Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 MAGÍN

 de Pablo Soler

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta en al final del texto su dirección electrónica.

 

 

M  A  G  Í  N

 

de Pablo Soler

OBRA REGISTRADA EN LA DIRECCIÓN NACIONAL DEL DERECHO DEL AUTOR Y ARGENTORES

Pablo Soler: Italia 1269-San Antonio de Padua-Provincia de Buenos Aires-República Argentina (C.P 1718)

Teléfono 0220-4859321- E mail: pablosoler20032003@yahoo.com.ar 

                                            

 

El lugar escénico permanecerá por un instante desierto, con escasa iluminación y el sonido lejano de un piano. Seguidamente Magín aparecerá en escena solamente vestido con un impermeable, caminando nerviosamente de un lado a otro, haciendo sonar varias veces la campana colgada del techo.

 

Magín: - Espigares! ... Espigares! ... Dónde mierda está?

 

Espigares: - Usted dirá, señor? - con la aparición del sirviente nacerán más luces en escena.

 

Magín: - Dónde se mete cada vez que lo necesito?

 

Espigares: - Le estaba sirviendo la leche a su madre.

 

Magín: -  Y dónde está ella?

 

Espigares: - No la escucha? En su cuarto, tocando el piano.

 

Magín: - Qué pregunta estúpida! Cuando suba dígale que se muera, que no soporto más ese piano. Escuchó?

 

Espigares: - Como usted diga, señor - el sirviente intentará retirarse, pero la voz de Magín se lo impedirá.

 

Magín: - A dónde va, Espigares?

 

Espigares: - A transmitirle a su madre lo que usted me acaba de ordenar.

 

Magín: - Espere un poco, déjela vivir un rato más. Dígame, a que salí yo esta tarde?

 

Espigares: - No sabría que contestarle, don Magín.

 

Magín: - Usted jamás tiene respuestas inteligentes, será por la falta de cerebro. Lo cierto es que yo me pasé toda la tarde como un boludo de acá para allá, sin ir a ningún lado. Aparecí en medio de Plaza de la Victoria, preguntándome que carajo hacía ahí? ...Unas viejas  idiotas  me miraban y se cagaban de risa.

 

Espigares: - Tal vez, les llamó la atención ver al señor a medio vestirse-en tono irónico.

 

Magín: -Pero se dejaron de reír, cuando les mostré este pedazo de hijo de puta!- se abrirá el impermeable frente al sirviente - Este juego ya me pudrió, lo disfrutan los espectadores, y yo no dejo de aburrirme...Qué mira, Espigares?  Tráigame la bata y las pantuflas - el sirviente aceptará la orden con una sobria reverencia y se retirará. Sobre un escritorio al fondo del escenario, sonará un teléfono. Magín atenderá de espaldas al público - Hola...Sí...Qué quiere? ... Resuélvalo usted, para eso le pago...Y a mí que me importa! Si le queda grande el traje de director de personal, renuncie! Atrás suyo hay dos millones de chupamedias que quieren sustituirlo. Me entendió? ...Y ahora qué le pasa?... Huelga! Esa es simplemente una palabra asexuada, con esa palabra no le rompen el culo a nadie. Dígale al delegado que se terminaron las propinas, y que yo tengo una palabra mejor que esa para dejarles el orto de doble pedo: DES - PI - DO! Entendió? ... Cuándo va a ser ?  Ya mismo, y no sea  cagón!  Los obreros son obreros porque no piensan, si pensaran ya habrían hecho una revolución para que todos seamos obreros como ellos. Es preferible morir en un revolución que pisando un jabón en la bañera...Sí, sí, sí. Escuche bien, no vuelva a inflarme las bolas con una pelotudez  como  ésta. Entendió? ... - colgará el teléfono, luego revisará unos papeles que estarán sobre el escritorio - Acá está, carajo! esto era lo que tenía que hacer esta tarde - mientras leerá balbuceando se despojará de su impermeable quedando completamente desnudo de espaldas al público. Inmediatamente se aproximará el sirviente con la bata, las pantuflas y un calzoncillo - Qué me está dando, Espigares? Usted vio el buraco que tiene este calzón?

 

Espigares: - Es el más sano de todos los que tiene, señor.

 

Magín: - Bueno, bueno, no me explique más nada... Cómo me queda?

 

Espigares: - Muy bien señor.

 

Magín: - Muy bien, una mierda! Mire como los huevos se asoman por el agujero.

 

Espigares: - Si usted lo desea, puedo coserlo, señor.

 

Magín: - Déjese de joder, Espigares, yo odio los huevos cocidos!

 

Espinares: - Yo me refería al calzoncillo, señor.

 

Magín: - Y yo me mandé un chiste al pedo sin darme cuenta que las lombrices no tienen humor -Magín terminará  de  vestirse. El sonido del piano en ese momento será más intenso. Lo irritará, obligándolo a situarse al pie de la escalera, para gritar : - Basta de piano, carajo! Duermasé, vieja de mierda!- el piano quedará mudo.

 

Espigares: - Necesita algo más, señor?

 

Magín: - Necesita algo más, señor? -haciéndole burla al sirviente - Sí boludito, sí! Tiene que ir a la imprenta a encargar unas invitaciones, el sábado que viene estamos de joda. Agarre  un papel y escriba lo que le voy a dictar - el sirviente se sentará al escritorio dispuesto a escribir, Magín encenderá un habano, se servirá un licor, pensará y dirá : - Tengo el agrado. No! Mejor ponga : Tengo el honor ... No!  Ponga, así : Lo invito a pasar una inolvidable velada (punto) Motivo ( dos puntos ) “San Magín” (coma) día de mi onomástico (punto) Intención (dos puntos) restablecer nuestra relación (coma) pedirnos disculpas por el  mal que nos hicimos mutuamente (punto ) Lugar de encuentro ( dos puntos) Mi residencia (punto) Fecha ( dos puntos) 26 de agosto ( punto ) Hora ( dos puntos) 21 hache, ese ( punto y aparte ) Sólo se suspende por caso de fallecimiento ( punto y abajo ) Firmado ( dos puntos) Magín - le arrancará el papel del anotador para leerlo- Pero que letra de mierda! Esto lo puede leer solamente un farmaceútico!

 

Espigares: - Nada más ?

 

Magín: - Le parece poco ?

 

Espigares:- No, no. Cuántas invitaciones encargo ?

 

Magín: - Las necesarias, ahí tiene una lista con todos los invitados. Vaya ahora mismo, y conforme estén terminadas las manda por correo. Entendió? 

 

Espigares: - Perfectamente, señor - el sirviente se retirará y Magín dejará caer su cuerpo cansado  sobre uno de los sillones, la luz se desvanecerá hasta posarse sobre él, dejando a oscuras el resto del escenario. Las campanadas de un viejo reloj de pared romperán el breve silencio de ese instante.

 

Magín: - Otra vez el tiempo, con su caprichosa inmortalidad - mirando el reloj que terminará de sonar - El despiadado tiempo que de a poco te va carcomiendo la vida, hasta convertirte en nada. El tiempo. El tiempo es una bosta! Uno ingenuamente cree que lo posee como si realmente fuera un patrimonio material, como la propiedad privada o  como los mocos que saco de mi nariz para hacer bolitas entre las yemas de los dedos - se escarbará la nariz, se sacará un moco, lo mirará, lo amasará entre el pulgar y el índice - Este es un moco esférico, ahí va, ahora es de ustedes! - arrojándolo al público - Nada nos pertenece en esta puta vida y mucho menos el tiempo que es de todos y de nadie. El tiempo es comunista! Lo han socializado sin que los explotadores y explotados lo hayan percibido, sin que los usureros lo hayan amarrocado ni  los mitómanos lo detuvieran en el putísimo instante en que este miserable mundo fuera un paraíso...Que imbecil fui! Cómo pude desperdiciar así mi tiempo?.. Ahora es demasiado tarde  para llorar sobre el cadáver del tiempo...Sin embargo, me queda el consuelo del recuerdo,  un breve recorrido con el que voy  y vuelvo por el mezquino espacio de mi vida, por la estrecha historia de mis tormentos...Espigares! Espigares! Este boludo siempre se vá cuando más lo necesito...Ya son las cuatro- mirando el reloj- Qué carajo tenía que hacer a las cuatro? No tenía un sorete que hacer...Son las cuatro! Y Lozdan todavía no llegó! Ese es otro hijo de puta! Ahora va a escuchar lo que le digo!- se levantará para dirigirse rápidamente hacia el teléfono, mientras marcará se rascará groseramente el culo - Hola! ... Ya sé quien es usted. Ah! El contestador automático! ...Bla, bla, bla. Soy yo, Magín, lo estoy esperando como un nabo desde la tres. Me entendió? Desde las tres, carajo! - colgará el auricular con bronca y en ese preciso instante, aparecerá en escena Lozdan (el psicólogo) quien anunciará su llegada haciendo sonar la campana que pende del techo.

 

Lozdan: - Buenas tardes, Magín - sonriente y cordial.

 

Magín: - Cómo anda Lozdan?  Ya me había olvidado que hoy teníamos una cita. Bueno ya que está, siéntese.

 

Lozdan y Magín se sentarán uno frente al otro. Lozdan abrirá una libreta y sacará una lapicera de su bolsillo. Durante un breve tiempo ambos se mirarán sin pronunciar palabra alguna. Magín extraerá una pequeña botella de licor de su bata, le pegará un trago y volverá a guardarla entre sus ropas.

 

Lozdan: - Veo que hoy no tiene muchas ganas de hablar. Está molesto porque llegué tarde? - en tono inquisidor.

 

Magín: - No, que voy a estar molesto - molesto.

 

Lozdan: - Usted, está molesto- en tono de reproche.

 

Magín: - Basta! No me joda más! Ya le dije que no. Entendió?

 

Lozdan: - Entiendo perfectamente, Magín ... Cómo anda, usted?

 

Magín: Mejor que nunca, Lozdan! Mejor que nunca!- poniéndose de pie- Pero... muy deprimido- en tono triste, dejando caer su cuerpo nuevamente sobre el asiento. 

 

Lozdan: - Por qué ?

 

Magín: - Por qué! Por qué! Si  yo lo supiera, no lo habría contratado a usted, Lozdan - malhumorado.

 

Lozdan: - A mí me parece que usted está negado a desnudar su alma, Magín. Animesé! Por qué no lo intenta ?

 

Magín: - No me diga eso, Lozdan, justamente a mí, que me paso todo el tiempo en bolas de aquí para allá.

 

Lozdan: - De acuerdo, tranquilo, no se esfuerce - produciendo un silencio mientras encenderá la pipa - Digame? Ha tenido usted ultimamente algún sueño que recuerde, que  pueda contarme ahora?

 

Magín: - Muchos. Muchísimos...Pero hay uno que lo soñé varias veces.

 

Lozdan: - Muy interesante! Un sueño recurrente ...

 

Magín: - Sí, repetido como las películas del cable ...Una ciudad desierta, con construcciones no muy altas. Casas que se comunican entre sí. Entro a una y así transito las demás. Me desespero porque después de ese infinito recorrido, todo se transforma en un especie de laberinto, y las puertas que abro conducen a otras habitaciones, a otras casas. Me asfixio, no hay salida! Mi corazón se agita con  tanta fuerza que puedo escuchar como retumban  sus latidos entre esos muros abandonados! Impresionado por los monstruosos ruidos de mi corazón intento escapar, y  corro por las monótonos e interminables interiores de esas casas. Finalmente, rendido, completamente rendido, caigo de espaldas lentamente sobre el polvoriento piso de esas ruinas, y con mis ojos orientados hacia arriba, observo sorprendido que estas construcciones no tienen techo, y desde ahí veo volar sobre un cielo limpio a miles de pájaros negros.

 

Lozdan: - Ruinas! Pájaros negros! Construcciones sin techo! Sorprendente! Maravilloso! Digame, qué le sugiere a usted, la palabra techo? - mirándolo fijamente.

 

Magín: - Amparo, resguardo, protección ... seguridad - con voz quebrada y débil.

 

Lozdan: - Seguridad? ...Muy bien! Y cual es la antítesis de la palabra seguridad? - risueño, en tono sobrador.

 

Magín: - No tengo porqué contestar - molesto.

 

Lozdan: - Acaso, tiene miedo?

 

Magín: Yo no le tengo miedo a nada, Lozdan!-elevando el tono.

 

Lozdan: - Entonces, conteste!-en tono mucho más alto.

 

Magín: - Inseguridad - en tono apagado y mirando como abstraído sobre las cabezas del público.

 

Lozdan: - Qué dijo? - en tono provocativo.

 

Magín: - Inseguridad !- como estallando.

 

Lozdan: - Ha terminado nuestro tiempo. Hasta la próxima semana, Magín.

 

Magín: - Escuchemé, Lozdan ...

 

Lozdan: - Hasta el sábado que viene, Magín.

 

Magín: - Es al pedo! - sacando del bolsillo de su bata una chequera y una lapicera para llenar un cheque - Acá tiene el cheque, ciento cincuenta dólares cada vez que viene! Con ciento cincuenta dólares puede comprarse dos trajes, veinticinco corbatas, cien pollos, tres mil caramelos media hora ...

 

Lozdan: - Por favor! no perdamos el tiempo, me esperan otros pacientes.

 

Magín: - Tome, compresé lo que quiera y haga de cuenta que se lo regalé yo - golpeándose el pecho.

 

Lozdan: - Gracias, hasta pronto, Magín - intentando infructuosamente abandonar la escena, detenido por la voz de Magín.

 

Magín: - Lozdan! Ayer conocí a su hermano, el mayorista de Once. Un tipazo! Cenamos juntos, tomamos bastante vino y hablamos de usted.

 

Lozdan: - Hace mucho tiempo que estamos distanciados él  y  yo-incómodo, sorprendido.

 

Magín: - Sí ya lo sé, por ese asunto de la sucesión de los viejos. De eso casí ni hablamos.

 

Lozdan: - Bueno, me voy se me hace tarde - intentando nuevamente retirarse.

 

Magín: - Él estaba medio pedorro - soltando una breve carcajada- Me contó que cuando usted era pibe se vestía de mujer con zapatos de taco alto, se pintaba los labios y jugaba a las muñecas- en tono burlón.

 

Lozdan: - Juegos de la niñez, Magín !- nervioso, acalorado.

 

Magín:- Juegos de maricones, Lozdan!-palmeándole las espaldas- Según su hermanito, su viejo era un flor de hijo de puta, un machista despótico, que su imagen ejemplar lo hizo sentirse culpable de no parecerse a él,  que lo obligó a convertirse en un homosexual, pero... Reprimido! Que sin querer lo empujó hasta la  la facultad de psicología, donde usted golpeó desesperadamente sus puertas en busca de solucionar un problema personal. A eso yo le llamo genuina vocación, indispensable masoquismo, valentía de rata de laboratorio en pos de la vacuna milagrosa que nos inmunice de las culpas, de las asquerosas debilidades que atesoramos como si fueran de oro en vez de mierda!

 

Lozdan: - Escuche, Magín- en tono conciliador.

 

Magín: - No busque excusas, su historia me tiene sin cuidado, ni siquiera me preocupa si Freud se quería culear a la madre o a un chancho con corpiño- parándosele por detrás, abrazándolo, moviéndose como si estuviera fornicándolo.

 

Lozdan: - Escuche, Magín !- empujándolo, sacándoselo de encima.

 

Magín:- No, Lozdan, usted  cobra para escucharme a mí!..Vaya tranquilo, su tiempo terminó, licenciado. Me escuchó?  Ter - mi - nó!- dándole las espaldas.

 

Con bronca y sin pronunciar palabra alguna, Lozdan abandonará rápidamente la sala casi chocando con Espigares que ingresará a escena. Paralelamente a esta situación se sumará el sonido del  teléfono.

 

Magín: - Espigares !

 

Espigares: - Señor ?

 

Magín: - Qué carajo espera para atender el teléfono ?

 

Espigares:- Enseguida, señor!-atenderá el teléfono mientras Magín observará con regocijo los hamsters  que juguetearán en la jaula sobre una mesita colocada sobre el extremo izquierdo al borde del escenario- Hola...Cómo le va?...Me alegro...No sé, recién llego. Voy a ver si el señor se encuentra, aguarde un minuto - tapando con su mano la bocina del auricular.

 

Magín: - Quién es?

 

Espigares: - Rojas, el director de personal.

 

Magín: - Dígale que no estoy. Escuchó ?

 

Espigares: - Dice el señor, que no está - el sirviente volverá a tapar la bocina - El director insiste en que debe hablar con usted. Dice que es muy urgente.

 

Magín: - Demé para acá - irritado, arrancándole el teléfono de la mano - Y ahora que mierda le pasa, Rojas? ...Si ...Si ...Si ...Una olla popular? Ese es un símbolo de claudicación, de debilidad! Un montón de pelotudos comiendo en la vereda de la fábrica alrededor de un tacho... Si, si ... Déjelos que se mueran de aburrimiento. Si esos bestias fueran más inteligentes habrían tomado la fábrica...Qué?... Pero no, carajo! Ofrezca diez pesos más a los que depongan la medida de fuerza, y después me llama. Entendió? - colgando violentamente el teléfono, para luego dirigirse a una imaginaria ventana, situada al borde del escenario, desde donde hablará mirando al público - Los obreros son una sarta de imbéciles! Una turba doméstica y ovejuna con olor a bosta patronal. Siempre los terminamos cagando! Ellos ni siquiera saben quien fue Marx, pero nosotros, sí. Ahí está la diferencia! Muchos de esos giles por diez mangos más van a agachar la cabeza y se pondrán a laburar. Son como los burros, una especie viviente que no razona. Y los otros, los más combativos, seguirán luchando al pedo, sosteniendo la huelga telepática por ellos, por sus compañeros y por los hijos de mil puta que la van a carnerear - hará que corre la cortina para mirar por la supuesta ventana hacia el jardín, y  preguntará: - Espigares ?

 

Espigares: - Señor?- plumereando los muebles en el otro extremo del escenario.

 

Magín: - Largue todo y venga para acá - inmediatamente el sirviente se parará de tras del él - Digame, cómo se llaman esas flores amarillas que tanto le gustan a mi vieja?- en tono de fascinación.

 

Espigares: - Culo de vieja.

 

Magín: - Un poco más de respeto hacia mi madre, Espigares!- zamarreándolo por las solapas.

 

Espigares : - Yo me refería a las flores amarillas de los canteros de la...

 

Magín:- No me interesa! Escuchó? .... Espigares? - siempre mirando por la supuesta ventana.

 

Espigares: - Señor ?

 

Magín: - Digamé, mi auto no estaba estacionado ahí en la calle?

 

Espigares: - Sí, señor.

 

Magín: - Y dónde mierda está que no lo veo?

 

Espigares: -Yo ya le había comunicado, señor, que la empresa recolectora de residuos lo había llevado.

 

Magín: - Y por qué ?! - sobresaltado.

 

Espigares : - Porque los vecinos elevaron una denuncia al municipio.

 

Magín: - Qué denuncia ?!

 

Espigares: - El vehículo parecía abandonado, dormían los gatos y algunos hasta tiraban las bolsas de basura adentro.

 

Magín: - Dormían los gatos?!... Con razón, el día que fui hasta Banfield escuchaba maullidos a mis espaldas  - se retirará de la ventana dirigiéndose hacia el sillón, pero nuevamente  reaparecerá el sonido del piano, entonces correrá con desesperación al pie de la escalera para gritar : - Basta, vieja conchuda! Bastaaa! - de inmediato el piano callará - Espigares! Dónde se metió ahora?

 

Espigares: - Acá estoy, señor. Usted, dirá?

 

Magín: - Tengo hambre. Qué hay de rico para hoy?

 

Espigares: - Fideos con manteca de la semana pasada.

 

Magín: - Está bien, sírvalos.

 

Espigares: -Los caliento a baño María ?

 

Magín: - No joda a ninguna María, traígalos así nomás. Y no se olvide las tostadas. Escuchó ?

 

Espigares:- Enseguida pongo la mesa, señor- el sirviente se retirará e inmediatamente ingresará a escena, Sofía, que se anunciará haciendo sonar la campana que pende del techo.

 

Sofía: - Decíme, vos me viste cara de boluda a mí ? - arrogante, con tono de suficiencia.

 

Magín: - Dejame que te mire bien. A ver ? - observándola de arriba a abajo.

 

Sofía: - Terminá con el cinismo, Magín! 

 

Magín: - Qué querés, Sofía?

 

Sofía: - Plata ! qué voy a querer ?

 

Magín: - Querés plata? Andá a laburar, carajo!

 

Sofía: - O me la das por las buenas o la semana que viene veo a mi abogado - en tono sentencioso.

 

Magín: - La semana que viene ves a tu abogado? Qué pasó?  Ya se pudrió la pasión entre ustedes?  Antes se veían todas las noches.

 

Sofía: - Para tramitar el juicio de divorcio.

 

Magín: - Para echarse unos buenos polvos! Y soñar como iban a rifar  la guita que me gané laburando, rompiéndome el culo en pos de la familia modelo: Vos, yo, los chicos, la casita del árbol y la puta madre que te parió! Puro fetichismo, borrachera sentimental, masturbación ilusoria!

 

Sofía: - Terminála, Magín y dame el cheque!- desbordada.

 

Magín: - Ganátelo, Sofía! Esforzate! Transpirá un poquito la peluda antes de llevarte el cheque! Las cosas no tendrían que ser tan fáciles para una mujer que resistió varias estocadas, pero de distintos sables, carajo!-  tocándose los genitales.

 

Sofía: - No aguanto más tus groserías!- indignada.

 

Magín:-“No aguanto más tus groserías”- imitándola- Lo que no soportás es la verdad!... La verdad, es un arma mortal que usan los despiadados como yo, los que observan antes que nada las bajezas y debilidades de los demás. Si hoy me presentaran a un tal  Aquiles, lo primero que haría  es mirarle los talones! Entendés ?

 

Sofía: - Estás cada día más loco. Dame el cheque y me voy !

 

Magín: - Ahí, lo tenés - arrojando el cheque al piso, Sofía se agachará para recogerlo, Magín aprovechará esa posición y le pateará el culo - El que se agacha, la liga ! - gritará y estallará en una carcajada.

 

Sofía: - Sos una basura de mierda, Magín ! - retirándose rápidamente de escena ofendida y llorando.

 

Magín: - Con esa plata comprá enduído para revocarte las nalgas, a ver si el abogado se equivoca y te la mete en los agujeros de la celulitis- inmediatamente volverá a escena Espigares empujando una mesita rodante con los fideos.

 

Espigares: - Acá está su comida, señor - sirviéndola en la mesa.

 

Magín: - Está  bien, retírese - comenzará a comer y con la boca llena  volverá a llamar al sirviente  - Espigares!

 

Espinares: - Algo más, don Magín ?

 

Magín: - “Algo más, don Magín”- imitándolo burlonamente- Sí, traiga el diario, mis anteojos y ponga un poco de la música que me gusta.

 

Espinares: - Enseguida, señor - el sirviente desaparecerá de escena. Luego  se escuchará en off la música de “Jugo de Tomate” por Manal. Magín comerá repugnantemente los fideos que le colgarán de la boca, y seguirá el compás de la canción con un rítmico movimiento de cabeza, mientras mirará con cierta ternura los hamsters  que juegan en la Jaula. Seguidamente, Espigares regresará con el diario y los anteojos a la vez que retornará a escena Sofía quien volverá a hacer sonar la campana.

 

Magín: - Otra vez acá! Qué mierda querés, Sofía ?

 

Sofía: - A este cheque le falta la firma!- tirándoselo a la cara.

 

Magín: - Vos me pediste un cheque, no que lo firmara.

 

Sofía: - Me querés decir cómo carajo lo cobro sin firma ?

 

Magín: - Con imaginación  y destreza, mi amor!- en tono eufórico.

 

Sofía: - Qué decís? No te comprendo.

 

Magín: - Si pretendés que firme ese hermoso cheque, tenés que hacer algo a cambio, Sofía.

 

Sofía: - Algo a cambio? Qué tengo que hacer ?

 

Magín: - Chupármela! - abriéndose la bata frente a ella.

 

Sofía: - Estás loco? Qué te crees, que soy una puta?

 

Magín: - Entonces, no firmo. Buenas tardes, Sofía - inmediatamente Sofía intentará abandonar la escena, pero se detendrá a mitad de camino para pensarlo mejor. Permanecerá de espaldas, luego girará lentamente y mirando al público. 

 

Sofía: - Está bien - con sumisión y en tono apagado, mientras Magín lee el diario.

 

Magín:- Que dijiste?- contento

 

Sofía:-Que está bien - avergonzada mientras Magín estallará en una breve carcajada- Pero conste, que lo hago por chicos!

 

Magín: - Pero yo no quiero que  me la chupen  los chicos! Quiero que la chupes vos! - con expresa y voluntaria resignación, Sofía se agachará de espaldas al público y frente a él para chupársela. El sirviente quedará petrificado ante la escena que observará - Despacio, pelotuda! Despacio, carajo! Tenés los dientes demasiado filosos! Escuchaste? - paralelamente la música de Manal se escuchará a todo volumen. Las luces disminuirán tornándose violetas e intermitentes. Más tarde, luces amarillas retornarán vivaces y la música acabará acompañada por los exagerados gemidos de placer de Magín. Luego la mujer quedará arrodillada hasta que el sirviente le extienda una mano ayudándola a pararse. Una vez de pie, Sofía se limpiará la boca con la corbata de Espigares, quien con asco se quedará mirando sorprendido la corbata sucia. Por otra parte, Magín alegre y sonriente se dispondrá a firmar el cheque que enseguida le dará a Sofía, diciéndole: - Tomá, te lo ganaste con una meritoria dedicación. Con un talento de la gran  puuuutaaaa! - estallando en una carcajada.

 

Sofía:- Sos una bestia! Un mal parido! Me las vas a pagar, reventado de mierda! Nunca más vas a volver a ver a tus hijos! Basura! - gritará mientras a paso ligero desaparecerá de escena con el cheque en mano.

 

Magín:-Déjeme solo, Espigares - en tono triste, mientras el sirviente lo obedecerá retirándose silenciosa y lentamente de escena. Seguidamente, Magín volcará el plato de fideos sobrantes en la jaula de los hamsters. Luego caminará hacia un catre ubicado debajo del hueco de la escalera y allí se acostará para  beber del pico de una botella de vino - Pronto será San Magín- las luces irán feneciendo gradualmente y serán sustituidas por una débil iluminación roja- Cuándo llegará ese maldito sábado?  Con la estúpida e imprecisa palabra “cuando” jamás he podido medir el tiempo ni siquiera para atrás, donde lograría aproximarme a la dimensión exacta del recuerdo - beberá otro trago de la botella - A lo mejor falta mucho para que llegue ese sábado ... Hoy escuché a esas fieras encerradas en mi cabeza aullando con desesperación, devorándose entre sí en un demencial duelo, en un sangriento contrapunto- en tono demencial- Esas bestias me paralizan congelándome la sangre, postergando todas mis acciones, inmortalizándome, negándome el descanso placentero de la muerte!...Tal vez ese sábado llegue a destiempo y me olvide de él o simplemente deje de existir como tantas cosas que no he descubierto por llegar tan tarde - el breve descanso de Magín será interrumpido por el sonido del teléfono.  Se levantará para atender - Ya vá, ya vá ... Hola, sí!... Usted de vuelta? Qué carajo le pasa? ...Vió que yo tenía razón, cincuenta carneros quebraron la huelga y ahora todo el mundo a laburar ...Cómo?...Claro, tenemos que aprovechar este quilombo para sacarnos unos cuantos obreros de encima ... Cómo, cuántos?  Cincuenta! ... No! No me eche a ningún huelguista! Raje a los carneros, un hijo de puta que traiciona a los de su clase en cualquier momento me puede traicionar a mí. Entendió? - colgará el auricular para dirigirse nuevamente al catre, pero en ese momento volverá a sonar el piano, obligándolo a gritar al pie de la escalera:- Pará con ese piano de mierda! Por favor, pará! Quiero estar en paz! Escuchaste, vieja podrida? En paz! En paz!- automáticamente el piano callará y él dejará caer su cuerpo rendido sobre el catre-En paz, en paz...Qué pasa? Qué sucede conmigo? Soy víctima del cansancio o de la agonía? Todavía soy parte de este mundo enfermo o estoy flotando en otra dimensión? Por qué surgen tantas preguntas en el mismo instante en que mueren todas las respuestas ? ... Malo o bueno ?  Blanco o negro? Verdad o mentira? Paraíso o infierno? Ya no entiendo nada de nada! Ignorancia, pura ignorancia! Ese es el castigo para los que se aproximan al fin de sus miserables vidas... Clín!... Oyeron, ese ruidito de mierda? Es la última nota de la partitura del concierto de la vida -beberá otro trago de la botella-La bruma no descansa sobre el pantano sino sobre los ojos que la miran ... Ojos con sus punzantes miradas repartidas entre los rostros del enemigo. Miradas  que nos espían para estampar nuestras almas en álbun fotográfico de sus memorias. Guarda al parche! Cuidado con esos hijos de puta! Son renacuajos desalmados! No tienen piedad! Te capturan con sus miradas, para luego matarte con la indiferencia que es más cruel y peligrosa que el olvido... Estoy perdido! No puedo evitarlo. Mi cuerpo se derrite como una vela. Ya no tengo fuerzas ni siquiera para respirar. Estoy exhausto como un perro que corre tras el veloz carruaje de su amo... Dejen de mirarme, carajo! Pongan sus venenosos ojos en otra parte!  Necesito descansar!...Descansar... Des-can-sar -inmediatamente quedará dormido, mientras que las luces gradualmente se irán apagando hasta la total penumbra. La oscuridad brindará la posibilidad de poner la mesa para la fiesta que virtualmente se producirá. Durante el breve tiempo que demandará el apagón, sólo se encenderán luces negras que exhibirán los guantes, caretas y polainas blancas que utilizarán a tal efecto las personas que pongan la mesa. Esa demora deberá ser acompañada por música de campanas , gones  y timbales, para que el público en ningún momento se desconecte del clima que a toda costa debe ser mantenido. Tanto el mantel como la vajilla, tendrán que ser blancos para que los efectos del reflector de luz negra conforme en si mismo parte de la sorpresa estética que se pretende lograr. Los objetos blancos se moverán y flotarán mágicamente al compás de la música de fondo.

Más tarde las luces amarillas, ámbar y anaranjadas dotarán nuevamente de vida al escenario, momento en que podrá observarse la mesa totalmente servida. Inmediatamente, Magín ingresará a escena como si viniera de la calle. Estará desnudo bajo su impermeable. En un rincón, Espigares plumererá los muebles cantando, bebiendo furtivamente una de las botellas de licor de su patrón.

 

Magín:-Espigares!!-en un sorpresivo grito que hará escupir al sirviente el licor robado.

 

Espigares:- Usted dirá, don Magín? - atragantado, tosiendo, ocultando a sus espaldas la botella.

 

Magín:- Qué día es hoy, Espigares?

 

Espigares:- Sábado, señor - recuperándose.

 

Magín:- Qué número?

 

Espigares:- 26 de agosto.

 

Magín:- Y? Qué teníamos para esta fecha?

 

Espigares:- San Magín, señor!

 

Magín:- Muy bien! Está todo preparado?

 

Espigares:- Todo, como usted lo ordenó.

 

Magín:- Las bebidas?

 

Espigares:- Vino barato para los invitados y champagne para usted, señor.

 

Magín:- Perfecto! Alguien llamó para confirmar la concurrencia?

 

Espigares:- Ninguno, señor, ni siquiera aquel amigo suyo de la infancia.

 

Magín: - Querrá decir: de la adolescencia, Espigares? Conocido de mis años de estudiante. Se entiende? Co-no-ci-do. A ver?  Repita, Espigares!

 

Espigares:- “Co-no-ci-do”!

 

Magín:- Hay que aprender a diferenciar, Espigares. Amigos son aquellos dispuestos a jugarse la vida por uno, y no un puñado de marmotas que te festejan los chistes malos a cambio de una invitación al teatro o de un préstamo en efectivo. La amistad, Espigares, es como Dios! No existe! Digamé? Usted conoce a algún gil que haya visto a Dios? Preséntemelo! Y yo le juro que me hago monaguillo... Los amigos, entre comillas, son como los extras de cine, sirven para hacer bulto en los cumpleaños y en los velatorios. Cuando los necesitás para otras cosas más importantes, siempre están engripados o se quedan abotonados con alguna mina que les coloca la argolla en la nariz, como a esos toros de exposición que de tanto peinarlos y ponerles perfume, se convierten en mascotas mariconas y pelotudas.

 

Espigares:- Sí, señor, es verdad!- en tono obsecuente.

 

Magín:- La verdad, tampoco existe, Espigares, de lo contrario el mundo sería más justo. Pero que mierda estoy hablando con usted? Olvídese de todo lo que le dije. Esta saliba no la recupero nunca más en mi vida- inmediatamente sonará el teléfono, y Espigares correrá a atenderlo.

 

Espigares:-Hola! Sí! Qué carajo quiere?!...Disculpe, señor, lo confundí con otra persona. Aguarde un minuto. Veré si don Magín puede atenderlo.

 

Magín: - Quién pretende  romperme las pelotas, Espigares?

 

Espigares:- Rojas, el jefe de personal.

 

Magín:- Deme para acá!- arrebatándole el auricular de las manos - Hable! Que le pasa?...Usted no paga nada, carajo! Que nos hagan juicio! Que resuelva el Ministerio de Trabajo, ahí tenemos buenos contactos, los políticos de este bendito sistema burgués siempre son amigos de los patrones! Entendió? - colgando bruscamente - Espigares?

 

Espigares:- Estoy detrás suyo, señor.

 

Magín:- Ah! Digame? Me contrató la banda? - sonriente, gesticulando que tocará una imaginaria guitarra eléctrica, balbuceando la letra de un rock e imitado por el sirviente. Inmediatamente, ambos depondrán esta ridícula actitud.

 

Espigares:- Lamentablemente, no... Fue imposible comunicarme con el representante artístico de “Locos con chaleco”.

 

Magín:- Querrá decir: “Delirantes con tricota”, Espigares?

 

Espigares:- Exactamente, señor.

 

Magín:- Y yo de que me disfrazo esta noche? Sin rock, la fiesta va a ser más aburrida que un discurso de Papa!

 

Espigares:- Si el señor me permite? Acá tengo el teléfono de otro representante artístico- sacando una tarjeta del bolsillo.

 

Magín: -Qué espera? Llámelo! - rápidamente, el sirviente tomará el teléfono.

 

Espigares:- Hola! Santamaría?...

 

Magín:- La niña y la Pinta! Falta Colón, un supermacho que paraba hasta los huevos! - tomándose de los testículos.

 

Espigares:- Necesitamos un show musical para animar una fiesta familiar...Esta noche....En Olivos...No! Tendría que ser rock...No me diga? Todo comprometido...Un violinista?...A ver, espere - dejará por un instante el auricular para dirigirse a Magín - Dice que lo único que tiene para esta noche, es un violinista.

 

Magín:- Un qué?

 

Espigares:- Un violinista.

 

Magín:- Un violinista! Dígale que envaselinado se lo puede meter en el culo!

 

Espigares:- Santamaría? Lamentablemente no nos sirve...

 

Magín:- Espere, espere! Dígale que lo mande.

 

Espigares: - Lamentablemente no nos sirve, pero mándelo igual-y continuará simulando que habla por teléfono.

 

Magín:- Parece mentira que no haya más rockeros! El mundo se está por acabar, carajo! Hoy para conseguir un hippie, un revolucionario o un rockero, hay que salir a buscar un anciano. Debe existir más joda en un geriátrico que en uno de esos boliches bailables donde las pendejas hablan como gangosas y los ñatos se miran el culo entre ellos. Son más boludos que una maestra jardinera! 

 

Espigares:- Muy bien, lo esperamos a las nueve de la noche, gracias, muchas gracias, Santamaría - colgando el teléfono mientras Magín de espaldas al público, orinará en un inodoro colocado a un lado del catre.

 

Magín:- Hoy fue un día de perros, el frío me lo achicó tanto que ni siquiera me animé a mostrarlo. Un día perdido! Apenas di una vueltita para sentir que estaba libre, pero el viento y la lluvia frustraron la exhibición. Agosto es un mes de mierda, será por eso que lo quiero tanto-haciendo como que se sacude el pene, tirando de la cadena del retrete, mirando a Espigares que acomodará la vajilla de la mesa- Espigares, en que piensa mientras yo hablo?

 

Espigares:- En nada importante, señor. Pienso en el verano, la playa, el sol, el mar, las gaviotas, las chicas bronceadas, Mar del Plata, las vacaciones...!-en tono eufórico y soñador.

 

Magín:- Callesé, imbécil! El verano es para la turba complaciente, para los esclavos que sudan con corbata, para los bancarios, las profesoras de porcelana fría, los visitadores médicos con el traje brilloso de tanto planchado, las viejas argolludas con las tetas caídas sobre los zapatitos blancos, para esos renacuajos entalcados que hacen vida de charquito podrido, para esos puñeteros que se aplican una sobredosis de Alegrol Plus que no tiene efectos colaterales, pero sin embargo los empedorra durante unos miserables quince días de sus aburridas vidas, tiempo suficiente para que los pajarones retornen felices al laburo, y vuelvan a girar como pollos satisfechos en la rutinaria e infernal rueda del espiedo obligatorio. El verano es una bosta, Espigares! Se te derriten hasta las angustias, y a los tarados que van a la playa les quedan las bolas rebosadas con arena como croquetas de papa... Todos esos dictadores baratos que gobernaron este país, tendrían que haber aniquilado el verano en vez de robar pendejos y torturar a la gente! Entendió, Espigares?

 

Espigares:- Totalmente, señor ...Puedo retirarme, don Magín?

 

Magín:- A dónde?

 

Espigares:- Tengo que salir a comprar café.

 

Magín:- Vaya y vuelva enseguida. No se quede boludeando como siempre por ahí. Entendió?

 

Espigares:- Si, señor-retirándose de escena, mientras Magín se servirá una copa de licor y mirará a los hansters.

 

Magín:- Estos roedores son más boludos que una propaganda de jabón en polvo! Estos bichos están demasiado quietos, les falta entusiasmo, movilidad. Vamos carajo! Corran! - golpeando con su mano la jaula-Qué les pasa muchachos? Alegría, carajo! Hoy es San Magín!- y continuará golpeando con mayor violencia la jaula- Ah, no quieren joda? Estas ratas inmundas también son hijas del rigor, y yo con la ardiente y sabia fórmula del alcohol les voy a enseñar a mover ese culito pesado! - arrojándoles por encima el alcohol de su vaso- Ahora van a ver, turritas! Con un poquito de este fuego estas lauchas aburridas correrán a doscientos kilómetros por segundo!- haciendo fuego con el encendedor, aproximando peligrosamente su llama a los animales, pero no logrará incendiarlos porque nuevamente se escuchará el sonido del piano, por lo cual depondrá la actitud para salir corriendo al pie de la escalera y gritar:-Basta, carajo! Te voy a cortar las manos, vieja puta! Terminala de una vez o subo ya mismo con una cuchilla! Escuchaste? - inmediatamente el sonido del piano se enmudecerá- Vieja maldita, te voy a matar antes que vos me mates a mí. Te voy a hacer cagar, loca de mierda! Me tenés podrido! Podrido! Podrido!- derrotado por su histeria caerá de rodillas al piso llorando, cubriéndose el rostro con las manos- Tengo que matarla para que no me arruine la fiesta! Esta noche es mía! Exclusivamente, mía! Hoy es San Magín, carajo!- inmediatamente se levantará del piso agitado, gritando:- Espigares! Espigares! Dónde mierda se metió, Espigares?  Necesito la lista de invitados! - colocándose unos llamativos anteojos, dirigiéndose al escritorio, abriendo los cajones, revolviendo todo, arrojando papeles por aire hasta hallar la lista buscada- Acá está, carajo!- instantaneamente sonarán nueve campanadas en el reloj de pared. Las luces generales se apagarán y solamente el seguidor se posará sobre la figura de Magín - El tiempo se ha desplomado sobre la fragilidad de mi cuerpo. La oscuridad anuncia la presencia del fin. Me falta el aire. Me siento demasiado solo- sin dejar de mirar la lista de invitados- Espigares! Espigares! Dónde están mis lentes?...Pero si veo perfectamente, carajo!

 

Espigares:- Será porque los tiene puestos- ingresando a escena conjuntamente con las luces generales.

 

Magín:- Usted siempre el mismo pelotudo! Acaba de frustrar un milagro!

 

Espigares: - Lo lamento mucho, señor. Permiso, voy a llevar el café a la cocina - el sirviente intentará abandonar la escena, pero la voz de Magín lo detendrá.

 

Magín:- Espigares?

 

Espigares:- Señor?

 

Magín:- Cuanto falta para la fiesta?

 

Espigares:- Nada. Ya es la hora - retirándose en el mismo momento en que se producirán efectos lumícos de relámpagos en las ventanas y fuertes sonidos de truenos.

 

Magín:- El mundo se acaba y yo no estoy preparado para semejante catástrofe. Tal vez no venga nadie debajo de esta tormenta, o quizás vengan todos juntos y de golpe como los años que se acumulan en el rostro de un anciano en el preciso instante en que se mira al espejo...Espigares! Espigares! - automáticamente se producirá un apagón y se encenderá un pin a piso del escenario con una inclinación hacia arriba de 45º que sólo iluminará el rostro de Magín dándole un efecto fantasmagórico. La campana que pende del techo sonará varias veces en el sector oscuro, allí y sin ser advertidos por el público, los invitados tomarán sus respectivos lugares en la mesa. También se ubicará en la zona de penumbras el músico que hará sonar su violín con un sonido inarmónico y amplificado - Qué es esa música, Epigares? La música viene de la sala o está adentro de mi cabeza? - al sonido eloquecedor del violín se sumarán las carcajadas en off de los invitados- Paren carajo con ese ruido que solamente hace reír a las hienas!- la música y las carcajadas no cesarán- Basta! Fuera de mi casa! Fuera de mi vida!- el sonido de la música y las carcajadas aumentará- Espigares! Espigares! Dónde estás hijo de puta!- en ese momento regresarán a giorno las luces de escena exhibiendo a los invitados comiendo, al violinista de pie y a Espigares atendiéndolos.

 

Espigares:- Acá estoy, señor, atendiendo a sus invitados!

 

Magín:- Entonces ya vinieron?

 

Espigares:- Todos, señor.

 

Magín:- Le dije que hoy me iba a poner corbata, Espigares. Apúrese, no puedo presentarme así- aceptando la orden, el sirviente extraerá una corbata de su bolsillo para anudarla al cuello de Magín que estará desnudo bajo su impermeable - Y? Cómo luzco? - sacando pecho.

 

Espigares:- Muy elegante, señor! Distinguido como un príncipe!

 

Magín: - Quiénes vinieron, Espigares ?

 

Espigares:- La verdad? No conozco a ninguno, salvo a aquel amigo suyo...Perdón! Quise decir: Co-no-ci-do!

 

Magín:- Está bien, no perdamos el tiempo! Vamos ya mismo a la sala.

 

Seguidamente el sirviente y su patrón se tomarán del brazo abanzando lentamente hacia la mesa donde estarán los invitados: El violinista de pie pescando con su arco un sanwich de miga, Lozdan, el pscicólogo vestido de mujer con una llamativa peluca rubia, Virginia (la violada), Rogelio  (amigo de la juventud de Magín y esposo de Virginia), Tadeo ( padre de Magín) y Margot ( secretaria y amante de Magín) todos sentados y comiendo como cerdos.

 

Espigares:- El señor está presente!- inmediatamente todos los invitados mirarán hacia arriba como buscando el cielo.

 

Magín:- Buenas noches - mirándolos de reojo.

 

Invitados:- Buenas noches - a coro, en tono apagado, desganados.

 

Magín:- He dicho, buenas noches!

 

Invitados:- Buenas noches, Magín! - a coro, gritando como si fueran niños de jardín de infantes saludando a la maestra.

 

Magín:- Pero quién carajo son ustedes?- con desconfianza.

 

Lozdan:- Uno de los presentes esta noche, soy yo! No me reconoce? Enrique Lozdan! Pero para usted  y a partir de este momento, seré simplemente : Enriqueta, la albacea de todos sus penumbrosos secretos, la coordinadora entre usted y todas estas personas que aparenta no conocer- quitándose la peluca- Quiere que se los presente uno por uno? - en tono sobrador.

 

Magín:- Callesé carajo!

 

Lozdan:- No me va a decir, que no recuerda a Rogelio, su amigo de la adolescencia y a su esposa virginia?

 

Rogelio:- Que tal, Magín! Acá me tenés firme en tu fiesta-haciendo la veña- Que tormenta! Casi no llegamos! Las calles están inundadas como en Venecia! Esto no es una lluvia, es un diluvio! Pero que importa! No podíamos fallarte... Yo nunca te fallé, Magín. Siempre estuve a tu lado en las buenas y en las malas. Sobre todo: En las malas! Te acordás de los bailes egresados? Te ponías en pedo. Armabas quilombo y enseguida estallaba la bronca. “Salgan a la calle, pelotudos! Los voy a cagar a trompadas a todos!” les decías en tono desafiante. Al rato terminábamos a las piñas. Yo como de costumbre salía a defenderte, y al final la ligaba por vos. Y vos te meabas de la risa, y al día siguiente le contabas a los muchachos de la barra como el gran Magín, el gladiador del curso, había derrotado a fuerza de coraje y trompadas a un grupo de patoteros a la salida de la milonga. Me acuerdo que decías : “Los dejé culo para arriba y sin ayuda de nadie!”...Que épocas aquellas! Cuantas diabluras, amigo mío! Acá está tu copa. Brindemos por esos inolvidables recuerdos-le dará una copa - A tu salud, Magín! - chocando su copa con la de Magín e imitado por el resto de los invitados que gritarán a coro: - Salud, Magín !

 

Magín:- Salud!-bebiendo y mirando fijamente a Rogelio- Ahora me acuerdo perfectamente quien sos vos, estimado Rogelio!

 

Rogelio:- Me das una gran alegría, Magín!-sonriéndole amistosamente.

 

Magín:- Y vos a mí una gran lástima, porque siempre fuiste un perdedor, un lameculo de los que marchaban exitosamente adelante tuyo. Un bagre soretero envidioso y resentido. Uno de esos pescados fracasados que viven en el fondo de las peceras, subsistiendo debajo de la majestuosidad de peces más importantes, anaranjados y brillantes como las ilusiones. Los pescaditos de abajo como vos, son del mismo color de la borra pútrida del fondo. Son boludos alegres que se alimentan de las sobras y la mierda que distraidamente dejan caer los peces de arriba.

 

Rogelio:- Juro que te desconozco, Magín!

 

Magín:- Por supuesto! Si alguna vez me hubieras conocido, por lo menos habrías tratado de imitarme para representar una vida más digna. Pero, no! Vos te conformabas con todo lo que yo desechaba: La ropa pasada de moda, un par de zapatos diez números más chicos, y hasta te conformabas con...

 

Rogelio:- Con las mujeres que abandonabas! No es cierto? Contestá hijo de puta!- poniéndose en guardia como para pegarle. En ese preciso instante, Virginia abandonará su lugar para pararse entre ellos.

 

Virginia:- Basta, Rogelio! Terminala, por favor! - separándolos.

 

Rogelio:- Dejame que lo reviente!- forcejeando con ella.

 

Virginia:- Te dije, basta! Volvé a tu lugar, Rogelio- llevándolo a empujones hacia la mesa - Sentate, Rogelio! Sentate carajo!...Sentate mi amor - en tono dulce y falso, forzando su sonrisa, besándolo en la frente. Regresando inmediatamente al lugar donde estará Magín- Paz! Paz! Mucha paz!..La armonía y tolerancia deben ser los engranajes de transmisión que pongan en marcha la sagrada maquinaria de la amistad, del regocijo que produce el reencuentro entre compañeros. Se acuerdan de esas gloriosas épocas?... En aquellos años felices nos tratábamos como hermanos y nos divertíamos como locos, porque en esa etapa de la juventud no existía otra ambición que la de ser dichosos como los pájaros que juguetean entre el verde follaje de los árboles. Cuando hay equilibrio en el mundo, sus criaturas parecen más sanas y hermosas. Los colores se reavivan y los perfumes se acentúan embriagándonos de placer. Viva la vida! Alegría, muchachos!  Alegría! Vamos, propongo otro brindis a la salud de nuestro amigo, Magín!- alzando su copa ante la indiferencia de los invitados que continuarán comiendo. Las luces irán perdiendo su intensidad y un seguidor se posará sobre las figuras de Virginia y Magín observándose.

 

Espigares: - Y usted que espera para tocar algo?- dirigiéndose al violinista que automáticamente comenzará a ejecutar una romántica melodía.

 

Virginia:- Por favor, Magín, sentate a cenar con nosotros- señalando con su mano el lugar vacío en la mesa.

 

Magín:- Yo no quiero comer! Quiero que bailemos, Virginia.

 

Virginia:- Estas loco? Ni se te ocurra pedirme semejante hazaña, hace tanto tiempo que no bailo, que ya me olvidé.

 

Magín:- Qué importancia tiene el tiempo, Virginia? Lo que realmente vale son las ganas, el deseo irrefrenable de girar como planetas, de bambolear el culo como un péndulo al compás de la música!

 

Virginia:- Te parece bailar este tipo de música? - señalando con desprecio al violinista.

 

Magín:- Qué tiene de malo esta melodía? No me vas a decir que te gusta esa música de albergue transitorio de Luis Miguel o los Panchos con mostaza, o que te agrada ese changa-changa de esta puta sociedad consumista donde los giles no solamente compran comida para sus hijos, sino también veneno para las hormigas. Vamos, Virginia! Dejate de joder y vení a bailar! - extendiéndole la mano que ella tomará con una mezcla de desconfianza y verguenza. Comenzarán a bailar. Las luces se tornarán rojas y violetas dejando a los invitados en un segundo plano, turbios como una fotografía fuera de foco.

 

Virginia:- Sabés una cosa? Todavía bailás muy bien.

 

Magín:- Y vos nunca perdiste el brillo mágico de tus ojos. Escuchaste?-aprisionándola contra su cuerpo.

 

Virginia:- Creo que estamos bailando demasiado apretados-con vos de asfixiada.

 

Magín:- Y a mi que carajo me importa! Sentís que dura se me está poniendo?

 

Virginia:- Me estás asfixiando! Soltame por favor, Magín!

 

Magín:- No te hagás la estrecha y dame un beso, carajo!

 

Virginia:- Basta, Magín! Basta!

 

Magín:- Dame un beso o te muerdo una teta, atorranta!

 

Virginia:- No! Te suplico que me dejes en paz!- de un empujón logrará desprenderse de Magín e intentará regresar a la mesa con los demás, pero él la detendrá agarrándola de los pelos. Ella se defenderá golpeándolo. Los invitados continuarán comiendo como si nada ocurriera- Rogelio, por Dios, ayudame! Rogelio! Rogelio! -Las súplicas serán inútiles, Magín pondrá más fuerza para someterla. La alzará acostándola sobre la mesa donde le arrancará la ropa, la manoseará y la violará frente a los invitados que seguirán comiendo - No! Por favor, no! - resistiéndose, gritando en vano. { Se producirá un automático apagón y se encenderá un reflector de FLASH , lo que brindará un efecto sutil más allá de la desnudez de los actores y el violento clima que se plantea en esta escena }.

 

Magín:- Tenés las tetitas chiquititas, pero duras como limones verdes, carajo! Movete, forra de mierda! Mové esa argolla oxidada! Movete un poco más! Así! Así!  Ayyy! Creo que voy a acabarte! - exclamando loco de placer.

 

Virginia:- No! No! Por favor, no! No te acabes solo. Esperame, mi amor! Yo también quiero acabar! Síííí, yo también! Ayyy! Te estoy a-ca-ban-do!- ambos gemirán de gozo a la vez.{ Se apagará el reflector de flash y se encenderá una débil luz roja } Seguidamente, Magín saldrá de encima de ella que quedará tendida sobre la mesa. Se pondrá de pie y se alejará unos pasos. Se colocará el impermeable para cubrir la desnudez. Se pondrá un cigarrillo en la boca y Espigares correrá a encendérselo.

 

Virginia:- Magín?- sentándose sobre la mesa, cubriéndose los senos con sus manos.

 

Magín:- Qué?- en tono indiferente.

 

Virginia:- Decime? ...Qué vas a hacer ahora que te adueñaste de mi cuerpo?

 

Magín:- Qué querés que haga, que llame a un escribano para escriturarlo? Tranquilizate, nena! Ahora voy a hacer un mínimo esfuerzo para olvidarte, como después de aquella noche en que te hice el amor.

 

Virginia:- Que mi violaste en tu auto!- llorando, saltando de la mesa hacia él- Porque eso fue lo que hiciste!- golpeándolo- Me violaste hijo de puta!- él la empujará haciéndola caer.

 

Magín:- Mientras Rogelio manejaba por la Avenida Costanera calladito la boca, haciéndose el boludo como siempre, silbando bajito “Submarino Amarillo”.

 

Rogelio:- Mentira! Yo lloraba en silencio, de rabia e impotencia!- abandonando su lugar en la mesa, parándose frente a Magín, instante en que renacerán débiles luces anaranjadas.

 

Magín:- Callando como esos cobardes que sólo recuperan el habla en el momento exacto de las traiciones!- empujándolo- Porque después que me la cogí, se lo bocinaste a todo el mundo como si fuera una película de vaqueros. Me acuerdo que se lo contaste hasta a ese petiso medio rengo, que más tarde te salió de padrino cuando te casaste con ella embarazada de mí!- inmediatamente se aproximará Lozdan para abrazar a Rogelio que romperá en llanto.

 

Lozdan:- Basta, Magín! Usted no puede cargar sus culpas sobre las espaldas de los demás! Reflexione, carajo!

 

Magín:- Déjese de joder, Lozdan! No se largue a defender lo indefendible. Hágame la gauchada de no meterse más en mi vida. Escuchó?

 

Lozdan:- Es usted, el que a cada instante exhibe su vida ante mí.

 

Magín:- A partir de este acto queda despedido para siempre. Escuchó? Para siempre, Lozdan!- tomándolo del cuello.

 

Lozdan:- Enfréntese a la realidad sin reivindicar sus errores, Magín!- empujándolo, sacándoselo de encima.

 

Magín:- Cierre el culo, Lozdan!

 

Lozdan:- Mi silencio no soluciona sus problemas, pero el suyo los empeora. El silencio no es complicidad. Es castigo, Magín!

 

Magín:- Ya le dije que se terminaron las terapias y las pajas a los muertos! Escuchó?

 

Lozdan:- El silencio es el escudo de los secretos!

 

Virginia:- Los secretos esconden culpas y debilidades!

 

Lozdan:- Las culpas con el tiempo te convertirán en un sólido reloj de arena que se derrumbará por dentro!

 

Invitados:- Se derrumbará por dentro! Se derrumbará por dentro! Se derrumbará por dentro! etc - a coro en tono sentencioso y monótono.

 

Magín:- Silencio, mierda! Silencio!- tapándose los oídos, huyendo hacia el escritorio, abriendo un cajón, sacando un revolver, disparando varias veces contra los invitados (el violinista escapará) , los demás estallarán en una generalizada carcajada y seguirán comiendo y bebiendo-Basta, cerdos inmundos! Basta! Espigares! Raje inmediatamente a esta gentuza de mi casa! No quiero verlos nunca más!

 

Espigares:- Ya escucharon al señor! - los invitados mirarán hacia arriba como buscando a Dios en el cielo - Todo el mundo, a la calle! Fuera! Fuera! - los invitados continuarán riendo sin tenerlo en cuenta.

 

Invitados:- Salud, Espigares! Salud! - a coro, eufóricos.

 

Espigares:- Lo lamento, señor, pero estos cara rota no me hacen caso!

 

Magín:- Pero la reputísima madre que los parió! Se me mandan a mudar todos, carajo!

 

Espigares: - Escucharon? Vayansé todos a la mierda! - los invitados proseguirán riendo a carcajadas, luego empaparán con sus copas al sirviente el que huirá despavorido de escena.

 

Tadeo:- No seas desconsiderado, Magín, todavía no hemos terminado de comer. La noche está en pañales, camarada!- poniéndose de pie, caminando hacia él mientras Rogelio, Virginia y Lozdan bailarán al fondo entre ellos. Margot quedará sentada sola en la mesa.

 

Magín:- Y usted, quién es?- mirándolo con desconfianza.

 

Tadeo:- Yo?... Yo soy, Tadeo...Qué te pasa? Te olvidaste de tu padre?

 

Magín:- Ya sé! Ya sé! No me diga más nada!..Ha pasado mucho tiempo sin que tuviera noticias suyas - sin mirarlo.

 

Tadeo:- Y eso te mortifica o te convierte en una satisfecha víctima? O tal vez te exhibe ante el diminuto mundo que te espía, como uno de esos tipos que necesitan del tormento para demostrarle a los demás, que la fortaleza de los mártires  es más valiosa que la de los imbéciles que han tenido un pasado construido entre caricias y cumpleaños felices?- en tono irónico, dándole las espaldas, caminando hacia un extremo del escenario.

 

Magín:- En absoluto! Mi historia ha muerto sin dejar cadáveres, sin dibujar estigmas sobre la férrea carne del pasado, sin impulsarme a revolver la mierda que terminaría mareando a los que no recuerdo, a los que no les rindo el homenaje de nombrarlos porque no valen nada, porque no existen! - persiguiéndolo.

 

Lozdan:- Mentira, Tadeo! Él jamás tuvo el coraje de nombrarlo-gritando, borracho y tambaleando con una botella en mano desde el lugar donde todos bailan.

 

Magín:- Callesé, culo roto!

 

Tadeo:- No le haga caso, doctor! Continúe! Háble!

 

Lozdan:- Para qué? Si ahora está usted para hablar, mi amigo- bailoteando solo.

 

Tadeo:- De acuerdo! Tiene razón, doctor...Haré un esfuerzo para retornar al pasado. Pero le advierto que invadir el recuerdo, es como traspasar un cristal sin romperlo!...Eran otros tiempos y yo otra persona...Podríamos echarle la culpa a mis fuertes convicciones, a la irrenunciable moral que sólo poseen los proletarios, porque únicamente de ellos, la nada se transforma en riqueza que jamás disfrutarán, porque otros sin escrúpulos, la amarrocan para impedir la felicidad de una humanidad que a pesar de la miseria, es más digna y valiosa, que el vomitivo oro que brilla entre las sedas que le sirven de envoltorio a los cerdos!-pellizcando con desprecio de la solapa del impermeable de Magín, quien estará estático y sorprendido en un extremo del escenario- Cerdos a los que les sustituyeron el corazón por una lata de Coca-Cola bien helada!- dando una palmada en el pecho de Magín-Y así fue, queridos compañeros, que los despiadados negreros se implantaron dientes de diamante, para que en sus sonrisas burlonas, se apreciaran los destellos de las riquezas que descaradamente le roban a los obreros - caminará al centro del escenario mirando al público - Quién carajo, se atrevería a juzgar mi justo accionar por la reivindicación de los de abajo, por la elevación de los excluidos y explotados?! ... A mí solamente me odian los patrones, los descerebrados, los enemigos del pueblo, los sirvientes y cómplices del capitalismo rapaz, los alcahuetes de los corrupto y los perros guardianes de la parasitaria burguesía...Mientras haya ricos y pobres en este imperfecto planeta, habrá sangrientas batallas para expropiar a los ricos todo lo que desde tiempos inmemoriales no vienen robando!- caminará hacia Magín y en tono ameno y paternal le dirá:- Querido, Magín, algún día comprenderás que la impostergable lucha de clases me apartó de las tradiciones familiares, de ese error pequeño burgués que cometí en mi juventud. La revolución era inminente! Y mi puesto estaba junto a los desesperados, contra la esclavitud...No tuve más remedio que abandonarlo todo en pos de los más altos y sagrados objetivos revolucionarios!...Yo los abandoné, hijo mío, porque...

 

Magín:- Porque tenías que sustituír a la modesta profesora de piano por la conchita apretada de una putita barata.

 

Tadeo:-Querrás, decir? Por una valiosa camarada anarquista y revolucionaria!

 

Magín:- Por esa putarraca reventada!- señalando con índice a la joven y hermosa Margot, que beberá sola en la mesa.

 

Margot:- Pará! Qué te pasa? Un poco más de respeto, nene!- ofendida.

 

Magín:- Y ésta quién carajo es? - mirando a Lozdan.

 

Lozdan:- Su secretaria, o mejor dicho, su amante, Magín.

 

Magín:- Y a vos quién mierda te invitó, Margot?

 

Margot:- Nadie! Vine porque sí!...Además los pintores quieren cobrar...El  departamento quedó alucinante! Aunque tengo dudas con la salita amarilla, porque el amarrillo y el verde inglés de las puertas chocan un poco a la vista - abandonará su lugar en la mesa para ganar el centro del escenario- Te aviso, mi amor, que llegaron las facturas de luz, gas, teléfono, obras sanitarias y expensas del edificio. Hay que pagarle al veterinario. Hice castrar al perro, pero PRINCIPE DE LA LUNA sigue ladrando a las macetas del balcón. Sabés una cosa? El porcelanato sólo se limpia con agua de la canilla. Nunca - más - vuelvo - a comprarme- zapatos – marrones  - caminando sobre los tacos y mirándose los pies-Odio el marrón! Ah! El reloj que me trajiste para mi cumpleaños, no es de platino. Parece, de platino!...Que cabeza, la mía! Necesito una vasija indígena para guardar mi colección de cajitas de fósforos. Que bochorno! Los aros con forma de soles que me encontré en el ascensor, son iguales a unos servilleteros que venden en un local de todo por dos pesos. Estalló la bomba! Mamá quedó embarazada de su nueva pareja! Pero me parece que la guacha- en tono de secreto - Se lo va a sacar!...Pobre Alejandra! Tiene una infección en la nariz porque escarbándose los mocos se lastimó con la uña....Adiviná? Sííí! Recién llamó el del concesionario y dice que ya tiene la cupecita roja!...Yo te dije que el amarillo y verde de la salita no iban a combinar, bichi- con cara de tonta y chupándose un dedo, ante la mirada de hastío de Magín, que cansado dejará caer su cuerpo en una silla.

 

Tadeo:-Ella era una revolucionaría! No una hueca, Magín - zamarreando con asco la cabeza a Margot entre sus manos- Una revolucionaría de verdad!

 

Margot:- Yo, una revolucionaria? A mí me dijo, una revolucionaria?- inmediatamente se escuchará en off el sonido del piano interpretando “Hijo del Pueblo” (himno de los anarquistas) que los invitados entonarán con el puño izquierdo alzado. Espigares regresará a escena con una bandera roja y negra con la que envolverá a Margot. Todos cantarán y bailarán en un calamitoso estado de ebriedad, abrazándose, besándose y manoseándose. Magín se sentará sobre la mesa para observar en silencio y sin fuerzas el grotesco espectáculo.

 

Invitados:-  “Hijo del pueblo

                      te oprimen cadenas

                      y esa injusticia

                      no puede seguir

                      si tu existencia

                      es un mundo de penas

                      antes que esclavo

                      prefiero morir.

 

                      Esos burgueses

                      asaz egoístas

                      que así desprecian

                      a la humanidad

                      serán barridos

                      por los anarquistas

                      al fuerte grito

                      de libertad.

 

                      Rojo pendón

                      no más sufrir

                      la explotación

                      ha de sucumbir

                      Levántate, pueblo leal

                      al grito de revolución social!

 

                     Vindicación no hay que pedir

                      sólo la unión

                      la podrá exigir

                      Nuestro pavés

                      no romperás

                      chancho burgués

                      Atrás! Atrás!”

 

Magín:- Bravo! Bravo!- aplaudiéndolos en el mismo instante en que los invitados quedarán como petrificados e iluminados por una luz azul sectorizada sobre ellos- Bravo! Gracias por todo, miserables de mierda! Gracias por devolverme lo que había perdido apropósito. Lo que me hace recordar a un terrorista, “que apropósito”, dejó un portafolios con una bomba que en pocos minutos haría volar una estación ferroviaria. La casualidad hizo que un boy scout, uno de esos boludones que se la pasan rezando padres nuestros y realizando buenas acciones, viera al hombre que apropósito dejaba olvidada la bomba. Entonces, el muchacho en una clara demostración de servilismo, tomó el peligroso portafolios y corrió tras el terrorista, gritándole:- Señor, señor, su portafolios, señor! - Cuando el tipo lo vio, salió rajando desesperadamente. Pero esos boy scout’s, no solamente hacen nudos corredizos y fuego con dos palitos, también practican mucha gimnasia, a lo que había que sumarle la energía de tanta juventud al pedo... Como era de esperarse, y sin grandes esfuerzos, el pibe lo alcanzó, y alegre y orgulloso le dijo:- Señor, señor, acá tiene su portafolios, señor! ... La explosión fue tremenda!...Después cuando retornó el silencio, llegaron los bomberos, y sólo pudieron rescatar por un lado, una de las manos del muchacho que había quedado  carbonizada haciendo el gesto de “Siempre listo”, y  por el otro, la prótesis dental del terrorista con sus dientes tragicamente apretados... Aceptar los recuerdos tal como fueron, produce pánico entre quienes vienen huyendo de ellos. Sin embargo cuando esto sucede, es como si recuperáramos la valentía que nunca tuvimos, y en vano luchamos para vencerlos....Voces burlonas, miradas indiferentes y bocas inquisidoras se agazapan en los lugares más vulnerables del alma, ahí donde se almacenan como tesoros: el tiempo perdido, las imágenes prohibidas, la vergüenza con sus miles de manos transpiradas, un pene fláccido como la lengua de los perros cansados, una lágrima cristalizada en el ojo ajeno, una mancha de sangre en el lado oculto de nuestra solapa, un espejo estallando ante las inevitables torpezas, una garganta anudada a causa de las venganzas frustradas, un caballo blanco que galopa en cámara lenta por los neblinosos caminos de las pesadillas y unos pesados pasos que no se detienen frente al mortal borde del abismo...Estoy cansado y viejo como esas columnas que aún se mantienen en pie en medio de las ruinas romanas. Tengo las bolas canosas! Pero estoy vivo, carajo!  Vivo como los recuerdos! Todavía tengo muchísimo para dar!  Esto es para ustedes, hijos de puta! - abriéndose el impermeable para exhibirse desnudo ante los invitados, los que en ese preciso momento abandonarán sus estáticas poses para reír a carcajadas, burlándose de él. Magín, harto de soportarlos, extraerá de uno de sus bolsillos el revólver y disparará sin clemencia contra ellos. Los invitados caerán muertos y Espigares logrará escapar. Inmediatamente se producirá un apagón sobre los cadáveres ( para que los actores“muertos”puedan abandonar la escena sin que el público lo advierta). Sólo un apretado círculo de luz se posará sobre la figura de Magín agarrando un cuchillo de la mesa. Automáticamente volverá a sonar el infernal piano de la madre, obligándolo a correr y gritar al pie de la escalera:- Ya voy, vieja querida! Para usted también tengo un cariñoso obsequio... El filoso puñal de las caricias!  La voy a despanzurrar y me voy a comer sus tripas!- pero al llegar a la mitad de la escalera estallará en una carcajada y dejará caer el cuchillo - Para qué ensuciar todo de rojo?...Siga tocando, vieja de mierda! Vamos, toque más fuerte, carajo!- reirá sin parar todo el tiempo que le demande abandonar el escenario y recorrer hacia la calle el pasillo de la sala del teatro, para gritar desde el hall: - Que suerte que tengo! Apláudanme! Estoy vivo como el aire! Estoy vivo como el sol! Escucharon? Estoy vivo, carajo!- inmediatamente retornarán las luces generales de escena exhibiendo a Espigares cantando y plumereándo los muebles. Seguidamente sonará varias veces la campana que pende del techo, y sorpresivamente reingresarán los invitados. Todos alegres y sonrientes.

 

Espigares:- Buenas noches, en que puedo servirlos?

 

Tadeo:- Yo por lo menos, he sido invitado a una fiesta.

 

Rogelio -Virginia:- Nosotros también!

 

Margot:-Alegría! Alegría! Estamos de joda! Venimos a festejar: San Magín!

 

Lozdan:- Por favor, digale al anfitrión que han llegado sus invitados.

 

Espigares:- Eso es imposible, el señor vive en Europa desde hace muchísimos años.

 

Virginia:- Pero entonces, qué significan estas invitaciones? - mostrando una tarjeta.

 

Espigares:- Quizás, una broma de mal gusto, señora. Le vuelvo a repetir que don Magín está en el exterior, y que yo solamente vengo acá de vez en cuando para ventilar la casa. Entendieron?

 

Invitados: - Cómo, qué no está?! Cómo, qué no está?!- a coro, irritados.

 

Espigares:- Otra vez? Pero ustedes son sordos o pelotudos? Cuántas veces se los voy a explicar lo mismo? Por favor, háganme la gauchada de retirarse!- los invitados se quejarán hablando todos a la vez en un confuso cotorrerío - Se me rajan todos a la mierda! Fuera! Fuera! Cucha, carajo!- echándolos a empujones, obligándolos a bajar del escenario. Los invitados se retirarán puteando y recorriendo el pasillo de la sala de teatro, hasta llegar y desaparecer en el hall de entrada. Espigares volverá a cantar y plumerar los muebles. Luego y sorpresivamente se escuchará la voz de Magín en off desde el fondo de la sala.

 

Magín:-Espigaaareees! Espigaaareees!-en tono fantasmagórico, mientras el sirviente sorprendido mirará con exagerada atención por sobre las cabezas del público.

 

Espigares: - Señor?

 

Magín:- Espigares! Dónde, mierda se metió, Espigares?!- en off, en tono potente e imperativo.

 

Espigares:- Acá estoy, señor! Como siempre! Plumereándo! Enseguida lo atiendo, señor- bajando del escenario y recorriendo a paso veloz el pasillo hacia el fondo de la sala- Tranquilo, don Magín! Ya estoy llegando para servirlo, señor!- inmediatamente se producirá un breve apagón, y cuando retornen las luces de escena, el público solamente podrá observar a los utileros retirando la escenografía. En ese mismo instante se encenderán las luces de la sala, y  ningún actor se dignará a saludar como de costumbre se hace.

 

                                                    Fin

 

 

                                                                               Pablo Soler

                                                                    Teléfono 0220- 4859321   

E mail: pablosoler20032003@yahoo.com.ar                  

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el  Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com