Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

Ojalá...!!

de Hugo Daniel Marcos

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta al final del texto su dirección electrónica.

 

Ojalá...!!

 

de Hugo Daniel Marcos

hugoteatro@hotmail.com

 

                          Personajes:

                                                   Farsante

                                                   Mujer

                                                   Viejo

                                                   Enfermo

                                                   Juan

 

                         Servidor de escena: La vida y la muerte

      

 

         (El farsante está en posición fetal en el escenario sin moverse. Del costado llega “La Vida” con túnica y caperuza blanca, trayendo una vela. Camina cansina hasta él. Deja la vela en el suelo y la enciende. El Farsante cobra vida, y el servidor de escena se va.)

 

Farsante:

         A partir de éste momento, y durante el transcurso de los próximos minutos, tendrán la oportunidad, de contar con mi grata presencia.

         Yo no soy precisamente, lo que se denomina un personaje convencional, justamente porque no lo soy. 

Mi fortuna es la de poder participar, y no participar. Ahora me ven amistosamente junto a ustedes, charlando y tomando algo. Pero de pronto abandonaré mi lugar para dar paso a otro. 

Yo no tengo nada que ver con los temas que aquí se tratarán. Soy tan sólo el interlocutor. Por eso, mi fortuna.

Áh, señores, ustedes no se imaginan cuántos de ustedes, darían lo que no tienen por estar en mi lugar. Como así tampoco, se les ocurre pensar, cuántos otros, de esos que transcurren por el mundo con sus pesadas cargas, desearían estar en vuestro lugar.

“Siempre es mas verde el pasto del vecino”, no? Por eso los invito. Y no se trata de una invitación formal. En una invitación a un juego. El juego que todos juegan: El juego de la vida! Un juego casi trágico, en donde cada uno apuesta lo que puede, lo que tiene, lo que le queda, lo que necesita, lo que desea, lo que ama...! Un juego en donde muchos, sin saberlo, apuestan la vida, y porqué no, mucho más que la vida.

Áunque les cueste creerlo, hay cierta gente, que juega éste juego trágico, sin tener conocimiento de las reglas. El resultado es: juega mal? Pierde! Aún cuando lo que haya apostado, sin saberlo, es mucho más de lo que tiene. Pero “Las deudas son sagradas, y tarde o temprano hay que pagarlas”

Los personajes que veran a continuación, no son nada excepcional. Gente comun y corriente, de esa que podemos encontrar en todo momento por la calle, en una esquina, en nuestra misma casa... o tal vez en un espejo.

Con deseos, costumbres, ansiedades, ambiciones, pero con un mismo objetivo. Algo bastante cruel y casi metafísico que damos en llamar: Felicidad.

Por momentos esto sera un recinto, un parque, una casa, un ambiente distinto para cada historia. Una historia distinta para cada precio. Un precio distinto para equivocación.

Y qué tal si comenzamos a jugar? Estan listos? Sólo tienen que dejar vustra imaginación... y estoy seguro que vuestras imaginaciones, están ya volando muy alto.

No se fijen en lo que se vé, sino en lo que está. No tomen en cuenta la apariencia, porque nada miente tanto a los ojos, como la sensación que proviene de nosotros mismos. Y no se olviden que, de una u otra forma, somos culpables. O al menos, culpables de inocencia. (Entra “La vida”, envuelve al farsante con su capa durante algunos segundos, y al irse, ya está La Mujer en escena)

                                                             

Mujer:

No si se me quería... Pienso que si. Por lo menos, siempre me traía flores, me llevaba al cine, a tomar algo... Se podría decir que cambió un poco después de casados... Me acuerdo que cuando éramos novios y pasaba una chica linda al lado suyo, ni la miraba. El decía que tenía ojos solo para mi, que yo era su “trofeo”. Claro, después me enteré que muchos en el barrio querían salir conmigo, y yo, con el único que acepté fué con él.  Eh?  No... en ese entonces no tomaba.  Todo empezó después.  Pero fué por culpa de la gente.  En el trabajo, y los amigos con los que jugaba a las cartas, le hacían bromas. Bromas de mal gusto.  Porque yo era muy linda, y como él trabajaba todo el día, yo estaba mucho tiempo sola en casa...

         Yo nunca le dí importancia a las cosas que dice la gente.  Si usted supiera las cosas que dicen de la mujer del cuarto piso...! Todos los días hablan de ella! El otro día la del tercero decía, “Pobre mujer,. Se quiere hacer la jovencita y tiene mas años que la esperanza!”. La del cuarto le contestó "Si sera vieja, que conoció al Mar Muerto cuando todavía estaba enfermo" La otra le dijo "El documento no se lo hicieron de plástico. Lo tiene tallado en piedra!" Y nunca falta la petisa de kiosco que siempre dice lo mismo:"Yo pensaba que usaba medias caladas, pero no. Son várices!"

         Todos sabemos que a la gente le gusta hablar. Hablan por hablar. Porque es mas fácil ver la paja en el ojo ajeno, no? 

Yo creo que en esa época, el empezó a cambiar. 

         Una vez me confesó que pensaba que yo lo engañaba. Yo me reí, porque me pareció tan estúpido... Después me dí cuenta que no me tendría que haber reído. 

         Desde ese entonces estaba mas enojado. Muy agresivo. Siempre me contestaba mal.  Hasta que un día, casi por nada... solamente porque me crucé delante del televisor mientras él miraba un partido no se de qué, se enojó y me empujó.  Yo no lo podía creer. Le dije “Que sea la última vez que me hacés algo así”  Y me le planté otra vez delante del televisor para que me escuche.   Del sopapo fui a parar contra la puerta de calle.  Ese fué el primer día.  Nunca me pidió perdón por eso. Es mas, parecía como que yo tenía que pedirle disculpas. 

         Ya no era el mismo de antes. Todos los días llegaba malhumorado, y mas vale que no le dijese nada, porque se ponía como un loco!

         Ese día,  yo estaba hablando por teléfono cuando él llegó de trabajar.  Me preguntó con quién hablaba, pero como estabamos peleados de la noche anterior, ni le contesté. Me dí vuelta y seguí hablando.  Pensé que me mataba. No podía parar de pegarme.  Sabe cuántas veces tuve que ir al trabajo con lentes oscuros para que no se vean los moretones?  Yo ya casi estaba decidida a dejarlo. Pero tengo tres hijos.  No era fácil. Que podía hacer yo sola con ellos? Sabe cuánta gente me decía: “Dejálo! Andate! Mandálo a la mierda!” Perdón por la palabra, pero decían eso. Claro, ellos no tenían que mantener a los hijos, cuidarlos cuando son tan chicos...Y traté de soportar...

         Si. Ya se que fué peor. Pero yo no quise!  Juro que yo no quise hacerle nada! Él empezó a pegarme delante de los chicos. Estaba enfurecido! Y yo no lo podía parar! Alcancé a agarrar un destornillador y lo amenacé... y fué peor todavía. Se me tiró encima para ahorcarme y yo... no tuve mas remedio que... No lo podía parar! Me estaba ahorcando y los chicos llorando a los gritos tratando de sacármelo de encima! Recién me dí cuenta, cuando ví la sangre, y él ya no hacía fuerza.  Fué horrible.  Juro que no quise hacerlo!!

          Lo único que le pido, señor Juez, es que cuiden a mis hijitos... y que me dejen verlos de vez en cuando.  No quiero que se olviden de su madre!! Puede ser, señor Juez??! Prométame que me van a dejar verlos!!! Prométamelo!!!!!

          (Entra “La Vida”, nuevamente lo cubre con su capa, y al irse ya esta “el viejo” en escena)

 

Viejo:

Aca estoy.  Viste que te vine a ver? No. Que me voy a olvidar de vos. Lo que pasa es que estuve muy ocupado yendo a lo de Carlitos. Y en casa... Buéh,  en casa ya no es lo mismo.   Vos sabés como es la vida de un viejo.  Donde estás, estorbás.  Molestamos en todos lados.  Si tienen que lavar el piso, dicen “sacá al viejo a la puerta que tenemos que baldear”.  Si  empieza a gotear “entrá al viejo que llueve” Y yo voy con la sillita de acá para allá.

         Qué va a ser. El Carlitos, pobrecito, era un santo. Trabajador, cariñoso… y cómo te quería! La Mónica tiene sus cosas, pero es buena... y la Norma... la Norma... La Norma es loca. Totalmente loca! La semana pasada me llevaron con ellos a una pileta, y se enojó porque hice pis en la pileta. Yo escuché al Carlitos cuando dijo que todo el mundo hacía pis en la pileta.  Lo que yo no sabía es que no se podia del trampolín.  Cómo gritaba la loca!! Y el marido le decía “Dejálo... son cosas de viejo” “De viejo” cuando esta cerca mío. Porque si yo no estoy, me dice “el viejo de mierda”. 

         Yo les quise demostrar que todavía no estoy tan viejo.  Sabés que hice? Me fuí al médico para ver si todavía podía tener hijos.  Solamente para saber. Yo escuché que el Chaplin tuvo un hijo a los setenta. Por ahí a los ochenta yo todavía podía.  El médico me dió un frasquito, y me dijo “Le vamos a hacer un espermograma. Entre en ese cuartito, haga lo que tiene que hacer y después haremos los análisis”  Yo entré... pasaron quince minutos, media hora... hora y media... hasta que la enfermera entró asustada, y me dijo ”Que le pasó?”  y yo le dije.. mire, estuve intentando media hora con la mano izquierda,  y casi una hora con la mano derecha, pero no hubo caso... No pude abrir el frasquito!

          E.. ya estoy viejo, Anyulina... Te acordás esa semana, que te acostaste en la cama, me agarraste la manito, nos miramos y así al ratito nos quedamos dormidos.  Al otro día otra vez, nos acostamos,  me agarraste la mano, nos miramos otra vez, y con una sonrisita nos quedamos dormidos de vuelta... y al otro día yo te quise agarrar la mano y me dijiste “No, hoy no, viejo, que me duele la cabeza!”

         Un día estaba en la playa, y había como un pozo de arena adentro del agua. Una chica de veinte años  venía corriendo y se ve que se cayó adentro del pozo y el agua la tapó. Yo la estaba mirando, y pareció que se empezaba a ahogar.  Me metí en el agua y la saqué como pude. Era cerca de la orillita. Pero la chica estaba asustada, y me dijo “Gracias... no tengo con qué pagarle lo que hizo por mi” Y yo le contesté, vos tenés con qué pagar, soy yo el que no tiene con qué cobrar!!

          No hay caso. Estoy viejo. Te acordás ese día que vino el Pablito? Cuatro años tenía el mocoso! Y me dijo “abuelo... sabés que hice? Puse el pitito en la balanza para ver cuánto pesaba...  Veinte gramos! El tuyo cuánto pesa?”  Y yo le contesté, “debe pesar mucho, porque entre tu abuela y yo no lo podemos levantar!”

         Sabés que pasa Anyulina? Cuando uno es viejo, molesta.  Por ahora tuve suerte que no me mandaron al geriátrico, viste... pero vaya a saber... 

         Te acordás cuando éramos jóvenes? Que lindo que era todo. Porque cuando éramos jóvenes, ni pensábamos en la muerte. Le teníamos  miedo, viste?. En cambio ahora... desde que pasó todo ésto... No puedo dormir de noche... No tengo paz. Me arrepiento de tantas cosas... Si yo sé que tenía que trabajar. Pero casi no vi crecer a los chicos. Cuando me dí cuenta ya eran grandes. Y no es que esté viejo. Estoy cansado. Cansado de tanto vivir. No me duele solamente el cuerpo. Me duele mucho el alma.   

Es que ese día, él se fue, y yo no me pude despedir. No me dejaron. Porque yo era viejo y molestaba. Decían “No es nada, solo un desmayo” Pero yo igual quería verlo... y no me dejaron... No le pude decir ni siquiera “hasta pronto”.

Parece mentira...  Cuando uno pierde a los padres, le dicen huérfano. Cuando se le muere la mujer, lo llaman viudo. Pero cuando uno pierde un hijo... eso no tiene nombre, viste?

Porque no es lógico. No es natural. Los padres se tienen que ir primero. No los hijos. Ahora yo sé que está con vos. Y vos lo vas a cuidar mejor que nadie. Por algo sos la madre, no? Los padres no servimos para muchas de esas cosas. Solamente para trabajar... y llorar. Pero ya no voy a llorar mas. (Comienza a lagrimear) Por mas que tenga este agujero en el alma que no se va a cerrar nunca, te prometo que ya no voy a llorar mas. (Se larga a llorar) No voy a llorar mas!

          (Entra nuevamente “La Vida”, envuelve al viejo con su capa, y al irse ya está “el enfermo”)

 

Enfermo:

Yo siempre me pregunto... porqué me tiene lástima la gente? Porque me ven distinto? Porque no puedo hacer lo que hacen ellos? Y que clase de lástima es la que sienten?  Es una lástima rara. Cuando me ven por la calle, la mayoría no soporta ni siquiera verme. No se animan a mirarme a los ojos. Es como si sintieran culpa. Y se compadecen de mí.

 Pero si les digo que quiero trabajar, por dentro se ríen de pena. Se dicen a si mismos, “y éste qué puede hacer?” Me tienen lástima porque para casi todo necesito ayuda. Y digo yo... Quién no la necesita?  Me tienen lastima porque no puedo hacer nada solo. Sin embargo hay gente muy importante, que puede hacer mucho, y no hace nada. 

Claro. Ellos sólo ven mi cuerpo. Ni se les ocurre pensar que es sólo el cuerpo el que no me responde. Mi mente trabaja  bien. Demasiado para mi gusto. A veces me gustaría no darme cuenta de las cosas. Y yo ya estoy cansado.  Estoy encerrado en este cuerpo, y no me dejan salir. Porqué? Qué les hice??

 Si  lo único que quiero es un poco de amor. Si, mi mamá me quiere mucho, pero yo necesito otro tipo de amor. Yo siempre sueño que algun día... voy a poder tocar el pecho de una mujer... debe ser tan lindo...!

           (Entra “La Vida”, tapa con su capa al enfermo durante unos segundos, y al retirarse ya está en escena “Juan”)                                  

 

Juan: 

(Espera. Se sienta. Mira el reloj y el teléfono. Va hasta él y escucha en el auricular. Luego llama) Hola. Si soy yo, Juan. No, estaba probando el teléfono, porque estoy esperando un llamado. Después hablamos. Chau.

 (Vuelve a esperar. Mira el teléfono otra vez )  No hay problema... querés hacerte desear? No me importa. (Mientras busca en alacenas y armarios)Yo me tomo algo para matar el tiempo. Total tiempo es lo que sobra, no? El médico me lo dijo. “Tómese su tiempo, No sea ansioso. Usted ya no es un pibe y el corazón necesita cuidado”  Qué saben los médicos! Como se ve que no es él, el que que te espera. Está bien... vamos a tomarlo con calma. Primero porque tenemos tiempo, segundo porque el médico lo dijo, y tercero, porque no hay una mierda para tomar. 

Total... sos vos la que va a venir al pié! Quién te ha visto y quien te vé!  (Imitandola) “Ya no podemos estar juntos. Lo nuestro es un fracaso” Y?? Que me decís ahora?? Pensaste que con ese infelíz ibas a estar mejor?? Si, ya sé: Tiene plata! Pero a quién le importa la plata si no es capaz de hacerte felíz? Vos creíste que todo iba a ser mejor porque claro,  escoba nueva, barre bien! Y sin embargo, viste? Vos solita me dijiste “Tengo que hablar con vos”.

Claro. Te diste cuenta. Un poco tarde, pero te diste cuenta. Al fin y al cabo, lo mío no fue tan grave. Una aventura nomás. Y vos te lo tomaste como si fuese el fin del mundo.

Acaso pensas que los demás maridos no son infieles? Te equivocás. Todo el mundo es infiel. Aunque sea con el pensamiento, pero son infieles! Lo mío fue una cosa sin importancia. Una tontería. Por esa dignidad de hombre, viste?  La mina se regaló, y yo no podía pasar por tarado. Tuve que ir al frente. Que iban a decir los muchachos?! Pero qué flor de mina! Tenía unas... y un... bah, tenía de todo. Algunas cosas le sobraban! Demasiada carne para dos huevos solos! Para mi no significó nada en absoluto.

 Pero parece que ahora entendiste. Por eso querés volver.

Porque vos solita me dijiste “tengo que hablar con vos” Y para que otra cosa vas a querer hablar conmigo, si no es para volver? Porque plata no me podés sacar. Lo sabés! Entonces? Ese “tengo que hablar con vos” significa “quiero volver con vos” o mejor dicho “me aceptás de nuevo?” O tal vez “perdoname. Me equivoqué”!

Y si no te perdono, qué? Lo tendrías que haber pensado antes de dejarme. Porque vos no me perdonaste enseguida. Paso un año. Un año entero te estuve esperando. Un eterno año esperando aunque mas no sea, que me dirijas la palabra, para poder explicarte, para poder decirte, que no fué nada. Una estupidez. Que yo te quería solo a vos! Qué? Yo no me podía equivocar?? Mirá como son las cosas! Ahora soy yo el que tiene el toro por las astas! Puedo mandarte a la mierda si quiero! O acaso vos no hiciste lo mismo? Y no te importó un bledo de mi! No te importó si yo anduve tirado como un trapo de piso, que no servía para nada, y todo porqué?

 Uy, si me vieran los muchachos del barrio! Juancito, muerto por una mujer! El rey de los machos, sufriendo porque la mujer lo dejó! Pero ves? Las cosas se dieron vuelta! Ahora sos vos la que va a llegar arrastrándose para pedir perdón! Para suplicar!! Porque las cosas no te fueron como vos pensaste, no? Y por fin te diste cuenta que era lo que tenías al lado. Y yo, no se... lo voy a pensar. Porque estoy muy ocupado. No tengo tiempo para pensar en vos. Estoy ensayando para... para... grabar mi primer disco! Que lindo que suena, no? Mi primer disco! Que lindo sería si realmente pudiera! Mi gran sueño!!

Y eso que vos siempre me decías, “porque no hacés un curso de plomería, que te va a ser mas útil?” Curso de plomería?? Con ésta voz??  (Canta) “Mi, Buenos Aires querido, cuando yo te vuelva a ver”  Pero por favor. Mirá, si yo tuviera los contactos que tiene el Chino Certani! Ves? Esa no la voy a entender nunca! El Chino es vizco, pelado, canta como el orto, y ya grabó tres discos!  Ah Chino! Pero no te vayas a creer que vos grabás por tus condiciones artísticas, eh? No! Vos grabás porque tenés contactos! Y éste es el mundo de los contactos! O de la plata!! Porque si tenés plata, te tratan como a un señorito! Y si no mirá a Carlitos Días! Te acordas del menor de los Días? Estaban Cacho, Samuel, y Carlitos Días.. que era el mas amanerado... Le decíamos “Iom rishon” porque era el mas puto de los días! Bueno, ves? El tipo hizo plata, y ahora es un gentleman!

Plata, plata plata... siempre la misma mierda de la plata! Quién habra sido el tarado que inventó la plata?! No tenía nada mejor en que pensar que se le ocurrió inventar la plata?? No había lugares para tomar algo en esa época, no había minas...(pausita. Imita a una gitana) “Vas a ser afortunado, te casarás joven y tendrás mucha plata en la mano”  Mucha plata en la mano... a menos que me pongan de cajero en un banco...!

 Pero bueno, che! Todavía soy joven! Si recién cumplí los cuarenta!! (Trans) Mierda! Ya cuarenta!! Si parece que fué ayer cuando la conocí a Estela! Que ojos que tenía! Que cuerpo! Y claro, yo era el único tarado que no bailaba, así que me mandé! Y empezamos a bailar apretaditos... La agarré de la cintura... y tenía esa respiración tan sensual en mi cuello... Yo qué sabía que era asmática! Pero no me importaba. Era la mujer mas linda que había visto en mi vida.. Pero bueno! Lo pasado pisado y no se hable más del asunto. Ahora es ella la que tiene que venir!

Ella es la que quiso que nos encontremos de nuevo “para charlar”. Así que ahora para esperar el momento, nos tomamos algo... (busca) Si no hay nada,  nos fumamos un cigarrillo... (Se palpa) Si no tenemos porque el médico lo prohibió,  vamos y los compramos! (Se vuelve a revisar) Y si no tenemos un mango nos quedamos con unas sabrosas ganas de fumar! Pero que vida de mierda!!!

No, si el día que lleva mierda yo voy a estar disfrazado de inodoro! Ves? En ese sentido tiene razón Estela. Siempre ando con la mierda en la boca! De cada tres palabras que digo, una es “mierda”! No puede ser, Juan! Tenés que cambiar! No podés andar hablando como la... mierda! Y que querés?? Es una palabra que pega con todo! Podés decir cualquier cosa... “Qué mierda dijo? –No se, no escuché una mierda!- Tenés razón, qué mierda te importa- Ma si, que se vaya a la mierda!” O como cuando Cacho apareció con el coche nuevo y todo el mundo lo miraba y decía”Mierrrrdaaa!!! No! Igual Juan! Tenés que cambiar. Le tenés que demostrar a Estela que sos un hombre de mundo... Imaginate que un día te inviten a un programa de televisión... “Hoy está con nosotros un representante de la clase trabajadora... Qué tal, Juan, cómo estás? –Como la mierda!!- 

(Pausa. Mira el celular) Nunca fuiste muy puntual. Eso me enfermaba. Ya me había acostumbrado, viste. Pero hoy lo odio! Me dijiste te llamo “en punto” y ya pasaron cinco minutos! Es mas, sabés lo que me gustaría hacer para que escarmientes de una vez? Tardás un minuto más en llamar, y no te contesto. No llamaste puntual? Bueno, jodéte! Llamá otro día! Bueno, que sean dos minutos. Mejor cinco minutos mas y... No. Espero media hora y...  (Se desarma) No te imaginás como me encantaría hacerte eso!

(Lagrimea) Pero no puedo! Te necesito tanto!! Vos sos todo para mí! No sabía que te quería tanto hasta que te fuiste!! Uno no se da cuenta de lo que tiene hasta que lo pierde, viste??

 Pero ahora vas a volver... y sabés qué??! No me importa nada lo que hiciste con ese tipo! Yo te voy a pedir perdón cada mañana si es necesario! Ahora vas a estar conmigo... para siempre!

(Suena el celular casi seis veces. El goza hasta que finalmente atiende) Hola...? (Se extrana) Quién? Si, soy yo... lo que pasa es que estoy esperando un llamado... Cómo?? Quién habla?? Ah, si, me acuerdo... trabajás con ella, no? Qué..?? Qué pasó??? No, no puede ser..! Pero si ella me iba a llamar...??!  Cuándo..?? En el coche de ella??  Cómo está?? (Comienza a llorar) No!! No puede ser!!!  Ella me iba a llamar para volver ...?? Yo la estoy esperando!! No puede hacerme ésto!! No puede ser!!!! Estelaaaa!!!!!! (Se queda estupefacto, tira el teléfono, suena música de fondo en aumento. Siente malestar en el corazón y al compás de la musica va cayendo con un ataque al corazón. Por el costado aparece “La Muerte” con capa y caperuza negra. Llega hasta él y apaga la vela. Juan cae muerto. “La Muerte” lo cubre con su capa, y cuando se retira, aparece otra vez el Farsante)

 

 

Farsante:

Tal vez cada uno de ustedes, acepte este final a su manera.  A lo mejor no se pongan de acuerdo a la salida y lo discutan. Pero de lo que si estoy seguro, es que todos lo rechazarán en un aspecto.  Es demasiado duro para ser agradable.  Tal como la muerte. 

Y sin embargo, aun cuando velemos nuestros ojos con rosados paisajes, la muerte existe, y es inevitable.  Ya lo sabemos.  Ahora hemos perdido la inocencia. Por cada error que cometemos, pagamos un precio. Lo que no sabemos, es como ni cuanto deberemos pagar.

También sé que a muchos de ustedes les hubiese gustado que las cosas ocurrieran de otra manera... Por ejemplo... Por ejemplo asi: (Se transforma en Juan)

Juan:

        (Atiende el telefono) Hola? Estela? Si mi amor, soy yo.

    Venís para aca? Querés volver conmigo? Por supuesto que

     quiero... Voy a abrir un champán para festejar, querés?

     (Vuelve al personaje de “El Farsante” y se ríe)

 

Farsante:

          Les gusta mas así??

     Sin embargo, eso sólo depende de nosotros.   

      Ojalá llegue el día en que las mujeres no sean mas golpeadas ni maltratadas.

      Ojalá llegue el día en que los ancianos no sean más un estorbo.

      Ojalá llegue el día en que los enfermos no sean apartados de la sociedad.                                                                        

      Ojalá llegue el día en que los hombres no sufran atormentados por sus propios fantasmas.                                                     

      Ojalá llegue el día en que no tengamos que esperar la muerte para disfrutar de la Paz

      Ojala llegue el dia..!!

      Ojalá!!!                                                               

      Ojalá!!!!!!!!!!!!!

 

 

 

A P A G O N

 

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com