Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

Los piratas

de Víctor Antero Flores

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta al final del texto su dirección electrónica.

 

Los piratas

  (Teatro infantil)

 Víctor Antero Flores

 victor_afz@hotmail.com

 

PERSONAJES:

Capitán Calavera

La grumete Barracuda

El loro

 

Se abre el telón, aparece el escenario de una selva, con palmeras y arbustos. El Capitán Calavera y la grumete Barracuda, piratas del Caribe, avanzan entre la espesura. El primero lleva un parche en el ojo y cojea de un pie, la segunda va vestida, no como mujer, sino como pirata y lleva un mapa en la mano. El loro los sigue.

 

CAPITÁN: ¡Por todos los diablos! Esta isla es un laberinto. (Saca un telescopio y observa hacia el público). Está llena de animales extraños, parecen changos. ¡Grumete Barracuda!

BARRACUDA: ¡Aquí estoy, Capitán Calavera!

CAPITÁN: ¿Tiene el mapa que nos llevó el perico al barco?

BARRACUDA: Sí, capitán.

CAPITAN: ¡Qué es lo que dice!

BARRACUDA: Aquí dice: Achered al a sosap etniev.

CAPITÁN: ¿Qué cosa?

BARRACUDA: Otreum led onam al atsah ranimac.

CAPITÁN: Se supone que es un tesoro español, ¿por qué estará escrito en ruso? (Le arrebata el plano). ¡A ver, presta acá! (Lo observa meticulosamente). ¡Idiota! Lo tienes al revés. En vez de cerebro tienes un caracol marino.

BARRACUDA: ¡Y tú con ese parche te ves ridículo! Y todo porque te salió una perrilla por picarte el ojo sin lavarte las manos.

CAPITÁN: No te metas con mi perrilla... (Endereza el mapa y lee). A ver. Veinte pasos a la derecha. Caminar hasta la mano del muerto. (Traga saliva). Ma... ma...

LORO: Su mamá no  vino, su mamá no vino.

CAPITÁN: (Asustado). Ma... ¿Mano del muerto? No veo ningún difunto por aquí. Y espero no encontrarlo porque...

BARRACUDA: A poco le tiene miedo a los muertos, Capitán.

CAPITÁN: Crees que soy un cobarde! ¡El Capitán Calavera ha visto tantos muertos que ya le son tan comunes como ver un campo lleno de flores! Y dejémonos de tonterías. ¿Aquí son los veinte pasos?

BARRACUDA: Sí capitán. Los conté toditos.

CAPITÁN: Tú ni sabes contar. No veo la mano del muerto.

BARRACUDA: (Apunta a un árbol con forma de mano) ¡Allí está!

CAPITÁN: ¡Ay mamacita!

LORO: No te arrugues cuero viejo que te quiero pa´ tambor.

CAPITÁN: Sacando la espada. Síguele plumífero desaliñado y pronto sabremos a qué sabe la barbacoa de perico.

LORO: No te esponjes, no te esponjes.

BARRACUDA: Capitán, pero vea. La mano del muerto es un árbol seco, allí debe estar enterrado el tesoro.

CAPITÁN: Vamos (Le da el mapa a Barracuda). Carga esto, grumete.

(Llegan a la base del árbol).

CAPITÁN: Qué dice el mapa.

BARRACUDA: Etron la sosap sod... Eh... Je, Je. (Se da cuenta de su error y voltea el mapa) Dos pasos al norte y bajo la cruz encontrarás el tesoro.

(En el piso hay una cruz pintada).

CAPITÁN: ¡Lo encontré, es mío, mío...!

BARRACUDA: Es nuestro... ¿nuestro?

CAPITÁN: ¡Mío! Porque yo soy el valiente Capitán Clavera.

LORO: Valiente, valiente... Sí como no.

BARRACUDA: Bueno, pues si es tuyo, desentiérralo tú solo.

CAPITÁN: Ups. (Para sí mismo). Ah, maldición. Y yo que no sé desenterrar tesoros. De hecho nunca he encontrado uno. No sé manejar una pala. Si estos dos se dan cuenta se van a burlar de mí. Ah pero ya sé. (Se dirige a Barracuda). Grumete Barracuda, la voy a ascender a primer ayudante del capitán si desentierra el tesoro.

BARRACUDA: No.

CAPITÁN: ¿Qué? Bueno. Si desentierra el tesoro, la ascenderé a contramestra.

BARRACUDA: No.

CAPITÁN: ¡Cómo! Bueno, te asciendo a capitana, pero entonces yo tendré que ascenderme a almirante! ¿Qué dices?

BARRACUDA: Que no.

CAPITÁN: ¡Me llevan los siete mares! ¡No me importa si te asciendo a la punta del palo mayor! Tú eres la grumete y tienes que obedecer al capitán.

BARRACUDA: No.

CAPITÁN: Desentierra el tesoro.

BARRACUDA: No.

CAPITÁN: ¡Ay, quién entiende a las mujeres! ¿¡Qué necesitas para obedecer mis órdenes!?

BARRACUDA: Dos cosas.

CAPITÁN: ¿Cuáles?

BARRACUDA: Primero promete que me las cumplirás.

CAPITÁN: ¡No prometo nada!

BARRACUDA: Entonces no hay tesoro.

CAPITÁN: (Escarbando con su espada torpemente). Pues yo lo sacaré.

LORO: Cómo, si eres bien inútil.

CAPITÁN: Ahora sí estrenamos plumero en el barco...

BARRACUDA: Vamonos lorito.

CAPITÁN: Espérense. Está bien. Acepto tus condiciones. ¿Cuáles son?

BARRACUDA: La primera, que me des la mitad del tesoro.

CAPITÁN: Eso nunca... (Ve que Barracuda se va y corrige). Está bien, está bien. ¿Cuál es la segunda.

BARRACUDA: Que ya no me digas Barracuda. Debajo de la ropa de esta pirata feroz, se esconde una mujer dócil y tierna.

CAPITÁN: Bah... ¡Pamplinas!

BARRACUDA: Si quiere que desentierre el tesoro, deberá decirme: Mi querida Dulcinea.

CAPITÁN: ¿Qué? Claro que no. Tú eres la Barracuda...

BARRACUDA: No sé por qué me dicen tan feo...

CAPITÁN: Porque eres un pirata del Caribe. Debemos tener nombres feroces, que infundan miedo a nuestros enemigos. Barracuda es un buen nombre. Te queda bien. Hasta te pareces a una de esos peces dientones.

BARRACUDA: Pues ya dije. Si no me dice: mi querida Dulcinea, que así es como me llamo, no hay tesoro.

CAPITÁN: Nunca. (Ve que Barracuda se va y corrige). Está bien... está bien...Mi... Mi querida... Barra... digo Dulcinea. Por Neptuno, qué vergüenzas estoy pasando.

BARRACUDA: No, así tan brusco y feo no. Dímelo con cariño.

CAPITÁN: ¡Eso no estaba en el trato!

BARRACUDA: Es que no me dejó terminar.

CAPITÁN: Pues ya lo dije.

BARRACUDA: No lo dijiste bien. Dilo de corrido.

CAPITÁN: Desentierra el tesoro... Mi querida Dulcinea.

BARRACUDA: Mucho mejor (Toma su espada y comienza a escarbar hasta que da con algo). ¡Encontré algo!

CAPITÁN: Dámelo rápido. (Barracuda le da un hueso enorme). Qué es esto. Seguramente lo dejó aquí un perro.

BARRACUDA: Es la pierna de un muerto, Capitán.

CAPITÁN: De un mue... ¡Ay, mamá!

LORO: ¡Quiere llorar, quiere llorar, quiere llorar...!

CAPITÁN: Ora sí te despellejo.

BARRACUDA: Encontré un cofre.

CAPITÁN: ¡Dónde!

BARRACUDA: ¡Pues cómo dónde! Aquí en el pozo de donde salió la pierna del muerto.

CAPITÁN: ¿Y ya no hay más muerto?

BARRACUDA: No. Era un muerto incompleto.

CAPITÁN: (Metiéndose al pozo). Ah, menos mal.

(Entre los dos sacan un cofre muy pequeño).

CAPITÁN: ¡Qué es esto! A penas ha de caber una sola joya en este cofre.

BARRACUDA: Debe ser un collar de perlas... para mi cuellito.

CAPITÁN: No, qué cual. No hay suficiente tesoro para los dos.

BARRACUDA: A lo mejor son dos anillos de compromiso. De esos que se ponen los novios cuando se casan.

LORO: (Tararea la marcha nupcial). Tan tan tan tan... tan tan tan tan...

CAPITÁN: (Luego de tragar saliva). Soy un pirata. Y los piratas no hacemos esas cosas. Y si este cofre tiene esos anillos, los venderé en el mercado negro a cambio de oro... oro, ¿oíste?

BARRACUDA: Eres un bribón.

CAPITÁN: Y tú eres una urraca.

BARRACUDA: Zorrillo apestoso.

CAPITÁN: Renacuajo de los pantanos.

BARRACUDA: Astraulopitecus parado.

CAPITÁN: ¿Astra qué?

BARRACUDA: Si hubieras ido a la escuela lo sabrías.

CAPITÁN: ¡Se acabó! ¡Las reglas más antiguas de la piratería dicen, que el tesoro será de quien viva para contarlo! (Saca la espada). En guardia.

BARRACUDA: (Sacando su arma). Que conste que yo no quería, pero tendré que darte una lección.

LORO: En esta esquina, con ochenta kilos de peso, dos años sin bañarse, ninguna pelea ganada y un buque hundido, el terror de los barcos mercantes del Caribe: ¡El capitán Calavera! En esta otra esquina, con cincuenta y cinco kilos de peso y dos días sin bañarse, la princesa Dulcinea, raptada por el Capitán Calavera hace años y mejor conocida ahora como la grumete Barracuda. Ya saben, no se vale piquete de ojos, ni pellizco retorcido, ni manita de puerco.

(Suena una campana de box y comienza la pelea).

CAPITÁN: Te convertiré en jalea.

BARRACUDA: Te recogerán en cachitos.

CAPITÁN: (La acorrala contra el árbol). Ahora sí te tengo.

BARRACUDA: ¡Mira, se te cayó la cabeza!

CAPITÁN: ¿Dónde? (Cuando se inclina ella le encaja la espada en el trasero). ¡Ay! ¡Me has herido a traición! Y en mi punto vulnerable... (Cae al piso). Ya siento como se me escapa la vida por el bujero...

LORO: (Sacudiendo el aire a su alrededor para venilar una supuesta flatulencia). Sí, yo también lo siento. ¿Pues qué comió, capitán?

BARRACUDA: Ay, creo que se me pasó la mano.

CAPITÁN: Lástima. Había otro tesoro en la fosa. Y ese era para ti.

BARRACUDA: ¿En serio?

CAPITÁN: Sí. Lo vi mientras sacabamos este.

BARRACUDA: Ese también será mío.

(Cuando se asoma al pozo el capitán le da un pinchazo en el trasero).

CAPITÁN: Caíste.

BARRACUDA: ¡Ay! Lagarto escamoso y viscoso. Me has destartalado el negocio.

CAPITÁN: Nos hemos lastimado tanto... ahora el tesoro no será de ninguno.

BARRACUDA: Pudimos compartirlo. Pero eres un necio. Todo lo quieres para ti solo.

LORO: Loro quiere tesoro. Loro quiere tesoro.

CAPITAN: Ah, maldito emplumado. Sólo quedas tú de pie. Alejate de mi tesoro si no queres que haga un penacho con tus plumas.

BARRACUDA: ¡Como que tu tesoro! ... Nuestro tesoro.

CAPITÁN: ¿Y por qué?

BARRACUDA: Porque todavía no entrego el equipo.

CAPITÁN: Cierto. Tal vez no estamos tan mal heridos.

BARRACUDA: ¿No, verdad?

LORO: (Acercándose al cofre) Este loro, se queda con el oro.

(Los piratas se arrastran hacia el cofre).

CAPITÁN: (Blandiendo la espada). ¡Fuera de aquí, traidor!

BARRACUDA: Perico malvado. Deja nuestro tesoro.

(El loro se aleja ante las espadas. El capitán y Barracuda se apoderan del cofre y lo abren. De éste salen solamente galletas).

CAPITÁN: ¡Qué es esto!

LORO: Lorito quiere galleta, lorito quiere galleta...

BARRACUDA: (Leyendo el mapa). Con razón. Mire lo que dice aquí, en las letras pequeñas.

CAPITÁN:¿Qué dice?

BARRACUDA: Dice que es el tesoro del perico de un capitán pirata.

LORO: Lorito quiere galleta...

CAPITAN: ¿Recuerdas quién nos dio el mapa?

BARRACUDA: Fue el perico.

(Se levantan cojeando y persiguen al loro con las espadas en alto).

CAPITÁN: Ahora sí, por las aletas de un tiburón, juro que colgaré a ese loro del palo mayor.

BARRACUDA: Mejor lo desplumamos, lo cocinamos al sol y luego nos lo comemos...

LORO: ¡Ay, mamá!...

CAPITÁN: Grumete Barracuda... Me gustas... eh... más como pirata que como princesa. (se sonroja)... Digo... Yo...

BARRACUDA: (Coqueta). Sí, capitán.

CAPITÁN: Quiero decir... que es usted una gran princesa... digo pirata, terrible pirata.

BARRACUDA: ¿Y qué más, capitán?

CAPITÁN: ¿Cómo que qué más? ¡Nada más! Lo que usted quiere es que me equivoque al hablar y diga que me gusta mucho... pero no voy a decirlo. Porque me da verguenza que todos sepan que me gusta la grumete de i barco... ¿Entiende? No voy a decirlo...

BARRACUDA: (Coqueta). Sí, mi capitán. Lo que usted diga.

CAPITÁN:¡Ahora Vamos por ese loro que se nos escapa!

BARRACUDA: (Fingiendo rudeza). ¡Vamos, lo haremos picadillo!

LORO: (Chifla para llamar su atención). Se quieren y no son novios... se quieren y no son novios...

CAPITÁN: ¡Ah, pedazo de almohadón de plumas! Barracuda, te ascenderé a Contramestra si me entregas su emplumado pellejo.

BARRACUDA: Delo por un hecho, Capitán Calavera.

(Salen corriendo los tres).

 

TELÓN

19 de abril del año 2000

 

® "Los Piratas" es una obra registrada a través de la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM), como parte del compendio "Cuatro Mundos". No. de registro: 03-2001-020610572100-14

 

 

Víctor Antero Flores Zertuche

 

Florencia #425-Altos,

Colonia Villa Olímpica Oriente.

C. P.  25230

Saltillo, Coahuila, México.

Tel. (844) 180-21-16

E-mail   victor_afz@hotmail.com

 

 

Fecha de nacimiento: 23 de diciembre de 1967.

Licenciado en ciencias de la comunicación, egresado de la Universidad Autónoma de Coahuila en 1992.

Periodista desde 1993 en varios periódicos y revistas de Saltillo Coahuila. Cuentista y articulista de las secciones política y cultural.

Así también productor de videos industriales y culturales, fotógrafo profesional, actor y dramaturgo. Director de un programa de televisión, guionista y locutor para una estación de radio cultural.

Encuadernaciones publicadas:

-"El desván y otros relatos". Monografía publicada en la revista Historias de Entreten y Miento del Consejo Editorial Coahuilense.

-Monografía poética en la revista Acento, de Saltillo.

-Mención honorífica en el Concurso Nacional de Cuento "Julio Torri" de 1999, con el cuento "El Fósil". Incluido en el Libro "Julio Torri ganadores y menciones honoríficas".

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com