Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

YO SANSÓN CARRASCO, "EL BACHILLER"

de Marcel Marck

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta al final del texto su dirección electrónica.

 

YO SANSÓN CARRASCO, "EL BACHILLER"

 

Por Marcel Marck

 

marcelmarck@ono.com

 

Parlamento con juego escénico en un prologo y un acto, original de Marcel Marck (En S.G.A.E  registrado como Marcel Mark)

 

 

PROLOGO.-

Sansón.-

Adelante señoras y señores, bienvenidos, tome asiento quien todavía no se haya aposentado adecuadamente.

Voy a presentarme. Soy Sansón Carrasco; El Bachiller del que se escribe y se le hace parte protagonista en la obra de Don Miguel de Cervantes, "El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha".

Si, si, no se extrañen, ya, ya se, me hacían más joven ¿Verdad? Cuando Cervantes escribió refiriéndose a mí, yo era un joven bachiller, luego fui licenciado por Salamanca, y ahora, soy una sombra más, de las que pululan el universo de los personajes literarios .

Al señor Alonso Quijano le parecí siempre un joven con brillante porvenir; Eso me dio la idea del primer personaje con el que me enfrente a él en combate singular "El Caballero de los Espejos". Don Alonso estuvo bien ¡Voto a tal!; Lo que no podía dar por los años, lo suplió con el coraje propio de su carácter, y el delirio de su locura, digo yo; La poesía que había en el personaje del Quijote dicen algunos estudiosos del tema..

Yo en principio solo veía en Don Alonso, un hombre al que estimaba , con sus facultades mentales perturbadas. No obstante no me gustaba escuchar en bocas ajenas el calificativo de chalado o loco. El grupo de amigos de Don Alonso, del que yo era uno de ellos, pensábamos que era una autentica desgracia que ese hombre, por culpa de sus dichosas lecturas, hubiera llegado a ese estado. Por eso intentamos ayudarle en la medida que pudiéramos. Yo, conseguí finalmente que tornara a su casa y dejase su locura. No comprendí entonces, que esa chaladura, era su vida; Volviéndole a la cordura, lo colocábamos sin saberlo, en un camino hacia la muerte . Ya no le quedaba estimulo. La ilusión es la que aviva el deseo de existir. Sin su Dulcinea y su horizonte ofreciéndole aventuras, ya no había por quien o que luchar. Y abandonar a ese hombre, sumido en la dejadez, era como deslizarlo en una rampa enjabonada , camino del sepulcro.

Me siento culpable de su final. Yo precipite el desenlace, que como en todo mortal tenia que acaecer algún día; Yo adelante esa fecha.

Yo Sansón Carrasco; el Bachiller, estoy aquí con ustedes, para contarles cosas sobre mi y Don Alonso; Algunas de ellas, Cervantes no las cuenta en su obra, quizás porque no se lo hubiera permitido la censura , o porque no estuvo enterado de que acaecieran.

Aparezco en El Quijote, por primera vez, en la segunda parte, y en el capitulo tercero.

 

Mi nombre de bautismo es Alonso y mi apellido por parte de padre López.

Sansón Carrasco es un sobrenombre, que me viene de mi constitución física de joven, y el añadido de Carrasco, me lo pusieron, porque herede de un tío abuelo por parte de madre, un campo de varias fanegas de carrascas, también llamadas encinas; Convirtiéndolo en masculino, queda el Carrasco que llevo.

 

Desde la aparición del caballero de Los Espejos a la del de la Blanca Luna, hay un espacio en el tiempo, de algo mas de dos años, "aunque en el libro Del Quijote, se habla de tres meses" en gran parte de ese tiempo, estuve residiendo en mi casa de Argamasilla de Alba

 

Con dolores en todo mi cuerpo, quede, en mi primer enfrentamiento con Don Quijote, y gracias a Tome Cecial "Vecino y compadre de Sancho Panza" que en aquella ocasión hacia de mi escudero, no fui muerto por el desquiciado caballero de la triste figura, que pretendía rematarme con la espada, pues pensaba que era un encantamiento lo que veía.

Me veía a mi, "Al bachiller," y en su locura creía que era una artimaña mas, del sabio Festón, al que atribuía todos los encantamientos, que frustraban sus hazañas como caballero andante .

Mi estima hacia don Alonso era grande, pero el resquemor que me quedo con la caída producida, encarnando al caballero de los espejos, lo superaba.

Durante el tiempo que estuve en Argamasilla, me fui perfeccionando en el arte ecuestre; Pues preparaba mi revancha.

Presionado por el grupo que anteriormente mencione, tenia que vencer a ese loco , y lograr que se retirara a su aldea.

Contrate a un maestro en el uso de la espada y la lanza, para que perfeccionara mi estilo.

Hacia ejercicio continuamente, para mejorar mi condición física.

Argamasilla de Alba, era mi refugio.., y me fue bien.

Para mi nueva salida, buscando un nuevo combate singular con Don Quijote, había decidido confeccionar un nuevo personaje. Decidí finalmente que este fuera, el del Caballero de la Blanca Luna.

Me había preparado concienzudamente: Montaba un excelente caballo, llevaba ligera armadura, y una buena lanza que derribaría a Don Quijote.

Pretendía derribarle, no herirle. Y eso conseguí; Lo vencí.

Acabe con Don Quijote; La Chaladura, solo quedaba la persona: Alonso Quijano.

¿Acabe en realidad con Don Quijote?

Al morir Alonso Quijano, nació para la inmortalidad y universalidad Don Quijote de la Mancha.

El manchego universal. ¿Qué nunca existió?

Yo estoy aquí, si, es cierto que soy la sombra de un personaje literario, pero puedo dar fe como tal, que tuvimos en la Mancha, un caballero que enloquecido, por la lectura ingesta de libros de caballería, se convirtió, gracias a Miguel de Cervantes Saavedra, en El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, el caballero de la triste figura.

FIN DEL PROLOGO

 

ACTO PRIMERO.-

 

ACTOR.- (Prepara el utensilio que utilizara en la representación que se supone va a iniciarse seguidamente)(Suena el timbre del móvil) Dime..(Pausa) Me parece muy bien, pero en estos momentos, estoy preparando la escena para iniciar un ensayo , si hombre si, lo del Bachiller ¿Quién va a ser? Sansón Carrasco el bachiller del que se habla en "Don Quijote de la Mancha"¿No recuerdas que te dije el sábado pasado, que me habían encargado interpretar una comedia sobre El Quijote? Pues eso es. Y bien ¿Qué quieres? (Pausa) No, (Pausa) te digo que no. Tengo abajo en la platea a mi director, si a Pepe. Hoy estamos realizando un ensayo casi general, llevo un micrófono inalámbrico puesto, y Pepe, me esta mirando con síntomas de molestia aguda ¿Algo mas? (Pausa) De acuerdo, hasta luego. ¡Que te sea leve! (Desconectando el móvil) Si, si lo desconecto, y así no nos molestaran.

¿Empiezo por el prologo? No, no, claro eso sale bien ya. ¿ Entonces, vamos con la primera parte? Empiezo.-

SANSÓN.-(EN ALGÚN LUGAR BUSCA UNOS PLIEGOS ESCRITOS) Cuando me llegaron por primera vez crónicas de mi vecino, no me las creía. ¡Tantas locuras en un mismo hombre! Considere que había que indagar y separar lo cierto de lo ficticio.

Verdad es que quien escribe hechos o sucesos, tiene la libertad de narrar a su albedrío lo que hubiere visto, notado o sentido. Pero la omisión en circunstancias concretas, puede ser igual que faltar a la verdad del relato.

ACTOR.-Pepe, ¡Este Sansón era un pedante! Crees que no. Ya, los bachilleres hablaban así. ¡Pues que bien! Sigo de Sansón.

SANSÓN.- Señor Alonso, eso...no se dice en el libro. Se habla que usted dijo "Nunca fuera caballero de damas tan bien servido, como fuera don Quijote cuando de su aldea vino: Doncellas curaban dél; Princesas del su rocino". Pero nada hablan de su aprovechamiento carnal. ¡Eso a su edad no esta bien! De acuerdo, nada dijo. Pero que conste que el cronista, se deslizo poco prolijo en esta primera salida. Dije salida, que no salido. Calificativo que no seré yo quien se aventure a hacerlo.

ACTOR.- O sea, que al viejo de Don Quijote, también le iba el forniqueo? Si, sigo.

SANSÓN.-(DIRIGIÉNDOSE A ALGUIEN INVISIBLE PARA EL ESPECTADOR) Esta bien Sr. Cura, es cierto, si, es cierto que dice "Con la iglesia hemos topado Sancho" pero porque no puede decir, "la iglesia nos ha fornicado Sancho, y encima nos hemos de aguantar"

ACTOR.-Ves, de forniqueo va la cosa. Si es que es lo que decía mi abuelo: Antes ahora y después, "la jodienda no tiene enmienda" Perdona, continuo.

SANSÓN.-

Si, si, si, vale que él, fue hacia ellos con la intención de enderezar entuertos, pero no precisamente la joroba del villano que montaba su penco. Ya, eso no lo dice Cervantes, porque no puede, pero es que así, perdemos la autentica importancia del hecho.(RÁFAGA MUSICAL Y EFECTO DE LUZ)

(DE ALGÚN LUGAR, SE TRAE UN BANCO DONDE APOSENTAR SU TRASERO) Yo también estoy cansado, el estudio también cansa. El intelecto, si. Pero es mas cansancio si cabe, que el que se produce cuando se hace trabajar al músculo. Esta bien, no os molestéis, dadme un trozo. ¿Lo hace vuestra mujer? ¡Bueno esta! ¡El tocino esta en su punto! Empiezo a comprender porque los vecinos de esta aldea, aguantan tan bien, las rudezas del camino, y no están sobrados de grasas y con la carne prieta. Si, si, beberé vino, dadme. (SIMULA BEBER) Un buen trago, parece cambiar la visión del camino. Digo yo, ¿Don Alonso le da mucho al catado y luego tragado de esta u otra cosecha de esta heredad de la tierra? Porque aquí podría estar el motivo de sus chaladuras. (HACE COMO QUE BEBE MAS) Con el vino en el cuerpo, la perspectiva de las cosas cambia.(SE LEVANTA, Y VA HACIA DELANTE TITUBEANDO UN POCO) Aquí puede estar la clave de los actos extremos de Don Alonso. ¿Bebe? ¿Ni gota? No se que es peor para agravar su locura, si ser beodo, o abstemio con este caldo, tan generoso y cercano para ser deglutido. Ahora me imagino a cualquiera, con un vaso de mas, de los que soporte normalmente su cuerpo, viendo de lejos el movimiento de las aspas de los molinos, con la bruma del camino por medio, no es difícil imaginar ....unos gigantes.(EFECTO MUSICAL Y DE LUZ)

SANSÓN.-(DIRIGIÉNDOSE A ALGUIEN QUE NO VEMOS) Personajes, que no presonajes, Sancho amigo. Mala me la de Dios, Sancho, si no sois vos, la segunda persona de la historia; Y que hay tal, que precia más oíros hablar a vos, que al más pintado de toda ella.

En toda la historia que leí hasta ahora, no se descubre una palabra deshonesta, ni un pensamiento menos que católico.

ACTOR.- Eso de menos que católico ¿ hay que decirlo? Si ya se , ya se lo que pasaba entonces. Creo que comprendo, el publico tiene que entrar en el clima de la época. ¡Que tiempos aquellos! Perdóname, sigo.

SANSÓN.-

En la historia hay datos que no se aclaran El lector pregunta, ¿Cómo si a Sancho le robaron su jumento, en la siguiente aventura, aparece de nuevo montando en el mismo? Si apareció, es algo que se omite en la narración. También se pregunta el lector, que paso con los cien escudos que Sancho halló en la maleta en Sierra Morena, que nunca mas los nombra, y hay muchos que desean saber qué hizo de ellos, o en qué los gastó. No, no es necesario que aclaréis ese punto, ya que doy por seguro que motivos justificantes los habrán.

Entonces, ¿Decididamente salís en busca de nuevas aventuras? ¿Repusisteis fuerzas esta temporada que estuvisteis en vuestra casa y queréis gastarlas? ¡Que bien! Vuestro historiador, tendrá que escribir una segunda parte. Cosechara gran éxito; Estoy seguro. El lector esta ávido de conocer nuevas de vuesa merced. (RÁFAGA MUSICAL Y EFECTOS LUMÍNICOS)

Fue al principio de mi relación con Don Quijote, cuando ocurrió el siguiente sucedido, del cual no se hace eco Cervantes en su libro ; Supongo que la censura no se lo hubiese permitido.

Estaban Cabalgando Don Quijote y su escudero Sancho, a menos de tres leguas de su aldea, cuando vieron pasar una carreta, en la que iban tres frailes de la orden de los Predicadores, con el carretero delante, conduciendo los dos rocines, que tiraban del carruaje. Don Quijote se interpuso en el camino y exigió a los ocupantes, que explicaran a donde marchaban y las razones. Al parecer las contestaciones de los monjes, no satisficieron a Don Quijote, y este, la prendió a fusterazos con los tres; No obstante y con la ayuda del carretero, redujeron al hidalgo manchego, lo ataron y lo llevaron ante la autoridad, del primer pueblo que encontraron; Allí se preparo un juicio rápido, siendo el juez del mismo, un fraile inquisidor, perteneciente a la misma orden que los monjes agredidos. Enterado yo de lo acaecido, me presente como defensor de la parte acusada, e iniciada la vista, dime cuenta, de que lo mas probable, es que mi estimado vecino, acabara con una camisa de fuerza y en una jaula encerrado. Habían llegado a mis oídos, ciertos cotilleos que se referían al juez, que al parecer practicaba una doble vida, pues tenia relación amorosa con una hermosa judía no conversa. Con ese conocimiento me apresure a tener una entrevista privada, con el inquisidor en cuestión. De entrada le dije.- Hay que cumplir al pie de la letra, aquello que en el evangelio esta, y vos recordareis aquella frase de Jesús, que dice.- Quien este limpio de pecado eche la primera piedra, y vos señor, vuestro caro amor, a Dios no lo dais totalmente, y dejáis un destello, para alguien quien la estrella de David mantiene.

El inquisidor, tuvo que sujetar sus bríos, pues mis galones de bachiller sabia, y bordear la situación, diciendo, que el no admitía presiones, pero si consejos.

El juicio prosiguió, y la parte acusadora, que era de la misma fusta que el juez, dijo, que había que disculpar a Don Alonso, pues la dejadez en los hábitos de los monjes, tenia motivo para que fueran confundidos por sombras de la Santa Compaña, personajes que se relacionan, con sucesos acaecidos, en las tierras gallegas.

Finalmente Don Quijote no fue oficialmente reconocido como loco, y yo obtuve mi primer éxito como defensor.

ACTOR.- Además de Cervantes, hubieron otros escritores que escribieron sobre El Quijote ¿Verdad? Sigo, sigo.

SANSÓN.-

¿Me llamasteis? ¿Decidme señor Cura? (PAUSA) Si, si, entiendo lo que me decís, pero..... ¿Creéis que es lo mas adecuado? Retarle a un duelo, ganarle y obligarle a retirarse a su aldea. El plan habrá que prepararlo. ¿Cualquiera gana a Don Quijote? Parece fácil; cierto. Pero tened en cuenta que lo mío son los estudios y la poesía, no las armas. Bien es cierto que se algo de esgrima; Si, creo que suficiente para medirme a don Alonso. De todas maneras lo he de pensar; Nunca porté una lanza y mucho menos una armadura.

ACTOR.-Mira Pepe, llegado a este punto, me empieza a interesar y mucho este personaje; Parece cierto que hoy en día seria considerado un pedante, aunque supongo que entonces solo se le tendría en cuenta que era un bachiller.

SANSÓN.-

Ya me decidí señor Cura, si, quiero ayudar a don Alonso, pero el plan que me propusisteis, es arriesgado. Hay que buscar la armadura, la lanza, y el caballo..¡Ah! y un escudero.

Creo recordar que....si..si, así es, tengo un amigo que me lo puede proporcionar todo. Si, si, Se llama Bartolomé; ¡Ha estado en mas de una batalla! Ahora se halla retirado en su hacienda cerca de aquí; Escribiendo sus memorias. Hablare con él.

No obstante, arduo trabajo se me presenta, si tengo que preparar ese desafío. Hay que buscar un personaje, que le resulte creíble a Don Quijote, y convertirlo en algo real y realizable conmigo dentro.

Me pongo manos al empeño inmediatamente. Y lo dicho antes señor Cura, necesito un escudero. Una persona al estilo de Sancho Panza, solo para esta ocasión. ¿Será posible?

Decís que......si, si, pensar. (PAUSA) ¿Quién? ¿Tome Cecial? ¿Quién es? Vecino y compadre de Sancho Panza. ¿Creéis que? ¿Pensáis que es adecuado? Bien esta, presentádmelo, y hablaremos.

ACTOR.-Este bachiller tenia mucho ego, ¿No crees Pepe? El sabía, que si participaba en las nuevas aventuras de Don Quijote, se escribiría de él, y ¡Porque no! Podía llegar a ser importante y famoso, como ya lo era su vecino. Se había iniciado la acción para lograr un propósito. Si, si, dejo las observaciones y sigo con el guión.

SANSÓN.-

Si, Tome, es solo para una vez, ¿Qué no quieres que te conozca tu compadre Sancho? Eso es fácil, se te añade cualquier postizo en la cara, y cambiara tu fisonomía.

Pienso...si, es cierto, en unos carnavales, utilice una nariz postiza..claro, con ella no te conocerá ni Sancho, ni tu mismo, si te vieras reflejado en un espejo.

Ja,ja,ja, acertada la ocurrencia de la nariz, era tan grande y ridícula, que minimizaba cualquier otro detalle, que de su cara pudiera extraerse.

(RÁFAGA MUSICAL EFECTOS DE LUZ) Ya estaba casi todo preparado; Solo faltaba, elegir el momento adecuado para salirle al camino a Don Alonso, la manera de provocarle, y el argumento que debía utilizarse; que seria el habitual, que se podía leer, en los muchos libros de caballería, que por entonces hacían furor en gentes habidas de lectura, y poco exigentes en la calidad y valores literarios de los mismos. El trasiego de libros de unas casas a otras, era muy normal, y aunque el analfabetismo era muy alto, siempre había en las vecindades, alguien que supiera leer, y se reunían a su alrededor, y les leía en voz alta. Resultaba interesante la lectura para aquella gente llana y sencilla, a la que cualquier relato que no les fuera cotidiano, les era sorprendente.(RÁFAGA DE SONIDO Y EFECTO DE LUZ)

¿No sabia que erais también aficionado a la lectura de esos libros? Yo pensaba que un sacerdote, ya tiene bastante con los libros escritos en latín, y que es a menester, para cumplir con los deberes que la iglesia exige. Y ¿Qué decís? ¡Eso no mas! ¡El barbero también llena sus tiempos de ocio, con la lectura de libros de caballería!

Precio en mucho mi tiempo como para emplearlo en la lectura de esos legajos. (Pausa) Mas si me afirmáis que su contenido es altamente instructivo, utilizare la vista en dar un repaso, aunque sea liviano al "Reanime de vuesa merced" atribuido a Miguel Angelo Cabucceni" ¿Con este nombre es castellano? Me lo decís tan seguro, que os creo. Lo leeré

(RÁFAGA MUSICAL Y EFECTO LUMÍNICO)

No puede ser Ponciano, no es su estilo, ¿Bebió vino y abrazo a una labriega joven? ¿Dónde ocurrió? A una legua de aquí? Muy extraño me parece. Contadme todo lo acaecido.

Ponciano era un vecino de la aldea, del que no se habla en ninguna de las partes del Quijote, pero que era conocido por ser bastante correveidile. Aunque su verbo no se acomodaba a las directrices gramaticales del momento, lo acompañaba con un gracejo tan especial, que resultaba curioso y grato, escuchar sus narraciones. Ponciano se dirigió a mi, habida cuenta, que sabia mi interés, por las aventuras de Don Quijote, y la estima que tenia a don Alonso.

Mi incredulidad en las afirmaciones de Ponciano, hicieron que este se reafirmara una y otra vez en la certeza de "su cotilleo." 

Por mi cabeza rondaba una pregunta ¿Quién había bebido vino, y abrazado a una joven, al parecer agraciada de cara y generosa de cuerpo? ¿Don Quijote? o ¿Don Alonso? Era un mismo cuerpo para dos personajes. Pero no podía separarlos, sin Don Alonso, no había Don Quijote..

Don Alonso "bueno-Don Quijote-" sabía mis dotes de poeta, y me pidió le hiciese la merced, de componerle unos versos que tratasen, de la despedida que pensaba hacer de su señora Dulcinea del Toboso, y que advirtiese, que en el principio de cada verso, había de poner una letra de su nombre. De manera que al fin de los versos, juntando las primeras letras, se leyese: Dulcinea del Toboso. Caprichoso era el encargo de Don Alonso. Diecisiete, eran las letras que formaban la palabra Dulcinea del Toboso, y si me tenía que ajustar a la métrica que correspondía, "cuatro castellanas de a cuatro versos" me sobraba una, pero si determinaba por décimas o redondillas, me faltaban tres. Algún ardid encontraría, para solucionar el problema.

Don Quijote me tenía en mucha estima; Dijo de mí: Inaudito Bachiller, perpetuo, trastulo y regocijador, de los patios de las escuelas salmanticenses. Ágil de sus miembros, callado sufridor así del calor como del frío, así de la hambre como de la sed.

¿Quién puso en mi camino este hombre? El señor cura, y el barbero, estaban empeñados en volver a la cordura a Don Alonso; Había que hacer lo que fuera, y pensaban que yo podía ser una herramienta útil; Lograron convencerme; Hasta me ofrecí como su escudero a Don Quijote.

Yo era un hombre feliz, sin mas preocupaciones que mis estudios, y el galanteo que le hacia a Antonia, la sobrina de Don Alonso, guapa y sensata moza, pero al aparecer su tío, cambiaron las tornas. Si, si, es cierto que yo había dado pie a que eso ocurriese; Culpa de mi carácter socarrón y ligero, del que he hecho alarde en infinidad de ocasiones.

¡Fuera lamentaciones! Tenía que apechugar con lo que yo me había granjeado.

¡Aguantarse tocan Sansón! A estrujarse los sesos y lograr esos versos.... y luego lo que viniere.

 

ACTOR.-¡Este Sansón era todo un carácter ¡ Pero dos de las "fuerzas vivas" lo acomodaron a su objetivo. ¿Te da cuenta Pepe, que ahora igual que antes, las fuerzas vivas siguen modelando el hacer de sus vecinos?

(A CONTINUACIÓN LA DIRECCIÓN PUEDE INCLUIR UNA ARMADURA DE VERDAD y escenificar estE MOMENTO QUE SIGUE, de la forma mas jocosa que interese)

SANSÓN.-  Es hoy el día, Tome esta ahí afuera con mi caballo, le tengo que salir al camino a Don Quijote, con esta armadura, que no se me olvide la lanza, ¡Uf como pesa! Como tenga que andar mucho tiempo, me voy a caer; es lo que tenia Bartolomé guardado, una armadura que pesa un quintal. ¡Ah!¡ Pues esta espada, tampoco es muy ligera que digamos! (INTENTANDO ANDAR CON SOLTURA)(LE CUESTA MANTENER EL EQUILIBRIO) Si Tome si, estoy aquí, ahora salgo (Con dificultades hace mutis)

ACTOR.-¿Ha ido bien Pepe? Las armaduras pesaban ¿Verdad? Pues montarse en caballo seria ardua tarea "Como diría El Bachiller" ¡Pobres caballos! Pero claro, entonces los animales no comían pienso compuesto. Lo he leído, se alimentaban de alfalfa y algarrobas¡ Y además había que portar la lanza! ¡Admiro a los caballeros andantes! 

Pepe, ¿Te imaginas un caballero andante hoy en día? ¿Que utilizarían, un cuatro por cuatro? Sigo pues.-

.-Sansón ha llegado a su caballo, monta en el, y se dirige junto a su escudero, a cruzársele en el camino a Don Quijote. Tiene que esperar, ya que el Caballero de la Triste Figura, esta ocupado en otra aventura; La de la "Carreta de la Muerte". Finalmente, lo encuentra disponible en un bosquecillo cercano, y tras un coloquio, que dura toda la tarde, hasta el anochecer. Hacen allí la noche, durmiendo bajo el amparo de unos alcornoques.

Al amanecer el nuevo día, se celebra el combate, cuyo pretexto, se puede leer bien explicado en las pagina Del Quijote. Un desafió que gana el Hidalgo Manchego de la Triste figura.

Lo que ocurrió seguidamente, no se puede leer en el libro de Cervantes, sino que son otros historiadores y prosistas, los que se ocupan de ello.

SANSÓN.-Si señores si, la empresa parecía fácil, ¡Huy! Me duele todo el cuerpo.

Tome, muchas gracias, si no es por ti, ahora estaba muerto. Si, ya se, ese hombre esta desquiciado. ¡Vaya! con quien quería yo hablar. ¿Qué que ha pasado Sr. Cura? Ya se lo puede imaginar, y estoy vivo gracias a Tome. En estos momentos solo quiero darle reposo a mi cuerpo, estoy baldado. Si, si, Sr. Cura, Don Quijote me gano; Me derribo, y no me remato con la espada, porque lo impidió Tome; Claro que vio que era yo, pero pensaba que se había producido un encantamiento.

¡Esta mas loco de lo que nos pensamos! Una medalla para Don Quijote, que ha vencido al caballero de Los Espejos.

La estampa era para echarse a reír o a llorar; No se. Todo un joven bachiller por los suelos, derribado por un anciano chalado. Como se enteren en Salamanca no voy a alcanzar las licenciaturas. Y toda la culpa mía, ¡Quien me manda meterme en camisa de once varas! Usted también tiene mucha culpa señor Cura.

Deje a cada cual que haga lo que se le antoje. Usted es como los caballeros andantes, también va por ahí enderezando entuertos, ellos con armadura y usted con sotana. ¡No se lo que es mas peligroso!

¡Oigo cantos! ¿Qué es eso? Ya comprendo; Resonancia ha causado el envite, "Don Quijote vence de forma estrepitosa, a un extraño personaje que le sale al camino, dicen que se llama –El caballero de los espejos- Al final resultara que este vecino nuestro, si que esta loco, pero no es un inútil; Sabe llevar un caballo y manejar la lanza con audacia y con astucia. Es para reírse a carcajada, si no fuera porque me duele todo el cuerpo. Y cuando Tome "Mi escudero" diga a toda la vecindad, quien es el dichoso caballero de los espejos, la burla hacia a mi, va a ser poco menos que cruel; Cruel si, pero merecedora, también ; He menospreciado las aptitudes de Don Alonso. Es viejo y loco, pero no decrepito. Y ahora ¿Qué hará Don Quijote? Esta victoria, le va a dar alas. ¡Dios mío! ¿A dónde puede llegar con su chaladura después de lo de hoy? ¡No me mire así señor cura! En estos momentos no soy un joven bachiller, sino un derrengado caballero ¡Usted me embarco en este empeño! Si, si, lo comprendo, no podemos dejarlo "es de conciencia" Y ¿Qué hacemos ahora? Por cierto, ahora mismo tomarme agua con limonada e intentar descansar mis doloridos huesos. Cuando este mejor ya hablaremos ¿De acuerdo Sr. Cura? Le llamare, no se preocupe.

Ya se fue. Señor, señor, ¡¿Y que hago ahora?!(LA ILUMINACIÓN DE LA ESCENA VA REDUCIÉNDOSE HASTA PRODUCIRSE OSCURO TOTAL.)

SANSÓN.- (Sentado y apoyado sobre una mesa, escribe unos pliegos con una pluma de ave; Al lado un tintero)(LA VOZ DE SANSÓN SE ESCUCHA EN OFF) .-Mi respetado Señor Cura, solo unas líneas para hacerle saber , de Don Alonso, a quien se le llama, El Caballero de la Triste Figura. En el día de ayer, fue localizado por un alguacil por mí conocido, en las playas de la ciudad de Barcelona; Llevaba tras de si, un curioso gentío, ávido de conocer a quien es ya por aquí, muy popular, gracias a los escritos que del se han vertido. La gente mira a su persona con una mezcla, entre curiosidad y socarronería. Hay que reconocer, que nuestro vecino, ha conseguido mas popularidad, en muy poco tiempo, que personas de mas prestigio e importancia. Estamos inmersos en un mundo, en el que la banalidad, se aprecia mas que los auténticos valores. Señor Cura, yo, ya no se, si es importante retornar la cordura a Don Alonso, o mejor dejarle como esta; El es muy feliz así, y yo no veo que haga mal a nadie. Espero un mensaje que me puede enviar con el correo que le llega este; Suyo fidel y considerado, el que firma y rubrica, Sansón Carrasco. (ENROLLA EL PERGAMINO A LA VEZ QUE HAY RÁFAGA MUSICAL ,OSCURO Y NUEVAMENTE ILUMINACIÓN APROPIADA. SANSÓN SIN EL PERGAMINO.) Cada vez, son mas los escritores que se ocupan sobre Don Quijote, aunque no sobre Don Alonso, ya que a este no lo conocen, y lo que saben Del Quijote, es por los correveidiles, que en los pueblos y ciudades hay. Casi nada de lo que en los pliegos se escribe es cierto; Unas veces, son conjeturas, sobre una u otra razón, que a Don Quijote atañe; Y las mas, inventos deslizados con ninguna rigurosidad en la verdad, y muy poca o ninguna calidad literaria.

La ultima carta recibida del señor Cura, hace hincapié, sobre la necesidad, de que nuestro vecino, deje de hacer el fantoche; Por bien del en primer lugar, y por La Mancha en segunda importancia, aunque me creo, que a las fuerzas vivas, les importa poco el sujeto, y si mucho el predicado.

Aquí en Barcelona se celebra hoy " la noche de San Juan" Hay fiestas, que van haciendo tradición, y esta es una de ellas; En el hostal donde me hospedo, me hablaron de la notoriedad que alcanzaba esta festividad, y de que según había transcendido, Don Quijote iba acudir a ella. Estoy curioso y expectante, por ver, que fantochada se atreverá a realizar mi vecino. También se habla en los corrillos, de Sancho Panza; Algunos de sus razonamientos dan para mas de una chanza; Acudits le dicen aquí. Hay movimiento en la playa, se nota que es fiesta , la gente va de un lado a otro, alegre, suelta, diferente a un día de labor. ¡Me gustan las fiestas!

(EL PÁRRAFO QUE VA A CONTINUACIÓN DEBE ESTAR ENVUELTO DE SONIDO ADECUADO AL CONTENIDO DEL TEXTO)

Allá veo revuelo ¿Qué será? (OTEA EL HORIZONTE, PARECE QUE VE ALGO) ¡¿Qué nueva mascarada es esta?! Es Don Quijote; (OBSERVA MAS) Vestido con ropas diferentes a su habitual armadura , montando un caballo...¡ Que no es Rocinante! y...¡Por Dios! En el trasero del animal un cartel que dice "Este es Don Quijote de la Mancha" No se puede consentir esto. Es el hazmerreír de la gente; la diversión a costa de un manchego. ¡De un manchego loco! (RÁFAGA MUSICAL Y EFECTOS LUMÍNICOS)

 

Hace ya mas de dos años, que fui vencido por Don Quijote personalizando Al Caballero de los Espejos. Esperaba el momento, y creo que ha llegado ya, de salir de nuevo a su encuentro, esta vez encarnando un nuevo personaje; El Caballero de la Blanca Luna. Me he preparado bien, aunque a fuer de ser sincero, no esperaba tener que contar con la humedad que da la proximidad al mar. Estoy en las playas de Barcelona, y a un hombre de La Mancha como yo, no le resulta habitual la humedad.

Llega la revancha, Don Quijote.  Esta vez te venceré y te obligare a volver a tu aldea, y a dejar de cabalgar por ahí, como Caballero Andante; Bien lo saben los cielos que así lo haré. Palabra de Sansón Carrasco. (UN EFECTO DE LUZ INDICA QUE CAMBIA EL TIEMPO DE ESCENA)

 

        ¡Bien esta! Ya se señores a lo que venís, si; Saber quien soy . Ya despojado heme de mi armadura, y mi catadura veis. Soy un bachiller en Salamanca y un vecino y amigo, del que todos llamáis Don Quijote, verdaderamente Don Alonso Quijano. Se me conoce, como Sansón Carrasco, y soy del mismo lugar que Don Quijote, cuya locura y sandez, mueve a que le tengamos lastima todos cuantos le conocemos; Creemos que un descanso de un año en su hacienda, allá en la mancha, le ira bien, y por ello preparamos este......desafio.  

Os suplico no le digáis nada de esto a.."Al Caballero de la triste figura" Cierto que se os estropea la fiesta que sus salidas y locura os procuraba, pero señores, pensar un poco en el ser humano que dentro de el hay, y dejemos a un lado al mamarracho en el que se había convertido. Y ahora si no queréis mas de mi, permitidme; Tengo que recoger todo, cargarlo en mulas, e iniciar mi viaje de vuelta, a mi aldea en la Mancha. Descuide mucho, durante el tiempo que llevo, con el empeño que ahora he culminado, mis estudios. Tendré que volver de nuevo a Salamanca, las licenciaturas me esperan.(RUBRICA MUSICAL ACOMPAÑADA DE EFECTOS DE LUZ)

 

        ¡Bueno! Todo ha acabo, Don Quijote vencido y humillado, volvió a su aldea, y al poco de estar en ella, se sintió mal, le volvió la cordura, y todo acabo como debe ser Hizo su testamento, se confeso y encomendó su alma a Dios, y dio su  ultimo suspiro, rodeado de los mas allegados, que enterrados sus despojos, se repartieron su hacienda; Conforme las indicaciones que en el testamento se hicieren; Yo fui uno de sus albaceas.

Una aclaración: No me case con su sobrina. 

Me  fui a Salamanca a terminar mis carreras de leyes y letras, y después me establecí en Valencia, donde fui notario. Me case con una valenciana y tuve dos hijos y dos hijas.

 

Quiero terminar mi exposición, con el epitafio que puse a Don Alonso en su sepultura.

Escribí lo siguiente, que figura por cierto, en el libro de Cervantes.

 

Yace aquí el Hidalgo fuerte

Que a tanto extremo llegó

De valiente, que se advierte

Que la muerte no triunfo

De su vida con su muerte.

Tuvo a todo el mundo en poco;

Fue el espantajo y el coco

Del mundo, en tal coyuntura,

Que acreditó su ventura,

Morir cuerdo y vivir loco. 

(RUBRICA MUSICAL Y OSCURO ) 

FIN DE LA OBRA.

===========================================

Cualquier utilización que se desee hacer del texto anteriormente expuesto, se deberá  solicitar a su autor.

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com