Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

PLAY

de Jorge Moreno

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta al final del texto su dirección electrónica.

 

PLAY

 

De Jorge Moreno

 

jmpieiga@hotmail.com 

 

 ACTO ÚNICO

 

 

El escenario está oscuro. Aún no refulgen los títulos de crédito. No son necesarios en la realidad inventada que promueve el Teatro.

 

 

 V. C.-Play.

 

 

(Luces. MARTA mira al frente. Enarbola un mando a distancia. Tras ella, V. C. Al fondo, una proyección cobra movimiento. Transcurren varios minutos -los personajes no se ven condicionados por el ansia de un hipotético auditorio.)

 

 Pause.

  

(La proyección se detiene en el instante requerido. Las acotaciones se detienen en este preciso instante.)

 

 

¿Lo ves? ¿Ves lo que te decía?

 

MARTA.-...Esa mirada.

 

V. C.-LA mirada. No hay Oscar que amortice sus ojos.

 

MARTA.-¿Quién es ella?

 

V. C.-Ella. No hay otra. Es ella.

 

MARTA.-Pero... ¿quién es?

 

V. C.-Alguien tan generoso como para renunciar a ser.

 

MARTA.-No es una actriz.

 

V. C.-No es.

MARTA.-No es una película.

 

V. C.-Pero es cine. Un fotograma. Eso es lo que es quien ya no es.

 

MARTA.-¿Ella?

 

V. C.-Y todos los que –al igual que ella- han sido.

 

MARTA.-...Y ya no son.

 

V. C.-Pero son imágenes inmortales. Son cine.

 

MARTA.-¿Por qué sus ojos?

 

V. C.-Pregúntale a la cámara.

 

MARTA.-¿Por qué tanto misterio?

 

V. C.-Pregúntale a la incertidumbre.

 

MARTA.-¿Cuándo lo filmaste?

 

V. C.-Después.

 

MARTA.-¿Después... de qué?

 

V. C.-Después de conspirar contra mí mismo. D. de c. c. m. m. Después de jurarme que no volvería. Después de volver.

 

MARTA.-...Ya.

 

V. C.-...Yo.

 

MARTA.-Quienquiera que sea... es afortunada.

 

V. C.-Es afortunada no siendo.

 

MARTA.-Ya me entiendes.

 

V. C.-Yo te entiendo.

 

MARTA.-No lo sientes.

 

V.C.-No. Lo siento.

 

MARTA.-Fiel a tu estilo.

 

V. C.-Fiel a mi carencia de estilo.

 

MARTA.-La crítica dice otra cosa...

 

V. C.-...Respecto al cine. La vida, en cambio... es el peor rodaje en el que me he visto envuelto.

 

MARTA.-No sientes lo que dices.

 

V. C.-...Como la crítica.

 

MARTA.-No sientes lo que dices.

 

V. C.-Siento sentirlo.

 

MARTA.-No lo sientes.

 

V. C.-Mi existencia es un rodaje aplazado. Los críticos lo saben, pero... añoran al autor maldito y olvidan a la maldita persona.

 

MARTA.-Desean que vuelvas.

 

V. C.-Juré no volver.

 

MARTA.-Volviste.

 

V. C.-Nadie lo advirtió. Sólo tú.

 

MARTA.-Y esa chica de la que no confesarás el nombre.

 

V. C.-Pongámosle uno.

 

MARTA.-Oh, vamos.

 

V. C.-Vamos.

 

MARTA.-Oh.

 

V. C.-Será divertido.

MARTA.-¿Qué será, será?

 

V. C.-Esa chica, al desaparecer, se ha transformado en la protagonista de una película inexistente. En un personaje. Un personaje que, al aparecer, reclama su nombre. Otorguémoselo.

 

MARTA.-Escucha, Víctor...

 

V. C.-Shhhh. V. C. No confundir con W. C., ¿recuerdas? Uve de Víctor. Ce de Carranza. Uve doble de water. Ce de closet. Huy: se confunden. Anglicismo cochino. La misma mierda. La hemos cagado.

 

MARTA.-Víctor...

 

V. C.-Víctor falleció tras su primer largometraje, habiendo recibido los Paganos Sacramentos y la Bendición Hollywoodiense.

 

MARTA.-Abandona este juego.

 

V. C.-Aún no se han repartido las cartas. Aún no hemos escogido el color de nuestra ficha. La joven de la pantalla sigue sin nombre.

 

MARTA.-No pienso jugar.

 

V. C.-Tampoco yo pienso. Limitémonos al juego. Todavía mejor: no nos limitemos.

 

MARTA.-No voy a caer en la trampa.

 

V. C.-Tienes que caer. Eres el cebo.

 

MARTA.-Por Dios.

 

V. C.-Por favor.

 

MARTA.-Un niño.

 

V. C.-¿Hum?

 

MARTA.-Eres un niño.

 

V. C.-Un niño que quiere jugar. Un niño que quiere que su niña quiera querer jugar.

MARTA.-Tu niña no es tu niña. Ni siquiera es niña.

 

V. C.-Lo es para su niño.

 

MARTA.-Tampoco es. Como la chica de los ojos. Como la niña de tus ojos. No es.

 

V. C.-Eres. Tienes nombre. Han puesto título al resto de tus días.

 

MARTA.-¿Sigues jugando?

 

V. C.-Sigo planteándomelo.

 

MARTA.-...Un niño caprichoso...

 

V. C.-Hijo único. Padres atareados. Hijo casual. Paquete bomba en el útero de mami. Soledad. El espejo de mi habitación blanca. Blanco vacío. Amistades en blanco. Sin amigos. Sin trabas. ... Sin límites. La imaginación y la necesidad fomentaron mis caprichos. Caprichos que mi propio reflejo consentía. No había más. Único juego de hijo único: pensar... luego existir. Llegar a la conclusión de que sólo sabía que no sabía nada. Nada. Como ella. Como la chica de los ojos y el misterio. Como la vida tras el fotograma. Nada.

 

MARTA.-...Un niño triste...

 

V. C.-La puta infancia. El hijoputa de Freud.

 

MARTA.-...

 

V. C.-...

 

MARTA.-Cecilia.

 

V. C.-¿Eh?

 

MARTA.-Esa chica. La de los ojos. Se llama Cecilia.

 

V. C.-¿Cecilia? ...No jodas.

 

MARTA.-¿No te gusta?

 

V. C.-Me horroriza.

MARTA.-Se llama Cecilia.

 

V. C.-Un huevo.

 

MARTA.-...Un nombre musical

 

V. C.-...Un nombre cacofónico. Ce-ci. Ce-ce. Ci-ci.

 

MARTA.-Cecilia Roth... Cecil B. De Mille...

 

V. C.-SeSil B. De Mille.

 

MARTA.-Sí, sí...

 

V. C.-Se, Sil...

 

MARTA.-¿He dado en el clavo?

 

V. C.-Un huevo.

 

MARTA.-He dado en el clavo.

 

V. C.-No es Cecilia.

 

MARTA.-¿Ah, no?

 

V. C.-Cecilia se marchó antes de rodar esos ojos.

 

MARTA.-¿Se marchó?

 

V. C.-Se marchaba poco a poco desde tiempo atrás. Se despedía lentamente. Jornada a jornada. Plano a plano. No supe verlo.

 

MARTA.-No supiste discernir.

 

V. C.-La textura del celuloide y la de la atmósfera terráquea son similares. Al menos... a mí me confunden.

 

MARTA.-De modo que fue ella quien se fue.

 

V. C.-Fue quien se fue. Fue hace mucho. Fue. Es. Es pasado. Pasado. Presente. Antónimos. Discusión ininteligible.

 

MARTAS.-Obvias el tema.

 

V. C.-Sagaz.

 

MARTA.-La obvias.

 

V. C.-Muy sagaz.

 

MARTA.-Ja, ja.

 

V. C.-Ajá.

 

MARTA.-¿La llegaste a transformar en cine?

 

V. C.-Pertinaz.

 

MARTA.-Di.

 

V. C.-Muy pertinaz.

 

MARTA.-Di.

 

V. C.-Casi no dio tiempo...

 

MARTA.-¿Aunque...?

 

V. C.-...Tiempo atrás.

 

MARTA.-¿Aunque...?

 

V. C.-Algo hay filmado.

 

MARTA.-¿Dónde?

 

V. C.-A medio camino entre La reina de África y El sueño eterno.

 

MARTA.-¿Perdona...?

 

V. C.-Imágenes insertas en un ciclo-homenaje a Bogart. Soy un blasfemo, lo sé.

 

MARTA.-Un pecador.

 

V. C.-Un pescador. De instantes. De pausas.

 

MARTA.-Un pecador. Y el video es tu penitencia.

 

V. C.-Y el Séptimo Arte... mi tercer ojo. Mi sexto sentido. Mi quintaesencia -encia, encia-. La octava maravilla.

 

MARTA.-...Los números.

 

V. C.-Podríamos continuar hablando de ...El octavo pasajero, El quinto mandamiento y Los diez ídem, Los siete magníficos y Los siete samuráis, Los cuatro jinetes del Apocalipsis y Los cuatro fantásticos –que vienen a ser lo mismo-, Treinta y nueve escalones de Hitchcock, ...cuatrocientos golpes de Truffaut...

 

MARTA.-Mil posibilidades.

 

V. C.-Dos mil una –una odisea del espacio-; multiplicadas por Cincuenta y cinco días en Pekín, sí.

 

MARTA.-Matemáticas artísticas.

 

V. C.-Retorno a las letras. Retorno a la mujer que no es Cecilia.

 

MARTA.-¿Y Cecilia?

 

V. C.-En un video casero. Te lo he dicho.

 

MARTA.-La grabación será de buena calidad...

 

V. C.-Un tanto granulada. ¿Qué nombre –al margen del innombrable- le pondrías a ese rostro, a ese aborto fílmico –tan hermoso, tan horriblemente escondido?

 

MARTA.-Tú primero.

 

V. C.-Soy muy malo con los títulos. Fíjate que a Psicosis la hubiera llamado Bloody shower o Norman´s mother.

 

MARTA.-Te subestimas.

 

V. C.-Influencias del pop, el rock y un padre snob.

 

MARTA.-El padre. Lógico.

 

V. C.-El hijoputa de Freud.

 

MARTA.-Mmmmmmm...

 

V. C.-Mmmmmmm...

 

MARTA.-Qué nombre... Qué nombre... ¿Es importante?

 

V. C.-Vital.

 

MARTA.-Ooooooooooo...

 

V. C.-Para pasar el rato. Para dar paso al trailer. Al avance de los últimos estrenos.

 

MARTA.-¿Hay últimos estrenos?

 

V. C.-Desde que los Lumière inventaron la trascendencia, cada estreno es el último. La salida de los obreros de la fábrica, a golpe de manivela, se convirtió en el primer último estreno. Próximamente. En los mejores cines. En el peor videoclub.

 

MARTA.-Directo.

 

V. C.-O diferido.

 

MARTA.-¿Habrá un último estreno de Víctor Carranza?

 

V. C.-De V. C., recuerda. Soy un cobarde agazapado tras unas siglas inoportunas. Escatológicas.

 

MARTA.-Agh. Caca.

 

V. C.-Culo. Pedo. Pis.

 

MARTA.-No me has contestado, V. C.

 

V. C.-Me hago el tonto, Marta. Me lo hago con tanta tonta convicción, que termino por encarnar a un tonto tan tonto que se hace el intelectual.

 

MARTA.-No me has contestado, tonto.

V. C.-Refresca mi intelecto.

 

MARTA.-¿Habrá estreno?

 

V. C.-Depende.

 

MARTA.-¿De qué?

 

V. C.-De que haya seguridad.

 

MARTA.-¿DE QUÉ?

 

V. C.-De que no tiemble el pulso.

 

MARTA.-Jesús.

 

V. C.-A Él y al doctor Parkinson me encomiendo.

 

MARTA.-JESÚS.

 

V. C.-Atchisssssssssss. Por ir a la contra, boba.

 

MARTA.-...Un conductor suicida.

 

V. C.-VrOOoooOOOooom.

 

MARTA.-...Un kamikaze.

 

V. C.-Banzai!

 

MARTA.-Atrévete. Eres el Mesías...

 

V. C.-El Anticristo.

 

MARTA.-...El hijo pródigo del cine patrio...

 

V. C.-El hijo de puta. Tan hijoputa como Freud. ¿Te he hablado de ése?

 

MARTA.-...Llevan suplicando una película tuya desde hace veinticinco años...

 

V. C.-Veintisiete. Pupilas se estrenó en junio. Último estreno. Junio del...

 

MARTA.-...Rezan para que vuelvas a dirigir. Para que vuelvas. Para que no vuelvas a marcharte.

 

V. C.-En el fondo nunca me he ido.

 

MARTA.-En el fondo nunca has estado.

 

V. C.-En el fondo... Matarile-rile-rile.

 

MARTA.-¿Quién eres en realidad?

 

V. C.-Una escena presa. Al otro lado del muro.

 

MARTA.-Uh. Pobre. Un personaje de Lewis Carroll.

 

V. C.-¿Alicia... o el conejo hiperactivo? ¿O... el hiperactivo conejo de Alicia?

 

MARTA.-Ambos.

 

V. C.-Uno y dúo.

 

MARTA.-“...Al otro lado del muro”. Hay que fastidiarse...

 

V. C.-...Y que joderse.

 

MARTA.-He oído hablar de un proyecto inacabado.

 

V. C.-Menuda novedad.

 

MARTA.-He oído hablar de un proyecto.

 

V. C.-¿Un último estreno?

 

MARTA.-Una esperanza.

 

V. C.-Qué bonito.

 

MARTA.-¿Es real?

 

V. C.-Como el cine mismo.

 

MARTA.-¿Es?

V. C.-Fue. Fue. Eso creo.

 

MARTA.-Cuéntame.

 

V. C.-Ave María Purísima...

 

MARTA.-...Sin pecado concebida. Cuéntame, hijo.

 

V. C.-La prensa miente.

 

MARTA.-¿No hay tal proyecto? ¿No hay retorno del genio maldito?

 

V. C.-Hay... que joderse.

 

MARTA.-¿No hay segunda parte?

 

V. C.-La crítica especializada... fabula.

 

MARTA.-¿No hay esperanza?

 

V. C.-No hay películas. He ahí el problema. That is the question. Por eso fabulan. Porque no hay películas. No hay films que respeten al creador, al espectador... al acomodador. Por cierto: ¿sobreviven los acomodadores?

 

MARTA.-Alguno resiste. En provincias abandonadas.

 

V. C.-En parques naturales, ¿no? Zoológicos para acomodadores, mancos de la fila de los mancos y demás fieras a extinguir.

 

MARTA.-El Amazonas.

 

V. C.-La selva del cine clásico. La decadencia moral. La caída del imperio cinéfilo. Se ha perdido el respeto.

 

MARTA.-¿Mande...?

 

V. C.-Se han adulterado los ritos. Ir al cine –al antiguo cine de un millón de butacas y pantalla equisequisele- exigía una preparación, una actitud. Exigía compromiso. Entrega.

 

MARTA.-Ver la película de los domingos era un acto social.

 

V. C.-Era un conjuro, hostia. Ir al cine hoy no es ir al cine. Palomitas estridentes. Coca-cola sorbida por hipopótamos. Multisalas. Multimierda.

 

MARTA.-Tú no quieres formar parte de eso...

 

V. C.-Me da igual. Aun deseándolo con todas mis escasas fuerzas... no lograría conectarme al circo. La sequía. Cielos despejados en la mente de V. C.

 

MARTA.-Titular: Víctor Carranza –V. C. para los enemigos- no trabaja en nada.

 

V. C.-Error: sí hay proyecto. No hay proyecto destinado a las multisalas, a los cines de hoy –que no son cines-. Sí hay trabajo. No hay rendición.

 

MARTA.-¿Cuándo volviste a fumar?

 

V. C.-Cuando repusieron Casablanca en la caja tonta.

 

MARTA.-Tonto.

 

V. C.-Tan tonto. Tanto tonto...

 

MARTA.-Quienes te admiramos queremos saber.

 

V. C.-¿Queréis? ¿Tú? ¿Ellos?

 

MARTA.-Habla. Habla. El mundo contiene la respiración.

 

V. C.-Apnea globalizada.

 

MARTA.-¿Sinopsis...?

 

V. C.-Marta...

 

MARTA.-Queremos saber.

 

V. C.-Está bien. Allá va.

 

MARTA.-Tachaaaaaaán.

 

V. C.-Sinopsis. La sinopsis de mi primer largometraje en veintisiete años.

 

MARTA.-Paren las rotativas. Es un largo. Exclusiva número uno.

 

V. C.-...Los números. Será un largo. Será. Si la protagonista lo soporta. Me soporta.

 

MARTA.-Protagonista: una mujer. Exclusiva número dos.

 

V. C.-Sinopsis. Dos puntos –dos al cuadrado-: “una joven actriz propensa a la fascinación se deja fascinar por un viejo director de cine propenso al desencanto”.

 

MARTA.-...Propenso a rascarse la barriga.

 

V. C.-También.

 

MARTA.-Te conozco como si te hubiese parido.

 

V. C.-Te conozco como si te hubiese filmado.

 

MARTA.-Y no sé quién eres.

 

V. C.-Y no sé qué quieres.

 

MARTA.-Fuego.

 

V. C.-¿Desde cuándo fumas?

 

MARTA.-Desde que percibí el olor de lo que estás fumando.

 

V. C.-Es legal en varios países. Una religión en determinadas tribus del África Negra o la América Cetrina.

 

MARTA.-Dame.

 

V. C.-Me lo recomendaron. El consejo venía con la terapia. Por el mismo precio.

 

MARTA.-Cof. Cof.

 

V. C.-Tos. Tos.

 

MARTA.-Es... cojonudo.

 

V. C.-Me dijeron que su sabor atenúa el sabor de peligrosas adicciones. Que modera el consumo de drogas letales. Ciertamente letales. Perversamente letales.

 

MARTA.-Uf. Drogas.

 

V. C.-Uf. Tentaciones. Salvaciones momentáneas. Un chute de Polanski. Un pico relleno de Griffith. Elia Kazan por la vena.

 

MARTA.-¿Kazan?

 

V. C.-Sí, Marta. El Kazan de la caza de brujas. El Kazan que cazaba fantasmas y se dejaba cazar por la magia en blanco y negro.

 

MARTA.-El que se cepilló a Marilyn.

 

V. C.-Uno de tantos.

 

MARTA.-¿De tantos tontos?

 

V. C.-De tantos conversos que, en las nalgas de la Monroe, probaron que Dios existe y se pone hasta el culo de esnifar nubes o de comer paranoias a lo David Lynch.

 

MARTA.-Un subidón.

 

V. C.-O un bajonazo. Allá cada cual con su organismo.

 

MARTA.-Recapitulemos.

 

V. C.-Pero no capitulemos.

 

MARTA.-Jamás.

 

V. C.-Ésta es mi chica.

 

MARTA.-Preparas un largometraje. Preparas a una actriz.

 

V. C.-Me preparo.

 

MARTA.-¿Cecilia...?

 

V. C.-Cecilia se fue, coño. Se ahogó en un mar de planos contra planos y fotografías veladas.

 

MARTA.-No hubo final feliz.

 

V. C.-Para nuestro final plagiamos el final de tantas tontas películas de terror para tantos tontos adolescentes en celo. Cuando da la impresión de que la cinta concluye evocando un “...y fueron felices y... se comieron las pollas”, cuando el tío bueno y la tía maciza se dan morro, cuando suena una melodía ñoña... del agujero más inverosímil brota la mano huesuda del malo. Un último susto. Gritos entre el público. Sacudidas. Mamá, miedo. Así cortamos Cecilia y yo.

 

MARTA.-¿Quién era el de la mano huesuda?

 

V. C.-Los dos éramos delgados.

 

MARTA.-Esos finales... suelen dejar el camino libre para una continuación...

 

V. C.-Se nos acabó el presupuesto.

 

MARTA.-...

 

V. C.-...

 

MARTA.-...

 

V. C.-...

 

MARTA.-Si no es Cecilia...

 

V. C.-...Que no es...

 

MARTA.-...Es ella. La joven sin nombre. Los ojos sin título.

 

V. C.-Frío, frío...

 

MARTA.-Pues...

 

V. C.-Ya lo sabes, Marta.

 

MARTA.-¿Se te ha ocurrido pensar que yo...?

V. C.-Caliente, caliente...

 

MARTA.-La responsabilidad me abruma.

 

V. C.-Eh, eh. Mi nueva película de viejo director necesita a alguien irresponsable.

 

MARTA.-En la Facultad olía pegamento.

 

V. C.-Guau. No podré seguir tu ritmo.

 

MARTA.-Bueno... Y me lié con el profesor de...

 

V. C.-Huyhuyhuy. Telenovela. Culebrón. Reptil venenoso por entregas.

 

MARTA.-La caja tonta.

 

V. C.-La carta de ajuste. El ajuste que preciso.

 

MARTA.-...Gracias.

 

V. C.-Será –si es que es- una película reacia a los auditorios. Será tuya. Será mía. Estará sola. Frente al espejo.

 

MARTA.-...Alicia.

 

V. C.-El País de las Maravillas. El Reino de los Asombros. La República de los Ácidos.

 

MARTA.-El Cine.

 

V. C.-El límite sin límites. La frontera. La aduana mental.

 

MARTA.-...El Cine.

 

V. C.-Amén.

 

MARTA.-¿Cuándo empezamos ?

 

V. C.-Cuando acabemos.

 

MARTA.-¿Hoy?

 

V. C.-Ahora.

 

MARTA.-Estoy preparada.

 

V. C.-Hemos terminado.

 

MARTA.-Luces. Cámara.

 

V. C.-Sombras. Ojo.

 

MARTA.-Sigo dispuesta.

 

V. C.-¿Dispuesta a abrir la ventana?

 

MARTA.-Quiero probar.

 

V. C.-¿Dispuesta a tirar de la cadena?

 

MARTA.-Dispuesta a saltar. A fugarme.

 

V. C.-Levántate y anda.

 

MARTA.-Ayúdame. Tiéndeme un guión.

 

V. C.-“Secuencia cero...”

 

MARTA.-Así. Así.

 

V. C.-“...Cuerpo de Marta / Interior / Noche...”

 

MARTA.-...Así...

 

V. C.-“...Unas manos de hombre buscan refugio a la intemperie. La intemperie de una joven experta en hombres, experta en manos...”

 

MARTA.-No te pases.

 

V. C.-Límite sin límites.

 

MARTA.-¿Intentas seducirme?

 

V. C.-A estas alturas sólo puedo aspirar a dejarme seducir, Mrs. Robinson.

 

MARTA.-...Comprendo.

 

V. C.-No. No lo haces.

 

MARTA.-No hay guión, ¿verdad?

 

V. C.-No hay verdad. En los rodajes todo es falso. Mis mentiras no son distintas. Mi obra no es singular.

 

MARTA.-¿Improvisaremos?

 

V. C.-Fingiremos. Como ella.

 

MARTA.-La mujer de la pausa. La mirada sin nombre.

 

V. C.-El botón de stop en el mando a distancia. Ella, desde el otro lado, desde esa imagen encarcelada por un tomavistas... ella... finge. Sabe que nadie es así. Sabe que ella no era así. Sabe que la cámara dibuja personalidades, que el objetivo condiciona la vida real, esculpiendo irrealidad. Escupiéndonos mentira. Probando que la semilla del arte escénico... anida en cualquier gilipollas, en cualquier niñata seducida por la promesa de un filme. Un filme que la rescatará de la muchedumbre, haciéndola... única.

 

MARTA.-Yo no soy ésa.

 

V. C.-Sí. Sí que lo eres. Sí que lo eras.

 

MARTA.-No soy ella. Ni Cecilia.

 

V. C.-Lo fuiste. Lo serás. Deja que hable la cámara.

 

MARTA.-Ni hablar.

 

V. C.-Deja que vea por mí. Que opine por mí. Que cree por mí.

 

MARTA.-Cobarde.

 

V. C.-Precavido.

 

MARTA.-Me voy a casa.

 

V. C.-Tu casa es mi enfoque. El que yo quiera darte. El encuadre.

MARTA.-Deliras.

 

V. C.-Dirijo.

 

MARTA.-Me voy.

 

V. C.-Te morirías.

 

MARTA.-Bobadas.

 

V. C.-Te morirías. Mañana. Dentro de un mes. Dentro de cien años. Morirías. Tal vez batas el record de longevidad. Pero morirás si rechazas mi propuesta. Mi proyecto. Mi proyector.

 

MARTA.-Me...

 

V. C.-Titubeas. Mueves la cabeza. No obstante... quieres probar. Lo has dicho. La droga que tienta y repele. ¿Fuego...? ¿Fuego purificador...?

 

MARTA.-No. No. Yo...

 

V. C.-Sigues titubeando. Sigues ocultándote. A duras penas.

 

MARTA.-Me rindo.

 

V. C.-Lo admites. Admites que te rindes. Hay una diferencia. Traeré la cámara.

 

MARTA.-Silencio. Se rueda.

 

V. C.-La misma cámara que empleé con ellas y que, en cierta forma, ya empleé contigo. La misma cámara, Marta. Soy un sentimental. Conservador.

 

MARTA.-Conversador.

 

V. C.-La ocasión lo merece.

 

MARTA.-Lo merezco.

 

V. C.-Es una no-sé-cuántos último modelo del último año de la década pasada. De la última década.

 

MARTA.-De tu último estreno.

 

V. C.-...Hasta hace unas horas. El ring-ring del timbre puso en marcha el run-run de mi artefacto. Con perdón.

 

MARTA.-¿Estás grabando?

 

V. C.-¿Actúas? ¿Has empezado?

 

MARTA.-Me encogería de hombros, si los sintiera.

 

V. C.-¿Colocada?

 

MARTA.-Descolocada.

 

V. C.-En esta mansión las drogas permitidas brillan por su calidad. Figuran en la lista de prohibiciones. La Ley Seca del gobierno de turno. A saber: indiferencia, estilo propio y... lo que te acabas de fumar.

 

MARTA.-De puta madre.

 

V. C.-¿Para qué reclamas un guión si dominas el Método? Sé tú. Sé como ellas.

 

MARTA.-Desde luego.

 

V. C.-...Bien. Estamos. ¿Qué me dices?

 

MARTA.-Bonito trasto. Con perdón.

 

V. C.-Una reliquia. Ni la Sábana Santa ni las bragas de Madonna.

 

MARTA.-Hereje.

 

V. C.-Ora pro nobis.

 

MARTA.-Like a virgin.

 

V. C.-Los grandes éxitos del ayer.

 

MARTA.-...Tonterías. Una sucesión de tonterías....

 

V. C.-Tonterías de tontos. Forrest Gump dixit.

MARTA.-...Dale.

 

V. C.-En marcha. Semáforo verde.

 

MARTA.-Ay, Víctor...

 

V. C.-Sonríe.

 

MARTA.-Ñññññññ.

 

V. C.-Perfecto. Una sonrisa inmaculada.

 

MARTA.-Rabiosa.

 

V. C.-Los colmillos de la mujer vampiro. Hey. Mira tú por dónde: habemus título.

 

MARTA.-Ñññññññ.

 

V. C.-Eso es, nena. Dámelo.

 

MARTA.-No grabes.

 

V. C.-Chitón.

 

MARTA.-No... me encuentro...

 

V. C.-“La mujer vampiro no se encuentra. La mujer vampiro no se busca. La mujer vampiro, con los ojos en blanco, imita a la chica de la pantalla. Y... oh, cielos... llega a suplantarla”.

 

MARTA.-¿Qué...? ¿Qué...?

 

V. C.-“La mujer vampiro –contraviniendo la lógica cinematográfica- mira a la cámara. Muerde la cámara con sus incisivos de mujer vampiro. La cámara le devuelve el golpe, el mordisco. Hop, hop. Un mal día para la mujer vampiro”.

 

MARTA.-¿Qué me has dado, cabrón?

 

V. C.-“La mujer vampiro sufre a causa de una dentellada que le propina su archienemiga: la cámara de ajos”.

 

MARTA.-Cabrón.

 

V. C.-Ristra de ajos. Ristra de ojos. Blancos ajos. Ojos en blanco.

 

MARTA.-...Ohhhhh...

 

V. C.-“Espectacular, amado público. Un combate delicioso. El barro supondría la guinda a tanto pastel. Tanto tonto pastel. Something´s Got to Give”.

 

MARTA.-Hostia, Víctor. ¿Qué coño me...?

 

V. C.-Shhhhh. Calma. Serénese, mujer vampiro.

 

MARTA.-Suelta. Q... Quita.

 

V. C.-“La diosa de los vampiros arroja la toalla”.

 

MARTA.-Pero... ¿qué...? ...Umpf.

 

V. C.-“Oooh. Directo a la mandíbula y fin de la resistencia de la mujer vampiro. The end. Fine. A tomar por culo”.

 

MARTA.-...

 

V. C.-¿Marta?

 

MARTA.-...

 

V. C.-Martaaaaaaaaaaa...

 

MARTA.-...

 

V. C.-¿Actúas?

 

MARTA.-...

 

V. C.-Por supuesto que no. Quietecita. Quietecita... Nunca me había fijado en ese lunar. Es enorme. Comparado con el de... Of course: examino los lunares. Una perversión al año no hace daño. Tralalará. Sólo me interesan los lunares de las mujeres vampiro que me muerden. De las fulanas que me trajino, vamos. No eres una excepción. No lo eres. Ni lo serás. Presente. Futuro. Mierda de tiempos verbales. ¿Marta...?

MARTA.-...

 

V. C.-...Cecilia soñaba. La chica de la pantalla... soñaba. “Queremos ser actrices. Queremos ser famosas”, gemían en las pruebas. En el transcurso de las pruebas que ponen a prueba el talento de mediocres. Redundante. Desesperante. Bla, bla, bla. Castings. Chochos locos. Aprendices de putas. Falda-cortometraje. Tetas-documental. Chocho-Mogambo. ... Al igual que usted, señorita vampiro, llamaron. Ring-ring. Run-run. Al igual que usted, conocían mi exigua carrera. Vieron Pupilas en un pase televisivo de madrugada. La cultura al alcance de todos. Les impactó. Por separado, supongo. Vieron en aquella cinta una obra maestra. Una obra maestra que les hizo considerarse aún más alumnas de lo que eran en el colegio de sandeces para niños pijos. Llaman a ese prostíbulo “Escuela Oficial de Cinematografía”. ¿Te suena, linda colegiala? ¿Te suena, Drácula feminoide?

 

MARTA.-...

 

V. C.-...El resto es historia. Supieron de mí. Excavaron Internet y clubes de fans. De raritos. Porque sois raritos de cojones, vosotros mis fans. Supieron de mi domicilio, que es este. Que antaño era el domicilio de mis padres. Con el espejo. Y la blanca habitación en blanco –ojos en blanco-. Y el cadáver de una infancia buscona. Busconas. Freud. El resto es historia. Guión de película porno. Brevísimo. Bravissimo. Monté a la primera. Monté a la segunda. En días separados, supongo. Se dejaron. Obtuve. Di. Una transacción. Las hice eternas. Las hice parte de la carrera admirada. Grabé. Rodé. Inmortalicé. In. Mortal. Hice. Qué jodidas, las palabras. Bla, bla, bla. ... Alea jacta est. Te toca. ¿Te aprietan?

 

MARTA.-...

 

V. C.-¿Marta...?

 

MARTA.-...

 

V. C.-No sería prudente que aflojase las ligaduras. He visto demasiadas películas. ¿Te duele?

 

MARTA.-...

 

V. C.-Venga, Marta. Se acabó. A positivar. Va. Va.

 

MARTA.-Mmmmmmmmmm.

V. C.-...Buenos díaaaaaaas...

 

MARTA.-Mm...

 

V. C.-Hola, mm... mm... mademoiselle. Bienvenida al plató.

 

MARTA.-¿Víc... tor?

 

V. C.-V. C. El adicto a las siglas. Víctor el adicto.

 

MARTA.-Pero... Pero...

 

V. C.-Shhhhhh. Resumen. Sinopsis: “arranca el rodaje de una nueva locura de V. C. De Víctor Carranza. Del sumidero del celuloide. Claqueta. Una joven actriz –que eres tú- encarna su propia figura. Despereza sus miembros tras una minúscula y opiácea siesta. Ella. Marta. Tú”.

 

MARTA.-P... Pero...

 

V. C.-No hay “peros” que valgan. La productora apremia.

 

MARTA.-Suelta. Suelta, cabrón.

 

V. C.-...

 

MARTA.-Suéltame.

 

V. C.-Es preferible que no te muevas. He fijado la cámara.

 

MARTA.-Hijoputa.

 

V. C.-Abriré plano.

 

MARTA.-Que me sueltes.

 

V. C.-Sobreactúas...

 

MARTA.-Mecagoenlaputa. Que me sueltes, gilipollas.

 

V. C.-...Aunque la toma es buena. Sí. Acojonante.

 

MARTA.-Joderrrrrrr.

V. C.-Una luz discreta. Un bello plano. Una dama herida. Y el odio agigantándose en tu cerebro. En tu pulso. En tu confiado chocho.

 

MARTA.-Dios mío. DiosmíoDiosmíoDiosmío.

 

V. C.-Ora pro nobis.

 

MARTA.-Socorro. Socorro. SOCORRO.

 

V. C.-Conseguido. Interpretación creíble. De cualquier manera... no te esfuerces con el tono de voz. La película se editará sin volumen.

 

MARTA.-S O C O R R O.

 

V. C.-Homenajeo modestamente a los artesanos del mudo. Lang. Murnau. El bebé Hitchcock.

 

MARTA.-Por el amor de... Víctor. Víctor. No sé lo que vas a... No. NO.

 

V. C.-Concéntrate.

 

MARTA.-¿Qué quieres ?

 

V. C.-Ver. Verte. Ver cómo ves.

 

MARTA.-¿Otro acertijo? Suéltame. Te lo ruego.

 

V. C.-Concéntrate en lo que ves. Mira. Asimila. Deglute.

 

MARTA.-¿Q...?

 

V. C.-Play. La imagen cobra movimiento. La chica de los ojos reiterativos cambia de expresión.

 

MARTA.-Oh, no.

 

V. C.-Ya no nos mira. Ya no se concentra en mirarnos.

 

MARTA.-N O.

 

V. C.-Su interpretación adquiere un verismo indiscutible. La chica de los ojos, la chica de la pantalla... es ahora la chica del susto en el cuerpo.

 

MARTA.-Nonononononononono...

 

V. C.-...Dododododododododo.

 

MARTA.-Déjame ir. Deja que me vaya.

 

V. C.-NO-DO-NO-DO-NO-DO-NO-DO-NO-DO-NO-DO-NO-DO.

 

MARTA.-...Déjameeeeeeee...

 

V. C.-No me dejes. No te dejes. Disfruta de la proyección.

 

MARTA.-...Haré lo que me pidas...

 

V. C.-Te pido que mires.

 

MARTA.-Nooooooooooo.

 

V. C.-Mira. Escrútala. Ella obedecía. Miraba. Temblaba. Fíjate en esta escena.

 

MARTA.-No, no, no, no.

 

V. C.-El momento preciso. El zarpazo. La dentellada.

 

MARTA.-Aa... aaa... aah.

 

V. C.-No pierdas detalle. Ahí. Ahí. Tu antecesora comprende. Sus ojos balbucean. Han dejado de ser. Tú no te dejes. Sé. Mírala. Su boca otea el horizonte. El porvenir. Es el clímax de los fotogramas. La chica desconocida, sin nombre... va a... dejar de ser. Tú no dejes de asombrarte. No te dejes impresionar. Mucha sangre, lo reconozco. ¿Ves lo que digo? Perdió la consciencia demasiado pronto. Ahí. ¿Ves? Mira cómo deja de mirar.

 

MARTA.-Oh... Diossss.

 

V. C.-Zas. Zas. Zas. No hubo forma de que recuperase el control. Se me fue de las manos. Se fue. Goodbye. Fundido en negro. El oscuro teatral. ... Lágrimas... ¿Lágrimas? ¿Son de emoción? ...Lo supongo. ¿Te ha gustado? ¿Está a la altura de mí, de mi símbolo... de la espera?

 

MARTA.-¿Por qué? ...Por qué por q...

V. C.-No te gusta. Opina con total sinceridad. ¿Puedes hacerlo mejor? ...Yo también. Formamos una pareja de dimensiones épicas. Bogart y Bacall. Welles y Hayworth. Mickey y Minnie. Jejeje. Un ratón afeminado y una rata con lazos carmesíes. ¿Qué pretendía Disney? Valiente zoofílico integrista.

 

MARTA.-...aa... aaah....

 

V. C.-¿Será cierto que guardan sus pelotas en un congelador?

 

MARTA.-...Víctor...

 

V. C.-¿Será cierto que congeló nuestra niñez con sus animaciones inanimadas? La madre de Bambi... El padre de Simba... Éste último es de los herederos, no hace falta que me lo recuerdes. Aprendieron rápido, los cabritos.

 

MARTA.-VÍCTOR.

 

V. C.-Bambi. Simba. Dumbo. Las letras eme y be. Un código oculto. Eme y be.

 

MARTA.-UVE CE.

 

V. C.-Disney eMBorracha a los parvularios. A esos prisioneritos de campitos de concentracioncita.

 

MARTA.-...a... a...

 

V. C.-Pause. Hasta aquí. ¿Lo ves ? ¿Ves lo que te decía? ...Esa mirada. Esa ausencia de mirada. No hay Oscar que amortice sus párpados.

 

MARTA.-No, Víctor... Nono...

 

V. C.-¿Has tomado nota, amor?

 

MARTA.-N... o...

 

V. C.-Vamos a crear. Vamos a crear... destruyendo.

 

MARTA.-NO.

 

V. C.-Respira hondo y no mires a la cámara. Ya no mires. ...Ya no.

TELÓN

 

O

 

THE END

 

O

 

AVANCE DE PRÓXIMOS ESTRENOS 

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com