Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

MUÑECAS

de Gladis Gómez

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta en al final del texto su dirección electrónica.

 

MUÑECAS

 

de GLADIS GÓMEZ 

"gladis gomez" chaco@inteatro.gov.ar

 SOGAS COLGADAS DESDE EL TECHO. PISO DE ARENA.  ACTRICES CON ZANCOS VESTIDAS COMO MUÑECAS ANTIGUAS DE PORCELANA. EL DIALOGO ENTRE LAS DOS, COMO SI FUERAN VOCES DE MUÑECAS QUE FUNCIONAN A BATERÍAS)

 

ACTRIZ 1: Se termina de crecer alguna vez?

ACTRIZ 2: Crecer es equivocarse. Sufrir.      Tengo Miedo.

ACTRIZ 1: Es tu prueba.

ACTRIZ 2: Dame la mano.

ACTRIZ 1: No. (MÚSICA DE CAJITA MUSICAL)

MUÑECA 1: (CANTA) Hacen así, así las lavanderas.

MUÑECA 2: (CANTA) Que sea viudita y no se case más.

LAS DOS: (CANTAN) Déjenla sola, solita y sola que la quiero ver bailar.

Que sepa abrir la puerta para ir a jugar.

MUÑECA 1: Mi mamá me mima.

MUÑECA  2: Quiero la leche

MUÑECA 1: Hola, dame un besito.

MUÑECA 2: Estoy solita.

MUÑECA 1: Yo amo a mi mamá.

MUÑECA 2: Tu Mami no está.

MUÑECA 1:  Upa,  upa!

MUÑECA 2: ¡Buenos  días! (RISITA)

MUÑECA 1: Mi papi es buenito

MUÑECA 2: Tomá la sopa.

MUÑECA 1: Soy muy bonita.

MUÑECA 2: Tu mamá no te mima

MUÑECA 1: Quiero a mi mamá.

MUÑECA 2: Tu nene no está.

MUÑECA 1: Quiero a mi bebé.

MUÑECA 2: Estas solita. (RISITA)

MUÑECA 1: Eso es mentira...

MUÑECA 2: No te quieren.

MUÑECA 1: Calláte, nena.

MUÑECA 2: Te abandonaron.

MUÑECA 1: Las muñecas no hablan

MUÑECA 2: Estas sola. Te dejaron. Nadie te quiere. Te encerraron. Te querés morir. Tenés miedo. Sos torpe. No tenés coraje.

MUÑECA 1: Basta ( SE ENFRENTAN EN UNA LUCHA  MUÑECA 1 CAE AL PISO. MUÑECA 2  RÍE)

ETHEL: Siempre Me haces lo mismo.(ROGANDO) Este es mi momento. (LINA RÍE) Siento el azufre de tu aliento. (SE QUITA LOS ZANCOS LENTAMENTE. PAUSA)

LINA: (QUITÁNDOSE LOS ZANCOS) Hasta aquí llego. Está bien todo. Pero el tiempo pasa y lo pierdo.

ETHEL: Hace siglos, Lina. Lo haces a propósito. Anidas en mi desdicha. Siento lástima de vos. (ACOMODA LOS ZANCOS)

LINA: Todo bien ordenado y prolijo. Todo correcto y honesto. Nada fuera de lo normal. ¿Qué haces aquí, entonces? Debe haber algo que no te funciona. ¿Y vos me tenés lástima?

ETHEL: Yo no me quejo.

LINA: No. Es cierto. La procesión va por dentro.

ETHEL: Adopto la conducta correcta

LINA: ¡Santa María madre de Dios!

ETHEL: Vos estas detrás de lo imposible.  (GRITANDO)  ¡La muerte no está al final de mi jornada!

LINA: (RIE. SE TREPA A LA SOGA MIENTRAS ETHEL DICE EL ULTIMO TEXTO. CANTA  BURLONA) Tengo una muñeca vestida de tul... con su camisita y su canesú...  (ETHEL CAMINANDO EN “CUATRO PATAS” SUBE A LA ESCALERA DE SOGA. LLEGA HASTA EL TOPE Y BAJA CON UNA CAJITA DE MADERA. TIENE UN JUEGO DE TE DE PORCELANA  DE MINIATURA. SIRVE LECHE EN LAS TACITAS. COMIENZA A JUGAR)

ETHEL: (EN MUÑECA) ¿Crees que por  huérfana y desamparada  debería tratarte con cariño?

LINA: No lo necesito. Me trajeron porque tengo un nudo de más. Eso me estimula. 

ETHEL: Hola!  Señora, ¡Como le va...! ¿Quiere tomar el te?

LINA: No quiero jugar con vos.

ETHEL: Por favor, con leche de verdad. Vamos a jugar al té inglés, como señoras, y vamos a disfrazarnos con los vestidos de la abuela.

LINA: Mi abuela está muerta.

ETHEL: No pongas mas excusas. Tal vez sea la salida mas corta.

LINA: Yo tengo mi propia salida. No me interesa tu muñeca.

ETHEL: Puede ser la alternativa. Registralo.

LINA: ¿Y vos? Intentarás la alternativa?

ETHEL: Si.

LINA: Estás Segura?

ETHEL: Más tarde. Te lo prometo. (LINA NO SE DECIDE) En el fondo te gusta. Comencemos. (LINA SE SIENTA JUNTO A ETHEL. JUEGAN) Yo tengo mamá y papá, pero no tengo hermanita, por eso te quiero tanto.

LINA: (IMITANDO A  ETHEL) A mí, mi papá me regaló una tacita azul y una jarrita rosa que es mágica porque se toma de todo

ETHEL: A mí, mi papá me  dijo que no tengo que mostrar mis juguetes nuevos. Porque los chicos son pobres, pero vos te pones contenta, y  yo te los presto sin problemas, porque  me agarras fuerte la mano cuando tengo miedo.

LINA: Tuve muchas amigas que practicaban conmigo.

ETHEL: (CORTA EL JUEGO) Yo no quiero practicar.

LINA: Tu juego es tonto. (IMITA A ETHEL) Mi mamá, mi papá. Mi mamá, mi papá.

ETHEL: Sos injusta, porque vos quieras cambiar tu vida no te da derecho a hacerlo con la mía.

LINA: (CORTA EL JUEGO) Basta, Ethel, yo tomo las decisiones.

ETHEL: Quién te creés que sos, ¿mi mamá?  Está muerta pero igual la quiero.

LINA: Nadie te pide que olvides a tu madre. Solo que yo... no te quiero más.

ETHEL: No me digas así. Por favor, no me digas eso.

LINA: (AUTORITARIA) ¡Se practica!

ETHEL: No. No, por favor. No me digas. ¿Me querés?

LINA: Malcriada. Egoísta.

ETHEL: No, Lina, no me digas así.

LINA: Mentecata. Abombada

ETHEL: Lina, no...

LINA: Remilgada. Pajuerana.

ETHEL: Lina...

LINA: Genuflexa!

ETHEL: (TOMA A LINA POR EL CUELLO) Calláte o te reviento.

LINA: Está bien. No se discute más. (ETHEL NO LA SUELTA)

ETHEL: Ya no estás sola ¿Te olvidas de mí?

LINA: Así no me hacés cambiar de opinión. Lo único que hacés es herirme

ETHEL: ¿Y lo que yo sufro? ¿No te importa eso?

LINA: ¡No!

ETHEL: Morite. (GIRA Y DA LA ESPALDA A LINA. ESTA SE ABALANZA. SE TRENZAN EN UNA LUCHA. LINA SE DESPRENDE Y  ARROJA EL CONTENIDO DE LA JARRA  A ETHEL)

LINA: Vos, morite! (QUEDAN AMBAS EN SILENCIO. LINA SE  CUELGA DE LA SOGA Y SE HAMACA)

ETHEL: Te gustan las mentiras.

LINA: Me gusta el riesgo

ETHEL: Arriesgate sola.

LINA: Por supuesto. Como me arriesgué con Pedro. Soy la mejor. No soy común.

ETHEL: El miedo es lo que tenés de común.

LINA: No. Pienso que la vida es mas que  riesgo  y miedo.  Uno debe elegir y poder ser lo que quiera ser.

ETHEL: Pero cuando no te ayudan los genes, hay que practicar.

LINA: (SIN OÍRLA)  Apostar a uno. ¡Ganar!

ETHEL: Yo prefiero quedarme mirando las estrellas.

LINA: Seguir la meta sin descanso.

ETHEL: ... acostada en el pasto...

LINA: Continuar hasta el cansancio. Con el norte siempre adelante. Correr y ¡Ganar!

ETHEL: aunque me piquen los mosquitos...

LINA: (EN LA SOGA. SE BALANCEA. HACE ACROBACIAS) Ethel, te cargo en mi espalda, me agarro con una sola mano ¡y estamos listas!

ETHEL: No quiero compartir tu soga... Vuelo a mi manera...

LINA: (BAJA DE LA SOGA Y SUBE A LA ESCALERA) Como si volar fuera tan fácil... No te das cuenta del riesgo. Se presenta tarde, cuando ya está el vacío. Entonces todos los recuerdos  te duelen en la memoria. Y vuelven una y otra vez sobre tu historia. No hay juego que te deje escapar. Te perdes en el vacío. (LINA HACE ACROBACIAS EN LA ESCALERA)

ETHEL: Yo se donde estoy.  Aquí estoy.

LINA: Con quién?

ETHEL: Sola como una  lágrima en la mejilla. (SUBE A LA SOGA)

LINA: Tus viejas imágenes sacuden tu memoria

ETHEL: Abrí las rodillas, nena. (RUIDO METÁLICO DE CAJA DE HERRAMIENTAS) Estoy Desnuda. ¿Qué más quieres que me quite?

LINA: El alma.

ETHEL: No! Mataron la muñeca azul. Soy solo un agujero por donde escapan los átomos rojos que fluyen a la muerte.

LINA: Y lloras sin detenerte... Con ese miedo cobarde de enfrentarte a lo que no querés. Una vida más. Una vida menos. Cuando abrís los ojos  estas lista para aceptar todo. Ese todo que es la nada.

ETHEL: (BAJANDO DE LA SOGA) Me tiemblan las rodillas. (SE ACUESTA) Encierro mi alma. Levanto mis rejas con una sonrisa.

LINA: (BAJA DE LA ESCALERA Y  GIRA RECORRIENDO EL ESPACIO Y PASANDO POR ENCIMA DEL CUERPO DE ETHEL) Pudo ser el mejor regalo. Todas las sonrisas. Un resplandor. El mar y la luna. El sol. Y estas aquí. Pececito  expulsado a la arena.

ETHEL: No necesito de espejos. Basta de recuerdos. Yo se  lo que quiero. (SE ARRASTRA HASTA EL ATADO DE SUS COSAS. BUSCA Y ENCUENTRA UNA FOTOGRAFÍA DE CASAMIENTO DEL PADRE Y LA MADRE) Papá soltó una lágrima, mamá lo tomó fuertemente de la mano y ambos me miraron.

LINA: Dijeron que eras perfecta y tan inteligente, que ya estabas preparada para saltar al mundo creado para vos. ¿Por qué no saltaste Ethel?

ETHEL: Mi  alado atalaya me miraba desde lejos...

LINA: (SE TREPA A LA SOGA. SE AMARRA. ENSAYA PIRUETAS. BURLONA) Cargas todas las culpas y renegás de mi!

ETHEL: Otra vez al ataque. Silencio.

LINA: Te escondes en el sufrimiento. 

ETHEL: Sufro por algo que nunca he tenido.

LINA: El sufrimiento deja huellas en la carne.

ETHEL: Basta, Lina. Terminá conmigo.  Este giro sin final es la espiral de mi tortura. Quiero abrir el horizonte y dilucidar una ráfaga de pájaros. Ser Feliz!

LINA: De nuevo la victima. La pobre niña abandonada.  Las agallas se  fueron de vacaciones. El coraje es el convidado ausente.

ETHEL: Qué fácil es para vos. A veces creo que te encerraron por error. ¿Cómo no estás en los escenarios del mundo?

LINA: La envidia ablanda la lengua de los inútiles.

ETHEL: Si pudieras abrir tus oídos..., Lina. Entre nosotras hay un abismo... Si te despojaras de ribetes falsos. Si por una vez colocaras tus ojos hacia adentro...

LINA: No te sienta el papel. Pretendes que rellene el agujero con sonrisas. El rigor es lo único que puedo ofrecerte.

ETHEL: Sabes que nos queda poco tiempo.

LINA: Cada una toma el tiempo que necesita.

ETHEL: Justamente. No te escapás del tiempo.

LINA: Eso es asunto mío. Yo no hurgo en tu resistencia. No me interesa cuanto vas a quedarte.

ETHEL: No te escapes. No hablamos de mí.

LINA: Vos propusiste este dialogo.

ETHEL: Otra vez. Cuando intento acercarme me alejás conmigo misma.

LINA: Entonces no insistas. Dejame así. Basta.

ETHEL: (CORTANDO EL MOVIMIENTO) Juguemos a las muñecas, Lina...

LINA: No. No pienso perder mi tiempo.

ETHEL: Esta vez es diferente.

LINA: Por qué sería cierto? Que ha cambiado?

ETHEL: Nos queda poco tiempo. Pronto se abrirán las puertas.

LINA: Hay que abrir el futuro. Darnos una alternativa diferente.

ETHEL: Hay que usar la cabeza. Olvidar.

LINA: Vos no tenés cabeza. No podrás usarla.

ETHEL: Ves? Otra vez es el comienzo. Es el alfa del giro.

LINA: No. Tu estupidez me exaspera.

ETHEL: Abríte. Primero hay que abrirse.

LINA: Quiero garantías.

ETHEL: Yo estoy preparada.

LINA: Entonces practica conmigo.  Amarremos nuestras almas de una vez. (INVITÁNDOLA A SUBIR) ¡Vuela!

ETHEL: Es el camino equivocado.

LINA: No digas nada. Lo prometiste. ¡Vuela!(AMBAS EN LA SOGA REALIZAN VARIAS ACCIONES DE RIESGO. RÍEN. CANTAN. FINALMENTE ETHEL BAJA)

ETHEL: Ves? Alguien tiene que ceder.

LINA: No. Nadie tiene que ceder. La resignación es la fe de los mediocres.

ETHEL: (EN MUÑECA) Vuela desde aquí. Remonta mi plumaje.

LINA: No quiero repetir este comienzo. Alejáte de mi! (BAJA DE LA SOGA) 

ETHEL: (CANTA  COLGADA DE LA ESCALERA) Tengo una muñeca vestida de tul... con su camisita y su canesú...

LINA: No me alcanzas. Estoy tan lejos que la distancia es infinita. Siempre me haces lo  mismo. Yo soy la protagonista. A vos te gusta el personaje de reparto.

ETHEL: De nuevo. La nube de  soberbia. Solo cuando llueve se te lavan los rencores.

LINA: Eso es lo que vos quisieras. Mi corazón está claro. No necesita la lluvia.

ETHEL: El dolor no es tu propiedad. El dolor nos rodea.

LINA: Siempre el dolor. Ese es tu argumento. Y flameas como una pluma.

ETHEL: Me vas a bañar otra vez?

LINA: Te mataría! ¡Imbécil! ¡Abrí la cabeza!

ETHEL: El corazón hay que abrir, Lina. Ese objeto rocoso en el centro del tórax.

LINA: Cada vez es más difícil. A  veces pienso que hablas otro idioma.

ETHEL: Nunca me faltó amor, sabés, no estoy seca. Miro al horizonte y veo el sol.

LINA: Qué sol? No te mientas más.   La noche llegó para siempre.

ETHEL: ¿Querés que hagamos la prueba?... Aquí está mi mano.

LINA: (MIRA SUS MANOS) No alcanzan.  Hay que poner todo el cuerpo

ETHEL: El cuerpo es tuyo. Yo pongo el alma.

LINA: No! El cuerpo lo ponemos las dos. El alma es el residuo.

ETHEL: No blasfemes.

LINA: Blasfemar? Yo soy un santuario. Inmaculada. Vos... estás rota.

ETHEL: Yo... me rindo.... Ganaste. No sirvo. Estoy sola una vez más.  (COMO MUÑECA.)  Mi bebe toma leche. Crece. Se agranda y se mete en la panza. (CAMINA COMO EMBARAZADA) ¡Qué bonito es mi bebe!

LINA: Son cuatro letras mágicas. Ponen luz en mi corazón.

ETHEL: (EN MUÑECA) Be- be.

LINA: Dios.

ETHEL: (EN MUÑECA) Me llevaron lejos. De aquí  no puedo volver. Mi mami no me vio. Me aferré pero igual me alejó.

LINA: ¿Estás detrás de la puerta? ¿Qué debo hacer para agradarte? ¿Me llevarás contigo? Me arrepiento de lo que quieras. ¿Estás detrás de la puerta? ¿Quieres que te conozca? Dame alas y volaré hacia ti.

ETHEL: Ni vos ni yo tenemos esperanzas ¿Te das cuenta de que ambas nos necesitamos?

LINA: Nunca necesite a nadie. Me abrí camino sola.

ETHEL: Eso es imposible. Nadie anda solo por la vida.

LINA: Yo, si.

ETHEL: Contemplo este momento. Vos y yo. Juntas.

LINA: Solas.

ETHEL: Unidas. Hay algo más allá de todo que nos coloca aquí. Este encierro es la posibilidad de salir.

LINA: La única salida es la puerta.

ETHEL: Ser feliz.

LINA: Cómo! Ethel. Hundiendo la cabeza como el avestruz.

ETHEL: Olvidando. Buscando un nuevo giro, otra pirueta. .

LINA: ¡Mirate! ¡Mirame! Somos despojos pretenciosos que sueñan ser personas. Encerradas. Nadie ¡NADIE! Piensa en nosotras. Nadie nos tiene en cuenta.

ETHEL: Cuando se abra la puerta quiero estar lista. Sin rencores. Nueva. Sana.

LINA: Somos dos, Ethel.

ETHEL: No te empecines.

LINA: Si me quedo me ahogo. Si me voy...me pierdo...

ETHEL: No. Podemos comenzar un nuevo giro. Esta es la punta.

LINA: Tu positivismo puro.

ETHEL: Solo se trata de buscar.

LINA: De encontrar. La búsqueda puede ser eterna y determinarte a una misma actividad infinita. Un mero giro sin final. El propósito es encontrar.

ETHEL: Encontremos.

LINA: Revolver el pasado?

ETHEL: Imaginar un futuro.

LINA: La imaginación no sirve. Es el engaño que te obliga a seguir buscando. Quiero lo concreto.

ETHEL: Fue por amor que lo hicieron. Pensaron que era lo mejor para mi.

LINA: Te despojaron.

ETHEL: La intención era buena.

LINA: La intención es como la imaginación. No alcanza para conseguir lo concreto.

ETHEL: Pensemos que sí. Que se concretó. Esto que soy era lo que buscaba. Tengo que ser feliz, ves. Porque lo conseguí. Vos también.

LINA: No Puedo ser feliz. Busco lo perfecto. Voy de fracaso en fracaso.

ETHEL: Ese es tu logro! Conseguiste lo que te propusieron.

LINA: Sos retorcida y diabólica.

ETHEL: Es tu salvación. Reconocer el fracaso. Debemos jugar a las muñecas.

LINA: Prefiero seguir intentando. Aunque se me acabe el tiempo.

ETHEL: Pensá Lina. Debiste haber caído y lo hiciste. Quisieron abandonarte y lo hiciste. Quisieron castrarte y lo lograste. Tu vida es una suma de logros, Lina. (RÍE ALOCADAMENTE) Te das cuenta!  Logros de fracasos. ¡Disfrutemos! ¡Somos perfectas! ¡Lo conseguimos!

LINA: Estas Loca, definitivamente.

ETHEL: Yo te ofrezco un mundo diferente. El mundo de lo posible. ¡Si! ¡El mundo de lo posible! (RÍE) Vamos, Lina, festejemos nuestros logros

LINA: ¡Dios! Estás detrás de la puerta? (SE OYE UN RUIDO METÁLICO. LA PUERTA SE LEVANTA.. SONIDO DE APARATO CARDIACO CON PULSO MUERTO. LINA CAMINA HACIA LA PUERTA ABIERTA. LATIDOS DE CORAZÓN RETUMBAN EN LA SALA).

ETHEL: Hay preguntas que Dios nunca contesta. Estamos programadas. Solo basta saber cual es el botón correcto. Se cambia el programa y listo. Seremos personajes. Dormiremos el sueño profundo de la resignación. Tu sangre seguirá corriendo dentro de las venas. Estaremos vivas. Rodando escenas en la ficción de la realidad

 (SE CALZA LOS ZANCOS Y EL TRAJE DE MUÑECA) Ves? Desde arriba todo es diferente. Este es el mejor disfraz.

Seremos muñecas todo el día. Todos los días. Toda la vida.

MUÑECA 1: Mi mamá me mima. Mi mamá me ama. Mi mamá me atiende Mi mamá me escucha Mi mamá me mira. Mi mamá me canta. Mi mamá me besa. Mi mamá me alza. (CANTA)Soy una muñeca vestida de tul. Soy una muñeca en un mundo azul. (Ethel sale de la escena por adelante, como quien va a alguna parte. Su voz se pierde en la distancia)

LINA: Todos me abandonaron. Mi madre. El mundo. Deseaba un nido calentito. Fue el frío corredor de baldosas. Quise trepar hasta el cielo y caí destrozando mi talento. Siempre rodando. Buscando mi lugar. Un refugio. El amor. Nada consigo. Todo se ha terminado. Ya no tengo fuerzas. No creo en la resignación. No tengo esperanzas. Mi luz se ha consumido. Soy oscuridad.  (SE AHORCA EN LA SOGA)

FIN

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com