Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

SABALERO

de  Fernando Zabala

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta al final del texto su dirección electrónica.

 

SABALERO

Por Fernando Zabala

fer_z300@outlook.com.ar 

Obra de una sola Escena y un solo Acto

Personajes:

TUCHO

LA GRINGA

 

Escena I

(En las orilla del río Paraná, una casita flotante de madera  y chapa, como las típicas casitas de pescadores artesanales que se encuentran en esa zona del Litoral. El patio que mira hacia el río, el piso de tierra. Hay una tira de alambre o cable que cruza el escenario en los extremos, allí cuelgan una camisa, un pantalón, algunos trapos descoloridos y un par de alpargatas viejas. Debajo de un enorme sauce, hay sillas desparramadas, una vieja mesa de madera rústica, cuyas cuatro patas están apenas sostenidas por cuatro ladrillos. Debajo de la mesa, un fuentón de aluminio y unas dama juanas semi vacías de la noche anterior. Sobre el piso una olla negra de hierro, de esas que se utilizan para reviro del día o guisos de papa con carne. En un rincón, cacharros y cucharones colgados en una chapa acanalada lindera a la casita flotante, también, colgada la imagen de Gauchito Gil en una vieja estampita con cintas colorinches y velas encendidas en latitas de picadillo. Sobre esa misma pared, un enorme espinel que cae rebosante hacia el piso. Dentaduras de surubí, y cabeza de dorados colgado por una tanza de algún timbó o urunday. LA GRINGA, una mujer de contextura grande, pañuelo en la cabeza y pelo rubio azabache que ayer fue negro, calza un vaquero gastado, zapatillas rotas y remera desteñida. Barre el piso seco levantando la polvareda de días. De fondo se oye: ¨Oración al remanso¨ de Jorge Fandermole. Luego la música se pierde entre el viento y el río.  Llega TUCHO, un hombre de contextura delgada, la piel del color del río y unas arrugas como cuello de tortuga. Lleva embarradas sus botas negras de goma, y calza gorrita visera con camisa gastada, arrastra la canoa hacia un costado del escenario, de tal modo, que solo podemos ver la proa que asoma de un bordó triste descascarado. TUCHO lleva un balde en un brazo, y en el otro, arrastra un enorme espinel hecho galleta con los anzuelos por el piso.)

LA GRINGA: (Deja de barrer y lo mira llegar a TUCHO) ¿Y?

TUCHO: (Mostrándole el espinel)  Que te dije… este ya se rompió, un embrollo solo este espinel, se rajo la tanza…  los anzuelos sin cabeza, un desastre,  mira… mira lo que es esto…

LA GRINGA: (Retoma la tarea y sigue barriendo) Dejalo en el piso que yo ya lo arreglo…

TUCHO: (Arroja el espinel al suelo de mala gana y se sienta desanimado) Se enganchan en el fondo no sé con qué porquería, lleno de raigones por todo lado, lleno… la semana que viene mandan el arenero ese… dicen…  a ver si por lo menos sacan los enganches que hay en el fondo, un basural abajo del río…

LA GRINGA: (Deja de barrer y agarra el espinel) Siempre dicen lo mismo, la semana pasada al arenero ese guau, lo dejaron ahí, tomando sol al cuete en el puerto… no lo mueven ni para el día del surubí…

TUCHO: Da lo mismo… la malla nosotros la arreglamo pero las ramas mandan abajo…

LA GRINGA: (Se asoma y mira en el interior del balde) ¿Qué traes en el balde?

TUCHO: (Mostrándole el balde a la GRINGA) Algas, porquería noma… (mete la mano adentro del balde y saca un bichito que no se alcanza a ver) mira… pichón de renacuajo… plagado por toda la orilla… se pega hasta por el bote esta plaga…

LA GRINGA: A lo mejor mañana si te piras río arriba, hasta el juncal digo yo… quien te dice…

TUCHO: (Cuelga la malla en un árbol) No Gringa… olvídate… ni río arriba, ni río abajo, para el costado que encare no encontras una escama, ni siquiera en el camalotal… las lombrices vienen todas entera,  pegadas por los anzuelo vienen… un desastre esto…

LA GRINGA: (Luego de un tiempo) ¿Y en la playita?

TUCHO: (Se la queda mirando, luego) Ni un sábalo en todo el río Gringa… me fui allá, hasta la panza de la burra… pase por la islita y todo, siete horas metido en el zanjón, siete hora…

LA GRINGA: (Arreglando el espinel) La bajante… (pausa breve) ¿y qué vas a hacer?

TUCHO: (Se sienta en un tronco) Yo ya te dije… el carguero ese, saca pescado a lo bruto… corvina rubia están sacando ahora… de esa que no hay más…  así mira… de este tamaño… medianitas todas…  así no hay rio que aguante che…

LA GRINGA: (Suspiro largo) Pescado podrido nosotro siempre… ¿y ese anzuelo?

TUCHO: (Le muestra un anzuelo a LA GRINGA) Manguruyú… bah… pichón de manguruyú…  cimbronazo le dio, mira… (mirando el anzuelo) una chicharra quedó, una chicharrita el anzuelo…

LA GRINGA: No se cansa el bicho, eh… una ahuja los diente…

TUCHO: (Con una pinza dobla el anzuelo) Encima que no pescamos ni una anguila se vienen a tirar con eso de la veda ahora… ya me lo batió el Brasa Cardoso, me lo encontré allá en la islita, anda ahí metido cazando carpincho. Para que anda con tanto rifle le dije… si no hay ni uno por toda la rivera… a lo sumo un tatú en el montecito, pero… (pensativo un tiempo, luego) Ahora a hincarse para San Cayetano, me dijo… nos van a liquidar…

LA GRINGA: Y bueno… que se le va hacer… la trompada ya la veíamos venir nosotro… si no era de un lado, era del otro seguro… (mientras sigue arreglando el espinel, se queda mirando el rio) el río está bajísimo che…

TUCHO: (Se saca las botas) Acá hay que sentarse a mirar Gringa… hay que sentarse a mira nomá… lo único que se puede hacer es eso, mirar como nos duermen el sábalo, no lo dejan ni desovar al bicho… ni los huevos van a dejar así, acordate… acá el pez grande se morfó al pez chico, así de simple…

LA GRINGA: (Mientras sigue desenredando el espinel) En bajada grande están cada vez más peor…  me dijo la Ermiña que están sacando sabalitos así de chiquitos, así… de cuatrociento gramos los que sacan… los tiran al agua ¿qué van hacer?

TUCHO: (Se saca las medias) ¿Y para que los tiran? al cuete… si despué viene el carguero ese que se lo lleva de balde… a la mierda se lo lleva… y así terminamos despue… mirando el rio nostro… pero hasta acá llegamo Gringa…  hasta acá llegamo… porque no se puede seguir así… ¿a dónde vamo a ir a parar nosotros así, eh…?  (pausa, mira hacia el rio) yo… no sé qué vo pensa, pero… (se queda en silencio un tiempo, luego) yo voy a empeñar el bote…

LA GRINGA: (Que lo mira sorprendida) Eh…

TUCHO: Se lo voy a dar a coso, al Moncholo… a él se lo voy a dar…

LA GRINGA: (Que no entendió) ¿Cómo que se lo vas a dar?

TUCHO: Se lo voy a dar, si… se lo voy a dar a cambio de…

LA GRINGA: (Interrumpiéndolo deja el espinel en el piso y lo mira) ¿A cambio de qué?

TUCHO: (Nervioso, no sabe cómo seguir) No sé, Gringa… se lo voy a cambiar por unas cucharas, unos… unos baldes y… (se corta, pausa breve)  para empezar una obra y probar suerte con ese rollo, no se… (al ver que LA GRINGA se lo queda mirando) están construyendo a lo loco me dijo Miguelete… por todos lado… por ahí me consigue unas chapas usadas también y… (se le ocurre de pronto) nos levantamos una casita allá, como te dije, en la curtiembre, eh…

LA GRINGA: (Que se lo quedo mirando) ¿Pero… pero como vas a cambiar el bote…? ¿a vo que bicho te pico Martínez?

TUCHO: (Se levanta y va hasta un rincón) ¿Y que quere que haga Gringa? ¿qué quere que haga? hay veda por acá, por allá… por todo lado hay veda… el festival de la veda acá… (señalando los anzuelos del espinel) mira…  mira estos anzuelo, eh… una tristeza esto anzuelo… una tristeza… los veo todos colgaditos ahí… y me da no sé qué, me dan unas ganas de…

LA GRINGA: (Cortándolo) Y pero por eso no vas a regalar el bote Martínez, hay mucho río para echar espineles acá…

TUCHO: (Dejando las botas en un rincón) Tres meses así Gringa, mirame, tres meses así… dejame de embromar… espinele al cuete, lo que sobra acá es río… ¿y los puestero?… los puestero anda a verlo… ¿lo fuiste a ver vo? allá así mira… cara larga hasta el piso… tres meses así Gringa, déjame de joder, cada vez más peor esto… la costanera un cementerio, ni un perro pasa por ahí, ni un perro…

LA GRINGA: Y bueno, cuando apreta el cinturón…  paciencia y pan criollo decía mi viejo… pero de ahí a aflojarle al pique porque… porque a uno se le da la gana, o… o porque si…  ni a sogazo Martínez…

TUCHO: (De un bidón echa el agua sobre una palangana) Anda a decicelo eso a Rómulo que parece hormiga colorada, anda a decicelo a él… anda con las patas de acá para allá y con la carretilla, la carnada llena de mosca… da pena verlo a ese cristiano así Gringa, da pena verlo así…

LA GRINGA: La carretilla vaya y pase Martínez, pero el bote… (pausa breve) ¿a vos que se te encrusto en la cabeza, para, para…? ¿que se te incrusto?

TUCHO: (Se lava los brazos en la palangana) Nosotro tenemos que pirarnos a ese terrenito Gringa…  tenemos que pirarnos ante que se vengan en manada y… la gente se va a querer instalar rápido ahí… (se seca con un trapo) mira que es zona con mucho futuro Gringa esa… hay tierra de sobra ahí, se están yendo todos para allá, la gente levanta cimiento a lo loco ahí…

LA GRINGA: (Se lo queda mirando un tiempo, luego) ¿Pero… pero vo te escucha lo que está diciendo…  vo te escuchas…? Este bote fue de tu viejo, Martínez… si nos habrá dado pescado ese bote… si habremos llenado panza nosotros con ese bote, eh…

TUCHO: (Que se la quedó mirando)  ¿Y que quere que hagamo? ¿qué quere que hagamo Gringa? ¿que nos quedemos a mirar como pasa el agua? ¿a ver qué color tiene el rio…? Porque ni el color del agua le veo yo ya.

LA GRINGA: Mira… yo prefiero ver como pasa el agua, Martínez… como la correntada  nos lleva por arriba si vo quere… pero nunca, jamás, nunca… como se llevan la canoa de un pescador, eso sí que no Martínez…

TUCHO: La canoa que vuelve vacía querrás decir Gringa…

LA GRINGA: ¿Y cuántas veces volvió así, eh? ¿cuántas veces volvió vacía?  (TUCHO se moja la cabeza en la palangana) Nosotro tenemos toda una vida acá en el río, hasta mi abuelo echó espinele acá en estas aguas, anda ver si ponía en venta la canoa porque estaba  flojo de pescado o no sé qué… ante de hacer eso ¿sabes que hacía él? ¿sabes que hacía? vendía hasta el vino… el rancho vendía, la perrada vendía… pero nunca, nunca la canoa Martínez,  nunca… la canoa era sagrada para él…

TUCHO: (Secándose la cabeza con una toalla) Eso eran otros añares Gringa, eran otras las tintas… en esos tiempos habían sábalos a rolete acá, diez bichos por espinel sacaba, hasta el pejerrey andaba…

LA GRINGA: (Sigue destrabando el espinel) No te creas que era tan distinto Martínez, eh, no te creas… (pausa breve) si abre visto a mí abuelo volver con la caripela así de larga yo, recontra ojeado por todos lado, ni con la cintita roja que le ponía la vieja Sorela se componía, pero no soltaba la rienda, eh, no la soltaba, hasta lo último el viejo, moría con las botas puestas, pero no la soltaba.

TUCHO: (Se peina mirándose en un pequeño espejito colgado en la pared) En esa época no estaban esos frigoríficos Gringa, ni se llevaban el pescado a otros coso, a otro países… se vendía acá, en la pesquería y a la mierda… para la gente que tanto se vendía, y cantidad de kilo se vendía… anda a ver ahora… una soledad la pesquería, una… do sábalo colgados en el puesto del Chino, dos noma… los tiene hace do día ahí colgados y mosca por todo lado…

LA GRINGA: (TUCHO se va adentro de la vivienda) El Chino nunca tuvo mucho sábalo colgado…  tres o cuatro habrá tenido… cuanto mucho, pero… no más de eso…

TUCHO: (Aparece abrochándose una camisa más limpia) Que no va a tener, que no va a tener… lleno por todo lado… hasta acá sabia tener una… una cortina de sábalo… vo porque no te acorda… pero vo tenías que correr los bichos así para… para verle los ojitos al Chino, así tenías que correr… (casi de un grito) anda a ver lo que quedo de ese puesto ahora, anda a verlo… (pausa, se tranquiliza. LA GRINGA deja el espinel sobre el suelo) ahora mira y es una desgracia, una… una tristeza todo…

GRINGA: (Pensativa frente al río, se sienta a tomar mate) Salía mucho amarillo ante… palometa salía… el armado acá salía a montones che… armados así de grande…  lleno por todo el rio… el bicho de los dos estómago, el pez vaca le decía la Alcira. Marinera de armado hacíamo nosotro ¿te acorda…? armado hasta las orejas nosotros siempre…

TUCHO: (Mirando hacia el río y comiendo un pedazo de pan) El carguero ese de mierda nos está fulminando el rio che… ya los vio el Chocón la otra noche a metros de la isleta… así no te miento, eh… así de grande la red para un puñado manduré, un cardumen, alevinos todos… así no hay rio que aguante acá…

LA GRINGA: (Pausa. Le ceba un mate a TUCHO) Como salía ante el manduré cuchara, eh… ¿te acorda? los mese que no veo uno… ya se me va a olvidar de cómo es… (pensativa, luego sonriente) lindo era el chafalote, unos dientaso así el bicho, sabía estar lleno en los juncale, lleno… (Pausa breve. Al ver que TUCHO viene con un bagrecito) ¿Otra vez bigotón?

TUCHO: (Lo deja sobre la mesa) A la cacerola como anoche… ¿hay papa?

LA GRINGA: Algo hay…  (Se produce una pausa. LA GRINGA saca una cacerola debajo de la mesada y empieza a pelar papas) hemo pasado tanta nosotros acá… tanta que… ¿te acorda que una vez tuvimos el rio bajísimo? Un poco menos que ahora, pero… playito, playito me acuerdo… y no llovía, eh… ni una gota de agua, nada… un barro solo, arcilla de río teníamos… hasta que un día nos pusimos a rezarle allá… a la Virgencita de Itatí ¿te acorda…? hasta al gauchito gil le pedimo… hincado los do y después vino un aguacero grandísimo, grandísimo… que el rio se creció todo, se cubrió todo, todito… hasta volvimos a sacar amarillo ese día, así de grande los bichos ¿te acorda?

TUCHO: (Pausa breve, arma un cigarrillo con papel y tabaco) El Pirulo dejo la pesquería… se piro a la mierda el Pirulo… hace una semana que ni el flequillo se le ve a ese…  le vendió el puesto al Mandioca Calvera… el Correntino debes en cuando chipa o si no… alfajores Santafesinos, pero…  ese de ahí no pasa…

LA GRINGA: (Que se lo quedo mirando) Ah, no…  yo no lo vendo ni loca al puesto, ni borracha lo vendo… aunque sea torta frita voy a vender Martínez, chorizo con grasa si vo quere, pero el puesto no lo rifo ni loca yo… no, eso sí que no…

TUCHO: La gente viene por el pescado Gringa…

LA GRINGA: (Se lo queda mirando otra vez, luego) Y bueno… mondongo de pescado entonce que mierda… junto toda la carnada y hago así una pasta grandota con harina y grasa… chicharrón de morena voy hacer, eso voy hacer, chicharrón de morena… pero el puesto no lo rifo ni loca yo…

TUCHO: Comida para gato vas hacer Gringa…

LA GRINGA: (Poniendo las papas adentro de la olla) Y bueno… comida para gato entonce, me junto con Rómulo y salimo a vender carnada de balde que tanto…

TUCHO: (Pausa, su mirada se pierde en el río) Acá ante había rio che… pescado para tirar para arriba había… otra cosa ante… había mucha gente acá en las isla… muchos pescadore… familias entera que se instalaban así en los humedale… salían todos a pescar… que iban hacer… (luego de un tiempo) bote rojizo el del viejo, me acuerdo… no sé dónde quedo… se pudrió y se partió todo, todito che…

LA GRINGA: (Mientras pela una papa) Mira las nutrias que hay allá en el río Victoria digo yo… hay así de nutrias allá… y todo bichos grande, gordo, hermoso… diez, quince kilos más o menos tendrá uno de eso, eh…

TUCHO: Los cueros no te dejan una moneda Gringa, ante te pagaban como treinta peso por bicho… ahora si tenes suerte te dan un cinco peso y arréglate, la nutria para guiso nomá…

LA GRINGA: (Sacando un trapo del alambre) Y bueno, aunque sea para el guiso entonces, que tanto… peor es nada, Martínez…

TUCHO: (Se la queda mirando, luego) Gringa no se puede estar comiendo nutria todo los día, embrollo de estómago despué… sabes cómo te queda de inflado los intestinos… (TUCHO se mete adentro de la vivienda) el triperío hinchado despué, dejame de embromar…

LA GRINGA: (Mientras revuelve la olla) Ay, pero que so delicado Martínez, eh… so delicado mismo… como si nunca hubiera comido nutria vo… anda a ver la Maruja… tres veces a la semana nutria ella… el Paraguayo que le trae dos por día, do, eh…  si no la frita en grasa, asada con mandioca hervida… encima la acompaña con caburé… (tentada)  una mezcla del Santo río despué…

TUCHO: (TUCHO sale de la vivienda con una pequeña radio en la mano) El Moncholo nos da lo justo Gringa, no da lo justo… salgamos de esta racha y dejemos de andar como rata de río… (entusiasta, se le ocurre de pronto) además, te digo una cosa, el Moncholo  me batió que Miguelete anda mangueando albañiles por todo el barrio, ya tiene unos cuantos me dijo, y no sé si hasta la Maruja y el Paraguayo se van con él. Es una gran oportunidad Gringa, una gran oportunidad…  una… una puerta que se nos abre de par en par, Gringa… (Al ver que LA GRINGA se queda mirandolo callada) paga por día Miguelete, eh… plata en mano…  el paga por día… yo ya le dije… si no voy de albañil, no le hace… seguro que voy de pintor… total yo para brocha y rodillo, tengo brazo de sobra…  más vale… 

LA GRINGA: (LA GRINGA se sienta en el tronco y suspira cansada) Pero que so retobado Martínez, eh… so retobado mismo… porque quere rematar el bote… nos quedamos sin bote y vamos andar peor que el Cobacha Benite…  que digo… como Solari vamo terminar… ¿vo te acorda como termino Solari? vendió el bote ¿y como termino, eh…? termino en la ladrillera de San Justo, Martínez, así termino Solari, no se le vio más ni el pelo a ese…

TUCHO: ¿Y pero que tiene que ver la chaucha con el maíz… que tiene que ver Solari en todo esto? Es un viejo bote podrido, Gringa, deja de mezquinarlo tanto… mira… (golpea la proa con la mano) mira como se está astillando todo, eh… astillado y el machimbre comido… en cualquier momento se raja y el agua adentro che.

LA GRINGA: Pero Martínez vo no sabes ni como hacer una mezcla, un coso… un cemento… y pensas que te van a dar trabajo así de balde, por… por guapo noma, por, por coso…  no… no es así la cosa Martínez, eh… no es así la cosa…

TUCHO: Eso se aprende Gringa…

LA GRINGA: (Se cruza de brazos) ¿Así? ¿y quién te va a enseñar?

TUCHO: (Se le ocurre de pronto) El Moncholo… el Moncholo sabe, peón de albañil el Moncholo…

LA GRINGA: (Vuelve a revolver la olla) El Moncholo es otra vieja del agua que no entiende un goyete de todo eso Martínez, no me charle…

TUCHO: (Rápido) El padre fue albañil.

LA GRINGA: ¿Así…? y el tuyo fue pescador…

TUCHO: (Se produce una pausa, luego una nueva estrategia) Gringa… para que vamo andar en estos trotes nosotro, eh… para que vamo andar rengueando si podemos caminar mejor, eh… escuchame una cosa… vendemos el bote y nos olvidamo de todo, levantamos la casita allá, en la curtiembre… en el terrenito ñau… es una zona con futuro esa Gringa, sobra terreno a lo loco ahí… compramos chapa de la buena y  hacemo un buen tingladito, un buen techito armado, que no se llueva adentro nomas…

LA GRINGA: (Señala con el cuchillo) Al barroso tendrías que tirar la piola vo Martínez… al barroso… el Bochín siempre se enfila  al barroso…  y siempre, algo entre manos se trae…

TUCHO: Una raya overa podes sacar del barroso, Gringa… rata de río… asco le hace hasta el perro

LA GRINGA: Y bueno pero algo es algo Martínez, peor es nada che… vo te queja mucho noma, pero si viera como viven en San Pedro Pescador no sé si diría lo mismo…

TUCHO: (Pausa breve) Yo tendría que pirarme al frigorífico che… eso tendría que hacer yo, avivarme de una vez y manguear laburo allá, que tanto… y si no mira el Pocho, puesto fijo y sueldo posta, hasta blanqueado lo tienen… cabecea y sin problema el tipo.

LA GRINGA: (Se lo queda mirando, mientras revuelve la olla) Pero que pavada ta diciendo cha amigo… que pavada ta diciendo… el Pocho se vendió Martínez… se traiciono así mismo… traiciono al río el Pocho… traiciono a todos ese…

TUCHO: (Rápido) Ah… pero tiene laburo… tiene con que entrarle… no le sobra, pero… anda a ver como está… se compró hasta una zanella 50 v3, no sabes lo que es esa moto, Gringa… anda con toda la familia arriba paseando así por la costanera… tiene una chochera encima ese cristiano que dan ganas de contagiarse Gringa… 

LA GRINGA: (De un bidón vierte el agua adentro de la olla) Ja, y el mordiscón que nos pegó ese para andar así de farra, eh… el tarascazo que nos pegó para andar así de fiesta… ¿o vo no te acorda Martínez, eh…?  anda en esa empresa dele masticar el pescado nuestro, ese de pescador artesanal no tiene nada, Martínez…

TUCHO: (Finalmente hace andar la radio,  pero apenas se oyen voces difusas) Todo lo que vo quiera Gringa, todo lo que vo quiera… pero el tipo está tranquilo… el tipo está tranquilo… hasta una pieza de material y todo se está levantando ahora, se compró un terrenito allá, al lado del basural, lo tiene alambrado y todo… (como si lo viera) hermoso como se ve el río ahí arriba Gringa, pintoresco así todo el paisaje, una postal Gringa, una postal. Imaginate… cuando yo vi ese terrenito ñau… casi me meo de la emoción… (entusiasmado va hacia ella) nos levantamos la casita en una semana Gringa, que digo, en tres días, nada pretencioso… un camión de ladrillo, un par de chapas y chau mandioca… (se le ocurre de pronto)  hasta una huertita podemos tener allá… (casi un ruego)  allá es otra vida Gringa, es otra cosa allá, yo sé lo que te digo, es otra vida allá…

LA GRINGA: (Mirando sonriente hacia el río, mientras se seca con un trapo) Con frío o con calor, ahí lo tene… el Bochín se va como un pescador… el tipo subidito al bote y con una pila así de espinele… no le afloja, eh… no le afloja… hasta con viento en zonda el tipo se va… si llueve, polietileno en la cabeza y listo…

TUCHO: Mira que hasta chapa galvanizada puedo manguear… le laburo a Miguelete jornada completa y él me consigue unas galvanizada, él ya me dijo… y ahí hacemo un techito bien clavadito Gringa, que no se llueva adentro… estas de acá ya tienen mucho ahujero, mucho oxido, ve… mira, mira el herrumbre que tiene esta, eh… viene uno de eso vientos guau  despué y…  se lleva todo a la mierda…  y anda a manguear vivienda despues vo… anda a manguear vivienda…

LA GRINGA: (Que sigue mirando hacia el río) El Bochín siempre se madruga en el bote, che… lo sé ver yo de acá que anda con el farolito prendido hasta la salida del sol… espinel en mano que revisa cada cuatro, cinco hora… y hasta las siete no se mueve ni para estornudar ese…

TUCHO: (Celoso) Y anda a ver como tiene los anzuelo doble cero, anda a ver como los tiene, eh… (levantando la voz como para ser escuchado) mejor que lo use para colgar la ropa al espinel, que tiene piola para rato ese…

LA GRINGA: (Como que no lo escucho, retoma el trabajo con el espinel) No se da por vencido el Bochín, eh… no se cansa mismo… puchero del día, do huesito hervido y el con eso, él ya se arregla… una vida en el río el Bochín…

TUCHO: (Que se la quedó mirando) No me hagas reir cha amiga… no saca ni para gato ese… se clava ahí medio día para unos doradillos kuelele…

LA GRINGA: Si… pero por un doradillo kuelele te dan hasta medio paquete de fideo en lo de doña Norma, Martínez…

TUCHO: Bah, gran cosa lo fideo… paquetito así de chiquito… porquería noma… 

LA GRINGA: (Se lo queda mirando, luego) Bien que cuando traigo la porquería vo la comes Martínez, eh….

TUCHO: (Pausa, se va enojado hasta un rincón, luego vuelve manso y tranquilo, toma de la damajuana y se queda mirando el rio) Ante cazabamo carpincho y vendíamo a lo loco nosotro acá… sabía haber mucho para el lado de la islita de Montiel, me acuerdo… así había en la isla de bicho, así… ahora mira y no hay ni uno solo, nada… nadita… el huequerio noma…

LA GRINGA: (Sigue enredada en el espinel) Van a venir los mojarrines ahora, acordate… cambia la estación y se vienen todos en manada.

TUCHO: (Su mirada nuevamente perdida hacia el río) Cuando yo pescaba con el viejo, en esa época nos subíamos al chicote y rastreábamos el surubí. Era impresionante la cantidad de pescado. Todo pescado grande, enorme, buenísimas presas… todo pescado bueno… treinta, veinticinco kilo… y así… el paraíso como decíamos nosotro… el paraíso…

LA GRINGA: (Montada en el recuerdo) Antes siete apretadores por espinel y siete patí por recorrida… ¿te acorda?

TUCHO: (Toma otro profundo de la damajuana) Vamo a terminar cazando yacaré nosotro acá.

LA GRINGA: (Estirando el espinel, ella va hasta la piecita y queda de medio cuerpo) Ya estoy por terminar con este espinel… voy a ver si tengo los anzuelo grande che… (se mete finalmente adentro de la vivienda)

TUCHO: (Mirando la damajuana pensativamente un tiempo) Nosotro acá vivimos pa´ chupar y comer noma… pa´ chupar y comer…

LA GRINGA: (Reapareciendo con los anzuelos) Y así vivimos siempre, y felice… panza llena, corazón entero sabía decir mí vieja… y todo un río para nosotro…

TUCHO: (Como que no la escucho) Se nos viene la luna naranja che… mira… parece una bola de fuego allá arriba… sequia por todo lado noma…  una desgracia la sequía acá… (agazapado entre los arboles)  Lucero ya  prendió el sol de noche se ve,  luz por todo lado… y eso que no son ni las siete che…

LA GRINGA: A Lucero le canta el gallo siempre a esta hora che, raro que no haya abierto el pico todavía ese, eh… (riendo para sí misma) no le habrá dado de comer…

TUCHO: (Se queda mirando, luego de pronto) Mirá Gringa… la lancha colectivo, dale vení, viene con los jubilados a los saltitos viene… un jolgorio solo… (LA GRINGA deja el espinel, los dos se quedan divertidos mirando el río) mira como bailan esos do… (tentado)  miralo al pelado como mueve la cadera…  la mueve que parece que se le sale che… que aparato…  seguro que ultimo recorrido… los despacha en Diamante y despué… derechito a Santa Fe…

LA GRINGA: (Se contagia y mira el río divertida) Mira Martínez… allá va el Negrito Rivera… lleva así de damajuanas en el bote… las que sobraron del casamiento del Pipa Domínguez, seguro… sifones por todos lados el tipo…

TUCHO: (Sonriente)  Y él ya tiene su terrenito Gringa, eh… él ya lo tiene su terrenito…  la de sifones que voy a tener yo cuando nos vayamos al terrenito ñau… (la mira entusiasmado a LA GRINGA) hermosa la tierra ahí Gringa… hermosa, blanquita, fértil… la achicoria se crece como yuyo allá, como yuyo se crece mismo… de en serio te digo, una parva así ¿sabes qué? una verdulería la tierra allá…

LA GRINGA: (Que se quedó mirando el río nostálgica) Con el viejo pescábamos siempre a esta hora che… a la nochecita me acuerdo… cantaba la chicharra y salíamo hasta la isleta los do… fresquita la noche y los espinele lleno de amarillo, lleno… (Luego de un tiempo, sale del recuerdo) El Bochín pesca de noche también… colcha en mano el Bochín… duerme en la canoa… me hace acordar al viejo…

TUCHO: (Se la queda mirando, luego) Y que solo está el paisano en el rio, digo yo, eh… (levantando la voz para ser escuchado) ni para anzuelo ese takorei…  (se va enojado hasta la costa, luego de un tiempo, nuevamente vuelve manso y tranquillo) Gringa… allá nosotro… (piensa, luego de pronto se le ocurre) allá no levantamo un gallinero si vo quere… aunque tengamos unas poquitas noma, no le hace… para consumo propio digo yo… como tiene Doña Etelvina… con dos ponedoras y un gallito duro, ya está… nosotro con eso ya no arreglamo…  es más… tejido me me presta el Bocha González…

LA GRINGA: (Descuelga la ropa del alambre) Por el lado del río unos nubarrones como lana cruda che… mejor que vaya entrando las cosa noma… (empieza a recoger la mesa) mira, brilla a lo loco, no ve que te digo…

TUCHO: (Fastidiado) Un amague de aquello… pura cháchara, pura nube noma…

LA GRINGA: Y pero por ahí quien te dice…  a lo mejor esta noche se llueve Martínez…

TUCHO: Pero no digas pavada cha amiga, no digas pavada… ni matando sapo se llueve acá… el río ese está todo pinchado, una amargura el bochín ahí…  el viento le filetea toda el agua, y ahí le afloja el pique seguro…

LA GRINGA: (Mirando el cielo) Me parece que se viene el agua nomá, che…

TUCHO: (Mirando por la puerta) Ahí viene el Moncholo…

LA GRINGA: (Se va a recoger las cosas de la mesa) Es muy tarde para recibir gente acá…

TUCHO: Si son las diez de la noche recién…

LA GRINGA: Igual, es muy tarde… ni se te vaya ocurrir hacer pasar ese pelagato acá, Martínez, eh…

TUCHO: ¿Y cómo se va llevar el bote entonce?

LA GRINGA: (Se planta con más fuerza) Ah, no se… acá adentro no me lo hagas pasar… pobreza es lo que sobra, pero… de sonsera ni un cachito así… así que acá no me lo hagas pasar… este bote es un legado de familia, por lo que yo también dispongo…

TUCHO: (Gritando hacia afuera nervioso) Moncholo… ya voy para allá, dame un segundito… (hablando en voz baja para no ser escuchado por EL MONCHOLO) Gringa, no me la haga difícil, no me la embarres… haceme la gauchada, deja que podamos vender el bote, no ponga palos en la rueda che… (entusiasta otra vez) acordate… nos levantamo la casita allá, en el terrenito ñau… con vista al río si vo quere… es otra vida allá Gringa… es otra vida…

LA GRINGA: (Interrumpiéndolo a los gritos) Pero que otra vida ni que ocho cuarto Martínez… una vida en los río nosotro… pensas que allá en la ciudad te va hacer más fácil… que vas a poder pelar trabajo de un día para el otro en medio de ese basural… no… no es así la cosa Martínez, no es así…

TUCHO: (Hablando en voz baja otra vez) Gringa… escuchame una cosa… yo ya arregle con el Moncholo, deja que nos quedemos con las herramientas y que…

LA GRINGA: (Interrumpiéndolo) Yo no voy a dejar nada che… (se sube arriba del bote con toda la ropa acuesta) y sábelo muy bien, me vas a tener que llevar a mí también Martínez… porque este bote so vo… y soy yo también…  tú viejo es este bote…

TUCHO: (Gritando hacia afuera) Esperame un cachito que ya voy Moncholo… (a la GRINGA) se va ir el hachero Gringa… se pira y nosotros ahí sí que vamos a tener que…

LA GRINGA: (Interrumpiéndolo sorprendida) ¿Qué hachero?

TUCHO: (Nervioso) El hachero Gringa… lo tiene que hacer leña para mañana…  si no el tipo no me da ni para las chapas, ni, ni… ni para la hormigonera me da…

LA GRINGA: (Sorprendida) ¿Vo le vas a permitir que haga eso? ¿vo le vas a permitir que haga leña el bote de tu viejo?

TUCHO: (Esquivando la mirada de LA GRINGA) Lo que el haga con el bote… ya no es asunto nuestro… (la mira cabeza gacha, luego) bajate Gringa… deja que se lo lleve y listo…

LA GRINGA: (Con más firmeza, agranda el cuerpo) Yo no me bajo un carajo de acá… y decile a ese turro de mierda que se pire de acá, que si no lo saco yo a piedrazos…

TUCHO: (Bajando la voz para no ser escuchado) Gringa por favor, bajate de ahí, no me la compliques más… (nervioso) haceme pata ancha que si no el hachero se va a ir caracho…

LA GRINGA: (De un grito hacia afuera) Que te espere sentado tu hachero guau, que tanto…

TUCHO: (Intenta de nuevo convencerla bajando la voz) Gringa… te lo pido por lo que más quieras, deja que… deja  que el Moncholo se lo…

LA GRINGA: (Interrumpiéndolo a los gritos) Hasta los espineles se quiere llevar ese descarado (gritando hacia afuera) ¿acaso uste no tiene corazón, eh? ¿no tiene familia uste?  que va a tener uste, que va a tener…  (tira bruscamente la ropa al piso y agarra un remo del bote) si lo haces entrar acá lo cago a palazo Martínez… lo cago a palazo… así nomá te digo…

TUCHO: (Hablando a la distancia con temor) Gringa deja ese palo ahí… no agarremo para la cagada che… deja ese palo  y  resolvamos  como… como gente adulta… como… como gente normal che…

LA GRINGA: (Gritando más fuerte que antes) Ninguno de los dos se me acerca porque los dejo en el piso comiendo barro. (Al MONCHOLO gritándole) A si que uste ya se puede ir yendo noma sabe… agarre su baldecito y su cositas y se pira de acá… y dígale a su hachero guau que busque madera en otro monte ¿sabe?

TUCHO: (LA GRINGA se distrae y TUCHO le arrebata el remo de un manotazo) Pero que joder ni que joder carajo… (gritándole al MONCHOLO) dale Moncholo, veni… dale… pasa y llévatelo a la mierda nomás…

LA GRINGA: (Agarra el bote, se va rápidamente hasta la costa y lo empuja hacia el río) No te lo vas a llevar un carajo bagron, el bote se va al río… al río se va…

TUCHO: (La corre por detrás desesperado) Para Gringa… para… para… (mirando hacia la orilla desconcertado) ¿qué hiciste? se lo… se lo… la corriente, se lo lleva… vos esta… está mal del mate esta... revirada está… (va hacia el otro rincón, y trata de retener al MONCHOLO) para Moncholo… Moncholo… Moncholo… (vuelve hacia el río y se agarra la cabeza) mira como se lo lleva… la corriente se lo lleva…

LA GRINGA: (Que viene desde la costa) Que se lo lleve la corriente nomá… que el bote vaya al río que nos dio tanto que mierda… a quien realmente le tenemos que agradecer, que vaya a las aguas y… que se lo agarre el Bochín noma… baquiano del río el Bochín…

TUCHO: (Mirando hacia el río desarmado completamente) Era el bote de mí viejo… los años que tenía encima ese bote… a la mierda con el bote caracho…

LA GRINGA: (Culposa) ¿Y qué te preocupas ahora? tu viejo también le hubiera dado rienda suelta  si se enteraba que lo ibas andar quemando para, para… para vender leña… yo que te creía gaucho del río a vo…

TUCHO: (Mirando desconsoladamente hacia la orilla) Y se lo… se lo llevó nomá… se lo llevo… ahora sí que no nos… que no nos queda nada… nada nos queda… nadita… el terrenito ñau un sueño mío noma… (casi llorando) un sueño mío…

LA GRINGA: (Culposa) Y bueno… si yo no lo tiraba al rio… el otro cara de bagre se lo llevaba de balde noma…

TUCHO: (Desamparado mira hacia el río) Mira como se lo… se lo lleva… la corriente, se lo lleva… (una sola lagrima) acá… acá todo se lo lleva la corriente…

LA GRINGA: Si… y a veces hasta la dignidad de las personas también se lleva.

TUCHO: Yo que pensaba comenzar hoy la… lo tenía apalabrado a Ramírez para que me… que me… una mano Ramírez…

LA GRINGA: Ramírez es un pescador Martínez… acá todos son pescadore…

TUCHO: (Se la queda mirando, luego a los gritos) Sin pescado… pescadores sin pescados, eso son…

LA GRINGA: Pero con esperanzas…

TUCHO: (Se la queda mirando, luego a los gritos) ¿Quién… quien tiene esperanza… pero decime quien carajo tiene esperanza acá? la… la última esperanza se me… se me fue cuando vo la… la echaste al agua... al agua la echaste…

LA GRINGA: Ja, peor vos que a tus esperanzas se las entregabas serviditas y en bandeja al hachero ese guau.

TUCHO: (Se sienta resignado, vuelve a beber de la damajuana) Hasta un andamio me… me iba a dar el Moncholo si le daba los espinele… un andamio…

LA GRINGA: (Irónica se ríe) Un andamio para un pescador… sentite noma…

TUCHO: (Se queda pensativo un tiempo, luego entra a la vivienda como un rayo, revisa y tira todo lo que hay adentro, luego sale y va hasta donde está LA GRINGA) ¿El ancla también la tiraste?

LA GRINGA (Cabeza gacha, luego) Si… la tire… tire todo…

TUCHO: (Se la queda mirando, luego se agarra la cabeza) ¿Cómo…? ¿cómo que la tiraste…? (da vueltas como un perro, luego) hierro puro… bien macizo… sabes cuánto me… me podían dar en una herrería por… por semejante material, lo laburan para artesanías de… de fundición, de… (casi llorando) hierro puro Gringa… hierro puro tiraste… una… una reliquia el ancla esa… una… una… (Pausa breve, se va derrotado hasta un  rincón y queda de espaldas a ella) ahora sí que estamo frito… ahora sí que estamo frito…  con el agua hasta el cuello estamo… (pausa) no sé dónde vamo a terminar así nosotro… yo no sé… (pausa, se queda pensativo) sin bote… sin pescado… (luego de un tiempo, lloroso) y ahora…  y ahora sin terrenito ñau… (un tiempo, luego de un grito) ni para reviro con huevo nosotro acá che… ni para eso…  

LA GRINGA: (Se produce una pausa larga. LA GRINGA, dolida lo mira a TUCHO que se agarra la cabeza en un rincón. Luego mira hacia el río, intenta acercarse a TUCHO y hacerle un cariño, pero desiste de hacerlo, va hasta la orilla nuevamente, mira hacia el río otra vez, y luego de un tiempo, descubre al fin el bote que vuelve) Por la Virgen de los río…

TUCHO: (Que está de espalda hacia el río. LA GRINGA levanta el brazo señalando hacia el río) Viste… viste… te diste cuenta… lo que acabaste de tirar… ¿te diste cuenta…?

LA GRINGA: (Señalando al rio) Mira Tucho, dale veni, apurate… la corriente lo trae para acá… lo trae la corriente…

TUCHO: (Se da vuelta)  ¿Eh? ¿a qué cosa?

LA GRINGA: Lo trae Tucho… dale vení… el bote… lo trae la corriente…

TUCHO: (Perdido)  ¿Viene…? ¿adónde viene?

LA GRINGA: (Sonriente) Mira…. allá viene… mira como lo trae derechito hasta nosotro… yo sabía… sabía que si le pedía a la Virgencita de los pescadores nos iba ayudar. (Se empieza a oír de fondo ¨Oración del Remanso¨ de Jorge Fandermole, los dos muy juntos miran hacia el río) el rio lo devuelve todo Tucho, generoso el río con nosotros siempre… generoso…

TUCHO: (Se agarra la cabeza nervioso) Falta que lo… que lo… agarre un remolino… ¿sabes qué? como a nosotro…

LA GRINGA: (Salta de alegría) Viene derechito para acá, mira… lo trae el viento…

TUCHO: Milagro del río… (se persigna dos veces) milagro del río, che…

LA GRINGA: Es una señal Tucho, una señal, me tengo que apurar, dale que si no se nos puede ir de vuelta, dale… (Agarra un palo con un gancho y sale apurada hacia el río)

TUCHO: (Tomándola de un brazo) Pero espera Gringa, pera… ¿a dónde vas?

LA GRINGA: (Con entusiasmo esbozando una sonrisa.  El resplandor recorta apenas su figura redonda sobre el río)  Al rio Tucho, al rio, donde tienen que ir los pescadores, al río… (LA GRINGA sale corriendo. TUCHO queda mirando el rio hecho un mojón, luego ella vuelve por el) dale vení… vamo…

(LA GRINGA sale corriendo eufórica hacia la barranca, TUCHO la sigue por detrás. La música sigue de fondo y se pierde con ellos. Las luces empiezan a descender de a poco hasta producir el apagón final)

TELÓN FINAL

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com