Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

LO LLAMAREMOS POR EL NUMERITO

de ROLANDO REVAGLIATTI

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta en al final del texto su dirección electrónica.

 

LO LLA­MA­RE­MOS POR EL NU­ME­RI­TO”

 

ROLANDO REVAGLIATTI

 revadans@yahoo.com.ar

 

Per­so­na­jes “A”:

     SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL

     PE­LI­RRO­JA

     NI­ÑO

     NI­ÑA

     DI­PLO­MA­TI­CO

     JE­SUI­TA

     RA­BI­NO

     HIP­PIE

     HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA

     LA SIN PIER­NAS

     MAN­DRA­KE, EL MA­GO

     RU­BIA

     LI­TE­RA­TA

     SEN­CI­LLA

     ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA

     GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO

     JO­VEN “PA­TO-VI­CA”

     VIE­JI­TO

     AN­GEL

Per­so­na­je “B”:          

     VEN­DE­DOR DE ES­PI­RA­LES

Per­so­na­jes “C”:        

     SE­CRE­TA­RIA 1

     SE­CRE­TA­RIA 2

     SE­CRE­TA­RIO

 

ES­CE­NA­RIO:

De­co­ra­do: Sa­la de Es­pe­ra

a)  Dos puer­tas: una en la­te­ral iz­quier­do con un car­te­li­to di­bu­ja­do que di­ce: “El Ba­ño”; la otra en la­te­ral de­re­cho con un car­te­li­to di­bu­ja­do que di­ce: “El Hall pa­ra En­tre­ga de los Nu­me­ri­tos”. (En el cen­tro del de­co­ra­do hay una puer­ta di­bu­ja­da con un car­te­li­to tam­bién di­bu­ja­do que di­ce: “El”.)

b)  Si­llas y si­llo­nes.

c)  Va­rios ce­ni­ce­ros de pie ubi­ca­dos en pros­ce­nio.

d)  Re­vis­te­ro con re­vis­tas y dia­rios en di­ver­sos idio­mas.

e)  Re­loj enor­me col­gan­te que al co­men­zar la re­pre­sen­ta­ción in­di­ca las 11,35 ho­ras y al con­cluir las 16 ho­ras.

 

Consideraciones sobre los personajes:

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL: Con uni­for­me de la pri­me­ra gue­rra mun­dial. Fla­qui­to. 45 años.

PE­LI­RRO­JA: Pe­li­rro­ja. Mu­cho bus­to. 40 años.

NI­ÑO: Mo­re­no. Lin­do. 9 años.

NI­ÑA: Ru­bie­ci­ta. 8 años.

DI­PLO­MA­TI­CO: Al­to. Ele­gan­te. Ca­no­so. Fu­ma en pi­pa. Por­ta­fo­lios ne­gro. 50 años.

JE­SUI­TA: So­ta­na acor­de. 40 años.

RA­BI­NO: Bar­ba acor­de. 40 años.

HIP­PIE: Ca­be­lle­ra lar­guí­si­ma. Bar­ba ra­la. Ojo­tas. Ba­jo. 20 años.

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: Be­lla. Ru­los. Ani­llos y co­lla­res. 18 años.

LA SIN PIER­NAS: No tie­ne pier­nas. Ca­be­lle­ra que le lle­ga al sue­lo. Se tras­la­da en una pla­ta­for­ma con rue­di­tas. 30 años.

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: Co­mo Man­dra­ke, el ma­go.

RU­BIA: Pla­ti­na­da. Her­mo­sa. Usa pan­ta­lo­nes. 40 años.

LI­TE­RA­TA: Se po­ne y se sa­ca los an­teo­jos. 50 años.

SEN­CI­LLA: Ca­be­llo cor­to. Usa pan­ta­lo­nes. 35 años.

ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA: Ru­ti­lan­te. Cin­tu­ri­ta. Al­ta. 15 años.

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: Cor­pu­len­to. Bi­go­tes. An­teo­jos os­cu­ros. Tra­je cru­za­do a ra­yas. Som­bre­ro. Za­pa­tos ama­ri­llos. 45 años.

JO­VEN “PA­TO-VI­CA”: Ba­jo. “Fí­si­co-Cul­tu­ris­ta”. Re­me­ra. Pan­ta­lón ajus­ta­dí­si­mo. San­da­lias. Car­te­ri­ta. Mu­ñe­que­ra. Ani­llo en el ín­di­ce. No fu­ma. 25 años.

VIE­JI­TO: Es­mi­rria­do. Bar­ba blan­ca que le lle­ga a las ro­di­llas. Ca­be­lle­ra blan­ca muy lar­ga. An­teo­jos de mu­chí­si­mo au­men­to. 90 años.

AN­GEL: To­do de blan­co. Alas y ma­le­tín blan­co. An­teo­jos con el mar­co y los vi­drios blan­cos. Me­chón blan­co en la ca­be­lle­ra cas­ta­ña. No fu­ma. 40 años.

VEN­DE­DOR DE ES­PI­RA­LES: Sim­pá­ti­co. 25 años.

SE­CRE­TA­RIAS 1 y 2: Muy al­tas. Su­til uni­for­me. Atrac­ti­vas. 20 años.

SE­CRE­TA­RIO: Muy al­to. De frac. Buen mo­zo. 35 años.

 

IN­DI­CA­CIO­NES Y SAL­VE­DA­DES:

a)  Los per­so­na­jes “A” —ex­cep­to el VIE­JI­TO— des­de que son ad­ver­ti­dos por el es­pec­ta­dor per­ma­ne­cen con un pa­pe­li­to de un mis­mo co­lor con un nú­me­ro im­pre­so, en la ma­no o más o me­nos a la vis­ta —un ojal, un ani­llo, so­bre la ore­ja, un cie­rre re­lám­pa­go—.

b)  Cuan­do en el tex­to es­té in­di­ca­do que en­tran o sa­len de­be­rá en­ten­der­se que lo ha­cen por puer­ta de la­te­ral de­re­cho.

c)  Mu­chos per­so­na­jes fu­man. Vuel­can las ce­ni­zas y apa­gan los ci­ga­rri­llos en los úni­cos ce­ni­ce­ros exis­ten­tes en el ám­bi­to; ab­so­lu­ta­men­te nin­gún per­so­na­je in­ten­ta apro­xi­mar a sí al­gu­no de di­chos ce­ni­ce­ros.

d)  De­be­rá en­ten­der­se que, aquí y allá, a lo lar­go del trans­cur­so, per­so­na­jes “A” no es­pe­ci­fi­ca­dos en el tex­to, mantienen entre sí diálogos áfo­nos; que otras char­las, o pe­di­dos de fue­go, o in­ci­den­cias no de­ta­lla­das, ocu­rren si­mul­tá­nea­men­te a las ins­tan­cias des­crip­tas, y que de esos otros diá­lo­gos pue­den oír­se al­gu­nas ri­sas oca­sio­na­les.

e)  En ri­gor, mu­chas “ins­tan­cias” son tro­zos, tra­mos, tre­chos, por­cio­nes de una to­ta­li­dad no des­crip­ta; las hay ya ini­cia­das y las hay trun­cas.

f)   El tex­to de la ins­tan­cia XXI ha si­do ex­traí­do del li­bro de W. R. Bion, Ex­pe­rien­cias en Gru­po (Edi­to­rial Pai­dós, 1974, pág. 47).

g)  Los tex­tos de las ins­tan­cias XXII y XXV han si­do ex­traí­dos del li­bro de Ro­nald D. Laing, Nu­dos (Edi­to­rial Su­da­me­ri­ca­na, 1973, págs. 21 y 25).

h)  De­ci­di­da en el tex­to la di­vi­sión en “ins­tan­cias” y su nu­me­ra­ción, es cier­to que al­gu­nas de esas nu­me­ra­das ins­tan­cias, en rea­li­dad, son la se­gun­da par­te, la con­ti­nua­ción de una ins­tan­cia an­te­rior.

 

     Se abre el te­lón. Luz en re­sis­ten­cia que au­men­ta. El SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL y la PE­LI­RRO­JA es­tán sen­ta­dos, no in­me­dia­ta­men­te al la­do el uno de la otra. En pros­ce­nio, el NI­ÑO re­cor­ta fo­tos de una re­vis­ta pi­ca­res­ca con una ti­je­ri­ta.

 

I

 

     SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL — PE­LI­RRO­JA.

 

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL (a la PE­LI­RRO­JA, quien se ha­ce la in­di­fe­ren­te): “¡Quién fue­ra te­nien­te co­ro­nel!”, sus­pi­ra­ba un te­nien­te co­ro­nel. (Pau­sa.) “Si yo tu­vie­ra un ba­ta­llón”, sus­pi­ro yo. “Aquel que co­no­ce el ori­gen de las co­sas, co­no­ce tam­bién su di­so­lu­ción”: Bu­da. (Pau­sa.) “Tal vez la com­pro­me­to. ¿Es por eso?” Al­guien nos mi­ra. “¿Al­guien nos mi­ra? Dí­ga­me­lo, se lo su­pli­co”, que­jum­bro­so. (Pau­sa.) “Hoy ten­go sa­li­da”, co­mu­ni­co. (Pau­sa.) “El la­be­rin­to es un es­pa­cio sin tiem­po.” Mío no es. “¡Oh, mi muy y tan­to más!...” (Pau­sa.) “Los so­ni­dos acor­tan el tiem­po. Los si­len­cios lo alar­gan...”, sen­ten­ció J. A. M. Mer­loo, en fin. (Pau­sa.) “¿Es por el uni­for­me?... ¿Us­ted cree que soy só­lo el uni­for­me?”, du­do. “¿Qué pre­ten­do, es­tar bien?, si hoy es do­min­go.” Eso fue ayer: y es­ta­ba acuar­te­la­do. “La vi­da es jue­go y es lu­cha. Si el jue­go te abu­rre y la lu­cha te can­sa, es­tás per­di­do.” Es­tá to­do per­di­do. No y no. “Es me­jor es­car­men­tar en ca­be­za aje­na.” Es­tá to­do. (De­ja de di­ri­gir­se a la PE­LI­RRO­JA.) “Una char­la en­tre yo so­lo, con­mi­go”, re­ca­pa­ci­to. “El la ne­ce­si­ta­ba a ella pa­ra se­guir ig­no­rán­do­se”, me dis­tan­cio. (Pau­sa.) “Su nom­bre es la mar­ca de unas mer­ca­de­rías aca­pa­ra­das pa­ra na­die”, te­mo, o me­jor: pre­fie­ro. “Só­lo se tie­nen bue­nas ra­zo­nes pa­ra co­me­ter atro­ci­da­des”: mío. “¿A la cruel­dad?... Eter­na mu­jer... Lo sien­to: no ten­go ver­da­de­ra­men­te nin­gu­na pro­pen­sión avi­so­ra­ble.” ¡Mi­rá qué es­ti­lo! Soy más bue­no que el pan.

 

II

 

     NI­ÑO — SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL — PE­LI­RRO­JA.

 

     El NI­ÑO, aje­no a su de­rre­dor, co­mien­za a cantu-rrear. Pro­gre­si­va­men­te lo ha­rá con ma­yor vi­gor. El SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL y la PE­LI­RRO­JA lo ob­ser­van, in­mó­vi­les.

NI­ÑO: “No quie­ro de­jar de pro­nun­ciar el si­len­cio cuan­do te be­se,

     No quie­ro de­jar de pro­nun­ciar el si­len­cio cuan­do te hur­gue,

     No quie­ro de­jar de pro­nun­ciar el si­len­cio cuan­do te in­ci­te,

     No quie­ro de­jar de pro­nun­ciar el si­len­cio cuan­do te res­ta­ñe,

     No quie­ro de­jar de pro­nun­ciar el si­len­cio cuan­do te hos­ti­gue,

     No quie­ro de­jar de pro­nun­ciar el si­len­cio cuan­do te ali­men­te,

     No quie­ro de­jar de pro­nun­ciar el si­len­cio cuan­do te ro­be,

     No quie­ro de­jar de pro­nun­ciar el si­len­cio cuan­do te es­ca­mo­tee,

     No quie­ro de­jar de pro­nun­ciar el si­len­cio cuan­do te vi­to­ree,

     No quie­ro de­jar de pro­nun­ciar el si­len­cio cuan­do te tre­pe,

     No quie­ro de­jar de pro­nun­ciar el si­len­cio cuan­do te di­se­mi­ne,

     No quie­ro de­jar, por fin, de pro­nun­ciar el si­len­cio cuan­do im­pu­ne­men­te te aban­do­ne!”

 

Pau­sa.

 

III

 

     SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL — PE­LI­RRO­JA.

 

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL: “Por uno so­lo co­noz­co a los de­más”: mi ami­go Vir­gi­lio. “A re­sul­ta­dos gran­des por vías es­tre­chas”, po­bre de mí, po­bre de muy po­bre de mí. Una tras otra. “¡Oh, tris­te ton­to!” “El Bien es a ve­ces mo­les­to”: Kaf­ka. “El Dia­blo es pu­ro (Se di­ri­ge a la PE­LI­RRO­JA.) por­que só­lo quie­re el Mal”: Ma­ri­tain. “Yo no soy si­no por ellos, que no son na­da si no lo son por mí”: Jean Ge­net. “La muer­te co­rre el pe­li­gro de ser el co­no­ci­mien­to de mi ver­güen­za”: Jean Ge­net. “El amor es de­ses­pe­ra­ción”: Jean Ge­net. (De­ja de di­ri­gir­se a la PE­LI­RRO­JA.) In­con­mo­vi­ble. Tan in­con­mo­vi­ble que es­toy.

 

IV

 

     SE­CRE­TA­RIA 1 — NI­ÑA — NI­ÑO — PE­LI­RRO­JA — SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL — DI­PLO­MA­TI­CO.

 

     En­tra la SE­CRE­TA­RIA 1 acom­pa­ñan­do a la NI­ÑA.

SE­CRE­TA­RIA 1: “Por acá”, di­cen que di­ga.

NI­ÑA: “Mu­chas gra­cias”, co­rres­pon­de.

     La SE­CRE­TA­RIA 1 sa­le. La NI­ÑA que­da de pie mi­ran­do al NI­ÑO, quien no ad­vier­te su in­gre­so. El SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL y la PE­LI­RRO­JA ob­ser­van al NI­ÑO y a la NI­ÑA. La NI­ÑA con ti­mi­dez se ade­lan­ta en di­rec­ción al NI­ÑO, quien si­gue en­si­mis­ma­do. La PE­LI­RRO­JA mi­ra al SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL, sin ad­ver­tir és­te, que es mi­ra­do. La PE­LI­RRO­JA se sien­ta más cer­ca del SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL. Por puer­ta de la­te­ral iz­quier­do en­tra el DI­PLO­MA­TI­CO, quien ob­ser­va a to­dos de­te­ni­da­men­te, los que, ex­cep­to el NI­ÑO, a su vez, lo ob­ser­van. El DI­PLO­MA­TI­CO se sien­ta en­tre el SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL y la PE­LI­RRO­JA. Pau­sa.

 

 

V

 

     PE­LI­RRO­JA — DI­PLO­MA­TI­CO — SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL.

 

PE­LI­RRO­JA (al DI­PLO­MA­TI­CO): “¿Us­ted cree que es una fe­cho­ría, que se so­por­ta?” Eso lo leí: un es­cri­tor­zue­lo.

DI­PLO­MA­TI­CO: Yo leí que... “no”. Y que mi país “se ads­cri­be a la ten­sión”. Ten­sión, y no go­ce.

PE­LI­RRO­JA: “Sí, pe­ro ¿has­ta cuán­do? ¿Has­ta dón­de se pue­de? ¿Y us­ted sa­be pa­ra qué?”, me aco­so. Ya ve: me ur­jo.

DI­PLO­MA­TI­CO: “Trai­go ór­de­nes, se­ño­ri­ta.” Eso su­pon­go.

PE­LI­RRO­JA: Pe­ro no es muy efec­ti­vo. “Pron­to ha­brá una es­ci­sión.” Us­ted di­rá: “Es­ta­mos pre­pa­ra­dos”. Pe­ro no de­bi­da­men­te pre­pa­ra­dos.

DI­PLO­MA­TI­CO: ¿Vio cuan­do no pue­de ha­cer na­da por­que le pa­sa to­do?...: la pa­rá­li­sis. Us­ted me di­ría: “Es­tá min­tien­do. Lo des­cu­bro en su ca­ra, es­tá es­cri­to en su fren­te”.

PE­LI­RRO­JA: Hay paí­ses ami­gos.

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL: ¿Y quién lo di­ce?

PE­LI­RRO­JA: ¡Oh!...

 

Pau­sa.

 

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL: ¿Y quién lo di­ce?

DI­PLO­MA­TI­CO: Lo leí.

 

VI

 

     NI­ÑO — NI­ÑA.

 

     La NI­ÑA se ubi­ca al la­do del NI­ÑO. El NI­ÑO la ad­vier­te, le son­ríe. (Se ini­cia­rán en­tre los ni­ños ju­gue­teos eró­ti­cos con ex­tre­ma­dí­si­ma pau­la­ti­ni­dad. El NI­ÑO es el ac­ti­vo, al prin­ci­pio, en esos ju­gue­teos.) (A par­tir de es­ta ins­tan­cia, las in­di­ca­cio­nes que in­vo­lu­cren a to­dos, ex­cep­tua­rán a los ni­ños.)

 

VII

 

     SE­CRE­TA­RIA 2 — JE­SUI­TA — RA­BI­NO — SE­CRE­TA­RIA 1 — HIP­PIE — HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA.

    

     En­tra la SE­CRE­TA­RIA 2 acom­pa­ñan­do al JE­SUI­TA.

SE­CRE­TA­RIA 2: Di­cen que di­ga: “To­me asien­to”, di­cen que di­ga.

JE­SUI­TA: Lo sa­bía. “Pa­ra ma­yor glo­ria de Dios.” “Voy con El.”

     La SE­CRE­TA­RIA 2 sa­le. El JE­SUI­TA se sien­ta. En­tra la SE­CRE­TA­RIA 2 acom­pa­ñan­do al RA­BI­NO.

RA­BI­NO (al JE­SUI­TA): ¿Le pi­sé los ta­lo­nes?

JE­SUI­TA: No creo. Sién­te­se.

SE­CRE­TA­RIA 2: Eso mis­mo. No lo di­je. De­bie­ra.

     El RA­BI­NO se sien­ta al la­do del JE­SUI­TA. La SE­CRE­TA­RIA 2 sa­le, al tiem­po que en­tra la SE­CRE­TA­RIA 1 acom­pa­ñan­do al HIP­PIE y a la HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA.

SE­CRE­TA­RIA 1: “Por acá”, di­cen que di­ga.

HIP­PIE Y HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: Bien.

SE­CRE­TA­RIA 1: Gra­cias.

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: “Haz bien y mi­ra bien.”

     El HIP­PIE y la HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA se sien­tan al tiem­po que la SE­CRE­TA­RIA 1 sa­le.

 

VIII

 

     RA­BI­NO — JE­SUI­TA.

 

RA­BI­NO: El sis­te­ma de esa mu­cha­cha no es es­can­da­lo­so. Vi­no a ver­me. Yo ob­ser­va­ba una jau­la va­cía. Me sen­tía otro que de­cía: “No sé a dón­de ir”. Me­tí los de­dos en­tre las re­jas. Na­die me mi­ra­ba. Lo que ha­cía no es­ta­ba mal.

JE­SUI­TA: ¿El sis­te­ma con­sis­te?... El sis­te­ma de que me ha­bla...

RA­BI­NO: ¿¡El sis­te­ma!?

JE­SUI­TA: Sí, cla­ro.

RA­BI­NO: Per­dón. Ella me cuen­ta que se que­da fue­ra la más de las ve­ces. Ella me cuen­ta que se que­da fue­ra fren­te a ellos. Que no se per­tur­ba. Que les ve la hi­la­cha. Que no se ve su hi­la­cha. No le im­por­ta que to­dos los hom­bres quie­ran lo mis­mo: le mo­les­ta ad­ver­tir­lo; no la en­tre­tie­ne el jue­go. Se im­pi­de fas­ci­nar­se. Siem­pre es­tán “in fra­gan­ti” fren­te a ella.

JE­SUI­TA: ¿Y ba­jo al­gún efec­to?...

RA­BI­NO: No sa­be con qué ayu­dar­se.

JE­SUI­TA: Y es­tá de­ses­pe­ra­da.

RA­BI­NO: Me con­tó que ni si­quie­ra es­tá de­ses­pe­ra­da. Pe­ro es evi­den­te que lo es­tá. Se se­ca.

JE­SUI­TA: De­ri­ve­me­lá. No la en­tre­tie­ne el... Así que no la en­tre­tie­ne el...

RA­BI­NO: No.

JE­SUI­TA: Ya sa­be.

RA­BI­NO: ¿Có­mo?

JE­SUI­TA: Y...

 

IX

 

     SE­CRE­TA­RIO — LA SIN PIER­NAS — PE­LI­RRO­JA.

 

     Se oye un cam­pa­na­zo al tiem­po que en­tra el SE­CRE­TA­RIO acom­pa­ñan­do a LA SIN PIER­NAS.

SE­CRE­TA­RIO: Di­cen que di­ga: “La lla­ma­re­mos por el nu­me­ri­to”, di­cen que di­ga.

LA SIN PIER­NAS: Muy ama­ble. “Pon­te de ro­di­llas y cre­e­rás”: Pas­cal. (Es tras­la­da­da has­ta al­gu­na ubi­ca­ción en­tre dos asien­tos por el SE­CRE­TA­RIO, quien la em­pu­ja por los hom­bros.) Muy ama­ble. “Un ami­go es al­guien con quien se com­pla­ce­ría en co­me­ter una fe­cho­ría”: Gi­de.

PE­LI­RRO­JA (so­bre­sal­ta­da): ¡¿Fe­cho­ría?!...

SE­CRE­TA­RIO: Es mi tra­ba­jo. Y es po­co. Fal­ta­ba más. Dis­pen­se.

     El SE­CRE­TA­RIO va ha­cia la puer­ta en la­te­ral de­re­cho. Se de­tie­ne. Va has­ta el re­vis­te­ro. To­ma una re­vis­ta. Se la al­can­za a LA SIN PIER­NAS.

LA SIN PIER­NAS: Muy ama­ble.

SE­CRE­TA­RIO: Dis­pen­se.

 

X

 

     SE­CRE­TA­RIA 2 — MAN­DRA­KE, EL MA­GO.

 

     El SE­CRE­TA­RIO sa­le al tiem­po que en­tra la SE­CRE­TA­RIA 2 acom­pa­ñan­do a MAN­DRA­KE, EL MA­GO.

SE­CRE­TA­RIA 2: Di­cen que di­ga: “To­me asien­to”, di­cen que di­ga.

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: Ah, muy bien. (Sa­ca un pa­pel de su ga­le­ra.) Pa­ra us­ted so­la. Sin ner­vios. (Son­ríe.) Bue­no, pa­ra que que­de en ad­mi­nis­tra­ción. (Aca­ri­cia la me­ji­lla de la Se­cre­ta­ria 2.) Beo­dos­val­do y Cur­dam­pa­ro. Bus­ca­dos. (Le en­tre­ga el pa­pel.) Son pa­re­ja.

SE­CRE­TA­RIA 2: “No se preo­cu­pe”, di­cen que di­ga tam­bién. Y so­bre to­do: “To­me asien­to”, di­cen que so­bre.

     MAN­DRA­KE, EL MA­GO re­go­ci­ján­do­se con el ner­vio­sis­mo de la SE­CRE­TA­RIA 2, am­plía aún más su son­ri­sa cuan­do és­ta se equi­vo­ca.

MA­DRA­KE, EL MA­GO: Mi­re que no ten­go co­pia.

     La SE­CRE­TA­RIA 2 sa­le. MAN­DRA­KE, EL MA­GO la mi­ra ir­se. Ob­ser­va de­te­ni­da­men­te a to­dos los de­más. Se sien­ta al la­do de LA SIN PIER­NAS.

 

XI

 

     JE­SUI­TA — RA­BI­NO.

 

JE­SUI­TA: Mo­nó­ga­mo.

RA­BI­NO: ¿Mo­nó­ga­mo? ¿Qué? ¿Qué mo­nó­ga­mo? ¿Có­mo mo­nó­ga­mo?

JE­SUI­TA: Mo­nó­ga­mo.

RA­BI­NO: ¿Mo­nó­ga­mo? ¿Se­gu­ro?

JE­SUI­TA: ¡Mo­nó­ga­mo, mo­nó­ga­mo!

RA­BI­NO: Pe­ro...

JE­SUI­TA: ¡Le di­go que es así!

RA­BI­NO: Es que...

JE­SUI­TA: ¡Sssssssstttch! ¡Mo­nó­ga­mo!...

RA­BI­NO: Es que us­ted no quie...

JE­SUI­TA: ¡Di­je mo­nó­ga­mo y bas­ta!

RA­BI­NO: Si yo le di­je­ra...

JE­SUI­TA: ¿¡Pe­ro por qué me con­tra­di­ce!? ¡Mo­nó­ga­mo!

RA­BI­NO: Es que no se tra­ta, en rea­li­dad, de...

JE­SUI­TA: ¡Qué in­to­le­ran­te!

RA­BI­NO: Pe­ro una aper­tu­ra... En los tiem­pos que co­rren...

JE­SUI­TA: ¿Us­ted me oye? ¿Qué di­je?

RA­BI­NO: Trian­gu­lar. Con nú­me­ro tres.

JE­SUI­TA: ¡Mo­nó­ga­mo, his­té­ri­co!

RA­BI­NO: Con res­pe­to. No, na­da de bi­ga­mia. Si us­ted no me de­ja ha­blar... Es otro cri­te­rio. Otro. Otro.

JE­SUI­TA: ¿Yo no di­je mo­nó­ga­mo?

RA­BI­NO: Di­jo.

JE­SUI­TA: ¿Y en­ton­ces?

RA­BI­NO: Son prue­bas. El cri­te­rio de trian­gu­la­ri­dad.

JE­SUI­TA: ¿Trian­gu­la­ri­dad? ¿Qué? ¿Qué trian­gu­la­ri­dad? ¿Có­mo trian­gu­la­ri­dad?

 

XII

 

     (LA SIN PIER­NAS — NI­ÑO — NI­ÑA.)

     MAN­DRA­KE, EL MA­GO — PE­LI­RRO­JA.

 

     LA SIN PIER­NAS se tras­la­da has­ta un ce­ni­ce­ro y arro­ja el ci­ga­rri­llo. MAN­DRA­KE, EL MA­GO se sien­ta al la­do de la PE­LI­RRO­JA. LA SIN PIER­NAS da un par de vuel­ti­tas al­re­de­dor de los ni­ños, ob­ser­ván­do­los con gran cu­rio­si­dad. Sin aban­do­nar la re­vis­ta sa­le por puer­ta de la­te­ral iz­quier­do.

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: Dis­cul­pe, se­ño­ri­ta... ¿Us­ted sa­be qué re­ve­lar­se es con “ve” cor­ta?...

PE­LI­RRO­JA: Ee­e­ehhh... ¿Con “ve” cor­ta?... Ee­e­ehhh... Es... Es ese re­ve­lar­se que no es la­bial, con “ve” de ví­bo­ra; si us­ted di­ce “bí­bo­ra” con “be” lar­ga, se­ría una ví­bo­ra bue­na... y man­sa... y ma­ter­nal: una “bí­bo­ra” con “be” de bue­na.

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: ¿Pe­ro las ví­bo­ras no son ma­ter­na­les?... No son ma­ter­na­les con no­so­tros, que no so­mos sus hi­jos, pe­ro ha­brán de ser ma­ter­na­les con sus hi­jos.

PE­LI­RRO­JA: Ee­e­ehhh... Y son ví­bo­ras con “ve” cor­ta con no­so­tros. (Pau­sa.) Ee­e­e­e­ehhhhh... ¿Us­ted tie­ne pre­di­lec­ción por los ofi­dios?...

 

XIII

 

     SE­CRE­TA­RIA 1 — RU­BIA — LI­TE­RA­TA — SEN­CI­LLA.

 

     En­tra la SE­CRE­TA­RIA 1 acom­pa­ñan­do a la RU­BIA, la LI­TE­RA­TA y la SEN­CI­LLA.

SE­CRE­TA­RIA 1: “Por acá”, di­cen que di­ga.

     La RU­BIA se sien­ta pró­xi­ma al DI­PLO­MA­TI­CO. La LI­TE­RA­TA y la SEN­CI­LLA se ubi­can una al la­do de la otra. La SE­CRE­TA­RIA 1 da­do que nin­gu­na de las tres le agra­de­ce, ni si­quie­ra ges­tual­men­te, las mi­ra des­con­cer­ta­da. La SE­CRE­TA­RIA 1 sa­le.

LI­TE­RA­TA (con pa­pe­les so­bre su fal­da): ¿Mi obra?

SEN­CI­LLA: Sí.

LI­TE­RA­TA: ¿Mi obra li­te­ra­ria? Oo­ohhh... Es muy vas­ta.

SEN­CI­LLA: ¿Na­rra­ti­va?

LI­TE­RA­TA: Sí... Oo­ohhh...: cuen­tos, unas po­cas no­ve­las, al­gún en­sa­yo, con­fe­ren­cias, poe­sía mal­di­ta, poe­sía y tea­tro. Bá­si­ca­men­te. ¿Pe­ro us­ted me co­no­ce?... Un guión pa­ra ci­ne... en fin... chis­tes, fo­to­no­ve­las...

SEN­CI­LLA: ¿Esas son ba­ses, no? ¿Mu­ni­ci­pal?...

LI­TE­RA­TA: ¿Eh? Ah, sí. Ya ten­go es­cri­tos unos cuan­tos. Pue­do par­ti­ci­par.

SEN­CI­LLA: ¿En qué?...

LI­TE­RA­TA: Iné­di­to. Tea­tro­fia­do.

SEN­CI­LLA: ¿Qué unos cuan­tos?

LI­TE­RA­TA: Tí­tu­los, mi que­ri­da. A ver si le sue­nan: “Ban­que­te ne­cro­fí­li­co y el me­nú es pa­pá”; otro: “Al sa­lir le es­ti­ro la ma­no pa­ra sa­lu­dar­lo, me da un be­so”. Sí, lar­go. Oo­ohhh... Pien­so en una te­tra­lo­gía...

SEN­CI­LLA: ¡Hhhumm!

LI­TE­RA­TA: “No hay me­jor cie­go que el que no quie­re ver”; “So­ñar cues­ta”. Otro: “Siem­pre se ne­ce­si­ta al­guien que per­do­ne”; “Ca­rac­te­ris­te­ri­co­na”; y otro: “Lo bue­no sí es bre­ve”.

SEN­CI­LLA: Bri­llan­te.

LI­TE­RA­TA: ¿En se­rio?

SEN­CI­LLA: ¡Bri­llan­te!

LI­TE­RA­TA: ¿En se­rio?

SEN­CI­LLA: ¡Pe­ro sí!... Ha­ce mu­cho que no oi­go pie­zas tan in­ge­nio­sas. Son hu­mo­rís­ti­cas, pa­té­ti­cas... Yo no sé có­mo se pue­de...

LI­TE­RA­TA: Sí, al­gu­nos se ad­mi­ran.

SEN­CI­LLA: Ale­gó­ri­ca. Le di­rán que es un ve­ne­ro ina­go­ta­ble.

LI­TE­RA­TA: Oo­ohhh...

SEN­CI­LLA: A mi es­po­so le va a en­can­tar cuan­do le cuen­te que la co­no­cí. A él le hu­bie­se gus­ta­do co­no­cer­la. Se lo pier­de por no acom­pa­ñar­me. No­so­tros so­mos gen­te sen­ci­lla: lec­to­res, es­pec­ta­do­res... No al­ter­na­mos con ar­tis­tas.

 

XIV

 

     SE­CRE­TA­RIO — ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA.

 

     Se oye un cam­pa­na­zo al tiem­po que en­tra el SE­CRE­TA­RIO acom­pa­ñan­do a la ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA.

ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA: ¡Bue­no, gra­cias!...

SE­CRE­TA­RIO: Di­cen que di­ga: “La lla­ma­re­mos por el nu­me­ri­to”, di­cen que di­ga.

ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA: ¡Bue­no, gra­cias!...

     La ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA que­da mi­ran­do al SE­CRE­TA­RIO, quien —no ins­tan­tá­nea­men­te— ha­ce ade­mán in­di­can­do que pue­de sen­tar­se. La ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA se so­bre­sal­ta, son­ríe y obe­de­ce. El SE­CRE­TA­RIO la mi­ra has­ta que se sien­ta. El SE­CRE­TA­RIO sa­le.

 

XV

 

     RU­BIA — DI­PLO­MA­TI­CO.

 

RU­BIA: Hoy me cues­ta vi­vir. Es que na­da es cla­ro ni su­fi­cien­te. Yo la oi­go a mi her­ma­ni­ta, que to­do lo cues­tio­na; pe­ro ella cues­tio­na y com­ba­te, es dis­tin­to. Yo cues­tio­no pa­ra aden­tro, so­plo pa­ra aden­tro; no chu­po ni mas­ti­co.

     El DI­PLO­MA­TI­CO la es­cu­cha con aten­ción.

     Qui­sie­ra que me abo­lie­ran. Pe­ro no crea que siem­pre. (Pausa.) No crea que no lo to­mo en cuen­ta. Es que cuan­do una es­tá así... El sin­sen­ti­do no da re­sue­llo. Una cree que, en rea­li­dad, na­da tie­ne sen­ti­do nun­ca. ¡So­mos tan pro­vi­so­rios!... ¿No le pa­re­ce?

     El DI­PLO­MA­TI­CO ha­ce un ges­to am­bi­guo.

     Mi­re: yo me de­ses­pe­ro es­pe­ran­do; me aba­rro­to. No siem­pre to­can la te­cla que me sue­na. Sien­to te­mor. Y en­vi­dia. Una pro­fun­da en­vi­dia. (Pau­sa.)

DI­PLO­MA­TI­CO: ¿Y tie­ne más her­ma­nas?

RU­BIA: Ata­ca los cla­ros. Di­ce lo que pien­sa. ¡Ahhh, mis otras her­ma­nas po­si­bles! Sí, ten­go más her­ma­nas. Hay que pre­ca­ver­se. Re­cién lo co­noz­co.

DI­PLO­MA­TI­CO: Se­ño­ra, soy un di­plo­má­ti­co.

 

XVI

 

     SE­CRE­TA­RIA 2 — GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO — JO­VEN “PA­TO-VI­CA”.

 

     En­tra la SE­CRE­TA­RIA 2 acom­pa­ñan­do al GANG-STER VO­LU­MI­NO­SO y al JO­VEN “PA­TO-VI­CA”, quie­nes en­tran con­ver­san­do.

SE­CRE­TA­RIA 2: Di­cen que di­ga: “To­men asien­to”, di­cen que di­ga.

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO (al JO­VEN “PA­TO-VI­CA”): Eso de an­dar ce­lo­so de los ma­ri­dos es un mal asun­to. No me em­bar­co. Las mu­je­res al fi­nal...

JO­VEN “PA­TO-VI­CA” (a la SE­CRE­TA­RIA 2): Es­tá bien, no se mo­les­te.

     El GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO y el JO­VEN “PA­TO-VI­CA” sin de­jar de ha­blar van a sen­tar­se. La SE­CRE­TA­RIA 2 sa­le.

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: Las mu­je­res al fi­nal se que­dan con sus re­cuer­dos. In­clu­si­ve con el de uno.

JO­VEN “PA­TO-VI­CA”: Creo que soy muy sus­cep­ti­ble.

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: In­clu­si­ve. Y mi­rá que de es­to sé un ra­to lar­go. Se pro­cu­ran me­tas im­po­si­bles. El or­den no ha­ce la fe­li­ci­dad. Ni el or­den ni el pro­gre­so ha­cen la fe­li­ci­dad. ¡Las mu­je­res!... Hay que con­ven­cer­se.

JO­VEN “PA­TO-VI­CA”: Me opon­go a ese sen­ti­mien­to. Pe­ro no ten­go al­can­ce con­mi­go. Me ha­ce des­di­cha­do. Yo no se­ría mi ami­go.

GANGSTER VO­LU­MI­NO­SO: No sa­bés cuán­to da­ría. Pe­ro es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer­lo. Co­mo di­ce el re­frán: “Lo que no sé por dón­de en­tró, no sé por dón­de sa­lió”.

JO­VEN “PA­TO-VI­CA”: No me pre­gun­te có­mo lo ha­go. Uno nun­ca sa­be es­tas co­sas. O a mí me pa­sa: cuan­do tra­to de con­tar­las se des­vir­túan, se des­ha­cen. De­sa­pa­rez­co de­trás de lo que cuen­to, y lo que cuen­to, ima­gí­ne­se, no se sos­tie­ne.

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: Es una co­me­dia ob­via. ¡Ellas!... Cuan­do quie­ren de vos más el jo­di­do. ¿Quién quie­re ac­tuar? ¿Vos que­rés ac­tuar?... Y sin em­bar­go, cual­quier ac­to te re­pre­sen­ta. ¡Vi­vir, vi­vir!... ¡Des­pués me vie­nen con vi­vir!... Con que vi­vir es atre­ver­se, con que vi­vir es arries­gar... To­do el mun­do. Con que vi­vir es ave­ri­guar de qué se tra­ta.

JO­VEN “PA­TO-VI­CA”: Y a mí me ma­ta­ría ser re­co­no­ci­do. No sal­go... no sal­go... Pe­ro no pue­do evi­tar la lu­cha. Tam­po­co.

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: To­do el mun­do. “Ten­go mie­do del de­seo que ten­go de mo­rir.” ¡Ru­ma­no lo­co, Io­nes­co! Por eso te pre­ven­go: to­mo una po­si­ción y la for­ta­lez­co.

JO­VEN “PA­TO-VI­CA”: Es un ca­mi­no muy lar­go, muy lar­go... Ex­te­núa.

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: ¡En­tien­den de as­fi­xia, na­da más! ¡Ar­bi­tra­rias!

     To­dos mi­ran al GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO.

JO­VEN “PA­TO-VI­CA” (con ade­mán): Ba­je la voz...

 

XVII

 

     LA SIN PIER­NAS — HIP­PIE — HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA.

 

     Por puer­ta de la­te­ral iz­quier­do en­tra LA SIN PIER­NAS. Va ha­cia el HIP­PIE y la HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA. Les mues­tra al­go de la re­vis­ta.

Diá­lo­go áfo­no.

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: ... tác­til ...

Diá­lo­go áfo­no.

LA SIN PIER­NAS: ... Dios pro­ve­e­rá ...

Diá­lo­go áfo­no.

HIP­PIE: ... jac­tan­cia ...

Diá­lo­go áfo­no.

LA SIN PIER­NAS: ... ru­di­men­tos ... ca­ma ca­me­ra ...

Diá­lo­go áfo­no.

LA SIN PIER­NAS: ... no obs­tan­te ...

Diá­lo­go áfo­no.

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: ... “El in­cons­cien­te es el cuer­po”: La­can ...

Diá­lo­go áfo­no.

LA SIN PIER­NAS: ... el ho­ra­rio ...

Diá­lo­go áfo­no.

HIP­PIE: ... To­do de­pen­de de lo que uno ha­ga con lo que se le ha­ga a uno” ...

Diá­lo­go áfo­no.

HIP­PIE: ... la ilu­sión ... anó­ni­ma ...

Diá­lo­go áfo­no.

 

XVIII

 

     VEN­DE­DOR DE ES­PI­RA­LES — LOS DE­MAS.

 

     En­tra el VEN­DE­DOR DE ES­PI­RA­LES con un bol­so. Rá­pi­da­men­te en­tre­ga un es­pi­ral con­tra mos­qui­tos a ca­da uno de los pre­sen­tes, me­nos a MAN­DRA­KE, EL MA­GO y a LA SIN PIER­NAS, quienes se nie­gan a re­ci­bir­lo. El VEN­DE­DOR DE ES­PI­RA­LES se ubi­ca de es­pal­das a la puer­ta de la­te­ral iz­quier­do, y con un es­pi­ral en una ma­no se di­ri­ge a to­dos.

VEN­DE­DOR DE ES­PI­RA­LES: Da­mas y ca­ba­lle­ros: Sien­to in­ter­fe­rir por un lap­so, fi­nal­men­te, cor­to, a los efec­tos de pre­sen­tar a vues­tra dis­tin­gui­da con­si­de­ra­ción, di­rec­ta­men­te del im­por­ta­dor al usua­rio, aque­llo que te­néis a bien eva­luar en es­te ins­tan­te, y del que só­lo por dis­cre­ción me per­mi­to no re­sal­tar sus fi­nes úl­ti­mos, la ín­do­le de su con­ve­nien­cia, pues­to que es ya ex­ten­di­da­men­te sa­bi­do cuán­to no irri­ta ni per­tur­ba, y que en tér­mi­nos de efi­ca­cia es ga­ran­ti­do, así co­mo re­co­no­ci­do su pres­ti­gio en paí­ses del mun­do que lo adop­ta­ron sin re­ser­vas, y de lo cual he­mos ad­qui­ri­do in­for­ma­ción mer­ced a pu­bli­ca­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les es­pe­cia­li­za­das y a ór­ga­nos en inin­te­rrum­pi­do con­tac­to con un pú­bli­co in­te­li­gen­te que no des­de­ña, si­no que por el con­tra­rio, pro­cu­ra esa in­for­ma­ción per­ti­nen­te y res­pe­tuo­sa en lo que ha­ce a una ca­da vez ma­yor am­pli­tud de mi­ras en ór­de­nes que nos ata­ñen prin­ci­pal­men­te, y que hoy y aho­ra ten­go la sa­tis­fac­ción de ofre­cer a us­te­des a la irri­so­ria su­ma de un dó­lar, o pe­se­ta, o fran­co sui­zo, o ru­pia, o flo­rín, y que co­mo si fue­se po­co, vie­ne acom­pa­ña­do por otros nue­ve, y que a quien me lo so­li­ci­te, cor­dial­men­te pa­so a en­tre­gar.

     El VEN­DE­DOR DE ES­PI­RA­LES —pues­to que nin­gu­no le com­pra— re­co­ge los es­pi­ra­les di­cien­do al to­mar ca­da es­pi­ral: “Gra­cias”, una vez, y “Mu­chas gra­cias”, otra. Ya guar­da­dos en el bol­so to­dos los es­pi­ra­les, y de es­pal­das a la puer­ta de la­te­ral de­re­cho, vuel­ve a di­ri­gir­se a to­dos:

     Agra­dez­co a us­te­des la aten­ción dis­pen­sa­da y me re­ti­ro, no sin an­tes for­mu­lar sen­sa­ta­men­te la si­guien­te pre­gun­ta: “¿Es don­de es­tán y co­mo es­tán, don­de real­men­te quie­ren es­tar co­mo es­tán?”

     El VEN­DE­DOR DE ES­PI­RA­LES que­da ob­ser­van­do la re­per­cu­sión de su pre­gun­ta. Los de­más se atis­ban, se mi­ran.

     El SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL se in­cor­po­ra a me­dias, y re­cu­pe­ra su po­si­ción an­te­rior.

     LA SIN PIER­NAS se tras­la­da ha­cia una nue­va ubi­ca­ción. En­se­gui­da ha­ce otro tan­to la ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA.

     Cam­bia de si­tio el JE­SUI­TA. Lue­go el RA­BI­NO.

     Si­mul­tá­nea­men­te lo ha­cen el GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO y el DI­PLO­MA­TI­CO.

     (El VEN­DE­DOR DE ES­PI­RA­LES ini­cia una son­ri­sa que am­plia­rá con pau­la­ti­ni­dad, y que no aban­do­na­rá mien­tras per­ma­nez­ca.)

     La RU­BIA se in­cor­po­ra; corrige al­gún de­ta­lle de su in­du­men­ta­ria; ca­mi­na sin de­sa­ten­der la ac­ción an­te­rior; sa­le por puer­ta de la­te­ral iz­quier­do.

     El JO­VEN “PA­TO-VI­CA” ini­cia una ac­ción de tras­la­do, y sin que la ha­ya con­clui­do, MAN­DRA­KE, EL MA­GO ini­cia otra.

     El HIP­PIE y la HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA cam­bian en­tre sí sus lu­ga­res.

     (Al­gu­nos per­so­na­jes cam­bian no só­lo de lu­gar fí­si­co, si­no que, tam­bién, de ac­ti­tud.)

     El SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL se di­ri­ge ha­cia la LI­TE­RA­TA y la SEN­CI­LLA, y se de­tie­ne fren­te a ellas. La SEN­CI­LLA se in­cor­po­ra. El SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL se sien­ta en el lu­gar aban­do­na­do por la SEN­CI­LLA. La SEN­CI­LLA se di­ri­ge pri­me­ro ha­cia un sec­tor, va­ci­la, va­ci­lan­do se di­ri­ge ha­cia otro, y se sien­ta.

     La PE­LI­RRO­JA ini­cia una ac­ción de tras­la­do, y sin que la ha­ya con­clui­do, ini­cian un nue­vo tras­la­do, el JO­VEN “PA­TO-VI­CA”, quien vuel­ve a sen­tar­se en su pri­me­ra ubi­ca­ción, y la ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA.

     La LI­TE­RA­TA ini­cia una ac­ción de tras­la­do al tiem­po que en­tra la RU­BIA por puer­ta de la­te­ral iz­quier­do. El SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL se sien­ta en el si­tio de­ja­do por la LI­TE­RA­TA. La RU­BIA se sien­ta en el si­tio de­ja­do por el SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL.

     (De­be en­ten­der­se que no son és­tos los úni­cos tras­la­dos po­si­bles, ni que la su­ce­sión des­crip­ta sea inal­te­ra­ble. In­clu­si­ve po­dría op­tar­se por al­gún otro des­pla­za­mien­to, aun des­pués de la de­sa­pa­ri­ción del VEN­DE­DOR DE ES­PI­RA­LES.)

     El VEN­DE­DOR DE ES­PI­RA­LES sa­le.

 

XIX

 

     ¿TO­DOS?

 

     Si­mul­tá­nea­men­te se ini­cian con­ver­sa­cio­nes áfo­nas. Al ca­bo de un lap­so al­gu­nas con­ver­sa­cio­nes se in­te­rrum­pen.

 

XX

 

     RA­BI­NO — ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA.

 

RA­BI­NO: Lle­va­ba una ca­pa raí­da y su­cia, de co­lor que al­gu­na vez fue blan­co. Y un som­bre­ro de ala an­cha que, des­de lue­go, al­gu­na vez fue mo­da. Y era cor­tés en el tra­to, y cau­to, y has­ta de­li­ca­do, tan­to, co­mo aque­llos a los que al­gu­nas ve­ces se los re­co­no­cía ca­ba­lle­ros.

ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA: ¡Bue­no!...

RA­BI­NO: Sí, pe­ro se ve que ya no era de es­te mun­do; de es­te, que al­gu­na vez fue mun­do. Per­dí con él más que un her­ma­no. El me lo re­cor­dó. Só­lo su ros­tro. ¡Su ros­tro!... Que al­gu­na vez fue her­mo­so.

ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA: ¡Bue­no!...

 

XXI

 

     SEN­CI­LLA — RU­BIA — PE­LI­RRO­JA — SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL — JO­VEN “PA­TO-VI­CA” — DI­PLO­MA­TI­CO.

 

SEN­CI­LLA: La se­ma­na pa­sa­da pa­sé un mo­men­to de­sa­gra­da­ble. Es­ta­ba ha­cien­do co­la pa­ra en­trar al ci­ne cuan­do sen­tí una sen­sa­ción tan ra­ra co­mo nun­ca. Real­men­te, pen­sé que me des­ma­ya­ría o al­go por el es­ti­lo.

RU­BIA: Qué suer­te tie­ne de ha­ber ido al ci­ne. Si yo pu­die­se ir al ci­ne sen­ti­ría que no ten­go de qué que­jar­me.

PE­LI­RRO­JA: Sé lo que la se­ño­ra quie­re de­cir. Yo tam­bién me sien­to así, só­lo que yo hu­bie­se te­ni­do que aban­do­nar la co­la.

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL: ¿No pro­bó in­cli­nar­se? Es­to ha­ce que la san­gre vuel­va a la ca­be­za. Creí en­ten­der que us­ted se sin­tió des­ma­yar.

SEN­CI­LLA: No era des­ma­yo, pre­ci­sa­men­te.

RU­BIA: Siem­pre he pen­sa­do que el ha­cer ejer­ci­cio es muy bue­no. No sé si es­to se­rá lo que quie­re de­cir el se­ñor.

PE­LI­RRO­JA: Yo creo que hay que usar la fuer­za de vo­lun­tad. Eso es lo que me preo­cu­pa; yo no ten­go na­da de vo­lun­tad.

JO­VEN “PA­TO-VI­CA”: Me ocu­rrió al­go si­mi­lar la se­ma­na pa­sa­da, só­lo que no es­ta­ba ha­cien­do co­la. Es­ta­ba sen­ta­do tran­qui­la­men­te en mi ca­sa cuan­do...

DI­PLO­MA­TI­CO: Tie­ne suer­te de po­der es­tar sen­ta­do en su ca­sa, tran­qui­la­men­te. Si yo pu­die­ra ha­cer­lo, con­si­de­ra­ría que no ten­go na­da que me preo­cu­pe.

PE­LI­RRO­JA: Yo pue­do sen­tar­me tran­qui­la­men­te en ca­sa, muy bien, pe­ro lo que me preo­cu­pa es que nun­ca soy ca­paz de sa­lir a nin­gu­na par­te. Si us­ted no se pue­de que­dar en ca­sa, ¿por qué no va al ci­ne o al­go así?...

 

XXII

 

     HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA — HIP­PIE.

 

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: Me mo­les­ta que es­tés mo­les­to.

HIP­PIE: No es­toy mo­les­to.

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: Me mo­les­ta que no te mo­les­te que yo es­té mo­les­ta por­que vos es­tás mo­les­to.

HIP­PIE: Y a mí me mo­les­ta que te mo­les­te que no me mo­les­te que te mo­les­te que yo es­té mo­les­to, cuan­do no lo es­toy.

 

Pau­sa.

 

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: Me juz­gás mal.

HIP­PIE: No te juz­go mal.

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: Me juz­gás mal al pen­sar que me juz­gás mal.

 

Pau­sa.

 

HIP­PIE: Per­do­na­me.

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: No.

HIP­PIE: Nun­ca te voy a per­do­nar que no me per­do­nes.

 

XXIII

 

     LA SIN PIER­NAS — GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO — JE­SUI­TA — MAN­DRA­KE, EL MA­GO — LOS DE­MAS — VIE­JI­TO.

 

     Diá­lo­go áfo­no en­tre LA SIN PIER­NAS, el GANG-STER VO­LU­MI­NO­SO y el JE­SUI­TA. De pron­to, muy son­rien­tes, ha­cen ade­ma­nes y ges­tos am­plios ha­cia MAN­DRA­KE, EL MA­GO, quien son­rien­do tam­bién, ha­ce ges­tos de ne­ga­ción, has­ta que se oye:

LA SIN PIER­NAS: ¡Aun­que sea uno, pe­ro bue­no!

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: To­dos son bue­nos. ¡Uno, don Man­dra­ke!

LA SIN PIER­NAS: ¡Sí, uno!

JE­SUI­TA: Apro­ve­che la au­dien­cia.

LA SIN PIER­NAS: ¡Es vol­ver a vi­vir!

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: ¿Qué, es un pro­ble­ma de ca­chet?

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: No, por fa­vor.

JE­SUI­TA: ¡El que us­ted quie­ra!

LA SIN PIER­NAS: Se­gu­ro que a to­da es­ta gen­te le gus­ta­ría.

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: ¡Dé­le, aní­me­se!

LA SIN PIER­NAS: ¡Sí!

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: No sé si hay cuo­rum...

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: ¡Ee­e­ehh!, si no va a ha­ber cuo­rum pa­ra us­ted...

JE­SUI­TA: ¿Qué di­ce, se­ñor Man­dra­ke?

LA SIN PIER­NAS: Sí, có­mo no va a ha­ber. Ya va a ver...

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: Voy a pro­bar uno, en to­do ca­so.

LA SIN PIER­NAS: Sí, Man­dra­ke, lo que pre­fie­ra.

JE­SUI­TA: Ima­gí­ne­se, pa­ra no­so­tros...

LA SIN PIER­NAS: Es pa­ra ver­lo en ac­ción.

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: Es­pe­re, no se preo­cu­pe... (Se acer­ca a los de­más.) El se­ñor Man­dra­ke, el ma­go, nos va a ha­cer... (Di­ri­gién­do­se al JE­SUI­TA.) Me­jor us­ted, pa­dre.

JE­SUI­TA: El se­ñor Man­dra­ke, el ma­go, a nues­tra so­li­ci­tud, ac­ce­de a ha­cer­nos uno de sus ma­ra­vi­llo­sos tru­cos; y... bue­no, des­con­ta­mos la una­ni­mi­dad...

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL: ¡Sí, por su­pues­to, muy agra­de­ci­dos!

ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA: ¡Bue­no!...

SEN­CI­LLA: ¡Ay, sí, muy bien!

LI­TE­RA­TA: ¡Fan­tás­ti­co!...

DI­PLO­MA­TI­CO: El es tam­bién un di­plo­má­ti­co. A su ma­ne­ra.

RU­BIA: No sa­bía que él era...

SEN­CI­LLA: ¡Y mi ma­ri­do se lo pier­de!...

     MAN­DRA­KE, EL MA­GO se in­cor­po­ra y apres­ta. Gran ex­pec­ta­ti­va.

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: Bien, pa­ra es­ta prue­ba ne­ce­si­to de us­te­des que no ha­blen ni res­pi­ren. Va­mos a pa­rir. Que no pes­ta­ñe­en ni se mi­ren. (Se sa­ca la ga­le­ra, se con­cen­tra, ha­ce pa­ses má­gi­cos.) “¡El co­ra­zón del cuer­po de afue­ra y el co­ra­zón del cuer­po de aden­tro!” (De gol­pe dis­mi­nu­ye la luz, has­ta pe­num­bra.)

LOS DE­MAS: ¡Oo­o­o­ohhhhh!... (Vuel­ve la luz.)

MAN­DRA­KE, EL MA­GO (con ade­ma­nes): “¡No una flor con pé­ta­los de flor: una flor con pé­ta­los de flo­res!” (De gol­pe dis­mi­nu­ye la luz, has­ta pe­num­bra.)

LOS DE­MAS: ¡Oo­o­o­ohhhhh!...

MAN­DRA­KE, EL MA­GO (con am­pu­lo­si­dad): “¡Res­tos diur­nos!”

     Os­cu­ri­dad to­tal. Pau­sa. Se ilu­mi­na co­mo has­ta an­tes de de­cre­cer. En la­te­ral de­re­cho hay un nue­vo per­so­na­je: el VIE­JI­TO. Pau­sa. To­dos mi­ran al VIE­JI­TO y se mi­ran en­tre sí.

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: ¿Pa­ra qué pe­dí si­len­cio?

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL: ¡Muy bien!...

JO­VEN “PA­TO-VI­CA”: Ten­go una cu­rio­si­dad...

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: Sin abu­sar.

LI­TE­RA­TA (a MAN­DRA­KE, EL MA­GO): Des­pués qui­sie­ra ha­blar con us­ted.

ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA: ¡Bue­no!...

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA (al HIP­PIE): ¿Vis­te?

SEN­CI­LLA: ¡Qué mo­der­no!

RU­BIA: ¿Uno so­lo?

HIP­PIE (a la HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA): Vi.

LA SIN PIER­NAS (a la RU­BIA): Sí.

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: Me voy a sen­tar.

JO­VEN “PA­TO-VI­CA”: Se­ñor...

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: To­tal...

JO­VEN “PA­TO-VI­CA”: Man­dra­ke...

PE­LI­RRO­JA: Lo fe­li­ci­to.

RU­BIA: Lo fe­li­ci­to. Yo tam­bién.

DI­PLO­MA­TI­CO (a la RU­BIA): ¿Y ese vie­ji­to?...

SEN­CI­LLA: ¡Qué amor!

RU­BIA: ¿Se­rá?...

GANGS­TER VO­LU­MI­NO­SO: ¡Y es el más fa­mo­so!

RA­BI­NO (al JE­SUI­TA): Es­tas co­sas...

JE­SUI­TA (a MAN­DRA­KE, EL MA­GO): Sin­ce­ra­men­te...

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL (a MAN­DRA­KE, EL MA­GO): Sí, yo com­par­to.

     El VIE­JI­TO co­mien­za a ca­mi­nar. Tro­pie­za con los pies de la PE­LI­RRO­JA. Mi­ra des­de cer­quí­si­mo el ros­tro de la PE­LI­RRO­JA. Mi­ra a otros, aun­que no en to­dos los ca­sos el ros­tro, siem­pre apro­xi­mán­do­se mu­cho. Los de­más, en si­len­cio, se ha­cen dis­cre­tos ges­tos, al­gu­nos son­ríen. El VIE­JI­TO ce­sa su ras­treo al en­con­trar un asien­to de­so­cu­pa­do. Se sien­ta. Pau­sa. To­dos mi­ran al VIE­JI­TO, quien con par­si­mo­nia bus­ca y re­bus­ca en sus bol­si­llos, has­ta ex­traer, por fin, un “nu­me­ri­to” co­mo el de los de­más. Se irá ador­me­cien­do.

 

XXIV

 

     ¿TO­DOS?, EX­CEP­TO EL VIE­JI­TO.

 

     Si­mul­tá­nea­men­te se ini­cian diá­lo­gos ya ocu­rri­dos a lo lar­go de la re­pre­sen­ta­ción. Al ca­bo de un lap­so al­gu­nas con­ver­sa­cio­nes se in­te­rrum­pen, otras con­ti­núan áfo­nas. (Só­lo pro­si­gue fó­ni­ca­men­te el diá­lo­go que su­pues­ta­men­te ini­cia­do en es­ta ins­tan­cia, con­for­ma el de la si­guien­te ins­tan­cia XXV.)

 

XXV

 

     HIP­PIE — HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA.

 

HIP­PIE: Lo ma­lo con vos es que me te­nés en­vi­dia.

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: Lo ma­lo con vos es que pien­ses eso.

 

Pau­sa.

 

HIP­PIE: Nun­ca re­co­no­cés mis mé­ri­tos. No po­dés so­por­tar la idea de ad­mi­tir­los.

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: En eso te equi­vo­cás. No po­dés so­por­tar la idea de que no me im­por­ten.

 

Pau­sa.

 

HIP­PIE: Ade­más, no po­dés de­jar de pro­yec­tar. La frí­gi­da sos vos.

HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA: No lo era cuan­do te co­no­cí. (Pau­sa.) Al me­nos po­de­mos ser ami­gos.

HIP­PIE: Des­de lue­go. En nin­gún mo­men­to he de­ja­do de ser ami­go tu­yo.

 

XXVI

 

     LI­TE­RA­TA — MAN­DRA­KE, EL MA­GO.

 

LI­TE­RA­TA: ¿Due­le?

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: ¿Si due­le?

LI­TE­RA­TA: Sí. De­be do­ler.

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: No es tan­to el do­lor, sino que san­gra.

LI­TE­RA­TA: Pe­ro im­pre­sio­na.

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: Des­de lue­go. Si uno es im­pre­sio­na­ble...

LI­TE­RA­TA: Yo pen­sé que...

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: Y en el mo­men­to due­le un po­co; pe­ro es un do­lor so­no­ro, por­que uno sien­te que le abren la ca­be­za.

LI­TE­RA­TA: ¿Y ellos se sal­pi­can?

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: Y, sí. Ima­gí­ne­se. Aho­ra, que, ci­ca­tri­za rá­pi­do.

LI­TE­RA­TA: A us­ted le que­dó muy bien.

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: Me que­dó lo me­jor que se pue­de. Y le ase­gu­ro que me era im­pres­cin­di­ble.

LI­TE­RA­TA: ¿Por su tra­ba­jo?

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: Y... las pre­sen­ta­cio­nes... Es una téc­ni­ca re­la­ti­va­men­te nue­va.

LI­TE­RA­TA: ¡Per­fec­to le que­dó!

MAN­DRA­KE, EL MA­GO: Me­jor si to­ma­ra sol.

LI­TE­RA­TA: ¿No to­ma?

 

XXVII

 

     SE­CRE­TA­RIO — AN­GEL — LOS DE­MAS.

 

     Sien­do las 15,30 ho­ras se oye un cam­pa­na­zo al tiem­po que en­tra el SE­CRE­TA­RIO acom­pa­ñan­do al AN­GEL —sin los an­teo­jos pues­tos—.

SE­CRE­TA­RIO: Di­cen que di­ga: “Lo lla­ma­re­mos por el nu­me­ri­to”, di­cen que di­ga.

AN­GEL: ¿To­da es­ta gen­te?

SE­CRE­TA­RIO: To­da. Dis­pen­se. (Di­ri­gién­do­se a los de­más.) “¿Es don­de es­tán y co­mo es­tán don­de real­men­te quie­ren es­tar co­mo es­tán?...”

     El SE­CRE­TA­RIO sa­le. El AN­GEL se en­ca­mi­na ha­cia los ni­ños abrien­do su ma­le­tín blan­co y sa­can­do de allí una gran sá­ba­na blan­ca con la que los cu­bre, al tiem­po que los de­más —ex­cep­to el VIE­JI­TO— aban­do­nan rá­pi­da­men­te sus lu­ga­res y ocu­pan otros. El HIP­PIE y la HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA cam­bian en­tre sí sus lu­ga­res. La SEN­CI­LLA se in­cor­po­ra y va ha­cia un asien­to de­so­cu­pa­do que la RU­BIA ocu­pa an­tes. Vuel­ve ha­cia el asien­to que aca­ba de de­jar, pe­ro la ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA lo ocu­pa an­tes. Que­da de pie. El AN­GEL se sien­ta y se co­lo­ca los an­teo­jos. Es ob­ser­va­do di­si­mu­la­da­men­te por los de­más. La ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA y la RU­BIA se in­cor­po­ran, ca­mi­nan ha­cia la puer­ta de la­te­ral iz­quier­do, sa­len. La SEN­CI­LLA se sien­ta en el si­tio de­ja­do por la RU­BIA.

 

XXVIII

 

     SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL — PE­LI­RRO­JA.

 

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL (a la PE­LI­RRO­JA, que se ha­ce la in­di­fe­ren­te): ¿Lo que a us­ted le mo­les­ta es el hu­ma­nis­mo de los hu­ma­nis­tas, ver­dad?... “¿El uni­for­me com­pli­ca mis in­ten­cio­nes?”, dí­ga­me­lo. No me sor­pren­de­ría, no es la pri­me­ra vez. “De­me una chan­ce, sea bue­na”, es­bo­zo. Con qué an­sias me lus­tra­ría es­tas pe­sa­das bo­tas... (Pau­sa.) “Asen­ta­do so­bre mi som­bra su pie des­po­seí­do.” Por ahí no va. “El amor es un pro­ble­ma de hor­mo­nas”: M. Bun­ge. No y no. To­do in­fruc­tuo­so. Hay al­go en mí que... Creí que an­tes, us­ted... ¿Re­cuer­da?... Por­que de pron­to, fue un se­gun­do... Mi­re, le ju­ro... Ya sé: no se de­be ju­rar. Pre­fe­ri­ría que no la­men­te el ha­ber­me co­no­ci­do. Ayer es­tu­ve acuar­te­la­do. (Pau­sa.) No y no. (De­ja de di­ri­gir­se a la PE­LI­RRO­JA.) No ten­go más. “No te des por ven­ci­do...” No ten­go más. No sé qué es lo que no sé, ni sé qué es lo que no en­tien­do. Des­ven­ci­ja­do. Des... cua­je­rin­ga­do. Que­jo­so. No y no. Y no y sin em­bar­go, sí. (Se di­ri­ge a la PE­LI­RRO­JA.) Yo le ce­de­ría la pa­red. La pro­te­ge­ría. A mi la­do es­ta­ría li­bre y res­guar­da­da. Na­da de pe­go­teo. Yo, no. Us­ted co­mo us­ted. (Pau­sa.) ¿Có­mo es aho­ra?... ¿Có­mo?... Aho­ra... ¡Sien­to por us­ted tan­ta pro­pen­sión! Pue­do... (La PE­LI­RRO­JA evi­den­cia in­te­rés por el SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL.) Dis­cul­pe. Es que es­tas ho­ras cer­ca su­yo... Com­par­tien­do. Mi­re, no lo to­me a mal... Su per­fu­me... ¡Qué bien ca­sa­dos su per­fu­me y us­ted!... ¿Tie­ne nom­bre?... Me gus­ta­ría sa­ber su nom­bre. Aun­que no me per­mi­ta nom­brar­la. En voz al­ta. Se­ño­ra o se­ño­ri­ta. Só­lo pa­ra mí.

PE­LI­RRO­JA: Gra­cie­la.

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL: Gra­cie­la.

PE­LI­RRO­JA: ¿Y us­ted?

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL: ¿Yo?... ¿¡Us­ted me pre­gun­ta!?

PE­LI­RRO­JA: ¿Có­mo se lla­ma? ¿Tie­ne nom­bre? ¿Có­mo se de­ja­ría lla­mar por mí?

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL: Gui­do.

 

XXIX

 

     AN­GEL — DI­PLO­MA­TI­CO — JE­SUI­TA — ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA — RU­BIA — LA SIN PIER­NAS — SEN­CI­LLA — HIP­PIE — HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA — JO­VEN “PA­TO-VI­CA”.

 

     El AN­GEL se in­cor­po­ra. Vuel­ve a sen­tar­se. Se es­tre­me­ce. El DI­PLO­MA­TI­CO to­se. El JE­SUI­TA se ma­sa­jea una pier­na. Por puer­ta de la­te­ral iz­quier­do en­tran la ADO­LES­CEN­TE VO­LUP­TUO­SA y la RU­BIA. Se sien­tan una al la­do de la otra. LA SIN PIER­NAS que­ma la ho­ja de un dia­rio con el ci­ga­rri­llo. La SEN­CI­LLA se co­me las uñas. El HIP­PIE y la HIP­PIE EM­BA­RA­ZA­DA mi­ran él ha­cia un la­do, ella ha­cia el otro. El DI­PLO­MA­TI­CO se sue­na la na­riz. El JO­VEN “PA­TO-VI­CA” se aprie­ta las sie­nes con las ma­nos.

 

XXX

 

     RA­BI­NO — JO­VEN “PA­TO-VI­CA”.

 

RA­BI­NO: Lle­va­ba una ca­pa raí­da y su­cia, de co­lor que al­gu­na vez fue blan­co. Y un som­bre­ro de ala an­cha, que, des­de lue­go, al­gu­na vez fue mo­da. Y era cor­tés en el tra­to, y cau­to, y has­ta de­li­ca­do, tan­to, co­mo aque­llos a los que al­gu­nas ve­ces se los re­co­no­cía ca­ba­lle­ros.

JO­VEN “PA­TO-VI­CA”: Creo que soy muy sus­cep­ti­ble.

RA­BI­NO: Sí, pe­ro se ve que ya no era de es­te mun­do; de es­te, que al­gu­na vez fue mun­do. Per­dí con él más que un her­ma­no. El me lo re­cor­dó. Só­lo su ros­tro. ¡Su ros­tro!... Que al­gu­na vez fue her­mo­so.

JO­VEN “PA­TO-VI­CA”: Es un ca­mi­no muy lar­go, muy lar­go... Ex­te­núa.

 

XXXI

 

     SE­CRE­TA­RIO — SE­CRE­TA­RIA 1 — SE­CRE­TA­RIA 2 — LOS DE­MAS.

 

     Se oye un cam­pa­na­zo al tiem­po que en­tran el SE­CRE­TA­RIO, la SE­CRE­TA­RIA 1 y la SE­CRE­TA­RIA 2. La SE­CRE­TA­RIA 1 trae un pin­cho de es­cri­to­rio. La SE­CRE­TA­RIA 2 to­ma por or­den de in­gre­so a la sa­la de es­pe­ra, ca­da uno de los “nu­me­ri­tos” y los cla­va en el pin­cho que sos­tie­ne la SE­CRE­TA­RIA 1. El SE­CRE­TA­RIO ob­ser­va los ce­ni­ce­ros, el re­vis­te­ro, etc. To­ma de las ma­nos de LA SIN PIER­NAS el dia­rio, y lo co­lo­ca en el re­vis­te­ro. To­ma de las ma­nos del JE­SUI­TA una re­vis­ta, y la co­lo­ca en el re­vis­te­ro. El AN­GEL se apro­xi­ma al SE­CRE­TA­RIO y le ha­bla al oí­do, ha­cien­do ges­tos de de­sa­gra­do. Los de­más, ex­cep­to el VIE­JI­TO que con­ti­núa dor­mi­do, se in­cor­po­ran y sa­len. En­tre los úl­ti­mos en ha­cer­lo, es­tán MAN­DRA­KE, EL MA­GO, LA SIN PIER­NAS, la PE­LI­RRO­JA, el SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL, y el AN­GEL, quien ca­mi­na sin de­jar de ha­blar­le al oí­do al SE­CRE­TA­RIO, im­per­tur­ba­ble, el que sa­le tam­bién.

SOL­DA­DO DE LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL (ha­cia los ni­ños de­ba­jo de la gran sá­ba­na): “¡Las co­mas tam­bién se can­tan!”: ¡Go­ye­ne­che!

     Las SE­CRE­TA­RIAS 1 y 2 apa­gan lu­ces y sa­len. Un haz de luz ilu­mi­na al VIE­JI­TO dor­mi­do y a los ni­ños mo­vién­do­se de­ba­jo de la gran sá­ba­na. Luz en re­sis­ten­cia que de­cre­ce. Te­lón.

 

Rolando Revagliatti revadans@yahoo.com.ar

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com