Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

RÍO ABAJO

de Isabel Martín SALINAS

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta en al final del texto su dirección electrónica.

 

 RÍO ABAJO

 

 

 Isabel Martín Salinas

 

imsalinas@telefonica.net  

 

                                        Nº registro de la propiedad intelectual: SE-884-05

 

 

                            Para L. A. , que, por cinco mil pesetas, me contó su vida en un bar de La Alameda. 

 

 

 PERSONAJES

  

 

ÁNGEL. Noctámbulo desaprensivo.

 

ELLA. Mujer de rompe y rasga.

 

 

 

   La acción, en Sevilla, a orillas del Guadalquivir, una madrugada de marzo. Época actual.

 

 

 

 

RÍO ABAJO

 

   A orillas del Guadalquivir fuma ELLA, sentada sobre una piedra. Junto a sus pies tiene una  bolsa. Es de madrugada y la ciudad duerme sus últimas horas.

Se acerca ÁNGEL.

ÁNGEL. Buenas noches.

ELLA. ¿Buenas noches? ¿Cómo que “Buenas noches”?

ÁNGEL. Hace fresquito, ¿eh?

ELLA. Hombre, aquí, en el río y a estas horas...ya me dirás.

ÁNGEL. Bueno, bueno...Vaya genio que tienes, ¿no?

ELLA. ¿Genio? ¡El morro que tenéis! ...Llevo aquí una hora esperando...y en este sitio,

tío. Podíais haber elegido otro, vamos, digo yo. Bueno, (Señala la bolsa.) yo he cumplido...

ÁNGEL. ¿Podíais? Oye, que yo trabajo solo, tú. Y no me anuncio antes... (Ríe.) Pero, vamos, que si llego a saber que estabas esperándome, así, tan bien dispuesta, no dudo ni un minuto en bajar.

ELLA. Déjate de coñas, guapo...Llevo esperándote una hora y no estoy para bromas.

ÁNGEL. ¿A mí? ¿Me esperabas a  mí?

ELLA. Yo hablé contigo ayer, ¿no? ¿Tú no eres Matías?

ÁNGEL. ¿Yo, Matías? ¡Qué va!

    Se sienta en otra piedra.

ELLA. ¡Entonces qué haces aquí, a ver!

ÁNGEL. Te he visto desde el puente....Ese...pañuelo que llevas se...destaca en la oscuridad de la noche...y la luna que hace de farola...

ELLA. Ya...Poeta, ¿eh?

ÁNGEL. Y he pensado...a lo mejor es una pobre mujer desvalida...o una puta...

ELLA. ¿Yo, puta?

ÁNGEL. O una que está desesperada y quiere tirarse al río...y a lo mejor quiere que la aligere de equipaje...

ELLA. Y ¿qué has decidido?

ÁNGEL. Que me convienes esta noche...

ELLA. ¡Ah! ¿Te convengo?

ÁNGEL. Tela.

ELLA. ¿Para qué? No pensarás violarme...con el frío que hace y la mala leche que tengo. Ya has visto que no voy a suicidarme, que no soy puta...Porque, dime, ¿tengo yo pinta de puta?

ANGEL. No, no, mujer...tranquila...Pareces muy formalita...

ELLA. Bueno, ya ves, ni suicida, ni puta y de desvalida, nada de nada... ¡y no estoy dispuesta a que me violes!

ÁNGEL. Oye, tú, que no pensaba violarte...A no ser que me lo ruegues...

ELLA. ¡No estoy para fiestas! Así que, ¡aire! Ya puedes irte, que estoy esperando a un tío.

ÁNGEL. ¡Un hombre...a estas horas...en este sitio...!

ELLA. Pues sí, tío. Él ha escogido el sitio y la hora...aunque lo de la hora...ya se pasa un rato...Conque... ¡largo!

ÁNGEL. ¿Amores?

ELLA. Negocios. ¡Lárgate!

ÁNGEL. No puedo.

ELLA. ¿Cómo que no puedes? ¡Ya te estás yendo de aquí con viento fresco!

ÁNGEL. Está la cosa muy mala, mi alma. Estoy seco. Necesito algo de dinero. Lo que tú quieras...algo.

ELLA. ¿Dinero? A mí qué me cuentas, tío... ¡Búscalo en otro sitio!

ÁNGEL. ¡Qué va! ¿Cómo me voy a ir a otro sitio...si me lo has puesto a huevo? El sitio, las seis de la mañana, ni un alma por aquí...una mujer y una bolsa...y un bolso...Algo tendrás ahí, digo yo...

ELLA. (Ella se levanta rápido.) No pienso darte nada.

ÁNGEL. (Él, también. Saca una pistola.) Vas a tener que dármelo todo...y pronto, que hace un frío que pela. ¡Venga! Por las buenas, guapa...Si no, te voy a registrar hasta las bragas.

ELLA. ¡Una pistola, Dios mío! ¡Entonces no estás de broma!

ÁNGEL. ¿Tú crees que estas son horas de bromas, hija? ¡Venga, dámelo todo! ¡Y tranquilita, eh!

ELLA. ¡Ay, por Dios! Pero... (Parece que va a desmayarse.  Él se acerca y lo impide, sujetándola. La mujer aprovecha para arrebatarle la pistola.) Venga, tío, ahora levanta las manos, despacito... ¿A que parece una película esto, eh?

ÁNGEL. Sí, de esas de gánsters.

ELLA. Te he dicho que levantes las manos, tú.

ÁNGEL (Por la pistola.) Es de fogueo. ¿A que da el pego?

ELLA. ¡Joder, el tío! (Pensado.)Eso puede ser verdad o mentira...

ÁNGEL. Tú verás. Yo voy a atracarte de todas formas. Ya que estoy aquí...

ELLA. (Guarda la pistola en su bolsa.) ¡Por si las moscas! (Saca un revólver pequeñito.) Mira, este es de verdad.  (Lo coge del pelo.) No me importa darte un tiro aquí mismo y luego, tirarte al Guadalquivir...y que las aguas mezan tu cadáver...hasta desembocar en Sanlúcar de Barrameda...

ÁNGEL. ¡Eh, tranquilita, mujer! ¡Lo que tú digas!

ELLA. Yo también soy poeta...en según qué momentos. ¿Qué mejor ataúd que estas  aguas?

ÁNGEL. Mujer, están muy sucias...

   ELLA,  sin soltarlo del pelo, lo sienta de mala manera en una piedra.

ELLA. ¡Ahí, quietecito! ¡Levanta las manos!

    Sin dejar de apuntarle, acerca su bolsa. Suena un ruido metálico.

ÁNGEL. ¿Qué llevas ahí?

ELLA. Un arsenal, tío...Puedo darte treinta muertes distintas...con esto... ¡Las manos arriba, tú!

ÁNGEL. ¡Vale, vale! (Después.) ¿Armas?

ELLA. Armas, para que maten y se maten en Sevilla.

ÁNGEL. Vaya, una coleguita...Perdona, mujer...llego a saberlo...Entre compañeros, está feo...

ELLA. Ya; pero lo has hecho y no te vas a ir de rositas...Después de la noche que llevo... ¡Vacíate los bolsillos y vas poniéndolo ahí todo!

ÁNGEL. Pero si estoy seco...

ELLA. Seco te voy a dejar yo...si haces algo que no me guste... ¡Venga, saca todo lo que tengas!

ÁNGEL. ¡Bueno, bueno, tranqui...! (Saca un paquete de pañuelos de papel, un móvil, un llavero, la cartera, un pañuelo usado.)Éste (Por el pañuelo.) está un poco sucio...Es que estoy resfriado...

ELLA. (Acerándose el móvil con el pie.) ¡Un chorizo con móvil de última generación!

ÁNGEL. Me lo han “prestado”...

ELLA. (Se guarda el móvil.) Prestado a la fuerza...

ÁNGEL. Y soy un chorizo provisional...Me falta poco para terminar Derecho...

ELLA. ¡Digo con el niño!

ÁNGEL. Ya ves...unos cuantos años en la cárcel...dan para mucho...

ELLA. ¡Dame la cartera!

ÁNGEL. ¡Cógela!

ELLA. Tío, no me cabrees, que te voy a mandar río abajo...ya sabes...

   Se retan con la mirada.

ÁNGEL. (ÁNGEL le tira la cartera.) Ahí va...

ELLA. (Registrándola.) Te llamas Ángel... ¡Menudo angelito...! ¡Levanta las manos! Es verdad...no tienes ni un duro, jodio...

ÁNGEL. Te lo he dicho; cómo sois de desconfiadas las mujeres.

ELLA. (Tira al suelo la cartera.)Ángel, si no tienes nada más que darme... ¿qué voy a hacer contigo?

ÁNGEL. Dejarme que me vaya, mujer...

ELLA. ¿Después de que has querido desplumarme? No. ¡Dame la chupa!

ÁNGEL. ¿Esto? Si no vale nada...Es una porquería... ¿No ves?

ELLA. Dámela.

ÁNGEL. (Quitándosela.) Bueno, bueno; ahí la tienes... ¿Puedo irme ya?

ELLA. No. Todavía no. Ahora, la camisa.

ÁNGEL. ¡Joder! ¿La camisa? ¿Para qué la quieres?

ELLA. ¡Quítatela!

ÁNGEL. (Obedece.) A sus órdenes… ¡Uf! ...¡El frío que hace! ¡Achis! ¿Puedo coger un pañuelo?

ELLA. No. Ahora, ponte de pie. Así… Muy bien... ¡Los pantalones!

ÁNGEL. ¿Los pantalones? ¿Estás loca, tía? ¡Anda, déjame! ¡Ya te has divertido bastante, joder!

ELLA. ¡Que te los quites, venga!

ÁNGEL. ¿Piensas violarme?

ELLA. ¡Quítatelos, te he dicho!

ÁNGEL. (Bajándose los pantalones.) ¡Tariro, tariro...! Oye, por mí cualquier cosa con tal de entrar en calor... (Se frota el cuerpo tiritando.) Estoy helado...

ELLA. Me gustan mayores que tú... ¡Vaya nochecita que llevamos! A mí me dan plantón y a ti te desnudan...

ÁNGEL. Se te ha jodido el negocio; como a mí...Bueno...pues, ahora, ya puedo irme, ¿no? ¿Satisfecha?

ELLA. Todavía puedes quitarte algo...

ÁNGEL. ¡Por lo que más quieras, los calzoncillos, no! ¡Por tu madre!

ELLA. No tengo madre. ¡Los calzoncillos!

ÁNGEL. Entonces, por tus muertos...Con todos mis respetos... Es que soy muy vergonzoso...Y así, en frío... ¡Por favor, guapa...!

ELLA. Eres un tío curioso...

ÁNGEL. Soy un tío muy curioso...Lo que pasa es que tú sólo te has interesado por mi cuerpo...Mi coco es dabuten...Soy un chorizo coyuntural...En la cárcel me he reciclado, he estudiado...Casi termino primero de Derecho...

ELLA.  Fíjate; si me prometes ser un niño bueno...no te quito los calzoncillos...

ÁNGEL. ¡Si me tienes en tus manos, mujer! ¡Te lo prometo!

ELLA. (Le pasa la camisa.) Puedes ir vistiéndote...

ÁNGEL. Gracias, guapa. Eres la leche; eres una tía legal...

ELLA. Antes has dicho que ibas a terminar Derecho...

ÁNGEL. Era para impresionarte...Pásame la chupa...

ELLA. Ahí va...Y qué más, cuéntame...

ÁNGEL. Estoy con la metadona...Es duro, tú...Por las mañanas me levanto con un monazo de la hostia...Pero... quiero salir de esta mierda...Te lo juro...

ELLA. (Le pasa los pantalones.) Y qué más...

ÁNGEL. Este mes se me acaba el paro...Estoy tieso... Tengo que buscarme la vida, tú...

Ahora te toca a ti...

ELLA. No hagas ninguna tontería, ¿eh?

ÁNGEL. Yo, legal, tía...

ELLA. Yo no soy una novicia...

ÁNGEL. Ya se ve, ya...

ELLA. He estado enganchada muchos años...Ahora estoy limpia...Tenía un novio...Él se enganchó y yo lo seguí...Ahora está muerto...

ÁNGEL. ¡Dios lo tenga en su gloria!

ELLA. ¡Ven, siéntate aquí conmigo! Después de todo, me he portado bien contigo, ¿no?

   Se sienta en una piedra, sin dejar de apuntarle.

ÁNGEL. Bueno, pero deja de apuntarme... ¡Me da muy mal rollo! Somos colegas, ¿no?

ELLA. No puedo, Ángel...Olvídate del arma...Si eres legal, yo, legal, tío... (Él se sienta junto a ELLA.) ¿Tienes frío?

ÁNGEL. Un poco.

ELLA. (Comparte con él su chal.) Yo trapicheo con la coca...El caballo, ni tocarlo...Me busco la vida con lo que puedo...

ÁNGEL. De algo hay que vivir...Es lo que yo digo...

ELLA. Y tú, qué, ¿mucho tiempo en el talego?

ÁNGEL. ¿Yo?

ELLA. Tú, sí.

ÁNGEL. (Dudando.) …Once años.

ELLA. ¡Joder! La hostia, ¿no?

ÁNGEL. Un marronazo, tú.

ELLA. ¿Por qué fue?

ÁNGEL. Eres muy curiosa, guapa.

ELLA. Somos colegas, Ángel. Tú mismo lo has dicho…

ÁNGEL. Me cargué a un nota.

ELLA. ¡Ah!

ÁNGEL. Se metió con mi parienta…

ELLA. ¿Estás casado?

ÁNGEL. No, pero para mí era como mi mujer.

ELLA. Ya.

ÁNGEL. Estábamos de copas, ahí (Señala.), en la Alameda y el tío venga a mirarla. Y  

le digo: ¿Tú de qué vas, eh? Y va y se me pone chulo… (Silencio.) Total, que nos fuimos a la calle; yo pensaba darle unas cuantas hostias, tú. Pero va y me saca una navaja. Tuve que defenderme, ¿no?

ELLA. Claro.

ÁNGEL. Tiré de navaja, lo pinché y lo dejé seco allí mismo.

ELLA. Te defendiste.

ÁNGEL. Él se lo buscó, ¿no?

ELLA. Claro.

ÁNGEL. Fui más rápido… y aquí estoy.

ELLA. ¿Y tu parienta?

ÁNGEL. Esa…De esa ni me hables. Por  su culpa  me encerraron. Para que te fíes de las  mujeres…Ya ves, ella fue la que se chivó…

ELLA. ¿Ella declaró contra ti?

ÁNGEL. Encima de que si me cargué al tío fue por culpa de ella, ¿no? Y va la tía y se presenta de testigo en el juicio.

ELLA. ¡Cacho puta!

ÁNGEL. Así mismo. Por eso yo a las tías… Y perdona, tú…

ELLA. ¡Joder, pero todas no somos igual!

ÁNGEL. ¡Ya…! (Silencio.) Ahora me busco la vida como puedo. Estoy cobrando el paro, ya te digo. Algunos palos que doy, poca cosa: guiris, algún primo que me lo pone fácil…

ELLA. Como yo…

ÁNGEL. Mujer, que no sabía que eras colega… (Luego.) Yo quiero acabar la carrera. (Ella, incrédula, se ríe.) No te rías, ¡hostia! ¡Me gusta aprender, tú!

ELLA. Unos cuantos atracos más y lo consigues...En la cárcel hay mucho tiempo para estudiar.

ÁNGEL. ¡En ello estamos!

   Silencio.

ELLA. También he sido puta.

ÁNGEL. ¿Tú, puta?

ELLA. Cuando estaba enganchada, toqué todos los palos...Es que te vuelves un bicho...Ahora, ¿quién diría que he sido puta?

ÁNGEL. Nadie. Y no lo digo porque me tengas aquí encañonado. Lo digo de corazón.

ELLA. ¿Me prestas tu hombro?

ÁNGEL. Sírvete tú misma...pero...  retira un poco el arma, mujer. Me tienes las costillas hechas polvo...

ELLA. Es que tengo alma de virgen...Lo de puta también fue coyuntural... ¿Has oído?

ÁNGEL. Sí, que tienes alma de virgen...

ELLA. No es eso...He oído un pájaro...Dicen que es primavera...

ÁNGEL. A mí me da igual la primavera, tú.

ELLA. A mí me gusta....

ÁNGEL. Pues toda la primavera para ti. (Luego.)¡Joder, qué frío!

ELLA. ¡Qué pesadito estás con el frío!

ÁNGEL. ¡Tú no te has quitado ná!

ELLA. (Le ofrece una petaca.) Toma, bebe. Venga, que se te va a quitar el frío.

ÁNGEL. (Bebe y escupe inmediatamente.) ¡Hostia! ¿Esto qué es, tú?

ELLA. Fuego. (Ríe.)Anda, vamos a bailar.

ÁNGEL. ¿A bailar? Tú no está bien, tía. ¿Cómo vamos a bailar aquí ahora? Y sin música…

ELLA. (Tira de él sin dejar de apuntarle con la pistola. Lo levanta.) ¿Qué más da? Yo pongo la música.

   Empieza a tararear una cancioncilla. Lo abraza a la vez que lo encañona. Bailan. Él se mueve con desgana.

ÁNGEL. Si es que yo no sé, tú…

ELLA. Tú déjate llevar…Así… (Sigue tarareando.) ¿Ves?

ÁNGEL. Si es que no estoy inspirado, tú… que hace mucho frío…

ELLA. ¡Qué soso eres, hijo! Bueno, pues vamos a sentarnos otro ratito, anda… (Le indica la piedra con la pistola. Vuelven a sentarse. Ella se arrebuja en su hombro sin dejar de encañonarlo.) Mira, ya está amaneciendo sobre el puente, ¿ves?

ÁNGEL. Veo...Veo que viene un barco...

ELLA. Parecemos dos enamorados...aquí, junto al río, desafiando al relente...

ÁNGEL. Hombre, un poco traído por los pelos...Yo quería dar un palo y me tienes aquí, prisionero...de tus encantos...

ELLA. Pensaba irme unos días a Cádiz, con el dinero que sacara esta noche...De todas formas, mañana colocaré  esto...

ÁNGEL. Fijo.

ELLA. El tío ha debido de tener problemas...

ÁNGEL. Del tirón.

ELLA. ¿Quieres venirte conmigo a Cádiz?

ÁNGEL. ¿Qué voy a hacer yo en Cádiz?

ELLA. Me caes bien...

ÁNGEL. No sé... (Rodea sus hombros en gesto protector; ella se acurruca contra su pecho. Él aprovecha para desarmarla.) ¡Se acabó, guapa! (Se levanta y la amenaza.) Ahora, quietecita ahí. ¡Hija de puta...! ¡Me has dado la noche! Y me vas a dar todo lo que lleves... ¡todo! ¡Venga, suelta el bolso! ¡Dámelo! 

   ÁNGEL coge la bolsa del suelo. ELLA obedece y le da su bolso. Él la zarandea. La mujer  cae al suelo.

ELLA. ¡Ángel, por Dios!

ÁNGEL. (Cogiéndola del pelo.)No sé si despacharte y tirarte luego al río, tú... ¿Qué harías  en mi lugar, eh? ¡Dime, qué harías, eh! Además, tienes una pinta de puta que tira de espaldas... ¿Dónde trabajabas, eh? ¿En la Alameda? ¿Eras buena? ¡Dime!

ELLA. ¡Sí, era buena!

ÁNGEL. Pues yo no hubiera dado un duro por ti... ¿Te enteras? Habrías tenido que hacérmelo gratis... ¿Me oyes? (La suelta y se retira de ella sin dejar de apuntarla. En un brazo lleva su botín. Va a salir. ELLA desde el suelo se agarra a su pierna. ) ¡Déjame, tía...que no quiero...! ¡Suéltame...!

ELLA. (Saca una pequeña navaja.) ¡Ángel! ¡Espera, por favor! (Se va levantando pegada a él.)Ángel... (Asesta un navajazo en su pecho. Él cae al suelo, casi fuera de escena.) No se puede ser buena, Ángel...

 

    ELLA limpia la navaja con uno de los pañuelos; se la guarda...Coge su bolso y la bolsa de las armas; del bolso saca un espejo y un lápiz de labios; se arregla el pelo, se pinta. Mete el móvil y la cartera en el bolsillo del difunto; le da una patada y lo arrastra hacia el río. Suena el ruido del agua al recibir el cuerpo. Mientras, va amaneciendo.

                                                                                     TELÓN

                                                                                                               Isabel Martín Salinas

imsalinas@telefonica.net

                                                                                              Sevilla, septiembre de 2000

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com