Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

TARDE APRENDÍ AMAR A LOS PÁJAROS

de AMÉRICO ALFREDO TORCHELLI

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta en al final del texto su dirección electrónica.

 

TARDE APRENDÍ AMAR A LOS PÁJAROS

Américo Alfredo Torchelli

aatorchelli@fibertel.com.ar     

PERSONAJES

            LELIA (MUJER DE, CINCUENTA AÑOS. ATRACTIVA)

ROCÍO (MUJER JOVEN , VEINTEAÑERA, MODERNA. )

 

EL ESPECTÁCULO COMIENZA CON UN APAGÓN GENERAL. se oye primero lentamente , luego aumenta, “bravo pour les clows” cantado por edith piaf. cuando se hace silencio en la sala y siempre en la oscuridad se apaga la música y se oYen a las acTrices.

ROCÍO           (GRITA) ¡Una lechuza! ¡Eso es una lechuza! ¿Qué hace una lechuza acá? ¡Qué pájaro asqueroso! ¡Semejante lechuza! ¡Y me mira! ¿Por qué me mira?

LELIA             (CON INDIFERENCIA). Es un bicho embalsamado. Después de lo que habrás hecho por, no veo como te puede asustar tanto un pájaro. Y embalsamado

ROCÍO           (EXITADA)¡Una lechuza no es un pájaro! Es...Es....un bicho de mal agüero (PAUSA) ¿Y qué anduve haciendo?¿Qué le importa?. ¡Vamos ! (PAUSA) ¡Ahora caigo! La lechuza es para impresionar a los giles.

LELIA             Exactamente. Como a vos

ROCÍO           Una estafadora. A mí me dan asco las estafadoras. Son ... son

LELIA             Facilidad de palabra no tenés.

ROCÍO           Ya no se usa. Me voy a sentar señora estafadora. Estoy cansada... catorce horas... los aviones...

LELIA             Sentate en otro lado. Esa silla dejala ahí. (AUTORITARIA)

ROCÍO           Me siento acá, así vigilo a las lechuzas. No me joda.

LELIA             No quiero molestarte. Al contrario. Si me estás haciendo un favor. Me trajiste un libro. Está bien pequeña, pero no te sientes en esa silla. Por favor, dale. En esa no.

ROCÍO           ¿Qué le pasa con la silla? ¿No es lo mismo?

LELIA             Es lo mismo... pero si te pido que no te sientes... Es mi silla...

ROCÍO           Usted me resulta un tanto rompepelotas. ¡Y esa lechuza! Ahora la silla. ¿No tendrá una galletita suelta en el paquete?

LELIA             (DULCE) Es posible (PAUSA. GRITA) ¡Pero esta es mi casa! (MÁS FUERTE)¡Mi lugar! ¡Mis cosas!

 

en ese momento se encienden las luces del escenario. están en un lugar casi sin muebles. EN PRIMER PLANO UNA SILLA mas iluminada EN OTRO SITIO UNA MESA TAPADA CON UN PAÑO MORADO Y UNA BOLA DE CRISTAL. SOBRE UN VIEJO APARADOR UNA LECHUZA ENORME. ALGUNOS LIBROS VIEJOS. DOS SILLAS AL COSTADO DE LA MESA. NO HAY VENTANAS. SÓLO UNA PUERTA. TAMBIéN HAY UNA BOLSA MARINERA DE GRAN TAMAÑO DE LA CUAL SE HAN SACADO ROPAS E IMPLEMENTOS EXTRAÑOS COMO SOMBREROS Y MÁSCARAS. TODO eN DESORDEN. LELIA ES UNA MUJER, ELEGANTE, DE UNOS CINCUENTA AÑOS. DE FÍSICO PARECIDO AUNQUE más JoVEN ES ROCÍO QUE ESTÁ VESTIDA CON JEANS GASTADOS Y HASTA ROTOS. aMBAS SON MUJERES INTERESANTES. rocío es desenfadada. lelia formal.

 

LELIA             (GRITANDO) ¡Te digo que dejes esa silla donde está! ¿Quién te dijo que podías hacer lo que quisieras en mi casa?

ROCÍO           (QUE ESTÁ PARADA AL LADO DE LA SILLA ILUMINADA Y TAMBIÉN A LOS GRITOS) ¿A esto le llama casa? ¿A este lugar siniestro lleno de lechuzas? ¿A este tren fantasma? ¡Una adivina! Eso no se lo perdono a ese tarado. ¡No decirme... ¡ ¡Prepararme! ¡Algo! (LE DA UNA PATADA A LA SILLA)

LELIA             ¡Qué modales! ¡Y a ver de una vez el libro¡ También, en ese... (SEÑALA EL BOLSO)

ROCÍO           ¡Quilombo! ¡Quiere decir quilombo diga quilombo! ¡Y no me toque mis cosas que tanto joder! ¡Al final él tenía razón! Usted ya está muy grande! En realidad decía mayor. Muy mayor... decía.

LELIA             ¡Te adelanto que lo que dijo ese... señor me importa un pito!

ROCÍO           ¿El pito de él? ¡Ja, Ja, Ja ¡(RÍE DESMESURADAMENTE CON EVIDENTE INTENCIÓN DE LASTIMAR) Acto fallido típico. De libro. ¡Todavía se acuerda! Qué impresión te llevaste, mamá. (SIGUE RIENDO DESMESURADAMENTE) ¡Y qué memoria!. Pero igual... No es para tanto...

LELIA             (AMOSCADA) No sé si es o no es para tanto. Terminá con esa risa estúpida. Los hombres, son más que...eso que vos llamás ridículamente pito, para mí al menos. Para vos no sé. Dame lo mío y chau. Ahí está la puerta.

ROCÍO           ¿Cómo lo mío? ¿Y si hay para mí también? Usted sabe... con ese, (SEÑALA A LA DISTANCIA CON EL ÍNDICE). Ese... (SEÑALA NUEVAMENTE A LA DISTANCIA)... tantas cosas ... ¿Querés volver a la Argentina a buscar... a tus... no sé qué... Tomá... , me dio la plata y me encargó... Ya que vas.... llevale esto... a usted. Y puso un libro... pero por ahí... hay algo más...

LELIA             No me importa nada, pero... a ver... (ENTRE TANTO ROCÍO SIN CONTESTAR A LELIA CÓMO SI NO LA HUBIERA OÍDO, COMIENZA A BUSCAR EN LA BOLSA MARINERA TIRANDO COSAS CADA VEZ MÁS EXTRAÑAS Y EN FORMA TOTALMENTE DESORDENADA. LELIA LAS RECOGE Y LAS AGRUPA CON EL FIN DE EVITAR EL DESORDEN).¿Y? ¿Aparece o no aparece el famoso libro?(CON SORNA)

ROCÍO           ¡Pare un poco madame! ¡No me joda! Está acá. Va a aparecer. Al final todo aparece. (MIRANDO A LELIA DESDE EL SUELO) ¿Usted quiere o no quiere que aparezca todo?

LELIA             ¿Qué es todo?

ROCÍO           ¡Y qué se yo! Yo a usted no la conozco. Estoy haciendo cosas para alguien que no conozco. Mi todo no tiene por qué ser su todo. Aunque una vez con una amiga estábamos... (LELIA INTERRUMPE)

LELIA             Ahora seguí buscando que de buscar me parece que sabés bastante.

ROCÍO           (SE PARA Y LA ENFRENTA) ¿Me estás llamando buscona? ¿Y qué me reclamás? ¿Quién sos para reclamar?

LELIA             ¡Pero no mi amor! ¡Cómo se te ocurre! (CON SORNA)

ROCÍO           Y no seas antigua. Buscona... Se dice puta, trola, atorranta, patín. A ver si aprendés a decir lo que pensás. Buscona... una antigüedad... (SE AGACHA SOBRE LA BOLSA Y SIGUE BUSCANDO. DE PRONTO DEJA DE BUSCAR Y RESPIRA HONDO COMO HACIENDO YOGA)

LELIA             ¿Y qué te pasa ahora?

ROCIO           Estoy cansada. Hago yoga. ¿Qué, no me puedo cansar?

LELIA             No... no es que

ROCIO           ¿Y entonces por qué me mira así?

LELIA             Es que... esperaba una mujer... La voz por teléfono me pareció la de una mujer...y ahora te veo así tan.... tan...

ROCIO           ¡Y dale! Soy una mujer... Me parece... ¿A usted no le parece? ¿Quiere que le muestre? (SE DESABROCHA Y BAJA EL PANTALÓN. SE EMPIEZA A BAJAR LA BOMBACHA. MUESTRA EL PUBIS) ¡Mirá!¡Mirá!

LELIA             ¡No... si...! ¡Está bien! ¡Está bien no hace falta! ¡Levantate eso inmediatamente

ROCÍO           (SUBE LA BOMBACHA Y EL PANTALÓN CON GESTO DESAFIANTE) ¡Y míreme bien!. Tengo todo lo que tienen las mujeres... creo... Y si quiere... ya sabe... Le muestro...(AMENAZA CON DESABROCHARSE LA BLUSA)

LELIA             ¡No hace falta ¡ (GRITANDO) ¡Más grande!. Quiero decir... Esperaba a una mujer más grande. Eso.

ROCIO           ¿Así que más grande? Mire usted lo que son las cosas. Yo me imaginaba que usted no era tan... mujer. (HACE GESTO CON FORMA DE MUJER)

LELIA             ¿Y qué esperabas? (AMOSCADA)

ROCIO           Una... (HACE GESTOS DE GORDA)

LELIA             Una vieja. ¿Una vieja? ¿Te esperabas una vieja? (PAUSA) ¿Y ahora qué pensás?

ROCÍO           Y... podés ser un travesti... ¿No me muestra? (LE SEÑALA LA ENTREPIERNA) Dele... ¿Total? ¿Quién nos ve?

LELIA             ¿Estás loca? (RETROCEDE)

ROCÍO           Está todo bien. (PAUSA) No muestre nada. Es suficientemente histérica. Es mujer.

LELIA             A veces me tuteas y a veces no... ¿No sabés hablar?

ROCIO           La verdad... Yo tuteo a todo el mundo. Pero con usted... no sé... Claro, como usted es... ¡Y esa lechuza que mira todo el tiempo, la turra! Además como usted es...

LELIA             ¿Qué soy?

ROCIO           ¿Y no es profesora de química o algo peor como física. Yo nunca tuteé a una profesora y menos de química. ¡Dios me libre! ¡Química! Por favor...

LELIA             ¿Y de donde sacaste eso?

ROCIO           ¿Y de donde lo iba a sacar? Él. (SEÑALA VAGAMENTE A LA DISTANCIA)

LELIA             Ya no soy profesora... Te lo dije. Soy adivina.

ROCIO           ¿Se jubiló?

LELIA             (EXALTADA) ¡No! ¡No me jubilé! (PAUSA) Me arrepentí, me aburrí y además porque...

ROCÍO           ¿Por qué?

LELIA             (GRITA) ¡Porque me dio la gana!

ROCÍO           (PAUSA, LA MIRA) ¡Estás muy mal tía! Respirá hondo. Hacé yoga.

LELIA             ¡Dejá el yoga! ¿Trajiste el libro o no lo trajiste? ¿Por qué no seguís buscando en ese basural? Así te podés ir...

ROCIO           ¿No ve como se pone? Hágame caso. Ponga los dedos así y... (JUNTA LAS MANOS EN EL PECHO) Estás muy negativa...

LELIA             (GRITA) ¡Basta! (PAUSA. SE ENDULZA. QUIERE EL LIBRO) Chiquita... dame ese libro. Por favor...Dale...

ROCIO           Tranquila... tranquila... ¡be quait!. (SE PONE A BUSCAR EN LA BOLSA. SACA ALGUNAS PRENDAS QUE LUEGO COLOCA NUEVAMENTE EN LA BOLSA. APARECE UNA PELUCA ANARANJADA Y MOÑOS. SACA UNA CAJA. LA ABRE Y LA HUELE COMO PARA COMPROBAR SI EL CONTENIDO ESTA BIEN. LA TAPA NUEVAMENTE Y LA DEJA SOBRE LA MESA)

LELIA             ¿Qué es esto?

ROCIO           Marihuana.

LELIA             ¿Marihuana? ¿Vos fumás?

ROCIO           ¿Y usted, no? (CON NATURALIDAD)

LELIA             No... yo... no. (DUDANDO) Es una... No yo no...

ROCIO           Y bueno... es cosa suya... mientras no se ponga a pontificar. (GRITA Y SE AGARRA LA CABEZA) ¡Dejame buscar tranquila carajo!

LELIA             ¿Y el yoga? ¿No usás el yoga? Los deditos... (HACE LA PARODIA)

ROCÍO           Mirá... Con vos ni el yoga. ¡Quién te aguanta!

LELIA             ¿Vos qué sabés? ... ¿Quién sos?

ROCIO           ¡Soy el diablo! (SE RIE. PEGA SALTOS COMO BAILANDO) ¡El diablo que da miedo! (SE SIGUE RIENDO MIENTRAS HABLA. LELIA SE DETIENE ALGO ASUSTADA) El peligro, lo nuevo, lo que aparece,... (RIÉNDOSE) Ca-go-nes ¡Ca-go-nes! (LELIA SE QUEDA MIRÁNDOLA COMO ASOMBRADA Y CANSADA SE SIENTA. ROCÍO GUARDA LA CAJA. SIGUE REVOLVIENDO LA BOLSA. SACA COSAS Y LAS VUELVE A GUARDAR) No fumaban porque tenían miedo, no cogían porque tenían miedo. Ca-go-nes (SIGUE SACANDO.  ENTRE LAS COSAS SACA ZAPATONES Y MOÑOS Y NARICES REDONDAS DE PAYASO. SACA UN PAQUETE ENVUELTO, LO DEJA SOBRE LA MESA Y SIGUE BUSCANDO FRENÉTICAMENTE. CUANDO LELIA LO TOMA, LO MIRA Y LO ACARICIA, LO DESENVUELVE. ROCIO DEJA DE BUSCAR) ¡Ahí lo tiene! ¡Su libro¡ Suyo...en fin... y tanto lío por este libro.¿Qué es un libro?¿Qué es tan importante?

LELIA             (TIERNA)... es lo que es, lo que fue..

ROCIO           Y bueno... si te gusta... ¡Uy te estoy tuteando!... Te tuteo y listo. ... está todo bien...

LELIA             (SE QUEDA MIRÁNDOLA INQUISIDORA).Tutear es como una manera de acortar distancias. Como descubrirse.

ROCIO           ¿Ves? Yo cuando digo, digo. De frente manteca. No digo como qué. ¿Lo digo? Bueno, eso dije. Punto. Lo que digo. Bueno eso... De frente manteca. (PAUSA. ESTA ENOJADA.) El no. (PAUSA) Todo era cómo qué. Como vos. Dan vueltas. Son cagones.

LELIA             ¿Cómo sabés tanto? Como decía si decía.... justo ese libro...

ROCÍO           (HACE COMO QUE NO OYE) Las cosas que se entienden se entienden. O no se entienden y listo. Chau.

LELIA             ¿Te dijo qué significaba el libro? (SE LO MUESTRA)

ROCIO           Un... libro de poemas. Tanto lío... Un libro.

LELIA             Un libro de poemas. (EL LIBRO PERMANECE EN LA MESA AMBAS LO MIRAN)

ROCIO           ¿Y? ¿Por qué ese?

LELIA             Que te importa... total vos...

ROCIO           Me importa. Me importa un poco... (CON DESDÉN)

LELIA             (TOCA EL LIBRO) Todo tiene historia... todo.... Es de Jacques Prevert. Se llama Palabras.

ROCIO           ¡El que está todo subrayado!

LELIA             Y escrito. En la página 62 hay unas anotaciones en... rojo... me parece... (PAUSA. TOMA EL LIBRO, BUSCA Y ENCUENTRA)

ROCIO           Sí en rojo. Con letra chiquitita. Escuálida... tísica...

LELIA             Lo conocés.

ROCIO           ¿A Prevert? (RECITA) Lluvia de plumas/ plumas de lluvia/ la que amabas/ ya no está más/ qué querés de mis pájaros/ plumas de lluvia/ lluvia de plumas.

LELIA             ... lo conocés... y bien

ROCIO           Yo también escribí cosas... en verde... Mirá la página 34... lo leímos muchas veces... (SE ARREPIENTE) Mire señora. Pongamos las cosas en claro. El me pidió que le trajera... el libro. Ya se lo entregué... ya sabemos que lo leímos usted y yo... con... él. Lo escribimos...

LELIA             Era nuestro... no era tuyo... (SE ACERCA Y LA AGARRA DE LOS BRAZOS LA ZAMARREA)

ROCÍO           Él era el libro y usted lo escribió a él y yo también. Usted lo escribió con sus caricias y yo con las mías, usted con sus jugos y yo con los míos. Usted con sus olores...

LELIA             No hables así. Lastimás mi recuerdo...

ROCÍO           Y le aumento su rabia. Yo, yo señora fui la mujer que usted no quiere ver, se asusta de ver, pero que mataría si pudiera. ¡No! Usted querría haberlo escrito sólo con sus jugos, pero mire cómo son las cosas. ¡Ahora aparezco yo! ¡Morite de rabia!... Yo también me... a mí también... qué se cree... mis penas... valen...

LELIA             ¡Qué sabés vos de penas! ¡Mocosa atorranta!(SE GRITAN FURIOSAS)

ROCÍO           ¡Y valiente! No cobarde como coneja celosa ¡Vieja coneja calentona celosa!

LELIA             (LE DA UNA BOFETADA. ROCÍO SE LA QUEDA MIRANDO FURIOSA Y COMIENZA A DESABROCHAR Y A BAJAR EL JEAN) Pero... ¿Qué hacés? ¿Otra vez?

ROCÍO           Ver la almohada donde él se durmió muchas veces, te va a doler más que una bofetada.

LELIA             ¡No hagas eso, no hace falta! Perdoname. No quise. No pude. Rocío... no puedo... (ROCÍO SE DETIENE) Rocío... por favor...

ROCIO           Me... me... pegaste...

LELIA             Perdón muchacha... perdón... ¿Por qué no me lo dijiste antes?

ROCIO           ¿Antes de qué? ¿Se volvió loca del todo? El libro está escrito por las dos y por él. Punto. Si no le gusta, paciencia. A mí ya no me importa... (EMPIEZA A GUARDAR LAS COSAS AMOSCADA) Se hizo adivina... vive con una lechuza... vaya a saber con qué cosa sale ahora... y encima no le gusta que yo haya leído y escrito... con él. No soporta que me haya querido. Encima me faja... ¡Nooo!

LELIA             ¿Te lo dijo... él?

ROCÍO           Lo dio a entender...

LELIA             Tiene miedo de decir te quiero. Es tímido.

ROCIO           ¿Tímido? ¿Adonde viste un payaso tímido?

LELIA             Hay de todo. (REACCIONANDO) Payaso (SE MIRAN EN SILENCIO) ...te daba a entender...¿Y qué cosas hacía?... (SE LE ACERCA)

ROCIO           ¡Eh! Eh, eh, eh,eh, señora! (SE APARTA DIVERTIDA) ¿Usted... no será... ?

LELIA             No... Tranquila... chiquita. ¿No era que no tenías miedo?... vamos a ver... ¿Por qué, payaso?

ROCIO           No... miedo no tengo...Al contrario.

LELIA             ¿Cómo al contrario? ¿Te gustan las... mujeres?

ROCIO           (CON DESENVOLTURA) ¡Y seguro! No todas... me gustan algunas. ¡Y como a vos! ¡Como a todos! ¿No te gusto yo? (GESTO O POSTURA PROVOCATIVA) ¿No me vas a pegar?

LELIA             No (SERIA. SE MIRA LA MANO) No. Ya te pedí... y te pido... no quise...¿Payaso? Dijiste Payaso...

ROCIO           Esperá... ¿Cuando yo te digo qué me gustan las mujeres estás pensando en... sexo?

LELIA             Y... también... Por supuesto, pero no importa... Ahora quiero que me digas... el payaso...

ROCIO           Y los hombres también me gustan. Me gustan más... ¡A ver si me voy a creer que no sabés, ese olor a almendras, esa miel, esa mirada de macho, bufidos de potro. !Vamos!

LELIA             Y... sí. Cómo no lo voy a saber...

ROCIO           ¡Y seguro! Cualquiera a tu edad ya tiene que...

LELIA             A mi edad... me siguen gustando los brazos fuertes, y el olor que te atraviesa... ¡Mirá que me hacés decir... ¡

ROCIO           Está todo bien... igual no me imagino una mujer grande... revolcándose... gimiendo... ¿Viste?... me da cosa.

LELIA             Y a mí me da cosa ver a un vejete con una pendeja.

ROCIO           ¡Dijiste pendeja! ¡Bien madame! Te vas animando. ¡Así se hace! ¡Vas bien! ¡Dijiste pendeja! Das bofetadas... (SE TOCA LA CARA) ¿Sabés que ya no me parecés tan aparato? Parecés casi normal... Vas sacando el yo verdadero. Ya dijiste pendeja, recién casi decís boluda...

LELIA             No me hagas doler tanto la bofetada.(PAUSA) Pendeja. Pendeja. Pendeja boluda. Bo-lu-da.  Ahí está. Ahora decime... ¿Payaso?

ROCIO           ¿Lo del vejete y la pendeja lo decís por él y por mí? ¿Te jode tanto?

LELIA             Parece que sí.

ROCÍO           ... hay que ser joven. ¡No te chives! (PAUSA) Una busca en un hombre mayor... esa... como te diré... esa cosa de viejas protecciones... rejuvenecidas caricias antiguas que una guarda en la piel...

LELIA             Y una busca en los hombres jóvenes... esa... como te diré... esa cosa... también recuerdos guardados y deseados por la piel... esa cosa...

ROCÍO           (SEÑALÁNDOLA CON EL DEDO ACUSADOR) ¿Doble sentido?

LELIA             ¡Noooo! De frente manteca. (AMBAS SE RÍEN AMIGABLES)

ROCÍO           ¡Bien! (SE QUEDA MIRÁNDOLA) Te llamás Lelia. Él te nombraba. Porque Lelia era luchadora y se peleaba en las asambleas... o Lelia también bailaba bien. También se reía como vos, con los ojos.

LELIA             También, también, también...

ROCÍO           Son así. Para no herir...

LELIA             Sí claro...(ESTÁ PENSANDO EN OTRA COSA). Lelia. Quiere decir. charla.

ROCIO           Charla... Charlatana de feria... adivina... tiene que ver.

LELIA             ¿Y vos?  (SE SIENTAN CANSADAS)

ROCIO           Rocío. En realidad me llamo Rosa. Pero no me gustó y profesionalmente uso Rocío. El decía que yo rocío la tierra con mis pasos. (CAMINA EN PUNTAS DE PIE. IMITA LA VOZ DE HOMBRE) El hombre, fue hecho de barro y la mujer de rocío y luces.

LELIA             La mujer está hecha con la materia del arco Iris. (TOMA EL LIBRO) Todavía no me contaste por qué lo llamás payaso...

ROCÍO           ...La materia del arco Iris

LELIA             (INTERRUMPE) Así que profesionalmente... ¿Cual profesión?

ROCIO           Actriz. Soy actriz. Anduve por ahí. Y como había que vivir. Fui actriz en las calles. Mímica...por los idiomas. Pasaba la gorra... y viví. Dos años viví de la gorra. (DESENFADADA. SACA UNA GORRA Y LA PASA RIÉNDOSE)

LELIA             ¿Cuantos años tenés?

ROCIO           Veinti... más o menos

LELIA             ¿Cómo más o menos?

ROCÍO           Es largo. Dejá. Lo podías haber adivinado. ¿Adivinás?

LELIA             Adivino e invento, pero vos no te querés convencer que soy adivina. Bien. Sentate ahí. Te lo voy a demostrar. (LE SEÑALA UNA DE LAS SILLAS DE LA MESA. IMPERATIVA. ELLA SE SIENTA EN LA OTRA. DESENVUELVE LAS CARTAS DE UN PAÑO MORADO. ACOMODA LA BOLA DE CRISTAL Y COMIENZA A BARAJAR LAS CARTAS. ROCIO SE ACERCA CON DESCONFIANZA, MIRA LA BOLA Y SE SIENTA EN LA PUNTA DE LA SILLA) Por empezar no me cruces las piernas. ¡Las piernitas abiertitas!. No me cierres los puños. Los puños y las piernitas abiertitas. ¿No lo sabías? (DISTRAIDA CON LAS CARTAS SIGUE HABLANDO) Tantas cosa te dijo y no te avisó que con los puños cerrados y las piernas cerraditas no se puede. ¿Cómo no te lo dijo? ... (SE ENCIENDE LA BOLA DE CRISTAL Y SE AMORTIGUAN LAS OTRAS LUCES)

ROCIO           (TIENE MIEDO) No... bueno no sé. Pero esperá... Yo no sé si quiero que me adivines nada. (SE PARA. CAMINA. LELIA SIGUE BARAJANDO) No es el momento todavía. No sé si... quiero... La vida pierde...

LELIA             ¿Misterio?

ROCIO           Misterios... zonas oscuras

LELIA             Yo también niña tengo la vida llena de misterios. Todos tenemos. Èl también.

ROCÍO           Me contó que vos y él se conocían de chicos, en el Colegio. Habían crecido juntos, peleado juntos en las luchas políticas, se habían... querido... Cuando le pregunté si ustedes... (SE SIENTA CON DESCONFIANZA PERO ATRAIDA) Bueno como les iba con el sexo... entonces... me pareció que me había metido en.... un misterio. ¿Hubo algo mal? (MIRA ATENTAMENTE LA CARA DE LELIA)

LELIA             Esas no son preguntas de hacer. (SIGUE BARAJANDO, DUEÑA DE LA SITUACION) ¿No querés saber ahora?.

ROCIO           ¿Cómo fue el sexo?

LELIA             No. Saber quién sos.

ROCÍO           Y... más o menos. Como querer... siempre quise

LELIA             ¿Cómo siempre? ¿No sabés?

ROCÍO           Y   más o menos.

LELIA             Veamos... ¿Qué día naciste?

ROCIO           El 15 de agosto ...creo...(LELIA LA MIRA INQUISITIVA)

LELIA             Leo. Felina. Gata. Los gatos acechan pero se rinden ante las caricias... ¿Vos te rendís ante las caricias?

ROCIO           Y... depende de... en general... sí. Creo que cualquiera... ¿Vos no?

LELIA             (SIGUE CON LA CEREMONIA DE LAS CARTAS. SE LAS DA A ROCIO PARA QUE CORTE. CORTA CON LA DERECHA) ¡Con la izquierda! Se corta con la izquierda. ¡A ver si te concentrás! (REPARTE EN SIETE MONTONES DE CINCO CARTAS Y COMIENZA A DARLAS VUELTA)

ROCIO           A cualquiera... las caricias... ya una cuando es chiquitita... si hay un padre... y más cuando se crece... no me contestás ... tenés miedo...

LELIA             ¡Shhhhh! Silencio. Acá apareció una carta con un seis de copas. Y un cuatro de bastos... ¿En tu vida hubo una mujer que queriendo hacerte el bien exageró y te cansó? 

ROCIO           Mi... no sé...

LELIA             ¿Tu mamá?

ROCÍO           No la conocí.

LELIA             ¿Pero alguien hizo de madre?

ROCÍO           Más o menos. Seguí.

LELIA             Y acá... dejame ver... un tres de bastos invertido seguido de un as de copas... ¿Tuviste una infancia alegre o triste?

ROCIO           Y... alegre... qué se yo. La infancia... ¿No es siempre alegre la infancia?

LELIA             No. No siempre...(PAUSA). Apareció un rey de copas. Un hombre mayor.¡Mmmmm!

ROCIO           El señor. Todos le decían el señor y yo también. Venía a ser como mi papá pero era el señor.

LELIA             Por ahora es un hombre. Un hombre mayor que te ... te dejó ir.

ROCIO           No. Me fui.

LELIA             ¡Shhh! Acá aparece... no cierres los puños ni las piernas... acá aparece un caballo de copas. Cambio, viaje, encuentro. Veamos. Un hombre mayor te encandila con palabras hasta que... hasta que... te duerme como a una gata.(LA MIRA)

ROCIO           Ese debe ser... él.

LELIA             Le sigue un dos de espadas. Según la carta el hombre dice cosas confusas... ¡Las piernitas nena! ¡No me cierres las piernitas!

ROCIO           (ENTUSIASMADA ABRE EXAGERADAMENTE LAS PIERNAS Y HABLA EN VOZ ALTA) Confusas... dulces... Es él. ¡Es él!

LELIA             (INTERRUMPE) Acá hay otra carta muy elocuente. Caballo de espadas. Decime... pero no me cierres el puño. ¡Las piernitas! Elige la guerra porque allí puede ser otro.

ROCIO           ¡Es él! El eligió ser otro. ¡Qué grande, es él!

LELIA             ¿Un guerrero?.

ROCIO           Un payaso.

LELIA             ¿Payaso...? ¿Apareció como un payaso? ¡Al fin! ¿Por qué payaso?

ROCÍO           Decía que acá había dejado las raíces, algunas hojas y algunos frutos. No estaba entero. Como payaso era todo él

LELIA             Y acá las raíces, las hojas y algunos frutos. Algunos frutos...

ROCIO           Y... dijo así... ¡Sí! ¡Es él! ¡Es él! Apareció una tarde en la calle principal de una ciudad francesa. (SE LEVANTA, SALTA) Yo estaba haciendo mi número de mímica. Ya te dije... yo... la mímica.

LELIA             Hacelo. (SE MIRAN. ROCÍO DUDA)

ROCIO           (PIENSA) Yo estaba... (COMIENZA A CAMINAR Y SE DETIENE. VUELVE A LA MESA) Me estás... ¿querés divertirte conmigo.

LELIA             Y vos conmigo ¿Y qué tiene de malo?

ROCIO           (PIENSA. SACA DE LA BOLSA UN MONTON DE ROPA. ELIGE UNA MASCARA MUY BLANCA CON UN PICO TAMBIEN BLANCO Y UN GORRO QUE LE OCULTA TODO EL CABELLO, UNA CAPA TAMBIEN BLANCOS. SE VISTE RÁPIDAMENTE Y MUY EXCITADA) ¿Querés que haga y diga lo que hacía cuando apareció?

LELIA             (DIVERTIDA) Sí quiero. ¡Apareció el payaso! ¡Al fin !

ROCIO           (SE PASEA POR LA ESCENA HACIENDO VARIAS MIMICAS IMITANDO DISTINTAS FORMAS DE CAMINAR. LE HABLA AL PUBLICO) ¡Mis queridos amigos! ¡Ustedes no entienden mi idioma pero yo entiendo sus risas! ¡Entiendo sus aplausos! ¡Y entiendo cuando mi sombrero está lleno! ¡Eso es lo que más entiendo! (A LELIA) ¿Lo hago?

LELIA             Sí, dale, quiero verlo.

ROCIO           Vos querés verlo a él.

LELIA             Las dos queremos verlo a él. Dale.

ROCIO           ¡Y entiendo cuando mi sombrero está lleno! (HACE UNAS PIRUETAS Y NUEVAMENTE HACE MIMICA. IMITA A UN GRAN PÁJARO QUE SE ACERCA AL PÚBLICO. SE SIENTA COMO UN PÁJARO Y PARECE QUE PONE UN HUEVO. LO EMPOLLA HASTA QUE SALE UN PICHÓN. LO ACUNA Y LO ACARICIA. LUEGO LO DEPOSITA Y SALE VOLANDO. SE PONE UN PAÑUELO NEGRO E IMITA A UN ANIMAL DEPREDADOR QUE SE ACERCA FURTIVO HASTA DONDE ESTA EL PICHÓN CON GRANDES PRECAUCIONES. EL DEPREDADOR TOMA AL PICHÓN Y SALE DESPACIO. VUELVE SIN EL PAÑUELO NEGRO COMO EL AVE MADRE VOLANDO Y CUANDO VE QUE FALTA EL PICHÓN LLORA DESCONSOLADA. TODO CON MIMICA. BUSCA A LELIA) En ese momento apareció el payaso. Se acercó al ave y muy paternalmente me consoló. Luego salió furioso y volvió enseguida con el pichón. Juntos nos pusimos a bailar. (SUENA EL VALS DE EDITH PIAF BRAVO POUR LE CLOW Y ROCIO BAILA COMO SI BAILARA CON ALGUIEN. DA VUELTAS Y VUELTAS HASTA QUE QUEDA DELANTE DE LELIA Y SE DA CUENTA QUE ESTA EN OTRA SITUACION)

LELIA             ¡Muy conmovedor! ¡Lindísimo! (APLAUDE)

ROCIO           ¡No te burles!

LELIA             No me burlo. Y después el payaso se llevó al ave madre y la consoló en su nido... con palabras.

ROCIO           ¡No te burles! (GRITA)

LELIA             Estoy adivinando.

ROCIO           (SE SACA LA MASCARA Y LA TIRA CON FURIA) ¡No estás adivinando! ¡Yo te estoy contando!¡Le hacés decir a uno... te burlás... ¡ Sos... una tramposa.

LELIA             ¿Te hice trampas?

ROCIO           Me mentiste.

LELIA             Un poco... ¿vos no?

ROCÍO           ¡Yo no! Tengo misterios no mentiras. (PAUSA) ¿Me dejás adivinar a mí?

LELIA             Sí.

ROCIO           Juguemos.

LELIA             Adelante. (LE DA LAS CARTAS Y EL TURBANTE. ROCIO SE LO PONE ASI NO MÁS. TOMA LAS CARTAS SIN NINGUNA PERICIA

ROCIO           Qué día naciste.

LELIA             El diez de enero.

ROCIO           Año. De qué año. ¡Año! ¡Año!

LELIA             ¡Epa! ¡Va en serio! Mil novecientos cincuenta y seis. Paloma

ROCIO           ¡Basta de paloma ! (FURIOSA) ¡Y mantené las piernas cerradas si te gusta más!

LELIA             ¿Qué te molesta tanto?

ROCIO           Yo pregunto. Yo adivino. Yo tengo las cartas y la bola. El que tiene la bola manda ¿Entendés?

LELIA             ¿Cómo no voy a entender? Somos mujeres. Pero tranquila. (PAUSA. ROCIO MIRA LA BOLA DE CRISTAL)

ROCIO           Enero... Capricornio. Alma torturada... Como Poe, Fellini, Miguel Angel, Humphrey Bogart, Moliere, Juana de Arco.

LELIA             Al Capone. Te olvidaste de Al Capone.

ROCIO           ... fuertes, poco fieles, fríos, calculadores...

LELIA             Extraños...

ROCIO           Cerrados, tenaces y... engreídos. (SE RIE EXAGERADAMENTE)

LELIA             ¿No creés que una capricorniana puede darte un segundo cachetazo? (TRANQUILA)

ROCIO           En este juego ya no hay cachetazos.

LELIA             Todavía no sabés de donde te van a venir los cachetazos. Sos muy chica.

ROCIO           ¡Cuando se es mujer, no se necesita tener cincuenta años para saber de donde vienen los cachetazos!

LELIA             ¡Pobre de vos! Te podés asombrar. Seguí... nena. (PAUSA. ROCIO SIGUE MIRANDO LA BOLA)

ROCIO           Veo una clase de un colegio donde una muchachita y un muchachito juegan a que son novios.

LELIA             Sí , juegan.

ROCIO           Van de la mano. Ella alegre con su delantal planchadito y él serio y con la corbata desabrochada.

LELIA             Vas bien. (ESTA SERIA)

ROCIO           Hace frío. Se sientan en un banco de la plaza. Y leen juntos un libro de poemas y varios libros de políticos y filósofos. (PAUSA)

LELIA             ¿Te lo dijo él?

ROCIO           Si. (LELIA CAMINA HASTA LA SILLA. LLEVA EN LA MANO EL LIBRO) Leen juntos...

LELIA             (RECITA SIN LEER, ACARICIANDO EL LIBRO) El pavo real abre la cola en rueda/ el azar hace lo demás /Dios toma asiento/ y al hombre le toca empujar. (LELIA ESTÁ DE PIE. ENTRA EN UNA SITUACION EN LA QUE PARECE QUE EN LA SILLA HAY ALGUIEN)

ROCIO           ¡Esperá un poco! Yo tengo acá... (VA HASTA LA BOLSA Y SACA UN CHALECO MULTICOLOR, UN GRAN MOÑO COLORADO, UNA GRAN NARIZ REDONDA Y UN PAR DE ZAPATONES DE PAYASO, UNA PELUCA COLORADA. LO LLEVA HASTA LA SILLA Y VA ARMANDO AL PAYASO) Ya está. ¿Qué tal? (LELIA HA MIRADO TODO CON CURIOSIDAD)

LELIA             ¿Esto es... de él?

ROCIO           Los payasos usan todos la misma ropa. Si es payaso está de payaso. Si la nariz es más grande o más chica... no importa. Siempre es payaso.

LELIA             Pero... ¿Son de él? Entonces el...

ROCIO           ¿Qué importancia tiene?

LELIA             Y... tiene.

ROCIO           Puede ser que alguna cosa... Como actuábamos juntos, por ahí la ropa... ¿Viste cómo es?

LELIA             No... no sé cómo es. Vos tenés la ropa de él...

ROCÍO           ¿Todavía te duele la cachetada?

LELIA             Si. ¿A vos no?

ROCIO           ¡No hagas preguntas boludas! ¿Querés saber? ¿Y no nos llamaste vejete y pendeja? ¿Qué hacen un vejete y una pendeja? Se encaman, cogen, ... Lo dijiste vos Lelia. ¿Sigo?

LELIA             (ABSOLUTAMENTE ABSTRAÍDA). Estamos en un banco, leyendo...

ROCIO           (LA MIRA. MIENTRAS HABLA LA SIGUE MIRANDO) Los chicos iban siempre al mismo banco y allí... fueron descubriendo... se les mezclaba todo... la vida con las poesías... la política, el sexo. Crecían...

LELIA             Los mismos ideales, los mismos fríos... (TIENE EN LA MANO EL LIBRO. LO ACARICIA.)

ROCIO           Fueron creciendo. Eran una pareja. Él se tuvo que ir a un país lejano. (MIRA A LELIA. PAUSA)

LELIA             Se tuvo que ir... (MIRA A LA SILLA VESTIDA Y LE HABLA) Te tuviste que ir. Te ahogaba el miedo y... te fuiste. Yo me quedé con todo No te bastó el coraje para afrontar. Yo afronté y pagué. Caro. (BAJA LA CABEZA Y SE CUBRE LOS OJOS.

ROCIO           Ella se quedó. El se hizo un científico famoso con la... episte... episte...

LELIA             Epistemología.

ROCIO           Eso. Y de tanto andar con la ciencia... un día descubrió que necesitaba un poco de magia.

LELIA             Y se hizo payaso. (LE HABLA A LA SILLA) ¿Te hiciste payaso para encontrar la magia?

ROCIO           No se hizo payaso del todo. Siguió con la episte...

LELIA             ¡Epistemología! (MOLESTA)

ROCIO           Eso. Siguió con la... eso... pero en cuanto podía se vestía de payaso y recorría las calles para hacer reír a los chicos.

LELIA             Los chicos... (MIRA A ROCIO. SE MIRAN.)

ROCIO           La risa de los chicos... decía. (REPITE COMO DISCULPÁNDOSE)

LELIA             Podría haber... descubierto la risa de un... hijo.

ROCÍO           Para eso tendría que tenerlo... Concebirlo. ¿Se dice concebirlo?

LELIA             Lo concibió. Se dice concebirlo.

ROCIO           (SOBRESALTADA SE LEVANTA) ¿Tiene un hijo? Nunca me dijo que tenía... ¿Por qué no me lo habrá dicho?

LELIA             No lo sabe. (MONOCORDE)

ROCIO           ¿Cómo que no lo sabe? ¡Un hijo! ¿Cómo no lo supo?

LELIA             No estaba...

ROCIO           Pero un hijo... No me jodas. Y en todos estos años... por qué no... ¿Es grande? ¿Donde está? Quiero verlo.

LELIA             No está. (MONOCORDE). Estuvo conmigo sólo treinta días. Se lo llevaron. Me lo sacaron.

ROCIO           ¿Y por qué... no los... ?

LELIA             No estaba....

ROCÍO           ¿No lo buscaste?

LELIA             Sí. Pero él no estaba.

ROCIO           Sí claro... pero... ¡Igual! ... hay maneras...

LELIA             No estaba. (TONO MONOCORDE) Y yo presa.

ROCIO           ¡Lelia!(A LA SILLA) ¡Así que no estabas! ¡No te enteraste! Pero decime un poco, ¿Vos nunca te enterás? ¿Nunca estás?

LELIA             ¿Por qué nunca? ¡No me digas que vos...!

ROCIO           ¡Sí, acá (SE TOMA LA BARRIGA CON AMBAS MANOS), acá hay un hijo (PIENSA, SE MIRA LA BARRIGA NUEVAMENTE) Bueno... pero no... No es de él... (PIENSA).

LELIA             ¿Pero no estás segura si es de él? Si vos y él vivían juntos... bueno si vos y él...

ROCIO           Sí, esa parte sí, pero... yo tengo un novio ¿sabés?. Francés. Un potro. Un potro con el pelo largo y un lomo... yo hice todas las cuentas... y las hice bien... (DUDA) ... y... seguro... es del potro.

LELIA             (ASOMBRADA) ¿Pero como es posible?  (PAUSA) ¿Tenés un potro? (SEÑALA LA SILLA) ¿Y él?

ROCIO           ¡No pontifiques!... ¡Que tiene que ver! Estaba enceguecida por él como significado emocional. Una proyección sustitutiva e idealizada de la figura paternal. ¿Entendés?

LELIA             ¿Epistemología no te sale y te sabés el psicoanálisis de memoria?

ROCIO           Soy estudiante de psicología. Frued, Lacan, esas cosas...

LELIA             ¡Ay Dios mío! ¿Psicología?

ROCIO           ¿Y qué tiene?

LELIA             ¿No eras actriz?

ROCIO           Actriz y estudiante de psicología. ¿Qué hay? Estudiante me hice como todos y actriz porque quería yo.

LELIA             Y madre porque quería el potro o ... ¡andá a saber!

ROCIO           ¡Ah! Vos y este (SEÑALA LA SILLA) ¡Lindo ejemplo! Vos largando la educación por la adivinación. El otro rajando y embarazando boludas

LELIA             Le atraen las boludas.

ROCÍO           ¡Lindo ejemplo! Mirá que nos dejaron... (SEÑALA EL AMBIENTE ENTERO). Hijos que no están, padres que no están, ¿Nadie es culpable? ¿Quién se hace responsable? ¿No hay nadie la puta madre?

LELIA             ¡Los quiero ver a ustedes!

ROCIO           ¿Qué querés que hagamos?

LELIA             ¡No... nada! ¿Cómo piensan arreglar el mundo?.

ROCIO           ¡No lo pensamos arreglar! ¡Ahí está la diferencia con ustedes! Usamos lo que nos queda y lo enfrentamos día a día. ¿O la marihuana la trajimos nosotros bajo el brazo en vez del pan? ¡No te olvidés, la dejaron ustedes!

LELIA             (SE MIRA LOS PIES. SE QUEDAN EN UN GRAN SILENCIO)

ROCIO           (SE ACERCA A LELIA. LA MIRA DE MUY CERCA. DE PRONTO SE DA VUELTA Y ENCARA A LA SILLA VESTIDA. ESTA FURIOSA) ¡Te rajaste!  ¡No estás! (SE ACERCA A LA SILLA Y LE VA ARRANCANDO CON FURIA LA ROPA Y LA TIRA Y LA PATEA. DEJA TODA LA ROPA EN EL SUELO. LELIA VA AGARRANDO ALGUNA QUITÁNDOLA DE LA FURIA DE ROCIO) ¿No podías aguantar? ¡Desgraciado! ¡Mirá, mirá, mirá! (A LA ROPA DESPERDIGADA) ¡Egoísta, cagón! Te fuiste. ¡Se fue, no está! ¡Porquería! Ella se quedó. Le arrancaron a la hija y vos no estás.

LELIA             El no supo... no pudo. (VA RECOGIENDO LA ROPA DEL PAYASO) No le tengas tanta bronca... (LE TOMA LA MANO)

                        (EN ESTE MOMENTO SE DAN CUENTA DEL VÍNCULO REAL)

ROCIO           No lo perdones, tan fácil...  (LE SACA LA NARIZ DE PAYASO DE LA MANO Y LA MIRA CON TERNURA) Nos estás encontrando Payaso.

LELIA             Nos encontraste. (PAUSA. ESTÁ MIRANDO FIJAMENTE A ROCÍO Y COMO CLAVADA EN EL PISO. NINGUNA SE MUEVE) ¿Está vivo? ¿Vive?

ROCÍO           ¿Y qué importa? Igual no está. (SE LA NOTA EMBARGADA)

LELIA             Rocío... (PAUSA) ¿Vive?.(MÁS BAJO) ¿Vive?

ROCIO           ¿Y si lo hacemos? Digo... si querés. (BAJA EL TONO)

LELIA             ¿Pero vive? ¿Está?

ROCÍO           Ahí lo tenés... (SEÑALA AL PAYASO) Nosotras vivimos. Y él vive si nosotras queremos.

            (PAUSA LARGA. LELIA VA VISTIENDO NUEVAMENTE LA SILLA LENTAMENTE. ROCIO LA MIRA UN RATO Y TERMINA AYUDÁNDOLA A VESTIR AL PAYASO. CUANDO TERMINAN DE VESTIRLO, SE QUEDA CON ALGO DE ROPA EN LA MANO MIRANDO SERIA A ROCÍO.9

LELIA             ¡Shhhhh! Ahora venimos nosotras. y te hacemos con tus instintos, tus raíces, tus frutos, como queremos... tenemos el libro. (SE ACERCA A LA SILLA VESTIDA HABLAN EN VOZ BAJA COMO SI ESTUVIERA EL PAYASO VIVO) ¿Todavía te gustaba ver llover despacio?

ROCIO           Y los muslos fuertes de las mujeres y la curva que forma la nalga con la cintura. (SE LA SEÑALA A LELIA) ¿ Querés hacerlo?

LELIA             ¡¡Sí!! ¿Por qué te creés que hacemos todo esto? ¡¡Sí!!

AMBAS MIRAN LA SILLA VESTIDA QUE QUEDA MUY ILUMINADA)

ROCIO           Reconozcamos. Para hacer abrir piernitas se pintaba solo.

LELIA             ¡Cómo te quise canalla!

ROCIO           Te pusiste triste... (SE LE ACERCA Y LE ACARICIA LA CABEZA) porque creíamos que jugábamos y no...

LELIA             (PAUSA) ¿Se puede saber cómo es un hombre? (SE QUEDA PENSANDO FRENTE A LA SILLA VESTIDA COMO SI LE HABLARA A ELLA LENTAMENTE) Un hombre es un niño que juega, es un amante que ama, es un cobarde que tiene la valentía de hacer reír a los niños, es un padre que no sabe, es una tos, es un libro, un misterio, un recuerdo, un payaso. (MUY DECIDIDA) Dame las barajas.

ROCIO           (SE ACERCAN A LA MESA) Tomá. Vamos a ver. (A LA SILLA) ¡Vamos a ver!

LELIA             (SE SIENTA PONE LAS CARTAS SOBRE LA MESA Y LAS VA DANDO VUELTA. A MEDIDA QUE SALEN LAS VA INTERPRETANDO Y ROCIO LAS TIRA SOBRE LA SILLA VESTIDA. LELIA LO HACE CON PARSIMONIA Y ROCIO CON ENERGIA) ¡Dos de oro! (LE DICE A LA SILLA) ¡Una vida llena de agitaciones!

ROCIO           Sos un tipo lleno de agitaciones.¡Seguramente por ocultar cosas! (GRITA) ¿Taimado? O ingenuo. Es lo mismo.

LELIA             A ver... (SACA OTRA) As de espadas invertida. Fertilidad, fecundación, semillas...

ROCIO           ¿Y viste? Por algo anda embarazando...

LELIA             Bueno... el potro también... (SACA OTRA) As de basto... Símbolo fálico.

ROCIO           ¡Al fin algo divertido! ¿Símbolo fálico qué... ?

LELIA             ¿Cómo qué?

ROCIO           ¿Símbolo fálico así a secas? ¡Vamos che, algún detalle...!... algo... no sé...

LELIA             Pero... ¿Qué detalle?

ROCIO           Y... Algún detalle... ¡Tienen detalles! ¡Formas! ¡Medidas! ¡No me digás que no sabés los detalles!

LELIA             Las cartas no dan detalles. (SECA COMO MOLESTA)

ROCIO           ¿Pero alguna cosa... ? ... digo... (BAJA LA VOZ PARA QUE NO ESCUCHE EL PAYASO)

LELIA             No dan detalles (SECA)

ROCIO           ¿Tiene buen físico por lo menos?

LELIA             Es un hombre... bien hecho... algo mayor...

ROCIO           A este lo estamos haciendo nosotras. Y los hombres mayores también pueden tener buen lomo. !Dale mirá, mirá! ¿Tiene o no tiene?

LELIA             ¡Y sí tiene un lomo bárbaro que joder!

ROCIO           ¡Así me gusta! (A LA SILLA) ¿Viste? ¡Ya dice joder!

LELIA             (SIGUE SACANDO CARTAS) Sota de oros. Muchacho moreno, vanidoso...

ROCIO           Y... Antes era muchacho... Además si queremos lo dejamos muchacho y listo.

LELIA             Un seductor... vanidoso.

ROCIO           (A LA SILLA) ¡Oíste! ¡Seductor te declaramos! (SE ACERCA A LA SILLA) Sos seductor.

LELIA             Ocho de oros. Sentimental, con ojos soñadores.

ROCIO           Se te está yendo la mano con lo del hermoso. Me gustan los hombres... pero tan hermosos... ¡Ojo! Mirá que los muy hermosos... por ahí...

LELIA             ... con un poco de primitivismo. Algo animal (MIENTRAS SACAN LAS CARTAS LAS DESPARRAMAN SOBRE LA SILLA VESTIDA)

ROCIO           Ahí sí ¿Ves? Un poco... Podría ser... bestial... un poco bestial. ¿A vos te va?

LELIA             Y... un poco... ¿Por qué no?

EN ESTE TRAMO, ABUNDAN LOS SILENCIOS Y DEBE SER RESUELTO CON IMPROVISACIÓN O ENTRE EL DIRECTOR Y LAS ACTRICES

ROCIO           (SE ACERCA A LELIA Y LA PALMEA) ¡Bien mamá!....(SILENCIO LARGO)... te dije mamá...

LELIA             Me dijiste mamá. (PAUSA MUY LARGA) Me... pero sigamos

ROCIO           Ojo... (PAUSA)que no nos salga un boludo. Salvaje pero...No un salvaje boludo.

LELIA             A ver cómo es como padre (TIRA CARTAS SIN MIRARLAS)

ROCÍO           Derrama miel de padre sobre la hija que lo mira como a un sueño.

LELIA             ¿Cómo se miran los sueños?

ROCÍO           Como a una se le antoja.

LELIA             ¿No tiene defectos?

ROCIO           Si... como todos. Dale tiempo.

LELIA             Hace el amor lentamente. Sin apuro. Acaricia todo... lentamente. Besa todo.

ROCIO           ¡ Mamá, pará que no soy de fierro!

LELIA             ¡Mirá quién habla!

ROCÍO           Quedamos en que besa... todo y bien

LELIA             Y un rato largo.

ROCIO           Huele a calle. Y a corteza.

LELIA             Y a café caliente. (PAUSA)

ROCIO           Y a caballo brioso... sudado...

LELIA             ¡Bueno ahora pará vos nena, que yo tampoco soy de fierro!

ROCIO           ¡Las piernitas cerraditas! (SE RÍEN AMIGABLEMENTE)

LELIA             Vos cuidá las tuyas.

ROCIO           (SIGUEN TIRANDO LAS CARTAS SOBRE LA SILLA SIN MIRARLAS) Buenas gambas y buen culo.

LELIA             Eso del culo...no veo...

ROCIO           Es fundamental! ¿Ves que te descuidás con los detalles? Dejale buen culo, haceme caso.

LELIA             No me parecía pero... ahora... Lo dejo... (AL PAYASO) ¡Che tenés un buen culo.!

LELIA             Tiene un poco de barriga.

ROCIO           Y camina derecho. (LO IMITA CAMINANDO POR EL ESCENARIO)

LELIA             Como si fuera el dueño de la vereda. (TAMBIEN CAMINA IMITANDO UN GESTO ALTANERO)

ROCIO           ¿LLora?

LELIA             (PAUSA) Y... sí. ¿Por qué no va a llorar?

ROCIO           Y... como dicen que los hombres no lloran.

LELIA             Lloran. Los hombres lloran.

ROCÍO           ¿Tiene miedo?

LELIA             Ahora no sé. Pobre hombre. (PAUSA) ¿Vive?

ROCIO           Es él... (SEÑALA Y SE ACERCA A LA SILLA Y LA ABRAZA DESDE ATRAS MUY CARIÑOSA)¿Qué te falta hombre?

LELIA             (EN LA MANO TRAE EL LIBRO DE PREVERT. PAUSA MUY LARGA). Le falta hacernos, soñarnos, abrir la jaula, para que los pájaros se junten y vuelen

ROCIO           ¡Hacenos como vos querés que seamos! ¡Hacenos a Lelia Rocío y a Rocío Lelia!. Y a vos, vos. (CAMINAN LENTAMENTE. LA ILUMINACION DEL PAYASO SE HACE MUY INTENSA. ELLAS SE MIRAN, SE ACERCAN. LELIA SE SACA EL SACO Y LA BLUSA DE SEDA Y SE LAS DA A ROCIO. ESTA SE SACA LOS JEANS Y LA AMPLIA REMERA. QUEDA SOLO CON UN SLIP MUY PEQUEÑO BLANCO,. LELIA SE SACA LA POLLERA Y QUEDA CON ROPA INTERIOR MAS TRADICIONAL, NEGRA CON ENCAJES Y CORPIÑOS ARMADOS. SE VISTEN CON LAS ROPAS CAMBIADAS. LELIA DE ROCIO Y ROCIO DE LELIA. ROCIO NO SE PONE LA BLUSA SINO DIRECTAMENTE EL SACO SOBRE EL CUERPO. SE CAMBIAN LOS CALZADOS. SE AYUDAN A VESTIRSE, MUY SERIAS. LELIA SE SUELTA EL CABELLO. ROCÍO SE RECOGE EL SUYO. SE AYUDAN. SE ACERCAN JUNTAS AL PAYASO QUE CONTINUA MUY ILUMINADO.

(ROCIO TOMA EL LIBRO. LELIA SE SIENTA AL LADO DEL PAYASO Y DE ROCÍO. COMIENZAN A LEER POEMAS DEL LIBRO DE PREVERT. CON NATURALIDAD SE TOMAN LAS MANOS. SE MIRAN.

 

                        SUENA LEVEMENTE COMO FONDO EL VALS DE BRAVO POUR LES CLAWS

 

LELIA             y los vidrios vuelven a ser arena

ROCÍO           la tinta vuelve a ser agua

LELIA             los pupitres vuelven a ser árboles

ROCÍO           la tiza vuelve a ser acantilado

LELIA             y el portaplumas vuelve a ser pájaro

ROCÍO           ¿Pájaro?

LELIA             Tarde aprendí amar a los pájaros

 (LOS ÚLTIMOS VERSOS SE VAN APAGANDO CON LAS VOCES ALEJÁNDOSE. EN LA escena CON ECO

SILENCIO.)

 

SE PRODUCE UN APAGÓN. EL PAYASO SIGUE MUY ILUMINADO. SE ESCUCHA CADA VEZ MÁS FUERTE BRAVO POUR LES CLAUWS CANTADO POR EDITH PIAF. SE ENCIENDEN LA LUCES.

FIN

04-08-2005

10-08-2005

américo alfredo torchelli - 4813-8900 - aatorchelli@fibertel.com.ar  

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com