Para ir al BUSCADOR, pulsa en la imagen

 

NOTICIAS TEATRALES
Elaboradas por Salvador Enríquez
(Optimizado para monitor con resolución 1024 X 768 píxeles)

PORTADA

MADRID

EN BREVE

PRÓXIMAMENTE

LA TABLILLA

HERRAMIENTAS

EN PRIMERA LA SEGUNDA DE MADRID ENSEÑANZA LA CHÁCENA

AUTORES Y OBRAS

LA TERCERA DE MADRID

ÚLTIMA HORA DESDE LA PLATEA
DE BOLOS CONVOCATORIAS LIBROS Y REVISTAS NOS ESCRIBEN LOS LECTORES
MI CAMERINO   ¡A ESCENA! ARCHIVO DOCUMENTAL   TEXTOS TEATRALES
  ENTREVISTAS LAS AMÉRICAS  

 

TÚNICA HEMBRA

de Américo Alfredo Torchelli

Esta obra ha sido cedida por el autor para su difusión libre y gratuita, si bien quedan reservados todos los derechos de propiedad intelectual. El uso público de esta obra requiere el permiso del autor y a fin de recabar la correspondiente autorización se inserta en al final del texto su dirección electrónica.

 

 

TÚNICA HEMBRA

Américo Alfredo Torchelli

aatorchelli@ciudad.com.ar

 

(Las obras TÚNICA HEMBRA, GOLIAT y CORDÓN forman una trilogía)

Personajes:

MADRE (BLANCA)

AMANTE (ROJA)

HIJA: COLONNA (ROSA)

 

un sillón de dos cuerpos tapado parcialmente con sábanas o cortinas color crudo en un lugar central. a un costado un espejo de pié, de cuerpo entero con marco antiguo. .

ruido de un TECLADO DE máquina de escribir que después de un momento de sonar muy fuerte se va apagando SIN DESAPARECER DEL TODO.

blanca ingresa con una amplia túnica blanca. es una mujer de edad indefinida. entre 30 y 60, según el momento que evoca. camina con soltura. sobre el sillón hay un oso de tamaño mediano (unos 50 cms), de peluche con un gran moño AZUL.

las tres mujeres son encarnadas por la misma actriz la cual cambiará el tono de voz. blanca camina lentamente

habla con tono seguro, autoritario.

 

BLANCA        (COMIENZA EN TONO MUY BAJO) Los manteles... (PAUSA) Los manteles, escribiste como si... Como si supieras y no sabés. Yo... (PAUSA) Yo sí puedo hablar de los manteles. Yo sí... de la carta... del miedo... de los manteles. ¡Sí señor!

                        (PIENSA SE ACERCA AL ESPEJO Y LE HABLA COMO SI EN EL HUBIERA ALGUIEN) ¿Qué era el mantel para vos? ¿Acaso el mantel... ? ¿Sería yo? ¿Escribiste mantel? Escribilo varias veces. (PAUSA) Vos tenés que escribir para que yo... Si vos no escribís... Todo existe porque vos lo escribís... sí señor. ¡Todo! (AUTORITARIA) ¡Hasta mantel! Hasta Colonna.

                        Anoche... te despertaste sudando, asustado. La muerte te asustó. Te acordaste de... tu madre mantel... recientemente... ¡muerta escribiste!. Escribiste muerta, pero en realidad... sólo me había ido... por ahí... Ya no era... ni mantel...Estaba plácida, lívida, definitiva. ¡Oh Dios!... ¡Qué definitiva es la palabra definitiva! (PIENSA. SE TOMA LA CABEZA. CAMINA) Y como apenas llegabas a la mesa mirando pasar la plancha de aquí para allá, de aquí para allá, de aquí para allá (HACE LOS GESTOS DE PLANCHAR. PAUSA. SE SIENTA EN EL SUELO. TIRA LA CABEZA PARA ATRÁS MIRANDO AL TECHO CON LOS OJOS CERRADOS). Te miraba y veía la sorpresa en tu cara redondita, en tus ojos pardos, como de...azúcar quemada o de ... miel... como de miel... (PIENSA) Escribiste miel. ¡Oh la miel! ¡Qué linda es la sorpresa en la cara de los niños! El pez que rompe la superficie quieta del lago y ¡Flop! Pega el salto. El agua se inquieta. Por la sorpresa.

                        No quiero interrumpirte porque... me contestás. ¡Siempre me contestaste! (SEGURA Y FIRME) Siempre...  Siempre. Cuando te pedí que fueras el mejor me contestaste siendo el mejor. Fuiste abanderado. El mejor. ¡El abanderado...! Yo te peiné con gomina y te planché el guardapolvo tan blanco, te lustré los zapatos. ¡Tan blanco y almidonado ese guardapolvo y los zapatos... brillaban... ! ¡Vos brillabas! ¡Yo brillaba!... (PAUSA. PARECE TOMAR AIRE. ESTA CONTENTA) Llevabas la bandera para mí. La cara redondita y el pelo peinado con gomina, duro de prepo. Lustroso. Prolijo. ¡El mejor!.

                        Ese... tu padre... te llevó a uno de esos cafés de tangueros y mujeres...¡Tangueros y putas! ¡A una criatura!... Vos no podías saber y entonces... lo admirabas... (SE PONE NERVIOSA)¿Donde estaba él cuando hubo que escribir la carta? Con amigotes y amigotas... borrachos... caballos... ¡Mierdas!... Vos no podías saber... Ahora tenés que escribir, amigotas, borrachos, carreras, miserable. ¿Escribiste miserable? Escribilo...

                        Allí hay gente. (SEÑALA LA PLATEA SIN MIRARLA) Debe haber. Del lado de afuera de uno están los demás. (CAMINA) ¿Me importan? Sólo porque están espiando... (SIGUE HABLANDO CON EL ESPEJO)

                        Ellos (SEÑALA AL PUBLICO)no... no saben... tal vez también vivan porque alguien está escribiendo sus respiraciones... (RÍE) No solamente espían con las orejas. Espían con el dolor de sus espaldas... la sangre, la piel, las tetas, espían con sus historias. ¡Tocan, huelen, saborean las palabras! "

                        No es poca cosa m`hijito estar frente y... tan cerca de esa enorme cabeza, de cientos de manos y tantas pieles y vísceras. Tanta sangre y pelos dedicados a... estar allí... espiando y tantas bocas... calladas inventando ese aparente silencio... preñado de gestos menores. Mohines, elásticos acomodados, picazones disimuladas, ruidos de tripas. (SE PONE LA MANO SOBRE LOS OJOS COMO VISERA PARA VER LA PLATEA) Y junto a la humana trivialidad, hombres soñados, mujeres soñadas. (EN TONO MUY BAJO, LLENO DE RENCOR) y.... ¡No, no pienses en ella ahora! (CAMINA, SE ACERCA AL ESPEJO), ¡Estás sudando! ¡Los anteojos empañados! ¡El mechón pegado a la frente! Blanco. ¡El pelo blanco!

                        Pusiste tu sangre. Con menos no se podía. La amaste. Se reía... y la amaste... risa y sangre. Con menos no... (SE EXALTA) ¡Yo escribí la carta...! No vengas puse, mi marido lo sabe puse... la carta... lo sabe todo puse... no vengas puse... Y no fuiste. No fuiste No vengas puse Sabe que la niña es tuya puse… por la niña… por Colonna... no vengas puse…(PAUSA. CAMINA)

                        No debes llorar... Un hombre alto, con un mechón blanco caído sobre la frente y las manos grandes como grandes pájaros pensativos... no debe llorar. Debes sonreír, seguir sonriendo, conquistar, seducir con tu sonrisa de niño. ¡De amor se habla! (SE PARA Y GRITA) ¡Silencio! ¡Silencio dije!  (SE PARA MUY TIESA FRENTE AL ESPEJO) ¡Y no pude defenderte de ese sueño! (EN TONO BAJO) De amor se habla... silencio. Yo también puse mi sangre... no vengas... él lo sabe. Por la niña te puse el miedo, y te saqué la risa. (PAUSA. SE QUEDA MUY QUIETA. DE PRONTO GRITA) ¡Te saqué la risa pero  te puse el miedo! ¡Shhhh! (CAMINA HACIA EL ESPEJO MUY LENTAMENTE Y SIGUE HABLANDO. SALE. POR UN MOMENTO NO SE LA VE. SE CAMBIA LA TÚNICA POR UNA COLOR ROJA. SE PEINA) Soñaste una mujer. ¡Hembra! Una mujer entera... entera... que cuando se reía te hacía sentir la risa... una mujer... (GRITA) ¡Hembra!.2

ROJA (PAUSA LARGA. SALE DE ATRÁS DEL ESPEJO CON LA TÚNICA ROJA Y UN PEINETÓN CON EL QUE SE SIGUE PEINANDO. LLEVA EN LA MANO LA TÚNICA BLANCA QUE TIRA SOBRE EL SILLÓN. SE SIGUE PEINANDO. ESTA FRENTE AL ESPEJO. SU FIGURA SE REPRODUCE. COMIENZA A REÍRSE DE A POCO, LENTAMENTE. VA SUBIENDO EL TONO DE LA RISA QUE ES MUY DE ADENTRO. UNA RISA CONTAGIOSA PERO NADA ESTRIDENTE. TERMINA RIENDO A BORBOTONES MIENTRAS SE PEINA Y ACOMODA EL CABELLO) Estoy escuchando... te escucho... escucho tus ruegos, tus lamentos, tus susurros, escucho tus manos, tu piel, tu sudor. (POR MOMENTOS SE AHOGA CON LA RISA QUE POCO A POCO VA ABANDONANDO MIENTRAS CAMINA RODEANDO AL SILLÓN, MIRÁNDOSE AL ESPEJO, SIN DEJAR DE REÍRSE PERO CAMBIANDO A LA VEZ HASTA OBTENER UNA RISA FORZADA, TRISTE) Y vuelvo a escuchar... la lluvia en la ventana... (CORRE HACIA EL PROSCENIO Y HACE GESTOS COMO DE SEGUIR EL SURCO DE LAS GOTAS EN LA VENTANA) Escucho tu voz grave ... tu altura de hombre flaco aguileño... tu sonrisa de niño... tu mechón... escucho correr tu sudor por el pecho... tu sudor y su música de macho... (SE ACERCA AL SILLÓN) Y respiro tus palabras... tus palabras son mi aire. (RESPIRA PROFUNDO) El aire con el que se llena el cielo y lleva el calor y el aroma penetrante a naranjas maduras... (PAUSA LARGA)... creíste que sólo respirando tus palabras... ¡No mi amor!... Risa y sangre...Así es Colonna, nuestra hija.¡Nuestra! (AUTORITARIA)¡Escribí nuestra risa y nuestra sangre! ¡Por mis ojos salió la locura... !Yo...! ¡Yo! (GRITA) Llegué a la traición, el desborde, la mentira... Amé porque nada se podía hacer mejor en el mundo que amarte brutalmente con la vida, el pelo, los orgasmos, la sangre, los dolores, las noches y los días. ¡Más no se podía!¡Sangre y risa! (VUELVE AL ESPEJO.) Y ... tu asqueroso miedo... entró lento y cruel como un cuchillo frío matando risas y sangres...(GRITA) No viniste. Cobarde.

                        (LE HABLA AL OSO SEÑALÁNDOLO)... No te laves. Quiero que se quede para siempre en tu piel, el sabor, el olor, el sonido de mi piel, mi saliva, mi sudor, quiero quedarme en tu piel, no te laves, no te saques mi olor (SIGUE MIRANDO Y SEÑALANDO AL OSO.) Te veo en el marco de la puerta sonriendo desde la altura de hombre alto flaco y aguileño, con el mechón de pelo despeinado cayendo sobre la frente que también sonríe. Me estoy muriendo de amor entre tus grandes manos moviéndose sobre mí, en mí, adentro mío, como grandes aves pensativas. Siempre llevaré tu olor en mi piel y sonreías como un niño desde la altura de hombre flaco y aguileño, seduciendo, bebiéndome entera, entregada, desmayada en el rojo calor y el penetrante aroma de naranjas maduras... Cuando... escribías a Colonna... llena de amor...   por el amor (SE VUELVE AL OSO)... con su oso y... Entonces creció en los espejos... el miedo y la duda... Tu miedo... mi duda... que fueron tan grandes como para envolvernos... de telarañas grises (MUY DULCE) Una niña... una hija de la risa y de la sangre... negada por no estar... por no querer estar... ¿Estamos hablando de amor... ? ¿De amor? ¿Tiene miedo el amor? (TOMA LA TÚNICA BLANCA LA HACE UN BOLLO Y LA ARROJA CON BRONCA SOBRE EL SILLÓN. AUTORITARIA)

                        ¡Silencio entonces...! (DE PRONTO SE ENFRENTA AL ESPEJO Y ALARGA LAS MANOS ABIERTAS) Silencio para el amor castrado de no estar. (TOMA ALIENTO. GRITA) ¡Es tu hija! ¡Es tuya y mía! ¡Como fueron tuyas y mías las gotas de la lluvia en la ventana!

                        Cuando la fiebre y el terror, cuando la toses y la noche, cuando llega la sombra como un viento... amarillo y sucio... no estuviste... no... estuviste (PAUSA LARGA. SE QUEDA TIESA MIRANDO FIJAMENTE UN PUNTO. DA MEDIA VUELTA Y SE ARRODILLA AGARRÁNDOSE EL VIENTRE MIENTRAS GRITA CERCA DEL ESPEJO) ¡Andate! ¡hundite en la sombra! ¡Pero es tu hija! ¡Andate! ¡Llevate tu miedo pero es tu hija! ¡Escribí, no dejes de escribir! ¡Sangre y risas y miedo! ¡No dejes... seguí escribiendo...! (SE LEVANTA, CAMINA HABLA MUY QUEDAMENTE)... ¡Ya lloré, querido! Lloré mucho llorando y sin llorar... vos nunca... escribí nunca... nunca... (PAUSA. SE RECUESTA SOBRE EL SILLÓN Y SACA UNA PIERNA DE LA TÚNICA. LA ACARICIA HASTA EL MUSLO.) Aroma penetrante de naranjas maduras y calor y sol que es niña amor de poeta (PAUSA) Padre se hizo entre mis sábanas! ¡Entre mis piernas! (SE ABRAZA) ¡Padre de una hija inundada de miel, calor y penetrantes aromas de naranjas maduras! ¡A hacerlo padre fui desnuda como el viejo sol.! (SE ACARICIA EL CUERPO Y EL PELO)

                        Pero también desnuda como la vieja luna quiero ser la otra verdad. La verdad sin fuego. La del agua fresca, la sombra que protege... (PAUSA LARGA. CAMINA POR LA ESCENA ARRASTRANDO UNA DE LAS CORTINAS MIENTRAS HABLA MIRA EL PISO) ... otro hombre... que no tuvo nunca mi risa en su corazón ... fue quien enfrentó al viento amarillo y sucio cuando su carita pedía agua y sombra.(PAUSA) Y estuvo (SE QUITA LA SABANA,) Quiso como quiere la raza, la historia, la especie... también como un hombre...

                        TOMA UN JARRO Y DEJA CAER AGUA LENTAMENTE SOBRE LA CARA Y LOS BRAZOS Y LOS MUSLOS) ...El agua fresca, la sombra fresca y el refugio para el sueño de madre que tiende la mano en la noche y sólo encuentra la noche de la vieja luna, porque el fuego del viejo sol... calló cobarde... una niña de piel rosada abrazada a un oso de peluche marrón camina por la sombra fresca. Viento calmo y agua fresca. (CAMINA LENTAMENTE MIRANDO AL OSO QUE QUEDA SOBRE EL SILLÓN. ARRASTRA LA TÚNICA BLANCA QUE ESTABA EN EL SUELO Y SALE LENTA. COMIENZA A HABLAR DESDE ATRÁS DEL ESPEJO) Cuando la niña quiso saber... lo supo... se lo dije.... es él... el oso... (PAUSA) Oso... oso... (VA CAMBIANDO LA VOZ. COMIENZA A SONAR LA MÚSICA ELEGIDA) Oso... pero la niña ya sabía... porque el aroma penetrante a naranjas maduras... y la miel... la miel... ¿Por qué tardás tanto en escribir miel? ¿Te asusta la miel? ¿Tanto te asusta? Escribí miel... Sin miedo... Miel... Tu miel... (GRITA)

ROSA            (CUANDO APARECE ESTA VESTIDA CON UNA TÚNICA ROSA, PEINADA Y CON UNA VINCHA TAMBIÉN ROSA. PARECE MAS JOVEN. ENTRA ARRASTRANDO LA TÚNICA ROJA QUE ABANDONA SOBRE EL SILLÓN. SIGUE HABLANDO MÁS RÁPIDO COMO LOS JÓVENES) ¿Te asusta la verdad de la sangre? (RÍE.) ¿No sabés escribir, papá? ¡Y escribí papá! (LO DICE CON AMABILIDAD Y SONRIENDO COMO SI BROMEARA O JUGARA..).... (LE HABLA A LA TÚNICA ROJA QUE POR UN MOMENTO LEVANTA Y HUELE Y MIRA HASTA QUE DE PRONTO LA VUELVE A PONER SOBRE EL SILLÓN. Vos eras... mi padre. Padre... (GRITA PERO SIN ENOJARSE. CON UNA SONRISA) ¡Escribí padre! ¿Padre tampoco te animás a escribir? ¿Donde... estabas? ¿Por qué no estabas...? ¿Por qué? TOMA EL OSO DE PELUCHE. LO ABRAZA. ENTONA UNA MÚSICA DE VALS QUE BAILA ABRAZADA CON EL OSO) Oso... ooo...sss...ooo. Oso... Oso, amoroso, celoso, curioso, mimoso, precioso, sedoso, mi oso... ¿Quién sos?. (SIGUE BAILANDO Y TARAREANDO MIENTRAS HABLA) ¿Sos la miel que me moja, amorosa, celosa, curiosa, mimosa, preciosa?... ¿Sabe la niña... ? (VUELVE A DAR UNOS PASOS DE BAILE CON EL OSO EN LOS BRAZOS. SE PARA Y HABLA CON EL OSO) ¿Sabe la niña... ? Sí sabe... No hacía falta que mamá perfume se lo dijera . Ya sabía que la cobardía pararía ... la mano y el cincel del más grande. Lo sabía. Lo sabía cuando el aroma a padre... (PIENSA) Se parece... al penetrante aroma a naranjas maduras... (CUANDO ESTÁ TERMINANDO TOMA LA TÚNICA ROJA) ¿Por qué... mamá...? ¿Por qué? ¿Por qué no vino? Me... negó... Habían hecho los gestos del amor para mí... y... me negó... No... viniste pero vi tus manos de hombre... ¡Oh tus manos de hombre! ¡Grandes y blancas como grandes pájaros pensativos! (NO DEJA DE ABRAZAR AL OSO. LE HABLA A ÉL) Y tu altura de hombre flaco desde donde llovía tu voz grave y el mechón de hombre aguileño sobre la frente... (SE SIENTA EN EL SUELO Y APOYA AL OSO EN EL SILLÓN. RÍE FELIZ CON EL RECUERDO) ... yo asombrada y vos mieles... pero aquí... te sentaste aquí. Y tus manos... ¡Oh tus manos! Se pasearon dueñas por mi cabecita de cinco años encantada, volada de magia, mientras me seducía tu sonrisa de niño alto. Y me embargaban con los sueños del domador de mármoles eternos.

                        (RÍE MIRANDO AL ESPEJO) Ahora ya no podés no querer.... estoy... ¡Soy aquí!... En el tiempo... y ya no podés dejar de escribir tu pequeña Colonna fruto y creadora de luz.... ¡Estamos hablando de amor! (GRITA) ¡De amor dije! ¡Silencio! ¡Seguí escribiendo! ¡Seguí! ¡Seguí! ¡No dejes de escribir! ¡Mi vida y la tuya son tus palabras! ¡Seguí! ¡Seguí!

                        (DA VUELTAS Y VUELTAS POR TODA LA ESCENA HASTA QUE CAE EN EL SILLÓN)¿Empezará así ese temblor inacabable? ¿Será así como pedimos por primera vez y para siempre ser inundadas por la miel? ¿Fue mi primer miel? ¿La miel padre es la primer miel de macho, oso, oso cariñoso... ?

                        Mamá ya sin risa, apenas perfumada de tiempo y de recuerdos... lloró mieles de madre cuando vio tus lágrimas...¡La hembra te negó! ¡Escribí eso! ¡Me negó! ¿Podés? ¿Te alcanzan los huevos oso miedoso? ¡La hembra te negó! (GRITA)¡Muriéndose de amor, ardiendo la piel con tu recuerdo de caricias y sudores y sangre y grandes manos como pájaros pensativos... !¡Ardiendo te negó! ¿Donde estabas cuando el hombre que trajo la sombra y el agua fresca dijo...hija? (PAUSA) ¿Y yo?. ¡Yo no pude elegir!¡Escribí! No dejes de escribir. Respiramos tus palabras. ¡Ahora escribir es la vida! ¡No dejes de escribir!. ¡Escribí, la niña no nos importó! ¡Escribilo! ¡Atrapados por el miedo y el agua fresca! ¡Qué porquería!

                        (VA HASTA EL OSO LO MIRA LARGAMENTE, LO ACARICIA. ARRASTRA LA TÚNICA ROJA Y SALE. SIGUE HABLANDO DESDE ADENTRO)... hubiera elegido el fuego... la miel... te hubiera elegido... No dejes de escribir... ¡Escribí!... ella... la niña hubiera elegido el fuego... (CAMBIANDO A MADRE BLANCA)...  pero primero eligió quemarse entre perfumes penetrantes a naranjas maduras ...yo... yo también... yo hubiera elegido el fuego también... ¿Qué menos?

BLANCA        VISTIENDO LA TÚNICA BLANCA LLEVA EN LAS MANOS LAS TÚNICAS ROJA Y ROSA MIENTRAS CAMINA MUY DESPACIO POR LA ESCENA. LAS ACOMODA CON MUCHO CUIDADO SOBRE EL SILLÓN.) Ternura... (HABLA DESPACIO COMO PARA ELLA) Ternura... (PAUSA) No, no quiero que ahora... ¡Carita redonda de ángel sonriente!... Tu altura... ¡Hasta tu miedo!... Tu miedo que yo puse... para vos...¡Hacía falta el miedo! ¡El mejor... necesitó el mejor miedo!... (PAUSA). Yo siempre estuve. (PAUSA)... Fue mi mano... esta mano ¿Ves?... Esta mano, la que escribió las palabras... la carta que vos... tu miedo ... creíste escrita por ella... Mi mano te hizo creer... creíste leer sus palabras... (PAUSA) No vengas. El sabe. El sabe lo nuestro. No vengas.por Colonna, la niña… Porque no quiero que sea tu hija. Quiero que sea de él. Agua fresca y sombra. Mi mano... (VUELVE A LEVANTAR LA MANO HACIA LA ALTURA MIRÁNDOLA) Mi mano arrancó... (HACE UN GESTO BRUSCO DE CASTRAR A UN HOMBRE Y SE QUEDA MIRANDO LA MANO MANCHADA DE SANGRE. TOMA LA TÚNICA ROJA CON LA CUAL SE QUEDA MIENTRAS SIGUE MIRÁNDOSE ATÓNITA PERO FELIZ SUS MANOS)... Yo... yo... metí tu miedo... Tu miedo lo puse yo para evitar que ella y su risa y su niña... y el oso...¡Y saqué la risa... ! ¡Seguí escribiendo! (REPITE EL GESTO DE LA CASTRACIÓN ) ...¡Para que no estuvieras! ¡Y no estuviste! ¡No pudiste estar porque el miedo y la duda habían ocupado el lugar... ¡Yo! ¡Yo puse ese miedo! ¿Por amor a mi hijo! ¿Escribiste mi hijo? ¡Mi hijo! (PAUSA) y ella... ella te negó... (RÍE VENCEDORA) Como a Cristo... te negó ¡No, dijo! ¡No es tu hija! ¡No es tu hija! ¡Porque no estás! ¡No estás! Y no estuviste. Tu miedo pudo más que su risa y más que la niña recibiendo tu miel cuando le diste el oso... que eras vos... Al macho se lo huele... no se huele su miedo... y el miedo le va comiendo el olor a macho porque un macho con miedo es menos macho... porque tiene el miedo donde tiene que tener las pelotas. (CIERRA CON FUERZA LAS MANOS COMO APRETANDO Y SE LAS MIRA) Seguí escribiendo... me quedo sin palabras... (SE ARRASTRA Y SE SIENTA La niña no pudo elegir...  porque es hembra... hubiera preferido el fuego... (PAUSA. PIENSA ) Nadie le preguntó (AUTORITARIA) ¡Y yo escribí! No es tuya. No vengas. El sabe. Lo sabe... (TOMA LA TÚNICA ROSA. LA HUELE) Yo, como la niña, hubiera... preferido el fuego... ¡Qué menos! Niño alto flaco y aguileño con grandes manos como grandes aves pensativas. Pero no estabas. (SE DUERME SOBRE LA TÚNICA ROSA). No es tuya, escribí. (PAUSA) Mi marido lo sabe. (PAUSA) No vengas. (PAUSA) Y el miedo vino... Yo te salvé... y seguiste siendo el lugar de mi ternura. ¡Escribí ternura! ¡Escribí!... escri... (PARECE AHOGARSE. TOSE... PAUSA. SE MIRA LAS MANOS HACIENDO ESFUERZOS POR RESPIRAR)¿Hay sol todavía... ?... no escribas morir pero seguí... seguí escribiendo... respiro tus... palabras...

                         (CAMINA VACILANDO Y VA TOMANDO ALGUNAS CORTINAS DEL ESPEJO O DE LAS PAREDES SIGUE CAMINANDO CADA VEZ MAS VACILANTE CAE Y SE ARRASTRA)... agua... miel macho... no vengas... no es tuya... la niña... el sabe... el agua... puse el miedo... y arranqué... arranqué... Caballos... caballos y putas... (SE ARRASTRA).¡Mi mano... escribió...! el sabe... no vengas... no quiero... no dejes de escribir.... que no dejes... oooossssoooo...yo no puedo si vos no... (SE SIGUE ARRASTRANDO. ENTRA EN PENUMBRAS. EL OSO QUEDA MAS ILUMINADO MIRANDO HACIA EL PUBLICO. BLANCA QUIERE GRITAR PERO SE AHOGA) porque... yo no puedo... (TOSE. SE AHOGA)... ahora yo soy tus palabras... (QUEDA RECOSTADA EN EL SILLÓN SENTADA EN EL SUELO. CERCA DEL OSO QUIERE GRITAR Y NO PUEDE.) No... podés... dejar... somos tus... palabras... ¡Hijo…No…no…no… Osssssss! (SUENA MUY FUETE UNA MÁQUINA DE ESCRIBIR QUE ESCRIBE LENTAMENTE HASTA DEJAR DE TECLEAR DE A POCO.¡¡¡Hijo...   de manos grandes!!!! (SE SIGUE ARRASTRANDO MUY ILUMINADA HASTA ENFRENTARSE CON EL OSO) ¡¡¡Hijo... !!!. (QUEDAN ENFRENTADOS. SE MIRAN. SE APAGA LA MÁQUINA DE ESCRIBIR. SILENCIO TOTAL QUE DURA HASTA. APAGÓN.

FIN

aatorchelli@ciudad.com.ar

 Fin. VOLVER A TEXTOS TEATRALES

Si quieres dejar algún comentario puedes usar el Libro de Visitas  

Lectores en línea

web stats

::: Recomienda esta página :::

Servicio gratuito de Galeon.com