 

CIBA: Ésta bien, vamos a buscarlo

 

(Salen por donde se halla marchado don quijote)

 

ABUELA: (Se despierta bruscamente y se queda mirando a los niños con los ojos muy sorprendidos) ¡Huy! Me he dormido, mil perdones niños…, sigamos con el cuento. El Brujo Carubí vivía cerca de un pantano protegido por orcos grandes y apestosos, los orcos no eran muy listos y el brujo los tenía encantado y los utilizaba como sus esclavos. Pero el Brujo no había contado que Itahisa tenía muchos amigos y muy buenos, y que en cuanto éstos se enterasen de que estaba presa, irían sin perder ni un minuto. El hada Azura y el hada Ciba fueron al encuentro del caballero Don Quijote de la Mancha, que estaba bastante liado en una batalla contra unos enormes molinos, las hadas lo llamaron desde lejos, pero el sólo chillaba y chillaba creyendo que los molinos eran gigantes, pero al fin se dio cuenta de la presencia de las jóvenes hadas y fue hacia ellas. (Empieza a bostezar de nuevo) Las hadas le explicaron lo ocurrido y el caballero se ofreció para ir a salvarla y….(se duerme)

 

(Los tres vuelven al escenario)

 

CIBA: Debemos volver a Horemberg

 

DON QUIJOTE: ¿Y dónde está?

 

AZURA: Debemos adentrarnos en el mundo de la fantasía.

 

CIBA: Cruzar el mundo de los Gnomos y las Sirenas.

 

AZURA: Y luego llegaremos a nuestro mundo, allí pediremos consejo al gran sabio y sabremos que hacer.

 

DON QUIJOTE: ¡¡Pues vamos!! ¿A qué esperamos?

 

AZURA: Sígame caballero…

 

DON QUIJOTE: ¿No sería mejor que fuese yo delante, así os podría proteger?

 

CIBA: ¿Acaso sabe el camino?

 

DON QUIJOTE: No…

 

CIBA: Entonces dejemos a Azura que nos guíe.

 

(Se marchan por la librería de fantasía)

 

ABUELA: ¡Huy! ¿Me he dormido otra vez? (espera la respuesta) A éste paso nunca terminaré de contaros la historia de Horenberg. Sigamos…Las jóvenes hadas llegaron a su mundo y tuvieron una larga charla con el gran sabio, que no era ni más ni menos un enorme árbol que tenía más de mil años. El sabio les dijo que tenían que regresar a la biblioteca y embarcarse en un viaje a través de los libros y buscar a los dos mejores amigos de Itahisa, que eran Temblores, en las tierras terroríficas de los libros de terror y el Pirata Gorgomeo en las profundidades de los mares de la aventura, sólo uniendo las fuerzas de las cuatro novelas podrían vencer al Brujo Carubí. ¿Cuatro?, preguntó Ciba. Sí cuatro, pues el primero ya está con vosotras,. Azura miró a Don Quijote y el sabio le dijo: Azura, el caballero Don Quijote sabrá guiaros por el mundo de la novela, cuando estéis los seis juntos, debéis ir con mucho cuidado, la ciénaga de los Orcos es traidora y ellos mentirosos y escurridizos. Una vez dentro del castillo, sólo un corazón puro podrá abrir (empieza a bostezar de nuevo) liberar a Itahisa. ¿y si no lo conseguimos gran sabio? Preguntó Ciba… (Se duerme otra vez)

 

(Salen los tres de detrás de la zona de fantasía)

 

CIBA: El gran sabio ha dicho que hemos de volver a la biblioteca…

 

AZURA: ¿Y eso que es? ¿Dónde está? ¿Vosotros lo sabéis?

 

CIBA: ¡¡Ah!! ¿Estamos en una?

 

DON QUIJOTE: Una biblioteca es un lugar donde puedes pedir prestados libros y leerlos en casa.

 

AZURA: Nosotros no tenemos nada así en nuestro mundo.

 

DON QUIJOTE: (Señala el cartel de arriba) Mirad ¿qué pone ahí?

 

CIBA: ¡¡Biblioteca!! Entonces empezamos a buscar al Pirata Gorgomeo y a Temblores.

 

DON QUIJOTE: Lo más inteligente será pasar primero por las aguas de la Aventura. Entrad y yo vigilaré…

 

AZURA: Si pasa algo grite fuerte, saldremos corriendo.

 

(Ciba se pone delante y Azura detrás agarrada a su ropa, van medio agachadas y despacito mientras susurran Pirata Gorgomeo…, Pirata Gorgomeo…)

 

(Detrás del escenario)

 

GORGOMEO: ¡¡¡Truenos y centellas!!! ¿Quién osa despertarme a éstas horas? ¿Déjate ver truhán que sabrás quién es el pirata más temido de ésta estantería?

 

(Las dos Hadas salen corriendo de detrás de la estantería de Aventura y detrás sale el Pirata con el sable en alto)

 

DON QUIJOTE: ¡¡Alto!! (levantando la lanza)

 

GORGOMEO: Marinero de agua dulce ¿quién eres y de dónde vienes? ¿por qué envías a dos pequeñas hadas a despertarme?

 

 

 

 

DON QUIJOTE: Yo no he mandado a las pequeñas hadas, además, mira las has asustado. Soy el caballero Don Quijote de la Mancha, caballero en andanzas por las tierras de mi España, en busca de aventuras. Ellas han sido enviadas por el gran sabio del país de fantasía porque eres amigo de Itahisa.

 

GORGOMEO: ¡¡Itahisa!! ¿Qué le ha pasado? Ella es la mejor amiga que tengo en el mundo de fantasía. Probaréis mi sable si no habláis villano.

 

DON QUIJOTE: Ha sido secuestrada por el Brujo Carubí

 

GORGOMEO: ¿El Brujo Carubí? ¡¡Truenos y centellas!! ¿Dónde está ese maldito enemigo de las letras?

 

DON QUIJOTE: ¿Cómo enemigo de las letras? ¿Qué queréis decir?

 

GORGOMEO: Digo que el Brujo Carubí lleva muchos años intentando destruir el mundo de las letras, o sea a ti, a mi, a fantasía y a todos los demás…

 

DON QUIJOTE: No podemos permitirlo.

 

GORGOMEO: (se queda mirando a Don Quijote y levanta el sabe de nuevo) ¿Y cómo sé qué tú no eres amigo del Brujo?

 

DON QUIJOTE: Usted no sé si será demasiado inteligente, ¿cree que si fuese amigo del Brujo estaría aquí con vos?

 

GORGOMEO: No me fío ni de mi loro, ¿por qué me he de fiar de ti?

 

DON QUIJOTE: Vamos ha hacer una cosa, buscamos a un niño que me conozca, lo invitamos a subir aquí y vos e preguntáis. ¿Le parece bien?

 

GOROGOMEO: No lo sé, (camina por el escenario mirando a los niños) Todos éstos de aquí no me parecen demasiado lectores. ¿Quién ha estudiado a éste señor? ¿Alguien ha leído a Don Quijote de la Mancha?

 

DON QUIJOTE: Estáis muy equivocado. Estos niños van a la escuela a estudiar y seguro que más de uno sabrá hablarle de mí. ¿Hay alguien que pueda decirle algo de mí a éste desconfiado pirata? (espera la respuesta de los niños y coge a uno de unos 8 o 9 años)

 

GORGOMEO: ¡¡Grumete!! ¿Cómo te llamas? ¿Tú …(nombre del niño)… sabes quién es éste? (espera siempre las respuestas del niño/a)

¿Y de dónde ha salido, quién escribió sobre el? …(si no sabe el autor, escoges a otro niño)…¿alguien sabe quién escribió Don Quijote de la Mancha? A ver tú listillo…(lo sube al escenario)¿Quién fue? (espera respuesta) ¡¡muy bien!! (se dirige al primer niño), creo que tendremos que estudiar un poco más grumete, pero o has hecho bien  ¿Creéis que me puedo fiar de el? Si luego nos engaña os buscaré y habaremos grumetes, ARRRRRR, os merecéis un diploma al buen lector, (le ponéis e nombre en un diploma y se lo entregáis) ya puedes regresar a tu asiento.

 

DON QUIJOTE: ¿Ahora qué pensáis? ¿Unimos nuestras fuerzas para salvar a la dama?

 

GORGOMEO: Cuénteme todo lo que sabe.

 

DON QUIJOTE: Lo sabían todo las pequeñas hadas, ¡¡si usted no hubiese sido tan bruto!!

 

GORGOMEO: No empecemos a llevarnos mal…. (Se pone a buscar por detrás de las estanterías) ¿Hadas? ¡¡Hadas!! ¿Dónde os habéis metido pequeñas traviesas?

 

DON QUIJOTE: Eso usted siga asustándolas que así nunca volverán.

 

GORGOMEO: Bueno lo podremos hacer solos. ¿Qué escuchó del viejo sabio?

 

DON QUIJOTE: Yo escuché algo de buscar a los amigos de Itahisa, y que luego los cuatro debíamos ir a castillo del Brujo, y sólo uno de nosotros sería el que podría salvarla ya que tiene el corazón puro.

 

GORGOMEO: (se pone a pensar caminando de lado a lado por e escenario, mientras Don Quijote blanda su espada en el aire) ¡¡¡Claro!!! ¿Cómo no lo he pensado antes? Hemos de ir a la tierra del terror, allí está temblores, mi mejor amigo de aquella tierra y también el mejor amigo de Itahisa.

 

DON QUIJOTE: ¿y qué pasará con las dos hadas?

 

GORGOMEO: No os preocupéis, estarán bien.

 

DON QUIJOTE: Vayamos entonces, y yo iré delante, pues si algún ama perdida intenta dañarnos mi espada lo atravesará su cuerpo. (se mete detrás de estantería del terror)

 

GORGOMEO: ¿Cómo va a atravesar el cuerpo de un alma? ¡¡Ay!! Que largo camino me espera… (entra detrás de Don Quijote)

 

(salen las dos haditas de detrás de la estantería de fantasía)

 

AZURA: ¿Se han ido?

 

CIBA: Si, se han ido.

 

AZURA: Vayamos detrás de ellos, no me fío un pelo

 

(entran detrás de los otros dos)

 

(Aparecen de detrás de novela Itahisa y el Brujo)

 

ITAHISA: ¿Aún queda mucho por caminar? Estoy cansada

 

CARUBÍ: Mi reino está mucho más allá de as tierras de la aventura, después de la tierra del terror y aún más de las anchas tierras de la novela…

 

ITAHISA: Hemos pasado ya por las tierras de fantasía y de terror, ¿dónde queda tu castillo?

 

CARUBÍ: No te importa, no preguntes más…, nadie vendrá en tu busca pues nadie ha logrado nunca pasar la ciénaga de os Orcos.

 

ITAHISA: ¿La ciénaga de los Orcos? (se pregunta asustada)

 

CARUBÍ: jajaja, ¿qué pensabas? Me he hecho fuerte a lo largo de todos estos años, y por fin éste será e año de mi conquista. El mundo de fantasía será mío y su reina también.

 

ITAHISA: ¡¡Nunca!!  Si yo no regreso con a flor blanca de la pureza, mandarán a otras hadas a buscara.

 

CARUBÍ: No habrá tiempo para ello, la coronación en la princesa se hará cuando la luna se alinee con los planetas, y eso será de aquí a tres lunas.

 

ITAHISA: ¡¡Nunca conseguirás a la princesa!! Antes morirá luchando.

 

CARUBÍ: ¿Te he contado que tengo un nuevo ejército?

 

(Itahisa se queda con cara de confusión)

 

CARUBÍ: Los Orcos se han hecho mis aliados, he conseguido una pócima que es hace sumisos ante mí.

 

ITAHISA: ¡¡Eres ruin!! Malvado…

 

CARUBÍ: Lo sé.., mi fama me precede, no me gustaría perderla.

 

ITAHISA: Yo también tengo un ejército…

 

CARUBÍ: jajaja, nada pueden hacer tus amiguitos contra mis Orcos.

 

ITAHISA: Piensa que a veces tiene más fuerza, la fuerza del corazón que la fuerza de los músculos.

 

CARUBÍ: ¿Dónde has escuchado eso?

 

ITAHISA: Lo he leído en mis libros, bellas historias dónde todo es bonito y fantástico, dónde los colores pintan las hojas y sus personajes sonríen y bailan.

 

CARUBÍ: Sí, claro, no olvides que eso es todo fantasía.

 

ITAHISA: No lo olvido, pero la fantasía puede hacer que un corazón duro se ablande; que una limpiadora sea una princesa, y que una rana se convierta en príncipe. La ilusión está en los libros de fantasía. Ya verás, niños (se lo pregunta al público) ¿Quién me sabe contar una historia de fantasía? (escoge a una niña y la hace subir al escenario) ¿Cuéntame tu cuento de fantasía? (cuando la niña termina) ¡¡muy bien!! Eres una especialista en lectura, ven conmigo (le pone el nombre en un diploma se lo da y la hace bajar del escenario)

 

CARUBÍ: Déjate de tonterías y sigamos el camino, todavía nos queda bastante por andar y quiero llegar antes del anochecer.

 

(Desaparecen por detrás de aventura)

 

(Entra Gorgoteo)

 

GORGOMEO: Es que no puede ser, maldito viaje me ha dado usted… (se da la vuelta y no ve a nadie, vuelve hacia atrás mira detrás de la estantería del terror y sale corriendo y gritando, justo detrás de él sale Temblores y cuando Gorgoteo se gira, Temblores le salta a los brazos)

 

TEMBLORES: ¡¡Ay!! ¡¡Ay!! ¡¡No me sueltes amigo!!

 

GORGOMEO: ¡¡Que te bajes!! (le suelta y Temblores cae de culo y se agarra a la pierna del Pirata)

 

TEMBLORES: Protégeme, hay un hombre que me persigue, me grita algo sobre un duelo.

 

GORGOMEO: Ahhhh, bueno, anda levántate valiente, ese hombre del que hablas es un tal Don Quijote

 

TEMBLORES: ¿Don Quijote de la Mancha?

 

GORGOMEO: Sí, lo conoces.

 

TEMBLORES: ¡Claro!, ¿Quién no conoce al aventurero señor Don Quijote? Es el personaje de novela más divertido que he leído.

 

(Se escucha al Pirata Malababa muy enfurecido desde detrás del escenario)

 

MALABABA: ¡Maldito viejo lobo de mar! ¿Dónde estás?

 

GORGOMEO: ¡¡Me encontró!! Es el Pirata Malababa.  ¿Qué puedo hacer?

 

TEMBLORES: ¿Malababa? ¿Ese Pirata villano al que le robaste el botín del barco el año pasado?

 

GORGOMEO: Sí, he de irme (sale corriendo y se mete dentro de la zona de aventura)

 

TEMBLORES: No me dejes aquí solo con …

 

(Entra Don Quijote muy dolido)

 

DON QUIJOTE: (mira a temblores) Dios mío…,  ¿y tú quién eres?

 

TEMBLORES: ¿Yo? ¿Ya no se acuerda de mí?

 

DON QUIJOTE: ¡No! No sé quién eres…, después de la paliza que me ha dado un pirata que me he encontrado ahí atrás…

 

TEMBLORES: Pues… Nadie, yo no soy nadie… Yo estaba allí, luego el caballero Don Quijote gritaba, más tarde el Pirata corría AAAArrrrggg (corre por el escenario) después vinimos…

 

DON QUIJOTE: (le corta) ¡¡calla!! Me mareas…,

 

TEMBLORES: (se huele los sobacos) Puessssss, sí, puede que ya me toque un baño.

 

DON QUIJOTE: además el caballero Don Quijote soy yo…

 

TEMBLORES: Sí, usted es Don Quijote ya lo sé.

 

DON QUIJOTE: Calla idiota, deja de hablar.

 

TEMBLORES: De acuerdo, de acuerdo, si es que cuando me pongo nervioso lo único que sé hacer es hablar, ya me entiende, me sube la adrenalina y entonces…

 

DON QUIJOTE: ¡¡Calla!!

 

TEMBLORES: ¡Sí señor! (hace como si cerrase la boca con una cremallera y irar la llave)

 

DON QUIJOTE: Tú, me vas a decir dónde está Gorgomeo.

 

TEMBLORES: (Hace sonidos con la boca pero como ha hecho lo de la llave no habla)

 

DON  QUIJOTE: ¡¡Habla de una vez maldita sea!!

 

TEMBLORES: Mmmm, mmmmm,

 

DON QUIJOTE: Habla si no quieres probar el filo de mi sable.

 

TEMBLORES: Aclárese, me dijo que me calle, luego que hable, a ver si nos ponemos de acuerdo eh…

 

DON QUIJOTE: (le pone el sable en pecho) habla.

 

TEMBLORES: Pues yo estaba tranquilo leyendo un libro de Pesadillas cuando llegó Gorgomeo con usted contando una historia de si bla bla bla, que si no se qué de Itahisa.

 

DON QUIJOTE: ¡Itahisa! ¡es cierto! Ahora me acuerdo…

 

TEMBLORES: Menos mal…,

 

DON QUIJOTE: Vamos a buscar a Gorgomeo, hay que encontrarlo antes de que a la reina de las hadas le pase algo. ¿Tú sabes lo que pasará si ella falta?

 

TEMBLORES: ¡Pues claro! No habrá fantasía, los niños no soñarán en ser hadas, duendes o gnomos, y empezarán a no leer libros y ¡¡¡será el fin!! (se lleva las manos a la cara y se estira la piel hacia abajo) los niños estarán tristes…¡¡¡noooo!!!

 

(se marcha Don Quijote por detrás de la estantería de aventura)

 

TEMBLORES: ¡¡¡temblores al rescate!!! (cuando empieza a caminar tropieza, se levanta, se sacude la ropa y sale corriendo con las piernas por delante)

 

ABUELA: (mmmmmmm, se estira) Madre mía.., ¿que dormilona soy verdad? (Espera la respuesta de los niños) Bueno, por dónde íbamos. ¡Ahhhh! El malvado Pirata Malababa perseguía desde hacía un año al Pirata Gorgomeo, y aunque Gorgomeo tenía miedo de ser capturado por éste, decidió junto a Temblores y Don Quijote ir al Castillo del Brujo a rescatar a la reina Itahisa.

 

(Entra Don Quijote sólo y habla mirando hacia detrás de la estantería de terror)

 

DON QUIJOTE: Un caballero siempre es un caballero, no podía permitir el abuso a unas bellas damas como ustedes (desde detrás de la estantería le tiran un zapato, unas manzanas, un rollo de papel de water) ¡¡desagradecidas!! Encima que un caballero como yolas ayuda, le responden así, súbanse de nuevo a ese carro viejo y destartalado.

 

ABUELA: ¿Pero de dónde sale usted?

 

DON QUIJOTE: De su cuento… ¿Ahora que viene?

 

ABUELA: (lee el libro) Usted debe blandir su espada contra el aire, imaginando ver enemigos por todas partes.

 

DON QUIJOTE: Entonces sigamos (empieza a blandir la espada) ¡¡Tú!! Cobarde. Tu ejército no podrá hacer nada contra un caballero como yo, Caballero Don Quijote de la Mancha,  andando por los caminos de Dios en busca de aventuras, al rescate de todo aquel que necesite ser ayudado, damas, ancianos, niños… (sigue moviendo la espada pero en silencio)

 

ABUELA: La misión de los amigos de Itahisa se estaba complicando, pero no podían olvidar qué era lo más importante… (Se levanta, deja el libro sobre la silla y sigue…) Sabéis niños…, tengo mucha sed, voy a buscar un vaso de agua y regreso enseguida.

 

DON QUIJOTE: ¡Señora! ¡Espere!  (sale detrás de la abuela)

 

(entran Gorgomeo, y detrás Temblores)

 

TEMBLORES: ¡¡Gorgomeo!!  He escuchado pasos ahí detrás ¿Será Malabab? ¿Nos habrá encontrado?

 

GORGOMEO: Espero que no…, si me pilla me colgará del palo mayor hasta que le devuelva hasta el último doblón..

 

TEMBLORES: ¡¡Qué miedo!! Menos mal que no soy tú. ¡¡¡Ayyyy!!! ¿te imaginas que yo soy tú? (salta de nuevo sobre los brazos de Gorgomeo)

 

GORGOMEO: ¡Pero bueno! ¿Qué te crees que soy, tu sofá? (Lo baja al suelo)

 

TEMBLORES: Es que a mi me da mucho miedo el pirata Malababa… Escucha Gorgomeo, hemos de llegar al castillo del Brujo, pero a mi me da mucho miedo porque dicen que hay fantasmas. (Sale corriendo y sube algunas escaleras del público y se esconde detrás de unos niños)

 

(Entra Don Quijote)

 

DON QUIJOTE: Compañeros, vayamos en busca de la dama cuanto antes…, el tiempo apremia.

 

TEMBLORES: ¡Escuchad! ¡Alguien se acerca! ¡¡¡Será el Pirata Malababa!!! Escondámonos.  (les hace señales para que se escondan con el).

 

(se esconden los tres por donde pueden)

 

(entran las dos haditas)

 

CIBA: No hay nadie…

 

AZURA: Jolín, pues ya hemos estado en todos los lugares de la biblioteca.

 

CIBA: Pues sigamos buscando…

 

AZURA: Mejor vamos hiendo hacia el Castillo.

 

CIBA: Pero yo no sé el camino ¿y tú?

 

AZURA: Me parece qué está en la tierra de los Orcos.

 

CIBA: ¿En la cima de la montaña?

 

AZURA: Sí, vamos

 

(se marchan las dos por detrás de la estantería del terror)

 

(Entra de nuevo la abuela)

 

ABUELA: (coge el libro, se sienta, se pone las gafas y sigue…) Las dos jóvenes hadas iniciaron un camino largo y difícil, pero lo que ellas no sabían es que los amigos de Itahisa lo habían escuchado todo y que se pondrían en camino detrás de ellas.

 

(salen los personajes que estaban escondidos)

 

TEMBLORES: ¡AY! ¡Ay! ¡Ay! (camina por el escenario con las manos en la cabeza)

 

GORGOMEO: ¡¡Ya basta Temblores!! ¡¡Quieres probar mi sable (saca el sable y lo alza)

 

TEMBLORES: (corre alrededor de Gorgomeo) No por favor no, ¿Qué he hecho yooo?

 

DON QUIJOTE: (defendiendo a temblores) ¡¡¡Alzáis el sable ante un inocente!!! Deberéis cruzar vuestro sable conmigo antes, no consentiré que abuséis de un pobre hom… (mira de arriba abajo a Temblores) bueno, de éste personaje.

 

TEMBLORES: ¡Así se habla!..., ¿Cómo? ¿Cómo me ha llamado?

 

(Empieza una batalla entre Gorgomeo y Don Quijote)

 

TEMBLORES: ¡no! ¡no! ¡no! Primero la reina de las hadas…

 

(No le hacen caso y siguen con su batalla de espadas)

 

TEMBLORES: ¡¡¡¡Se acabó!!!  Vamos (los va empujando hacia detrás de la estantería de terror)

 

ABUELA: Anduvieron mucho, a mitad del camino se encontraron con las dos haditas y juntos continuaron hasta llegar al mundo de los Orcos. Temblores era bueno de corazón, y les habló a los Orcos, les explicó que el Brujo Carubí había raptado a la reina y que ellos eran buenos, que tenían que ayudarlos. Los Orcos no podían creérselo, el brujo los había engañado y eso los enfurecía. El pirata Gorgoteo, se quedaron con los pocos Orcos que habían resistido a las palabras de Temblores, y el resto se adelantó con la intención de encontrar a la reina Itahisa y liberarla.

 

(Entra el Brujo Carubí, lleva a Itahisa atada de las manos y con los ojos vendados)

 

CARUBÍ: ¡¡Quédate aquí!! Y no intentes nada sino quieres que te encarcele en las mazmorras del sótano.

 

ITAHISA: Madre mía, estoy aquí y no he podido avisar a nadie. La Princesa está en un apuro, si no le llevo la flor blanca de la pureza, no podrán hacer la poción, y entonces no tendrá los poderes necesarios para proteger el reino.

 

(Entran las dos haditas, Don Quijote y Temblores)

 

AZURA Y CIBA: (cuando ven a la reina) ¡¡Reina Itahisa!! ¡¡Estás viva!! (la abrazan y le sacan la venda de los ojos)

 

DON QUIJOTE: ¡¡Bella Dama!! Mi amada Dulcinea

 

TEMBLORES: ¡¡Amiga!! Hemos hecho un largo camino hasta encontrarte… (le desata las manos)

 

ITAHISA: ¡¡Temblores!! Amigo, ¿Qué haces aquí?

 

TEMBLORES: ¡¡¡Pues qué voy ha hacer!!!

 

AZURA: Hemos venido a buscarte

 

CIBA: Hemos de marcharnos antes de que venga el Brujo. (Coge a Itahisa de la mano y ésta se levanta del suelo)

 

(Entra el brujo Carubí)

 

CARUBÍ: Demasiado tarde joven hada

 

(Todos se quedan paralizados y protegen a Itahisa)

 

DON QUIJOTE: Mi condición de caballero no me permite que se retenga por más tiempo a ésta dama.

 

TEMBLORES: Muy bien dicho, ¡sí señor! Hemos venido a impedir que se le haga daño a mi amiga Itahisa.

 

CARUBÍ: jajajjajja, ¿Ah si?

 

HADITAS: Nosotras también lo impediremos.

 

TEMBLORES: Brujo Carubí, no tenéis corazón.

 

CARUBÍ: No, el corazón no sirve de nada.

 

ITAHISA: El corazón es muy importante, sin corazón no puedes entender el amor.

 

CARUBÍ: ¿Qué amor?

 

TEMBLORES: El amor que nos une a las personas, a nuestros amigos, a nuestros familiares, a la gente que nos importa…

 

DON QUIJOTE: deja a mi amada Ducinea o yo…

 

CARUBÍ: ¿Oh qué? (levanta la varita para lanzar un hechizo) Ratataplan Rantachaplan que Don Quijote hable mal.

 

DON QUIJOTE: achu ma de mul

 

TEMBLORES: ¡¡Anda!! ¿Qué le ha pasado en la boca? (hablando con los labios apretados) mejor no abro la boca porque acabaré hablando como el, se tapa la boca con las dos manos y se esconde detrás de las haditas)

 

(entra Gorgomeo)

 

DON QUIJOTE: Cha la lona fa tu planchu

 

(se queda mirando a Don Quijote)

 

GORGOMEO: ¿Qué ha dicho? (mirando a Temblores)

 

TEMBLORES: ¡¡Y yo que se!! Sólo sé que Carubí le ha dicho unas palabras raras y de repente éste se ha puesto a hablar muuuuy raro.

 

GORGOMEO: ¿y la reina Itahisa? (la ve y va hacia ella) ¿está bien?

 

CARUBÍ: Ella está bien, vosotros sois los que estaréis mal (levanta los brazos de nuevo para lanzar un hechizo)

 

GORGOMEO: (saca el sable y ataca al Brujo)

 

CARUBÍ: Machuplin Carubín que Gorgomeo se queden como un muñequín.

 

(Gorgomeo se queda paralizado)

 

CIBA: Deja marchar a nuestra reina

 

DON QUIJOTE: Human fa tren hurí hurí. (levantando la espada)

 

ITAHISA: Mejor se calla mi amable caballero. Azura, te toca.

 

TEMBLORES: ¿Itahisa? ¿Estás segura de que ésta pequeña hada podrá hacer algo?

 

AZURA: (Levanta su varita y la dirige hacia el Brujo)

 

CARUBÍ: jajajajajj ánimo pequeña, inténtalo.

 

TEMBLORES: ¡¡Venga!! ¡¡Dale!! ¡¡Ánimo pequeña!!

 

ITAHISA: ¡¡Calla!!

 

TEMBLORES: Sí, si ya me callo, es que ya sabéis que cuando me pongo nervioso..

 

ITAHISA: ¡¡Qué te calles ya!!

 

TEMBLORES: ….Si….

 

AZURA: Sólo aquel con un corazón puro podrá salvar a la reina, eso nos dijo el gran sabio… Temblores, dame la mano (Azura y Temblores se dan la mano)

 

TEMBLORES: ¿Y por qué tengo que ser yo?

 

DON QUIJOTE: patachicachan pamtunchin (le coge la mano a Azura y a Temblores)

 

AZURA: Que la fuerza de un corazón puro termine con el poder maligno del Brujo Carubí…

 

CARUBÍ: (Se toca el estomago y habla) ¿Qué me hacéis?

 

AZURA Y TEMBLORES: Que la fuerza de un corazón puro termine con el poder maligno del Brujo Carubí…

 

CARUBÍ: (Se va encogiendo poco a poco a medida que ellos dicen la frase)

 

TEMBLORES: ¡¡niños ayudadnos!! Gritad fuerte.

 

AZURA, CIBA, ITAHISA Y TEMBLORES: (cogidos de las manos) Que la fuerza de un corazón puro termine con el poder maligno del Brujo Carubí…

 

CARUBÍ: ¡¡Orcos!! Venid a mí… ¡¡Ayudadme!!

 

TEMBLORES: No vendrán, los Orcos son buenos y se han dado cuenta de que tú eres malo.

 

AZURA, CIBA, y ITAHISA: (cogidos de las manos) Que la fuerza de un corazón puro termine con el poder maligno del Brujo Carubí…

 

CARUBÍ: ¡¡¡No resisto más!!!

 

ITAHISA: Descongela a mis amigos.  ¡¡Ahora!!

 

CARUBÍ: Dejad de repetir ese canto y lo haré.

 

TEMBLORES: Qué la fuerza de un corazón puro termine con el poder maligno del Brujo Carubí.

 

CARUBÍ: Candenser Abdeser que todo vuelva a su ser.

 

(Gorgomeo se mueve y Don Quijote habla bien)

 

DON QUIJOTE: ¡¡Huid mi bella dama!!  Nosotros nos quedaremos con el Brujo

 

GORGOMEO: Si, Itahisa, be a buscar lo que necesitas.

 

TEMBLORES: Yo me voy para protegerlas, ya sabéis, Don Quijote y tú (dirigiéndose a Gorgomeo) os encargáis de llevar a Carubí al libro prisión para los malotes…

 

GORGOMEO Y DON QUIJOTE:  ¡¡¡Qué te vayas ya pesado!!!

 

(las hadas se marchan con temblores, mientras Gorgomeo coge al brujo de los brazos para llevárselo  y Don Quijote  le va pinchando el culo)

 

CARUBÍ: ¡¡No sabéis lo que estáis haciendo!!

 

GORGOMEO: Vamos, andando (lo empuja delante de el)

 

DON QUIJOTE: Gorgomeo ¡¡este malhechor no puede huir!! Hemos de proteger el mundo de los libros.

 

(todos se marchan por el mismo lado)

 

ABUELA: Las Hadas regresaron al mundo de los humanos para conseguir encontrar la flor. Temblores siguió con las hadas y el Brujo Carubí, fue encerrado en un libro especial donde  iban todos los malos y que se encerraba en la vitrina central de la biblioteca. 

 

(Entran las hadas)

 

CIBA: (se pone las manos en la cabeza como si se concentrase) La flor blanca de la pureza se encuentra en un lugar alto, debemos buscar…

 

ITAHISA: Chicos, tenemos que encontrar una flor blanca con forma de corazón. ¿Alguien la ha visto? (espera la respuesta de los niños).

 

AZURA: ¡¡Mira Ciba!! (señala el fondo del escenario)

 

TEMBLORES: ¡¡Yo la traeré!! (sube las escaleras y baja la flor)

 

ITAHISA: Ahora debemos ir a fantasía con la mayor rapidez

 

(se van todos por detrás de fantasía)

 

ABUELA: Pero cuando todo parecía terminar, el pirata Gorgomeo y el pirata Malababa, se enzarzaron en una batalla de poder, pues Malababa quería recuperar el botín que le había robado Gorgomeo.

 

(Se escuchan espadas detrás del escenario. Entra Don Quijote llevando a Gorgoteo cogida a él quejándose)(entra Temblores)

 

TEMBLORES: ¿Pero se puede saber qué ha pasado señora?.

 

GORGOMEO: Ah sido Malababa, Cómo no puedo devolverle el botín que le robé hace un año me ha dado un aviso.

 

TEMBLORES: ¡¡Un aviso!! Pues vaya aviso.

 

GORGOMEO: ¡¡Necesito a mis grumetes!! Venid amigos míos. (llama a los niños que habían salido antes)

 

DON QUIJOTE: Le voy ha ayudar, tomaré dos escuderos y les acompañaremos, entre todos lograremos vencer a Malababa…Chicos necesito dos niños fuertes y valientes… A ver…(elige a un niño y una niña para que le ayude)

 

GORGOMEO: Terminaremos con él y sus secuaces. No le tengo miedo y mis grumetes tampoco ¡¡A la carga!! (se pierden por detrás del decorado)

 

TEMBLORES: Yo también ayudaré (sale corriendo hacia el lado contrario que los demás)

 

(Detrás del decorado se escucha ¡¡Ay!! ¡¡Huy!!... etc.) (Entran todos como si vinieran de la guerra)

 

DON QUIJOTE: ¿Qué dice ahora infeliz? ¡¡Ríndase y así  salvarás la vida de tus grumetes, sino lo haces moriremos todos!!

 

GORGOMEO: Está bien, está bien… Chicos tirad las espadas y rendiros. (espera a que los niños se rindan) Podéis abandonar el barco, id a vuestros asientos.

 

DON QUIJOTE: Mis queridos escuderos, salvad vuestras vidas…, pero primero venid, pues vuestra fidelidad debe quedar plasmada en un diploma (les da un diploma) amigo, ahora juntos iremos a vencer a Malababa…

 

TEMBLORES: (Entra por el lado donde se ha ido) ¿Pero dónde estabais? ¿Qué os ha pasado? Y yo buscándoos… Vaya amigos.

 

DON QUIJOTE: No me hagas hablar…

 

GORGOMEO: Si quieres hacer algo… ¡¡vamos!!! (lo empuja delante de él y se van Don Quijote y Gorgomeo por detrás de la estantería de aventura y se escuchan lamentos y golpes)

 

ABUELA: Y así, mis queridos niños termina la historia, el reino de fantasía fue salvado por las Hadas, Don Quijote regresó a su novela, aunque algo dolorido por los golpes de el temido truhán Malababa. Temblores consiguió ganarse la confianza de los orcos y con el poder de su pureza, junto a Azura, destruir al Brujo Carubí, y el Pirata Gorgomeo, finalmente fue capturado por ladrón.

Después de todo se demostró que con la unión de la amistad y la fuerza del corazón no hay nada imposible, y que si se leen los libros adecuados podemos vivir miles de aventuras.

Y colorín colorado, este cuento se ha terminado. Estoy muy cansada niños, creo que iré a descansar un ratito (deja el libro en la silla y se marcha)

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com