Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

  NAVIDAD LLEGÓ

de DIEGO M. FERRERO

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta en al final del texto su dirección electrónica.

 

 

 

NAVIDAD LLEGÓ

  

 

AUTOR: DIEGO M. FERRERO

 

dieferrero@yahoo.com.ar

 

Rafaela – Santa Fe

ARGENTINA

Setiembre 2004

 

  

 

PERSONAJES:

EL: TIPICA CAMISA DE OFICINISTA CON UNA CORBATA ROJA

ELLA: VESTIDO VERDE EN DIFERENTES TONALIDADES.

LULI: VESTIDO ROJO.

 

ESCENOGRAFÍA:

TABLÓN CON DOS CABALLETES, MANTEL DE PAPEL Y UN PIONONO EN UN EXTREMO. SILLAS.

DECORACIÓN TIPICA DE FIESTA NAVIDEÑA CON GUIRNALDAS DE COLORES TRISTEMENTE COMBINADAS Y MALTRECHAS.

EN UNA DE LAS PAREDES HAY UNA FOTO DE UN ANCIANO.

UN PEQUEÑO ARBOLITO DE NAVIDAD DE UN LADO Y UN RADIOGRABADOR CON CD DEL OTRO.

 

A UN COSTADO HAY UN MUÑECO VESTIDO DE ANCIANA DE ESPALDAS AL PUBLICO,  SENTADO EN UNA SILLA.

 

 

LUCES.

 

ELLA ACOMODA GUIRNALDAS SUSURRANDO UNA CANCION Y LOS PLATOS DE PLASTICO.

 

EL: (DESDE LA PUERTA)  ¡¡¡Hola!!!

ELLA: ¡Espera! No entres todavía

EL: ¿Qué pasa??

ELLA: Cierra los ojos

EL: ¿Por?

ELLA: Tu cierra los ojos... ya vas a ver...

EL: ¿Sorpresa?

ELLA: ¡Sorpresa!

EL: Me encantan las sorpresas...

ELLA: A ver si adivinas...

EL: (INGRESA) Mmmmmmmmm, acá hay algo distinto.... puedo percibirlo

ELLA: Es más difícil que la última vez.

EL: ¿Más todavía que cuando compraste el aromatizador Glade toque?... Que puede ser...

ELLA: ¿Estás preparado para las emociones fuertes?

EL: Uhh... a ver...

EL CAMINA CON LOS OJOS CERRADOS.

ELLA: Frío... frío... tibio... tibio... (LO GIRA BRUSCAMENTE HACIA EL ARBOLITO) Tibio... tibio... ¡Caliente!

EL: (ABRE LOS OJOS) ¡¡Pero... pero... pero que arbolito más bello!!

ELLA: ¿Te gusta?

EL: Es nuevo...

ELLA: No, es el mismo del año pasado. ¿Te gusta?

EL: ¿En serio?

ELLA: Si...

EL: No lo puede creer.

ELLA: ¿Te gusta?

EL: Asombroso...

ELLA: Solamente le hice unos arreglitos

EL: Es otro. No sé que decir... felicitaciones.

ELLA: Bueno, gracias.

EL: Y todas estas guirnaldas de colores... te transportan... esto se parece a la 5ta Avenida de Hollywood.

ELLA: Nueva York.

EL: ¿Como?

ELLA: La 5 Avenida queda en Nueva York, mi amor.

EL: (DESILUSIONADO) ¿Sí?

ELLA: Si.

EL: Pero los estudios de cine están en Hollywood, lo vi en el Discovery.

ELLA: ¿Y eso que tiene que ver?

EL: Que en las películas filmadas en Hollywood aparece la 5 Avenida con todo ese colorido así... ¿Será otra?

ELLA: No. Se van a filman a Nueva York.

EL: ¿En avión?

ELLA: Creería que sí, queda lejos.

EL: Pero en avión todo queda cerca.

ELLA: Sí es un gran progreso de la humanidad.

EL: En Hollywood debe haber avenidas también. 

ELLA: Seguro que hay.

EL: ¿Y teniendo todo eso se van a Nueva York  por una avenida de mierda?

ELLA: Y que se yo... tienen plata. Queda bien...  Nueva York es tan... cosmopolita.

PAUSA. EL QUEDA PENSATIVO

EL: ¿Todo lo hiciste vos solita?

ELLA: Yo y los 18 videocasettes de “Hácelo vos misma porque si esperás que te ayuden...” que compré en Teve - compras.

EL: Valió la pena todo ese dinero.

ELLA: Y vos querías usarlo para irnos a conocer las Cataratas del Iguazú. 

EL: No puedo emitir palabra.

ELLA: ¿Te pasa algo?

EL: De la emoción, digo...

ELLA: ¿No trajiste el pesebre?

EL: Eso quería decirte. No pude.

ELLA: ¿No pudiste comprarme el pesebre fosforescente? Dime la verdad.

EL: No.

ELLA: Era el último que les quedaba... ¿No has podido o te olvidaste? Dime la verdad.

EL: No, como me voy a olvidar, mi amor...

ELLA: ¿Y por qué no pudiste? Dime la verdad.

EL: Cosas del trabajo, lo intenté... pero con esto de la navidad...

ELLA: Pero yo quería ese pesebre...

EL: (SIN CONVICCION) ¿Me perdonas?

ELLA: (SIN CONVICCION) Seguro. ¡Es nochebuena!

EL: Silencio... me baja... siento que me baja... viene… viene... la siento... ay... ay... shht...

ELLA: ¿En serio? (SE ACOMODA PARA ESCUCHARLO)

 

INTERPRETA UN FRAGMENTO DE CANCIÓN NAVIDEÑA DE MILIKI

 

ELLA: ¡Ay, mi amor! ¡¡Es divino!!!!

EL: (AGOTADO) Gracias... No podría imaginarme vivir sin la navidad. Y eso que yo tengo una imaginación frondosa. Podría imaginarme vivir quizás sin envases termocontraibles, pero no sin una reunión de nochebuena. (TRANSICION) ¿Está todo listo?

ELLA: Casi...

EL: ¿Quieres que te ayude?

ELLA: No mi amor, mejor relájate. Tuviste un día fatal.

EL: (RETOCA EL ARBOLITO) ¿Invitaste al Piti?

ELLA: ¿Debía invitarlo?

EL: Y sí, mi amor. El Piti siempre se portó muy bien con nosotros. Nos regaló la plumita para el casamiento.

ELLA: Lo que pasa es que el Piti se separó de la Titi.

EL: ¿El Piti se divorció de la Titi?

ELLA: Sí, la dejó por la Vicky.

EL: Debe ser raro ver al Piti sin la Titi… y menos con la Vicky...

ELLA: Por eso no lo invité.

EL: Tienes razón. Si viene la Titi no puede venir el Piti.

ELLA: ¡No!, menos ahora que detrás de la Titi ahora está el Ricky.

EL: Yo sabía que el Ricky salía con la Mimí a escondidas.

ELLA: Claro, desde que la Bibi se juntó con el Pipi.

EL: Que dirá el Piti del Pipi, que siempre se reía con la Bibi porque creía que la Lili era más linda que la Vicky...  Está bien que no lo hayas invitado entonces.

ELLA: Por eso te lo dije.

EL: (POR EL MUÑECO) ¿Como anda la abuela? (LA TOCA CON UN DEDO)

ELLA: Como siempre... sin decir una palabra.

EL: (ENTRE DIENTES) El año pasado estaba igual y pensamos que  no llegaba a ésta.

ELLA: Eso dijeron.

EL: (SOMBRIO) Pero llegó… siempre llega. ¡Casi me olvido!

ELLA: ¿Una sorpresa?

EL: Podría decirse que sí... Me lo dio tu hermana. (VA HACIA SU PORTAFOLIO)

ELLA: ¿Mi hermana? ¿Cuando la viste?

EL: Recién, cuando venía para casa. Dijo que no puede venir ahora porque le cayeron a cenar los parientes del marido.

ELLA: ¿Será cierto?

EL: No lo sé.

ELLA: Que lástima...

EL: Pero me aseguró que va a pasar después de las 12.

EL VA HACIA EL TABLÓN CON UN PAQUETE ROSADO. ELLA LO ABRE.

ELLA: Es un... pionono...

EL.: Parece ¿no?... Lindo...

ELLA: Qué lástima...

EL: ¿Por?

ELLA: Yo también hice un pionono. 

EL: ¿En serio?

ELLA: (LO BUSCA) Mira.

EL: Debe ser la interconexión telepática que existe entre las hermanas.

ELLA: No creo, si fuera así las dos hubiésemos sabido que hacíamos piononos y una de las dos habrá cambiado el menú.

EL: Es una de las posibilidades. Otra es haberlo hecho a propósito para que la gente no sospeche que existan ese tipo de interconexiones telepáticas entre hermanas. ¿tu has sentido algo?

ELLA: Gases… Pero deben ser por las almendras. 

ELLA LO PONE AL LADO DEL OTRO. LOS PIONONOS SON EXACTAMENTE IGUALES.

EL: Y bueno... comeremos doble ración de piononos. (SONRIE) ¡Nos empiononaremos!
ELLA: (TAMBIEN SONRIE) Ay, eres tan gracioso...

EL: Es un don natural...

ELLA: Hay que prender el arbolito.

EL: Tus deseos son órdenes, cariño. (CORRE A PRENDERLO) ¿Tienes adaptador?

ELLA: Acá hay uno.

EL: ¿De dos patas para tres?

ELLA: No, de tres para dos.

EL: Ese es el que va en el transformador, necesitamos otro.

ELLA: ¿Cuantos les van?

EL: Son por estas luces compradas en Internet por tu sobrino. El transformador es 110 pero acá todo va a 220, si lo enchufo vuelta todo a la mierda.

ELLA: ¿Y el de 110 a 220 lo tienes?

EL: Sí, uso el de la afeitadora. Pero el de 220 no va por el enchufe. El macho no encaja en la hembra.

ELLA: Que boquita, eh. Un poco de respeto que estamos en navidad.

EL: Se llaman así, que quieres que haga. Este macho tiene que entrar en la hembra que sirve para enchufarla en esta otra. Esta hembra hace de puente para esta otra.

ELLA: ¿Y este tampoco? Es de la máquina depiladora. 

EL: Es imposible que se puedan enchufar.

ELLA: ¿Por?

EL: ¡Son dos machos!

ELLA: Ay, perdón...

EL: Es inútil. Falta uno.

ELLA: Bueno, no importa. Igual estamos juntos que es lo importante, ¿no?

EL: (SIN CONVICCION) Si... Porque si este estuviera con aquel, esto sería justo lo que necesitaba.

ELLA: Igual acuérdate que una línea no andaba.

EL: Las amarillas.

ELLA: Las verdes.

EL: No. Las amarillas eran las que no andaban.

ELLA: No… las verdes... ¿no lo acuerdas?

EL: (DESILUCIONADO) ¿Sí?

ELLA: Sí.

EL: Pero… yo estuve todo este año pensando que serían las amarillas las que no prenderían.

ELLA: No, mi amor.

EL: Entonces no tiene mucho sentido, porque si son las verdes las que no andan... como que no tiene gracia.

ELLA: Y las verdes son las que le daban una cosa así como que...

EL: Eran como si.... el reflejo

ELLA: Vos las veías y... en el aparador

EL: Igual que cuando.... sobre la mesada

ELLA: Exacto. Como que te… te...
EL: El verde las... a todo.

ELLA: Cambiar, cambia a los que...

EL: Y fuerza.

ELLA: Esperanza.

EL: Pero este transformador... todavía me parece recordarlo... 

ELLA: (ROMÁNTICA) Fuimos juntos hasta la ferretería... ¿lo recuerdas?

EL: Como para olvidarlo... uno de los mejores paseos de mi vida.

ELLA: Ocho cuadras... contando la doble.

EL: Y la avenida...

ELLA: Ah... esa avenida... cruzándola de la mano... primero un carril... y después el otro.

EL: En un momento casi nos desviamos  para comprar un helado.

ELLA: ¡Medio kilo querías comprar! Que desenfrenado eras.... O aquella vez que cuando fuimos al comedor comunitario de la parroquia, ¿te acuerdas?

EL: Una experiencia imborrable... Nunca me cobraron tanto por una cena, el arroz estaba desabrido. Discutimos el precio quince minutos con el cura.

ELLA: Igual creo que te excediste un poco con él.

EL: ¿Te parece? El piquete de ojos recién se lo hice después de que él me gritara “gusano miserable” mientras trataba de hacerme tragar una sandalia franciscana.

ELLA: Éramos jóvenes.  Otros ideales nos movilizaban.  (PAUSA) Bueno, no está todo perdido. La vida sigue... estamos casi en navidad. Alguna utilidad vamos a encontrarle.

EL: (DUDANDO) ¿A nosotros?

ELLA: Al transformador, digo.

LOS DOS MIRAN AL TRANSFORMADOR.

APAGON

TANDA

DURANTE EL APAGON SUENA VILLANCICO CON VOZ EN OFF DE LOCUTOR

VOZ EN OFF: Este espectáculo cuenta con el auspicio de la embajada de Dinamarca. Visite Dinamarca, el país con la mayor densidad poblacional danesa del mundo..

 

SE ENCIENDE UN CENITAL CERRADO AL FRENTE.

LO ILUMINA A “EL” EN UNA SILLA DELANTE DEL DECORADO

EL: (FUMANDO TRANQUILO) El aire acondicionado no andaba. Desde las 12 con la luz cortada. Humedad insoportable de diciembre. Yo me había olvidado de buscar ese pesebre fosforescente de cuarta con el me venía llenando la cabeza. Debía pedirle a mi jefe que me deje salir unos minutos antes. Mi mujer se pone insoportable si no le compro esas estupideces. Fui a su oficina. Había salido un rato. Su secretaria me dijo que pase y lo espere. Ahí estaba su hijo. Porque mi jefe es separado y el chico pasa la Navidad con él. Cinco o seis años, nunca lo recuerdo bien. Empezó a correr alrededor mío al grito de... ¡¡¿cuándo viene Papá Noel... cuando viene papá Noel?!! La segunda vez que pasó delante de mí, me pisó. El tic tac del reloj de pared era cada vez más fuerte. Me quedaba pegado a la silla de la transpiración. La tercera vuelta me tiró un pelotazo. Tenía los pies hinchados por los zapatos ¿cuándo viene papá Noel? ¿cuándo viene papá Noel?  El sol me daba justo acá... en la frente. Sentía chorrear las gotas de sudor por la espalda. Tic tac, tic tac el reloj. Toc toc la pelota. Otra vuelta más y se colgó de mi corbata con las manos babeadas con caramelo derretido ¿cuándo viene papá Noel? El olor a transpiración había invadido el edificio. El agua también estaba cortada. Otra vuelva más y sigue gritando. Ya había perdido la cuenta. Todo por ese maldito pesebre fosforescente. Un rato antes me habían pasado las vacaciones para la 2da quincena de abril por cuestiones de reestructuración. Justo este año que compré el tiempo compartido en la costa. ¡Cuando viene papá noel!, ¡cuando viene papá noel...! Por la mañana el disco rígido de la computadora dejó de funcionar así, de golpe. Toda la información de un mes de trabajo a la basura. ¿cuándo viene papá Noel? Cuando viene papá noel? Tic tac tic tac... las vacaciones en abril...toc, toc. Un mes de trabajo... Y sucedió de pronto. Hasta ese momento había mantenido un respetuoso y comprensivo silencio frente al pequeñín. En el cursillo prematrimonial nos enseñaron que los niños son seres racionalmente desventurados, incompletos podría decirse, bocetados. Y por lo tanto uno debe aceptar determinados excesos intolerables frente a cualquier otro ser vivo con la esperanza de que en un futuro promisorio la madurez irrumpa en ellos de una buena vez. Pero fue más fuerte que yo. ¡Cuando viene Papá Noel... cuando viene Papá Noel! Tic tac, tic tac, toc, toc. Agarré al pequeño por los hombros y lo miré fijo a los ojos, como se debe mirar a los niños cuando se les va a decir una verdad. (FUERA DE SI) ¡¡PAPA NOEL NO EXISTE REVERENDO PELOTUDO DE MIERDA!! ¡ADEMÁS ES MUCHO MÁS PROBABLE QUE CUALQUIER VECINO DE TU BARRIO SEA TU PADRE QUE EL CORNUDO PUTAZO ESTE QUE TE COMPRA CHOCOLATES  LOS FINES DE SEMANA!! (CONTINUA TRANQUILO) Solté al niño. Quedó sorprendido. Sollozando en un rincón. Segundos después entró mi jefe, su padre. ¡Qué le hiciste a mi hijo! Calmasé, señor... nada, nada... Mi jefe se acercó. Me tomó de los hombros y me miró fijo a los ojos como se debe mirar cuando se va a decir una verdad. (FUERA DE SI) ¡¡SI NO FUERA PORQUE HOY ES NOCHEBUENA TE MANDO A LA REVERENDISIMA CONCHA DE TU MADRE, PELOTUDISIMO DE MIERDA!! (CONTINUA TRANQUILO) Pequeña escena de pugilato. Nada demasiado grave. Cuando salimos de la Comisaría los negocios ya estaban cerrados y no pude comprar el pesebre fosforescente con el que tanto jodía mi mujer. Pero igual “es nochebuena” pensé... el mundo se vuelve bondadoso por unas horas. Y eso hay que aprovecharlo (SONRISA MALICIOSA - APAGA EL CIGARRILLO EN EL PISO). Todo debería ser perdonado.

APAGON

SUENA EL TIMBRE SIMILAR AL SONIDO DEL TIMBRE DE LAS ESCUELAS.

ELLA: Debe ser la Luli.

EL. Yo atiendo.

LUCES GENERALES

VOZ EN OFF: Sí, que tal. ¿Acá venden pirotecnia?

EL: (EN LA PUERTA) ¿No ves que es una casa de familia?

VOZ EN OFF: Si, pero me dijeron que acá vendían.

EL: Me estás tomando el pelo.

VOZ EN OFF: No señor. Eso me dijeron

EL: ¿Como vamos a vender pirotecnia?

VOZ EN OFF: No sé, a mi me lo dijeron

EL: ¿Quien te dijo?

VOZ EN OFF: Allá me dijeron.

EL: Te habrán dado mal la dirección.

VOZ EN OFF: No, me dijeron que era acá.

EL: Bueno, acá no es.

VOZ EN OFF: Tengo plata.

EL: Y a mí que me importa.

VOZ EN OFF: Solo quiero 3 cañitas voladoras.

EL: No, pibe.

VOZ EN OFF: Mire que traigo... efectivo.

EL: Acá no vendemos esas cosas.

EL CIERRA LA PUERTA.

ELLA: ¿Quien era?

EL: No sé. Uno que quería comprar pirotecnia.

ELLA:. ¿No le dijiste que esta es una casa de familia?

EL: Dijo que lo mandaron.

ELLA: ¿Quien?

EL HACE SIGNOS DE NO SABER

EL: ¿Quieres que te ayude?

ELLA: No hace falta. Creo que ya está todo listo. No será el Sheraton, pero tiene más espíritu, ¿no te parece?

EL: Lo artesanal es así.

ELLA: ¡Ay! ¡La nona!!

EL: ¿Qué pasa con la nona?

ELLA: Hay que llevarla para que haga sus necesidades y perfumarla un poco… por las visitas... que van a decir sino…

LOS DOS LA MIRAN

ELLA: Además... quizá sea su última navidad.

EL: Todos los años dices lo mismo.

ELLA: La esperanza es lo último que se pierde.

EL: Y lo que primero te deprime.

DE MUSICA INCIDENTAL SE ESCUCHA UNA MARCHA PATRIOTICA

ELLA: Pero... (CON CARIÑO) Mírala... mírala bien, tan frágil, delicadita, etérea casi... un ramillete de experiencias filtrándose de generación a generación.

EL: Como la inseminación artificial.
ELLA: Tendríamos que sentirnos orgullosos de tener en nuestra casa a un representante de aquella generación que hizo grande a este país, ¿no?

EL: ¿Vos saliste a la calle últimamente?

ELLA: No seas desagradecido. Todos somos descendientes.

EL: Y omnívoros también.

ELLA: (SEÑALA LA FOTO EN LA PARED) El abuelo, por ejemplo.

EL: ¿Que tiene?

ELLA: Qué recuerdes al abuelo... estoy tratando de sensibilizarte.

EL: Ah, el abuelo... claro.

ELLA: Eran el uno para el otro.

EL: La pareja perfecta. Él: médico falso. Ella: hipocondríaca.

ELLA: Daba gusto verlos.

EL: Tantos años y nunca una contestación fuera de lugar, un sí ni un no, nunca una marca en la espalda cuando le pegaba.

ELLA: En ese sentido era muy respetuoso.

EL: Sabía muy bien donde dar el golpe y con qué, para que duela pero no marque ni produzca hemorragias internas.

ELLA: Creo que estuvo a gusto sus últimos años en el geriátrico.

EL: Los trataban bien. Hay geriátricos en los que los pobres abuelitos solo quieren salir de ahí.

ELLA: Es cierto. En este lo intentaban solo los que podían caminar.

SE QUEDAN MIRÁNDOLA UN RATO

EL: Me toca a mí.

ELLA: Ok.

“EL” VA Y LEVANTA EL MUÑECO. AL HACERLO UNA PIERNA SE LE DESPRENDE Y CAE AL PISO.

COMIENZA A SALIR SANGRE.  

SE MIRAN. SILENCIO.

EL: ¿Qué pasó?

ELLA: ¡No sé...!

EL: Pero... ¿Le diste sus vitaminas?

ELLA: Como siempre. ¡Por la mañana y por la tarde como dijo el médico!

EL: ¡Te dije que no había que confiarse de un médico que atiende bajo libertad condicional!

ELLA: Es que con cada consulta te daban un bono para un 50 % en resucitación cardiovascular.

EL: Qué contrariedad, justo hoy... ¿Que le pudo haber pasado?

ELLA: Algo debe habérsele desconectado o algo así.

EL: ¿Como se va a desconectar? ¡No es una licuadora!

ELLA: No entiendo nada de medicina.

EL: Creo... que está un poco débil.

ELLA: No hagas movimientos bruscos. Es una mujer muy madura y se cae sola.

EL: No dijo ni “ah”.

ELLA: Es muy fuerte. (LEVANTANDO LA PIERNA DEL PISO) Igual pasó por cosas peores.

“ELLA” LE PONE LA PIERNA ENCIMA DEL MUÑECO. “EL” SALE CUIDADOSAMENTE CON EL MUÑECO.

ELLA: ¿Podés?

EL: (FUERA DE ESCENA) Si, no te preocupes.

“ELLA” TRATA DE LIMPIAR EL RASTRO DE SANGRE QUE DEJO A SU PASO “EL” CON LA ABUELA.

TIMBRE.

ELLA: (VA HACIA LA PUERTA) ¡Ah! ¡Luli!!

LULI: (ENTRANDO CON PAQUETES)  ¿¡Hola mi amor como estás!?

COMENTARIOS DIVERSOS SOBRE ROPA, DIETAS, PEINADOS

ELLA: ¿Pero donde está tu marido, el Pupi?

LULI: Fue a comprar cigarrillos.

ELLA: Se te ve espléndida. Debe ser la terapia que te está asentando muy bien.

LULI: Tuve que dejar.

ELLA: No me digas... ¿por?

LULI: Por mi psicólogo. Tuvo un acto fallido. Durante una conferencia en un congreso internacional de Psicología en vez de pronunciar el nombre de Sigmund Freud dijo...Santiago de Compostela.

ELLA: Uy, uy, uy.

LULI: Imagínate la situación... Lo tomó como una especie de revelación del inconsciente. Tuvo que cambiarse 2 veces los pantalones...

ELLA: ¿Por qué dos veces?

LULI: Doble personalidad... Fue un shock muy fuerte. 

ELLA: Cuando el inconsciente habla es porque algo tiene para decir.

LULI: Entonces cerró el consultorio y se convirtió al budismo.

ELLA: Pero si Santiago no fue budista.

LULI: Claro, pero él no lo sabía porque era ateo. Cuando lo descubrió la depresión lo venció. Se encerró en un claustro durante meses dejando expresamente dicho que solo permitiría la visita a polistas que pesen menos de 46 kilos.

ELLA: Delirio místico.

LULI: Después de eso volvió al país y estuvo a punto de poner una venta de choperas con serpentina, hasta que vio un folleto y se hizo monje Shaolín.

ELLA: Ah, que lindo. Es muy sano eso.  

LULI: Pero no le fue muy bien. Estaba haciendo una demostración en una cena a beneficio para los Bomberos Voluntarios, con tanta mala suerte que en pleno acto, por uno de esos sables que usan, le cayó un rayo. Un golpe seco.

ELLA: Tremendo.

LULI: Lo partió al medio.

ELLA: ¿Murió?

LULI: Sí, ambas partes. Bueno, pero no nos vamos a deprimir por eso habiendo tantas cosas por las que vale la pena hacerlo.

ELLA: Cuando tienes razón, tienes razón.

LULI: Mira lo que te traje... (MUESTRA LOS PAQUETES)

ELLA: ¿Que es?

LULI: Este me lo dio mi cuñada la Cuqui. No sé que será, te lo manda porque no puede pasar más tarde.

ELLA: Ay, pero que amor. No se hubiera molestado.

LULI: Y este te lo manda Chuchi, mi mamá. Me hizo prometer que no lo abra. Tiene que ser una sorpresa para todos, dijo.

ELLA: ¿Como anda después de la operación?

LULI: Y ahora bien, pero fue un disgusto para todos.

ELLA: No había vecino que no hablara de ese caso.

LULI: Todo por ese carácter tan rígido que tiene. Cuando le hicieron el transplante de hígado, el cuerpo se lo rechazó. De porfiada que es. Como si fuera hoy lo recuerdo: ver salir disparado del vientre el hígado recién implantado, rebotar en el techo y metérsele en el escote a una enferma corriendo presa del pánico tratando de tirarse al vacío.

ELLA: Por la impresión, claro... Y se tiró, yo la vi. Estaba en el pasillo. Por suerte era planta baja. Pobrecita. Y de ese hígado no se supo más nada, ¿no?

LULI: Debe haber aprovechado el momento de confusión del salto y huyó. Salió la foto en los diarios y todo. Seis meses lo buscaron los de “Missing Organs” pero nada. Tuvieron que conseguirle otro y para que el cuerpo no se lo rechazara estuvo semanas enteras fajada y con custodia armada.

ELLA: Bueno, pero ahora ya está.

LULI: La Chuchi está fantástica, mejor que yo. (MIRA EL OTRO PAQUETE) Ah,  y esto lo traje yo, como habíamos quedado.

ELLA: Ay, Luli para que te molestaste. Siempre la misma…

LULI: Faltaba más. No es molestia, por favor.

ELLA: ¿Pero tu no traías las bebidas?

LULI: No... no me acuerdo. No, creo que no. De eso no se ocupaba tu marido y el Piti.

ELLA: El Piti no viene. Que raro que mi marido no me haya dicho nada. ¡Querido!, ven por favor.

EL: Voy. (ENTRA CON EL MUÑECO SIN LA PIERNA) No hay caso, no se la pude poner más.

ELLA: Está bien así. Demasiado por la edad que tiene.

EL: Hola Luli (CARGANDO EL MUÑECO). ¿EL Pupi?

LULI: (AL MUÑECO) Que tal, señora. (A EL) Fue a comprar cigarrillos.

ELLA: Querido, acá la Luli dice que vos te tenías que encargar de las bebidas.

EL: (DEJANDO AL MUÑECO DONDE ESTABA AL PRINCIPIO) No, de eso se ocupaba el Piti y vos. (POR LA LULI)

ELLA: Alguien entendió al revés.

LULI: Ay, por Dios que confusión. Si fui yo, les pido que me perdonen. Con todo el ajetreo de las fiestas, quizá se me haya pasado por alto.

EL: Por favor, no hay problemas. Estamos en navidad.

ELLA: Todo tiene que ser perdonado... Mira lo que trajo.

EL: A ver... (ABRE UN PAQUETE)

LULI: Ese es de Chuchí, mi mamá.

ES UN PIONONO IGUAL A LOS ANTERIORES.

EL: Un pionono...

LULI: Si, que amor. Le encanta hacer piononos. Parece que finalmente le encontró el sentido a su vida.

EL ABRE EL OTRO PAQUETE.

LULI: Este se los manda la Cuqui, mi cuñada.

ELLA: Un amor la Cuqui, siempre tan simpática y atenta.

EL: Otro pionono.

LULI: Caramba que coincidencia... yo... bueno, sin saber ésto... (ABRE EL OTRO PAQUETE) también hice un pionono.

TODOS LOS PIONONOS QUEDAN EN FILA Y SON EXACTAMENTE IGUALES.

SE LOS QUEDAN MIRANDO EN SILENCIO.

EL: Es una experiencia... visceral.

ELLA: Si supiéramos que número es el pionono en la quiniela habría que jugarlo.

APAGON

TANDA

DURANTE EL APAGON SE ESCUCHAN VILLANCICOS Y LA VOZ EN OFF DEL LOCUTOR

VOZ EN OFF: Este espectáculo cuenta con el auspicio con la universidad sistémica en pedicuría logística. Y recuerde. Pise fuerte. Sea pedicuro. Es un consejo de la universidad sistémica en pedicuría logística… Desencarnando las uñas del futuro.

 

SE ENCIENDE CENITAL CERRADO AL FRENTE. LA ILUMINA A “ELLA” EN UNA SILLA DELANTE DEL DECORADO

ELLA: (ENCIENDE UN CIGARRILLO) Antes tenía más amigos. De joven digo. Después no sé que fue pasando. Unos estudia, otros se casa, o se van cada uno por su lado. Últimamente ni los parientes vienen... No podemos ir a buscarlos. Son ellos los que nos tienen que venir. Podemos hacer morisquetas, hablarles por teléfono para los cumpleaños, contar chistes en los velorios, pero si no nos necesitan es inútil buscarlos. Ya lo intentamos...  Hay otra gente que no es así: que son populares. Pero nosotros, por más que nos esforcemos para que nos necesiten nadie lo hace... debe ser porque casi todos ya está siendo necesitados por otra gente...... ¿Por qué no habrá podido comprar el pesebre? Hace una semana que se lo pedí. No puedo estar en todo. Quedamos en que cada uno traería algo. Nos habíamos puesto de acuerdo. No sé en que fallamos... Bebidas, comida y postre. Tan complicado no puede ser. En fin... total no vino nadie... todos están ocupados siendo necesitados por otros. Nadie vino salvo ella, por supuesto... la Luli digo. Y vino porque está sola.  Nos encontramos un día en el supermercado y ahí comenzó nuestra amistad. ¡Alguien que me necesita, pensé! ¡Alguien en peor situación que la mía! Eso me levantó el ánimo. Estuve toda una semana sin tomar antidepresivos. Ahora es mi mejor amiga. Nos confiamos todos los secretos. Claro que esta chica, la Luli, tiene “ese” problemita... Habla de su marido como si fuese a volver en cualquier momento. (SONRISA) Y nadie quiere darle la contra. Viste que tiene una cara un poco rarita. En realidad el marido hace 6 meses que se fue. Le dijo: “Voy a comprar cigarrillos, mi amor” y nunca más se supo. La dejo, obvio... Demasiado la aguantó. Porque la ves acá, fantástica, recién depilada, sola y con ese vestido. Pero tiene sus días... Cuando le agarran... Casi no sale. Pareciera que no aceptara alguna cosa... Está como en un estado de shock permanente. Y nosotros no sabemos si decirle o no lo del marido. Por ahí metemos la pata y enloquece del todo. No sabemos si se hace la estúpida o realmente es estúpida y no se da cuenta del paso del tiempo. A veces se te distorsiona un poco eso. Lo dijeron una vez en por televisión. Ahora, un tiempito está bien... pero seis meses... para mí no puede ser... se está haciendo la estúpida. Siempre tuvieron una relación un poco enferma. Nada que ver con nosotros dos que nos complementamos de maravillas...... nos complementábamos en realidad. Ahora es como que... me repugna un poquito tenerlo tan cerca.  A veces me descubro rogando porque tenga un accidente en el camino y nunca llegue a casa. Pienso en como debería reaccionar al enterarme de la noticia. El vestido para el velorio. Como, cuanto y donde lloraría.  Pero en el fondo es bueno. (SUSURRANDO) No tenemos mucha actividad sexual... Pero mi marido hace lo que puede. No es culpa de él pobre. Mucha presión en el trabajo...  Nos llevamos bien. Yo me entretengo con las cosas de la casa y él no se va por cobardía... El que sí, tenía un comportamiento sospechoso era el marido de la Luli. Como si lo persiguieran. Sonaba el timbre y se sobresaltaba. Para mí la engañaba. Siempre la debe haber engañado.  Pero bueno, nadie es perfecto y hay que aceptar las cosas como son. . Igual es nochebuena... el mundo se vuelve bondadoso por unas horas. Y eso... hay que aprovecharlo (SONRISA MALICIOSA - APAGA EL CIGARRILLO EN EL PISO). Todo debería ser perdonado.

APAGON

SUENA EL TIMBRE.

EL: Yo voy.

LUCES

OTRA VOZ EN OFF: Sí, que tal. ¿Acá venden pirotecnia?

EL: ¿Otro más? ¿Cómo vamos a vender pirotecnia? ¿No estás viendo que es una casa de familia?

OTRA VOZ EN OFF: Si, bueno. Pero me dijeron que acá vendían.

EL: ¿Quien te dijo?

VOZ EN OFF: Tengo plata.

EL: Y a mí que me importa.

VOZ EN OFF: Solo quiero 3 cañitas voladoras.

EL: No, joder.

VOZ EN OFF: Mire que traigo... efectivo.

EL: Acá no vendemos esas cosas.

EL CIERRA LA PUERTA.

INGRESAN ELLA Y LULI

ELLA: ¿Quién era?

EL: (EN SECRETO PARA QUE NO ESCUCHE LA LULI) Otro más que pregunta por pirotecnia. (A LULI) ¿Tu marido no volvió?

LULI: Fue a comprar cigarrillos.

PAUSA - EL Y ELLA SE MIRAN MALICIOSAMENTE

ELLA: Bueno, ¿nos sentamos a la mesa?

EL: No hay nada para tomar.

ELLA: Pero es nochebuena. Algo tenemos que hacer.

ELLA Y LULI SE ACERCAN A LA MESA

EL: Eso sí.

LULI: Por mi no se molesten. Estoy bien así.

ELLA: Yo tampoco soy de beber alcohol. Enseguida se me sube a la cabeza y empiezo a decir pavadas.

EL: Es que no hay alcohol... ni  gaseosas ni nada. Dios mío, solo estos piononos.  Parece una escena salida de alguna versión culinaria de Matrix.

PAUSA. SILENCIO. SE MIRAN.

LULI: ¡Pongamos música! (CORRE HACIA EL GRABADOR)

EL: Lo que pasa es que...

LULI: Ah, ah. Silencio. ¡Alegría, alegría! Un poco de música nos viene bien a todos. Es alimento para el alma y calma las fieras.

LULI PRENDE EL EQUIPO.

LULI: ¿Bailamos?

COMIENZA A SONAR LA MARCHA FÚNEBRE.

LOS TRES SE MIRAN.

LULI: No... tienes otra cosa?

EL: Este equipo los cd’s grabados no los lee. Y el único original que tenemos es éste que lo canjeamos en la estación de servicio.

ELLA: No es tan... feo.

EL: ¡Es un clásico!.

LULI: Bueno. Siendo así...

LOS TRES SE SIENTAN A LA MESA.

LUZ CENITAL SOBRE EL TABLON.

CON FONDO DE LA MARCHA FÚNEBRE “EL” SE PARA EN MEDIO DE LAS DOS Y LEVANTA UN PIONONO SIMULANDO UNA ESCENA DE CONSAGRACION RELIGIOSA, OFRECE EL PIONONO PRIMERO A LULI Y LUEGO A ELLA, QUE LO MIRAN FIJAMENTE. SOBRE EL FINAL DEL TEMA DEJA EL PIONONO SOBRE LA MESA

LUCES GENERALES.

SILENCIO INCOMODO

LULI: Pongamos la radio.

EL: Lo que pasa es que...

LULI:  Ah, ah. Silencio. Alegría, alegría... Un poco de música nos viene bien a todos. Es alimento para el alma y calma las fieras.

LULI PRENDE LA RADIO PERO SOLO SE ESCUCHA RUIDO DE DESCARGA.

EL: Lo que pasa es que tiene la antena rota.

ELLA: Si, yo la enganché pasando la aspiradora.

LULI: Ah.

EL: Pero, lo que podemos hacer es lo que hicimos la otra vez. (A ELLA) ¿Te acuerdas?

ELLA: No.

EL: Con el cable... (HACE GESTOS Y BUSCA) ¿Donde estaba...?

ELLA: No sé… debe estar en la piecita del fondo creo. ¿La busco?

EL: Por favor.

LULI: Te acompaño...

ELLA: Sí, por favor. Está oscuro y me da miedo ir sola. Comienzo a estornudar y a tener delirios de persecución con el secarropas. 

SALEN “ELLA” Y “LULI”.

SUENA EL TIMBRE

EL: Pero que coño…

“EL” ENTRE INSULTOS Y AMENAZAS ATIENDE.

OTRA VOZ EN OFF: Sí, que tal. ¿Acá venden pirotecnia?

EL: ¿Otro más? ¿Como vamos a vender pirotecnia? ¿No ves que es una casa de familia?

OTRA VOZ EN OFF: Si, bueno. Pero me dijeron que acá vendían.

EL: ¿Quien te dijo?

OTRA VOZ EN OFF: Allá me dijeron.

EL: A ver si te queda clarito... ¡acá no vendemos pirotecnia!

OTRA VOZ EN OFF: ¿cañitas voladoras de 20cm?

EL: ¡No tengo pirotecnia!

OTRA VOZ EN OFF: La ignorancia nace de la curiosidad. Lo dijeron por televisión

EL: ¿Pero de que coño me estás hablando?

OTRA VOZ EN OFF: ¿Seguro que no tiene cañitas? Me pareció ver una.

EL: Vete a la puta que te parió.

CIERRA LA PUERTA CON VIOLENCIA

“ELLA” Y “LULI” VUELVEN CON EL CABLE.

LULI: Ya se escuchan petardos, se ve que es casi la medianoche.

ELLA: Ay, que emoción. Acá lo encontré(MUESTRA UN CABLE)

EL: Fantástico… pero tenemos que colaborar todos, ¿sí?

LULI: Apúrate que ya casi es navidad.

EL: Tenemos que agarrar el cable primero de acá (LO CONECTA AL GRABADOR) y la otra punta, la ponemos en el marcapasos de la abuela, para que haga masa.

LULI: Ah, fantástico.

EL: Bien. (CONECTA LOS CABLES AL MARCAPASOS DE LA ABUELA) Prendé ahora.

“ELLA” PRENDE PERO SE ESCUCHA DESCARGAS.

EL: Parate más acá... no, para allá.

“ELLA” SE MUEVE CON LA RADIO A LAS ORDENES DE “EL”.

  “ELLA” Y “LULI” SOSTIENEN LA RADIO PRIMERO EN EL PISO Y LUEGO SOBRE EL TABLÓN HACIENDO DISTINTAS POSICIONES CADA VEZ MÁS EXTRAÑAS Y EXAGERADAS. LUEGO SE SUMA “EL” Y CONTINUAN CON LAS DISTINTAS POSTURAS UNOS INSTANTES.

DE PRONTO EL MILAGRO SE PRODUCE, Y COMIENZA A ESCUCHARSE ENTRE LA DESCARGA MUSICA Y LA VOZ DE UN LOCUTOR QUE DICE QUE COMENZARÁ EL CONTEO HASTA LAS 12 DE LA NOCHE.

EL AUDIO DEL CONTEO RESULTA SER UNA VOZ MONOCORDE.

VOZ EN OFF: Son las 23 hs... 59 minutos... 0 segundos.... son las 23 hs. 59 minutos... 10 segundos (Y ASI DE 10 EN 10 SEGUNDOS)

LOS 3 ESTAN EXALTADOS.

EL: Silencio... nos vamos a perder el momento.

ELLA: Shhhhhhh... todos listos para el saludo!

LULI: (SUSURRA) Navidad llegó, y llegó la paz...

EL: Silencio, ya casi es...

LOS TRES SE CONGELAN ESPERANDO LAS 12 HS.

VOZ EN OFF: Son las 23 hs. 59 minutos 50 segundos...

GRITAN EXALTADOS

VOZ EN OFF: Son las 0 hs, 0 minutos... 10 segundos.

SILENCIO SE MIRAN EXTRAÑADOS.

VOZ EN OFF: Son las 0 hs, 0 minutos… 20 segundos

EL APAGA LA RADIO

EL: ¿Qué pasó? Las 12 en punto... no las dijo.

ELLA: ¿No?

EL: ¿No escuchaste? 23:59:50 y diez segundos después dijo 0:00:10.

LULI: Qué barbaridad.

ELLA: Si no es a las 12 en punto no se puede brindar.

EL: Igual no tendríamos con qué.

ELLA: Brindar, o festejar o algo. Uno se felicita a las 0 horas. Después ya no hay más motivos...

EL: (GOLPEA LA RADIO) ¿Cómo puede ser?

EL: Siempre después de las 23hs 59minutos con 50 segundos vino la 0 hora, 0 minuto, 0 segundo.

ELLA: Como todos los años...

LULI: Nunca me pasó una cosa así.

ELLA: Es como si de pronto...

EL: Si dijo 23:59:50 tiene que seguir el 0:00:00.

LULI: Es como si...

ELLA: ¿La navidad nos hubiese evitado?

LOS 3 SE MIRAN

EL: ¡¡Eso no puede evitarse!! Sería como evitar envejecer, o irritarse cuando nos obligan a dar limosna por la calle.

EL: Voy a llamar a la radio.

ELLA: No, para qué… a estas horas ya no vale la pena. Solo nos queda la esperanza de que la próxima navidad funcione.

MIRAN LA RADIO.

APAGON

TANDA

MUSICA DE VILLANCICOS CON VOZ DE LOCUTOR

VOZ EN OFF: Auspicia este espectáculo… comedor Cholito… comedor Cholito… donde después de cada función, se llenan la panza los actores… comedor Cholito quiere desearle una feliz navidad a todas las damas presentes, y lo invita a proseguir disfrutando del espectáculo.

SE ENCIENDE CENITAL CERRADO AL FRENTE.

LA ILUMINA A “LULI” EN UNA SILLA DELANTE DEL DECORADO

LULI: (ENCIENDE UN CIGARRILLO – CAMBIA SU FORMA DE COMPORTARSE. HABLA SERIAMENTE Y CON PARSIMONIA  – HACE MOVIMIENTOS QUE INTENTAN SER SENSUALES - TONADA CHILENA) Al igual que el amor, la guerra es inherente al genero humano. No puede existir uno sin el otro. Y no me refiero solo a las grandes guerras, sino también a las de club contra club, vecino contra vecino, o niño contra niño. Cualquier guerra, cualquier amor. Todos recurren al poder que poseen para ganar lo que sea, a quien sea, y como sea, por más diplomático que parezca. El amor es un ala de la humanidad... el otro ala es la guerra... El alma negra del mundo para algunos. Una simple peculiaridad congénita de nuestra especie para otros... Por eso existimos nosotros. (SE SEÑALA SONRIENDO) No han entendido nada de nada. Lo noto. Soy perceptiva. ¿Ni cuenta se dieron? (SONRIE) Ah, guatoncitos... pero que fáciles son. ¿Se creyeron de verdad que yo era su amiga?. Ay, que lata... No han visto que nadie los echa de menos y les dán un pionono como si se tratara de una limosna. La conciencia super-nueva, pué. Ay, pero que poca percepción tienen... No seai huevones... Voy a tener que confesarles todo. (PAUSA) Soy espía, si, si... trabajo en Inteligencia para los servicios de la policía secreta chilena. Hace meses que estamos tras los pasos de un traficante de cañitas voladoras. Hechas con papel de diario paraguayo. Usan a las guagüitas para meter contrabando por la frontera. Hace un tiempo estuvimos a un pelito de agarrarlos. Fue en el Paraná. Estábamos de incógnito dentro de un botecito y solo éramos mi pololo y yo para apechugar remando. Que lata... Se nos escondieron entre los camalotes y los perdimos. Igual necesitábamos más pruebas incriminatorias. Tuvimos que hacer todo un trabajo para ganarnos su confianza. Trabajo psicológico. La guerra no es solo acción. Desmenuzarlos poco a poco para que nos revelen sus secretos más íntimos... No dijeron una palabra sobre lo de la pirotecnia, pero todas las pistas nos traen a este domicilio... les digo más, ¿ustedes se creyeron eso de que mi marido hace 6 meses que se fue a comprar cigarrillos?... no no. Es otra técnica super buena que aprendimos en la Academia. Mi pololo, el Pupi es Jefe de la Agrupación de Unidades Especiales. Es un maestro del disfraz. Pero bueno, lo importante, es que aquí esta noche mi marido va a venir disfrazado de comprador de pirotecnia. Noche de gloria para el servicio secreto chileno. Apenas el sujeto éste diga... “cuantas quieres” caerán al tiro estos malvivientes tan inoperantes que ni siquiera tuvieron la capacidad para organizar una fiesta navideña como Dios manda y la Patria lo demande!

APAGON.

EL: ¡La nona!

ELLA: Que tiene?

VUELVEN LUCES GENERALES. LOS TRES ESTAN EN ESCENA.

EL: Hay que ponerle los pañales antes de llevarla a dormir. Y te toca a tí.

LULI: (SIN CONVICCIÓN) ¿Te ayudo?

ELLA: ¿No te importa?

LULI: No, para nada. Va a ser una experiencia de vida nueva para mí.

ELLA: Bueno, a ver.

ELLA Y LULI LA LEVANTAN, AL HACERLO CAE LA OTRA PIERNA Y LOS BRAZOS, CHORREANDO SANGRE POR DONDE ESTABAN LAS EXTREMIDADES. LOS TRES ESTAN EXALTADOS Y DURANTE EL DIALOGO VAN SIENDO MANCHADOS CON LA SANGRE QUE SALE DEL MUÑECO

LULI: Uy uy uy, ¿habremos hecho algo mal?

EL: ¡Gran puta!.

ELLA: No te preocupes Luli, es la edad.

LULI: No sé que hacer...

ELLA: Que fortaleza de espíritu, ni una lágrima.

EL: Mira como quedó. ¡Parece un boceto pintado por Picasso drogado.

ELLA: Y bueno, querido... que quieres hacerle, es una persona mayor. Tu sabes que estas cosas nunca mejoran.

EL: ¿Les dieron las vitaminas?

ELLA: (CON LA ABUELA EN LOS BRAZOS) Si, se las di, por la mañana y por la tarde. Pero es inevitable... está madurando. Y todo lo maduro tiende a caer, es la ley natural.

EL: Me cago en la ley... es... antiestético... (PARA SI MISMO) Cuando uno tiene mala suerte... justo ahora que le había comprado unas medias nuevos para navidad... ¿Adonde ponemos todo esto ahora?  (LE DA LOS BRAZOS Y LA OTRA PIERNA A LULI) ¿Podés llevarlos?

LULI: Y donde los...

ELLA: Que no te impresionen...  pensá que sigue siendo la abuela, solo que más transportable.

EL: Dejalos por ahí… debajo de la cama. Mañana veremos que hacer.

ELLA: Vamos. Venga abuela, no pasa nada. Le vamos a poner los pañales.

“LULI” LE ACARICIA EL PELO A LA ABUELA CON EL BRAZO  DESPRENDIDO.

SALEN LAS DOS.

“EL” CONTINUA MURMURANDO PORQUE NO PUEDE ENTENDER QUE DE LAS 23:59:50 HAYAN PASADO A LAS 0:00:10.

TODO EL PISO ESTA MANCHADO CON SANGRE

TIMBRE.

EL: No, otra vez no... no puede ser...

OTRA VOZ EN OFF: Sí, que tal. ¿Acá venden pirotecnia?

EL: Pero que mierda, ¿son de una secta o algo así? ¡NO VENDEMOS PIROTECNIA!

OTRA VOZ EN OFF: Pero me dijeron que acá vendían.

EL: No vendemos.

OTRA VOZ EN OFF: Entonces por qué me dijeron que acá venden. Solo quiero 3 cañitas voladoras.

EL: No vendemos.

OTRA VOZ EN OFF: ¿Quiere que me vaya a quejar a la dirección de derecho del consumidor?

EL: Hace lo que mierda quieras.

OTRA VOZ EN OFF: Puedo gritar si no me vende 3 cañitas voladoras

EL: ¡¡Ahora no te vendo una mierda, ¡¡hijo de una gran puta!!!

OTRA VOZ EN OFF: Ah, que boquita... ¡¡Socorro!!! ¡¡Socorro!!!! Aquí!!! Defensoría del consumidor!! Aquí un consumidor maltratado!!! Eh, acá acá!

“OTRA VOZ EN OFF” SIGUE GRITANDO.

SUENA LA MUSICA DE LA SERIE “SWAT”

 “EL” SALE DE ESCENA HACIA DONDE ESTA LA VOZ EN OFF Y  REINGRESA TRAYENDO A LA RASTRA UN MUÑECO QUE SIMULA SER EL COMPRADOR DE PIROTECNIA. SE LE TIRA ENCIMA. TOMA UN CUCHILLO DE LA MESA Y LO CLAVA, LUEGO LE RETUERCE EL CUELLO Y LE ARRANCA LA CABEZA.  SE VE LA CABEZA DESPRENDIDA DEL CUERPO Y LA SANGRE CHORREANDO. GRITOS ADECUADOS PARA TAL MOMENTO.

“EL” DESPUÉS DE SEMEJANTE LIBERACIÓN SE CALMA DE A POCO. TIRA LA CABEZA Y EL CUERPO FUERA Y CIERRA LA PUERTA.

SE CORTA LA MUSICA

ELLA: (POR EL OTRO COSTADO ASOMA SOLO SU CABEZA Y CONTINUA ASI) Querido, no quisimos hacerlo.

LULI: (IDEM) En realidad no fue culpa nuestra.

EL: ¿Qué pasó?

ELLA: La llevamos al baño.

LULI: Ella nos pidió que la llevemos.

ELLA: Si, yo la noté un poco constipada.

LULI: Un poco nomás.

ELLA: Hizo fuerza para concretar el acto escatológico al que estamos haciendo referencia pero que no nombramos directamente porque somos personas de cultura general bastante aceptable.

LULI: Que decisión prudente.

EL: ¿Pero que fue lo que pasó??

ELLA: Escuchamos un ruido.

EL: Un ruido.

LULI: Si, plaff. O Puff.

ELLA: Fue más bien Pum.

LULI: ¿Te parece? Yo escuché un puff, y después trun, trun, trun

ELLA: Ah, el trun trun trun yo también lo escuché. Pero eso fue después del Pum

LULI: Puff y trun

ELLA: A mi me pareció más un pum que un puff. Pero ponle que sea puff si eso te hace felíz.

LULI: E un momento me pareció escuchar un splash

ELLA: Spock también.

EL: ¿Explotó algo?

ELLA: No, querido, tranquilízate.

EL: ¿El calefón?

ELLA: Tranquilízate... no te pongas efusivo.

LULI: Más que explotar fue... a ver... como decirlo. ¿Un acto reflejo?

ELLA: La naturaleza así lo quiso.

LULI: Fue un acto natural.

ELLA: Se le desprendió la cabeza.

LULI: O bien el tronco. No sabemos. No hay testigos.

EL: ¿A la nona?

ELLA: Y si, de quién estamos hablando.

EL: Pobrecita.

LULI: Pero que fortaleza de espíritu... ni una lágrima. Y eso que pegó con la frente en el bidet.

EL: No es por eso que no llora. Está deshidratada.

ELLA: Pero la maquillamos un poco y tan mal no quedó.

LULI: La marca casi le desapareció.

EL: Quisiera verla.

ELLA: Ay, querido... te noto un poco agitado... no sé si te va a hacer bien una cosa así...

LULI: Yo creo que es lo mejor. A estas cosas hay que enfrentarlas sin tantas vueltas.

ELLA: ¿Te parece?

LULI: Es lo mejor.

 “LULI” Y “ELLA” SALEN Y REINGRESAN INMEDIATAMENTE.

ELLA TRAE LA CABEZA DE LA NONA EN UN TAPPER.

LULI: Lindo tapper, ¿no?

ELLA: Era para el pollo, pero el que tenía que traerlo no vino.

LULI: ¿No fue el que usaste para la mayonesa de ave en mi cumpleaños?

ELLA: El mismo...

EL: Pobre nona... mirá como terminó... Habría hecho furor durante la revolución francesa.

ELLA: Una María Antonieta del siglo XXI.

EL: Un poquito desmejorada

LA COLOCA SOBRE EL TABLÓN Y LE HABLAN A LA CABEZA

ELLA: Pero a vos te parece que... tan mal no está...

LULI: Con el palito del brochette quedó mejor… hasta tiene menos arrugas que antes.

EL: Abuela... como se encuentra...

ELLA: ¿Le duele algo?

LULI: Se acuerda de mí abuela, ¡soy Luli! Cuidado que está chorreando sangre del oído.

ELLA: Ay abuela, mire lo que hace... tenga un poco más de cuidado.

EL: Querida... ¡ten en cuenta que hoy es navidad...!

ELLA: Cierto. Hoy todo debe ser perdonado. ¿Pero eso verde que le sale de la boca que es?

SE ESCUCHA UN QUEJIDO. LOS TRES ACERCAN SE ACERCAN A LA CABEZA.

EL: ¡¡La nona quiere decir algo!!

SIGUEN LOS QUEJIDOS...

VOZ DE NONA: (HILO DE VOZ) Culorotto.

SILENCIO

EL: Que dijo... espero que no sea culorr…

ELLA: No, seguro que es por los dientes... Culado, culurado?

EL LE SACA LOS DIENTES, LOS SOPLA  Y VUELVE A PONÉRSELOS

LULI: Culoreado.

VOZ DE NONA: Culoratto.

EL: ¿Coloratto?

VOZ DE NONA: Eco. Crabatta culoratta.

EL: Colorado. Menos mal...

ELLA: ¡EL color de tu corbata! La nona dijo corbata colorada, dijo.

EL: No puede ser... la nona hace años que no ve bien.

LULI: ¡¡Milagro de navidad!!! A ver, prueben con otra cosa.

ELLA: ¿Que tengo acá? (LE MUESTRA UN PAPEL AZUL)

VOZ DE NONA: Achulle... achulle como el mare de Calabria...

EL: ¿Y acá? (LE MUESTRA UN PIONONO)

VOZ DE NONA: Marrone... il pionono marrone come manyábano in Calabria con la chocolata negra e piccolla frutitta confita per la decoraccione al pedo perque a nessuno le gusta.

EL: (EMOCIONADO) ¡¡No lo puedo creer!!!

ELLA ABRAZAN A LULI EMOCIONADA.

EL: La nona... la nona, porca vaca!!! (CON EL TAPPER EN ALTO - AL BORDE DEL LLANTO) ¡¡La nona ve lo colore!!!  ¡¡la nona ve lo coloreeeeeeeeee!!... Esto hay que festejarlo. Voy a buscar las cañitas voladoras. (DEJA EL TAPPER)

CUANDO “LULI” ESCUCHA LAS PALABRAS CAÑITAS VOLADORAS SE TRANSFORMA Y VUELVE A LA PERSONALIDAD DEL MONÓLOGO, SACA UN ARMA Y LO APUNTA

LULI: (TONADA CHILENA) Alto ahí, huevones.

“EL” Y “ELLA” SE MIRAN CONSTERNADOS Y LEVANTAN LOS BRAZOS.

LULI: Sabía que eran ustedes. Los hemos pillao. ¡Viva el servicio secreto chileno!

LULI: Acaberemos con todos ustedes. Contrabandistas chingados! Viva Chile carajo, y el canal de Beagle, el puto Cabo de Hornos, las Georgias, Sándwich del sur. ¡Vivan los hielos continentales chilenos!  Ahora vamos por Tierra del Fuego, compadre... y quien nos va a detener... dos huevones como ustedes?? Naaaaa,  ¡Despídanse de la patagonia, pué!

SUENA MUSICA DE LA SERIE “LA MUJER MARAVILLA (WONDER WOMAN)

LULI CORRE HACIENDO PIRUETAS AL ESTILO DE LOS POLICIAS DE LAS SERIES AMERICANAS. COMIENZA A GIRAR EN CIRCULOS IMITANDO LA SERIE TELEVISIVA, PERO NO SE TRANSFORMA. AL VERLO SE ARRANCA EL VESTIDO. DEBAJO TIENE EL TRAJE DE MUJER MARAVILLA.

“EL” AGARRAR LA CABEZA DE LA ABUELA

LULI: Deja eso ahí o la mato

EL: Luli... por favor... esto debe ser una confusión... como podés.

LULI: ¡Silencio!

SE ESCUCHAN INSULTOS EN ITALIANO DE LA CABEZA DE LA NONA

LULI: (LE APUNTA A LA CABEZA) Silencio, dije.

ELLA: Luli... calmate, querida.

LULI: Deja eso ahí y levanta los brazos, cabrón

“EL” DEPOSITA LA CABEZA EN EL BORDE DEL TABLÓN

MIENTRAS “LULI” GRITA “ELLA” SE VA SEPARANDO POCO A POCO HASTA LLEGAR AL ARBOLITO. CUANDO QUEDA DE ESPALDAS A “LULI” LO TOMA Y ESCONDIÉNDOLO VUELVE A ACERCARSE. LA TOCA EN EL HOMBRO Y AL DARSE VUELTA, “ELLA” LE CLAVA EL ARBOLITO EN EL PECHO A “LULI”

COINCIDIENDO CON EL FINAL DEL TEMA MUSICAL.

“LULI” COMIENZA A TENER UNA MUERTE LENTA Y TEATRAL CON EL ARBOLITO NAVIDEÑO CLAVADO.

LULI: ¡Pinochet presidente! ¡Maradona era chileno!!.

FINALMENTE CAE SOBRE EL COSTADO CONTRARIO DEL TABLÓN DONDE SE ENCUENTRA LA CABEZA, ESTO HACE QUE EL TABLÓN SE LEVANTE CATAPULTANDO AL TAPPER CON LA CABEZA, QUE SALE DISPARADO POR LOS AIRES.

SE ESCUCHA GRITO DE ABUELA.

 “EL” Y “ELLA” CORREN PARA ATRAPAR A LA CABEZA.

CON EL TAPPER, SE ACERCAN AL CUERPO DE “LULI”. COMPRUEBAN QUE ESTA MUERTA. SE MIRAN CONSTERNADOS.

EL: ¿Nona, se encuentra bien?

VOZ DE NONA: Benne, benne. Ma tutto cuesto zucundune fa dolore da capocchia.

EL: Tranquilícese... ya todo terminó (LE ACARICIA EL CABELLO) ¿Cómo pudo pasar?

ELLA: No lo sé...

EL: ¿Deberíamos aprender algo de todo esto?

ELLA: ¿Te refieres a algún mensaje?

EL: Si… Algo que te mueva a la reflexión.

ELLA: No sé.

EL: A mi me pasa lo mismo.

ELLA: Lo importante es que estamos juntos.

EL: Además es navidad.

ELLA: Es cierto. Siendo así... todo debe ser perdonado.

EL: El mundo se vuelve bondadoso por unas horas.

ELLA: Y eso, hay que aprovecharlo, ¿no?

SE MIRAN.

CONGELADO.

APAGÓN.

 

e-mail: dieferrero@yahoo.com.ar

 

FIN

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el  Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com